Divina Comedia - Ladeliteratura

Commenti

Transcript

Divina Comedia - Ladeliteratura
www.ladeliteratura.com.uy
Dante Alighieri
DIVINA COMEDIA
(versión en castellano e italiano)
(La presente obra ha sido incorporada a la biblioteca digital de www.ladeliteratura.com.uy con
fines exclusivamente didácticos)
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
TEXTO CASTELLANO
INFIERNO
PURGATORIO
PARAÍSO
TEXTO ITALIANO
INFERNO
PURGATORIO
PARADISO
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
INFIERNO
CANTO I
A la mitad del viaje de nuestra vida me encontré en una selva oscura, por
haberme apartado del camino recto.
¡Ah! Cuán penoso me sería decir lo salvaje, áspera y espesa que era esta
selva, cuyo recuerdo renueva mi pavor, pavor tan amargo, que la muerte no lo es
tanto. Pero antes de hablar del bien que allí encontré, revelaré las demás cosas
que he visto. No sé decir fijamente cómo entré allí; tan adormecido estaba cuando
abandoné el verdadero camino. Pero al llegar al pie de una cuesta, donde
terminaba el valle que me había llenado de miedo el corazón, miré hacia arriba, y
vi su cima revestida ya de los rayos del planeta que nos guía con seguridad por
todos los senderos. Entonces se calmó algún tanto el miedo que había
permanecido en el lago de mi corazón durante la noche que pasé con tanta
angustia; y del mismo modo que aquel que, saliendo anhelante fuera del piélago,
al llegar a la playa, se vuelve hacia las ondas peligrosas y las contempla, así mi
espíritu, fugitivo aún, se volvió hacia atrás para mirar el lugar de que no salió
nunca nadie vivo.
Después de haber dado algún reposo a mi fatigado cuerpo, continué
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
subiendo por la solitaria playa, procurando afirmar siempre aquel de mis pies que
estuviera más bajo. Al principio de la cuesta, aparecióseme una pantera ágil, de
rápidos movimientos y cubierta de manchada piel. No se separaba de mi vista,
sino que interceptaba de tal modo mi camino, que me volví muchas veces para
retroceder. Era a tiempo que apuntaba el día, y el sol subía rodeado de aquellas
estrellas que estaban con él cuando el amor divino imprimió el primer movimiento
a todas las cosas bellas. Hora y estación tan dulces me daban motivo para
augurar bien de aquella fiera de pintada piel. Pero no tanto que no me infundiera
terror el aspecto de un león que a su vez se me apareció; figuróseme que venía
contra mí, con la cabeza alta y con un hambre tan rabiosa, que hasta el aire
parecía temerle. Siguió a éste una loba que, en medio de su demacración,
parecía cargada de deseos; loba que ha obligado a vivir miserable a mucha
gente. El fuego que despedían sus ojos me causó tal turbación, que perdí la
esperanza de llegar a la cima. Y así como el que gustoso atesora y se entristece
y llora con todos sus pensamientos cuando llega el momento en que sufre una
pérdida, así me hizo padecer aquella inquieta fiera, que, viniendo a mi encuentro,
poco a poco me repelia hacia donde el sol se calla. Mientras yo retrocedía hacia
el valle, se presentó a mi vista uno, que por su prolongado silencio parecía mudo.
Cuando le vi en aquel gran desierto:
- Piedad de mí -le grité- quienquiera que seas, sombra u hombre verdadero.
Respondióme:
- No soy ya hombre, pero lo he sido; mis padres fueron lombardos y ambos
tuvieron a Mantua por patria. Nací sub Julio, aunque algo tarde, y vi Roma bajo el
mando del buen Augusto en tiempo de los dioses falsos y engañosos. Poeta fui, y
canté a aquel justo hijo de Anquises, que volvió de Troya después del incendio de
la soberbia llión. Pero, ¿por qué te entregas de nuevo a tu aflicción? ¿Por qué no
asciendes al delicioso monte, que es causa y principio de todo goce?
- ¡Oh! ¿Eres tú aquel Virgilio, aquella fuente que derrama tan ancho raudal
de elocuencia? -le respondí ruboroso-. ¡Ah!, ¡honor y antorcha de los demás
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
poetas! Válganme para contigo el prolongado estudio y el grande amor con que
he leído y meditado tu obra. Tú eres mi maestro y mi autor predilecto; tú sólo eres
aquél de quien he imitado el bello estilo que me ha dado tanto honor. Mira esa
fiera debido a la cual retrocedía; líbrame de ella, famoso sabio, porque a su
aspecto se estremecen mis venas y late con precipitación mi pulso.
- Te conviene seguir otra ruta -respondió al verme llorar-, si quieres huir de
este sitio salvaje; porque esa fiera que te hace prorrumpir en tales lamentaciones
no deja pasar a nadie por su camino, sino que se opone a ello matando al que a
tanto se atreve. Su instinto es tan malvado y cruel, que nunca ve satisfechos sus
ambiciosos deseos, y después de comer tiene más hambre que antes. Muchos
son los animales a quienes se une, y serán aun muchos más hasta que venga el
Lebrel y la haga morir entre dolores. Éste no se alimentará de tierra ni de peltre,
sino de sabiduría, de amor y de virtud, y su patria estará entre Feltro y Feltro.
Será la salvación de esta humilde Italia, por quien murieron de sus heridas la
virgen Camila, Euríalo y Turno y Niso. Perseguirá a la loba de ciudad en ciudad
hasta que la haya arrojado en el infierno, de donde en otro tiempo la hizo salir la
envidia. Ahora, por tu bien, pienso Y veo claramente que debes seguirme; yo seré
tu guía, y te sacaré de aquí para llevarte a un lugar eterno, donde oirás aullidos
desesperados; verás los espíritus dolientes de los antiguos condenados, que
llaman a gritos a la segunda muerte; verás también a los que están contentos
entre las llamas, porque esperan, cuando llegue la ocasión, tener un puesto entre
los bienaventurados. Si quieres, en seguida, subir hasta ellos, te acompañará en
este viaje un alma más digna que yo, te dejaré con ella cuando yo parta; pues el
Emperador que reina en las alturas no quiere que por mediación mía se entre en
su ciudad, porque fui rebelde a su ley. Él impera en todas partes y reina arriba;
arriba está su ciudad y su alto solio: ¡Oh! ¡Feliz el elegido para su reino!
Y yo le contesté:
- Poeta, te requiero por ese Dios a quien no has conocido, que me hagas
huir de este mal y de otro peor; condúceme adonde has dicho, para que yo vea la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
puerta de San Pedro y a los que, según dices, están tan desolados.
Entonces se puso en marcha, y yo seguí tras él.
CANTO II
El día terminaba; la atmósfera oscura de la noche invitaba a descansar de
sus fatigas a los seres animados que existen sobre la Tierra, y yo solo me
preparaba a sostener los combates del camino y de las cosas dignas de
compasión, que mi memoria trazará sin equivocarse. ¡Oh Musas!, ¡Oh alto,
ingenio!, venid en mi ayuda: ¡oh mente, que escribiste lo que vi!, ahora aparecerá
tu nobleza.
Yo comencé:
- Poeta, que me guías, mira si mi virtud es bastante fuerte antes de
aventurarme en tan profundo viaje. Tú dices que el padre de Silvio, aun
corruptible, pasó al siglo inmortal y pasó sensiblemente. Si el adversario de todo
mal le fue favorable, debióse a los grandes efectos que de él debían sobrevenir; y
el por qué no parece injusto a un hombre de talento; pues en el Empíreo fue
elegido para ser el padre de la fecunda Roma y de su imperio: el uno y la otra, a
decir verdad, fueron establecidos en favor del sitio santo en donde reside el
sucesor del gran Pedro. Durante este viaje, por el que le elogias, oyó cosas que
presagiaron su victoria y el manto papal. Después el Vaso de elección fue
transportado hasta el cielo para dar más firmeza a la fe, que es el principio del
camino de la salvación. Pero yo, ¿por qué he de ir?, ¿quién me lo permite? Yo no
soy Eneas, ni San Pablo: ante nadie, ni ante mí mismo, me creo digno de tal
honor. Porque si me lanzo a tal empresa, temo por mi loco empeño. Puesto que
eres sabio, comprenderás las razones que me callo.
Y como aquel que no quiere ya lo que quería, y asaltado de una nueva idea,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cambia de parecer, de suerte que abandona todo lo que había comenzado, así
me sucedía en aquella oscura cuesta; porque, a fuerza de pensar, abandoné la
empresa que había empezado con tanto ardor.
- Si he comprendido bien tus palabras -respondió aquella sombra
magnánima-, tu alma está traspasada de espanto, el cual se apodera
frecuentemente del hombre, y tanto, que le retrae de una empresa honrosa, como
una vana sombra hace a veces retroceder a una fiera, cuando se introduce en la
oscuridad. Para librarte de ese temor, te diré por qué he venido, y lo que vi en el
primer momento en que me moviste a compasión. Yo estaba entre los que se
hallan en suspenso, y me llamó una dama tan bienaventurada y tan bella, que le
rogué me diera sus órdenes. Brillaban sus ojos más que la estrella, y empezó a
decirme con voz angelical, en su lengua: iOh alma cortés Mantuana, cuya fama
dura aún en el mundo y durará mientras su movimiento se prolongue! Mi amigo,
que no lo es de la ventura, se ve tan embarazado en la playa desierta, que en
medio del camino el miedo le ha hecho retroceder; y temo (por lo que he oído de
él en el Cielo) que se haya extraviado ya, y que yo haya acudido tarde en su
socorro. Ve, pues, y con tus elocuentes palabras, y con lo que se necesita para
sacarle de su apuro, auxíliale tan bien, que yo quede consolada. Yo soy Beatriz,
la que te hace marchar; vengo de un sitio adonde deseo volver: amor me impele,
y es el que me hace hablar. Cuando vuelva a estar delante de mi Señor, le
hablaré de ti bien y con frecuencia. Calló entonces, y yo repuse: ¡Oh mujer de
virtud única, por quien la especie humana excede en dignidad a todos los seres
contenidos bajo aquel Cielo que tiene los círculos más pequeños! Tanto me place
tu orden, que si ya te hubiera obedecido, creería haber tardado: no tienes
necesidad de expresarme más tus deseos. Mas dime: ¿por qué causa no temes
descender al fondo de este centro desde lo alto de esos inmensos lugares,
adonde ardes en deseos de volver? Puesto que tanto quieres saber, te diré
brevemente, respondióme, por qué no temo venir a este abismo. Sólo deben
temerse las cosas que pueden redundar en perjuicio de otros, pero no aquellas
que no inspiran este temor. Por la merced de Dios, estoy hecha de tal suerte, que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
no me alcanzan vuestras miserias, ni puede prender en mí la llama de este
incendio. Hay en el Cielo una dama gentil, que se conduele del obstáculo opuesto
al que te envío, y que mitiga el duro juicio de la justicia divina. Ella se ha dirigido a
Lucía con sus ruegos, y le ha dicho: Tu fiel amigo tiene necesidad de ti, y te lo
recomiendo, Lucía, enemiga de todo corazón cruel, se ha conmovido e ido al
lugar donde yo me encontraba, sentada al lado de la antigua Raquel. Y me ha
dicho: Beatriz, verdadera alabanza de Dios, ¿no socorres a aquél que te amó
tanto, y que por ti salió de la vulgar esfera? ¿No oyes su queja conmovedora?
¿No ves la muerte contra quien combate sobre ese río, más formidable que el
mismo mar? En el mundo no ha habido jamás una persona más pronta en correr
hacia un beneficio ni en huir de un peligro, que yo, en cuanto oí tales palabras.
Descendí desde mi dichoso puesto, fiándome en esa elocuente palabra que te
honra, y que honra a cuantos la han oído. Después de haberme hablado de este
modo, volvió llorando hacia mí sus ojos brillantes, con lo que me hizo partir más
presuroso. Y me he dirigido a ti tal como ha sido su voluntad, y te he preservado
de aquella fiera que te cerraba el camino más corto de la hermosa montaña.
Pero, ¿qué tienes?, ¿por qué te suspendes?, ¿por qué abrigas tanta cobardía en
tu corazón?, ¿por qué no tienes atrevimiento ni valor, cuando tres mujeres
benditas cuidan de ti en la Corte celestial, y mis palabras te prometen tanto bien?
Y así como las florecillas, inclinadas y cerradas por la escarcha, se abren
erguidas en cuanto el Sol las ilumina, así creció mi abatido ánimo, e inundó tal
aliento mi corazón, que exclamé como un hombre decidido:
- ¡Oh! ¡Cuán piadosa es la que me ha socorrido! ¡Y tú, alma bienhechora,
que has obedecido con tal prontitud las palabras de verdad que ella te ha dicho!
Con las tuyas has preparado mi corazón de tal suerte, y le has comunicado tanto
deseo de emprender el gran viaje, que vuelvo a abrigar mi primer propósito. Ve,
pues; que una sola voluntad nos dirija: tú eres mi guía, mi señor, mi maestro.
Así le dije, y en cuanto echó a andar, entré por el camino profundo y salvaje.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO III
Por mi se va a la ciudad del llanto; por mi se va al eterno dolor; por mi se va
hacia la raza condenada; la justicia animó a mi sublime arquitecto; me hizo la
divina potestad, la suprema sabiduría y el primer amor. Antes que yo no hubo
nada creado, a excepción de lo eterno, y yo duro eternamente. ¡Oh vosotros los
que entráis, abandonad toda esperanza! Vi escritas estas palabras con caracteres
negros en el dintel de una puerta, por lo cual exclamé:
- Maestro, el sentido de estas palabras me causa pena.
Y él, como hombre lleno de prudencia me contestó:
- Conviene abandonar aqui todo temor; conviene que aquí termine toda
cobardía. Hemos llegado al lugar donde te he dicho que verías a la dolorida
gente, que ha perdido el bien de la inteligencia.
Y después de haber puesto su mano en la mía con rostro alegre, que me
reanimó, me introdujo en medio de las cosas secretas. Allí, bajo un cielo sin
estrellas, resonaban suspiros, quejas y profundos gemidos, de suerte que al
escucharlos comencé a llorar. Diversas lenguas, horribles blasfemias, palabras de
dolor, acentos de ira, voces altas y roncas, acompañadas de palmadas,
producían un tumulto que va rodando siempre por aquel espacio eternamente
oscuro, como la arena impelida por un torbellino. Yo, que estaba horrorizado, dije:
- Maestro, ¿qué es lo que oigo, y qué gente es ésa, que parece doblegada
por el dolor?
Me respondió:
- Esta miserable suerte está reservada a las tristes almas de aquellos que
vivieron sin merecer alabanzas ni vituperio; están confundidas entre el perverso
coro de los ángeles que no fueron rebeldes ni fieles a Dios, sino que sólo vivieron
para si. El Cielo los lanzó de su seno por no ser menos hermoso, pero el profundo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Infierno no quiere recibirlos por la gloria que con ello podrían reportar los demás
culpables.
Y yo repuse:
- Maestro, ¿qué cruel dolor les hace lamentarse tanto?
A lo que me contestó:
- Te lo diré brevemente. Éstos no esperan morir; y su ceguedad es tanta,
que se muestran envidiosos de cualquier otra suerte. El mundo no conserva
ningún recuerdo suyo; la misericordia y la justicia los desdeñan: no hablemos más
de ellos, míralos y pasa adelante.
Y yo, fijándome más, vi una bandera que iba ondeando tan de prisa, que
parecía desdeñosa del menor reposo; tras ella venía tanta muchedumbre, que no
hubiera creído que la muerte destruyera tan gran número. Después de haber
reconocido a algunos, miré más fijamente, y vi la sombra de aquel que por
cobardía hizo la gran renuncia. Comprendí inmediatamente y adquirí la certeza de
que aquella turba era la de los ruines que se hicieron desagradables a los ojos de
Dios y a los de sus enemigos. Aquellos desgraciados, que no vivieron nunca,
estaban desnudos, y eran molestados sin tregua por las picaduras de las moscas
y de las avispas que allí había; las cuales hacían correr por su rostro la sangre,
que mezclada con sus lágrimas, era recogida a sus pies por asquerosos gusanos.
Habiendo dirigido mis miradas a otra parte, vi nuevas almas a la orilla de un
gran río, por lo cual, dije:
- Maestro, dígnate manifestarme quiénes son y por qué ley parecen ésos tan
prontos a atravesar el río, según puedo ver a favor de esta débil claridad.
Y él me respondió:
- Te lo diré cuando pongamos nuestros pies sobre la triste orilla del
Aqueronte.
Entonces, avergonzado y con los ojos bajos, temiendo que le disgustasen
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
mis preguntas, me abstuve de hablar hasta que llegamos al río. En aquel
momento vimos un anciano cubierto de canas, que se dirigía hacia nosotros en
una barquichuela, gritando:
- ¡Ay de vosotras, almas perversas! No esperéis ver nunca el Cielo. Vengo
para conduciros a la otra orilla, donde reinan eternas tinieblas, en medio del calor
y del frío. Y tú, alma viva, que estás aquí, aléjate de entre esas que están
muertas. Pero cuando vio que yo no me movía, dijo: Llegarás a la playa por otra
orilla, por otro puerto, mas no por aquí: para llevarte se necesita una barca más
ligera.
Y mi guía le dijo:
- Carón, no te irrites. Así se ha dispuesto allí donde se puede todo lo que se
quiere; y no preguntes más.
Entonces se aquietaron las velludas mejillas del barquero de las lívidas
lagunas, que tenía círculos de llamas alrededor de sus ojos.
Pero aquellas almas, que estaban desnudas y fatigadas, no bien oyeron tan
terribles palabras, cambiaron de color, rechinando los dientes, blasfemando de
Dios, de sus padres, de la especie humana, del sitio y del día de su nacimiento,
de la prole de su prole y de su descendencia: después se retiraron todas juntas,
llorando fuertemente, hacia la orilla maldita en donde se espera a todo aquel que
no teme a Dios. El demonio Carón, con ojos de ascuas, haciendo una señal, las
fue reuniendo, golpeando con su remo a las que se rezagaban; y así como en
otoño van cayendo las hojas una tras otra, hasta que las ramas han devuelto a la
tierra todos sus despojos, del mismo modo los malvados hijos de Adán se
lanzaban uno a uno desde la orilla, a aquella señal, como pájaros que acuden al
reclamo. De esta suerte se fueron alejando por las negras ondas, pero antes de
que hubieran saltado en la orilla opuesta, se reunió otra nueva muchedumbre en
la que aquéllas habían dejado.
- Hijo mío -me dijo el cortés Maestro-, los que mueren en la cólera de Dios
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
acuden aquí de todos los países, y se apresuran a atravesar el río, espoleados de
tal suerte por la justicia divina, que su temor se convierte en deseo. Por aquí no
pasa nunca un alma pura; por lo cual, si Carón se irrita contra ti, ya conoces
ahora el motivo de sus desdeñosas palabras.
Apenas hubo terminado, tembló tan fuertemente la sombría campiña, que el
recuerdo del espanto que sentí aún me inunda la frente de sudor. De aquella
tierra de lágrimas salió un viento que produjo rojizos relámpagos, haciéndome
perder el sentido y caer como un hombre sorprendido por el sueño.
CANTO IV
Interrumpió mi profundo sueño un trueno tan fuerte, que me estremecí como
hombre a quien se despierta a la fuerza: me levanté, y dirigiendo una mirada en
derredor mío, fijé la vista para reconocer el lugar donde me hallaba. Me vi junto al
borde del triste valle, abismo de dolor, en que resuenan infinitos ayes, semejantes
a truenos. El abismo era tan profundo, oscuro y nebuloso, que en vano fijaba mis
ojos en su fondo, pues no distinguía cosa alguna.
- Ahora descendamos allá abajo, al tenebroso mundo -me dijo el poeta muy
pálido-; yo iré el primero; tú el segundo.
Yo, que había advertido su palidez, le respondí:
- ¿Cómo he de ir yo, si tú, que sueles desvanecer mis incertidumbres, te
atemorizas?
Y él repuso:
- La angustia de los desgraciados que están ahí bajo, refleja en mi rostro
una piedad que tú tomas por terror. Vamos, pues; que la longitud del camino
exige que nos apresuremos.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Y sin decir más, penetró y me hizo entrar en el primer círculo que rodea el
abismo. Allí, según pude advertir, no se oían quejas, sino sólo suspiros, que
hacían temblar la eterna bóveda, y que procedían de la pena sin tormento de una
inmensa multitud de hombres, mujeres y niños. El buen Maestro me dijo:
- ¿No me preguntas qué espíritus son los que estamos viendo? Quiero,
pues, que sepas, antes de seguir adelante, que éstos no pecaron; y si contrajeron
en su vida algunos méritos, no es bastante, pues no recibieron el agua del
bautismo, que es la puerta de la Fe que forma tu creencia. Y si vivieron antes del
cristianismo, no adoraron a Dios como debían: yo también soy uno de ellos. Por
tal falta, y no por otra culpa, estamos condenados, consistiendo nuestra pena en
vivir con el deseo sin esperanza.
Un gran dolor afligió mi corazón cuando oí esto, porque conocí personas de
mucho valor que estaban suspensas en el Limbo.
- Dime, Maestro y señor mío -le pregunté para afirmarme más en esta Fe
que triunfa de todo error-, ¿alguna de esas almas ha podido, bien por sus méritos
o por los de otros, salir del Limbo y alcanzar la bienaventuranza?
Y él, que comprendió mis palabras encubiertas y oscuras, repuso:
- Yo era recién llegado a este sitio, cuando vi venir a un Ser poderoso,
coronado con la señal de la victoria. Hizo salir de aquí el alma del primer padre, y
la de Abel su hijo, y la de Noé; la del legislador Moisés, tan obediente; la del
patriarca Abraham, y la del rey David; a Israel, con su padre y con sus hijos, y a
Raquel por quien aquél hizo tantos, y a otros muchos, a quienes otorgó la
bienaventuranza; pues debes saber que, antes de ellos, no se salvaban las almas
humanas.
Mientras así hablaba no dejábamos de andar, pero seguíamos atravesando
siempre la selva, esto es, la selva que formaban los espíritus apiñados. Aun no
estábamos muy lejos de la entrada del abismo, cuando vi un resplandor que
triunfaba del hemisferio de las tinieblas: nos encontrábamos todavía a bastante
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
distancia, pero no a tanta que no pudiera yo distinguir que aquel sitio estaba
ocupado por personas dignas.
- Oh tú, que honras toda ciencia y todo arte, ¿quiénes son ésos, cuyo
valimiento debe ser tanto, que así están separados de los demás?
Y él a mí:
- La hermosa fama que aún se conserva de ellos en el mundo que habitas,
les hace acreedores a esta gracia del cielo, que de tal suerte los distingue.
Entonces oí una voz que decía: ¡Honrad al sublime poeta; regresa su
sombra, que se había separado de nosotros! Cuando calló la voz, vi venir a
nuestro encuentro cuatro grandes sombras, cuyo rostro no manifestaba tristeza ni
alegría. El buen maestro empezó a decirme:
- Mira aquel que tiene una espada en la mano, y viene a la cabeza de los
tres como su señor. Ese es Homero, poeta soberano; el otro es el satírico
Horacio, Ovidio es el tercero y el último Lucano. Cada cual merece, como yo, el
nombre que antes pronunciaron unánimes; me honran y hacen bien.
De este modo vi reunida la hermosa escuela de aquel príncipe del sublime
cántico, que vuela como el águila sobre todos los demás.
Después de haber estado conversando entre sí un rato, se volvieron hacia
mí dirigiéndome un amistoso saludo, que hizo sonreír a mi Maestro; y me
honraron aún más, puesto que me admitieron en su compañía, de suerte que fui
el sexto entre aquellos grandes genios. Así seguimos hasta donde estaba la luz,
hablando de cosas que es bueno callar, como bueno era hablar de ellas en el sitio
en que nos encontrábamos. Llegamos al pie de un noble castillo, rodeado siete
veces de altas murallas, y defendido alrededor por un bello riachuelo. Pasamos
sobre éste como sobre tierra firme; y atravesando siete puertas con aquellos
sabios, llegamos a un prado de fresca verdura. Allí había personajes de mirada
tranquila y grave, cuyo semblante revelaba una grande autoridad: hablaban poco
y con voz suave. Nos retiramos luego hacia un extremo de la pradera; a un sitio
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
despejado, alto y luminoso, desde donde podían verse todas aquellas almas. Allí,
en pie sobre el verde esmalte, me fueron señalados los grandes espíritus, cuya
contemplación me hizo estremecer de alegría. Allí vi a Electra con muchos de sus
compañeros, entre los que conocí a Héctor y a Eneas; después a César, armado,
con sus ojos de ave de rapiña. Vi en otra parte a Camila y a Pentesilea, y vi al
Rey Latino, que estaba sentado al lado de su hija Lavinia; vi a aquel Bruto, que
arrojó a Tarquino de Roma; a Lucrecia también, a Julia, a Marcia y a Comelia, y a
Saladino, que estaba solo y separado de los demás. Habiendo levantado después
la vista, vi al maestro de los que saben, sentado entre su filosófica familia. Todos
le admiran, todos lo honran: vi además a Sócrates y Platón, que estaban más
próximos a aquél que los demás; a Demócrito, que pretende que el mundo ha
tenido por origen la casualidad; a Diógenes, a Anaxágoras y a Tales, a
Empédocles, a Heráclito y a Zenón, vi al buen observador de la cualidad, es decir,
a Dioscórides, y vi a Orfeo, a Tulio y a Lino, y al moralista Séneca; al geómetra
Euclides, a Tolomeo, Hipócrates, Avicena y Galeno, y a Averroes, que hizo el
gran comentario. No me es posible mencionarlos a todos, porque me arrastra el
largo tema que he de seguir y muchas veces las palabras son breves para el
asunto. Bien pronto la compañía de seis queda reducida a dos: mi sabio guía me
conduce por otro camino fuera de aquella inmovilidad hacia una aura temblorosa,
y llego a un punto privado totalmente de luz.
CANTO V
Así descendí del primer círculo al segundo, que contiene menos espacio,
pero mucho más dolor, y dolor punzante, que origina desgarradores gritos. Allí
estaba el horrible Minas que, rechinando los dientes, examina las culpas de los
que entran; juzga y da a comprender sus órdenes por medio de las vueltas de su
cola. Es decir, que cuando se presenta ante él un alma pecadora, y le confiesa
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
todas sus culpas, aquel gran conocedor de los pecados ve qué lugar del infierno
debe ocupar y se lo designa, ciñéndose al cuerpo la cola tantas veces cuantas
sea el número del círculo a que debe ser enviada. Ante él están siempre muchas
almas, acudiendo por turno para ser juzgadas; hablan y escuchan y después son
arrojadas al abismo.
- ¡Oh, tú, que vienes a la mansión del dolor! -me gritó Minas cuando me vio,
suspendiendo sus terribles funciones-; mira cómo entras y de quién te fías: no te
alucine lo anchuroso de la entrada.
Entonces mi guía le preguntó:
- ¿Por qué gritas? No te opongas a su viaje ordenado por el destino: así lo
han dispuesto allí donde se puede lo que se quiere; y no preguntes más.
Empezaron a dejarse oír voces plañideras: y llegué a un sitio donde hirieron
mis oídos grandes lamentos. Entrábamos en un lugar que carecía de luz, y que
rugía como el mar tempestuoso cuando está combatido por vientos contrarios. La
tromba infernal, que no se detiene nunca, envuelve en su torbellino a los
espíritus; les hace dar vueltas continuamente, y les agita y les molesta: cuando se
encuentran ante la ruinosa valla que los encierra, allí son los gritos, los llantos y
los lamentos y las blasfemias contra la virtud divina.
Supe que estaban condenados a semejante tormento los pecadores
carnales que sometieron la razón a sus lascivos apetitos; y así como los
estorninos vuelan en grandes y compactas bandadas en la estación de los fríos,
así aquel torbellino arrastra a los espíritus malvados llevándolos de acá para allá,
de arriba abajo, sin que abriguen nunca la esperanza de tener un momento de
reposo, ni de que su pena se aminore. Y del mismo modo que las grullas van
lanzando sus tristes acentos, formando todas una prolongada hilera en el aire, así
también vi venir, exhalando gemidos, a las sombras arrastradas por aquella
tromba. Por lo cual pregunté:
- Maestro, ¿qué almas son ésas a quienes de tal muerte castiga ese aire
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
negro?
- La primera de ésas, de quienes deseas noticias -me dijo entonces-, fue
emperatriz de una multitud de pueblos donde se hablaban diferentes lenguas, y
tan dada al vicio de la lujuria, que permitió en sus leyes todo lo que excitaba el
placer, para ocultar de este modo la abyección en que vivía. Es Semíramis, de
quien se lee que sucedió a Nino y fue su esposa y reinó en la tierra en donde
impera el Sultán. La otra es la que se mató por amor y quebrantó la fe prometida
a las cenizas de Siqueo. Después sigue la lasciva Cleopatra. Ve también a
Helena, que dio lugar a tan funestos tiempos; y ve al gran Aquiles, que al fin tuvo
que combatir por el amor. Ve a París y a Tristán ...
Y a más de mil sombras me fue enseñando y designando con el dedo, a
quienes Amor había hecho salir de esta vida. Cuando oí a mi sabio nombrar las
antiguas damas y los caballeros, me sentí dominado por la piedad y quedé como
aturdido. Empecé a decir:
- Poeta, quisiera hablar a aquellas dos almas que van juntas y parecen más
ligeras que las otras impelidas por el viento.
Y él me contestó:
- Espera que estén más cerca de nosotros: y entonces ruégales, por el amor
que las conduce, que se dirijan hacia ti.
Tan pronto como el viento las impulsó hacia nosotros, alcé la voz diciendo:
- ¡Oh almas atormentadas!, venid a hablarnos, si otro no se opone a ello.
Así como dos palomas, excitadas por mis deseos, se dirigen con las alas
abiertas y firmes hacia el dulce nido, llevadas en el aire por una misma voluntad,
así salieron aquellas dos almas de entre la multitud donde estaba Dido,
dirigiéndose hacia nosotros a través del aire malsano, atraídas por mi eficaz y
afectuoso llamamiento.
- ¡Oh ser gracioso y benigno, que vienes a visitar en medio de este aire
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
negruzco a los que hemos teñido el mundo de sangre! Si fuéramos amados por el
Rey del universo, le rogaríamos por tu tranquilidad, ya que te compadeces de
nuestro acerbo dolor. Todo lo que te agrade oír y decir, te lo diremos y
escucharemos con gusto mientras que siga el viento tan tranquilo como ahora. La
tierra donde nací está situada en la costa donde desemboca el Po con todos sus
afluentes para descansar en el mar. Amor, que se apodera pronto de un corazón
gentil, hizo que éste se prendara de aquel hermoso cuerpo que me fue
arrebatado de un modo que aún me atormenta. Amor, que no dispensa de amar
al que es amado, hizo que me entregara vivamente al placer de que se
embriagaba éste, que, como ves, no me abandona nunca. Amor nos condujo a la
misma muerte. Caína espera al que nos arrancó la vida.
Tales fueron las palabras de las dos sombras. Al oír a aquellas almas
atormentadas, bajé la cabeza y la tuve inclinada tanto tiempo, que el poeta me
dijo:
- ¿En qué piensas?
- ¡Ah! -exclamé al contestarle-; ¡cuán dulces pensamientos, cuántos deseos
les han conducido a doloroso tránsito!
Después me dirigí hacia ellos, diciéndoles:
- Francisca, tus desgracias me hacen derramar tristes y compasivas
lágrimas. Pero dime: en tiempo de los dulces suspiros, ¿cómo os permitió Amor
conocer vuestros secretos deseos?
Ella me contestó:
- No hay mayor dolor que acordarse del tiempo feliz en la miseria; y eso lo
sabe bien tu Maestro. Pero si tienes tanto deseo de conocer cuál fue el principal
origen de nuestro amor, haré como el que habla y llora a la vez. Leíamos un día
por pasatiempo las aventuras de Lancelote, y de qué modo cayó en las redes del
Amor: estábamos solos y sin abrigar sospecha alguna. Aquella lectura hizo que
nuestros ojos se buscaran muchas veces y que palideciera nuestro semblante;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
mas un solo pasaje fue el que decidió de nosotros. Cuando leímos que la
deseada sonrisa de la amada fue interrumpida por el beso del amante, éste, que
jamás se ha de separar de mí, me besó tembloroso en la boca: el libro y quien lo
escribió fue para nosotros otro Galeoto; aquel día ya no leímos más.
Mientras que un alma decía esto, la otra lloraba de tal modo, que, movido de
compasión, desfallecí como si me muriera, y caí como cae un cuerpo inanimado.
CANTO VI
Al recobrar los sentidos, que perdí por la tristeza y la compasión que me
causó la suerte de los dos cuñados, vi en derredor de mí nuevos tormentos y
nuevas almas atormentadas doquier iba y doquier me volvía o miraba. Me
encuentro en el tercer círculo; en el de la lluvia eterna, maldita, fría y densa, que
cae siempre igualmente copiosa y con la misma fuerza. Espesos granizos, agua
negruzca y nieve descienden en turbión a través de las tinieblas; la tierra, al
recibirlos, exhala un olor pestífero. Cerbero, fiera cruel y monstruosa, ladra con
sus tres fauces de perro contra los condenados que están allí sumergidos. Tiene
los ojos rojos, los pelos negros y cerdosos, el vientre ancho y las patas
guarnecidas de uñas que clava en los espíritus, les desgarra la piel y les
descuartiza. La lluvia les hace aullar como perros; los miserables condenados
forman entre sí una muralla con sus costados y se revuelven sin cesar. Cuando
nos descubrió Cerbero, el gran gusano abrió las bocas enseñándonos sus
colmillos; todos sus miembros estaban agitados. Entonces mi guía extendió las
manos, cogió tierra, y la arrojó a puñados en las fauces ávidas de la fiera. Y del
mismo modo que un perro se deshace ladrando al tener hambre, y se apacigua
cuando muerde su presa, ocupado tan sólo en devorarla, así también el demonio
Cerbero cerró sus impuras bocas, cuyos ladridos causaban tal aturdimiento a las
almas que quisieran quedarse sordas. Pasamos por encima de las sombras
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
derribadas por la incesante lluvia, poniendo nuestros pies sobre sus fantasmas,
que parecían cuerpos humanos. Todas yacían por el suelo, excepto una que se
levantó con presteza para sentarse, cuando nos vio pasar ante ella.
- ¡Oh, tú, que has venido a este Infierno! -me dijo-; reconóceme si puedes.
Tú fuiste hecho, antes que yo deshecho.
Yo le contesté:
- La angustia que te atormenta es quizá causa de que no me acuerde de ti;
me parece que no te he visto nunca. Pero dime, ¿quién eres tú, que a tan triste
lugar has sido conducido, y condenado a un suplicio, que si hay otro mayor, no
será por cierto tan desagradable?
Contestóme:
- Tu ciudad, tan llena hoy de envidia, que ya colma la medida, me vio en su
seno en vida más serena. Vosotros, los habitantes de esa ciudad, me llamasteis
Ciacco. Por el reprensible pecado de la gula, me veo, como ves, sufriendo esta
lluvia. Yo no soy aquí la única alma triste; todas las demás están condenadas a
igual pena por la misma causa.
Y no pronunció una palabra más. Yo le respondí:
- Ciacco, tu martirio me conmueve tanto, que me hace verter lágrimas, pero
dime, si es que lo sabes: ¿en qué pararán los habitantes de esa ciudad tan
dividida en facciones? ¿Hay algún justo entre ellos? Dime por qué razón se ha
introducido en ella la discordia.
Me contestó:
- Después de grandes debates, llegarán a verter su sangre, y el partido
salvaje arrojará al otro partido causándole grandes pérdidas. Luego será preciso
que el partido vencedor sucumba al cabo de tres años, y que el vencido se eleve,
merced a la ayuda de aquel que ahora es neutral. Esta facción llevará la frente
erguida por mucho tiempo, teniendo bajo su férreo yugo a la otra, por más que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ésta se lamente y avergüence. Aun hay dos justos, pero nadie les escuc ha: la
soberbia, la envidia y la avaricia son las tres chispas que han inflamado los
corazones.
Aquí dio Ciacco fin a su lamentable discurso, y yo le dije:
- Todavía quiero que me informes, y me concedas algunas palabras. Dime
dónde están, y dame a conocer a Farinata y al Tegghiaio, que fueron tan dignos,
a Jacobo Rusticucci, Arigo y Mosca, y a otros que a hacer bien consagraron su
ingenio, pues siento un gran deseo de saber si están entre las dulzuras del Cielo
o entre las amarguras del Infierno.
A lo que me contestó:
- Están entre almas más perversas; otros pecados los han arrojado a un
círculo más profundo: si bajas hasta allí, podrás verlos. Pero cuando vuelvas al
dulce mundo, te ruego que hagas porque en él se renueve mi recuerdo: y no te
digo ni te respondo más.
Entonces torció los ojos que había tenido fijos; miróme un momento, y luego
inclinó la cabeza, y volvió a caer entre los demás ciegos. Mi guía me dijo:
- Ya no volverá a levantarse hasta que se oiga el sonido de la angélica
trompeta; cuando venga la potestad enemiga del pecado. Cada cual encontrará
entonces su triste tumba; recobrará sus carnes y su figura; y oirá el juicio que
debe resonar por toda una eternidad.
Así fuimos atravesando aquella impura mezcla de sombras y de lluvia, con
paso lento, razonando un poco sobre la vida futura. Por lo cual dije:
- Maestro, ¿estos tormentos serán mayores después de la gran sentencia, o
bien menores, o seguirán siendo tan dolorosos?
Y él a mí:
- Acuérdate de tu ciencia, que pretende que cuanto más perfecta es una
cosa, tanto mayor bien o dolor experimenta. Aunque esta raza maldita no debe
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
jamás llegar a la verdadera perfección, espera ser después del juicio más
perfecta que ahora.
Caminando por la vía que gira alrededor del círculo, continuamos hablando
de otras cosas que no refiero, y llegamos al sitio donde se desciende: allí
encontramos a Plutón, el gran enemigo.
CANTO VII
Pape satán, pape satán aleppes comenzó a gritar Plutón con ronca voz. Y
aquel sabio gentil, que lo supo todo, para animarme, dijo:
- No te inquiete el temor; pues a pesar de su poder, no te impedirá que
desciendas a este círculo.
Después, volviéndose hacia aquel rostro hinchado de ira, le dijo:
- Calla, lobo maldito: consúmete interiormente con tu propia rabia. No sin
razón venimos al profundo infierno, pues así lo han dispuesto allá arriba, donde
Miguel castigó la soberbia rebelión.
Como las velas, hinchadas por el viento, caen derribadas cuando el mástil
se rompe, del mismo modo cayó al suelo aquella fiera cruel. Así bajamos a la
cuarta cavidad, aproximándonos más a la dolorosa orilla que encierra en sí todo
el mal del universo. ¡Ah, justicia de Dios!, ¿quién, si no tú, puede amontonar
tantas penas y trabajos como allí vi? ¿Por qué nos desgarran así nuestras
propias faltas?
Como una ola se estrella contra otra ola en el escollo de Caribdis, así
chocan uno contra otro los condenados. Allí vi más condenados que en ninguna
otra parte, los cuales formados en dos filas, se lanzaban de la una a la otra
enormes pesos con todo el esfuerzo de su pecho, gritando fuertemente; dábanse
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
grandes golpes, y después se volvían cada cual hacia atrás, exclamando:
- ¿Por qué guardas? ¿Por qué derrochas? De esta suerte iban girando por
aquel tétrico círculo, yendo desde un extremo a su opuesto, y repitiendo a gritos
su injurioso estribillo. Después, cuando cada cual había llegado al centro de su
círculo, se volvían todos a la vez para empezar de nuevo otra pelea.
Yo, que tenía el corazón conmovido de lástima dije:
- Maestro mío, indícame qué gente es ésta. Todos esos tonsurados que
vemos a nuestra izquierda, ¿han sido clérigos?
Y él me respondió:
- Erró la mente de todos en la primera vida, y no supieron gastar
razonablemente: así lo manifiestan claramente sus aullidos cuando llegan a los
dos puntos del círculo que los separa de los que siguieron camino opuesto. Esos
que no tienen cabellos que cubran su cabeza, fueron clérigos, Papas y
cardenales, a quienes subyugó la avaricia.
Y yo:
- Maestro, entre todos ésos, bien deberá haber algunos a quienes yo
conozca y a quienes tan inmundos hizo este vicio.
Y él a mí:
- En vano esforzarás tu imaginación; la vida sórdida que los hizo deformes,
hace que hoy sean oscuros y desconocidos. Continuarán chocando entre sí
eternamente; y saldrán éstos del sepulcro con los puños cerrados, y aquéllos con
el cabello rapado. Por haber gastado mal y guardado mal, han perdido el Paraíso,
y se ven condenados a ese eterno combate, que no necesito pintarte con
palabras escogidas. Ahí podrás ver, hijo mío, cuán rápidamente pasa el soplo de
los bienes de la Fortuna, por los que la raza humana se enorgullece y querella.
Todo el oro que existe bajo la Luna, y todo lo que ha existido, no puede dar un
momento de reposo a una sola de esas almas fatigadas.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Maestro -le dije entonces-, enséñame cuál es esa Fortuna de que me
hablas, y que así tiene entre sus manos los bienes del mundo.
Y él a mí:
- ¡Oh necias criaturas! ¡Cuán grande es la ignorancia que os extravía!
Quiero que te alimentes con mis lecciones. Aquél, cuya sabiduría es superior a
todo, hizo los cielos y les dio un guía, de modo que toda parte brilla para toda
parte, distribuyendo la luz por igual; con el esplendor del mundo hizo lo mismo, y
le dio una guía, que administrándolo todo, hiciera pasar de tiempo en tiempo las
vanas riquezas de una a otra familia, de una a otra nación, a pesar de los
obstáculos que crean la prudencia y previsión humanas. He aquí por qué,
mientras una nación impera, otra languidece, según el juicio de Aquél que está
oculto, como la serpiente en la hierba. Vuestro saber no puede contrastarla;
porque provee, juzga y prosigue su reinado, como el suyo cada una de las otras
deidades. Sus transformaciones no tienen tregua; la necesidad la obliga a ser
rápida; por eso se cambia todo en el mundo con tanta frecuencia. Tal es esa a
quien tan a menudo vituperan los mismos que deberían ensalzarla, y de quien
blasfeman y maldicen sin razón. Pero ella es feliz. Y no oye esas maldiciones;
contenta entre las primeras criaturas, prosigue su obra y goza en su beatitud.
Bajemos ahora donde existen mayores y más lamentables males: ya descienden
todas las estrellas que salían cuando me puse en marcha, y nos está prohibido
retrasamos mucho.
Atravesamos el círculo hasta la otra orilla, sobre un hirviente manantial, que
vierte sus aguas en un arroyo que le debe su origen y cuyas aguas son más bien
obscuras que azuladas; y bajamos por un camino distinto, siguiendo el curso de
tan tenebrosas ondas. Cuando aquel arroyo ha llegado al pie de la playa gris e
infecta, forma una laguna llamada Estigia; y yo, que miraba atentamente, vi
algunas almas encenagadas en aquel pantano, completamente desnudas y de
irritado semblante. Se golpeaban no sólo con las manos, sino con la cabeza, con
el pecho, con los pies, arrancándose la carne a pedazos con los dientes. Díjome
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
el buen Maestro:
- Hijo, contempla las almas de los que han sido dominados por la ira: quiero
además que sepas que bajo esta agua hay una raza condenada que suspira, y la
hace hervir en la superficie, como te lo indican tus miradas en cuantos sitios se
fijan. Metidos en lodo, dicen: Estuvimos siempre tristes bajo aquel aire dulce que
alegra el Sol, llevando en nuestro interior una tétrica humareda: ahora nos
entristecemos también en medio de este negro cieno. Estas palabras salen del
fondo de su garganta, como si formaran gárgaras, no pudiendo pronunciar una
sola íntegra.
Así fuimos describiendo un gran arco alrededor del fétido pantano, entre la
playa seca y el agua, vueltos los ojos hacia los que se atragantaban con el fango,
hasta que al fin llegamos al pie de una torre.
CANTO VIII
Digo, continuando, que mucho antes de llegar al pie de la elevada torre,
nuestros ojos se fijaron en su parte más alta, a causa de dos lucecitas que allí
vimos, y otra que correspondía a estas dos, pero desde tan lejos, que apenas
podía distinguirse. Entonces, dirigiéndome hacia el mar de toda ciencia, dije:
- ¿Qué significan esas llamas? ¿Qué responde aquella otra, y quiénes son
los que hacen esas señales?
Respondióme:
- Sobre esas aguas fangosas puedes ver lo que ha de venir, si es que no te
lo ocultan los vapores del pantano.
Jamás cuerda alguna despidió una flecha que corriese por el aire con tanta
velocidad, como una navecilla que vi surcando las aguas en nuestra dirección,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
gobernada por un solo remero que gritaba:
-¿Has llegado ya, alma vil?
- Flegias, Flegias, gritas en vano esta vez -dijo mi Señor-; no nos tendrás en
tu poder más tiempo que el necesario para pasar la laguna.
Flegias, conteniendo su cólera, hizo lo que un hombre a quien descubren
que ha sido víctima de un engaño, ocasionándole esto un dolor profundo. Mi guía
saltó a la barca y me hizo entrar en ella tras él, pero aquélla no pareció ir cargada
hasta que recibió mi peso. En cuanto ambos estuvimos dentro, la antigua proa
partió trazando en el agua una estela más profunda de lo que solía cuando
llevaba otros pasajeros. Mientras recorríamos aquel canal de agua estancada, se
me presentó una sombra llena de lodo, y me preguntó:
- ¿Quién eres tú, que vienes antes de tiempo?
A lo que contesté:
- Si he venido, no es para permanecer aquí; mas dime, ¿quién eres tú, que
tan sucio estás?
Respondióme:
- Ya ves que soy uno de los que lloran.
Y yo a él:
- ¡Permanece, pues, entre el llanto y la desolación, espíritu maldito! Te
conozco aunque estés tan enlodado.
Entonces extendió sus manos hacia la barca, pero mi prudente Maestro le
rechazó diciendo:
- Vete de aquí con los otros perros.
En seguida rodeó mi cuello con sus brazos, me besó en el rostro y me dijo:
- Alma desdeñosa, ¡bendita aquella que te llevó en su seno! Ese que ves fue
en el mundo una persona soberbia; ninguna virtud ha honrado su memoria, por lo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
que su sombra está siempre furiosa. ¡Cuántos se tienen allá arriba por grandes
reyes, que se verán sumidos como cerdos en este pantano, sin dejar en pos de sí
más que horribles desprecios!
Y yo:
- Maestro, antes de salir de este lago, desearía en gran manera ver a ese
pecador sumergido en el fango.
Y él a mí:
- Antes de que veas la orilla, quedarás satisfecho; convendrá que goces de
ese deseo.
Poco después, le vi acometido de tal modo por las demás sombras
cenagosas, que aún alabo a Dios y le doy gracias por ello.
Todas gritaban: ¡A Felipe Argenti! Este florentino, espíritu orgulloso, se
revolvía contra sí mismo, destrozándose con sus dientes.
Dejémosle allí, pues no pienso ocuparme más de él. Después vino a herir
mis oídos un lamento doloroso, por lo cual miré con más atención en torno mío. El
buen Maestro me dijo:
- Hijo mío, ya estamos cerca de la ciudad que se llama Dite; sus habitantes
pecaron gravemente y son muy numerosos.
Y yo le respondí:
- Ya distingo en el fondo del valle sus torres bermejas, como si salieran de
entre llamas.
A lo cual me contestó:
- El fuego eterno que interiormente las abrasa, les comunica el rojo color que
ves en ese bajo infierno.
Al fin entramos en los profundos fosos que ciñen aquella desolada tierra: las
murallas me parecían de hierro. Llegamos, no sin haber dado antes un gran
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
rodeo, a un sitio en que el barquero nos dijo en alta voz:
- Salid, he aquí la entrada. Vi sobre las puertas más de mil espíritus, caídos
del cielo como una lluvia, que decían con ira:
¿Quién es ése que sin haber muerto anda por el reino de los muertos? Mi
sabio Maestro hizo un ademán expresando que quería hablarles en secreto.
Entonces contuvieron un poco su cólera y respondieron: Ven tú solo, y que se
vaya aquel que tan audazmente entró en este reino. Que se vuelva solo por el
camino que ha emprendido locamente: que lo intente, si sabe, porque tú, que le
has guiado por esta oscura comarca, te has de quedar aquí.
Juzga, lector, si estaría yo tranquilo al oír aquellas palabras malditas: no creí
volver nunca a la tierra.
- ¡Oh, mi guía querido!, tú que más de siete veces me has devuelto la
tranquilidad y librado de los grandes peligros con que he tropezado, no me dejes le dije-, tan abatido: si nos está prohibido avanzar más, volvamos inmediatamente
sobre nuestros pasos.
Y aquel señor que allí me había llevado me dijo:
- No temas, pues nadie puede cerramos el paso que Dios nos ha abierto.
Aguárdame aquí: reanima tu abatido espíritu y alimenta una grata esperanza, que
yo no te dejaré en este bajo mundo.
En seguida se fue el dulce Padre, y me dejó solo. Permanecí en una gran
incertidumbre, agitándose el sí y el no en mi cabeza.
No pude oír lo que les propuso, pero habló poco tiempo con ellos, y todos a
una corrieron hacia la ciudad. Nuestros enemigos dieron con las puertas en el
rostro a mi Señor, que se quedó fuera, y se dirigió lentamente hacia donde yo
estaba. Tenía los ojos inclinados, sin dar señales de atrevimiento, y decía entre
suspiros: ¿Quién me ha impedido la entrada en la mansión de los dolores? Y
dirigiéndose a mí:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Si estoy irritado -me dijo-, no te inquietes; yo saldré victorioso de esta
prueba, cualesquiera que sean los que se opongan a nuestra entrada. Su
temeridad no es nueva: ya la demostraron ante una puerta menos secreta, que se
encuentra todavía sin cerradura. Ya has visto sobre ella la inscripción de muerte.
Pero más acá de esa puerta, descendiendo la montaña y pasando por los círculos
sin necesidad de guía, viene uno que nos abrirá la ciudad.
CANTO IX
Aquel color que el miedo pintó en mi rostro cuando vi a mi guía retroceder,
hizo que en el suyo se desvaneciera más pronto la palidez insólita, púsose atento,
como un hombre que escucha, porque las miradas no podían penetrar a través
del denso aire y de la espesa niebla.
- Sin embargo, debemos vencer en esta lucha -empezó a decir-, ¡si no! ...,
pero se nos ha prometido ... ¡Oh!, ¡cuánto tarda el otro en llegar!
Yo vi bien que ocultaba lo que había comenzado a decir bajo otra idea que
le asaltó después, y que estas últimas palabras eran diferentes de las primeras;
sin embargo, su discurso me causó espanto, porque me parecía descubrir en sus
entrecortadas frases un sentido peor del que en realidad tenían.
- ¿Ha bajado alguna vez al fondo de este triste abismo algún espíritu del
primer círculo, cuya sola pena es la de perder la esperanza? -le pregunté.
A lo que me respondió:
- Rara vez sucede que alguno recorra el camino por donde yo voy. Es cierto
que tuve que bajar aquí otra vez a causa de los conjuros de la cruel Erictón, que
llamaba las almas a sus cuerpos. Hacía poco tiempo que mi carne estaba
despojada de su alma, cuando me hizo traspasar esas murallas para sacar un
espíritu del círculo de Judas. Este círculo es el más profundo, el más oscuro y el
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
más lejano del Cielo que lo mueve todo. Conozco bien el camino, por lo cual
debes estar tranquilo. Esta laguna, que exhala tan gran fetidez, ciñe en torno la
ciudad del dolor, donde ya no podremos entrar sin justa indignación.
Dijo además otras cosas, que no he podido retener en mi memoria, porque
me hallaba absorto, mirando la alta torre de ardiente cúspide, donde vi de
improviso aparecer rápidamente tres furias infernales, tintas en sangre, las cuales
tenían movimientos y miembros femeniles. Estaban ceñidas de hidras verdosas, y
tenían por cabellos pequeñas serpientes y cerastas, que ceñían sus horribles
sienes. Y aquél que conocía muy bien a las siervas de la Reina del dolor eterno:
- Mira -me dijo-, las feroces Erinnias. La de la izquierda es Megera; la que
llora a la derecha es Alecton, y la del centro es Tisifona.
Después calló. Las furias se desgarraban el pecho con sus uñas; se
golpeaban con las manos, y daban tan fuertes gritos, que por temor me acerqué
más al poeta.
- Venga Medusa, y le convertiremos en piedra, decían todas mirando hacia
abajo; mal hemos vengado la entrada del audaz Teseo.
- Vuélvete y cúbrete los ojos con las manos, porque si apareciese la
Gorgona, y la vieses, no podrías jamás volver arriba.
Así me dijo el Maestro, volviéndome él mismo; y no fiándose de mis manos,
me tapó los ojos con las suyas.
¡Oh vosotros, que gozáis de sano entendimiento; descubrid la doctrina que
se oculta bajo el velo de tan extraños versos!
Oíase a través de las turbias ondas un gran ruido, lleno de horror, que hacía
retemblar las dos orillas, asemejándose a un viento impetuoso, impelido por
contrarios ardores, que se ensaña en las selvas, y sin tregua las ramas rompe y
desgaja, y las arroja fuera; y marchando polvoroso y soberbio, hace huir a las
fieras y a los pastores. Me descubrió los ojos, y me dijo:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Ahora dirige el nervio de tu vista sobre esa antigua espuma, hacia el sitio
en que el humo es más maligno.
Como las ranas, que, al ver la culebra enemiga, desaparecen a través del
agua, hasta que se han reunido todas en el cieno, del mismo modo vi más de mil
almas condenadas, huyendo de uno que atravesaba la Estigia a pie enjuto.
Alejaba de su rostro el aire denso, extendiendo con frecuencia la siniestra mano
hacia delante, y sólo este trabajo parecía cansarle. Bien comprendí que era un
mensajero del Cielo, y volvíme hacia el Maestro; pero éste me indicó que
permaneciese quieto y me inclinara. ¡Ah!, ¡cuán desdeñoso me pareció aquel
enviado celeste! Llegó a la puerta, y la abrió con una varita sin encontrar
obstáculo.
- ¡Oh demonios arrojados del Cielo, raza despreciable! empezó a decir en el
horrible umbral-; ¿cómo habéis podido conservar vuestra arrogancia? ¿Por qué
os resistís contra esa voluntad, que no deja nunca de conseguir su intento, y que
ha aumentado tantas veces vuestros dolores? ¿De qué os sirve luchar contra el
destino? Vuestro Cerbero, si bien lo recordáis, tiene aún el cuello y el hocico
pelados.
Entonces se volvió hacia el cenagoso camino sin dirigirnos la palabra,
semejante a un hombre a quien preocupan y apremian otros cuidados, que no se
relacionan con la gente que tiene delante. Y nosotros, confiados en las palabras
santas, dirigimos nuestros pasos hacia la ciudad de Dite. Entramos en ella sin
ninguna resistencia; y como yo deseaba conocer la suerte de los que estaban
encerrados en aquella fortaleza, luego que estuve dentro, empecé a dirigir
escudriñadoras miradas en torno mío, y vi por todos lados un gran campo lleno de
dolor y de crueles tormentos. Como en los alrededores de Arlés, donde se
estanca el Ródano, o como en Pola, cerca del Quarnero, que encierra a Italia y
baña sus fronteras, vence antiguos sepulcros, que hacen montuoso el terreno, así
también aquí se elevaban sepulcros por todas partes; con la diferencia de que su
aspecto era más terrible, por estar envueltos entre un mar de llamas, que los
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
encendían enteramente, más que lo fue nunca el hierro en ningún arte. Todas sus
losas estaban levantadas, y del interior de aquellos salían tristes lamentos,
parecidos a los de los míseros ajusticiados. Entonces le pregunté a mi Maestro:
- ¿Qué clase de gente es ésa, que sepultada en aquellas arcas, se da a
conocer por sus dolientes suspiros?
A lo que me respondió:
- Son los heresiarcas, con sus secuaces de todas sectas; esas tumbas están
mucho más llenas de lo que puedes figurarte. Ahí está sepultado cada cual con
su semejante, y las tumbas arden más o menos.
Después, dirigiéndose hacia la derecha, pasamos por entre los sepulcros y
las altas murallas.
CANTO X
Mi maestro avanzó por un estrecho sendero, entre los muros de la ciudad y
las tumbas de los condenados, y yo seguí tras él.
- ¡Oh suma virtud -exclamé- que me conduces a tu placer por los círculos
impíos! Háblame y satisface mis deseos. ¿Podré ver la gente que yace en esos
sepulcros? Todas las losas están levantadas, y no hay nadie que vigile.
Respondióme:
- Todos quedarán cerrados, cuando hayan vuelto de Josafat las almas con
los cuerpos que han dejado allá arriba. Epicuro y todos sus sectarios, que
pretenden que el alma muere con el cuerpo, tienen su cementerio hacia esta
parte. Así que, pronto contestarán aquí dentro a la pregunta que me haces, y al
deseo que me ocultas.
Yo le repliqué:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Buen Guía, si acaso te oculto mi corazón, es por hablar poco, a lo cual no
es la primera vez que me has predispuesto con tus advertencias.
- ¡Oh Toscano, que vas por la ciudad del fuego hablando modestamente!,
dígnate detenerte en este sitio. Tu modo de hablar revela claramente el noble
país al que quizá fui yo funesto.
Tales palabras salieron súbitamente de una de aquellas arcas, haciendo que
me aproximara con temor a mi Guía. Éste me dijo:
- Vuélvete: ¿qué haces? Mira a Farinata, que se ha levantado en su tumba,
y a quien puedes contemplar desde la cintura a la cabeza.
Yo tenía ya mis miradas fijas en las suyas; él erguía su pecho y su cabeza
en ademán de despreciar al Infierno. Entonces mi Guía, con mano animosa y
pronta, me impelió hacia él a través de los sepulcros, diciéndome:
- Háblale con claridad.
En cuanto estuve al pie de su tumba, examinóme un momento; y después,
con acento un tanto desdeñoso, me preguntó:
- ¿Quiénes fueron tus antepasados?
Yo, que deseaba obedecer, no le oculté nada, sino que se lo descubrí todo,
por lo cual arqueó un poco las cejas, y dijo:
- Fueron terribles contrarios míos, de mis parientes y de mi partido, por eso
los desterré dos veces.
- Si estuvieron desterrados -le contesté-, volvieron de todas partes una y
otra vez, arte que los vuestros no han aprendido.
Entonces, al lado de aquél, apareció a mi vista una sombra, que sólo
descubría hasta la barba, lo que me hace creer que estaba de rodillas. Miró en
torno mío, como deseando ver si estaba alguien conmigo; y apenas se
desvanecieron sus sospechas, me dijo llorando:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Si la fuerza de tu genio es la que te ha abierto esta oscura prisión, ¿dónde
está mi hijo y por qué no se encuentra a tu lado?
Respondíle:
- No he venido por mí mismo; el que me espera alli me guía por estos
lugares; quizá vuestro Guido tuvo hacia él demasiado desdén.
Sus palabras y la clase de su suplicio me habían revelado ya el nombre de
aquella sombra: así es que mi respuesta fue precisa.
Irguiéndose repentinamente exclamó:
- ¿Cómo dijiste tuvo? Pues qué, ¿no vive aún? ¿No hiere ya sus ojos la
dulce luz del día?
Cuando observó que yo tardaba en responderle, cayó de espaldas en su
tumba, y no volvió a aparecer fuera de ella. Pero aquel otro magnánimo, por
quien yo estaba allí, no cambió de color, ni movió el cuello, ni inclinó el cuerpo.
- El que no hayan aprendido bien ese arte -me dijo continuando la
conversación empezada-, me atormenta más que este lecho. Mas la deidad que
reina aquí no mostrará cincuenta veces su faz iluminada, sin que tú conozcas lo
difícil que es ese arte. Pero dime, así puedas volver al dulce mundo, ¿por qué
causa es ese pueblo tan desapiadado con los míos en todas sus leyes?
A lo cual le contesté:
- El destrozo y la gran matanza que enrojeció el Arbia excita tales discursos
en nuestro templo.
Entonces movió la cabeza suspirando, y después dijo:
- No estaba yo allí solo; y en verdad, no sin razón me encontré en aquel sitio
con los demás, pero sí fui el único que, cuando se trató de destruir a Florencia, la
defendí resueltamente.
- ¿Ah? -le contesté-, ¡ojalá vuestra descendencia tenga paz y reposo! Pero
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
os ruego que deshagáis el nudo que ha enmarañado mi pensamiento. Me parece,
por lo que he oído, que prevéis lo que el tiempo ha de traer, a pesar de que os
suceda lo contrario con respecto a lo presente.
- Nosotros -dijo- somos como los que tienen la vista cansada, que vemos las
cosas distantes, gracias a una luz con que nos ilumina el Guía soberano. Cuando
las cosas están próximas o existen, nuestra inteligencia es vana, y si otro no nos
lo cuenta, nada sabemos de los sucesos humanos; por lo cual puedes
comprender que toda nuestra inteligencia morirá el día en que se cierre la puerta
del porvenir.
- Decid a ese que acaba de caer, que su hijo está aún entre los vivos. Si
antes no le respondí, haced le saber que lo hice porque estaba distraído con la
duda que habéis aclarado.
Mi Maestro me llamaba ya, por cuya razón rogué más solícitamente al
espíritu que me dijera quién estaba con él.
- Estoy tendido entre más de mil -me respondió-; ahí dentro están el
segundo Federico y el Cardenal. En cuanto a los demás, me callo.
Se ocultó después de decir esto, y yo dirigí mis pasos hacia el antiguo
poeta, pensando en aquellas palabras que me parecían amenazadoras. Se puso
en marcha, y mientras caminábamos, me dijo:
- ¿Por qué estás tan turbado?
Y cuando satisfice su pregunta:
- Conserva en tu memoria lo que has oído contra ti -me ordenó aquel sabio-;
y ahora está atento.
Y levantando el dedo, prosiguió:
- Cuando estés ante la dulce mirada de aquella cuyos bellos ojos lo ven
todo, conocerás el porvenir que te espera.
En seguida se dirigió hacia la izquierda. Dejamos las murallas y fuimos hacia
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
el centro de la ciudad, por un sendero que conduce a un valle, el cual exhalaba
un hedor insoportable.
CANTO XI
A la extremidad de un alto promontorio, formado por grandes piedras rotas y
acumuladas en círculo, llegamos hasta un montón de espíritus más cruelmente
atormentados. Allí, para preservamos de las horribles emanaciones y de la fetidez
que despedía el profundo abismo, nos pusimos al abrigo de la losa de un gran
sepulcro, donde vi una inscripción que decía:
Encierro al Papa Anastasio, a quien Fotino arrastró lejos del camino recto.
- Es preciso que descendamos por aquí lentamente, a fin de acostumbrar de
antemano nuestros sentidos a este triste hedor, y después no tendremos
necesidad de precavemos de él.
Así habló mi Maestro, y yo le dije:
- Busca algún recurso para que no perdamos el tiempo inútilmente.
A lo que me respondió:
- Ya ves que en ello pienso. Hijo mío -continuó-, en medio de estas rocas
hay tres círculos, que se estrechan gradualmente como los que has dejado; todos
están llenos de espíritus malditos; mas para que después te baste con sólo
verlos, oye cómo y por qué están aquí encerrados. La injuria es el fin de toda
maldad que se atrae el odio del cielo, y se llega a este fin, que redunda en
perjuicio de otros, bien por medio de la violencia, o bien, por medio del fraude.
Pero como el fraude es una maldad propia del hombre, por eso es más
desagradable a los ojos de Dios, y por esta razón los fraudulentos están debajo,
entregados a un dolor más vivo. Todo el primer círculo lo ocupan los violentos,
círculo que está además construido y dividido en tres recintos; porque puede
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cometerse violencia contra tres clases de seres: contra Dios, contra sí mismo y
contra el prójimo; y no sólo contra sus personas, sino también contra sus bienes,
como lo comprenderás por estas claras razones. Se comete violencia contra el
prójimo dándole la muerte o causándole heridas dolorosas; y contra sus bienes,
por medio de la ruina, del incendio o de los latrocinios. De aquí resulta que los
homicidas, los que causan heridas, los incendiarios y los ladrones, están
atormentados sucesivamente en el primer recinto. Un hombre puede haber
dirigido su mano violenta contra sí mismo o contra sus bienes; justo es, pues, que
purgue su culpa en el segundo recinto, sin esperar tampoco mejor suerte aquel
que por su propia voluntad se priva de vuestro mundo, juega, disipa sus bienes o
llora donde debía haber estado alegre y gozoso. Puede cometer violencia contra
la Divinidad el que reniega de ella y blasfema con el corazón, y el que desprecia
la Naturaleza y sus bondades. He aquí por qué el recinto más pequeño marca
con su fuego a Sodoma y a Cahors, y a todo el que, despreciando a Dios, le
injuria sin hablar, desde el fondo de su corazón. El hombre puede emplear el
fraude que produce remordimientos en todas las conciencias, ya con el que de él
se fía, ya también con el que desconfía de él. Este último modo de usar del fraude
parece que sólo quebranta los vínculos de amor, que forma la Naturaleza; por
esta causa están encadenados en el segundo recinto los hipócritas, los
aduladores, los hechiceros, los falsarios, los ladrones, los simoníacos, los
rufianes, los barateros y todos los que se han manchado con semejantes e
inmundos vicios. Por el primer fraude no sólo se olvida el amor que establece la
Naturaleza, sino también el sentimiento que le sigue, y de donde nace la
confianza; he aquí por qué, en el círculo menor, donde está el centro de la Tierra
y donde se halla el asiento de Dite, yace eternamente atormentado todo aquel
que ha cometido traición.
Le dije entonces:
- Maestro, tus razones son muy claras, y bien me dan a conocer, por medio
de tales divisiones, ese abismo y la muchedumbre que le habita, pero dime: los
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
que están arrojados en aquella laguna cenagosa, los que agita el viento sin cesar,
los que azota la lluvia, y los que chocan entre sí lanzando tan estridentes gritos,
¿por qué no son castigados en la ciudad del fuego, si se han atraído la cólera de
Dios? Y si no se la han atraído, ¿por qué se ven atormentados de tal suerte?
Me contestó:
- ¿Por qué tu ingenio, contra su costumbre, delira tanto ahora?, ¿o es que
tienes el pensamiento en otra parte? ¿No te acuerdas de aquellas palabras de la
Ética, que has estudiado, en las que se trata de las tres inclinaciones que el Cielo
reprueba: la incontinencia, la malicia y la loca bestialidad, y de qué modo la
incontinencia ofende menos a Dios y produce menor censura? Si examinas bien
esta sentencia, acordándote de los que sufren su castigo fuera de aquí,
conocerás por qué están separados de esos felones, y por qué los atormenta la
justicia divina, a pesar de demostrarse con ellos menos ofendida.
- ¡Oh Sol, que sanas toda vista conturbada! -exclamé-: tal contento me das
cuando desarrollas tus ideas, que sólo por eso me es tan grato dudar como
saber. Vuelve atrás un momento, y explícame de qué modo ofende la usura a la
bondad divina; desvanece esta duda.
- La filosofía -me contestó- enseña en más de un punto al que la estudia,
que la Naturaleza tiene su origen en la Inteligencia divina y en su arte; y si
consultas bien tu Física, encontrarás, sin necesidad de hojear muchas páginas,
que el arte humano sigue cuanto puede a la Naturaleza, como el discípulo a su
maestro; de modo que aquél es casi nieto de Dios. Partiendo, pues, de estos
principios, sabrás si recuerdas bien el Génesis, que es conveniente sacar de la
vida la mayor utilidad, y multiplicar el género humano. El usurero sigue otra vía;
desprecia a la Naturaleza y a su secuaz, y coloca su esperanza en otra parte.
Ahora sígueme; que me place avanzar. Los peces suben ya por el horizonte; el
carro se ve hacia aquel punto donde expira Coro, y lejos de aquí el alto
promontorio parece que desciende.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XII
El sitio por donde empezamos a bajar era un paraje alpestre y, a causa del
que allí se hallaba, todas las miradas se apartarían de él con horror. Como
aquellas ruinas, cuyo flanco azota el río Adigio, más acá de Trento, producidas
por un terremoto o por falta de base, que desde la cima del monte de donde
cayeron hasta la llanura, presentan la roca tan hendida, que ningún paso hallaría
el que estuviese sobre ellas, así era la bajada de aquel precipicio; y en el borde
de la entreabierta sima estaba tendido el monstruo, oprobio de Creta, que fue
concebido por una falsa vaca. Cuando nos vio, se mordió a sí mismo, como aquel
a quien abrasa la ira. Gritóle entonces mi Sabio:
- ¿Por ventura crees que esté aquí el rey de Atenas, que allá arriba, en el
mundo, te dio la muerte? Aléjate, monstruo; que éste no viene amaestrado por tu
hermana, sino con el objeto de contemplar vuestras penas.
Como el toro que rompe las ligaduras en el momento de recibir el golpe
mortal, que huir no puede, pero salta de un lado a otro, lo mismo hizo el
Minotauro; y mi prudente Maestro me gritó:
- Corre hacia el borde; mientras esté furioso, bueno es que desciendas.
Nos encaminamos por aquel derrumbamiento de piedras, que oscilaban por
primera vez bajo el peso de mi cuerpo. Iba yo pensativo; por lo cual me dijo:
- Acaso piensas en estas ruinas, defendidas por aquella ira bestial, que he
disipado. Quiero, pues, que sepas que la otra vez que bajé al profundo Infierno
aún no se habían desprendido estas piedras, pero un poco antes (si no estoy
equivocado) de que viniese aquél que arrebató a Dite la gran presa del primer
círculo, retembló el impuro valle tan profundamente por todos sus ámbitos, que
creí ver al universo sintiendo aquel amor, por el cual otros creyeron que el mundo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ha vuelto más de una vez a sumirse en el caos; y entonces fue cuando esa
antigua roca se destrozó por tan diversas partes. Pero fija tus miradas en el valle,
pues ya estamos cerca del río de sangre, en el cual hierve todo el que por medio
de la violencia ha hecho daño a los demás.
¡Oh ciegos deseos! ¡Oh ira desatentada, que nos aguijonea de tal modo en
nuestra corta vida, y así nos sumerge en sangre hirviente por toda una eternidad!
Vi un ancho foso en forma circular, como la montaña que rodea toda la llanura,
según me había dicho mi Guía, y entre el pie de la roca y este foso corrían en fila
muchos centauros armados de saetas, del mismo modo que solían ir a cazar por
el mundo. Al vernos descender, se detuvieron, y tres de ellos se separaron de la
banda, preparando sus arcos y escogiendo antes sus flechas. Uno de ellos gritó
desde lejos:
- ¿Qué tormento os está reservado a vosotros los que bajáis por esa
cuesta? Decidlo desde donde estáis, porque si no, disparo mi arco.
Mi Maestro respondió:
- Contestaremos a Quirón, cuando estemos cerca. Tus deseos fueron
siempre por desgracia muy impetuosos.
Después me tocó y me dijo:
- Ese es Neso, el que murió por la hermosa Deyanira, y vengó por sí mismo
su muerte; el de en medio, que inclina la cabeza sobre el pecho, es el gran
Quirón, que educó a Aquiles; el otro es el irascible Folo. Alrededor del foso van a
millares, atravesando con sus flechas a toda alma que sale de la sangre más de
lo que le permiten sus culpas.
Nos fuimos aproximando a aquellos ágiles monstruos: Quirón cogió una
flecha, y con el regatón apartó las barbas hacia detrás de sus quijadas. Cuando
se descubrió la enorme boca, dijo a sus compañeros:
- ¿Habéis observado que el de detrás mueve cuanto toca? Los pies de los
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
muertos no suelen hacer eso.
Y mi buen Maestro, que estaba ya junto a él, y le llegaba al pecho, donde las
dos naturalezas se unen, repuso:
- Está en efecto vivo, y yo sólo debo enseñarle el sombrío valle; viene a él
por necesidad, y no por distracción. La que me ha encomendado este nuevo
oficio, ha cesado por un momento de cantar aleluya. No es él un ladrón, ni yo un
alma criminal. Pero por aquella virtud que dirige mis pasos en un camino tan
salvaje, cédeme uno de los tuyos para que nos acompañe, que nos indique un
punto vadeable y lleve a éste sobre sus ancas, pues no es espíritu que vaya por
el aire.
Quirón se volvió hacia la derecha, y dijo a Neso:
- Ve, guíales, y si tropiezan con algún grupo de los nuestros, haz que les
abran paso.
Nos pusimos en marcha, tan fielmente escoltados, hacia lo largo de las
orillas de aquella roja espuma, donde lanzaban horribles gritos los ahogados. Los
vi sumergidos hasta las cejas, por lo que el gran Centauro dijo:
- Esos son los tiranos, que vivieron de sangre y de rapiña. Aquí se lloran las
desapiadadas culpas; aquí está Alejandro, y el feroz Dionisio, que tantos años de
dolor hizo sufrir a la Sicilia. Aquella frente que tiene el cabello tan negro es la de
Azzolino, y la otra que lo tiene rubio es la de Obezzo de Este, que
verdaderamente fue asesinado en el mundo por su hijastro.
Entonces me volví hacia el Poeta, el cual me dijo:
- Sea éste ahora tu primer guía; yo seré el segundo.
Algo más lejos se detuvo el Centauro sobre unos condenados, que parecían
sacar fuera de aquel hervidero su cabeza hasta la garganta, y nos mostró una
sombra que estaba separada de las demás, diciendo:
- Aquél hirió, en recinto sagrado, a un corazón, que aún se ve honrado en
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
las orillas del Támesis.
Después vi otras sombras que sacaban la cabeza fuera del río, y algunas
todo el pecho, y reconocí a muchos de ellos. Como la sangre iba disminuyendo
poco a poco, hasta no cubrir más que el pie, vadeamos el foso.
- Quiero que creas -me dijo el Centauro- que así como ves disminuir la
corriente por esta parte, por la otra es su fondo cada vez mayor, hasta que llega a
reunirse en aquel punto donde la tiranía está condenada a gemir. Allí es donde la
justicia divina ha arrojado a Atila, que fue su azote en la tierra; a Pirro, a Sexto, y
eternamente arranca lágrimas, con el hervor de esa sangre, a Renato de Cometo
y a Renato Pazzo, que tanto daño causaron en los caminos.
Dicho esto, se volvió y repasó el vado.
CANTO XIII
No había llegado aún Neso a la otra parte, cuando penetramos en un
bosque, que no estaba surcado por ningún sendero. El follaje no era verde, sino
de un color oscuro; las ramas no eran rectas, sino nudosas y entrelazadas; no
había frutas, sino espinas venenosas. No son tan ásperas y espesas las selvas
donde moran las fieras, que aborrecen los sitios cultivados entre el Cecina y
Cometo. Allí anidan las brutales Arpías, que arrojaron a los Troyanos de las
Estrofades con el triste presagio de un mal futuro. Tienen alas anchas, cuellos y
rostros humanos, pies con garras, y el vientre cubierto de plumas: subidas en los
árboles, lanzan extraños lamentos.
Mi buen Maestro empezó a decirme:
- Antes de avanzar más, debes saber que te encuentras en el segundo
recinto, por el cual continuarás hasta que llegues a los terribles arenales. Por
tanto, mira con atención; y de este modo verás cosas, que darán testimonio de
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
mis palabras.
Por todas partes oía yo gemidos, sin ver a nadie que los exhalara, por eso
me detuve todo atemorizado. Creo que él creyó que yo creía que aquellas voces
eran de gente que se ocultaba de nosotros entre la espesura, y así me dijo mi
Maestro:
- Si rompes cualquier ramita de una de esas plantas, verás trocarse tus
pensamientos.
Entonces extendí la mano hacia delante, cogí una ramita de un gran
endrino, y su tronco exclamó:
- ¿Por qué me tronchas?
Inmediatamente se tiñó de sangre, y volvió a exclamar:
- ¿Por qué me desgarras? ¿No tienes ningún sentimiento de piedad?
Hombres fuimos, y ahora estamos convertidos en troncos; tu mano debería haber
sido más piadosa, aunque fuéramos almas de serpientes.
Cual de verde tizón que, encendido por uno de sus extremos, gotea y chilla
por el otro, a causa del aire que le atraviesa, así salían de aquel tronco palabras y
sangre juntamente, lo que me hizo dejar caer la rama, y detenerme como hombre
acobardado.
- Alma herida -respondió mi Sabio-; si él hubiera podido creer, desde luego,
que era verdad lo que ha leído en mis versos, no habría extendido su mano hacia
ti; el ser una cosa tan increíble me ha obligado a aconsejarle que hiciese lo que
ahora me está pesando. Pero dile quién fuiste, a fin de que, en compensación,
renueve tu fama en el mundo, donde le es lícito volver.
El tronco respondió:
- Me halagas tanto con tus dulces palabras, que no puedo callar; no llevéis a
mal que me entretenga un poco hablando con vosotros. Yo soy aquél que tuvo las
dos llaves del corazón de Federico, manejándolas tan suavemente para cerrar y
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
abrir, que a casi todos aparté de su confianza, habiéndome dedicado con tanta fe
a aquel glorioso cargo, que perdí el sueño y la vida. La cortesana que no ha
separado nunca del palacio de César sus impúdicos ojos, peste común y vicio de
las cortes, inflamó contra mí todos los ánimos, y los inflamados inflamaron a su
vez y de tal modo a Augusto, que mis dichosos honores se trocaron en triste
duelo. Mi alma, en un arranque de indignación, creyendo librarse del oprobio por
medio de la muerte, me hizo injusto contra mí mismo, siendo justo. Os juro, por
las tiernas raíces de este leño, que jamás fui desleal a mi señor, tan digno de ser
honrado. Y si uno de vosotros vuelve al mundo, restaure en él mi memoria, que
yace aún bajo el golpe que le asestó la envidia.
El poeta esperó un momento, y después me dijo:
- Pues que calla, no pierdas el tiempo: habla y pregúntale, si quieres saber
más.
Yo le contesté:
- Interrógale tú mismo lo que creas que me interese, pues yo no podría;
tanto es lo que me aflige la compasión.
Por lo cual volvió él a empezar de este modo:
- A fin de que este hombre haga generosamente lo que tu súplica reclama,
espíritu encarcelado, dígnate aún decirnos cómo se encierra el alma en esos
nudosos troncos, y dime además, si puedes, si hay alguna que se desprenda de
tales miembros.
Entonces el tronco suspiró, y aquel resoplido se convirtió en esta voz:
- Os contestaré brevemente: cuando el alma feroz sale del cuerpo de donde
se ha arrancado ella misma, Minos la envía al séptimo círculo. Cae en la selva,
sin que tenga designado sitio fijo, y allí donde la lanza la fortuna, germina cual
grano de espelta. Brota primero como un retoño, y luego se convierte en planta
silvestre; las Arpías, al devorar sus hojas, le causan dolor, y abren paso por
donde ese dolor se exhale. Como las demás almas, iremos a recoger nuestros
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
despojos, pero sin que ninguna de nosotras pueda revestirse con ellos, porque no
sería justo volver a tener lo que uno se ha quitado voluntariamente. Los
arrastraremos hasta aquí; y en este lúgubre bosque estará cada uno de nuestros
cuerpos suspendido en el mismo endrino donde sufre tal tormento su alma.
Prestábamos aún atención a aquel tronco, creyendo que añadiría algo más,
cuando fuimos sorprendidos por un rumor, a la manera del que siente venir el
jabalí y los perros hacia el sitio donde está apostado, que juntamente oye el ruido
de las fieras y el fragor del ramaje. Y he aquí que aparecen a nuestra izquierda
dos infelices, desnudos y lacerados, huyendo tan precipitadamente, que rompían
todas las ramas de la selva. El de delante: ¡Acude, acude, muerte!, decía, y el
otro, que no corría tanto: Lano, tus piernas no eran tan ágiles en el combate del
Toppo. Y sin duda, faltándole el aliento, hizo un grupo de sí y de un arbusto.
Detrás de ellos estaba la selva llena de perras negras, ávidas y corriendo
cual lebreles a quienes quitan su cadena. Empezaron a dar terribles dentelladas a
aquél que se ocultó, y después de despedazarle, se llevaron sus miembros
palpitantes. Mi Guía me tomó entonces de la mano, y llevóme hacia el arbusto,
que en vano se quejaba por su sangrientas heridas:
- ¡Oh, Jacobo de San Andrés! -decía-. ¿De qué te ha servido tomarme por
refugio? ¿Tengo yo la culpa de tu vida criminal?
Cuando mi Maestro se detuvo delante de aquel arbusto, dijo:
- ¿Quién fuiste tú que por tantas ramas rotas exhalas con tu sangre tan
quejumbrosas palabras?
A lo que contestó:
- ¡Oh, almas, que habéis venido a contemplar el lamentable estrago que me
ha separado así de mis hojas!, recogedlas al pie del triste arbusto. Yo fui de la
ciudad que cambió su primer patrón por San Juan Bautista, por cuya razón
aquélla contristará siempre con su terrible arte; y a no ser porque en el puente del
Amo se conserva todavía alguna imagen suya, fuera en vano todo el trabajo de
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
aquellos ciudadanos que la reedificaron sobre las cenizas que de ella dejó Atila.
Yo de mi casa hice mi propia horca.
CANTO XIV
Enternecido por el amor patrio, reuní las hojas dispersas, y las devolví a
aquel que ya se había callado. Desde allí nos dirigimos al punto en que se divide
el segundo recinto del tercero, y donde se ve el terrible poder de la justicia divina.
Para explicar mejor las cosas nuevas que allí vi, diré que llegamos a un arenal,
que rechaza toda planta de su superficie. La dolorosa selva lo rodeaba cual
guirnalda, así como el sangriento foso circundaba a aquélla. Nuestros pies
quedaron fijos en el mismo lindero de la selva y la llanura. El espacio estaba
cubierto de una arena tan árida y espesa, como la que oprimieron los pies de
Catón en otro tiempo. ¡Oh venganza de Dios! ¡Cuánto debe temerte todo aquél
que lea lo que se presentó a mis ojos! Vi numerosos grupos de almas desnudas,
que lloraban miserablemente, y parecían cumplir sentencias diversas. Unas
yacían de espaldas sobre el suelo; otras estaban sentadas en confuso montón;
otras andaban continuamente. Las que daban la vuelta al círculo eran más
numerosas, y en menor número las que yacían para sufrir algún torme nto, pero
éstas tenían la lengua más suelta para quejarse. Llovían lentamente en el arenal
grandes copos de fuego, semejantes a los de nieve que en los Alpes caen
cuando no sopla el viento. Así como Alejandro vio en las ardientes comarcas de
la India caer sobre sus soldados llamas, que quedaban en el suelo sin
extinguirse, lo que le obligó a ordenar a las tropas que las pisaran, porque el
incendio se apagaba mejor cuanto más aislado estaba, así descendía el fuego
eterno, abrasando la arena, como abrasa a la yesca el pedernal, para redoblar el
dolor de las almas. Sus míseras manos se agitaban sin reposo, apartando a uno y
otro lado las brasas continuamente renovadas. Yo empecé a decir:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Maestro, tú que has vencido todos los obstáculos, a excepción del que nos
opusieron los demonios inflexibles a la puerta de la ciudad, dime, ¿quién es
aquella gran sombra, que no parece cuidarse del incendio, y yace tan feroz y
altanera, como si no la martirizara esa lluvia?
Y la sombra, observando que yo hablaba de ella a mi Guía, gritó:
- Tal cual fui en vida, soy después de muerto. Aun cuando Júpiter cansara a
su herrero, de quien tomó en su cólera el agudo rayo que me hirió el último día de
mi vida; aun cuando fatigara uno tras otro a todos los negros obreros del
Mongibelo, gritando: Ayúdame, ayúdame, buen Vulcano, según hizo en el
combate de Flegra, y me asaeteara con todas sus fuerzas, no lograría vengarse
de mí cumplidamente.
Entonces mi Guía habló con tanta vehemencia, que nunca yo lo había oído
expresarse de aquel modo:
- ¡Oh! Capaneo, si no se modera tu orgullo, él será tu mayor castigo. No hay
martirio comparable al dolor que te hace sufrir tu rabia.
Después se dirigió a mí, diciendo con acento más apacible:
- Ese fue uno de los siete reyes que sitiaron a Tebas; despreció a Dios, y
aun parece seguir despreciándole, sin que se note que le ruegue; pero, como le
he dicho, su mismo despecho es el más digno premio debido a su corazón.
Ahora, sígueme, y cuida de no poner tus pies sobre la abrasada arena; camina
siempre arrimado al bosque.
Llegamos en silencio al sitio donde desemboca fuera de la selva un
riachuelo, cuyo rojo color aún me horripila. Cual sale del Bulicame el arroyo,
cuyas aguas se reparten las pecadoras, así corría aquel riachuelo por la arena.
Las orillas y el fondo estaban petrificados, por lo que pensé que por ellas debía
andar.
- Entre todas las cosas que te he enseñado, desde que entramos por la
puerta en cuyo umbral puede detenerse cualquiera, tus ojos no han visto otra tan
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
notable como esa corriente, que amortigua todas las llamas.
Tales fueron las palabras de mi Guía; por lo que le supliqué se explicase
más claramente, ya que había excitado mi curiosidad.
- En medio del mar existe un país arruinado -me dijo entonces- que se llama
Creta, y tuvo un rey, bajo cuyo imperio el mundo fue virtuoso: en él hay un monte,
llamado Ida, que en otro tiempo fue delicioso por sus aguas y su frondosidad, y
hoy está desierto, como todas las cosas antiguas. Rea lo escogió por cuna
segura de su hijo; y para ocultarlo mejor, cuando lloraba, hacía que se produjesen
grandes ruidos. En el interior del monte se mantiene en pie un gran anciano, que
está de espaldas hacia Damieta, con la mirada fija en Roma como en un espejo.
Su cabeza es formada de oro fino, y de plata pura son los brazos y el pecho;
después es de bronce hasta la entrepierna, y de allí para abajo es todo de hierro
escogido, excepto el pie derecho, que es de barro cocido, y se afirma sobre éste
más que sobre el otro. Cada parte, menos la formada de oro, está surcada por
una hendidura que mana lágrimas, las cuales, reunidas, agujeran aquel monte.
Su curso se dirige hacia este valle, de roca en roca, formando el Aqueronte, la
Estigia y el Flegetón; después descienden por este estrecho conducto, hasta el
punto donde no se puede bajar más, y allí forman el Cocito: ya verás lo que es
este lago; por eso no te lo describo ahora.
Yo le contesté:
- Si ese riachuelo se deriva así de nuestro mundo, ¿por qué se deja ver
únicamente al margen de este bosque?
Y él a mí:
- Tú sabes que este lugar es redondo, y aunque hayas andado mucho,
descendiendo siempre al fondo por la izquierda, no has dado aún la vuelta a todo
el círculo; por lo cual, si se te aparece alguna cosa nueva, no debe pintarse la
admiración en tu rostro.
Le repliqué:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Maestro, ¿dónde están el Flegetón y el Leteo? Del uno no dices nada, y
del otro sólo me dices que lo origina esa lluvia de lágrimas.
- Me agradan todas tus preguntas -contestó-; pero el hervor de esa agua
roja debiera haberte servido de contestación a una de ellas. Verás el Leteo, pero
fuera de este abismo, allá donde van las almas a lavarse, cuando, arrepentidas
de sus culpas, les son perdonadas.
Después añadió:
- Ya es tiempo de que nos apartemos de este bosque; procura venir detrás
de mí; sus márgenes nos ofrecen un camino; pues no son ardientes, y sobre ellas
se extinguen todas las brasas.
CANTO XV
Nos pusimos en marcha siguiendo una de aquellas orillas petrificadas; el
vapor del arroyuelo formaba sobre él una niebla, que preservaba del fuego las
ondas y los ribazos. Así como los flamencos que habitan entre Gante y Brujas,
temiendo al mar que avanza hacia ellos, levantan diques para contenerle o como
los Paduanos lo hacen a lo largo del Brenta para defender sus ciudades y
castillos, antes que el Chiarentana sienta el calor, de un modo semejante eran
formados aquellos ribazos, pero su constructor, quienquiera que fuese, no los
había hecho tan altos ni tan gruesos.
Nos hallábamos ya tan lejos de la selva, que no me habría sido posible
descubrirla, por más que volviese atrás la vista, cuando encontramos una legión
de almas, que venía a lo largo del ribazo; cada cual de ellas me miraba, como de
noche suelen mirarse unos a otros los humanos a la escasa luz de la luna nueva,
y aguzaban hacia nosotros las pestañas, como hace un sastre viejo para enfilar la
aguja.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Examinado de este modo por aquellas almas, fui conocido por una de ellas,
que me cogió el vestido, exclamando:
- ¿Qué maravilla?
Y yo, mientras me tendía los brazos, miré atentamente su abrasado rostro,
de tal modo que, a pesar de estar desfigurado, no me fue imposible conocerle a
mi vez; e inclinando hacia su faz la mía contesté:
- ¿Vos aquí, ser Brunetto?
Y él repuso:
- ¡Oh hijo mío!, no te enojes si Brunetto Latini vuelve un poco atrás contigo, y
deja que se adelanten las demás almas.
Yo le dije:
- Os lo ruego cuanto me es posible; y si queréis que nos sentemos, lo haré,
si así le place a éste con quien voy.
- ¡Oh hijo mío! -replicó-; cualquiera de nosotros que se detenga un
momento, queda después cien años sufriendo esta lluvia, sin poder esquivar el
fuego que le abrasa. Así, pues, sigue adelante; yo caminaré a tu lado, y luego me
reuniré a mi mesnada, que va llorando sus eternos tormentos.
No me atreví a bajar del ribazo por donde iba para nivelarme con él, pero
tenía la cabeza inclinada, en actitud respetuosa. Empezó de este modo:
- ¿Cuál es la suerte o el destino que te trae aquí abajo antes de tu última
hora? ¿Y quién es ése que te enseña el camino?
- Allá arriba, en la vida serena -le respondí-, me extravié en un valle antes de
haberse llenado mi edad. Pero ayer de mañana le volví la espalda; y cuando
retrocedía otra vez hacia él, se me apareció ése, y me volvió al verdadero camino
por esta vía.
A lo que me contestó:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Si sigues tu estrella, no puedes menos de llegar a glorioso puerto, dado
que yo en el mundo predijera bien tu destino. Y a no haber muerto tan pronto,
viendo que el cielo te era tan favorable, te habría dado alientos para proseguir tu
obra. Pero aquel pueblo ingrato y malo, que en otro tiempo descendió de Fiésole,
y que aun conserva algo de la aspereza de sus montañas y de sus rocas, será tu
enemigo, por lo mismo que prodigarás el bien; lo cual es natural, pues no
conviene que madure el dulce higo entre ásperos serbales. Una antigua fama les
da en el mundo el nombre de ciegos; raza avara, envidiosa y soberbia: ¡que sus
malas costumbres no te manchen nunca! La fortuna te reserva tanto honor, que
los dos partidos anhelarán poseerte, pero la hierba estará lejos del pico. Hagan
las bestias fiesolanas forraje de sus mismos cuerpos, y no puedan tocar a la
planta, si es que todavía sale alguna de entre su estiércol, en la que reviva la
santa semilla de aquellos romanos que quedaron después de construido aquel
nido de perversidad.
- Si todos mis deseos se hubiesen realizado -le respondí-, no estaríais vos
fuera de la humana naturaleza; porque tengo siempre fija en mi mente, y ahora
me contrista verla así, vuestra querida, buena y paternal imagen, cuando me
enseñabais en el mundo cómo el hombre se inmortaliza: me creo, pues, en el
deber, mientras viva, de patentizar con mis palabras el agradecimiento que os
profeso. Conservo grabado en la memoria cuanto me referís acerca de mi
destino, para hacerlo explicar con otro texto por una Dama que lo sabrá hacer, si
consigo llegar hasta ella. Solamente deseo manifestaros que estoy dispuesto a
correr todos los azares de la Fortuna con tal que mi conciencia no me remuerda
nada. No es la vez primera que he oído semejante predicción; y así, mueva su
rueda la Fortuna como le plazca, y el campesino su azada.
Entonces mi Maestro se volvió hacia la derecha, me miró, y después me
dijo:
- Bien escucha quien bien retiene.
No por eso dejé de seguir hablando con ser Brunetto; y preguntándole
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
quiénes eran sus más notables y eminentes compañeros, me contestó:
- Bueno es que conozcan los nombres de algunos de ellos; con respecto a
los otros, vale más callar; que para tanta conversación el tiempo es corto. Sabe,
pues, que todos ellos fueron clérigos y literatos de gran fama, y e l mismo pecado
los contaminó a todos en el mundo. Con aquella turba desolada va Prisciano,
como también Francisco de Accorso; y si descaras conocer a tan inmunda
caterva, podrías ver a aquel que por el Siervo de los siervos de Dios fue
trasladado del Amo al Bacchiglione, donde dejó sus mal extendidos miembros.
Más te diría, pero no puedo avanzar ni hablar más, porque ya veo salir nuevo
humo de la arena. Vienen almas con las cuales no debo estar. Te recomiendo mi
Tesoro, en el que aún vive mi memoria, y no pido nada más.
Después se volvió con los otros, del mismo modo que los que, en la
campiña de Verona, disputan a la carrera el palio verde, pareciéndose en el correr
a los que vencen y no a los vencidos.
CANTO XVI
Encontrábame ya en un sitio donde se oía el rimbombar del agua que caía
en el otro recinto, rumor semejante al zumbido que producen las abejas en sus
colmenas, cuando a un tiempo y corriendo se separaron tres sombras de entre
una multitud que pasaba sobre la lluvia del áspero martirio. Vinieron hacia
nosotros, gritando cada cual:
- Detente, tú, que, a juzgar por tus vestidos, eres hijo de nuestra depravada
tierra. ¡Ah!, ¡qué de llagas antiguas y recientes vi en sus miembros, producidas
por las llamas! Su recuerdo me contrista todavía. A sus gritos se detuvo mi
Maestro; volvió el rostro hacia mí, y me dijo:
- Espera aquí si quieres ser cortés con esos; aunque si no fuese por el fuego
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
que lanza sus rayos sobre este lugar, te diría que, mejor que a ellos la prisa de
venir, te estaría a ti la de correr a su encuentro.
Las sombras volvieron de nuevo a sus exclamaciones luego que nos
detuvimos, y cuando llegaron adonde estábamos, empezaron las tres a dar
vueltas formando un círculo. Y como solían hacer los gladiadores desnudos y
untados de aceite, que antes de venir a las manos buscaba cada cual la
oportunidad de lanzarse con ventaja sobre su contrario, del mismo modo cada
una de aquellas sombras dirigía su rostro hacia mí, girando sin cesar, de suerte
que tenían vuelto el cuello en distinta dirección de la que seguían sus pies.
- Aunque la miseria de este suelo movedizo y nuestro llagado y sucio
aspecto haga que nosotros y nuestros ruegos seamos despreciables -comenzó a
decir una de ellas-, nuestra fama debe incitar a tu corazón a decirnos quién eres
tú, que sientas con tal seguridad los pies vivos en el Infierno. Éste que ves tan
desnudo y destrozado, y cuyas huellas voy siguiendo, fue de un rango mucho
más elevado de lo que te figuras. Nieto fue de la púdica Gualdrata, se llamó
Guido Guerra, y durante su vida hizo tanto con su talento, como con su espada; el
otro, que tras de mí oprime la arena, es Tegghiaio Aldobrandi, cuya voz debería
ser agradecida en el mundo; y yo, que sufro el mismo tormento que ellos, fui
Jacobo Rusticucci, y por cierto que nadie me causó más daño que mi fiera mujer.
Si hubiese podido estar al abrigo del fuego, me habría lanzado hacia los de
abajo, y creo que mi Maestro lo hubiera tolerado, pero como estaba expuesto a
abrasarme y cocerme, el miedo venció la buena intención que me impelía a
abrazarlos. Así les dije:
- Vuestra situación no me ha inspirado desprecio, si no un dolor que tardará
en desaparecer; esto es lo que he sentido desde el momento que mi Señor me
dijo algunas palabras, por las cuales comprendí que era gente de vuestra calidad
la que hacia nosotros venía. De vuestra tierra soy; y siempre he retenido y
escuchado con gusto vuestros actos y vuestros honrados nombres. Dejo las
amarguras, y voy en busca de los sabrosos frutos que me ha prometido mi
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
sincero Guía, pero antes me es preciso bajar hasta el centro.
- Así tu alma permanezca unida a tus miembros por mucho tiempo -repuso
aquél-, y así también resplandezca tu fama después de la muerte, ruégote nos
digas si la gentileza y el valor habitan aún en nuestra ciudad, como solían, o si se
han desterrado por completo; porque Guillermo Borsiere, que gime hace poco
tiempo entre nosotros, y va alli con los demás compañeros, nos atormenta con
sus relatos.
- ¡Los advenedizos y las rápidas fortunas han engendrado en ti, Florencia,
tanto orgullo e inmoderación, que tú misma te lamentas ya por esa causa!
Así exclamé con el rostro levantado; y las tres sombras, oyendo esta
respuesta, se miraron mutuamente, como cuando se oyen cosas que se tienen
por verdaderas.
- ¡Si tan poco te cuesta en otras ocasiones satisfacer las preguntas de
cualquiera -respondieron todos-, dichoso tú que dices lo que sientes! Mas, si
sales de estos lugares, obscuros, y vuelves a ver las hermosas estrellas, cuando
te plazca decir: Estuve allí, haz que los hombres hablen de nosotros.
En seguida rompieron el círculo, y huyeron tan de prisa, que sus piernas
parecían alas. No podría decirse amén tan pronto como ellos desaparecieron: por
lo cual mi Maestro determinó que nos fuésemos. Yo le seguía, y a los pocos
pasos advertí que el ruido del agua estaba tan próximo, que aun hablando alto
apenas nos hubieran oído. Como aquel río que sigue su propio curso desde el
monte Veso hacia levante por la izquierda del Apenino, el cual se llama
Acquacheta antes de precipitarse en un lecho más bajo, y perdiendo este nombre
en Forli, y formando después una cascada, ruge sobre San Benedetto en los
Alpes, donde un millar de hombres debiera hallar su retiro, así en la parte inferior
de una roca escarpada, oímos resonar tan fuertemente aquella agua teñida de
sangre, que me habría hecho ensordecer en poco tiempo. Tenía yo una cuerda
ceñida al cuerpo, con la cual había esperado apoderarme de la pantera de
pintada piel: cuando me la desaté, según me lo había ordenado mi Guía, se la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
presenté arrollada y replegada; entonces se volvió hacia la derecha, y desde una
distancia considerable de la orilla, la arrojó en aquel abismo profundo. Preciso es,
decía yo entre mí, que alguna novedad responda a esa nueva señal, cuyo efecto
espera con tanta atención mi Maestro. ¡Oh!; ¡qué circunspectos deberían ser los
hombres ante los que, no solamente ven sus actos, sino que, con la inteligencia,
leen en el fondo de su pensamiento! Mi Guía me dijo:
- Pronto vendrá de arriba lo que espero, y pronto también es prec iso que
descubran tus ojos lo que tu pensamiento no ve con claridad.
El hombre debe, siempre que pueda, cerrar sus labios antes de decir una
verdad, que tenga visos de mentira; porque se expone a avergonzarse sin tener
culpa. Pero ahora no puedo callarme, y te juro, ¡oh lector!, por los versos de esta
comedia, a la que deseo la mayor aceptación, que vi venir nadando por el aire
denso y oscuro una figura, que causaría espanto al corazón más entero; la cual
se asemejaba al buzo que vuelve del fondo adonde bajó acaso a desprender el
ancla que está afianzada a un escollo, u otro cualquier objeto escondido en el
mar, y que extiende hacia arriba los brazos, al mismo tiempo que encoge sus
piernas
CANTO XVII
He ahí la fiera de aguzada cola, que traspasa las montañas, y rompe los
muros y las armas: he ahí la que corrompe al mundo entero.
Así empezó a hablarme mi Maestro, e hizo a aquélla una seña, indicándole
que se dirigiera hacia la margen de piedra donde nos encontrábamos. Y aquella
inmunda imagen del fraude, llegó a nosotros, y adelantó la cabeza y el cuerpo,
pero no puso la cola sobre la orilla. Su rostro era el de un varón justo, tan
bondadosa era su apariencia exterior, y el resto del cuerpo el de una serpiente.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Tenía dos garras llenas de vello hasta los sobacos, y la espalda, el pecho y los
costados salpicados de tal modo de lazos y escudos, que no ha habido tela turca
ni tártara tan rica en colores, no pudiendo compararse tampoco a aquellos los de
las telas de Aracnea. Como se ven muchas veces las barcas en la orilla, mitad en
el agua y mitad en tierra, o como en el país de los glotones tudescos el castor se
prepara a hacer la guerra a los peces, así la detestable fiera se mantenía sobre el
cerco de piedra que circunda la arenosa llanura, agitando su cola en el vacío, y
levantando el venenoso dardo de que tenía armada su extremidad, como la de un
escorpión. Mi Guía me dijo:
- Ahora conviene que dirijamos nuestros pasos hacia la perversa fiera que
allí está tendida.
Por lo cual descendimos por la derecha, y dimos diez pasos sobre la
extremidad del margen, procurando evitar la arena abrasada y las llamas; cuando
llegamos donde la fiera se encontraba, vi a corta distancia sobre la arena mucha
gente sentada al borde del abismo.
Allí me dijo mi Maestro:
- A fin de que adquieras una completa experiencia de lo que es este recinto,
anda y examina la condición de aquellas almas, pero que sea corta tu
conferencia. Mientras vuelves, hablaré con esta fiera, para que nos preste sus
fuertes espaldas.
Continué, pues, andando solo hasta el extremo del séptimo círculo, donde
gemían aquellos desgraciados. El dolor brotaba de sus ojos, mientras acá y allá
se defendían con las manos, ya de las pavesas, ya de la candente arena, como
los perros, en el estío, rechazan con las patas o con el hocico las pulgas, moscas
o tábanos, que les molestan. Mirando atentamente el rostro de muchos de
aquellos a quienes azota el doloroso fuego, no conocí a ninguno, pero observé
que del cuello de cada cual pendía una bolsa de cierto color, marcada con un
signo, en cuya contemplación parecían deleitarse sus miradas. Aproximándome
más para examinar mejor, vi en una bolsa amarilla una figura azul, que tenía toda
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la apariencia de un león. Después, prosiguiendo el curso de mis observaciones, vi
otra, roja como la sangre, que ostentaba una oca más blanca que la leche. Uno
de ellos, en cuya bolsa blanca figuraba una puerca preñada, de color azul, me
dijo:
- ¿Qué haces en esta fosa? Vete; y puesto que aún vives, sabe que mi
vecino Vitaliano debe sentarse aquí a mi izquierda. Yo soy paduano, en medio de
estos florentinos, que muchas veces me atruenan los oídos gritando: Venga el
caballero soberano, que llevará la bolsa con los tres picos.
Después torció la boca, y sacó la lengua como el buey que se lame las
narices. Y yo, temiendo que mi tardanza incomodase a aquél que me había
encargado que estuviera allí poco tiempo, volví la espalda a tan miserables
almas. Encontré a mi Guía, que había saltado ya sobre la grupa del feroz animal,
y me dijo:
- Ahora sé fuerte y atrevido. Por aquí no se baja sino por escaleras de esta
clase; monta delante; quiero quedarme entre ti y la cola, a fin de que ésta no
pueda hacerte daño alguno.
Al oír estas palabras, me quedé como aquel que, presintiendo el frío de la
cuartana, tiene ya las uñas pálidas, y tiembla con todo su cuerpo tan sólo al mirar
la sombra, pero su sentido amenazador me produjo la vergüenza que da ánimo a
un servidor delante de un buen amo. Me coloqué sobre las anchas espaldas de la
fiera, y quise decir: Ten cuidado de sostenerme, pero, contra lo que esperaba, me
faltó la voz; si bien él, que ya anteriormente me había socorrido en todos los
peligros, apenas monté, me estrechó y me sostuvo entre sus brazos. Después
dijo:
- Gerión, ponte ya en marcha, trazando anchos círculos y descendiendo
lentamente; piensa en la nueva carga que llevas.
Aquel animal fue retrocediendo como la barca que se aleja de la orilla, y
cuando sintió todos sus movimientos en libertad, revolvió la cola hacia donde
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
antes tenía el pecho, y extendiéndola, la agitó como una anguila, atrayéndose el
aire con las garras. No creo que Faetón tuviera tanto miedo, cuando abandonó
las riendas, por lo cual se abrasó el cielo, como se puede ver todavía; ni el
desgraciado Icaro, cuando, derritiéndose la cera, sintió que las alas se
desprendían de su cintura, al mismo tiempo que su padre le gritaba: Mal camino
llevas, como el que yo sentí, al verme en el aire por todas partes, y alejado de mi
vista todo, excepto la fiera. Ésta empezó a marchar, nadando lentamente, girando
y descendiendo, pero yo no podía apercibirme más que del viento que sentía en
mi rostro y en la parte inferior de mi cuerpo. Empecé a oír hacia la derecha el
horrible estrépito que producían las aguas en el abismo; por lo cual incliné la
cabeza y dirigí mis miradas hacia abajo, causándome un gran miedo aquel
precipicio; porque vi llamas y percibí lamentos, que me obligaron a encogerme
tembloroso. Entonces observé, pues no lo había reparado antes, que
descendíamos dando vueltas, como me lo hizo notar la proximidad de los grandes
dolores, amontonados por doquier en torno nuestro. Como el halcón, que ha
permanecido volando largo tiempo sin ver reclamo ni pájaro alguno, hace
exclamar al halconero: ¡Eh! ¿Ya bajas?, y efectivamente desciende cansado de
las alturas donde trazaba cien rápidos círculos, posándose lejos del que lo
amaestró, desdeñoso e iracundo, así nos dejó Gerión en el fondo del abismo, al
pie de una desmoronada roca; y libre de nuestras personas, se alejó como la
saeta despedida por la cuerda.
CANTO XVIII
Hay un lugar en el Infierno, llamado Malebolge (Fosos malditos), construido
todo de piedra y de color ferruginoso, como la cerca que lo rodea. En el centro
mismo de aquella funesta planicie se abre un pozo bastante ancho y profundo, de
cuya estructura me ocuparé en su lugar. El espacio que queda entre el pozo y el
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pie de la dura cerca es redondo, y está dividido en diez valles, o recintos
cerrados, semejantes a los numerosos fosos que rodean a un castillo para
defensa de las murallas; y asi como estos fosos tienen puentes que van desde el
umbral de la puerta a su otro extremo, del mismo modo aqui avanzaban desde la
base de la montaña algunas rocas, que atravesando las márgenes y los fosos,
llegaban hasta el pozo central, y allí se reunían quedando truncadas.
Tal era el sitio donde nos encontramos cuando descendimos de la grupa de
Gerión; el Poeta echó a andar hacia la izquierda, y yo seguí tras él. A mi derecha
vi nuevas causas de conmiseración, nuevos tormentos y nuevos burladores, que
llenaban la primera fosa. En el fondo estaban desnudos los pecadores; los del
centro acá venían de frente a nosotros; y los de esta parte afuera seguían nuestra
misma dirección, pero con paso más veloz. Como en el año del Jubileo, a causa
de la afluencia de gente que atraviesa el puente de San Ángelo, los romanos han
determinado que todos los que se dirijan al castillo y vayan hacia San Pedro
pasen por un lado, y por el otro los que van hacia el monte, así vi, por uno y otro
lado de la negra roca, cornudos demonios con grandes látigos, que azotaban
cruelmente las espaldas de los condenados. ¡Oh! ¡Cómo les hacían mover las
piernas al primer golpe! Ninguno aguardaba el segundo ni el tercero.
Mientras yo andaba, mis ojos se encontraron con los de un pecador, y dije
en seguida: No es la primera vez que veo a ése. Por lo que me detuve a
observarlo mejor; mi dulce Guia se detuvo al mismo tiempo, y aun me permitió
retroceder un tanto. El azotado creyó ocultarse bajando la cabeza; mas le sirvió
de poco, pues le dije:
- Tú, que fijas los ojos en el suelo, si no son falsas las facciones que llevas,
eres Venedico Caccianimico. Pero, ¿qué es lo que te ha traído a tan picantes
salsas?
A lo que me contestó:
- Lo digo con repugnancia, pero cedo a tu claro lenguaje, que me hace
recordar el mundo de otro tiempo. Yo fui aquel que obligó a la bella Ghisola a
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
satisfacer los deseos del Marqués, cuéntese como se quiera la tal historia. Y no
soy el único boloñés que llora aquí; antes bien este sitio está tan lleno de ellos,
que no hay en el día entre el Savena y el Reno tantas lenguas que digan sipa,
como en esta fosa; y si quieres una prueba de lo que te digo, recuerda nuestra
codicia notoria.
Mientras así hablaba, un demonio le pegó un latigazo, diciéndole:
- Anda, rufián, que aquí no hay mujeres que se vendan.
Me reuní a mi Guía; y a los pocos pasos llegamos a un punto de donde salía
una roca de la montaña. Subimos por ella ligeramente, y volviendo a la derecha
sobre su áspero dorso, salimos de aquel eterno recinto. Luego que llegamos al
sitio en que aquel peñasco se ahueca por debajo a modo de puente, para dar
paso a los condenados, mi Guía me dijo:
- Detente, y haz que en ti se fijen las miradas de esos otros mal nacidos,
cuyos rostros no has visto aún, porque han caminado hasta ahora en nuestra
misma dirección.
Desde el vetusto puente contemplamos la larga fila que hacia nosotros venía
por la otra parte, y que era igualmente castigada por el látigo. El buen Maestro me
dijo, sin que yo le preguntara nada:
- Mira esa gran sombra que se acerca, y que, a pesar de su dolor, no parece
derramar ninguna lágrima. ¡Qué aspecto tan majestuoso conserva aún! Ese es
Jasón, que con su valor y su destreza robó en Cólquide el vellocino de oro. Pasó
por la Isla de Lemnos, después que las audaces y crueles mujeres de aquella isla
dieron muerte a todos los habitantes varones; y allí, con sus artificios y sus
halagüeñas palabras, engañó a la joven Hisipila, que antes había engañado a
todas sus compañeras, y la dejó encinta y abandonada; por tal culpa está
condenado a tal martirio, que es también la venganza de Medea. Con él van
todos los que han cometido igual clase de engaños; bástete, pues, saber esto de
la primera fosa, y de los que en ella son atormentados.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Nos encontrábamos ya en el punto donde el estrecho sendero se cruza con
el segundo margen, que sirve de apoyo para otro arco. Allí vimos a los que se
anidan en una nueva fosa, dando resoplidos con sus narices y golpeándose con
sus propias manos. Las orillas estaban incrustadas de moho, producido por las
emanaciones de abajo, que allí se condensan, ofendiendo a la vista y al olfato. La
fosa es tan profunda, que no se puede ver el fondo, sino mirando desde la parte
más alta del arco, que lo domina perpendicularmente. Allí nos pusimos, y desde
aquel punto vimos en el foso unas gentes sumergidas en un estiércol, que
parecía salir de las letrinas humanas; y mientras tenía la vista fija allí dentro, vi
uno con la cabeza tan sucia de excremento, que no podía saber si era clérigo o
seglar. Aquella cabeza me dijo:
- ¿Por qué te muestras tan ávido de mirarme a mí, con preferencia a los
otros que están tan sucios como yo?
Le respondí:
- Porque, si mal no recuerdo, te he visto otra vez con los cabellos enjutos, y
tú eres Alejo Interminelli de Luca; por eso te miro más que a todos los otros.
Entonces, él, golpeándose la calabaza, exclamó:
- Aquí me han sumergido las lisonjas que no se cansó de prodigar mi
lengua.
Después de esto, mi Guía me dijo:
- Procura adelantar un poco la cabeza, a fin de que tus miradas alcancen las
facciones de aquella sucia esclava desmelenada, que se desgarra las carnes con
sus uñas llenas de inmundicia, y que tan pronto se encoge como se estira. Esa es
Thais, la prostituta, que cuando su amante le preguntó: ¿Tengo grandes méritos a
tus ojos? ella le contestó: Sí, maravillosos. Y con esto queden saciadas nuestras
miradas.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XIX
¡Oh Simón el mago! ¡Oh miserables sectarios suyos, almas rapaces, que
prostituís a cambio de oro y plata las cosas de Dios, que deben ser las esposas
de la virtud! Ahora resonará la trompa para vosotros, puesto que os encontráis en
la tercera fosa.
Estábamos ya junto a ésta, subidos en aquella parte del escollo que cae
justamente sobre su centro. ¡Oh suma Sabiduría! ¡Cuán grande es el arte que
demuestras en el cielo, en la tierra y en el mundo maldito, y con cuánta equidad
se reparte tu virtud! Vi en los lados y en el fondo la piedra lívida llena de pozuelos,
todos redondos y de igual tamaño, los cuales me parecieron ni más ni menos
anchos que los que hay en mi hermoso San Juan para servir de pilas
bautismales; uno de éstos rompí yo no ha muchos años, por salvar a un niño que
dentro de él se ahogaba; y baste lo que digo, para desengañar a todos.
Fuera, de la boca de cada uno de aquellos pozuelos salían los pies y las
piernas de un pecador, hasta el muslo, quedando dentro el resto del cuerpo.
Ambos pies estaban encendidos, por cuya razón se agitaban tan fuertemente sus
coyunturas, que hubieran roto sogas y cuerdas. Del mismo modo que la llama
suele recorrer la superficie de los objetos untados de grasa, así el fuego flameaba
desde el talón a la punta en los pies de los condenados.
- ¿Quién es aquél, Maestro, que furioso agita los pies más que sus otros
compañeros -dije entonces-, y a quien corroe y deseca una llama mucho más
roja?
A lo cual me contestó:
- Si quieres que te conduzca por aquella parte de la escarpa que está más
cercana al fondo, él mismo te dirá quién es y cuáles son sus crímenes.
Le respondí:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Me parece bien todo lo que a ti te agrada; tú eres el dueño y sabes que yo
no me separo de tu voluntad, así como también conoces lo que me callo.
Subimos entonces al cuarto margen; después volvimos y bajarnos por la
izquierda hacia la estrecha y perforada fosa, sin que el buen Maestro me hiciera
separar de su lado, hasta haberme conducido junto al hoyo de aquel que daba
tantas señales de dolor con los movimientos de sus piernas.
- ¡Oh! Quienquiera que seas tú, que tienes enterrada la parte superior de tu
cuerpo; alma triste, plantada como una estaca -empecé a decir-, habla, si puedes.
Yo estaba como el fraile que confiesa al pérfido asesino, que, metido en la
tierra, le llama para que cese su muerte. Y él gritó:
- ¿Estás ya aquí derecho, estás ya aquí derecho, Bonifacio? Me ha
engañado en algunos años lo que está escrito. ¿Tan pronto te has saciado de
aquellos bienes, por los cuales no temiste apoderarte con embustes de la
hermosa Dama, y gobernarla después indignamente?
Quedéme, al oír esto, como aquellos que, casi avergonzados de no haber
comprendido lo que se les ha dicho, no saben qué contestar. Entonces Virgilio
dijo:
- Respóndele pronto: Yo no soy, yo no soy el que tú crees.
Y yo contesté como se me ordenó. Por lo cual el espíritu retorció sus pies; y
luego, suspirando y con llorosa voz, me dijo:
- ¿Pues qué es lo que me preguntas? Si te urge conocer quién soy, hasta el
punto de haber descendido para ello por todos estos peñascos, sabrás que
estuve investido del gran manto, y fui verdadero hijo de la Osa, tan codicioso,
que, por aumentar la riqueza de los oseznos, embolsé arriba todo el dinero que
pude, y aquí mi alma. Bajo mi cabeza están sepultados los demás Papas, que
antes de mí cometieron simonía, y se hallan comprimidos a lo largo de este
angosto agujero. Yo me hundiré también luego que venga aquel que creí fueses
tú, cuando te dirigí mi súbita pregunta. Pero desde que mis pies se abrasan, y me
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
encuentro colocado al revés, ha transcurrido más tiempo del que él permanecerá
en este mismo sitio con los pies quemados; porque en pos de él vendrá de
poniente un pastor sin ley, por causa más repugnante, y ése deberá cubrimos a
entrambos. Será un nuevo Jasón, parecido al de que se habla en el libro de los
Macabeos; y así como el rey de éste fue débil para con él, así con el otro lo será
el que rige la Francia.
No sé si en tal momento fue demasiada audacia la mía, pues le respondí en
estos términos:
- ¡Eh!, dime: ¿cuánto dinero exigió Nuestro Señor de San Pedro, antes de
poner las llaves en su poder? En verdad que no le pidió más sino que le siguiera.
Ni Pedro ni los otros pidieron a Matías oro ni plata cuando por suerte fue elegido
en reemplazo del que perdió su alma traidora. Permanece, pues, ahí, porque has
sido castigado justamente, y guarda bien la mal adquirida riqueza, que tan
atrevido te hizo contra Carlos. Y si no fuese porque aún me contiene el respeto a
las llaves soberanas, que poseíste en tu alegre vida, emplearía palabras mucho
más severas; porque vuestra avaricia contrista al mundo, pisoteando a los
buenos, y ensalzando a los malos. Pastores, a vosotros se refería el Evangelista,
cuando vio prostituida ante los reyes a la que se sienta sobre las aguas; a la que
nació con siete cabezas, y obtuvo autoridad por sus diez cuernos, mientras la
virtud agradó a su marido. Os habéis construido dioses do oro y plata: ¿qué
diferencia, pues, existe entre vosotros y los idólatras, sino la de que ellos adoran
a uno y vosotros adoráis a ciento? ¡Ah, Constantino! ¡A cuántos males dio origen,
no tu conversión al cristianismo, sino la donación que de ti recibió el primer Papa
que fue rico!
Mientras yo le hablaba con esta claridad, él, ya fuese a impulsos de la ira, o
porque le remordiese la conciencia, respingaba fuertemente con ambas piernas.
Creo que complací a mi Guía, porque escuchó siempre con rostro satisfecho el
sonido de mis palabras, expresadas con sinceridad. Entonces me cogió con los
dos brazos, y teniéndome en alto bien afianzado sobre su pecho, volvió a subir
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
por el camino por donde habíamos descendido, sin dejar de estrecharme contra
sí, hasta llegar a la parte superior del puente que va de la cuarta a la quinta
calzada. Allí, deposito suavemente su querido fardo sobre el áspero y pelado
escollo, que hasta para las cabras sería un difícil sendero, desde donde descubrí
una nueva fosa.
CANTO XX
Mis versos deben relatar un nuevo suplicio, el cual servirá de asunto al
vigésimo canto del primer cántico, que trata de los sumergidos en el Infierno.
Me hallaba ya dispuesto a contemplar el descubierto fondo, que está bañado
de lágrimas de angustia, cuando vi venir por la fosa circular gentes que, llorando
en silencio, caminaban con aquel paso lento que llevan las letanías en el mundo.
Cuando incliné más hacia ellos mi mirada, me pareció que cada uno de aquellos
condenados estaba retorcido de un modo extraño desde la barba al principio del
pecho, pues tenían el rostro vuelto hacia las espaldas, y les era preciso andar
hacia atrás, porque habían perdido la facultad de ver por delante. Quizá, por la
fuerza de la perlesía, se encuentre un hombre de tal manera contrahecho, pero
yo no lo he visto ni creo que pueda suceder. Ahora bien, lector, ¡así Dios te
permita sacar fruto de esta lectura! Considera por ti mismo si mis ojos podrían
permanecer secos, cuando vi de cerca nuestra humana figura tan torcida, que las
lágrimas le caían por la espina dorsal. Yo lloraba en verdad, apoyado contra una
de las rocas de la dura montaña, de suerte que mi Guía me dijo:
- ¿Tú también eres de los insensatos? Aquí vive la piedad cuando está bien
muerta. ¿Quién es más criminal que el que se apasiona contemplando la justicia
divina? Levanta la cabeza, levántala y mira a aquel por quien se abrió la tierra en
presencia de los tebanos, que exclamaban: ¿Adónde caes, Anfiarao? ¿Por qué
abandonas la guerra? Y no cesó de caer en el Infierno hasta llegar a Minos, que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
se apodera de cada culpable. Mira cómo ha convertido sus espaldas en pecho;
por haber querido ver demasiado hacia adelante, ahora mira hacia atrás, y sigue
un camino retrógrado. Mira a Tiresias, que mudó de aspecto cuando de varón se
convirtió en hembra, cambiando también todos sus miembros, y hubo de abatir
con su vara las dos serpientes unidas, antes que recobrara su pelo viril. El que
acerca sus espaldas al vientre de aquél es Aronte, que tuvo por morada una gruta
de blancos mármoles en las montañas de Luni, cultivadas por el carrarés que
habita en su falda y desde allí no había nada que limitara su vista, cuando
contemplaba el mar o las estrellas. Aquella que, con los destrenzados cabellos,
cubre sus pechos, por lo cual se ocultan a tus miradas, y tiene en ese lado de su
cuerpo todas las partes velludas, fue Manto, que recorrió muchas comarcas,
hasta que se detuvo en el sitio donde yo nací; por lo cual deseo que me prestes
un poco de atención. Luego que su padre salió de la vida, y fue esclavizada la
ciudad de Baco, Manto anduvo errante por el mundo durante mucho tiempo. Allá
arriba, en la bella Italia, existe un lago al pie de los Alpes que ciñen la Alemania
por la parte superior del Tirol, el cual se llama Benaco. Mil corrientes, y aun más,
según creo, vienen a aumentar, entre Garda, Val-Camonica y el Apenino, el agua
que se estanca en dicho lago. En medio de éste hay un sitio, donde el Pastor de
Trento, y los de Verona y Brescia, podrían dar su bendición si siguiesen aquel
camino. En el punto donde es más baja la orilla que le circunda, está situada
Peschiera, bello y fuerte castillo, a propósito para hacer frente a los de Brescia y a
los de Bérgamo. Allí afluye necesariamente toda el agua que no puede estar
contenida en el lago de Benaco, formando un río que corre entre verdes praderas.
En cuanto aquella agua sigue un curso propio, ya no se llama Benaco, sino
Mincio, hasta que llega a Governolo, donde desemboca en el Po. No corre mucho
sin que encuentre una hondonada, en la cual se extiende y se estanca, y suele
ser malsana en el estío. Pasando, pues, por allí la feroz doncella, vio en medio
del pantano una tierra inculta y deshabitada. Se detuvo en ella con sus esclavas,
para huir de todo consorcio humano, y para ejercer su arte mágica, y allí vivió y
dejó sus restos mortales. Entonces los hombres, que estaban dispersos por los
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
alrededores, se reunieron en aquel sitio, que era fuerte a causa del pantano que
le circundaba; edificaron una ciudad sobre los huesos de la difunta, y del nombre
de la primera que había elegido aquel sitio, la llamaron Mantua, sin consultar para
ello al Destino. En otro tiempo fueron sus habitantes más numerosos, antes de
que Casalodi se dejara engañar neciamente por Pinamonte. Te lo advierto a fin
de que, si oyes atribuir otro origen a mi patria, ninguna mentira pueda obscurecer
la verdad.
Le respondí:
- Maestro, tus razonamientos son para mí tan verídicos, y me obligan a
prestarles tanta fe, que cualesquiera otros me parecerían carbones apagados.
Pero dime si entre la gente que va pasando hay alguno digno de notarse, pues
eso solo ocupa mi alma.
Entonces me dijo:
- Aquél, cuya barba se extiende desde el rostro a sus morenas espaldas, fue
augur cuando la Grecia se quedó tan exhausta de varones, que apenas los había
en las cunas, y junto con Calcas dio la señal en Aulide para cortar el primer cable.
Se llamó Euripilo, y así lo nombra en algún punto mi alta tragedia. Aquel otro que
ves tan demacrado fue Miguel Scott, que conoció perfectamente las imposturas
del arte mágica. Mira a Guido Bonatti, y ve allí a Asdente, que ahora desearía no
haber dejado su cuero y su bramante, pero se arrepiente demasiado tarde;
contempla las tristes que abandonaron la aguja, la lanzadera y el huso para
convertirse en adivinas, y para hacer maleficios con hierbas y con figuras. Pero
ven ahora, porque ya el astro en que se ve a Caín con las espinas ocupa el confín
de los dos hemisferios, y toca el mar más abajo de Sevilla. La luna era ya
redonda en la noche anterior; debes recordar bien que no te molestó a veces por
la selva umbría.
Así me hablaba y entre tanto íbamos caminando.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXI
Así, de un puente a otro, y hablando de cosas que mi comedia no se cuida
de referir, fuimos avanzando y llegamos a lo alto del quinto, donde nos detuvimos
para ver la otra hondonada de Malebolge y otras vanas lágrimas, y la vi
maravillosamente oscura. Así como en el arsenal de los venecianos hierve en el
invierno la pez tenaz, destinada a reparar los buques averiados que no pueden
navegar, y al mismo tiempo que uno construye su embarcación, otro calafatea los
costados de la que ha hecho ya muchos viajes; otro recorre la proa, otro la popa;
quién hace remos; quién retuerce las cuerdas; quiénes, por fin, reparan el palo de
mesana y el mayor; de igual suerte, y no por medio del fuego, sino por la voluntad
divina, hervía allá abajo una resina espesa, que se pegaba a la orilla por todas
partes. Yo la veía, pero sin percibir en ella más que las burbujas que producía el
hervor, hinchándose toda y volviendo a caer desplomada. Mientras la
contemplaba fijamente, mi Guía me atrajo hacia sí desde el sitio en que me
encontraba, diciéndome:
- Ten cuidado, ten cuidado.
Entonces me volví como el hombre que ansía ver aquello de que le conviene
huir, y a quien asalta un temor tan grande y repentino, que ni para mirar detiene
su fuga; y vi detrás de nosotros un negro diablo, que venía corriendo por el
puente. ¡Oh! ¡Cuán feroz era su aspecto, y qué amenazador me parecía con sus
alas abiertas y sus ligeros pies! Sobre sus hombros, altos y angulosos, llevaba a
cuestas un pecador, a quien tenía agarrado por ambos jarretes. Desde nuestro
puente dijo:
- ¡Oh! Malebranche, ved aquí uno de los ancianos de Santa Zita; ponedle
debajo; que yo me vuelvo otra vez a aquella tierra, que está tan bien provista de
ellos. Allí todos son bribones, excepto Bonturo; y por dinero, de un no hacen un
ita.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Le arrojó abajo, y se volvió por la dura roca tan de prisa, que jamás ha
habido mastín suelto que haya perseguido a un ladrón con tanta ligereza. El
pecador se hundió y volvió a subir hecho un arco, pero los demonios, que
estaban resguardados por el puente, gritaban:
- Aquí no está el Santo Rostro; aquí se nada de diferente modo que en el
Serchio. Si no quieres probar nuestros garfios, no salgas de la pez.
Después le pincharon con más de cien arpones, diciéndole:
- Es forzoso que bailes aquí a cubierto, de modo que, si puedes, prevariques
ocultamente.
No de otra suerte hacen los cocineros que sus marmitones sumerjan en la
caldera las viandas por medio de grandes tenedores, para que no sobrenaden.
- A fin de que no adviertan que estás aquí -me dijo el buen Maestro-,
ocúltate detrás de una roca, que te sirva de abrigo; y aunque se me haga alguna
ofensa, no temas nada, pues ya conozco estas cosas por haber estado otra vez
entre estas almas venales.
En seguida pasó al otro lado del puente, y cuando llegó a la sexta orilla, tuvo
necesidad de mostrar su intrepidez. Con el furor y el ímpetu con que salen los
perros tras el pobre que de pronto pide limosna donde se detiene, así salieron los
demonios de debajo del puente, volviendo todos contra él sus arpones, pero les
gritó:
- Que ninguno de vosotros se atreva. Antes que me punce vuestra orquilla,
adelántese uno que me oiga, y después medite si debe perdonarme.
Todos gritaron:
- Ve, Malacoda.
Por lo cual uno de ellos se puso en marcha, mientras los otros permanecían
quietos, y se adelantó diciendo:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- ¿Qué te podrá salvar de nuestras garras?
- ¿Crees tú, Malacoda, que a no ser por la voluntad divina y por tener el
destino propicio -dijo mi Maestro-, me hubieras visto llegar aquí, sano y salvo, a
pesar de todas vuestras armas? Déjame pasar, porque en el cielo quieren que
enseñe a otro este camino salvaje.
Entonces quedó tan abatido el orgullo del demonio, que dejó caer el arpón a
sus plantas, y dijo a los otros:
- Que no se le haga daño.
Y mi guía a mí:
- ¡Oh tú, que estás agazapado tras de las rocas del puente! Ya puedes llegar
a mí con toda seguridad.
Entonces eché a andar, y me acerqué a él con prontitud, pero los diablos
avanzaron, de modo que yo temí que no observaran lo pactado; así vi temblar en
otro tiempo a los que por capitulación salían de Caprona, viéndose entre tantos
enemigos. Me acerqué cuanto pude a mi Guía, y no separaba mis ojos del rostro
de aquellos, que no era nada bueno. Bajaban ellos sus garfios, y:¿Quieres que le
pinche en la rabadilla?, decía uno de ellos a los otros. Y respondían: Sí, sí
clávale. Pero aquel demonio, que estaba conversando con mi Guía, se volvió de
repente, y gritó: Quieto, quieto, Scarmiglíone
- Por este escollo no podréis ir más lejos, pues el sexto arco yace
destrozado en el fondo. Si os place ir más adelante, seguid esta costa escarpada;
cerca veréis otro escollo por el que podréis pasar. Ayer, cinco horas más tarde
que en este momento, se cumplieron mil doscientos sesenta y seis años desde
que se rompió aquí el camino. Voy a enviar hacia allá varios de los míos para que
observen si algún condenado procura sacar la cabeza al aire; id con ellos, que no
os harán daño.
- Adelante, Alichino y Calcabrina -empezó a decir-; y tú también, Cagnazzo;
Barbariccia guiará a los diez. Vengan además Libicocco, y Draghignazzo; Ciriatto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
el de los grandes colmillos, y Graffiacane, y Farfarello, y el loco de Rubicante;
rondad en torno de la pez hirviente; éstos deben llegar salvos hasta el otro
escollo, que atraviesa enteramente sobre la fosa.
- ¡Oh, Maestro! ¿Qué es lo que veo? -dije-, si conoces el camino, vamos sin
escolta; yo, por mí, no la solicito. Si eres tan prudente como de costumbre, ¿no
ves que rechinan los dientes, y se hacen guiñas que nos amenazan algún mal?
- No quiero que te espantes -me contestó-, deja que rechinen los dientes a
su gusto. Si lo hacen, es por los desgraciados que están hirviendo.
Se pusieron en camino por la margen izquierda, pero cada uno de aquellos
de antemano se hablan mordido la lengua en señal de inteligencia con su jefe, y
éste se sirvió de su ano a guisa de trompeta.
CANTO XXII
He visto alguna vez a la caballería levantar el campo, empezar el combate,
pasar revista, y a veces batirse en retirada; he visto, ¡oh, aretinos!, hacer
excursiones por vuestra tierra y saquearla; he visto luchar en los torneos y correr
en las justas, ya al sonido de las trompetas, ya al de las campanas, al ruido de los
tambores, con las señales de los castillos, y con todo el aparato nacional y
extranjero; pero lo que no he visto nunca es que tan extraño instrumento de
viento haya indicado la marcha a jinetes ni peones; jamás, ni en la tierra, ni en los
cielos, guió semejante faro a ningún buque. Marchábamos juntamente con los
diez demonios (¡oh terrible compañía!), pero en la iglesia con los santos, y en la
taberna con los borrachos. Sin embargo, mi atención estaba concentrada en la
pez para distinguir todo lo que contenía la fosa y los que se abrasaba n dentro de
ella. Así como saltan los delfines fuera del agua, indicando a los marinos que
precavan la nave de la tempestad, así también algunos condenados, para aliviar
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
su tormento, sacaban la espalda y la volvían a esconder más rápidos que el
relámpago; y lo mismo que en un charco las ranas sacan la cabeza a flor de
agua, aunque teniendo dentro de ella sus patas y el resto del cuerpo, así estaban
por todas partes los pecadores; pero en cuanto Barbariccia se aproximaba,
volvían a sumergirse en aquel hervidero. Yo vi, y aun se estremece por ello mi
corazón, a uno de aquellos que había tardado más tiempo en hundirse, como
sucede con las ranas, que una queda fuera del agua, mientras otra se zabulle; y
Graffiacane, que estaba más cerca de él, le enganchó por los cabellos
enviscados de pez, y lo sacó fuera como si fuese una nutria. Yo sabía el nombre
de todos aquellos demonios, por haberme hecho cargo de ellos cuando los eligió
Malacoda. Rubicante, plántale encima tu garfio y desuéllalo, gritaban a un tiempo
todos aquellos malditos. Yo dije:
- Maestro mío, si puedes, procura saber quién es ese desgraciado que ha
caído en manos de sus adversarios.
Mi Guía se le acercó, y le preguntó de dónde era, a lo que respondió:
- Yo nací en el reino de Navarra, mi madre me puso al servicio de un señor;
ella me había engendrado de un pródigo, que se destruyó a sí mismo y disipé su
fortuna. Después fui favorito del buen rey Tebaldo, y me lancé a comerciar con
sus favores; crimen de que doy cuenta en este horno.
Y Ciriatto, a quien salía de cada lado de la boca un colmillo como el de un
jabalí, le hizo sentir lo bien que uno de ellos hería. Entre malos gatos había caído
aquel ratón; porque Barbariccia lo sujetó entre sus brazos, diciendo: Quedaos ahí
mientras que yo le ensarto. Y volviendo el rostro hacia mi Maestro, añadió:
Pregúntale aún si deseas saber más, antes que otros lo destrocen.
Mi Guía preguntó:
- Dime, pues, si entre los otros culpables que están sumergidos en esa pez,
conoces algunos que sean latinos.
A lo que contestó:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Acabo de separarme de uno que fue de allí cerca, ¡Así estuviera, como él,
bajo la pez; no temería ahora ni las garras ni los garfios!
Y Libicocco: Ya hemos tenido demasiada paciencia, dijo, y le enganchó por
el brazo con su arpón, arrancándole de un golpe todo el antebrazo. Draghignazzo
quiso también cogerle por las piernas; pero su Decurión se volvió hacia todos
ellos lanzando una mirada furiosa. Cuando se hubieron calmado un poco, mi Guía
no tardó en preguntar a aquel que estaba contemplando su herida:
- ¿Quién es ése de quien dices que te has separado, por tu desgracia, para
salir a flote?
Y le respondió:
- Es el hermano Gomita, aquel de Gallura, vaso de iniquidad, que tuvo en su
poder a los enemigos de su señor, e hizo de modo que todos le alabasen. Aceptó
su oro y los dejó libres, según él mismo dice; y con respecto a los empleos, no fue
un pequeño, sino un soberano prevaricador. Con él conversa a menudo don
Miguel Zanche de Logodoro, y sus lenguas no se cansan nunca de hablar de las
cosas de Cerdeña. ¡Ay de mí! Ved a ese otro cómo aprieta los dientes. Aun
hablaría más, pero temo que se prepare a rascarme la tiña.
El gran jefe de los demonios se dirigió a Farfarelo, que movía sus ojos en
todas direcciones buscando dónde herir, y le dijo: Quítate de ahí, pájaro malvado.
- Si queréis ver u oír a toscanos y lombardos -empezó a decir en seguida el
desgraciado pecador-, haré que vengan. Pero que esas malditas garras se
mantengan un poco apartadas, a fin de que ellos no teman sus venganzas; yo,
sentándome en este mismo sitio, por uno que soy haré venir siete, silbando como
acostumbramos cuando uno de nosotros saca la cabeza fuera de la pez.
Al oír estas palabras, Gagnazzo levantó el hocico meneando la cabeza, y
dijo: ¡Oigan el medio malicioso de que se ha valido para volver a sumergirse! A lo
cual contestó aquél, que tenía abundancia de estratagemas: ¡En verdad que soy
muy malicioso, cuando expongo a los míos a mayores tormentos! No pudo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
contenerse Alichino, y en contra de lo dicho por los otros, respondió: Si te arrojas
en la pez, no correré al galope detrás de ti, sino que emplearé mis alas para ello.
Te damos de ventaja la escarpa, y el ribazo por defensa, y veamos si tú solo
vales más que todos nosotros.
¡Oh tú, que lees esto, ahora verás un nuevo juego! Todos los demonios se
volvieron hacia la pendiente opuesta, y el primero de ellos, el que se había
mostrado más renitente. El navarro aprovechó bien el tiempo; fijó sus pies en el
suelo, y precipitándose de un solo salto, se puso al abrigo de los malos propósitos
de aquellos. Contristados se quedaron los demonios ante esta treta, pero mucho
más el que tuvo la culpa de ella; por lo cual se lanzó tras de él gritando: Ya te
tengo. Pero de poco le valió, porque sus alas no pudieron igualar en velocidad al
espanto de Ciampolo; éste se lanzó en la pez, y aquél cambió la dirección de su
vuelo; llevando el pecho hacia arriba.
No de otro modo se sumerge instantáneamente el pato cuando el halcón se
aproxima, y éste se remonta furioso y fatigado. Calcabrina, irritado contra Lichino
por aquel engaño, echó a volar tras él, deseoso de que el pecador se escapara
para tener un motivo de querella. Y cuando hubo desaparecido el prevaricador,
volvió sus garras contra su compañero, y se aferró con él sobre el mismo
estanque. Pero éste, gavilán adiestrado, hizo uso también de las suyas, y los dos
cayeron en medio de la pez hirviente. El calor los separó bien pronto; pero todo
su esfuerzo para remontarse era en vano, porque sus alas estaban enviscadas.
Barbariccia, descontento como los demás, hizo volar a cuatro desde la otra parte
con todos sus arpones, y bajando rápidamente hacia el sitio designado, tendieron
sus garfios a los dos demonios, que estaban medio cocidos en la superficie de
aquella fosa. Nosotros los dejamos allí enredados de aquella manera.
CANTO XXIII
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Solos, en silencio y sin escolta, íbamos uno tras otro, como acostumbran ir
los frailes menores. La riña que acabábamos de presenciar me trajo a la memoria
la fábula de Esopo, en que habló de la rana y del topo; pues las partículas mo e
issa no son tan semejantes como estos dos hechos, si atentamente se
consideran el principio y el fin de entrambos. Y como un pensamiento procede
rápidamente de otro, de éste nació uno nuevo, que redobló mi primitivo espanto.
Yo pensaba así: Esos demonios han sido engañados por nuestra causa, y con
tanto daño y escarnio, que les creo muy ofendidos. Si a la malevolencia se añade
la ira, nos van a perseguir con más crueldad que el perro que sujeta a la liebre
por el cuello. Ya sentía que se erizaban mis cabellos a causa del temor, y miraba
hacia atrás atentamente, por lo que dije:
- Maestro, si no nos ocultas a los dos prontamente, temo a los demonios que
vienen detrás de nosotros; y tan así me lo imagino, que ya me parece que los
oigo.
A lo que él contestó:
- Si yo fuera un espejo, no verías en mi tu imagen tan pronto como veo en tu
interior. En este momento se cruzaban tus pensamientos con los míos bajo la
misma faz y aspecto, de suerte que he deducido de ambos un solo consejo. Si es
cierto que la cuesta que hay a nuestra derecha está tan inclinada, que nos
permita bajar a la sexta fosa, huiremos de la caza que imaginamos.
Apenas habla concluido de decirme su parecer, cuando vi venir a los
demonios con las alas extendidas y muy cerca de nosotros, queriendo cogernos.
Mi Guia me agarró súbitamente, como una madre que despertada por el ruido y
viendo brillar las llamas cerca de ella, coge a su hijo y huye, y teniendo más
cuidado de él que de si misma, no se detiene ni aun a ponerse una camisa.
Desde lo alto de la calzada, se deslizó de espaldas por la pendiente roca, uno de
cuyos lados divide la quinta de la sexta fosa. Jamás corrió tan rápida el agua por
la canal de un molino, cuando más se acerca a las paletas de la rueda, como
descendió por aquel declive mi Maestro, lIevándome sobre su pecho, cual si
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
fuese hijo suyo y no su compañero. Apenas tocaron sus pies al suelo del
profundo abismo, cuando los demonios aparecieron en la roca sobre nuestras
cabezas; pero ya no nos inspiraban temor; porque la alta Providencia que los
había designado para ministros de la quinta fosa, les quitó la facultad de
separarse de allí. Abajo encontramos unas gentes pintadas, que giraban en torno
con bastante lentitud, llorosas y con los semblantes fatigados y abatidos.
Llevaban capas con capuchas echadas sobre los ojos, por el estilo de las que
llevan los monjes de Colonia. Aquellas capas eran doradas por de fuera, de modo
que deslumbraban, pero por dentro eran todas de plomo, y tan pesadas, que las
de Federico a su lado parecían de paja. ¡Oh manto fatigoso por toda la eternidad!
Nos volvimos aún hacia la izquierda, y anduvimos con aquellas almas,
escuchando sus tristes lamentos. Pero las sombras, rendidas por el peso,
caminaban tan despacio, que a cada paso que dábamos cambiábamos de
compañero. Yo dije a mi Guía:
-Procura encontrar a alguno que sea conocido por su nombre o por sus
hechos; y mira al efecto en derredor tuyo mientras andas.
Y uno de ellos, que entendió el idioma toscano, exclamó detrás de nosotros:
- Detened vuestros pasos, vosotros que tanto corréis a través del aire
sombrío; quizá podrás obtener de mí lo que solicitas.
En seguida mi Guía se volvió y me dijo:
- Espera, y modera tu paso hasta igualar al suyo.
Me detuve, y vi dos de aquéllos, que en sus miradas demostraban gran
deseo de estar conmigo, pero su carga y lo estrecho del camino les hacían tardar.
Cuando se me hubieron reunido, me miraron con torvos ojos y sin hablarme:
después se volvieron uno a otros diciéndose: Ese parece vivo, a juzgar por el
movimiento de su garganta, pero si están muertos, ¿por qué privilegio no llevan
nuestra pesada capa? Después me dijeron:
- ¡Oh toscano que has venido a la mansión de los tristes hipócritas!, dígnate
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
decimos quién eres.
Les contesté:
- Nací y crecí junto a la orilla del hermoso Amo, en la gran ciudad, Y
conservo el cuerpo que he tenido siempre. Pero vosotros, a quienes, según veo,
cae doloroso llanto gota a gota por las mejillas, ¿quiénes sois, y qué pena
padecéis que tanto se hace ver?
Uno de ellos me respondió:
- ¡Ay de mí! Estas doradas capas son de plomo, y tan gruesas, que su peso
nos hace gemir como cargadas balanzas. Fuimos hermanos Gozosos y
boloñeses. Yo me llamé Catalano y éste Loderingo. Tu ciudad nos nombró
magistrados, como suele elegirse a un hombre neutral para conservar la paz; y la
conservamos tan bien como puede verse aún cerca del Gardingo.
Yo repuse:
- ¡Oh hermanos! Vuestros males... Pero no pude continuar, porque vi en el
suelo a uno crucificado en tres palos. En cuanto me vio, se retorció, haciendo
agitar su barba con la fuerza de los suspiros; y el hermano Catalano, que lo
advirtió, me dijo:
- Ese que estás mirando crucificado aconsejó a los fariseos que era
necesario hacer sufrir a un hombre el martirio por el pueblo. Está atravesado y
desnudo sobre el camino, como ves; y es preciso que sienta lo que pesa cada
uno de los que pasan. Su suegro está condenado a igual suplicio en esta fosa,
así como los demás del Consejo que fue para los judíos origen de tantas
desgracias.
Entonces vi a Virgilio que contemplaba con asombro a aquel que estaba tan
vilmente crucificado en el eterno destierro. Luego se dirigió al fraile en estos
términos:
- ¿Queríais decirnos si hacia la derecha hay alguna abertura por donde
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
podamos salir los dos, sin obligar a los ángeles negros a que nos saquen de este
abismo?
Aquel respondió:
- Más cerca de aquí de lo que esperas, se levanta una peña que parte del
gran círculo y atraviesa todas las terribles fosas, pero está cortada en ésta y no
continúa sobre ella. Podréis subir por las ruinas que existen en el declive de su
falda y cubren el fondo.
Mi Guía permaneció un momento con la cabeza inclinada, y después dijo:
- ¡Cómo nos ha engañado aquel que ensarta con su garfio a los pecadores!
Y el fraile repuso:
- He oído referir en Bolonia los numerosos vicios del demonio, entre los
cuales no era el menor el de ser falso y padre de la mentira.
Entonces mi Guía se alejó precipitadamente con el rostro inmutado por la
cólera; y en consecuencia, me alejé también de aquellas almas que soportaban
tanto peso, y seguí las huellas de los pies queridos.
CANTO XXIV
En la época del año nuevo en que templa el sol su cabellera bajo el Acuario,
y en que ya las noches van igualándose con los días; cuando la escarcha imita en
la tierra, aunque por poco tiempo, el color de su blanca hermana, el campesino
que carece de forraje, se levanta, mira, y al ver blanco el campo se golpea el
muslo, vuelve a su casa, y se lamenta continuamente como el desgraciado que
no sabe qué hacer; pero torna luego a mirar, y recobra la esperanza, viendo que
la tierra ha cambiado de aspecto en pocas horas, y entonces coge su cayado y
sale a apacentar sus ovejas: así mi Maestro me llenó de inquietud cuando vi tan
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
turbado su rostro, y así también aplicó pronto remedio a mi mal; porque al llegar
al derruido puente, se volvió hacia mí con aquel amable aspecto que tenía
cuando le vi al pie del monte. Después de haber pensado la determinación que
había de tomar, contemplando antes con cuidado las ruinas, abrió sus brazos,
cogióme por detrás, y como aquel que trabaja, pensando siempre en la labor que
emprenderá en seguida, del mismo modo, elevándome sobre la cima de una
roca, contemplaba otra diciendo:
- Agárrate bien a ésa, pero tantea primero si tal cual es podrá sostenerte.
Aquel no era un camino a propósito para los que iban con capa; pues
apenas podíamos, Virgilio tan ágil, y yo sostenido por él, trepar de piedra en
piedra. Y a no ser porque en aquel recinto era más corto el camino que en otro
alguno, no sé lo que a él le habría sucedido, pero a mí me hubiera vencido el
cansancio. Mas como Malebolge va siempre en declive hasta la boca del
profundísimo pozo, cada fosa que se recorre presenta un margen que se eleva y
otro que desciende. Llegamos por fin al extremo en que se destaca la última
piedra. Cuando estuve sobre ella, de tal modo me faltaba el aliento, que no podía
más; así es que me senté en cuanto nos detuvimos.
-Ahora es preciso que sacudas tu pereza -me dijo el Maestro-; que no se
alcanza la fama reclinado en blanda pluma, ni al abrigo de colchas; y el que sin
gloria consume su vida, deja en pos de sí el mismo vestigio que el humo en el
aire o la espuma en el agua. Ea, pues, levántate; domina la fatiga con el alma,
que vence todos los obstáculos, mientras no se envilece con la pesadez del
cuerpo. Tenemos que subir todavía una escala mucho más larga, pues no basta
haber atravesado por entre los espíritus infernales. Si me entiendes, deben
reanimarte mis palabras.
Levantéme
entonces,
demostrando
verdaderamente sentía en mi interior, y dije:
- Vamos, ya me siento fuerte y atrevido.
más
resolución
de
la
que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Echamos a andar por el escollo, que era áspero, estrecho y escabroso, y
más pendiente que el anterior. Iba hablando para disimular mi flaqueza, cuando oí
una voz que salía de la otra fosa, articulando palabras ininteligibles. No sé lo que
dijo, a pesar de encontrarme en la cima del arco que por allí pasa; mas el que
hablaba parecía conmovido por la ira. Yo me había inclinado, pero los ojos de un
vivo no podían distinguir el fondo a través de aquella oscuridad, por lo cual dije:
- Maestro, haz por llegar al otro recinto, y descendamos este muro, porque
desde aquí oigo y no comprendo nada; miro hacia abajo y nada veo.
- Te responderé -me dijo- haciendo lo que deseas; que las peticiones justas
deben satisfacerse en silencio.
Bajamos por el puente desde lo alto hasta donde se une con el octavo
margen; y entonces descubrí la fosa, y vi una espantosa masa de serpientes, de
tan diferentes especies, que su recuerdo me hiela todavía la sangre. Deje la Libia
de envanecerse con sus arenas; que si produce quelidras, yáculos y faras,
cencros y anfisbenas, ni en ella, ni en toda la Etiopía con el país que está sobre el
mar Rojo, existieron jamás tantas ni tan nocivas pestilencias como en este lugar.
A través de aquella espantosa y cruel multitud de reptiles corrían gentes
desnudas y aterrorizadas, sin esperanza de encontrar refugio ni heliotropo.
Tenían las manos atadas a la espalda con sierpes, las cuales, formando nudos
por encima, les hincaban la cola y la cabeza en los riñones. Y he aquí que uno de
aquellos desgraciados, que estaba cerca de nosotros, fue mordido por una
serpiente en el punto en que el cuello se une a los hombros; y en el breve tiempo
que se necesita para escribir una o y una i, se incendió, ardió y cayó reducido a
cenizas. Pero apenas quedó consumido en el suelo, reuniéronse aquéllas por sí
mismas, y súbitamente se rehízo aquel espíritu como estaba antes. Así dicen los
grandes sabios que muere el Fénix, y renace cuando está cercano a su quinto
siglo; no se alimenta de hierba ni de trigo durante su vida, sino de amomo y
lágrimas de incienso, y su último nido está formado con nardo y mirra. Y como
aquel que cae y no sabe cómo, a impulsos del demonio que lo arroja en el suelo o
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de algún accidente producido por su temperamento enfermizo, cuando se levanta,
se queda asombrado de la cruel angustia que ha sufrido y suspira al mirar en
torno suyo, así se levantó el pecador ante nosotros. ¡Oh, cuán severa es la
justicia de Dios, que hace estallar su cólera por medio de tales golpes! Mi Guía le
preguntó después quién era, y él le contestó:
- Yo caí hace poco tiempo desde Toscana en este horrible abismo. La vida
salvaje me agradó más que la humana; fui lo mismo que un mulo: soy Vanui
Fucci, el bestia, y Pistoya fue mi digno cubil.
Entonces dije a mi Guía:
- Dile que no huya, y pregúntale qué delito le ha precipitado aquí, pues yo le
conocí ya hombre colérico y sanguinario.
El pecador, que me oyó, no se ocultó, sino que dirigió hacia mí atentamente
su mirada, y se cubrió el rostro de triste vergüenza. Después dijo:
- Siento más que me hayas encontrado en la miseria en que me ves, de lo
que sentí verme privado de la vida; pero no puedo negarme a satisfacer tus
preguntas. Estoy sumido aquí, porque robé en la sacristía los hermosos
ornamentos, de cuyo delito fue otro acusado falsamente. Mas para que no te
goces en mi desgracia, si acaso llegas a salir de estos lugares sombríos, abre tus
oídos a mi anuncio, y escucha: primeramente, Pistoya quedará despoblada de
Negros; después Florencia renovará sus habitantes y su forma de gobierno;
Marte hará salir del valle de Magra un vapor, que envuelto en sombrías nieblas y
en tempestad impetuosa y terrible, se desencadenará sobre el campo Piceno; y
allí, desgarrándose de repente la nube, aniquilará todos los Blancos. Te he dicho
esto para que te cause dolor.
CANTO XXV
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Al terminar estas palabras, el ladrón alzó ambas manos haciendo un gesto
indecente y exclamando: Toma, Dios, esto es para ti. Desde entonces fui amigo
de las serpientes; porque una de ellas se le enroscó en el cuello como diciendo:
No quiero que hables más; y otra se agarró a sus brazos, sujetándolos de tal
modo, que no le era posible al condenado hacer ningún movimiento. ¡Ah, Pistoya,
Pistoya! ¿Cómo no decides reducirte tú misma a cenizas, y dejar de existir, pues
que tus hijos son peores que sus antepasados? En todos los círculos del oscuro
Infierno no he visto espíritu tan soberbio ante Dios, a no ser aquel que cayó
desde los muros de Tebas. El ladrón huyó sin decir una palabra más. Entonces vi
un Centauro lleno de ira, que acudía gritando: ¿Dónde está, dónde está el
soberbio? No creo que contengan las Marismas tanto reptil como llevaba el
Centauro sobre su grupa hasta el sitio en que empezaba la forma humana; sobre
sus espaldas, detrás de la nuca, descansaba un dragón con las alas abiertas, el
cual abrasaba cuanto salía a su encuentro. Mi Maestro dijo:
- Ese monstruo es Caco, el que al pie de las rocas del monte Aventino formó
más de una vez un lago de sangre. No va por el mismo camino que sus
hermanos, porque robó fraudulentamente el gran rebaño que pacía en las
inmediaciones del sitio que había escogido por vivienda; pero sus inicuos hechos
acabaron por fin bajo la clava de Hércules, que si le dio cien golpes con ella,
aquél no llegó a sentir el décimo.
Mientras así hablaba Virgilio, Caco desapareció, al mismo tiempo que se
acercaban tres espíritus por debajo del margen donde estábamos, lo cual no
advertimos ni mi Guía ni yo, hasta que les oímos gritar: ¿Quiénes sois? Cesó
entonces nuestra conversación, y nos fijamos solamente en ellos. Yo no les
conocía, pero sucedió, como suele acontecer algunas veces, que el uno tuvo
necesidad de llamar al otro, diciéndole: Cianfa, ¿dónde te has metido? Y yo, a fin
de que estuviese atento mi Guía, me puse el dedo desde la nariz a la barba.
Ahora, lector, si se te hace difícil creer lo que te voy a decir, no será extraño,
porque yo que lo vi, apenas lo creo. Mientras estaba contemplando a aquellos
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
espíritus, se lanzó una serpiente con seis patas sobre uno de ellos, agarrándosele
enteramente. Con las patas de en medio le oprimió el vientre; con las de delante
le sujetó los brazos, y después le mordió en ambas mejillas. Extendiendo en
seguida las patas de detrás sobre sus muslos, le pasó la cola por entre los dos, y
se la mantuvo apretada contra los riñones. Nunca se agarró tan fuertemente la
hiedra al árbol, como la horrible fiera adaptó sus miembros a los del culpable;
después una y otro se confundieron, como si fuesen de blanda cera, y mezclaron
tan bien sus colores, que ninguno de ambos parecía ya lo que antes había sido.
Así con el ardor del fuego se extiende sobre el papel un color oscuro, que no es
negro, y sin embargo deja de ser blanco. Los otros dos condenados le miraban,
exclamando cada cual: ¡Ay, Agnel, cómo cambias! No eres ya uno ni dos. Las dos
cabezas se habían convertido en una, y aparecían dos figuras mezcladas en una
sola faz, quedando en ella confundidas entrambas. De los cuatro brazos se
hicieron dos; los muslos y las piernas, el vientre y el tronco se convirtieron en
miembros nunca vistos. Quedó borrado todo su primitivo aspecto; aquella imagen
transformada parecía dos y ninguna de las anteriores; y en tal estado se alejaba a
pasos lentos.
Como el lagarto, que bajo el ardor de los días caniculares, cuando cambia
de maleza, parece un rayo al atravesar el camino, tal parecía, dirigiéndose hacia
el vientre de los otros dos espíritus, una pequeña serpiente irritada, lívida y negra
como grano de pimienta. Picó a uno de ellos en aquella parte del cuerpo por
donde nos alimentamos antes de nacer, y después cayó a sus pies quedando
tendida. El herido la miró sin decir nada; y permaneció inmóvil, en pie y
bostezando, como si le hubiera sorprendido el sueño o la fiebre. Él y la serpiente
se miraban, y el uno por la herida y la otra por la boca, lanzaban un denso humo
que llegaba a confundirse. Calle Lucano al referir las miserias de Sabello y de
Nasidio, y escuche atentamente lo que describo aquí: calle Ovid io al ocuparse de
Cadmo y Aretusa; que si, en su poema, convirtió a aquél en serpiente y a éste en
fuente, no le envidio. Ovidio no transformó jamás dos naturalezas frente a frente,
de tal modo que sus formas cambiaran también de materia. El hombre y la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
serpiente se correspondieron de tal suerte, que cuando ésta abrió su cola en
forma de horquilla, el herido juntó sus dos pies. Las piernas y los muslos de éste
se estrecharon tanto, que en poco tiempo no quedaron vestigios de su natural
separación. La cola hendida de la serpiente tomaba la figura que desaparecía en
el hombre, Y su piel se hacia blanda al paso que dura la de aquél. Vi entrar los
brazos del condenado en los sobacos; y las dos patas de la fiera, que eran cortas,
se alargaban tanto cuanto aquellos se encogían. Las patas de detrás de aquélla,
retorciéndose, formaban el miembro que el hombre oculta, y el del miserable
dividióse en dos patas. Mientras que el humo daba el color de la serpiente al
hombre y viceversa, y hacía salir en aquélla el pelo que quitaba a éste, el uno, es
decir, la fiera transformada en hombre, se levantó, y cayó el otro, pero sin dejar
de lanzarse miradas feroces, ante las cuales cada uno de ellos cambiaba de
rostro. El que estaba en pie lo encogió hacia las sienes, y de la carne excedente
se le formaron las orejas en sus lisos carrillos. La parte del hocico de la serpiente
que no se replegó en la cabeza quedó fuera formando la nariz del rostro humano,
y abultó al propio tiempo convenientemente los labios. El, que estaba en el suelo
extendió su boca hacia delante, e hizo entrar sus orejas en la cabeza, como el
caracol hace con sus cuernos; y la lengua, que estaba antes unida y dispuesta a
hablar, se hendió, al paso que se unía la lengua hendida del reptil, dejando de
lanzar humo. El alma que se había convertido en serpiente huyó silbando por la
fosa; y el otro, hablando detrás de ella, le escupía. Volvióle después sus recién
formadas espaldas, y dijo al otro condenado: Quiero que Buoso se arrastre por
este camino como yo lo he hecho. De tal suerte vi yo, en la séptima fosa,
cambiarse y metamorfosearse dos naturalezas; y si mi lenguaje no es florido,
sírvame de excusa la novedad del caso.
Aunque mis ojos estuviesen turbados y mi espíritu aturdido, no pudieron huir
las otras dos sombras tan ocultamente, que yo no conociese a Puccio Sciancato,
el único de los tres espíritus de los llegados anteriormente que no había
cambiado de forma: el otro era aquel que tú lloras, ¡oh Gaville!
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXVI
Alégrate, Florencia, pues eres tan grande, que tu nombre vuela por mar y
tierra, y es famoso en todo el infierno. Entre los ladrones he encontrado cinco de
tus nobles ciudadanos; lo cual me avergüenza, y a ti no te honra mucho. Pero, si
es verdad lo que se sueña cerca del amanecer, dentro de poco tiempo conocerás
lo que contra ti desean, no ya otros pueblos, sino Prato; y si este mal se hubiese
ya cumplido, no sería prematuro. ¡Así viniese hoy lo que ha de suceder, pues
tanto más me contristará, cuanto más viejo me vuelva!
Partimos; y por los mismos escalones de las rocas que nos habían servido
para bajar, subió mi Guía, tirando de mí. Prosiguiendo la ruta solitaria a través de
los picos y rocas del escollo, no era posible mover un pie sin el auxilio de la
mano. Entonces me afligí, como me aflijo ahora, cuando pienso en lo que vi; y
refreno mi espíritu más de lo que acostumbro, para que no aventure tanto que
deje de guiarlo la virtud; porque, si mi buena estrella u otra influencia mejor me ha
dado algún ingenio, no quiero yo mismo envidiármelo. Así como en la estación en
que aquel que ilumina al mundo nos oculta menos su faz, el campesino que
reposa en la colina a la hora en que el mosquito reemplaza a la mosca, ve por el
valle las luciérnagas que corren por el sitio donde vendimia y ara, así también vi
resplandecer infinitas llamas en la octava fosa, en cuanto estuve en el punto
desde donde se distinguía su fondo. Y como aquel a quien los osos ayudaron en
su venganza vio partir el carro de Elías, cuando los caballos subían erguidos al
cielo, de tal modo que no pudiendo sus ojos seguirle, sólo distinguían una ligera
llama elevándose como débil nubecilla, así también noté que se agitaban aquéllas
en la abertura de la fosa, encerrando cada una un pecador, Pero sin manifestar lo
que ocultaban. Yo estaba sobre el puente, tan absorto en la contemplación de
aquel espectáculo, que, a no haberme agarrado a un trozo de roca, hubiera caído
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
sin ser empujado. Mi Guía, que me vio tan atento, me dijo:
- Dentro del fuego están los espíritus, cada uno revestido de la llama que le
abrasa.
- ¡Oh, Maestro! -respondí-, tus palabras han hecho que me cerciore de lo
que veo, pero ya lo había pensado así y quería decírtelo. Mas dime: ¿quién está
en aquella llama que se divide en su parte superior, y parece salir de la pira
donde fueron puestos Eteocles y su hermano?
Me contestó:
- Allí dentro están torturados Ulises y Diomedes; juntos sufren aquí un
mismo castigo, como juntos se entregaron a la ira. En esa llama se llora también
el engaño del caballo de madera, que fue la puerta por donde salió la noble
estirpe de los romanos. Llórase también el artificio por el que Deidamia, aun
después de muerta, se lamenta de Aquiles, y se sufre además el castigo por el
robo del Paladión.
- Si es que pueden hablar en medio de las llamas -dije yo-, Maestro, te pido
y te suplico, y así mi súplica valga por mil, que me permitas esperar que esa
llama dividida llegue hasta aquí; mira cómo, arrastrado por mi deseo, me
abalanzo hacia ella.
A lo que me contestó:
- Tu súplica es digna de alabanza, y yo la acojo; pero haz que tu lengua se
reprima, y déjame a mí hablar; pues comprendo lo que quieres, y quizás ellos,
siendo griegos, se desdeñarían de contestarte.
Cuando la llama estuvo cerca de nosotros, y mi Guía juzgó el lugar y el
momento favorables, le oí expresarse en estos términos:
- ¡Oh vosotros, que sois dos en un mismo fuego! Si he merecido vuestra
gracia durante mi vida, si he merecido de vosotros poco o mucho, cuando escribí
mi gran poema en el mundo, no os alejéis; antes bien dígame uno de vosotros
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
dónde fue a morir, llevado de su valor.
La punta más elevada de la antigua llama empezó a oscilar murmurando
como la que agita el viento; después, dirigiendo a uno y otro lado su extremidad,
empezó a lanzar algunos sonidos, como si fuera una lengua que hablara, y dijo:
- Cuando me separé de Circe, que me tuvo oculto más de un año en Gaeta,
antes de que Eneas le diera este nombre, ni las dulzuras paternales, ni la piedad
debida a un padre anciano, ni el amor mutuo que debía hacer dichosa a
Penélope, pudieron vencer el ardiente deseo que yo tuve de conocer el mundo,
los vicios y las virtudes de los humanos, sino que me lancé por el abierto mar sólo
con un navío, y con los pocos compañeros que nunca me abandonaron. Vi
entrambas costas, por un lado hasta España, por otro hasta Marruecos, y la isla
de los Sardos y las demás que baña en torno aquel mar. Mis compañeros y yo
nos habíamos vuelto viejos y pesados cuando llegamos a la estrecha garganta
donde plantó Hércules las dos columnas para que ningún hombre pasase más
adelante. Dejé a Sevilla a mi derecha, como había dejado ya Ceuta a mi
izquierda. ¡Oh hermanos, dije, que habéis llegado al Occidente a través de cien
mil peligros!, ya que tan poco os resta de vida, no os neguéis a conocer el mundo
sin habitantes, que se encuentra siguiendo al Sol. Pensad en vuestro origen;
vosotros no habéis nacido para vivir como brutos, sino para alcanzar la virtud y la
ciencia. Con esta corta arenga infundí en mis compañeros tal deseo de continuar
el viaje, que apenas los hubiera podido detener después. Y volviendo la popa
hacia el Oriente, de nuestros remos hicimos alas para seguir tan desatentado
viaje, inclinándonos siempre hacia la izquierda. La noche veía ya brillar todas las
estrellas del otro polo, y estaba el nuestro tan bajo que apenas parecía salir fuera
de la superficie de las aguas. Cinco veces se había encendido y otras tantas
apagado la luz de la luna desde que entramos en aquel gran mar, cuando
apareció una montaña obscurecida por la distancia, la cual me pareció la más alta
de cuantas había visto hasta entonces. Nos causó alegría, pero nuestro gozo se
trocó bien pronto en llanto; pues de aquella tierra se levantó un torbellino que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
chocó contra la proa de nuestro buque: tres veces lo hizo girar juntamente con las
encrespadas ondas, y a la cuarta levantó la popa y sumergió la proa como plugo
al otro, hasta que el mar volvió a unirse sobre nosotros.
CANTO XXVII
Habíase quedado derecha e inmóvil la llama para no decir nada más, y ya
se iba alejando de nosotros, con permiso del dulce poeta, cuando otra que seguía
detrás nos hizo volver la vista hacia su punta, a causa del confuso rumor que
salía de ella. Como el toro de Sicilia que, lanzando por primer mugido el llanto del
que lo había trabajado con su lima (lo cual fue justo), bramaba con las voces de
los torturados en él de tal suerte, que a pesar de estar construido de bronce,
parecía realmente traspasado de dolor, así también las palabras lastimeras del
espíritu contenido en la llama, no encontrando en toda la extensión de ella
ninguna abertura por donde salir, se convertían en el lenguaje del fuego; pero
cuando consiguieron llegar a su punta, comunicándole a ésta el movimiento que
la lengua les había dado al pasar, oímos decir:
- ¡Oh tú, a quien me dirijo, y que hace poco hablabas en lombardo, diciendo:
¡Vete ya, no te detengo más. Aun cuando yo haya llegado tarde, no te pese
permanecer hablando conmigo; pues a mí no me pesa, no obstante que estoy
ardiendo. Si acabas de caer en este mundo lóbrego desde la dulce tierra latina,
donde he cometido todas mis faltas, dime si los romañolos están en paz o en
guerra; pues fui de las montañas que se elevan entre Urbino y el yugo de que el
Tíber se desata.
Yo escuchaba aún atento e inclinado, cuando mi Guía me tocó, diciendo:
- Habla tú; ese es latino.
Y yo, que tenia la respuesta preparada, empecé a hablarle así sin tardanza:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- ¡Oh alma, que te escondes ahí debajo! Tu Romanla no está ni estuvo
nunca sin guerra en el corazón de sus tiranos; pero al venir no he dejado guerra
manifiesta; Ravena está como hace muchos años; el águila de Polenta anida allí,
y cubre aún a Cervia con sus alas. La tierra que sostuvo tan larga prueba, y
contiene sangrientos montones de cadáveres franceses, se encuentra en poder
de las garras verdes; y el mastín viejo y el joven de Verrucchio, que tanto daño
hicieron a Montagna, siguen ensangrentando sus dientes donde acostumbraban.
La ciudad del Lamone y la del Santerno están dirigidas por el leoncillo de blanco
cubil, que del verano al invierno cambia de partido; y aquella que está bañada por
el Savio, vive entre la tiranía y la libertad, así como se asienta entre la llanura y la
montaña. Ahora te ruego que me digas quién eres: no seas más duro de lo que le
han sido otros; así pueda tu nombre durar eternamente en el mundo.
Cuando el fuego hubo producido su acostumbrado rumor, movió de una
parte a otra su aguda punta, y después habló así:
- Si yo creyera que dirijo mi respuesta a una persona que debe volver al
mundo, esta llama dejaría de agitarse; pero como ninguno pudo salir jamás de
esta profundidad, si es cierto lo que he oído, te responderé sin temor a la infamia.
Yo fui hombre de guerra y luego franciscano, creyendo que con este hábito
expiaría mis faltas; y mi creencia hubiera tenido ciertamente efecto, si el gran
Sacerdote, a quien deseo todo mal, no me hubiese hecho incurrir en mis primeras
faltas. Quiero que tú sepas cómo y por qué. Mientras conservé la forma de carne
y hueso que mi madre me dio, mis acciones no fueron de león, sino de zorra. Yo
conocí toda clase de astucias, todas las asechanzas, y las practiqué tan bien, que
su fama resonó hasta en el último confín del mundo. Cuando me vi cercano a la
edad en que cada cual debería cargar las velas y recoger las cuerdas, lo que
antes me agradaba me disgustó entonces; y arrepentido, confesé mis culpas,
retirándome al claustro. Entonces, ¡ay, infeliz de mí!, pude haberme salvado: pero
el príncipe de los nuevos fariseos estaba en guerra cerca de Letrán (y no con los
sarracenos ni con los judíos, pues todos sus enemigos eran cristianos, y ninguno
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de ellos había ido a conquistar a Acre, ni a comerciar en la tierra del Sultán); no
tuvo en cuenta su dignidad suprema ni las sagradas órdenes de que estaba
investido, ni vio en mí aquel cordón que solía enflaquecer a los que lo llevaban;
sino que, así como Constantino llamó a Silvestre en el monte Soracto, para que le
curase la lepra, así también me llamó aquél para que le curara su orgullosa fiebre;
pidióme consejo, y yo me callé, porque sus palabras me parecieron las de un
hombre ebrio. Después añadió: No abrigue tu corazón temor alguno; te absuelvo
de antemano; pero me has de decir cómo podré echar por tierra los muros de
Preneste. Yo puedo abrir y cerrar el cielo, como sabes; porque son dos las llaves
a que no tuvo mucho apego mi antecesor. Estos graves argumentos me
impresionaron, Y pensando que sería peor callar que hablar, dije: Padre, puesto
que tú me lavas del pecado en que voy a incurrir, para triunfar en tu alto solio,
debes prometer mucho y cumplir poco de lo que prometas. Cuando ocurrió mi
muerte fue Francisco a buscarme, pero uno de los negros querubines le dijo: No
puedes lIevártelo; no me prives de lo que es mío; éste debe bajar a lo profundo
entre mis condenados, por haber aconsejado el fraude, desde cuya falta lo tengo
cogido por los cabellos. No es posible absolver al que no se arrepiente, como
tampoco es posible arrepentirse y querer el pecado al mismo tiempo, pues la
contradicción no lo consiente. ¡Ay de mí, desdichado! Cómo me aterré cuando me
agarró, diciendo: ¡Acaso no creerías que fuera yo tan lógico! Me condujo ante
Minos, el cual se ciñó ocho veces la cola en derredor de su duro cuerpo, y
mordiéndosela con gran rabia, dijo: Ese debe estar entre los culpables que
esconde el fuego. He aquí por qué estoy sepultado donde me ves, y por qué gimo
al llevar este vestido.
Cuando hubo acabado de hablar, se alejó la plañidera llama, torciendo y
agitando su aguda punta. Mi Guía y yo seguimos adelante, a través del escollo,
hasta llegar al otro arco que cubre el foso donde se castiga a los que cargaron su
conciencia introduciendo la discordia.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXVIII
Quien podría jamás, ni aún con palabras sin medida, por más que lo
intentase muchas veces, describir toda la sangre y las heridas que vi entonces?
No existe ciertamente lengua alguna que pueda expresar, ni entendimiento que
retenga, lo que apenas cabe en la imaginación. Si pudiera reunirse toda la gente
que derramó su sangre en la infortunada tierra de la Pulla, cuando combatieron
los romanos durante aquella prolongada guerra en que se recogió tan gran botín
de anillos, como refiere Tito Livio y no se equivoca, con la que sufrió tan rudos
golpes por contrastar a Roberto Guiscardo, y con aquella cuyos huesos se
recogen aún, tanto en Ceperano, donde cada habitante fue un traidor, como en
Tagliacozzo, donde el viejo Allard venció sin armas, y fuera posible que todos los
combatientes mencionados enseñaran sus miembros rotos y traspasados, ni aun
así tendría una idea del aspecto horrible que presentaba la novena fosa. Una
cuba que haya perdido las duelas del fondo no se vacía tanto como un espíritu
que vi hendido desde la barba hasta la parte inferior del vientre; sus intestinos le
colgaban por las piernas; se veía el corazón en movimiento y el triste saco donde
se convierte en excremento todo cuanto se come. Mientras le estaba
contemplando atentamente, me miró, y con las manos se abrió el pecho,
diciendo:
- Mira cómo me desgarro; mira cuán estropeado está Mahoma. Allí va
delante de mí llorando, con la cabeza abierta desde el cráneo hasta la barba, y
todos los que aquí ves, vivieron; mas por haber diseminado el escándalo y el
cisma en la tierra, están hendidos del mismo modo. En pos de nosotros viene un
diablo que nos hiere cruelmente, dando tajos con su afilada espada a cuantos
alcanza entre esta multitud de pecadores, luego que hemos dado una vuelta por
esta lamentable fosa; porque nuestras heridas se cierran antes de volvernos a
encontrar con aquel demonio. Pero tú, que estás husmeando desde lo alto del
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
escollo, quizá para demorar tu marcha hacia el suplicio que te haya sido impuesto
por tus culpas, ¿quién eres?
- Ni la muerte le alcanzó aún, ni le traen aquí sus culpas para que sea
atormentado -contestó mi Maestro-, sino que ha venido para conocer todos los
suplicios. Yo, que estoy muerto, debo guiarle por cada uno de los círculos del
profundo Infierno, y esto es tan cierto como que te estoy hablando.
Al oír estas palabras, más de cien condenados se detuvieron en la fosa para
contemplarme, haciéndoles olvidar la sorpresa su martirio.
- Pues bien, tú que tal vez dentro de poco volverás a ver el sol, di a fray
Dolcino que, si no quiere reunirse conmigo aquí muy pronto, debe proveerse de
víveres y no dejarse rodear por la nieve, pues sin el hambre y la nieve, difícil le
será al novarés vencerle.
Mahoma me dijo estas palabras después de haber levantado un pie para
alejarse; cuando cesó de hablar, lo fijó en el suelo y partió.
Otro, que tenía la garganta atravesada, la nariz cortada hasta las cejas, y
una oreja solamente, se quedó mirándome asombrado con los demás espíritus, y
abriendo antes que ellos su boca, exteriormente rodeada de sangre por todas
partes, dijo:
- ¡Oh, tú a quien no condena culpa alguna, y a quien ya vi allá arriba, en la
tierra latina, si es que no me engaña una gran semejanza!, acuérdate de Pedro
de Medicina, si logras ver de nuevo la hermosa llanura que declina desde Vercelli
a Marcabó; y haz saber a los dos mejores de Fano, a messer Guido y Angiolello,
que si la previsión no es aquí vana, serán arrojados fuera de su bajel, y ahogados
cerca de la Católica por la traición de un tirano desleal. Desde la isla de Chipre a
la de Mallorca no habrá visto jamás Neptuno una felonía tan grande, llevada a
cabo por piratas, ni por corsarios griegos. Aquel traidor, que ve solamente con un
ojo, y que gobierna el país que no quisiera haber visto uno que está aquí
conmigo, les invitará a parlamentar con él, y después hará de modo que no
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
necesiten conjurar con sus votos y oraciones el viento de Focara.
Yo le dije:
- Si quieres que lleve noticias tuyas allá arriba, muéstrame y declara quién
es ése que deplora haber visto aquel país.
Entonces puso su mano sobre la mandíbula de uno de sus compañeros, y le
abrió la boca exclamando:
- Héle aquí, pero no habla.
Era aquel que, desterrado de Roma, ahogó la duda en el corazón de César,
afirmando que el que está preparado, se perjudica en aplazar la realización de
una empresa. ¡Oh! ¡Cuán acobardado me parecía con su lengua cortada en la
garganta aquel Curión, que tan audaz fue para hablar!
Otro, que tenía las manos cortadas, levantando sus muñones al aire
sombrío, de tal modo que se inundaba la cara de sangre, gritó:
- Acuérdate también de Mosca, que dijo, ¡desventurado!: Cosa hecha está
concluida. Palabras que fueron el origen de las discordias civiles de los toscanos.
- ¡Y de la muerte de tu raza! -exclamé yo.
Entonces él, acumulando dolor sobre dolor, se alejó como una persona triste
y demente.
Continué examinando la banda infernal, y vi cosas que no me atrevería a
referir sin otra prueba, si no fuese por la seguridad de mi conciencia; esa buena
compañera, que confiada en su pureza, fortifica tanto el corazón del hombre: vi,
en efecto, y aún me parece que lo estoy viendo, un cuerpo sin cabeza, andando
como los demás que formaban aquella triste grey; asida por los cabellos, y
pendiente a guisa de linterna, llevaba en una mano su cabeza cortada, la cual nos
miraba exclamando: ¡Ay de mí! Servíase de sí mismo como de una lámpara, y
eran dos en uno y uno en dos; cómo puede ser esto, sólo lo sabe Aquél que nos
gobierna. Cuando llegó al pie del puente, levantó en alto su brazo con la cabeza
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
para acercamos más sus palabras, que fueron éstas:
- Mira mi tormento cruel, tú que, aunque estás vivo, vas contemplando los
muertos; ve si puede haber alguno tan grande como éste. Y para que puedas dar
noticias mías, sabe que yo soy Bertrán de Born, aquel que dio tan malos consejos
al rey joven. Yo armé al padre y al hijo uno contra otro; no hizo más Aquitofel con
sus perversas instigaciones a David y Absalón. Por haber dividido a personas tan
unidas, llevo, ¡ay de mí!, mi cabeza separada de su principio, que queda
encerrado en este tronco; así se observa conmigo la pena del talión.
CANTO XXIX
El espectáculo de aquella multitud de precitos y de sus diversas heridas, de
tal modo henchía de lágrimas mis ojos, que hubiera deseado detenerme para
llorar. Pero Virgilio me dijo:
- ¿Qué miras ahora? ¿Por qué tu vista se obstina en contemplar ahí abajo
esas sombras tristes y mutiladas? Tú no has hecho eso en las otras fosas; si
crees poder contar esas almas, piensa que la fosa tiene veintidós millas de
circunferencia. La luna está ya debajo de nosotros; el tiempo que se nos ha
concedido es muy corto, y aún nos queda por ver más de lo que has visto.
- Si hubieses considerado atentamente -le respondí- la causa que me
obligaba a mirar, quizá hubieras permitido que me detuviera aquí un poco.
Mi Guía se alejaba ya, mientras yo iba tras de él contestándole y añadiendo:
- Dentro de aquella cueva donde tenía los ojos tan fijos, creo que había un
espíritu de mi familia llorando el delito que se castiga ahí con tan graves penas.
Entonces me contestó el Maestro:
- No se ocupe ya más tu pensamiento en la suerte de ese espíritu; piensa en
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
otra cosa, y quédese él donde está. Le he visto al pie del puente señalarte y
amenazarte airadamente con el dedo, y oí que le llamaban Geri del Bello; pero tú
estabas tan distraído con el que gobernó a Altaforte, que como no miraste hacia
donde él estaba, se marchó.
- ¡Oh, mi Guía! -dije yo-. Su violenta muerte, que no ha sido aún vengada
por ninguno de nosotros, partícipes de la ofensa, le ha Indignado; he aquí por
qué, según presumo, se ha ido sin hablarme; y esto es causa de que me inspire
más compasión.
Así continuamos hablando hasta el primer punto del peñasco, desde donde
se distinguiría la otra fosa hasta el fondo, si hubiera en ella más claridad. Cuando
estuvimos colocados sobre el último recinto de Malebolge, de manera que los
transfigurados que contenía pudieran aparecer a nuestra vista, hirieron mis oídos
diversos lamentos que cual agudas flechas me traspasaron el corazón; por lo cual
tuve que cubrirme las orejas con ambas manos. Si entre los meses de julio y
septiembre los hospitales de la Valdichiana y los enfermos de las Marismas y de
Cerdeña estuvieran reunidos en una sola fosa, esta acumulación formaría un
espectáculo tan doloroso como el que vi en aquella, de la cual se exhalaba la
misma pestilencia que la que despiden los miembros gangrenados. Descendimos
hacia la izquierda por la última orilla del largo peñasco, y entonces pude distinguir
mejor la profundidad de aquel abismo, donde la infalible Justicia, ministro del
Altísimo, castiga a los falsarios que apunta en su registro.
No creo que causara mayor tristeza ver enfermo el pueblo entero de Egina,
cuando se inficionó tanto el aire, que perecieron todos los animales hasta el
miserable gusano, habiendo salido después los habitantes de aquella isla de la
raza de las hormigas, según aseguran los poetas, como causaba el ver a los
espíritus languidecer en tristes montones por aquel oscuro valle. Cuál yacía
tendido sobre el vientre, cuál sobre las espaldas unos de otros; y alguno andaba
a rastras por el triste camino.
Íbamos caminando paso a paso sin decir una palabra, mirando y
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
escuchando a los enfermos, que no podían sostener sus cuerpos. Vi dos de ellos
sentados y apoyados el uno contra el otro, como se apoyan las tejas para
cocerlas, y llenos de pústulas desde la cabeza hasta los pies. Nunca he visto
criado alguno, a quien espera su amo o que vela a pesar suyo, tan diligente en
remover la almohaza, como lo era cada uno de aquellos condenados para
rascarse con frecuencia y calmar así la terrible rabia de su comezón, que no tenía
otro remedio. Se arrancaban con las uñas las pústulas, como el cuchillo arranca
las escamas del escara o de otro pescado que las tenga más grandes.
- ¡Oh tú, que con los dedos te desarmas -dijo mi Guía a uno de ellos-, y que
los empleas como si fueran tenazas! Dime si hay algún latino entre los que están
aquí, y, ¡ojalá puedan tus uñas bastarte eternamente para ese trabajo!
- Latinos somos los dos a quienes ves tan deformes -respondió uno de ellos
llorando-, pero, ¿quién eres tú, que preguntas por nosotros?
Y el Guía repuso:
- Soy un espíritu que he descendido con este ser viviente de grado en grado,
y tengo el encargo de enseñarle el Infierno.
Las dos sombras cesaron entonces de prestarse mutuo apoyo, Y cada una
de ellas se volvió temblando hacia mí, juntamente con otras que lo oyeron,
aunque no se dirigía a ellas la contestación. El buen Maestro se me acercó
diciendo: Diles lo que quieras. Y ya que él lo permitía, empecé de este modo:
- Así vuestra memoria no se borre de las mentes humanas en el primer
mundo, y antes bien dure por muchos años; decidme quiénes so is y de qué
nación; no tengáis reparo en franquearos conmigo, sin que os lo impida vuestro
insoportable y vergonzoso suplicio.
- Yo fui de Arezzo -respondió uno-, y Alberto de Siena me condenó a las
llamas, pero la causa de mi muerte no es la que me ha traído al Infierno. Es cierto
que le dije chanceándome: Yo sabría elevarme por el aire volando, y él, que era
curioso y de cortos alcances, quiso que yo lo enseñase aquel arte; y tan sólo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
porque no le convertí en Dédalo, me hizo quemar por mandato de uno que le
tenía por hijo, pero Minos, que no puede equivocarse, me condenó a la última de
las diez fosas por haberme dedicado a la alquimia en el mundo.
Yo dije al Poeta:
- ¿Hubo jamás un pueblo tan vano como el sienés? Seguramente no lo es
tanto, ni con mucho, el pueblo francés.
Entonces el otro leproso, que me oyó, contestó a mis palabras:
- Exceptúa a Stricca, que supo hacer tan moderados gastos; y a Niccolo,
que fue el primero que descubrió la rica usanza del clavo de especia, en la ciudad
donde hoy es tan común su uso. Exceptúa también la sociedad en que malgastó
Caccia de Asciano sus viñas y sus bosques, y en la que Abbagliato demostró
hasta donde llegaba su juicio. Mas para que sepas quién es el que de este modo
te secunda contra los sieneses, fija en mí tus ojos a fin de que mi rostro
corresponda al deseo que tienes de conocerme, y podrás ver que soy la sombra
de Capocchio, el que falsificó los metales por medio de la alquimia; y debes
recordar, si eres efectivamente el que pienso, que fui por naturaleza un buen
imitador.
CANTO XXX
En aquel tiempo en que Juno, por causa de Semele, estaba irritada contra la
sangre tebana, como lo demostró más de una vez, Atamas se volvió tan
insensato que, al ver acercarse a su mujer, llevando de la mano a sus dos hijos,
exclamó: Tendamos las redes de modo que yo coja a su paso la leona con sus
cachorros, y extendiendo después las desapiadadas manos, agarró a uno de
ellos, que se llamaba Learco, le hizo dar vueltas en el aire y lo estrelló contra una
roca: la madre se ahogó con el hijo restante. Cuando la fortuna abatió la grandeza
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de los troyanos, que a todo se atrevían, hasta que el reino fue destruido
juntamente con el rey, la triste Hécuba, miserable y cautiva, después de haber
visto a Polixena muerta, y el cuerpo de su Polidoro tendido en la orilla del mar
quedó con el corazón tan desgarrado, que, fuera de si, empezó a ladrar como un
perro; de tal modo la había trastornado el dolor. Pero ni los tebanos ni los
troyanos furiosos demostraron tanta crueldad, no ya en torturar cuerpos
humanos, sino ni siquiera animales, como la que vi en dos sombras desnudas y
pálidas, que corrían mordiéndose, como el cerdo cuando se escapa de su
pocilga. Una de ellas alcanzó a Capocchio, y se le afianzó a la nuca de tal modo,
que tirando de él, le hizo arañar con su vientre el duro suelo. El aretino, que
quedó temblando, me dijo:
- Ese loco es Gianni Schicchi, que va rabioso maltratando a los demás.
- ¡Oh! -le dije yo-: no temas decirme quién es la otra sombra que va con él,
antes que desaparezca, y ojalá no venga a hincarte los dientes en el cuerpo.
Me contestó:
- Es el alma antigua de la perversa Mirra, que fue amante de su Padre
contra las leyes del amor honesto; para cometer tal pecado se disfrazó bajo la
forma de otra; como aquel que ya se va tuvo empeño en fingirse Buoso Donati, a
fin de ganar la Donna della Torma testando en su lugar, y dictando las cláusulas
del testamento.
Cuando hubieron pasado aquellas dos almas furiosas, sobre las cuales
había tenido fija mi vista, me volví para mirar las sombras de los otros mal
nacidos. Vi uno, que pareciera un laúd, si hubiese tenido el cuerpo cortado en el
sitio donde el hombre se bifurca. La pesada hidropesía, que, a causa de los
humores
convertidos
en
maligna
sustancia,
hace
los
miembros
tan
desproporcionados, que el rostro no corresponde al vientre, le obligaba a tener la
boca abierta, apareciéndose al hético que, cuando está sediento, dirige uno de
sus labios hacia la barba y otro hacia la nariz.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- ¡Oh vosotros, que no sufrís pena alguna (y no sé por qué) en este mundo
miserable! -nos dijo-: mirad y estad atentos al infortunio de maese Adam; yo tuve
en abundancia, mientras viví, todo cuanto deseé; y ahora, ¡ay de mí!, sólo deseo
una gota de agua. Los arroyuelos que desde las verdes colinas del Casentino
descienden hasta el Arno, trazando frescos y apacibles cauces, continuamente
están ante mi vista, y no en vano; pues su imagen me reseca más que el mal que
descarna mi rostro. La rígida justicia que me castiga se sirve del mismo lugar
donde he pecado para hacerme exhalar más suspiros. Allí está Romena, donde
falsifiqué la moneda acuñada con el busto del Bautista, por lo cual dejé en la
tierra mi cuerpo quemado. Pero si yo viese aquí el alma criminal de Guido, o la de
Alejandro, o la de su hermano, no cambiaría el placer de mirarlos a mi lado ni aun
por la fuente Branda. Una de ellas está ya aquí dentro, si es cierto lo que dicen
las coléricas sombras de los que giran por estos sitios, pero, ¿qué me importa, si
tengo encadenados mis miembros? Si a lo menos fuese yo tan ágil que en cien
años pudiera andar una pulgada, ya me habría internado por el sendero,
buscándola entre esa gente deforme, a pesar de que la fosa tiene once millas de
circunferencia y no menos de media milla de diámetro. Por su causa me veo entre
estos condenados; ellos me indujeron a acuñar los florines, que bien tenían tres
quilates de liga.
A mi vez le dije:
- ¿Quiénes son esos dos espíritus infelices, que despiden vaho, como en el
invierno una mano mojada, y que tan unidas yacen a tu derecha?
- Aquí los encontré -respondióme-, cuando bajé a este abismo; y desde
entonces, ni se han movido, ni creo que eternamente se muevan. El uno es la
falsa que acusó a José; el otro es el falso Sinón, griego de Troya; por efecto de su
ardiente fiebre, lanzan ese vapor fétido.
Uno de ellos, indignado quizá porque se le daba aquel nombre infame, le
golpeó con el puño en su endurecido vientre, haciéndoselo resonar como un
tambor. Maese Adam le dio a su vez en el rostro con su puño que no parecía
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
menos duro, diciéndole:
- Aunque me ven privado de moverme a causa de la pesadez de algunos de
mis miembros, tengo el brazo suelto para semejante tarea.
A lo que aquél replicó:
- Cuando marchabas hacia la hoguera no lo tenías tan suelto, pero lo tenías
mucho más cuando acuñabas moneda.
El hidrópico repuso:
- Eres verídico en eso; mas no lo fuiste tanto cuando en Troya te incitaron a
que dijeses la verdad.
- Si allí dije una falsedad, en cambio tú falsificaste el cuño -dijo Sinón-; y si
yo estoy aquí por una falta, tú lo estás por muchas más que ninguno otro
demonio.
- Acuérdate, perjuro, del caballo -replicó aquel que tenía el vientre hinchado; y sírvate de castigo el que el mundo entero conoce tu delito.
- Sírvate a ti también de castigo la sed que tiene agrietada tu lengua contestó el Griego-, y el agua podrida que eleva tu vientre como una barrera ante
tus ojos.
Entonces el monedero replicó:
- También tu boca se rasga por hablar mal, como acostumbra; si yo tengo
sed, y si el humor me hincha, tú tienes fiebre y te duele la cabeza; no te harías
mucho de rogar para lamer el espejo de Narciso.
Yo estaba escuchándoles atentamente, cuando me dijo mi Maestro:
- Sigue, sigue contemplándolos aún, que poco me falta para reírme de ti.
Cuando le oí hablarme con ira, me volví hacia él tan abochornado, que aún
conservo vivo el recuerdo en mi memoria: y como quien sueña en su desgracia,
que aun soñando desea soñar, y anhela ardientemente que sea sueño lo que ya
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
lo es, asi estaba yo, sin poder proferir una palabra, por más que quisiera
excusarme; y a pesar de que con el silencio me excusaba, no creía hacerlo así.
- Con menos vergüenza habría bastante para borrar una falta mayor que la
tuya -me dijo el Maestro-: consuélate; y si acaso vuelve a suceder que te reúnas
con gente entregada a semejantes debates piensa en que estoy siempre a tu
lado, porque querer oír eso es querer una bajeza.
CANTO XXXI
La misma lengua que antes me hirió, tiñendo de rubor mis mejillas, me
aplicó en seguida el remedio: Así he oído contar que la lanza de Aquiles y de su
padre solía ocasionar primero un disfavor, y luego un buen regalo. Volvimos la
espalda a aquel desventurado valle, nadando, sin decir una palabra, por encima
del margen que lo rodea. Allí no era de día ni de noche, de modo que mi vista
alcanzaba poco delante de mí; pero oí resonar una gran trompa, tan fuertemente,
que habría impuesto silencio a cualquier trueno; por lo cual mis ojos, siguiendo la
dirección que aquel ruido traía, se fijaron totalmente en un solo punto. No hizo
sonar tan terriblemente su trompa Orlando, después de la dolorosa derrota en
que Caria Magno perdió el fruto de su santa empresa. A poco de haber vuelto
hacia aquel lado la cabeza, me pareció ver muchas torres elevadas, por lo que
dije:
- ¿Maestro?, ¿qué tierra es ésta?
Me respondió:
- Como miras a lo lejos a través de las tinieblas, te equivocas en lo que te
imaginas. Ya verás, cuando hayas llegado allí, cuánto engaña a la vista la
distancia; así pues, aprieta el paso.
Después me cogió afectuosamente de la mano, y me dijo:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Antes que pasemos más adelante, y a fin de que el caso no te cause tanta
extrañeza, sabe que eso no son torres, sino gigantes; todos los cuales están
metidos hasta el ombligo en el pozo alrededor de sus muros.
Así como la vista, cuando se disipa la niebla, reconoce poco a poco las
cosas ocultas por el vapor en que estaba envuelto el aire, de igual modo, y a
medida que la mía atravesaba aquella atmósfera densa y oscura, conforme nos
íbamos acercando hacia el borde del pozo, mi error se disipaba y crecía mi
miedo. Lo mismo que Montereggione corona de torres su recinto amurallado, así,
por el borde que rodea el pozo, se elevaban como torres y hasta la mitad del
cuerpo los horribles gigantes, a quienes amenaza todavía Júpiter desde el cielo,
cuando truena. Yo podía distinguir ya el rostro, los hombros y el pecho de uno de
ellos, y gran parte de su vientre, y sus dos brazos a lo largo de los costados. En
verdad que hizo bien la Naturaleza cuando abandonó el arte de crear semejantes
animales para quitar pronto a Marte tales ejecutores; y si ella no se arrepiente de
producir elefantes y ballenas, quien lo repare sutilmente, verá en esto mismo su
justicia y su discreción, porque donde la fuerza del ingenio se une a la
malevolencia y al vigor, no hay resistencia posible para los hombres.
Su cabeza me parecía tan larga y gruesa como la piña de San Pedro en
Roma, guardando la misma proporción los demás huesos; de suerte que, aun
cuando el ribazo le ocultaba de medio cuerpo abajo, se veía lo bastante para que
tres frisones no hubieran podido alabarse de alcanzar a su cabellera; porque yo
calculaba que tendría treinta grandes palmos desde el borde del pozo hasta el
sitio donde el hombre se abrocha la capa.
- Raphel mai amech isabi almi, empezó a gritar la fiera boca, en la cual no
estarían bien otras voces más suaves; y mi Guía le dijo:
- Alma insensata, sigue entreteniéndote con la trompa, y desahógate con
ella, cuando te agite la cólera u otra pasión. Busca por tu cuello y encontrarás la
soga que la sujeta, ¡oh alma turbada!; mírala cómo ciñe tu enorme pecho.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Después me dijo:
- Él mismo se acusa; ese es Nemrod, por cuyo audaz pensamiento se ve
obligado el mundo a usar más de una lengua. Dejémosle estar, y no lancemos
nuestras palabras al viento; pues ni él comprende el lenguaje de los demás, ni
nadie conoce el suyo.
Continuamos, pues, nuestro viaje, siguiendo hacia la izquierda; y a un tiro de
ballesta de aquel punto encontramos otro gigante mucho más grande y fiero. No
podré decir quién fue capaz de sujetarle, pero sí que tenía ligado el brazo
izquierdo por delante y el otro por detrás con una cadena, la cual le rodeaba del
cuello abajo, dándole cinco vueltas en la parte del cuerpo que salía fuera del
pozo.
- Ese soberbio quiso ensayar su poder contra el sumo Júpiter -dijo mi Guía-,
por lo cual tiene la pena que ha merecido. Llámase Efialto, y dio muestras de
audacia cuando los gigantes causaron miedo a los Dioses; los brazos que tanto
movió entonces, no los moverá ya jamás.
Y yo le dije:
- Si fuese posible, quisiera que mis ojos tuviesen una idea de lo que es el
desmesurado Briareo.
A lo que contestó:
- Verás cerca de aquí a Anteo, que habla y anda suelto, el cual nos
conducirá al fondo del Infierno. El que tú quieres ver está atado mucho más lejos
y es lo mismo que éste, sólo que su rostro parece más feroz.
El más impetuoso terremoto no sacudió nunca una torre con tal violencia
como se agitó repentinamente Efialto. Entonces temí la muerte más que nunca, y
a no haber visto que el gigante estaba bien atado, bastara para ello el miedo que
me poseía. Seguimos avanzando, y llegamos a donde estaba Anteo, que, sin
contar la cabeza, salía fuera del abismo lo menos cinco alas.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- ¡Oh tú, que en el afortunado valle donde Escipión heredó tanta gloria,
cuando Aníbal y los suyos volvieron las espaldas, recogiste mil leones por presa,
y que, si hubieras asistido a la gran guerra de tus hermanos, aún hay quien crea
que habrías asegurado la victoria a los hijos de la Tierra! Si no lo llevas a mal,
condúcenos al fondo en donde el frío endurece al Cocito. No hagas que me dirija
a Ticio ni a Tifeo; este que ves puede dar lo que aquí se desea; por tanto,
inclínate y no tuerzas la boca. Todavía puede renovar tu fama en el mundo; pues
vive, y espera gozar aún de larga vida, si la gracia no le llama a sí antes de
tiempo.
Así le dijo el Maestro; y el gigante, apresurándose a extender aquellas
manos que tan rudamente oprimieron a Hércules, cogió a mi Guía. Cuando
Virgilio se sintió agarrar, me dijo: Acércate para que yo te tome. Y en seguida me
abrazó, de modo que los dos juntos formábamos un solo fardo.
Como al mirar la Carisenda por el lado a que está inclinada, cuando pasa
una nube por encima de ella en sentido contrario, parece próxima a derrumbarse,
tal me pareció Anteo cuando le vi inclinarse; y fue para mí tan terrible aquel
momento, que habría querido ir por otro camino. Pero él nos condujo suavemente
al fondo del abismo que devora a Lucifer y a Judas; y sin demora cesó su
inclinación, volviendo a erguirse como el mástil de un navío.
CANTO XXXII
Si poseyese un estilo áspero y ronco, cual conviene para describir el
sombrío pozo, sobre el que se apoyan todas las otras rocas, expresaría mucho
mejor la esencia de mi pensamiento; pero como no lo tengo, me decido a ello con
temor; pues no es empresa que pueda tomarse como juego, ni para ser
acometida por una lengua balbuciente, la de describir el fondo de todo el
universo. Pero vengan en auxilio de mis versos aquellas Mujeres que ayudaron a
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Anfión a fundar Tebas, para que el estilo no desdiga de la naturaleza del asunto.
¡Oh gentes malditas sobre todas las demás, que estáis en el sitio del que me es
tan duro hablar; más os valiera haber sido aquí convertidas en ovejas o cabras!
Cuando llegamos al fondo del obscuro pozo, mucho más abajo de donde
tenia los pies el gigante, como yo estuviese aún mirando el alto muro, oí que me
decían: Cuidado cómo andas; procura no pisar las cabezas de nuestros infelices
y torturados hermanos, Volvíme al oír esto, y vi delante de mí y a mis pies un
lago, que por estar helado, parecía de vidrio y no de agua. Ni el Danubio en
Austria durante el invierno, ni el Tanais allá, bajo el frío cielo, cubren su curso de
un velo tan denso como el de aquel lago, en el cual, aunque hubieran caído el
Tabernick o el Pietrapana, no habrían causado el menor estallido. Y a la manera
de las ranas cuando gritan con la cabeza fuera del agua, en la estación en que la
villana sueña que espiga, así estaban aquellas sombras llorosas y lívidas,
sumergidas en el hielo hasta el sitio donde aparece la vergüenza, produciendo
con sus dientes el mismo sonido que la cigüeña con su pico. Tenían todas el
rostro vuelto hacia abajo; su boca daba muestras del frío que sentían, y sus ojos
las daban de la tristeza de su corazón. Cuando hube examinado algún tiempo en
torno mío, miré a mis pies, y vi dos sombras tan estrechamente unidas, que sus
cabellos se mezclaban.
- Decidme quiénes sois, vosotros, que tanto unís vuestros pechos -dije yo.
Levantaron la cabeza, y después de haberme mirado, sus ojos, que estaban
preñados de lágrimas, se derramaron en los párpados, pero el frío congeló en
ellos aquellas lágrimas, volviéndolos a cerrar. Ninguna grapa unió jamás tan
fuertemente dos trozos de madera, por lo cual ambos condenados se
entrechocaron como dos carneros; tanta fue la ira que los dominó. Y otro, a quien
el frío había hecho perder las orejas, me dijo, sin levantar la cabeza:
- ¿Por qué nos miras tanto? Si quieres saber quiénes son estos dos, te diré
que el valle por donde corre el Bisenzio fue de su padre Alberto y de ellos. Ambos
salieron de un mismo cuerpo; y aunque recorras toda la Caína, no encontrarás
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
una sombra más digna de estar sumergida en el hielo, ni aun la de aquel a quien
la mano de Arturo rompió de un golpe el pecho y la sombra, ni la de Focaccia, ni
la de éste que me impide con su cabeza ver más lejos, y que se llamó Sassolo
Mascheroni; si eres toscano, bien sabrás quién es. Y para que no me hagas
hablar más, sabe que yo soy Camiccione de Pazzi y que espero a Carlino, cuyas
culpas harán aparecer menos graves las mías.
Después vi otros mil rostros amoratados por el frío, tanto que desde
entonces tengo horror, y lo tendré siempre a los estanques helados. Y mientras
nos dirigíamos hacia el centro, donde converge toda la gravedad de la Tierra, yo
temblaba en la lobreguez eterna; y no sé si lo dispuso Dios, el Destino o la
Fortuna; pero al pasar por entre aquellas cabezas, di un fuerte golpe con el pie en
el rostro de una de ellas, que me dijo llorando:
- ¿Por qué me pisas? Si no vienes a aumentar la venganza de Monteaperto,
¿por qué me molestas?
Entonces dije yo:
- Maestro mío, espérame aquí, a fin de que éste me esclarezca una duda;
en seguida me daré cuanta prisa quieras.
El Guía se detuvo, y yo dije a aquel que aún estaba blasfemando:
- ¿Quién eres tú, que así reprendes a los demás?
Me contestó:
- Y tú, que vas por el recinto de Antenor, golpeando a los demás en el rostro,
de modo que, si estuvieras vivo, aún serían tus golpes demasiado fuertes, ¿quién
eres?
- Yo estoy vivo -fue mi respuesta-; y puede serte grato, si fama deseas, que
ponga tu nombre entre los otros que conservo en la memoria.
A lo que repuso:
- Deseo todo lo contrario; vete de aquí, y no me causes más molestia, pues
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
suenan mal tus lisonjas en esta caverna.
Entonces le cogí por los pelos del cogote, y le dije:
- Es preciso que digas tu nombre, o no te quedará ni un solo cabello.
Pero él me replicó:
- Aunque me repeles, ni te diré quién soy, ni verás mi rostro, por más que
me golpees mil veces en la cabeza.
Yo tenía ya sus cabellos enroscados en mi mano, y le había arrancado más
de un puñado de ellos, mientras él aullaba con los ojos fijos en el hielo, cuando
otro condenado gritó: ¿Qué tienes, Bocca? ¿No te basta castañear los dientes,
sino que también ladras? ¿Qué demonio te atormenta?
- Ahora -dije- ya no quiero que hables, traidor maldito; que para tu eterna
vergüenza, llevaré al mundo noticias ciertas de ti.
- Vete pronto -repuso-, y cuenta lo que quieras; pero si sales de aquí, no
dejes de hablar de ese que ha tenido la lengua tan suelta, y que está llorando el
dinero que recibió de los franceses: Yo vi, podrás decir, a Buoso de Duera, allí
donde los pecadores están helados. Si te preguntan por los demás que están
aquí, a tu lado tienes al de Becchería, cuya garganta segó Florencia. Creo que
más allá está Gianni de Soldanieri con Ganelón y Tebaldello, el que entregó a
Faenza cuando sus habitantes dormían.
Estábamos ya lejos de aquél, cuando vi a otros dos helados en una misma
fosa, colocados de tal modo, que la cabeza del uno parecía ser el s ombrero del
otro. Y como el hambriento en el pan, así el de encima clavó sus dientes al de
debajo en el sitio donde el cerebro se une con la nuca. No mordió con más furor
Tideo las sienes de Menalipo, que aquél roía el cráneo de su enemigo y las
demás cosas inherentes al mismo.
- ¡Oh tú, que demuestras, por medio de tan brutal acción, el odio que tienes
al que estás devorando! Dime qué es lo que te induce a ello -le pregunté- bajo el
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pacto de que, si te quejas con razón de él, sabiendo yo qué crimen es el s uyo y
quiénes sois, te vengaré en el mundo, si mi lengua no llega antes a secarse.
CANTO XXXIII
Aquel pecador apartó su boca de tan horrible alimento, limpiándosela en los
pelos de la cabeza cuya parte posterior acababa de roer; y luego empezó a
hablar de esta manera:
- Tú quieres que renueve el desesperado dolor que oprime mi corazón, sólo
al pensar en él, y aun antes de hablar. Pero si mis palabras deben ser un germen
de infamia para el traidor a quien devoro, me verás llorar y hablar a un mismo
tiempo. No sé quién eres, ni de qué medios te has valido para llegar hasta aquí,
pero al oírte, me pareces efectivamente florentino. Has de saber que yo fui el
conde Ugolino, y éste el arzobispo Ruggieri; ahora te diré por qué le trato así. No
es necesario manifestarte que por efecto de sus malos pensamientos, y fiándome
de él, fui preso y muerto después. Pero te contaré lo que no puedes haber sabido;
esto es, lo cruel que fue mi muerte, y comprenderás cuánto me ha ofendido. Un
pequeño agujero abierto en la torre, que por mi mal se llama hoy del Hambre, y
en la que todavía serán encerrados otros, me había permitido ver por su
hendidura ya muchas lunas, cuando tuve el mal sueño que descorrió para mí el
velo del porvenir. Ruggieri se me aparecía como señor y caudillo, cazando el lobo
y los lobeznos en el monte que Impide a los pisanos ver la ciudad de Luca. Se
había hecho preceder de los Gualandi, de los Sismondi y los Lanfranchi, que iban
a la cabeza con perros hambrientos diligentes y amaestrados. El padre y sus
hijuelos me parecieron rendidos después de una corta carrera, y creí ver que
aquellos les desgarraban los costados con sus agudas presas. Cuando desperté
antes de la aurora, oí llorar entre sueños a mis hijos, que estaban conmigo, y
pedían pan. Bien cruel eres, si no te contristas pensando en lo que aquello
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
anunciaba a mi corazón; y si ahora no lloras, no sé lo que puede excitar tus
lágrimas. Estábamos ya despiertos, y se acercaba la hora en que solían traernos
nuestro alimento; pero todos dudábamos, porque cada cual había tenido un
sueño semejante. Oí que clavaban la puerta de la horrible torre, por lo cual miré al
rostro de mis hijos sin decir palabra; yo no podía llorar, porque el dolor me tenía
como petrificado; lloraban ellos, y mi Anselmito dijo: ¿Qué tienes, padre, que así
nos miras? Sin embargo, no lloré ni respondí una palabra en todo aquel día, ni en
la noche siguiente, hasta que el otro Sol alumbró el mundo. Cuando entró en la
dolorosa prisión uno de sus débiles rayos, y consideré en aquellos cuatro rostros
el aspecto que debía tener el mío, empecé a morderme las manos desesperado;
y ellos, creyendo que yo lo hacía obligado por el hambre, se levantaron con
presteza y dijeron: Padre, nuestro dolor será mucho menor, si nos comes a
nosotros; tú nos diste estas miserables carnes; despójanos, pues, de ellas.
Entonces me calmé para no entristecerlos más; y aquel día y el siguiente
permanecimos mudos. ¡Ay, dura tierra! ¿Por qué no te abriste? Cuando llegamos
al cuarto día, Gaddo se tendió a mis pies, diciendo: Padre mío, ¿por qué no me
auxilias? Allí murió; y lo mismo que me estás viendo, vi yo caer los tres, uno a
uno, entre el quinto y el sexto día. Ciego ya, fui a tientas buscando a cada cual,
lIamándolos durante tres días después de estar muertos; hasta que, al fin, pudo
en mí más la inedia que el dolor.
Cuando hubo pronunciado estas palabras, torciendo los ojos, volvió a coger
el miserable cráneo con los dientes, que royeron el hueso como los de un perro.
¡Ah, Pisa, vituperio de las gentes del hermoso país donde el sí suena! Ya que tus
vecinos son tan morosos en castigarte, muévanse la Capraja y la Gorgona, y
formen un dique a la embocadura del Amo, para que sepulte en sus aguas a
todos tus habitantes; pues si el conde Ugolino fue acusado de haber vendido t us
castillos, no debiste someter a sus hijos a tal suplicio. Su tierna edad patentizaba,
¡oh nueva Tebas!, la inocencia de Ugucción y del Brigata, y la de los otros dos
que ya he nombrado.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Seguimos luego más allá, donde el hielo oprime duramente a otros
condenados, que no están con el rostro hacia abajo, sino vueltos hacia arriba. Su
mismo llanto no les deja llorar; pues las lágrimas, que al salir encuentran otras
condensadas, se vuelven adentro, aumentando la angustia; porque las primeras
lágrimas forman un dique, y como una visera de cristal, llenan debajo de los
párpados toda la cavidad del ojo. Y aunque mi rostro, a causa del gran frío, había
perdido toda sensibilidad, como si estuviera encallecido, me pareció que sentía
algún viento, por lo cual dije:
- Maestro, ¿qué causa mueve este viento? ¿No está extinguido aquí todo
vapor?
A lo cual me contestó:
- Pronto llegarás a un sitio donde tus ejes te darán la respuesta, viendo la
causa de ese viento.
Y uno de los desgraciados de la helada charca nos gritó:
- ¡Oh almas tan culpables que habéis sido destinadas al último recinto!
Arrancadme de los ojos este duro velo, a fin de que pueda desahogar el dolor que
me hincha el corazón, antes que mis lágrimas se hielen de nuevo.
Al oír tales palabras, le dije:
- Si quieres que te alivie, dime quién fuiste; y si no te presto ese consuelo,
véame sumergido en el fondo de ese hielo.
Entonces me contestó:
- Yo soy fray Alberigo; soy aquel, cuyo huerto ha producido tan mala fruta,
que aquí recibo un dátil por un higo.
- ¡Oh! -le dije-, ¿también tú has muerto?
-No sé cómo estará mi cuerpo allá arriba -repuso-; esta Ptolomea tiene el
privilegio de que las almas caigan con frecuencia en ella antes de que Atropos
mueva los dedos; y para que de mejor grado me arranques las congeladas
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
lágrimas del rostro, sabe que en cuanto un alma comete alguna traición como la
que yo cometí, se apodera de su cuerpo un demonio, que después dirige todas
sus acciones, hasta que llega el término de su vida. En cuanto al alma, cae en
esta cisterna; y por eso tal vez aparezca todavía en el mundo el cuerpo de esa
sombra que está detrás de mí en este hielo. Debes conocerle, si es que acabas
de llegar al Infierno: es ser Branca d'Oria, el cual hace ya muchos años que fue
encerrado aquí.
- Yo creo -le dije- que me engañas; porque Branca d'Oria no ha muerto aún,
y come, y bebe, y duerme, y va vestido.
- Aún no había caído Miguel Zanche -repuso aquél- en la fosa de
Malebranche, allí donde hierve continuamente la pez, cuando Branca d'Oria ya
dejaba un diablo haciendo sus veces en su cuerpo y en el de uno de sus
parientes, que fue cómplice de su traición. Extiende ahora la mano y ábreme los
ojos.
Yo no se los abrí, y creo que fue una lealtad el ser con él desleal.
¡Ah, genoveses!, ¡hombres diversos de los demás en costumbres y llenos de
toda iniquidad!, ¿por qué no sois desterrados del mundo? Junto con el peor
espíritu de la Romanía he encontrado uno de vosotros, que, por sus acciones,
tiene el alma sumergida en el Cocito, mientras que su cuerpo aparece aún vivo en
el mundo.
CANTO XXXIV
Vexilla regis prodeunt inferni hacia nosotros. Mira adelante -dijo mi Maestro-,
a ver si lo distingues.
Como aparece a lo lejos un molino, cuyas aspas hace girar el viento, cuando
éste arrastra una espesa niebla, o cuando anochece en nuestro hemisferio, así
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
me pareció ver a gran distancia un artificio semejante; y luego, para
resguardarme del viento, a falta de otro abrigo, me encogí detrás de mi Guía.
Estaba ya (con pavor lo digo en mis versos) en el sitio donde las sombras se
hallaban completamente cubiertas de hielo, y se transparentaban como paja en
vidrio. Unas estaban tendidas, otras derechas; aquéllas con la cabeza, éstas con
los pies hacia abajo, y otras por fin con la cabeza tocando a los pies como un
arco. Cuando mi Guía creyó que habíamos avanzado lo suficiente para
enseñarme la criatura que tuvo el más hermoso rostro, me dejó libre el paso, e
hizo que me detuviera.
- He ahí a Dite -me dijo-, y he aquí el lugar donde es preciso que te armes
de fortaleza.
No me preguntes, lector, si me quedaría entonces helado y yerto; no quiero
escribirlo, porque cuanto dijera sería poco. No quedé muerto ni vivo; piensa por ti,
si tienes alguna imaginación, lo que me sucedería viéndome así privado de la
vida sin estar muerto. El emperador del doloroso reino salía fuera del hielo desde
la mitad del pecho; mi estatura era más proporcionada a la de un gigante, que la
de uno de éstos a la longitud de los brazos de Lucifer; juzga, pues, cuál deba ser
el todo que a semejante parte corresponda. Si fue tan bello como deforme es hoy,
y osó levantar sus ojos contra su Creador, de él debe proceder sin duda todo mal.
¡Oh! ¡Cuánto asombro me causó, al ver que su cabeza tenía tres rostros! Uno por
delante, que era de color bermejo; los otros dos se unían a éste sobre el medio
de los hombros, y se juntaban por detrás en lo alto de la coronilla, siendo el de la
derecha entre blanco y amarillo, según me pareció; el de la izquierda tenía el
aspecto de los oriundos del valle del Nilo. Debajo de cada rostro salía n dos
grandes alas proporcionadas a la magnitud de tal pájaro; y no he visto jamás
velas de buque comparables a ellas; no tenían plumas, pues eran por el estilo de
las del murciélago; y se agitaban de manera que producían tres vientos, con los
cuales se helaba todo el Cocito. Con seis ojos lloraba Lucifer, y por las tres
barbas corrían sus lágrimas, mezcladas de baba sanguinolenta. Con los dientes
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de cada boca, a modo de agramadera, trituraba un pecador, de suerte que hacía
tres desgraciados a un tiempo. Los mordiscos que sufría el de adelante no eran
nada en comparación de los rasguños que le causaban las garras de Lucifer,
dejándole a veces las espaldas enteramente desolladas.
- El alma que está sufriendo la mayor pena allá arriba -dijo el Maestro- es la
de Judas Iscariote, que tiene la cabeza dentro de la boca de Lucifer y agita fuera
de ella las piernas. De las otras dos, que tienen la cabeza hacia abajo, la que
pende de la boca negra es Bruto; mira cómo se retuerce sin decir una palabra; el
otro, que tan membrudo parece, es Casio. Pero se acerca la noche, y es hora ya
de partir, pues todo lo hemos visto.
Según le plugo, me abracé a su cuello; aprovechó el momento y el lugar
favorable, y cuando las alas estuvieron bien abiertas, agarróse a las velludas
costillas de Lucifer, y de pelo en pelo descendió por entre el hirsuto costado y las
heladas costras. Cuando llegamos al sitio en que el muslo se desarrolla
justamente sobre el grueso de las caderas, mi Guía, con fatiga y con angustia,
volvió su cabeza hacia donde aquél tenía las zancas, y se agarró al pelo como un
hombre que sube, de modo que creí que volvíamos al Infierno.
- Sostente bien -me dijo jadeando como un hombre cansado-; que por esta
escalera es preciso partir de la mansión del dolor.
Después salió fuera por la hendidura de una roca, y me sentó sobre el borde
de la misma, poniendo junto a mí su pie prudente. Yo levanté mis ojos, creyendo
ver a Lucifer como le había dejado; pero vi que tenía las piernas en alto. Si debí
quedar asombrado, júzguelo el vulgo, que no sabe qué punto es aquel por donde
yo había pasado.
- Levántate -me dijo el Maestro-; la ruta es larga, el camino malo, y ya el Sol
se acerca a la mitad de tercia.
El sitio donde nos encontrábamos no era como la galería de un palacio, sino
una caverna de mal piso y escasa de luz.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Antes que yo salga de este abismo, Maestro mío -le dije al ponerme en pie, dime algo que me saque de confusiones. ¿Dónde está el hielo, y cómo es que
Lucifer está de ese modo invertido? ¿Cómo es que, en tan pocas horas, ha
recorrido el Sol su carrera desde la noche a la mañana?
Me contestó:
- ¿Te imaginas sin duda que estás aún al otro lado del centro, donde me
cogí al pelo de ese miserable gusano que atraviesa el mundo? Allá te
encontrabas mientras descendíamos; cuando me volví, pasaste el punto hacia el
que converge toda la gravedad de la Tierra; y ahora estás bajo el hemisferio
opuesto a aquel que cubre el árido desierto, y bajo cuyo más alto punto fue
muerto el Hombre que nació y vivió sin pecado. Tienes los pies sobre una
pequeña esfera, que por el otro lado mira a la Judesca. Aquí amanece, cuando
allí anochece; y éste de cuyo pelo nos hemos servido como de una escala,
permanece aún fijo del mismo modo que antes. Por esta parte cayó del cielo; y la
Tierra, que antes se mostraba en este lado, aterrorizada al verle, se hizo del mar
un velo, y se retiró hacia nuestro hemisferio; y quizá también huyendo de él, dejó
aquí este vacío la que aparece por acá formando un elevado monte.
Hay allá abajo una cavidad que se aleja tanto de Lucifer cuanta es la
extensión de su tumba; cavidad que no puede reconocerse por la vista, sino por
el rumor de un arroyuelo, que desciende por el cauce de un peñasco que ha
perforado con su curso sinuoso y poco pendiente. Mi Guía y yo entramos en
aquel camino oculto, para volver al mundo luminoso; y sin concedernos el menor
descanso, subimos, él delante y yo detrás, hasta que pude ver por una abertura
redonda las bellezas que contiene el Cielo, y por allí salimos para volver a ver las
estrellas.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
PURGATORIO
CANTO I
Ahora la navecilla de mi ingenio, que deja en pos de sí un mar tan cruel,
desplegará las velas para navegar por mejores aguas; y cantaré aquel segundo
reino, donde se purifica el espíritu humano, y se hace digno de subir al Cielo.
Resucite aquí, pues, la muerta poseía, ¡oh santas Musas!, pues que soy vuestro;
y realce Calíope mi canto, acompañándolo con aquella voz que produjo tal efecto
en las desgraciadas Urracas, que desesperaron de alcanzar su perdón.
Un suave color de zafiro oriental, contenido en el sereno aspecto del aire
puro hasta el primer cielo, reapareció delicioso a mi vista en cuanto salí de la
atmósfera muerta, que me había contristado los ojos y el corazón. El bello planeta
que convida a amar hacía sonreír todo el Oriente, desvaneciendo al signo de
Piscis, que seguía en pos de él. Me volví a la derecha, y dirigiendo mi espíritu
hacia el otro polo, distinguí cuatro estrellas únicamente vistas por los primeros
humanos. El cielo parecía gozar con sus resplandores. ¡Oh Septentrión, sitio
verdaderamente viudo, pues que te ves privado de admirarlas! Cuando cesé en
su contemplación, volvíme un tanto hacia el otro polo, de donde el Carro había
desaparecido, y vi cerca de mí un anciano solo, y digno, por su aspecto, de tanta
veneración, que un padre no puede inspirarla mayor a su hijo. Llevaba una larga
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
barba, canosa como sus cabellos, que le caía hasta el pecho, dividida en dos
mechones. Los rayos de las cuatro luces santas rodeaban de tal resplandor su
rostro, que lo veía como si hubiese tenido el Sol antes mis ojos.
- ¿Quiénes sois vosotros que, contra el curso del tenebroso río, habéis huido
de la prisión eterna? -dijo el anciano, agitando su barba venerable-. ¿Quién os ha
guiado, o quién os ha servido de antorcha para salir de la profunda noche, que
hace sea continuamente negro el valle infernal? ¿Así se han quebrantado las
leyes del abismo? ¿O se ha dado quizás en el Cielo un nuevo decreto, que os
permite, a pesar de estar condenados, venir a mis grutas?
Entonces mi Guía me indicó, por medio de sus palabras, de sus gestos y
sus miradas, que debía mostrarme respetuoso, doblar la rodilla e inclinar la vista.
Después le respondió:
- No vine por mi deliberación, sino porque una mujer, descendida del cielo,
me ha rogado que acompañe y ayude a éste. Pero ya que es tu voluntad que te
expliquemos más ampliamente cuál sea nuestra verdadera condición, la mía no
puede rehusarte nada. Éste no ha visto aún su última noche, pero por su locura
estuvo tan cerca de ello, que le quedaba poquísimo tiempo de vida. Así es que,
según he dicho, fui enviado a su encuentro para salvarle, y no había otro camino
más que este, por el cual me he aventurado. Hele dado a conocer todos los
réprobos, y ahora pretendo mostrarle aquellos espíritus que se purifica n bajo tu
jurisdicción. Sería largo de referir el modo como le he traído hasta aquí; de lo alto
baja la virtud que me ayuda a conducirle para verte y oírte. Dígnate, pues, acoger
su llegada benignamente; va buscando la libertad, que es tan amada, como lo
sabe el que por ella desprecia la vida. Bien lo sabes tú, que por ella no te pareció
amarga la muerte en Utica, donde dejaste tu cuerpo, que tanto brillará en el gran
día. No han sido revocados por nosotros los eternos decretos; pues éste vive, y
Minos no me tiene en su poder, sino que pertenezco al círculo donde están los
castos ojos de tu Marcia, que parece rogarte aún, ¡oh santo corazón!, que la
tengas por compañera y por tuya. En nombre, pues, de su amor, accede a
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
nuestra súplica, y déjanos ir por tus siete reinos; le manifestaré mi agradecimiento
hacia ti si permites que allá abajo se pronuncie tu nombre.
- Marcia fue tan agradable a mis ojos mientras pertenecí a la Tierra -dijo él
entonces-, que obtuvo de mí cuantas gracias quiso; ahora que habita a la otra
parte del mal río, no puedo ya conmoverme a causa de la ley que se me impuso
cuando salí fuera de mi cuerpo. Pero si una mujer del cielo te anima y te dirige,
según dices, no tienes necesidad de tan laudatorios juegos; me basta con que me
supliques en su nombre. Ve, pues, y haz que ése se ciña con un junco sin hojas,
y lávale el rostro de modo que quede borrada en él toda mancha; porque no
conviene que se presente con la vista ofuscada ante el primer ministro, que es de
los del Paraíso. Esa pequeña isla que ves allá abajo produce, en torno suyo y por
donde la combaten las olas, juncos en su tierra blanda y limosa. Ninguna clase de
plantas que eche hojas o que se endurezca puede existir ahí, porque le sería
imposible doblegarse a los embates de las olas. Después no volváis por esta
parte; el sol naciente os indicará el modo de encontrar la más fácil subida del
monte.
Al decir esto desapareció. Me levanté sin hablar, me coloqué junto a mi
Guía, y fijé en él los ojos. Entonces empezó a hablarme de este modo:
- Hijo mío, sigue mis pasos: volvamos atrás; porque esta llanura va
descendiendo siempre hasta su último límite.
El alba vencía ya al aura matutina, que huía delante de ella, y desde lejos
pude distinguir las ondulaciones del mar. Íbamos por la llanura solitaria, como el
que busca la senda perdida, y cree caminar en vano hasta que logra encontrarla.
Cuando llegamos a un sitio en que el rocío resiste al calor del sol, y protegido por
la sombra, se desvanece poco a poco, puso mi Maestro suavemente sus dos
manos abiertas sobre la fresca hierba; y yo, comprendiendo su intento, le
presenté mis mejillas cubiertas aún de lágrimas, y en las que por su mediación
apareció de nuevo el color de que las privó el Infierno.
Llegamos después a la playa desierta, que no vio nunca navegar por sus
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
aguas a hombre alguno capaz de salir de ellas. Allí me hizo un cinturón, según la
voluntad del otro; y, ¡oh maravilla!, cuando arrancó la humilde planta, volvió otra a
renacer súbitamente en el mismo sitio de donde había arrancado aquélla.
CANTO II
Ya estaba el Sol tocando al horizonte, cuyo círculo meridiano cubre a
Jerusalén con su punto más elevado; y ya la noche, formando un arco en
oposición a él, salía fuera del Ganges con las Balanzas que se le caen de las
manos cuando supera en extensión al día; de modo que allí, donde yo me
encontraba, las blancas y sonrosadas mejillas de la bella Aurora, según iba
creciendo, se tornaban de color de oro. Estábamos aún en la orilla del mar, como
quien piensa en el camino que debe seguir, y anda con el deseo, sin que el
cuerpo se mueva. Cuando he aquí que, así como, al amanecer, por efecto de los
densos vapores, se ve a Marte enrojecido hacia Poniente sobre las aguas
marinas, de igual modo me apareció -¡ojalá pudiese verla otra vez!- una luz, la
cual venía tan rápidamente por el mar, que ningún vuelo sería comparable a su
celeridad. Un solo momento aparté de ella la vista para interrogar a mi Guía, y al
punto volví a verla mucho más voluminosa y brillante; distinguiendo luego a cada
lado de la misma una cosa blanca, sin saber lo que era, debajo de la cual se
descubría poco a poco otro objeto igualmente blanco. Aun no había pronunciado
una palabra mi Maestro, cuando se vio que las primeras formas blancas eran
alas; y entonces, habiendo conocido bien al gondolero, exclamó:
- Dobla, dobla pronto la rodilla; he aquí el ángel de Dios; une las manos;
nunca verás semejantes ministros del Señor. Mira cómo desdeña los medios
humanos, pues no necesita remo, ni otras velas que sus alas, entre tan apartadas
orillas. Mira cómo las tiene elevadas hacia el cielo, agitando el aire con las
eternas plumas, que no se mudan como el cabello de los mortales.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Cuanto más se acercaba a nosotros el ave divina, más brillante aparecía:
por lo cual, no pudiendo resistir su resplandor mis ojos, los Incliné; y aquél se
dirigió hacia la orilla en un esquife airoso y ligero, que apenas se sumergía un
poco en el agua. El celestial barquero estaba en la popa, y la bienaventuranza
parecía estar escrita en su semblante. Más de cien espíritus, sentados en la
barquilla, cantaban a coro: Inexitu Israel de Egipto y todo lo demás que sigue de
este salmo. El ángel les hizo la señal de la santa cruz, a cuya señal se arrojaron
todos a la playa, y él se alejó con la misma velocidad con que había venido. La
turba que dejó allí parecía llena de estupor en tal sitio, mirando y remirando en
torno suyo, como el que descubre cosas que no ha visto nunca. El Sol, que había
arrojado con sus brillantes saetas al signo de Capricornio del centro del cielo,
irradiaba por todas partes el día, cuando los recién llegados alzaron la frente
hacia nosotros, diciéndonos:
- Si lo sabéis, indicad nos el camino que conduce a la montaña.
Virgilio respondió:
- ¿Por ventura creéis que conocemos este sitio? Somos aquí tan nuevos
como vosotros, y hemos llegado a él poco antes por otro camino tan rudo y
áspero, que el subir esta montaña será para nosotros ahora cosa de juego.
Las almas, que advirtieron, por mi respiración, que yo estaba aún vivo,
palidecieron de asombro; y así como se agolpa la gente en derredor del
mensajero coronado de olivo para oír sus noticias, sin temor de empujarse y
pisarse unos a otros, así se agolparon en torno mío todas aquellas almas
afortunadas, olvidando casi su deseo de ir a embellecerse. Vi una de ellas, que se
adelantó para abrazarme con tales muestras de afecto, que me movió a hacer lo
mismo con ella; pero, ¡oh sombras vanas, excepto para la vista! Tres veces quise
rodearla con mis brazos, y otras tantas volvieron éstos a caer solos sobre mi
pecho. Creo que la admiración debió pintarse en mi rostro; porque la sombra
sonrió y se retiró; y yo, siguiéndola, continué avanzando. Me dijo con voz suave
que me detuviese; conocí entonces quién era, y habiéndole rogado que se parase
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
un momento para hablarme, respondióme:
- Lo mismo que te amaba con mi cuerpo mortal, te amo también
desprendido de él; por eso me detengo; pero tú, ¿por qué vienes aquí?
- Casella mío, hago este viaje para volver al mundo de los vivos, donde
permanezco aún; pero a ti, ¿cómo es que se te ha negado por tanto tiempo el
venir a este sitio?
Me respondió:
- Si aquel que conduce a quien y cómo le place me ha negado muchas
veces este pasaje, no se ha cometido conmigo ninguna injusticia; porque es justa
la voluntad a quien obedece. En verdad, de tres meses a esta parte ha recogido
sin oposición a cuantos han querido entrar en su nave; así es que yo, que me
encontraba en la playa donde el Tíber se mezcla con las saladas ondas del mar,
fui acogido benignamente por él. A la embocadura de aquel río dirige ahora su
vuelo; pues allí se reúnen siempre los que no descienden hacia el Aqueronte.
Y yo dije:
- Si alguna nueva ley no te quita la memoria o el uso de aquellos cantos
amorosos, que solían calmar todos mis deseos, dígnate consolar un poco mi
alma, que viniendo aquí con su cuerpo, se ha angustiado tanto.
Amor, que dentro de mi mente habla..., empezó él a cantar tan dulcemente,
que su dulzura aún resuena en mi corazón. Mi Maestro, y yo, y las sombras que
allí estaban, parecíamos tan contentos, como si no tuviéramos otra cosa en qué
pensar. Estábamos absortos y atentos a sus notas, cuando apareció el venerable
anciano exclamando:
- ¿Qué es esto, espíritus perezosos? ¿Qué negligencia, qué demora es
ésta? Corred al monte a purificaros de vuestros pecados, que no permiten que
Dios se os manifieste.
Del mismo modo que las palomas, cuando están reunidas en torno a su
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
alimento, cogiendo el grano y quietas, sin hacer oír sus acostumbrados arrullos, si
acontece algo que las asuste, abandonan súbitamente la comida, porque las
asalta un cuidado mayor, así vi yo aquellas almas recién llegadas abandonar el
canto y desbandarse por la costa, como quien corre sin saber adónde va; y no
menos rápidamente huimos también nosotros.
CANTO III
Mientras la repentina fuga dispersaba por la campiña aquellas almas, que se
volvían hacia la montaña donde la razón divina las aguija, me acerqué a mi fiel
compañero; porque, ¿cómo hubiera podido sin él seguir mi viaje?, ¿quién me
habría sostenido al subir por la montaña? Me pareció que mi Guía estaba por sí
mismo arrepentido de su flaqueza. ¡Oh conciencia digna y pura!, ¡qué amargo
roedor es para ti la más pequeña falta! Cuando sus pies cesaron de caminar con
aquella precipitación que se aviene mal con la majestad de la perso na, mi mente,
desechando el pensamiento que la inquietaba, concentró su atención, como
deseosa de recibir las nuevas impresiones; y me puse a contemplar el monte más
alto de cuantos hacia el Cielo se elevan sobre las aguas. El Sol, que a mis
espaldas despedía su rubicunda luz, quedaba interceptado por mi cuerpo, en el
que se apoyaban sus rayos; y cuando vi que sólo delante de mí se obscurecía la
tierra, volvíme de lado, temeroso de haber sido abandonado. Mi Protector
entonces empezó a decirme, vuelto hacia mí:
- ¿Por qué desconfías aún? ¿Crees que no estoy contigo, y que ya no te
guío? Ahora es ya por la tarde allá donde está sepultado el cuerpo, dentro del
cual hacía yo sombra. Nápoles lo posee, porque lo han quitado de Brindis. Si,
pues, ninguna sombra se proyecta delante de mí, no debes admirarte de ello más
que de ver cómo los cielos no interceptan unos a otros el paso de sus luces. La
Virtud divina hace que semejantes cuerpos sean aptos para sufrir tormentos,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
calor y frío; mas no ha querido revelamos cómo opera tal maravilla. Insensato es
el que espera que nuestra razón pueda recorrer las infinitas vías de que dispone
el que es una sustancia en tres personas. Seres humanos, contentaos con el quia
pues si os fuera dable verlo todo, no habría sido necesario que pariese María; y
habéis visto desearlo en vano a tales hombres, que, a ser posible hubieran
satisfecho ese deseo, el cual forma su eterno suplicio: hablo de Aristóteles, de
Platón y otros muchos.
En este punto, inclinó la frente sin decir nada más, y quedó como turbado.
Llegamos en tanto al pie del monte, cuyas rocas encontramos tan escarpadas,
que las piernas más ágiles nos hubieran sido inútiles. El camino más desierto, el
más áspero entre Lerici y Turbía, es, comparado con aquél, una rampa suave y
anchurosa.
- ¿Quién sabe ahora -dijo mi Maestro deteniendo sus pasos- hacia qué
mano es accesible la costa, de modo que pueda subir el que no tiene alas?
Y mientras él tenía los ojos bajos, meditando qué camino seguiríamos, y yo
miraba hacia arriba alrededor de las rocas, apareció por la izquierda una multitud
de almas, que se dirigían hacia nosotros, aunque no lo parecía; tanta era la
lentitud con que caminaban.
- Levanta los ojos -dije a mi Maestro-; he aquí quien nos podrá aconsejar, si
es que no puedes aconsejarte a ti mismo.
Miróme entonces, y con rostro franco respondió:
- Vamos allá, pues ellos vienen muy despacio; y tú no pierdas la esperanza,
hijo querido.
Habríamos andado mil pasos, y aun distaba de nosotros aquella
muchedumbre tanto espacio cuanto podría recorrer una piedra lanzada por un
buen hondero, cuando se arrimaron todos a los duros peñascos de la escarpada
orilla, y permanecieron firmes y apretados entre sí, como se detiene a mirar aquel
que duda.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- ¡Oh muertos en la gracia de Dios, espíritus ya elegidos! -empezó a decir
Virgilio-; por aquella paz que, según creo, esperáis todos vosotros, decidme por
qué parte declina esta montaña, de modo que sea posible ascender a ella; pues
al que mejor conoce el valor del tiempo, le es más desagradable perderlo.
Como las ovejas que salen de su redil una a una, dos a dos y tres y tres,
mientras las otras se detienen tímidamente, inclinando hacia la tierra sus ojos y
su hocico, y lo mismo que hace la primera hacen las demás, deteniéndose a su
lado si se detiene, sencillas y tranquilas, y sin darse cuenta de por qué lo hacen,
así vi yo moverse para venir hacia nosotros las primeras almas de aquella
temerosa y afortunada grey, de rostro púdico y de honesto continente. Cuando
vieron que la luz se interrumpía en el suelo a mi mano derecha, de modo que se
proyectaba la sombra desde mí a la gruta, se detuvieron y aun retrocedieron
algún tanto, y todos los que venían detrás, sin saber por qué, hicieron lo mismo.
- Sin que me lo preguntéis, os confieso que este que aquí veis es un cuerpo
humano; por cuya causa la luz del Sol aparece cortada en el suelo. No os
asombréis, pero creed que si pretende trepar esta escarpada costa, lo hace
inducido por virtud celestial.
Así habló mi Maestro; y aquella noble multitud nos dijo:
- Pues volveos atrás y caminad delante de nosotros.
Y al mismo tiempo nos hacían señas con el dorso de las manos.
Uno de ellos exclamó:
- Quienquiera que seas, andando como vas, vuelve el rostro hacia mí, y
procura recordar si me has visto en el mundo alguna vez.
Yo me volví hacia él, y le miré fijamente: era rubio, hermoso y de gentil
aspecto, pero tenía la ceja partida de un golpe. Cuando le manifesté
humildemente que no le había visto nunca, me dijo:
- ¡Mira, pues!
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Y enseñóme una herida en la parte superior de su pecho. Después añadió
sonriendo:
- Yo soy Manfredo, nieto de la emperatriz Constanza; por lo cual te ruego,
que cuando vuelvas a la Tierra, vayas a visitar a mi graciosa hija, madre del honor
de Sicilia y de Aragón, y le digas la verdad, si es que se ha dicho lo contrario.
Después de tener atravesado mi cuerpo por dos heridas mortales, me volví
llorando hacia Aquél, que voluntariamente perdona. Mis pecados fueron horribles,
pero la bondad infinita tiene tan largos los brazos, que recibe a todo el que se
vuelve hacia ella. Si el Pastor de Cosenza, que fue enviado por Clemente para
darme caza, hubiese leído bien en aquella página de Dios, mis huesos estarían
aún en la cabeza del Puente, cerca de Benevento, bajo la salvaguardia de las
pesadas piedras. Ahora los moja la lluvia; el viento los impele fuera del reino, casi
a la orilla del Verde, donde los hizo transportar con cirios apagados. Pero por su
maldición no se pierde el amor de Dios de tal modo, que no vuelva nunca,
mientras reverdezca la flor de la esperanza. Es verdad que el que muere
contumaz para con la santa Iglesia, por más que al fin se arrepienta, debe estar
en la parte exterior de esta montaña un espacio de tiempo treinta veces mayor del
que vivió en contumacia, a menos que no se abrevie la duración de este decreto
merced a eficaces oraciones. Calcula, pues, lo dichoso que puedes hacerme,
revelando a mi buena Constanza cómo me has visto, y la prohibición que pesa
sobre mi, que puede alzarse por los ruegos de los que existen allá arriba.
CANTO IV
Cuando por efecto del placer o del dolor de que se siente afectada alguna
de nuestras facultades, el alma entera se concentra en esa facultad, parece que
no atienda a ninguna otra; y esto demuestra el error de los que creen que en
nosotros arde un alma sobre otra alma. Por eso mismo, cuando se oye o ve
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
alguna cosa que absorbe fuertemente el alma en su contemplación, el tiempo se
desliza sin que el hombre se aperciba de ello; porque una es la facultad que
escucha, y otra la que cautiva por completo el alma; ésta está como atada;
aquella es libre. Yo adquirí una prueba de esta verdad oyendo y admirando a
aquel espíritu; pues había el Sol ascendido cincuenta grados sobre el horizonte,
sin que yo lo echase de ver, cuando llegamos a un punto en que las almas
exclamaron a una voz: Aquí está el objeto de vuestra demanda.
Cualquier portillo de los que suele tapar el aldeano con un manojo de
espinos, cuando maduran las uvas, es mayor que el sendero por donde subimos
solos mi Maestro y yo, cuando la multitud de almas se separó de nosotros.
Bastan los pies para ir a San Leo, para bajar a Noli, para ascender hasta la
elevada cumbre de Bismantua; pero aquí es preciso que el hombre vuele; quiero
decir, como volaba yo, conducido por las ligeras alas y por las plumas de un gran
deseo, detrás de aquel que reanimaba mi esperanza y me iluminaba. Ibamos
subiendo por el sendero excavado en el peñasco, cuyas quebradas rocas nos
estrechaban por ambos lados, y el suelo que pisábamos nos obligaba a
ayudamos con pies y manos. Cuando llegamos a sitio descubierto, sobre el
rellano de la alta base del monte, dije:
- Maestro mío, ¿qué camino seguiremos?
Y él me contestó:
- No des ningún paso hacia abajo; prosigue subiendo detrás de mí hacia la
cima de este monte, hasta que se nos aparezca algún experto guía.
La cima era tan alta, que no podía alcanzarla la vista, y la subida mucho
más empinada que la IInea que divide en dos partes el cuadrante. Yo estaba ya
cansado, y entonces exclamé:
- ¡Oh amado Padre! Vuélvete, y mira que me quedo aquí solo, si no te
detienes.
- Hijo mío, haz por llegar hasta aquel punto -respondió mostrándome una
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
prominencia que rodeaba por aquel lado toda la montaña.
Sus palabras me aguijonearon de tal modo, que me esforcé cuanto pude
trepando hasta donde él estaba, tanto que puse mis plantas sobre aquella
especie de cornisa. Nos sentamos allí ambos, vueltos hacia Levante, por cuyo
lado habíamos subido; pues suele agradar la contemplación del camino que uno
ha hecho. Primeramente dirigí los ojos al fondo, después los levanté hacia el Sol,
y me admiraba de que éste nos iluminase por la izquierda.
El Poeta observó que me quedaba estupefacto, mirando el carro de la luz
que iba a pasar entre nosotros y el Aquilón; por lo cual me dijo:
- Si Cástor y Pólux estuvieran en compañía de aquel espejo, que ilumina al
mundo tanto por arriba como por abajo, verías al Zodiaco refulgente girar más
próximo aun a las Osas, a no ser que saliese fuera de su antiguo camino. Y si
quieres comprender cómo puede suceder esto, reconcentra tu pensamiento, y
considera que el monte Sion está situado sobre la Tierra, relativamente a éste, de
modo que ambos tienen un mismo horizonte y diferentes hemisferios; por lo cual,
si tu inteligencia te permite discernir con claridad, verás cómo el camino q ue por
su mal no supo recorrer Featón, debe ir necesariamente por un lado de este
monte, al paso que va por el opuesto lado de aquel otro.
- En verdad, Maestro mío -le contesté-, nunca había visto tan claramente
como ahora distingo estas cosas, para cuya comprensión no me parecía bastante
apto mi ingenio. Por las razones que me has dado entiendo que el circulo
intermedio del primer móvil, llamado Ecuador en alguna ciencia, y que permanece
siempre entre el Sol y el invierno, dista de aquí tanto hacia el Septentrión, cuanto
los hebreos lo veían hacia la parte cálida. Pero, si te place, quisiera saber cuánto
hemos de andar aun; pues el monte se eleva más de lo que puede alcanzar mi
vista.
- Esta montaña es tal -me respondió-, que siempre cuesta trabajo empezar a
subirla, y cuanto más va para arriba es menos fatigoso. Cuando te parezca tan
suave, que subas ligeramente por ella como van por el agua las naves, entonces
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
habrás llegado al fin de este sendero; espera, pues, a conseguirlo, para
descansar de tu fatiga. Y no respondo más, pues sólo esto tengo por cierto.
Cuando hubo terminado de decir estas palabras, resonó cerca de nosotros
una voz que decía: Quizá te veas precisado antes a sentarte. Al sonido de aquella
voz, volvímonos, y vimos a la izquierda un gran peñasco, en el que no habíamos
reparado antes ninguno de los dos. Nos dirigimos hacia allí, donde estaban
algunos espíritus reposando a la sombra detrás del peñasco, como quien lo hace
por indolencia. Uno de ellos, que me parecía cansado, estaba sentado con las
rodillas abrazadas, reposando sobre ellas su cabeza.
- ¡Oh amado Señor mío! -dije entonces-; contempla a ése, que se muestra
más negligente que si fuese hermano de la pereza.
Entonces se volvió hacia nosotros, y nos examinó, dirigiendo su mirada por
encima de los muslos, y diciendo:
- Ve, pues, allá arriba, tú que eres tan valiente.
Conocí entonces quién era; y aquella fatiga que agitaba todavía un poco mi
respiración, no me impidió acercarme a él. Cuando estuve a su lado, alzó apenas
la cabeza, diciendo:
- ¿Has comprendido bien por qué el Sol dirige su carro por tu izquierda?
Sus perezosos movimientos y sus lacónicas palabras hicieron asomar una
sonrisa a mis labios; después dije:
- Belacqua, ahora ya no me conduelo de ti; pero dime, ¿por qué estás aquí
sentado? ¿Esperas algún guía, o es que has vuelto a tus antiguas costumbres?
Contestóme:
- ¡Oh, hermano! ¿Para qué he de ir arriba, si no ha de permitirme llegar al
sitio de la expiación el Ángel de Dios, que está sentado a su puerta? Antes que yo
entre por ella, es necesario que el cielo dé tantas vueltas en torno mío, cuantas
dio en el transcurso de mi vida, por haber aplazado los buenos suspiros hasta la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
hora de mi muerte; a no ser que me auxilie una plegaria, que se eleve de un
corazón que viva en la gracia. ¿De qué sirven las demás, si no han de ser oídas
en el cielo?
Ya el Poeta subía delante de mí diciendo:
- No te detengas más; mira que el Sol toca al Meridiano, y la Noche cubre ya
con su pie la costa de Marruecos.
CANTO V
Me había alejado ya de aquellas sombras, y seguía las huellas de mi Guía,
cuando detrás de mí, y señalándome con el dedo, gritó una de ellas:
- Mirad; no se nota que el Sol brille a la izquierda de aquel de más abajo,
que marcha al parecer como un vivo.
Al oír estas palabras, volví la cabeza, y vi que las sombras miraban con
admiración, no solamente a mí, sino también a la luz interceptada por mi cuerpo.
- ¿Por qué se turba tanto tu ánimo -dijo el Maestro-, que así acortas el paso?
¿Qué te importa lo que allí murmuran? Sígueme, y deja que hable esa gente. Sé
firme como una torre, cuya cúspide no se doblega jamás al embate de los vientos;
el hombre en quien bulle pensamiento sobre pensamiento, siempre aleja de sí el
fin que se propone; porque el uno debilita la actividad del otro.
¿Qué otra cosa podría yo contestarle sino: Va voy? Así lo hice, cubierto
algún tanto de aquel color que hace a veces al hombre digno de perdón. En tanto,
de través por la cuesta venían hacia nosotros algunas almas entonando, versículo
a versículo, el Miserere. Cuando observaron que yo no daba paso al través de mi
cuerpo a los rayos solares, cambiaron su canto en un ¡Oh ...!, ronco y prolongado;
y dos de ellas, a guisa de mensajeros, corrieron a nuestro encuentro, diciendo:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Hacednos sabedores de vuestra condición.
Mi Maestro contestó:
- Podéis iros y referir a los que os han enviado, que el cuerpo de éste es de
verdadera carne. Si se han detenido, según me figuro, por ver su sombra,
bastante tienen con tal respuesta: hónrenle, porque podrá serles grato.
Jamás he visto a prima noche los vapores encendidos, ni a puesta del Sol
las exhalaciones de Agosto, hender el Cielo sereno tan rápidamente como
corrieron aquellas almas hacia sus compañeras; y una vez allí, regresaron
adonde estábamos, juntas con las demás, como escuadrón que corre a rienda
suelta.
- Esa gente que se agolpa hacia nosotros es numerosa -dijo el Poeta-, y
vienen a dirigirte alguna súplica; tú, sin embargo, sigue adelante, y escucha
mientras andas.
- ¡Oh alma, que, para llegar a la felicidad, vas con los miembros con que
naciste! -venían gritando-; modera un poco tu paso. Repara si has conocido a
alguno de nosotros, de quien puedas llevar allá noticias. ¡Ah! ¿Por qué te vas?
¿Por qué no te detienes? Todos hemos terminado nuestros días por muerte
violenta, y fuimos pecadores hasta la última hora; entonces la luz del Cielo
iluminó nuestra razón tan bien, que, arrepentidos y perdonados, abandonamos la
vida en la gracia de Dios, que nos abrasa por el gran deseo que tenemos de
verle.
Yo les contesté:
- Aun cuando no reconozco las desfiguradas facciones de ninguno de
vosotros, no obstante, si deseáis de mí algo que me sea posible, espíritus bien
nacidos, yo lo haré por aquella paz que se me hace buscar de mundo en mundo,
siguiendo los pasos de este Guía.
Uno de ellos empezó diciendo:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Todos confiamos en tu benevolencia sin necesidad de que lo jures, a no
ser que la impotencia destruya tu buena voluntad. Yo, que hablo solo antes que
los demás, te ruego que si vez alguna vez aquel país que se extiende entre la
Romanía y el de Carlos, me concedas en Fano el don de tus preces, a fin de que
los buenos rueguen allí por mí, de modo que yo pueda purgar mis graves
pecados. De allí fui yo; pero las profundas heridas por donde salió la sangre en la
que me asentaba, me fueron hechas en el territorio de los Antenóridas, donde
creía encontrarme más seguro. El de Este lo ordenó, porque me odiaba mucho
más de lo que le permitía la justicia; pero si yo hubiese huido hacia la Mira,
cuando llegué a Oriaco, aún estaría allá donde se respira; corrí al pantano, donde
las cañas y el lodo me embarazaron tanto, que caí, y vi formarse en tierra un lago
con la sangre de mis venas.
Después me dijo otro:
- ¡Ay! Así se cumpla el deseo que te conduce a esta elevada montaña,
dígnate auxiliar al mío con obras de piedad. Yo fui de Montefeltro, y soy
Buonconte. Ni Juana ni los otros se cuidan de mí; por lo cual voy entre éstos con
la cabeza baja.
Le pregunté:
- ¿Qué violencia o qué aventura te sacó fuera de Campaldine, que no se
supo nunca dónde está tu sepultura?
- ¡Oh! -me respondió-; al pie del Casentino corre un río llamado Archiano,
que nace en el Apenino encima del Ermo. Allí donde pierde su nombre, llegué yo
con el cuello atravesado, huyendo a pie y ensangrentando la llanura. Allí perdí la
vista, y mi última palabra fue el nombre de María; allí caí, y no quedó más que mi
carne. Te diré la verdad, y tú la referirás entre los vivos; el ángel de Dios me
cogió, y el del Infierno gritaba: ¡Oh tú, venido del Cielo! ¿Por qué me lo quitas? Te
llevas la parte eterna de éste por una pequeña lágrima que me le arrebata; pero
yo trataré de diferente modo la otra parte. Tú sabes bien cómo se condensa en el
aire ese húmedo vapor, que se convierte en lluvia en cuanto sube hasta donde le
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
sorprende el frío; pues bien, el demonio, juntando a su entendimiento aquella
malevolencia que sólo procura hacer daño, con el poder inherente a su
naturaleza, agitó el vapor y el viento. En cuanto se extinguió el día, cubrió de
nieblas el valle desde Pratomagno hasta el Apenino, e hizo tan denso aquel cielo,
que el espeso aire se convirtió en agua; cayó la lluvia y el agua que la tierra no
pudo absorber fue a parar a los barrancos, y uniéndose a la de los torrentes, se
precipitó hacia el río real con tal rapidez, que nada podía contenerla. El Archiano
furioso encontró mi cuerpo helado en su embocadura, lo arrastró hacia el Amo, y
separó mis brazos que había puesto en cruz sobre el pecho cuando me venció el
dolor. Después de haberme volteado por sus orillas y su fondo, me cubrió y rodeó
con la arena que había hecho desprenderse de los campos.
- ¡Ah!, cuando vuelvas al mundo, y hayas descansado de tu largo viaje continuó un tercer espíritu, luego que hubo acabado de hablar el segundo-,
acuérdate de mí, que soy la Pía. Siena me hizo, y las Marismas me deshicieron;
bien lo sabe aquel que, siendo ya viuda, me puso en el dedo su anillo enriquecido
de piedras preciosas.
CANTO VI
Cuando, acabado el juego de la zara, el que pierde se queda triste,
pensando en las jugadas, y aprendiendo entonces con sentimiento el modo de
que debió haberse valido para ganar; con el ganancioso se van los circunstantes;
y uno por delante, otro por detrás y otro por el lado, procuran hacerse presentes
al afortunado; éste no se detiene aunque los escucha a todos, hasta que tiende a
uno su mano, que por ello deja de atosigarle, librándose así de los empujones de
la multitud. Así estaba yo en medio de aquella compacta muchedumbre de almas,
volviendo a uno y otro lado el rostro, hasta que, merced a mis promesas, pude
desprenderme de ellas. Allí estaban el Aretino que recibió la muerte de los brazos
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
crueles de Ghin di Tacco, y el otro que se ahogó al darle caza sus enemigos. Allí
oraba, con los brazos extendidos, Federico Novello, y aquel de Pisa, que dio
ocasión de demostrar la grandeza de su alma al buen Marzucco. Vi al conde
Orso, y a aquella alma separada de su cuerpo por hastío y por envidia, como ella
misma decía, y no por sus culpas; a Pedro de la Broccia, digo; y bien es menester
que provea en ello la princesa de Brabante, mientras esté por acá, si no quiere
verse colocada entre peores compañeros.
Cuando me vi libre de todas aquellas sombras, que rogaban para que otros
rogasen por ellas, a fin de abreviar el tiempo de su purificación, empecé a decir:
- Parece que me niegas expresamente en algún texto, ¡oh luz que
desvaneces mis dudas!, que la oración aplaca los decretos del cielo; y sin
embargo, esta gente ruega para conseguirlo. ¿Será, pues, vana su esperanza?
¿O es que no he comprendido bien el sentido de tus palabras?
A lo que me contestó:
- Lo que escribí es muy claro, y la esperanza de ésos no se verá fallida, si se
examina con recto sentido. No se menoscaba el alto juicio divino, porque el fuego
amoroso de la caridad cumpla en un instante lo que deben satisfacer los que aquí
están relegados; y allí donde senté tal máxima, la oración no tenía la virtud de
borrar las faltas, porque el objeto de aquélla estaba alejado de Dios. No te
detenga, sin embargo, tan profunda duda, hasta que te la desvanezca aquélla
que ha de iluminar tu entendimiento mostrándole la verdad. No sé si me
entiendes: hablo de Beatriz, a quien verás risueña y feliz sobre la cumbre de este
monte.
Yo repuse:
- Mi buen Guía, caminemos más de prisa; pues ya no me canso tanto como
antes, y la montaña proyecta su sombra hacia este lado.
- Avanzaremos hoy tanto como podamos -me respondió-, pero el camino es
muy diferente de lo que te figuras. Antes que lleguemos arriba, verás volver a
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
aquel que ahora se oculta tras de la cuesta, y cuyos rayos no quiebras en este
momento. Pero ve allí un alma que, inmóvil y completamente sola, dirige hacia
nosotros sus miradas; ella nos enseñará el camino más corto.
Llegamos junto a ella, ¡Oh alma lombarda, cuán altanera y desdeñosa
estabas, y cuán noble y grave era el movimiento de tus ojos! Ella no nos decía
nada, pero dejaba que nos aproximásemos, mirando únicamente como el león
cuando reposa. Virgilio se le acercó, rogándole que nos enseñase la subida más
fácil, pero ella, sin contestar a su pregunta, quiso informarse acerca de nuestro
país y de nuestra vida; y al empezar mi Guía a decir. Mantua..., la sombra, que
antes estaba como concentrada en sí misma, corrió hacia él desde el sitio en que
se encontraba, diciendo: ¡Oh, mantuano!, yo soy Sordello, de tu tierra. Y se
abrazaron mutuamente.
¡Ah Italia esclava, albergue de dolor, nave sin timonel en medio de una gran
tempestad, no ya señora de provincias, sino de burdeles! Al dulce nombre de su
país natal, aquella alma gentil se apresuró a festejar a su conciudadano; al paso
que tus vivos no saben estar sin guerra, y se destrozan entre sí aquellos a
quienes guarda una misma muralla y un mismo foso. Busca, desgraciada, en
derredor de tus costas, y después contempla en tu seno si alguna parte de ti
misma goza de paz. ¿Qué vale que Justiniano te enfrenara, si la silla está vacía?
Tu vergüenza sería menor sin ese mismo freno. ¡Ah, gentes que debierais ser
devotas, y dejar al César en su trono, si comprendierais bien lo que Dios ha
prescrito! Mirad cuán arisca se ha vuelto esa Italia, por no haber sido castigada a
tiempo con las espuelas desde que os apoderasteis de sus riendas. ¡Oh alemán
Alberto, que la abandonas, al verla tan indómita Y salvaje, cuando debiste oprimir
sus ijares!
Caiga sobre tu sangre el justo castigo del Cielo, y sea éste tan nuevo y
evidente, que sirva también de temeroso escarmiento a tu sucesor, ya que tú y tu
padre, alejados de aquí por ambición, habéis tolerado que quede desierto el
jardín del imperio. Hombre indolente, ven a ver a los Montecchi y a los Cappelletti,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
a los Monaldi y Filippeschi, aquellos ya tristes, y éstos poseídos de amargos
recelos. Ven, cruel, ven y mira la opresión de tus nobles, y remedia sus males, y
verás cuán segura está Santaflora. Ven a ver a tu Roma, que llora, viuda y sola,
exclamando día y noche: ¡César mío! ¿Por qué no estás en mi compañía? Ven y
contempla cuán grande es el mutuo amor de la gente; y si nada te mueve a
compasión de nosotros, ven a avergonzarte de tu fama. Y, séame lícito
preguntarte, ¡oh sumo Jove, que fuiste crucificado por nosotros en la tierra!
¿Están vueltos hacia otra parte tus justos ojos? ¿O es que nos vas preparando de
ese modo, en lo profundo de tus pensamientos, para recibir algún gran bien que
no puede prever nuestra inteligencia? Porque la tierra de Italia está llena de
tiranos; y el hombre más ruin, al ingresar en un partido, se convierte en un
Marcelo.
Florencia mía, bien puedes estar satisfecha de esta digresión, que no habla
contigo, merced a tu pueblo que tanto se ingenia. Hay muchos que tienen la
justicia en el corazón, pero son tardíos en aplicarla, porque temen disparar el arco
imprudentemente; mas tu pueblo la tiene en la punta de sus labios. Muchos
rehúsan los cargos públicos, pero tu pueblo responde solícito, sin que le llamen, y
grita: Yo los acepto. Alégrate, pues, que motivo tienes para ello. Eres rica,
disfrutas tranquilidad, tienes prudencia. Si digo la verdad, claramente lo
demuestran los hechos. Atenas y Lacedemonia, que hicieron las antiguas leyes y
fueron tan civilizadas, dieron un débil ejemplo de vivir bien, comparadas contigo;
pues dictas tan sutiles decretos, que los que expides en Octubre no llegan a
mediados de Noviembre. ¿Cuántas veces, en el tiempo a que alcanza la
memoria, has cambiado de leyes, de monedas, de oficios y de costumbres, y
renovado tus habitantes? Y si quieres recordarlo y ver la luz, conocerás que eres
semejante a aquella enferma, que no encuentra Posición que le cuadre sobre la
pluma, y procura hacer más llevadero su dolor dando continuas vueltas.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO VII
Después de haber cambiado entre sí tres o cuatro veces corteses y
halagüeños saludos, Sordello se hizo un poco atrás, y dijo:
- ¿Quiénes sois?
- Mis huesos fueron sepultados por mandato de Octavio, antes que se
hubiesen dirigido hacia esta montaña las almas dignas de subir hasta Dios. Yo
soy Virgilio, que perdí el cielo por no tener fe, y no por otra culpa.
Así respondió mi Guía. Como el que de improviso ve una cosa que le
asombra, y a la que no sabe si dar o no crédito, diciendo: es, no es, así se quedó
aquél; después bajó los ojos, se adelantó humildemente hacia él, y le abrazó en
el sitio del cuerpo donde alcanza el pequeño.
- ¡Oh gloria de los latinos -dijo-, por quién nuestra lengua demostró cuánto
podía! ¡Honor eterno del lugar donde nací! ¿Qué mérito o qué gracia permite que
yo te vea? Si es que soy digno de oír tus palabras, dime si vienes del Infierno, y
de qué recinto.
- He llegado hasta aquí pasando por todos los círculos del reino del llanto respondióle-; la virtud del cielo me guía, y con ella vengo. No por lo que he hecho,
sino por lo que no he hecho, he perdido la facultad de contemplar el alto Sol que
tú deseas, y que conocí demasiado tarde. Allá abajo hay un lugar triste, no por los
martirios, sino por las tinieblas, donde en vez de lamentos como gritos, sólo
resuenan suspiros. Allí estoy yo con los inocentes Párvulos, mordidos por los
dientes de la muerte antes de que fueran lavados del pecado original. Allí estoy
yo con aquellos que no se cubrieron con las tres virtudes santas, aunque, exentos
de vicios, conocieron y observaron las demás. Pero danos algún indicio, si es que
puedes y sabes, a fin de que lleguemos más pronto al sitio donde tiene verdadero
principio el Purgatorio.
Sordello respondió:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Aquí no tenemos designado un punto fijo, y a mí me es lícito subir andando
alrededor por la montaña; te serviré de guía por todos los parajes hasta donde
puedo llegar. Pero advierte que ya declina el día; y no siendo posible ir arriba de
noche, convendrá que pensemos en buscar un buen abrigo. Algo lejos de aquí, a
la derecha, hay algunas almas; si quieres, te conduciré adonde están, seguro de
que te agradará conocerlas.
- ¿Cómo es eso? -le contesté-. Quien quisiera subir de noche, ¿se vería
detenido por alguien? ¿O es acaso que no podría subir?
El buen Sordello pasó su dedo por el suelo, diciendo:
- ¿Ves esta sola línea? Pues no la atravesarás después de haberse ocultado
el Sol; no por otra causa, sino porque te lo impedirán las tinieblas nocturnas; las
cuales, con la impotencia que originan, contrarrestan la voluntad. Con ellas,
podríase muy bien volver abajo y recorrer la cuesta vagando en torno, mientras el
día esté bajo el horizonte.
Entonces mi Señor, como asombrado, repuso:
- Condúcenos adonde dices que puede ser agradable permanecer.
Nos habíamos alejado un poco de allí, cuando eché de ver que el monte
estaba hendido como los valles que hay en nuestro hemisferio.
- Iremos -dijo aquella sombra- allá donde la cuesta forma una cavidad, y
esperaremos en ella el nuevo día.
Un sendero tortuoso, entre pendiente y llano, nos condujo a un lado de
aquella cavidad, en donde las orillas que la circundan descienden más de la mitad
de su altura. El oro y la plata fina, la púrpura, el albayalde, el añil azul y brillante, y
las esmeraldas recientemente talladas en el momento en que se desprenden sus
trozos, serían vencidos en brillantez por las hierbas y las flores de aquella
cavidad, como lo menor es vencido por lo mayor. La naturaleza no había
ostentado solamente allí sus adornos, sino que con la suavidad de mil aromas
había formado un olor indistinto Y desconocido para nosotros. Allí vi sentadas
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
sobre la verdura y entre las flores algunas almas, que desde fuera no podían
distinguirse, por ocultarlas las laderas del valle, las cuales estaban cantando e l
Salve Regina. El mantuano, que nos había conducido por el tortuoso sendero,
nos dijo:
- No pretendáis que os guíe hasta donde están ésos, antes de que se oculte
el poco Sol que queda. Desde esta altura veréis las acciones y los rostros de
todos, mejor que si estuvierais entre ellos en el mismo valle. Aquel que está
sentado en el puesto más alto, que en su actitud parece haberse descuidado de
hacer lo que debía, y cuya boca no se mueve para cantar con los demás, fue el
emperador Rodolfo, que pudo curar las heridas que han dado muerte a Italia, de
tal modo, que tarde le vendrá de otro el remedio. El que con su presencia conforta
al primero, gobernó la tierra donde nace el agua que el Moltava conduce al Elba,
y el Elba al mar. Llamóse Ottokar, y ya en la infancia fue mucho mejor príncipe
que su hijo Wenceslao cuando barbado, a quien enervaron el ocio y la lujuria. Y
aquel lomo, que parece consultar con tanta intimidad al otro de benigno aspecto,
murió huyendo y marchitando la flor de lis; mirad cómo se golpea el pecho; y ved
cómo el otro, suspirando, apoya su mejilla en la palma de la mano. Padre y
suegro son del mal de Francia; saben que su vida es grosera y viciosa, y de ahí
proviene el dolor que les aflige. Aquel que parece tan corpulento, y que canta
acorde con el narigudo, llevó ceñida la cuerda de toda virtud; y si después de él
hubiera reinado más tiempo el jovencito que a su espalda se sienta, bien habría
pasado el valor de padre a hijo; lo cual no se puede decir de sus otros herederos
Jaime y Fadrique conservan los reinos; pero ninguno de ellos posee la mejor
herencia. Raras veces renace por las ramas la humana probidad; pues así lo
quiere Aquél que nos la da, para que se la pidamos. No menos se dirigen mis
palabras al narigudo, que al otro, a Pedro, que canta con él; pues de su
descendencia se lamentan ya la Pulla y la Provenza. La planta es inferior a su
semilla tanto, cuanto más que Beatriz y Margarita se gloria Constanza aún de su
marido. Ved ahí al rey de sencilla vida, sentado aparte y solo, a Enriq ue de
Inglaterra: éste ha producido mejores vástagos. Aquel que está en el suelo más
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
abajo que los otros, mirando hacia arriba, es el marqués Guillermo, por quien
Alejandría y sus guerreros hacen llorar hoy al Monferrato y al Canavés.
CANTO VIII
Era ya la hora en que se enternece el corazón de los navegantes, y renace
su deseo de abrazar a los caros amigos, de quienes el mismo día se han
despedido, y en que el novel viajero se compunge de amor, si oye a lo lejos
alguna campana, que parezca plañir al moribundo día; cuando dejé de oír, y
comencé a mirar a una de aquellas almas, que, puesta en pie, hacía señas con la
mano en ademán de que las otras la escuchasen. Unió y levantó ambas palmas,
dirigiendo sus ojos hacia Oriente, como si dijese a Dios: Sólo en ti pienso; y salió
de su boca tan devotamente y con tan dulces notas el Te lucis ante, que el placer
me hizo salir fuera de mí. Aguza bien aquí la vista, ¡oh lector!, para descubrir la
verdad; porque el velo es ahora tan sutil, que te será en efecto sumamente fácil
atravesarlo.
Vi luego a aquel ejército gentil, pálido y humilde, que en silencio contempla
el cielo, como esperando algo; y vi salir de las alturas y descender el valle dos
ángeles con dos espadas flamígeras, truncadas y privadas de sus puntas. Verdes
como las tiernas hojas que acaban de brotar eran sus vestiduras, y agitadas por
las plumas de sus alas, verdes también, flotaban por detrás a merced del viento.
El uno se posó algo más arriba de donde estábamos; el otro descendió hacia el
lado opuesto; de suerte que las almas quedaron entre ellos. Se distinguía
perfectamente su blonda cabellera; pero al querer mirar sus facciones, se
ofuscaba la vista, como se ofusca toda facultad, por la excesiva fuerza de las
impresiones.
- Ambos vienen del seno de María -dijo Sordello- para guardar el valle contra
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la serpiente, que acudirá a él en breve.
Y yo, que no sabía por qué sitio había de venir, miré en torno mío, y helado
de terror, me arrimé cuanto pude a las fieles espaldas. Sordello continuó:
- Ahora descendamos hacia donde están esas grandes sombras, y
hablaremos con ellas; les será muy grato veros.
Sólo había descendido tres pasos, según creo, cuando ya me encontré
abajo, y vi uno que me miraba como si hubiera querido conocerme. El aire iba ya
oscureciéndose, pero no tanto que entre sus ojos y los míos no permitiese ver lo
que antes por la distancia se ocultaba. Vino hacia mí, y yo me adelanté hacia él.
¡Noble juez! ¡Oh, Nino! ¡Con cuánto placer vi que no estabas entre los
condenados! No hubo amistoso saludo que no nos dirigiésemos; después me
preguntó:
- ¿Cuánto tiempo hace que has llegado al pie de este monte a través de las
lejanas aguas?
- ¡Ah! -le dije-; esta mañana he llegado pasando por tristes lugares, y estoy
aún en la primera vida; aunque al hacer este viaje, voy preparándome para la
otra.
Apenas oyeron mi respuesta, cuando Sordello y él retrocedieron como
hombres poseídos de un repentino espanto. El primero se volvió hacia Virgilio, y
el otro hacia uno que estaba sentado, gritando:
- Ven, Conrado, ven a ver lo que Dios por su gracia permite.
Después, dirigiéndose a mí, exclamó:
- Por la singular gratitud que debes a Aquél que oculta de tal modo su
primitivo origen, que no es posible penetrarlo, cuando estés más allá de las
anchurosas aguas, di a mi Juana, que pida por mí allí donde se oyen los ruegos
de los inocentes. No creo que su madre me ame ya, pues ha dejado las blancas
tocas, que la desventurada echará de menos algún día. Por ella se comprende
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
fácilmente cuánto dura en una mujer el fuego del amor, si la vista o el íntimo trato
no lo alimenta. La víbora que campea en las armas del Milanés no le
proporcionará tan hermosa sepultura como se la hubiera dado el gallo de Gallura.
Así decía, y en todo su aspecto se veía impreso el sello de aquel recto celo
que arde con mesura en el corazón. Entretanto, mis ojos se dirigían ávidos hacia
la parte del cielo donde es más lento el curso de las estrellas, como sucede en los
puntos de una rueda más próximos al eje. Mi Guía me preguntó:
- Hijo mlo, ¿qué miras allá arriba?
Y yo le contesté:
- Aquellas tres antorchas, en cuya luz arde todo el polo hacia esta parte.
Y él repuso:
- Las cuatro estrellas brillantes que viste esta mañana, han descendido por
aquel lado, y éstas han subido donde estaban aquéllas.
Mientras él hablaba, Sordello se le acercó, diciendo: He ahí a nuestro
adversario, y extendió el dedo para que mirásemos hacia el sitio que indicaba. En
la parte donde queda indefenso el pequeño valle, había una serpiente, que quizá
era la que dio a Eva el amargo manjar. Se adelantaba el maligno reptil por entre
la hierba y las flores, volviendo de vez en cuando la cabeza, y lamiéndose el lomo
como un animal que se alisa la piel. No puedo decir cómo se movieron los azores
celestiales, pues no me fue posible distinguirlo; pero sí vi a entrambos en
movimiento. Sintiendo que sus verdes alas hendían el aire, huyó la serpiente, y
los ángeles se volvieron a su puesto con vuelo igual. La sombra que se acercó al
juez, cuando éste la llamó, no dejó un momento de mirarme durante todo aquel
asalto.
- Que la antorcha que te conduce hacia arriba encuentre en tu voluntad tanta
cera cuanta se necesita para llegar al sumo esmalte -empezó a decir-; si sabes
alguna noticia positiva del Val di Magra o de su tierra circunvecina, díme la, pues
yo era señor en aquel país; fui llamado Conrado Malaspina, no el antiguo, sino
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
descendiente suyo, y tuve para con los míos un amor que aquí se purifica.
- ¡Oh! -le contesté-; no estuve nunca en vuestro país, pero, ¿a qué parte de
Europa no habrá llegado su fama? La gloria que honra vuestra casa da tal
renombre a sus señores y a la comarca entera, que tiene noticia de ella aun aquel
que no la ha visitado. Y os juro, así pueda llegar a lo alto de este monte, que
vuestra honrosa estirpe no pierde la prez que le han conquistado su bolsa y su
espada. Sus buenas costumbres y excelente carácter la colocan en tan
privilegiado puesto, que aunque el perverso jefe aparte al mundo del verdadero
camino ella va por el recto sendero despreciando el torcido.
Él replicó:
- Ve, pues, que antes de que el Sol entre siete veces en el espacio que Aries
con sus cuatro patas cubre y abarca, esa opinión cortés te será clavada en medio
de la cabeza con clavos mayores que lo pueden ser las palabras de otro, si no se
cambia el curso de lo dispuesto por la Providencia.
CANTO IX
La concubina del viejo Titón, desprendida de los brazos de su dulce amigo,
alboreaba ya en los linderos orientales, reluciendo su frente de rica pedrería
colocada en la forma del frío animal que sacude a la gente con la colas, y ya por
el lugar donde nos hallábamos había dado la Noche dos de los pasos con que
asciende, y el tercero inclinaba hacia abajo su vuelo, cuando yo, que tenía
conmigo la flaqueza de Adán, vencido del sueño, me tendí en la hierba sobre que
estábamos sentados los cinco.
A la hora del amanecer, cuando la golondrina empieza sus tristes endechas,
quizá en memoria de sus primeros ayes, y cuando nuestro espíritu, más libre de
los lazos de la carne y menos asediado de pensamientos, es casi divino en sus
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
visiones, parecióme ver entre sueños un águila con plumas de oro suspendida del
cielo, con las alas abiertas y preparada a bajar, y creía estar allí donde
Ganimedes abandonó a los suyos, cuando fue arrebatado a la celestial asamblea.
Yo pensaba entre mí: Quizá esta águila tenga la costumbre de cazar aquí
solamente, y puede ser que en otro sitio se desdeñe de levantar en alto la presa
con sus garras. Después me pareció que, dando algunas vueltas, bajaba, terrible
como un rayo, y me arrebataba hasta la esfera del fuego, donde parecía que
ardiésemos los dos; y de tal modo me quemaba aquel incendio imaginario, que se
interrumpió súbitamente mi sueño. No de otra suerte se sobresaltó Aquiles
revolviendo en torno suyo sus ojos desvelados y sin saber dónde se encontraba,
cuando su madre, robándolo a Quirón, le transportó dormido en sus brazos a la
isla de Scyros, de donde le sacaron después los griegos, como me sobresalté yo,
apenas huyó el sueño de mi rostro; y me puse pálido como el hombre a quien
hiela el espanto. A mi lado estaba únicamente mi Protector; el Sol había salido
hacía ya más de dos horas, y yo me hallaba con la cara vuelta hacia el mar.
- No temas -dijo mi Señor-; tranquilízate, que estamos en buen lugar. Da
rienda suelta a tu vigor, lejos de reprimirlo, pues has llegado ya junto al
Purgatorio; mira allí el muro que le cerca en derredor; y mira la entrada en aquel
sitio donde parece estar roto. Durante el alba que precede al día, cuando tu alma
dormía dentro del cuerpo sobre las flores que allá abajo adornan el suelo, vino
una dama y dijo: Yo soy Lucía; déjame coger a ese que duerme, y haré que
recorra más ágilmente su camino. Sordello se quedó con las otras nobles
sombras; ella te cogió, y cuando fue de día, se vino hacia arriba y yo seguí sus
huellas; aquí te dejó, habiéndome antes designado con sus bellos ojos aquella
entrada abierta; y después, ella y tu sueño desaparecieron al mismo tiempo.
Me quedé como el hombre que ve sus dudas convertidas en certidumbre, y
cuyo miedo se trueca en fortaleza, cuando le han descubierto la verdad; y
viéndome tranquilo mi Guía, empezó a subir por la calzada, y yo seguí tras él
hacia lo alto.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Lector: bien ves cómo ensalzo el objeto de mis cantos; no te admire, pues, si
procuro sostenerlo cada vez con más arte. Nos aproximamos hasta llegar al sitio
que antes me había parecido ser una rotura, semejante a la brecha que divide un
muro; y vi una puerta a la cual se subía por tres gradas de diferentes colores, y un
portero que aún no había proferido ninguna palabra. Y como yo abriese cada vez
más los ojos, le vi sentado sobre la grada superior, con tan luminoso rostro, que
no podía fijar en él mi vista. Tenía en la mano una espada desnuda, que reflejaba
sus rayos hacia nosotros de tal modo, que en vano intentó fijar en ella mis
miradas.
- Decidme desde ahí: ¿qué queréis? --empezó a decir-. ¿Dónde está el que
os acompaña? Cuidad que vuestra llegada no os sea funesta.
- Una dama del Cielo, enterada de estas cosas -le respondió mi Maestro-,
nos ha dicho hace poco: Id allí: aquella es la puerta.
- Ella guía felizmente vuestros pasos -replicó el cortés portero-. Llegad,
pues, y subid nuestras gradas.
Nos adelantamos: el primer escalón era de mármol blanco, tan bruñido y
terso, que me reflejé en él tal como soy; el segundo, más obscuro que el color
turquí, era de una piedra calcinada y áspera, resquebrajada a lo largo y de través;
el tercero, que gravita sobre los demás, me parecía de un pérfido tan solo como
la sangre que brota de las venas. Sobre este último tenía ambas plantas el Ángel
de Dios, el cual estaba sentado en el umbral, que me pareció formado de
diamante. Mi Guía me condujo de buen grado por los tres escalones, diciendo:
- Pide humildemente que se abra la cerradura.
Me postré devotamente a los pies santos: le pedí por misericordia que
abriese, pero antes me di tres golpes en el pecho. Con la punta de su espada me
trazó siete veces en la frente la letra P, y dijo:
- Procura lavar estas manchas cuando estés dentro.
En seguida sacó de debajo de sus vestiduras, que eran del color de la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ceniza o de la tierra seca, dos llaves, una de las cuales era de oro y la otra de
plata; primero con la blanca, y luego con la amarilla, hizo en la puerta lo que yo
deseaba.
- Cuando una de estas llaves falsea, y no gira con regularidad por la
cerradura -nos dijo-, esta entrada no se abre. Una de ellas es más preciosa, pero
la otra requiere más arte e inteligencia antes de abrir, porque es la que mueve el
resorte. Pedro me las dio, previniéndome que más bien me equivocara en abrir la
puerta, que en tenerla cerrada, siempre que los pecadores se prosternen a mis
pies.
Después empujó la puerta hacia el sagrado recinto, diciendo:
- Entrad; mas debo advertiros que quien mira hacia atrás vuelve a salir.
Entonces giraron en sus quicios los espigones de la sacra puerta, que son
de metal, macizos y sonoros; y no produjo tanto fragor, ni se mostró tan resistente
la de la roca Tarpeya, cuando fue arrojado de ésta el buen Metelo, por el cual
quedó luego vacía. Y me volví atento al primer ruido, y me pareció oír voces que
cantaban al son de dulces acordes: Te Deum laudamus. Tal impresión hizo en mí
aquello que oía, como la que ordinariamente se recibe cuando se oye el canto
acompañado del órgano, que tan pronto se perciben como dejan de percibirse las
palabras.
CANTO X
Cuando hubimos traspasado el umbral de la puerta que se abre pocas
veces, porque la mala inclinación de las pasiones le impide, haciendo aparecer
recta la vía tortuosa, conocí por el ruido que acababa de cerrarse; y si yo hubiese
vuelto mis ojos hacia ella, ¿qué excusa hubiera sido digna de tal falta? Subíamos
por la hendidura de una roca, la cual ondulaba tortuosamente, semejante a la ola
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
que va y viene.
- Aquí -dijo mi Guía-, es preciso que tengamos alguna precaución,
acercándonos, ya por un lado, o por otro, a las ondulaciones de esta hendidura.
Y este cuidado hizo tan lentos nuestros pasos, que la Luna llegó a su lecho
para acurrucarse, antes que nosotros saliésemos de aquel angosto camino. Mas
cuando estuvimos arriba, libres y al descubierto, en el paraje donde se interna el
monte, nos encontramos, yo fatigado, y ambos inciertos de la dirección que
debíamos seguir, en un rellano más solitario que sendero a través del desierto.
Desde el borde exterior hasta el pie del alto tajo que se alza en la parte interior,
aquel rellano sólo tendría de anchura tres veces un cuerpo humano; y hasta
donde mis ojos alcanzaban, tanto por la izquierda como por la derecha,
parecíame siempre igual esta especie de cornisa. Aun no habíamos dado un paso
por aquella vía, cuando observé que el tajo interior y escueto, por el cual no se
podía subir, era de mármol blanco, y adornado de tan preciosas entalladuras, que
no ya Policleto, sino la Naturaleza en presencia de ellas, habría sido superada y
vencida. El ángel que bajó a la Tierra con el decreto de la paz por tantos años
suspirada, y abrió las puertas del cielo después de su prolongada clausura, se
ofreció a nuestra vista con tanta verdad, y en tan dulce actitud esculpido, que no
parecía una figura silenciosa. Hubiérase jurado que hablaba diciendo: Ave,
porque también estaba allí representada la que dio vuelta a la llave para abrir al
Amor supremo. En su actitud se veían impresas estas palabras: Ecce ancilla Dei,
tan propiamente como aparece una figura sellada en la cera.
- No fijes tu atención en un solo punto -me dijo el querido Maestro-, que me
tenía cerca de sí en el lado que los hombres tienen el corazón.
Volví el rostro, y hacia la parte donde se encontraba el que movía mis
pasos, vi después de María otra historia esculpida en la roca; y para examinarla
mejor, pasé al otro lado de Virgilio, y me aproximé a ella. Estaban tallados en el
mismo mármol el carro y los bueyes conduciendo el Arca santa, por la cual es
temible desempeñar un cargo que Dios no ha confiado. Delante de ella veíase
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
alguna gente, dividida en siete coros, que a dos de mis sentidos hacía decir: a
uno, sí canta, y a otro, no canta. En igual discordancia ponía a mi vista y a mi
olfato el humo del incienso que estaba alli representado. El humilde Salmista,
danzando y saltando, precedía al vaso bendito; y en aquella ocasión era más y
menos que rey. Desde lo alto de un gran palacio que había enfrente, Micol le
contemplaba como mujer despechada y mohína. Moví mis pies más allá del sitio
en que me encontraba, para examinar de cerca otra historia que resaltaba
después de Micol. Allí estaba escrita en piedra la alta gloria del príncipe romano,
cuya insigne virtud movió a Gregorio para alcanzar su gran victoria: hablo del
emperador Trajano. Asida al freno de su caballo se veía a una viuda, penetrada
de dolor y deshecha en lágrimas; en torno suyo aparecía una considerable
multitud de caballeros, sobre cuyas cabezas se movían al viento las águilas de
oro. La desventurada, metida entre todos ellos, parecía decir: Señor, véngame de
la muerte de mi hijo, que me ha traspasado el corazón, y él responderte: Espérate
a que yo vuelva, y ella replicar, como persona a quien impacienta su mismo dolor:
Señor mío, ¿y si no vuelves? Y él: Quien ocupe mi lugar te vengará. Y ella: ¿Qué
te importa el bien que pueda hacer otro, si te olvidas del que puedes hacer tú? y
él por último: Tranquilízate, preciso es que cumpla con mi deber antes de
ponerme en marcha; la justicia lo quiere, y la piedad me detiene. Aquel que no vio
jamás cosa nueva produjo este hablar visible, nuevo para nosotros, porque no se
encuentra en la Tierra nada parecido. Mientras yo me deleitaba contemplando
aquellas imágenes de tanta humildad, más que por su belleza, gratas a la vista,
por ser quien era su Artífice, el poeta murmuraba:
- Mira cuántas almas se dirigen hacia acá con paso lento; ellas nos
conducirán a las gradas superiores.
Mis ojos atentos a mirar para ver las novedades de que se mostraban tan
ávidos, no fueron tardos en volverse hacia él. No quiero, ¡oh lector!, que te
apartes de tus buenas disposiciones, oyendo cómo Dios quiere que se paguen
las deudas. No presten atención a la forma de estas penas, sino a lo que en pos
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de ellas vendrá; piensa que, en el último y peor resultado, no pueden prolongarse
más allá de la gran sentencia. Yo empecé a decir:
- Maestro, lo que veo dirigirse hacia nosotros no me parecen personas, ni sé
lo que es; pues se desvanece a mi vista.
Me contestó:
- La abrumadora condición de sus tormentos les hace inclinarse de tal modo
hacia el suelo, que aun mis ojos dudaren al principio; pero mira allí fijamente,
descubre con tu vista lo que viene debajo de aquellas peñas, y podrás juzgar cuál
es el tormento de cada uno de ellos.
¡Oh cristianos soberbios, miserables y débiles, que enfermos de la vista del
entendimiento, os fiáis en vuestros pasos retrógrados! ¿No observáis que somos
gusanos nacidos para formar la angelical mariposa, que dirige su vuelo sin
impedimento hacia la justicia de Dios? ¿Por qué se engríe soberbio vuestro
ánimo, cuando sólo sois defectuosos insectos, como crisálidas que no llegan a
desarrollarse? Así como, para sostener un piso o un techo, se ve a veces por
ménsula una figura cuyas rodillas se doblan hasta el pecho, la cual, con ser
fingido su esfuerzo, produce verdadera aflicción en quien la mira, del mismo
modo vi yo a aquellas almas cuando las examiné con cuidado. Es cierto que
estaban más o menos contraídas, según era mayor o menor el peso que
soportaban, pero aun la que más paciente y aliviada se mostraba en sus
movimientos, parecía decir llorando: No puedo más.
CANTO XI
¡Oh padre nuestro, que estás en los cielos, aunque no circunscrito a ellos,
sino por el mayor amor que arriba sientes hacia los primeros efectos! Alabados
sean tu nombre y tu poder por las criaturas, así como se deben dar gracias a las
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
dulces emanaciones de tu bondad. Venga a nos la paz de tu reino, a la que no
podemos llegar por nosotros mismos, a pesar de toda nuestra inteligencia, si ella
no se dirige hacia nosotros. Así como los ángeles te sacrifican su voluntad
entonando Hosanna, deben sacrificarte la suya los hombres. Danos hoy el pan
cotidiano, sin el cual retrocede por este áspero desierto aquel que más se afana
por avanzar. Y así como nosotros perdonamos a cada cual el mal que nos ha
hecho padecer, perdónanos tú benigno, sin mirar a nuestros méritos. No pongas
a prueba nuestra virtud, que tan fácilmente se abate, contra el antiguo adversario,
sino líbranos de él, que la instiga de tantos modos. No hacemos, ¡Oh Señor
amado!, esta última súplica por nosotros, pues ya no tenemos necesidad de ella,
sino por los que tras de nosotros quedan.
De esta suerte, pidiendo para ellas y para nosotros un feliz viaje, iban
aquellas almas soportando su carga, semejante a la que a veces cree uno llevar
cuando sueña. Desigualmente cargadas y desfallecidas caminaban alrededor del
primer círculo, a fin de purificarse de las vanidades del mundo. Si desde allí
siempre se ruega por nosotros, ¿qué no podrán decir y hacer por ellas desde aquí
los que a su voluntad reúnen la gracia divina? Es preciso ayudarles a lavarse las
manchas que del mundo llevaron, para que puedan llegar, limpias y ágiles, hasta
las estrelladas esferas.
- ¡Ah! Que la justicia y la piedad os alivien pronto de vuestro peso, de modo
que podáis desplegar las alas y elevaros según vuestro deseo; mostradnos por
qué lado se va más pronto hacia la escala; y si hay más de un camino,
enseñadnos cuál es el menos pendiente, pues este que viene conmigo es muy
tardo en subir, a causa de la carne de Adán de que va revestido.
No pudimos averiguar de quién procedían las palabras que respondieron a
éstas que había proferido aquel a quien yo seguía pero contestaron:
- Venid con nosotros, a mano derecha, por la orilla, y encontraréis un
sendero por donde puede subir una persona viva, y si no me lo impidiera este
peñasco, que doma mi soberbia cerviz, y me obliga a llevar la cabeza baja,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
miraría a ese que vive aún y no se nombra, para ver si le conozco, y para excitar
su piedad por mi suplicio. Yo fui latino e hijo de un gran toscano: mi padre fue
Guillermo Aldobrandeschi; no sé si habréis oído alguna vez su nombre. La
antigua nobleza y las brillantes acciones de mis antepasados me hicieron tan
arrogante, que no pensando en nuestra madre común, tuve tanto desprecio hacia
los demás hombres, que este desprecio causó mi muerte, como saben los
sieneses, y como sabe en Campagnatico todo el que habla. Yo soy Umberto; y no
es a mi solo a quien ha perjudicado el orgullo, sino que también ha acarreado la
desgracia de todos mis parientes. Por mis pecados me veo en la precisión de
soportar aquí este peso, hasta dejar a Dios satisfecho; ya que no lo hice entre los
vivos, debo hacerlo entre los muertos.
Al oírle, bajé la cabeza; y uno de ellos, que no era el que hablaba, se volvió
bajo el peso que lo agobiaba; me vio, conocióme, y me llamó, teniendo los ojos
fijos con gran trabajo en mi, que caminaba inclinado junto a ellos.
- ¡Oh! -le dije-, ¿no eres tú Oderisi, honor de Agobbio y de aquel arte que
llaman de iluminar en París?
- Hermano -me dijo-; más agradan los dibujos que ilumina Francisco
Bolognese; ahora todo el honor es suyo, si bien yo participo de él. No hubiera yo
sido en vida tan generoso, a causa del gran deseo de sobresalir en mi arte que
dominaba a mi corazón. De tal soberbia aquí se paga la pena; y estoy aquí,
gracias a que, cuando aún podía pecar, volví mi alma a Dios. ¡Oh vanagloria del
ingenio humano! ¡Cuán poco dura tu lozano verdor, cuando no alcanza épocas de
ignorancia! Creía Cimabue ser árbitro en el campo de la pintura, y ahora es Giotto
al que se aclama, de modo que ha quedado oscurecida la fama de aquél; de igual
suerte un Guido ha despojado a otro de la gloria de la lengua, y acaso ha nacido
ya quien arroje a los dos de su nido. El rumor del mundo no es más que un soplo,
que tan pronto viene de un lado, como de otro, y cambia de nombres por lo
mismo que cambia de sitios. ¿Qué mayor fama será la tuya de aquí a mil años,
separando de ti tu cuerpo envejecido, que si hubieses muerto antes de dejar el
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pappo y el dindi? Ese espacio de tiempo, comparado con la eternidad, es mucho
más corto que un abrir y cerrar de ojos respecto al círculo que más lentamente se
mueva en el cielo. En toda la Toscana resonó el nombre del que camina paso a
paso delante de mí; y ahora apenas se le menciona en Siena, de donde era
Señor cuando fue destruida la ira florentina, que en aquel tiempo era tan altanera,
como prostituta es ahora. Vuestra fama es semejante al color de la hierba, que
viene y va; y el que la decolora es el mismo que hace brotar sus tiernos tallos.
Le contesté:
- Tus verídicas palabras infunden en mi corazón una buena humildad, y
abaten mi hinchazón, pero, ¿quién es ese del cual hablabas ahora?
- Es -me respondió- Provenzano Salvani, está aquí, porque tuvo la
presunción de reunir en su mano todo el gobierno de Siena. Ha marchado y
continúa marchando sin reposo desde que murió, pues en tal moneda paga quien
allá se ha mostrado demasiado audaz.
Le repliqué:
- Si un espíritu que, para arrepentirse, aguarda llegar al límite de la vida,
permanece en la parte inferior de la montaña, y a no ser que le ayude una
ferviente oración, no sube a este sitio hasta haber transcurrido en espacio de
tiempo igual al que vivió, ¿cómo es que se le ha permitido a ése venir aquí?
- Cuando vivía en medio de su mayor gloria -dijo-, se presentó en la plaza de
Siena deponiendo toda vanidad, y allí, para librar a un amigo suyo del cautiverio
que sufría en la prisión de Carlos, se portó de modo que temblaban todas sus
venas. No te diré más; sé que te hablo en términos oscuros, pero no transcurrirá
mucho tiempo sin que tus conciudadanos obren de modo que te permitirán
penetrar el sentido de mis palabras. Esta acción le ha valido traspasar los límites
del Purgatorio.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XII
Unidos, como bueyes bajo el yugo, íbamos aquella alma cargada y yo,
mientras lo permitió mi amado pedagogo, pero cuando dijo: Déjale, y sigue, que
aquí conviene que cada cual dé cuanto impulso pueda a su barca con la vela y
con los remos, erguí mi cuerpo como debe andar el hombre, por más que mis
pensamientos continuaran siendo humildes y sencillos. Ya estaba yo en marcha,
siguiendo gustoso los pasos de mi Maestro, y ambos hacíamos alarde de nuestra
agilidad, cuando él me dijo:
- Mira hacia abajo; pues para que sea menos penoso el camino, te
convendrá ver el suelo en que se asientan tus plantas.
Del modo que las sepulturas tienen esculpido en signos emblemáticos, lo
que fueron los muertos enterrados en ellas, para perpetuar su memoria, por lo
cual muchas veces arranca lágrimas allí el aguijón del recuerdo, que sólo punza a
las almas piadosas, de igual suerte, pero con más propiedad y perfecto artificio, vi
yo cubierto de figuras todo el plano de aquella vía que avanza fuera del monte.
Veía, por una parte, a aquel que fue creado más noble que las demás criaturas,
cayendo desde el cielo como un rayo. Veía en otro lado a Briareo, herido por el
dardo celestial, yaciendo en el suelo y oprimiéndolo con el peso de su helado
cuerpo. Veía a Timbreo, a Palas y a Marte, armados aún y en derredor de su
padre, contemplando los esparcidos miembros de los Gigantes. Veía a Nemrod al
pie de su gran obra, mirando con ojos extraviados a los que fueron en Senaar
soberbios como él. ¡Oh Níobe, con cuán desolados ojos te veía representado en
el camino entre tus siete y siete hijos exánimes! ¡Oh Saúl, cómo te me aparecías
allí, atravesado con tu propia espada y muerto en Gelboé, que desde entonces no
volvió a recibir la lluvia ni el rocío! Con igual evidencia te veía, ¡oh loca Aracnea!,
ya medio convertida en araña y triste sobre los rotos pedazos de la obra que
labraste por desgracia tuya. ¡Oh Roboam! AIIi no estabas ya representado con
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
aspecto amenazador sino lleno de espanto y conducido en un carro, huyendo
antes que otros te expulsasen de tu reino. Mostrábase además en aquel duro
pavimento de qué modo Alcmeón hizo pagar caro a su madre el desastroso
adorno; cómo los hijos de 5ennaquerib se arrojaron sobre su padre dentro del
templo, dejándole alli muerto; la destrucción y el cruel estrago que hizo Tamiris,
cuando dijo a Ciro: Tuviste sed de sangre, pues bien, yo te harto de ella, y la
derrota de los asirios, después de la muerte de Holofernes, y el destrozo de sus
restos fugitivos. Veíase a Troya convertida en cenizas y en ruinas. ¡Oh lIión!,
¡cuán abatida y despreciable te representaba la escultura que alli se distinguía!
¿Quién fue el maestro, cuyo pincel o buril trazó tales sombras y actitudes, que
causarían admiración al más agudo ingenio? AIIí los muertos parecían muertos, y
los vivos realmente vivos. El que presenció los hechos no vio mejor que yo la
verdad de cuanto fui pisando mientras anduve inclinado. Así, pues, hijos de Eva,
ensoberbeceos; marchad con la mirada altiva, y no inclinéis el rostro de modo que
podáis ver el mal sendero.
Habíamos dado ya una gran vuelta por el monte, y el Sol estaba mucho más
adelantado en su camino de lo que nuestro absorto espíritu creyera, cuando
aquel que siempre andaba cuidadoso, empezó a decir:
- Levanta la cabeza: no es tiempo de ir tan pensativo. He allí un ángel, que
se prepara a venir hacia nosotros, y ve también que se retira del servicio del día
la sexta esclava. Reviste de reverencia tu rostro y tu actitud, a fin de que le plazca
conducirnos más arriba; piensa en que este día no volverá jamás a lucir.
Estaba yo tan acostumbrado por sus amonestaciones a no desperdiciar el
tiempo, que su lenguaje, con respecto a este punto, no podía parecerme oscuro.
La hermosa criatura venía en nuestra dirección, vestida de blanco, y centellando
su rostro como la estrella matutina. Abrió los brazos y después las alas, diciendo:
- Venid; cerca de aquí están las gradas, y puede subirse fácilmente por
ellas. ¡Qué pocos acuden a esta invitación! ¡Oh raza humana, nacida para
remontar el vuelo!, ¿por qué el menor soplo de viento te hace caer?
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Nos condujo hacia donde la roca estaba cortada; y allí agitó sus alas sobre
mi frente, permitiéndome luego seguir con seguridad mi camino. Así como para
subir al monte donde está la iglesia que, a mano derecha y más arriba del
Rubaconte, domina a la bien gobernada ciudad, se modera la rápida pendiente
por medio de las escaleras hechas en otro tiempo, cuando estaban seguros los
registros Y las marcas oficiales, así también aquí, de un modo semejante, se
templa la aspereza de la escarpada cuesta que desciende casi a plomo desde el
otro circulo; pero es preciso pasar rasando por ambos lados con las altas rocas.
Mientras nos internábamos en aquella angostura, oímos voces que cantaban
Beati pauperes spiritu, de tal manera, que no podía expresarse con palabras. ¡Ah!
¡Cuán diferentes de los del Infierno son estos desfiladeros! Aquí se entra oyendo
cánticos, y allá horribles lamentos. Subíamos ya por la escalera santa, y me
parecía ir más ligero por ella, que antes iba por el camino llano; lo que me obligó
a exclamar:
- Maestro, dime: ¿de qué peso me han aliviado, pues ando sin sentir apenas
cansancio alguno?
Respondióme:
- Cuando las P, que aún quedan en tu frente casi borradas, hayan
desaparecido enteramente, como una de ellas, tus pies obedecerán tan sumisos
a tu voluntad, que lejos de sentir el menor cansancio, tendrán un placer en
moverse.
Al oír esto, hice como los que llevan algo en la cabeza y no lo saben, pero lo
sospechan por los ademanes de otros; que procuran acertarlo con ayuda de la
mano, la cual busca y encuentra, y desempeña el oficio que no es posible
encomendar a la vista; extendiendo los dedos de la mano derecha, sólo encontré
seis de las letras que el Ángel de las llaves había grabado en mí frente; y al ver lo
que yo hacía, se sonrió mi Maestro.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XIII
Habíamos llegado a lo alto de la escala, donde por segunda vez se adelgaza
la montaña destinada a la purificación de los que suben por ella. También allí la
ciñe en derredor un rellano como el primero, sólo que el arco de su circunferencia
se repliega más pronto; en él no hay esculturas ni nada parecido, y así el ribazo
interior, como el camino, presentan al desnudo el color lívido de la piedra.
- Si esperamos aquí a alguien para preguntarle hacia qué lado hemos de
seguir -decía el Poeta-, temo que tardaremos mucho en decidirnos.
Dirigió luego la vista fijamente hacia el Sol; afirmó en el pie derecho el centro
de rotación, e hizo girar su costado izquierdo.
- ¡Oh dulce luz, en quien confío al entrar por el nuevo camino! Condúcenos decía- como conviene ser conducido por este lugar. Tú das calor al mundo, tú le
iluminas; tus rayos, pues, deben servir siempre de guía, a menos que otra razón
disponga lo contrario.
Ya habíamos recorrido en poco tiempo y merced a nuestra activa voluntad,
un trayecto como el que acá se cuenta por una milla, cuando sentimos volar hacia
nosotros, pero sin verlos, algunos espíritus que, hablando, invitaban cortésmente
a tomar asiento en la mesa de amor. La primera vez que pasó volando decía
distintamente: ¡Vinum non habent! y se alejó, repitiéndolo por detrás de nosotros.
Antes que dejara de percibirse enteramente a causa de la distancia, pasó otra
gritando: Yo soy Orestes, y tampoco se detuvo.
- ¡Oh Padre! -dije yo-; ¿qué voces son esas?
Y mientras esto preguntaba, oímos una tercera que decía: Amad a los que
os han hecho daño. El buen Maestro me contestó:
- En este círculo se castiga la culpa de la envidia, pero las cuerdas del azote
son movidas por el amor. El freno de ese pecado debe producir diferente sonido;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
y creo que lo oirás, según me parece, antes de que llegues al paso del perdón.
Pero fija bien tus miradas a través del aire, y verás algunas almas sentadas
delante de nosotros apoyándose todas a lo largo de la roca.
Entonces abrí los ojos más que antes; miré hacia delante, y vi sombras con
mantos, cuyo color no era diferente del de la piedra, y luego que hubimos
avanzado algo más, oí exclamar: ¡María, ruega por nosotros! ¡Miguel, y Pedro, y
todos los santos, rogad! No creo que hoy exista en la Tierra un hombre tan duro,
que no se sintiese movido de compasión hacia lo que vi en seguida, pues cuando
llegué junto a las almas, y pude observar sus actos claramente, brotó de mis ojos
un gran dolor. Me parecían cubiertas de vil cilicio; cada cual sostenía a otra con la
espalda, y todas lo estaban a su vez por la roca, como los ciegos, a quienes falta
la subsistencia, se colocan en los Perdones, y solicitan el socorro de sus
necesidades, apoyando cada uno su cabeza sobre la del otro, para excitar más
pronto la compasión, no por medio de sus palabras, sino con su aspecto que no
contrista menos. Y del mismo modo que el sol no llega hasta los ciegos, así
también la luz del Cielo no quiere mostrarse a las sombras de que hablo, pues
todas tienen sus párpados atravesados y cosidos por un alambre, como se hace
con los gavilanes salvajes para domesticarlos.
Mientras iba andando, me parecía inferir una ofensa, viendo a otros sin ser
visto de ellos, por lo cual me volví hacia mi prudente Consejero. Bien sabía él lo
que quería significar mi silencio; así es que no esperó mi pregunta. sino que me
dijo:
- Habla, y sé breve y sensato.
Virgilio caminaba a mi lado por aquella parte de la calzada desde donde se
podía caer, pues no estaba resguardada por ningún pretil; hacia mi otro lado
estaban las devotas sombras, las cuales lanzaban con tanta fuerza las lágrimas a
través de su horrible costura, que bañaban con ellas sus mejillas. Me dirigí a ellas
y les dije:
- ¡Oh gente segura de ver la más alta luz del cielo, único fin a que aspira
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
vuestro deseo! Así la gracia disipe pronto las impurezas de vuestra conciencia, de
tal suerte que descienda por ella puro y claro el río de vuestra mente, decidme
(que me será muy dulce y grato) si entre vosotras hay algún alma que sea latina,
a quien quizá podrá serie útil que yo la conozca.
- ¡Oh hermano mío!, todas nosotras somos ciudadanas de una verdadera
ciudad, pero tú querrás decir si hay alguna que haya peregrinado en vida por
Italia.
Estas palabras creí percibir en respuesta a las mías, algo más adelante del
sitio en que me encontraba; por lo cual me hice oír de nuevo más allá. Entre las
demás sombras vi una que parecía estar a la expectativa; y si alguien pregunta
cómo podía insinuarse, le diré que levantando en alto la barba, como hacen los
ciegos.
- Espíritu -le dije-, que te abates para subir, si eres aquel que me ha
respondido, dame cuenta de tu país y de tu nombre.
- Yo fui sienesa -respondió-, y estoy aquí con estos otros purificando mi vida
culpable, y suplicando con lágrimas a Aquél que debe concedérsenos. No fui
sabia, por más que me llamaran Sapía y me alegraron más los males ajenos que
mis propias venturas. Y porque no creas que te engaño, oye si fui tan necia como
te digo. Descendía ya por la pendiente de mis años, cuando mis conciudada nos
se encontraron cerca de Calle a la vista de sus adversarios, y yo rogaba a Dios lo
mismo que Él quería. Fueron destrozados, y reducidos en aquel sitio al paso
amargo de la fuga; y al ver aquella caza, tuve tal contento, que ningún otro puede
igualársele. Mientras tanto elevaba al cielo mi atrevida faz gritando a Dios: Ahora
ya no temo, como hizo el mirlo engañado en invierno por algunos días apacibles.
Hacia el fin de mi vida quise reconciliarme con Dios; y aún no habría comenzado
a pagar mi deuda por medio de la penitencia, si no fuera porque me tuvo presente
en sus santas oraciones Pedro Pettinagno, que se apiadó de mí, movido de su
caridad. Pero, ¿quién eres tú, que vas informándote de esa suerte de nuestra
condición, con los ojos libres, según creo, y que hablas respirando?
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- También estarán mis ojos cosidos aquí -le dije-, pero por poco tiempo;
pues el delito que cometí mirando con ellos envidiosamente ha sido pequeño.
Mucho más miedo infunde a mi alma el castigo de abajo; pues ya siento gravitar
sobre mí, el peso de que van cargados los que allí están.
Ella me preguntó:
- ¿Quién te ha conducido, pues, aquí arriba entre nosotros, si crees volver
abajo?
Contestéle:
- Ese que está conmigo y no pronuncia una palabra. Vivo estoy; Por lo cual
dime, espíritu elegido, si quieres que allá mueva en tu favor aún los pies mortales.
- ¡Oh!, eso sí que es una cosa nunca oída -repuso-, y una gran señal de que
Dios te ama; ruégote, por tanto, que me auxilies con tus oraciones; y te suplico
por aquello que más desees, que si vuelves a pisar la tierra de Toscana, me
pongas en buen lugar con mis parientes. Los verás entre aquella gente vana, que
confía en Talamone; y esa esperanza, más descabellada que la de encontrar la
Diana, los perderá, pero los almirantes perderán más aún.
CANTO XIV
¿Quién es ese que gira en torno de nuestro monte, antes de que la muerte
le haya hecho emprender su vuelo, y abre y cierra los ojos según su voluntad?
- Ignoro quién sea, pero sé que no va solo; pregúntale tú que estás más
próximo a él, y acógele con dulzura, de modo que le hagas hablar.
Así razonaban a mi derecha dos espíritus, apoyado uno contra otro;
después levantaron la cabeza para dirigirme la palabra, y dijo uno de ellos:
- ¡Oh alma que, encerrada aún en tu cuerpo, te encaminas hacia el Cielo!
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Consuélanos por caridad, y dinos de dónde vienes y quién eres, pues la gracia
que de Dios has recibido nos causa el asombro que produce una cosa que no ha
existido jamás.
Yo les contesté:
- Por en medio de la Toscana serpentea un riachuelo, que nace en
Falterona, y al que no le bastan cien millas de curso; a orillas de este río he
recibido mi persona; deciros quién soy yo, sería hablar en vano, porque mi
nombre aún no es muy conocido.
- Si he penetrado bien tu entendimiento con el mío -me respondió el que me
había preguntado-, hablas del Amo.
Y el otro le dijo:
- ¿Por qué oculta el nombre de aquel río, como se hace con una Cosa
horrible?
Y la sombra a quien le preguntaban esto respondió como debía:
- No lo sé, pero es muy digno de desaparecer el nombre de tal valle; porque
desde su origen (donde la alpestre cordillera de que está desprendido el Peloro
es tan copiosa de aguas, que en pocos sitios lo será más) hasta el punto en que
restituye lo que el cielo ha sacado del mar, a quien deben los ríos el caudal que
va con ellos, todos sus pobladores, enemistados con la virtud, la persiguen como
a una serpiente, ya sea por desventura del país, o ya por una mala costumbre
que les arrastra; por lo cual tienen los habitantes de aquel mísero valle tan
pervertida su naturaleza, que parece que Circe los haya apacentado. Aquel río
lleva primero su débil curso por entre sucios puercos, más dignos de bellotas que
de otro alimento condimentado para uso de los hombres. Llegando abajo,
encuentra viles perros, más rabiosos de lo que permite su fuerza, y a quienes
tuerce con desdén el hocico. Va descendiendo, y cuanto más acrecienta su
caudal, tanto más encuentra los perros convertidos en lobos la maldecida y
desdichada fosa; bajando luego por entre profundas gargantas, tropieza con las
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
engañosas zorras, que no temen lazo que pueda cogerlas. No he de dejar de
decirlo, aunque haya quien me oiga; y le convendrá a ése, con tal que se acuerde
de lo que un espíritu de verdad me revela. Veo a tu sobrino, que se convierte en
cazador cruel de aquellos lobos sobre la orilla del feroz río, y a todos los
atemoriza. Vende por dinero su carne, aun estando viva; después los mata como
si fuesen bueyes viejos, y quita a muchos la vida y a sí mismo el honor.
Ensangrentado sale de la triste selva, dejándola de tal modo, que de aquí a mil
años no volverá a su estado primitivo.
Como al anuncio de futuros males se turba el rostro del que lo escucha,
venga de donde quiera el peligro que lo amenace, así vi yo turbarse y
entristecerse a la otra alma, que estaba vuelta escuchando, apenas hubo
recapacitado aquellas palabras. El lenguaje de la una y el rostro de la otra
excitaban en mi el deseo de saber sus nombres; híceles entre ruegos esta
pregunta; por lo cual, el espíritu que antes me habla hablado repuso:
- Quieres que yo condescienda en hacer por ti lo que tú no quieres hacer por
mí, pero pues Dios permite que se trasluzca tanto su gracia en ti, no dejaré de
satisfacer tus deseos. Sabe, pues, que yo soy Guido del Duca; de tal modo
abrasó la envidia mi sangre, que cuando veía un hombre feliz, hubieras podido
contemplar la lividez de mi rostro. Por eso ahora siego la mies de mi simiente.
- ¡Oh raza humana!, ¿por qué pones tu corazón en lo que requiere una
posesión exclusiva? Este es Rinieri, honra y prez de la casa de Calboli, la cual no
ha tenido después ningún heredero de sus virtudes. Y no es sólo su
descendencia la que, entre el Po y los montes, el mar y el Reno, se encuentra
hoy despojada de los bienes que entrañan la verdad y subliman el á nimo, pues
dentro de esos límites todo el terreno está cubierto de plantas venenosas, de tal
modo que tarde podrá volvérsele a meter en cultivo. ¿Dónde está el buen Licio y
Enrique Manardi, Pedro Traversaro y Guido de Carpigna? ¡Oh, romañoles, raza
bastardeada! ¿Cuándo nacerá en Bolonia un nuevo Fabro? ¿Cuándo en Faenza
echará raíces otro Bernardino de Fosco, hermoso tronco salido de una
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
insignificante semilla? No te asombres, toscano, si ves que lloro al recordar a
Guido de Prata, y a Ugolino de kao, que vivió entre nosotros; a Federico Tignoso
y a todos los suyos; a la familia Traversara y los Anastagi, casas ambas que
están hoy desheredadas de la virtud de sus mayores; no te asombre mi duelo al
recordar las damas y los caballeros, los afanes y agasajos que inspiraban amor y
cortesía, allí donde han llegado a ser tan depravados los corazones. ¡Oh
Brettinoro!, ¿por qué no desapareciste cuando tu antigua familia y muchos de tus
habitantes huyeron por no ser culpables? Bien hace Bagnacaval en no
reproducirse; y por el contrario, hace mal Castrocaro y peor Conio, que se
empeña en procrear tales condes. Los Pagani se portarán bien cuando huya el
Demonio, pero no tanto que consigan dejar de sí un recuerdo puro. ¡Oh Ugolino
de Fantoli!, tu nombre está bien seguro, pues no es de esperar que haya quien,
degenerando, pueda obscurecerlo. Pero déjame, ¡oh Toscano!; que ahora me son
más gratas las lágrimas que las palabras; tanto es lo que me ha oprimido la
mente nuestra conversación.
Sabíamos que aquellas almas queridas nos oían andar, y pues que
callaban, debíamos estar seguros del camino que seguíamos. Luego que
andando nos encontramos solos, llegó directamente a nosotros una voz, que
hendió el aire como un rayo, diciendo: El que me encuentre debe darme la
muerte, y huyó como el trueno que se aleja, cuando de pronto se desgarra la
nube. Apenas cesamos de oírla, percibimos otra, la cual retumbó con gran
estrépito, semejante al trueno que sigue inmediatamente al relámpago: Yo soy
Aglauro, que me convertí en piedra. Entonces, para unirme más al Poeta, di un
paso hacia atrás y no hacia adelante. Ya se había calmado el aire por todas
partes, cuando él me dijo:
- Aquel fue el duro freno que debería contener al hombre en sus límites,
pero mordéis tan fácilmente el cebo, que os atrae con su anzuelo el antiguo
adversario, sirviéndoos de poco el freno o el reclamo. El cielo os llama y gira en
torno vuestro mostrándoos sus eternas bellezas, y sin embargo, vuestras miradas
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
se dirigen hacia la Tierra; por lo cual os castiga Aquél que lo ve todo.
CANTO XV
Caminando ya el Sol hacia la noche, parecía quedarle por recorrer tanto
espacio como el que media entre el principio del día y el punto donde aquel
señala el término de la hora de tercia en la esfera, que, cual niño inquieto, se
mueve continuamente: allí era ya la tarde, y aquí media noche.
Los rayos solares nos herían de lleno en el rostro, porque habíamos dado tal
vuelta en derredor de la montaña, que íbamos directamente hacia el Ocaso;
cuando sentí que el resplandor deslumbraba mis ojos mucho más que antes; y
siéndome desconocida la causa, me quedé estupefacto; levanté las manos, y me
formé con ellas una sombrilla encima de las cejas, que es el preservativo contra
el exceso de luz. Como cuando en el agua o en un espejo rebota el rayo
luminoso, elevándose al lado opuesto de idéntica manera que desciende, y
desviándose por ambas partes a igual distancia de la caída de la piedra, según
demuestran la experiencia y el arte, así me pareció ser herido por una luz que
delante de mí se reflejaba, por lo cual aparté de ella presurosamente los ojos.
- ¿Qué es aquello, amado Padre, de que no puedo, por más que haga,
resguardar mi vista -dije-, y que parece venir hacia nosotros?
- No te asombres si la familia del cielo te deslumbra todavía -me respondió-;
es un mensajero que viene a invitar a un hombre a que suba. En breve, no sólo
podrás contemplar estas cosas sin molestia, sino que te serán tanto más
deleitables, cuánto más dispuesta se halle tu naturaleza a sentirlas.
Luego que llegamos cerca del Ángel bendito, con agradable voz nos dijo:
- Entrad por aquí a una escalera, que es menos empinada que las otras.
Subíamos ya, dejando en pos de nosotros aquel círculo, cuando oímos
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cantar a nuestra espalda: Beati misericordes y Regocíjate tú que vences. Mi
maestro y yo ascendíamos solos, y yo pensaba entretanto sacar provecho de sus
palabras; por lo que, dirigiéndome a él, le pregunté:
- ¿Qué quiso decir el espíritu de la Romanía al hablar de lo que requiere una
posesión exclusiva?
Respondióme:
- Ahora conoce el daño que causa su principal pecado; así, pues, no debes
admirarte si le condena, a fin de que haya menos qué llorar por él; porque si
vuestros deseos se cifran en bienes que puedan disminuirse dando a otros
participación en ellos, la envidia excita vuestros pulmones a suspirar; pero si el
amor de la suprema esfera dirigiese hacia el Cielo vuestros deseos, no abrigaríais
tal temor en vuestro corazón; pues cuanto más se dice allí lo nuestro, tanto mayor
es el bien que posee cada cual, y mayor caridad arde en aquel recinto.
- Menos contento estoy que si me hubiese callado -dije-; y ahora ofuscan
más dudas mi mente. ¿Cómo puede ser que un bien distribuido entre muchos
haga más ricos a sus poseedores, que poseyéndolo unos pocos?
A lo que me contestó:
- Por fijar siempre tu pensamiento en las cosas terrenales deduces
oscuridad y error de las claras verdades que te demuestro. Aquel bien infinito e
inefable que está arriba, se lanza hacia el amor, como un rayo de luz a un cuerpo
fúlgido, comunicándose tanto más cuanto mayor es el ardor que encuentra; de
modo que la eterna virtud crece sobre la caridad a medida que ésta se aumenta;
por lo cual, cuanto mayor número de almas se dirigen a él, tanto más amor hay
allá arriba, y más allí se ama, reflejándose este amor de una a otra alma como la
luz entre dos espejos. Si no te satisfacen mis razones, ya verás a Beatriz, y ella
acallará por completo ese deseo y cualquier otro que tengas. Avanza, pues, para
que pronto desaparezcan, como ya han desaparecido dos, esas cinco señales,
que sólo se borran por medio de lágrimas.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Cuando iba a decir: Me has dejado satisfecho, observé que habíamos
llegado al otro círculo; por lo cual, ocupado en pasear por él mis anhelantes
miradas, guardé silencio. Allí me pareció que era súbitamente arrebatado en
éxtasis, y que veía un templo con muchas personas, y una mujer a la entrada
exclamando, en la dulce actitud de una madre: Hijo mío, ¿por qué has obrado así
con nosotros? Tu Padre y yo te buscábamos angustiados. Cuando se calló,
desapareció lo que antes se me había aparecido. Después se ofreció a mi vista
otra, por cuyas mejillas se deslizaba aquel agua que destila el dolor, cuando
procede de un gran despecho contra otro; ésta decía: Si eres señor de la ciudad
cuyo nombre originó tanta contienda entre los dioses, y en la que toda ciencia
destella, véngate de los atrevidos brazos que abrazaron a nuestra hija, ¡oh
Pisístrato! Y este señor bondadoso y clemente le respondía con rostro sereno:
¿Qué haremos con el que nos quiere mal, si condenamos al que nos ama?
Después vi a varios hombres abrasados por la ira, matando a pedradas a un
joven, y diciéndose a grandes gritos unos a otros: ¡Martirízale, martirízale! Y le
contemplaba encorvado hacia el suelo bajo el peso de la muerte que ya le
derribaba, pero haciendo de sus ojos puertas para llegar al cielo, y rogando al
Señor en medio de tal martirio y con aquel aspecto que excita a la piedad, que
perdonase a sus perseguidores. Cuando mi alma volvió de fuera a las cosas que
fuera de ella son verdaderas, reconocí mis errores que, sin embargo, no eran
falsos. Mi Guía, que me veía hacer lo que un hombre que sale de un sueño, me
dijo:
- ¿Qué tienes, que no puedes sostenerte? Has andado más de media legua
con los ojos cerrados y con paso vacilante, como el que está dominado por el
vino o por el sueño.
- ¡Oh amado Padre mío! -dije yo-; si me prestas atención, te diré lo que se
me ha aparecido cuando mis piernas vacilaban.
Y él a su vez:
- Aunque tuvieras cien máscaras que ocultaran tu rostro, adivinaría yo hasta
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tus menores pensamientos. Lo que has visto te ha sido revelado para que no te
excuses de abrir el corazón al agua de la paz, que mana de la fuente eterna. Te
he preguntado: ¿Qué tienes?, no porque me dijeras lo que hace el que tiene los
ojos entornados cuando se ha apoderado algún sopor de su cuerpo, sino para
que tus pies recobrasen fuerzas; es preciso estimular así a los perezosos,
demasiado lentos en emplear el tiempo de sus vigilias cuando, una vez
despiertos, recobran el imperio de su voluntad.
Seguíamos nuestro camino, cuando ya obscurecía, mirando atentamente lo
más allá que podían nuestros ojos por entre los luminosos rayos vespertinos,
cuando vimos adelantarse poco a poco hacia nosotros una humareda obscura
como la noche, sin que hubiese por allí un sitio dónde guarecerse de ella, y que
nos privó del uso de la vista y del aire puro.
CANTO XVI
La oscuridad del Infierno, y la de la noche privada de todo planeta bajo un
mezquino cielo, entenebrecido por las nubes hasta lo sumo, no echarían sobre mi
vista un velo tan denso como aquel humo que allí nos envolvió; siendo tal la
sensación de su punzante aspereza, que no podían los ojos permanecer abiertos;
por lo cual, mi sabio y fiel acompañante se acercó a mí, ofreciéndome su hombro.
Como va el ciego detrás de su lazarillo para no extraviarse, ni tropezar en algo
que le ofenda o acaso le origine la muerte, así caminaba yo a través de aquel aire
fresco y acre, atento a la voz de mi Guía, que únicamente iba diciendo: Cuida de
no separarte de mí. Oía yo voces, cada una de las cuales parecía rogar a fin de
obtener paz y misericordia del Cordero de Dios, que quita los pecados. El
principio de su oración era solamente Agnus Dei; todos pronunciaban estas
palabras a un mismo tiempo y con tan igual tono, que parecía existir entre ellos
una perfecta concordia.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Maestro -dije-, ¿son espíritus esos que oigo?
- Lo has acertado -contestó-, van desatando el nudo de la ira.
- ¿Quién eres tú, que hiendes nuestro humo, y hablas de nosotros como si
contaras aún el tiempo por calendas?
De esta suerte habló una voz, por lo cual el Maestro me dijo:
- Responde, y pregúntale si por aquí se va arriba.
Entonces dije yo:
- ¡Oh criatura, que te purificas para volver a presentarte hermosa ante Aquél
que te hizo! Oirás cosas maravillosas si quieres seguirme.
- Te seguiré cuanto me está permitido -me contestó-; y si el humo impide
que nos veamos, el oído nos aproximará a falta de la vista.
Empecé, pues, de esta manera:
- Me dirijo hacia arriba con la forma que la muerte desvanece, y he llegado
hasta aqui a través de las penas del Infierno. Y si Dios me ha acogido en su
gracia de tal modo, que quiere que yo vea su corte por un medio tan distinto de lo
usual, no me ocultes quién fuiste antes de morir, sino dímelo; dime también si voy
bien por aquí hacia la subida, y tus palabras nos servirán de guía.
- Fui lombardo, y me llamé Marco; conocí el mundo; y amé aquella virtud
hacia la cual nadie dirige hoy su mira. Para llegar a lo alto, sigue en derechura por
donde vas.
Así respondió, añadiendo después:
- Te suplico que ruegues por mí cuando estés arriba.
A lo que le contesté:
- Por mi fe te prometo que haré lo que me pides, pero me veo envuelto en
una duda, que no me es dado aclarar. Primeramente era sencilla, más ahora se
ha duplicado con tus palabras, que unidas a las que he oído en otra parte, me
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
certifican un mismo hecho. El mundo está, pues, exhausto de toda virtud, como
me indicas, y sembrado y cubierto de maldad, pero te ruego que me digas la
causa, de modo que yo pueda verla y mostrarla a los demás, pues unos la hacen
depender del cielo, y otros de aquí abajo.
Antes de contestar exhaló un profundo suspiro, que terminó en un ¡Ay!
doloroso, y después dijo:
- Hermano, el mundo es ciego, y se conoce que tú vienes de él. Vosotros los
vivos hacéis estribar toda causa en el cielo, como si él imprimiera por necesidad
su movimiento a todas las cosas. Si así fuese, quedaría destruido en vosotros el
libre albedrío, y no sería justo que se retribuyera el bien con goces y alegrías, y el
mal con llanto y luto. El cielo inicia vuestros movimientos; no quiero decir todos;
pero, aunque asi lo dijese, os ha dado luz para distinguir el bien y el mal. Os ha
dado también el libre albedrío, que aun cuando se fatigue luchando en los
primeros combates con el cielo, después lo vence todo, si persevera en el buen
propósito. A mayor fuerza y a naturaleza mejor estáis sometidos, sin dejar de ser
libres; y ella crea vuestro espíritu, que no está bajo el dominio del cielo. Así pues,
si el mundo se aparta del verdadero camino, vuestra es la culpa; que en vosotros
debe buscarse, y ahora te lo probaré con toda veracidad. Sale el alma de manos
de su Creador, que la acaricia antes de que exista, semejante al niño que entre el
llanto y la risa balbucen; y es entonces una simplecilla, que nada sabe, y
solamente movida por el instinto de la felicidad, se inclina gustosa hacia lo que la
contenta Y regocija. Desde luego siente placer en los bienes más mezquinos,
pero en esto se engaña, y corre tras ellos, si no tiene guía o freno que tuerza su
inclinación. Por eso es necesario establecer leyes que sirvan de freno, y tener un
rey que sepa discernir al menos la torre de la verdadera ciudad. Las leyes
existen, pero, ¿quién se cuida de sU cumplimiento? Nadie, porque el pastor que
precede a las almas puede rumiar, pero no tiene la pezuña hendida; por lo cual,
viendo todo el rebaño a su pastor cebarse únicamente en aquellos bienes de que
él es tan codicioso, se apacienta de lo mismo y no pide más. Bien puedes ver, por
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
esto, que en el mal gobierno estriba la causa de que el mundo sea culpable, y no
en que vuestra naturaleza esté corrompida. Roma, que hizo bueno al mundo,
solía tener dos soles, que hacían ver uno y otro camino, el del mundo y el de
Dios. Uno de los dos soles ha obscurecido al otro, y la espada se ha unido al
báculo pastoral; así juntos, por fuerza deben ir las cosas de mala manera; porque
estando unidos, no se temen mutuamente. Si no me prestas crédito, pon mientes
en la espiga; pues toda hierba se conoce por su semilla. En el país que bañan el
Po y el Adigio solía encontrase valor y cortesía, antes de que Federico tuviese
contiendas. Hoy, todo aquel que dejara de acercarse a aquellas provincias por
vergüenza de hablar con hombres probos, puede pasar por ellas, seguro de que
no hallará ninguno. Bien es verdad que aun existen allí tres ancianos, en quienes
la edad antigua reprende a la moderna, y les parece que Dios tarda en lIamarlos
a mejor vida; son éstos Conrado de Palazzo, el buen Gerardo, y Guido de Castel,
a quien mejor le llaman al estilo francés el lombarda sencillo. En el día la Iglesia
de Roma, para confundir en sí dos gobiernos, cae en el lodo ensuciándose a sí
misma y a su carga.
- ¡Oh Marco mío! -dije yo-; razonas bien; y ahora comprendo por qué fueron
excluidos de heredar los hijos de Leví. Pero, ¿qué Gerardo es ése a quien tienes
por un sabio, ese resto de una raza extinguida, que es un reproche para este
siglo salvaje?
- O tus palabras me engañan, o me tientan -respondióme-; porque, a pesar
de hablarme en toscano, parece que no sepas nada del buen Gerardo. Yo no le
conozco ningún sobrenombre, a no ser que lo tome de su hija Gaya. Dios sea con
vosotros, que no puedo seguiros más. Mira el albor que ya clarea, brillando a
través del humo; me es preciso partir antes de que aparezca el Ángel que está
allí.
Así dijo, y no quiso escuchar más.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XVII
Lector, si alguna vez te ha sorprendido la niebla en los Alpes, de modo que
no vieses a través de ella sino como el topo a través de la membrana que cubre
sus ojos, recuerda cuán débilmente penetra el globo solar por entre los húmedos
y densos vapores, cuando éstos empiezan a enrarecerse, y tu imaginación podrá
fácilmente figurarse cómo volví yo a ver el Sol, que estaba ya próximo a su ocaso.
Así pues, caminando al igual de mi fiel Maestro, salimos fuera de la nube de
humo a los rayos luminosos, que ya se hablan extinguido en la falda de la
montaña.
¡Oh fantasía, que de tal modo nos arrebatas a veces fuera de nosotros
mismos, que nada siente el hombre aunque suenen mil trompetas en torno suyo!
¿Quién te anima cuando no recibes impresión alguna de los sentidos?, sin duda
te anima una luz que se forma en el cielo, y que desciende por sí misma, o por la
voluntad divina que nos la envía. En mi imaginación aparecieron las huellas de la
impiedad de aquélla, que se transformó en el pájaro que más se deleita cantando.
Entonces mi espíritu se reconcentró tanto en si mismo, que no llegaba hasta él
ninguna cosa exterior. Después descendió a mi exaltada fantasía la imagen
desdeñosa y fiera de un crucificado, a quien veía morir de aquel modo. Junto a él
estaban el grande Asuero, Esther su esposa, y el justo Mardoqueo, que fue tan
recto en sus obras y en sus palabras. Cuando se desvaneció por sí misma
aquella visión, como una burbuja a la que falta el agua de que estaba formada,
surgió a mi imaginación una doncella que, llorando desconsolada, decía: ¡Oh
Reina!, ¿por qué tu cólera te redujo a la nada? Te has dado muerte por no perder
a Lavinia: sin embargo, me has perdido; y yo soy la que lloro, madre, tu pérdida
antes que la de otro.
Así como se interrumpe el sueño, cuando una nueva luz hiere de improviso
nuestros ojos cerrados, y aunque interrumpido se agita antes de morir
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
enteramente, así terminaron mis visiones tan pronto como me dio en el rostro una
claridad mucho mayor de la que estamos acostumbrados a ver. Me volví a uno y
otro lado para examinar el sitio en que me encontraba, cuando oí una voz que
decía: Por aquí se sube. Aquella voz hizo que me olvidase de todo y despertó en
mí tan vivo deseo de mirar quién era el que hablaba, que no habría descansado
hasta averiguarlo, pero me faltó allí la facultad de ver, como sucede cuando el Sol
nos deslumbra y se vela a nuestros ojos con el esplendor de sus rayos.
- Este -me dijo mi Maestro- es un espíritu divino, que se oculta en su propia
luz, y que nos indica la vía para ir arriba, sin que se lo roguemos. Hace con
nosotros lo que el hombre consigo mismo; pues el que ve una necesidad, y
aguarda que le supliquen, ya se prepara malignamente a rehusar todo socorro.
Ahora nuestros pies deben aprestarse a obedecer tan cortés invitación;
apresurémonos, pues, a subir antes que obscurezca, porque después no
podríamos hacerlo hasta la nueva aurora.
Así dijo mi Gula, y ambos dirigimos nuestros pasos hacia una escalera; en
cuanto estuve en la primera grada, sentí junto a mi como un movimiento de alas,
que aventaba mi rostro, y oí decir: Beati pacifici, que carecen de pecaminosa ira.
Estaban ya tan elevados sobre nosotros los últimos rayos a quienes sigue la
noche, que las estrellas aparecían por muchas partes. ¡Oh valor mío!, ¿por qué
así me abandonas? decía yo entre mí, sintiendo que me flaqueaban las piernas.
Nos encontrábamos donde concluía la escalera, y estábamos parados, como la
nave que llega a la playa; escuché un momento por si oía algo en el nuevo
círculo; y después, dirigiéndome hacia mi Maestro, le dije:
- Dulce Padre mío, ¿qué ofensa se purifica en el círculo en que estamos? Ya
que se detienen nuestros pies, no detengas tus palabras.
Me contestó:
- El amor del bien, que no ha cumplido su deber, aquí se reintegra; aquí se
castiga al tardo remero. Para que lo entiendas más claramente, dirige tu
pensamiento hacia mí, y recogerás algún buen fruto de nuestra detención. Hijo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
mío -empezó a decir-, ni el Creador, ni criatura alguna carecieron jamás de amor,
bien sea natural o racional, según te consta. El natural no se equivocó nunca; el
otro puede errar, por dirigirse a un mal objeto, por exceso o por falta de fervor.
Mientras se dirige a los principales bienes, y se modera en su afecto a los
secundarios, no puede ser causa de censurable deleite, pero cuando se inclina al
mal, o se lanza al bien con mayor o menor solicitud de la que debe, entonces la
criatura se vuelve contra su Creador. De aquí puedes deducir que el amor es en
vosotros la semilla de toda virtud, y de toda acción que merezca castigo. Ahora
bien, como el amor no puede nunca renunciar a la dicha del sujeto en quien
reside, todas las cosas están preservadas de su propio odio; y como no se
concibe que ningún ser creado pueda existir por sí solo, ni separado del Ser
primero, es imposible todo sentimiento que tienda a odiar a éste. Resulta, pues, si
mi deducción es lógica, que el mal que se desea es contra el prójimo; y este amor
nace de tres modos en vuestro frágil barro. Hay quien espera elevarse sobre la
ruina de su vecino, y sólo por esto desea que se derrumbe desde la altura de su
grandeza; hay quien teme perder mando, gracia, honor y fama ante la elevación
de otro, y esto le causa tal disgusto, que anhela lo contrario; y en fin, hay quien,
por haber recibido alguna injuria, se irrita de tal suerte, que arde en sed de
venganza, y únicamente piensa en hacer daño a su contrario. Este triforme amor
es el que hemos visto llorar en los círculos inferiores. Ahora quiero que conozcas
el otro amor que corre al bien sin orden ni medida. Cada cual concibe
confusamente y desea un bien en el que se recrea el alma; y por eso se
esfuerzan todos para alcanzarlo. Si vuestro amor es lento en dirigirse o en
adquirir aquel bien, este círculo os da el debido castigo, aun después de vuestro
arrepentimiento en vida. Existe otro bien que no hace al hombre dichoso: no es la
felicidad, no es la buena esencia, el fruto y la raíz de todo bien. El amor que se
entrega demasiado a ese bien, se castiga en los tres círculos superiores a éste;
pero no te diré el modo como está hecha esta división, a fin de que tú lo
averigües.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XVIII
El gran doctor había terminado su razonamiento, y miraba atentamente a
mis ojos para ver si me dejaba satisfecho; y yo, que me sentía excitado por una
nueva sed, callaba exteriormente, pero decía en mi interior: Quizá le cansen mis
numerosas preguntas. Mas aquel Padre veraz, que adivinó el tímido deseo que
no me atrevía a descubrir, hablando, me dio aliento para hablar, por lo que le dije:
- Maestro, mi vista se aviva de tal modo con tu luz, que discierne claramente
cuanto tu razón abarca o describe; por eso te ruego, dulce y querido Padre, que
me definas el Amor al que atribuyes toda buena y mala acción.
- Dirige hacia mí -me dijo- las penetrantes miradas de tu inteligencia y te
será manifiesto el error de los ciegos que se convierten en guías. El alma, que ha
sido creada con predisposición al amor, se lanza hacia todo lo agradable, tan
pronto como es incitada por el placer a ponerse en acción. Vuestra facultad
aprehensiva recibe la imagen o la especie de un objeto exterior, y la desenvuelve
dentro de vosotros, de tal modo que induce a vuestro ánimo a dirigirse hacia
dicho objeto; y si al hacerlo se abandona a él, ese abandono es amor, y ese amor
es la naturaleza que de nuevo se une a vosotros, por efecto del placer. Después,
así como el fuego se dirige hacia lo alto, a causa de su forma, que ha sido hecha
para subir allá donde más se conserva en su materia primitiva, así también el
alma apasionada se entrega al deseo, que es el movimiento espiritual, y no
sosiega hasta que goza de la cosa amada. Por lo dicho puedes comprender
cuánto se oculta la verdad a los que afirman que todo amor tiene en sí algo de
laudable, quizá porque creen que su materia es siempre buena; pero no todos los
sellos estampados en cera son buenos, por más que la cera lo sea.
- Tus palabras y mi inteligencia que las ha seguido -le respondí-, me han
descubierto lo que es el amor; pero eso mismo me ha llenado de nuevas dudas,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
porque si el amor nace en nosotros por efecto de las cosas exteriores, sin que el
alma proceda de otro modo, ésta no tendrá ningún mérito en seguir un camino
recto o tortuoso.
Respondióme:
- Puedo decirte todo cuanto en ello ve nuestra razón; respecto a lo demás,
espera llegar hasta Beatriz, porque esto es materia de fe. Toda forma substancial,
que es distinta de la materia, y que sin embargo está unida a ella, contiene una
virtud que le es particular; la cual, sin las obras, no se siente, ni se demuestra
sino por los efectos, como la vida de la planta por su verde follaje. El hombre
ignora de dónde proceden el conocimiento de las ideas primarias y el afecto a las
cosas que primeramente apetece, los cuales existen en vosotros como en las
abejas la inclinación a fabricar miel; en estos primeros deseos no cabe alabanza
ni censura. Mas por cuanto a ellos se agregan todos los demás deseos, es innata
en vosotros la virtud que aconseja, y que debe custodiar los umbrales del
consentimiento. Ella es el principio de donde sacáis la ocasión de contraer
méritos, según que acoge o rechaza los buenos o los malos amores. Los que
razonando llegaron al fondo de las cosas, han reconocido esa libertad innata, y
han dejado al mundo doctrinas morales. Supongamos, pues, que nazca por
fuerza necesaria todo amor que se enciende en vosotros; siempre tenéis la
potestad de contenerlo. Esa noble virtud es lo que Beatriz entiende por libre
albedrío; y debes procurar tenerlo presente, si acaso te habla de ello.
La Luna, que salió tarde y casi a media noche, hacía que nos parecieran
más escasas las estrellas; semejante a un caldero encendido, corría contra el
cielo por aquel camino que inflama el Sol cuando el habitante de Roma le ve caer
entre Córcega y Cerdeña; y la Sombra gentil, por quien Piétola goza de más fama
que la ciudad de Mantua, se hallaba descargada del peso de mis preguntas; por
lo cual yo, que había recibido claras y sólidas razones con respecto a todas ellas,
estaba como el hombre que sorprendido por el sueño no piensa en nada. Pero
esta somnolencia me fue desvanecida de improviso por mucha gente que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
avanzaba ya detrás de nosotros; y así como en otro tiempo el Ismeno y el Asopo
vieron correr de noche por sus orillas una muchedumbre furiosa de tebanos para
tener propicio a Baca, así avanzaban por aquel círculo, según pude ver, los que
eran estimulados por una buena voluntad y un justo amor. En breve llegaron
hasta nosotros; porque toda aquella gran turba venía corriendo, y los dos de
delante gritaban llorando: María se dirigió con suma celeridad a la montaña; y
César, por subyugar a llerda, voló a Marsella, y después pasó a España. Pronto,
pronto, exclamaba otros en pos de ellos; que el tiempo no se pierda por poco
amor, a fin de que el anhelo de las buenas obras haga reverdecer la gracia.
- ¡Oh almas, en quienes un fervor ardiente compensa ahora quizá la
negligencia y la tardanza, que por tibieza empleasteis para el bien! Este, que vive
aún (y no os engaño), quiere ir allá arriba en cuanto el Sol brille de nuevo:
decidnos, pues, dónde está la subida.
Tales fueron las palabras de mi Guía; y uno de aquellos espíritus dijo:
- Ven tras de nosotros, y la encontrarás. Estamos tan deseosos de avanzar,
que no podemos detenernos; perdona, pues, si lo que hacemos por justo castigo
te parece una descortesía. Yo fui abad en San Zenón de Verona, durante el
imperio del buen Barbarroja, de quien todavía se lamenta Milán. Hay quien tiene
ya un pie en la fosa, que pronto llorará por aquel monasterio, entristeciéndole el
poder que allí tuvo; porque en lugar de su verdadero pastor, ha puesto en él a un
hijo suyo, malo de cuerpo, peor aún del espíritu, y nacido de mal consorcio.
No sé si dijo más, o si se calló; tan lejos se encontraba ya de nosotros, pero
esto es lo que oí, y me pareció bien retenerlo en la memoria. Y aquél que era el
socorro de todas mis necesidades dijo:
- Vuélvete hacia aquí; mira dos que vienen mordiendo a la Pereza.
Éstos iban diciendo detrás de todos: La nación por quien se abrió el mar,
murió antes de que sus descendientes viesen el Jordán; y aquella gente que no
quiso compartir hasta el fin las fatigas del hijo de Anquises, se ofreció por sí
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
misma a una vida sin gloria.
En seguida, cuando aquellas sombras se alejaron tanto de nosotros, que ya
no podíamos verlas, me asaltó una nueva idea, de la que nacieron otras varias; y
mi imaginación empezó a divagar de tal modo de una a otra, que por alucinación
cerré los ojos, y mi pensamiento se trocó pronto en sueño.
CANTO XIX
A la hora en que el calor del día, vencido por la tierra y por Saturno acaso,
no puede ya templar el fría de la Luna; cuando los geománticos ven, antes del
alba, elevarse en Oriente su mayor fortuna por aquel camino que para ella
permanece poco tiempo oscuro, se me apareció en sueños una mujer tartamuda,
bizca, con los pies torcidos, manca y de amarillento color. Yo la miraba; y asi
como el Sol reanima los miembros entorpecidos por el frío de la noche, de igual
suerte mi mirada hacia expedita su lengua, y erguía su cuerpo en poco tiempo,
colorándole el marchito rostro, como requiere el amor. Cuando tuvo la lengua
suelta, empezó a cantar de tal modo, que con trabajo hubiera podido separar mi
atención de ella. Yo soy, cantaba, yo soy dulce Sirena, que distraigo a los
marineros en medio del mar; tanto es el placer que hago sentir. Con mi canto
aparté a Ulises de su camino inseguro; y el que conmigo se aviene, rara vez se
va; de tal modo le fascino. Aún no se había cerrado su boca, cuando apareció a
mi lado una mujer santa, pronta a confundirla: ¡Oh Virgilio, Virgilio! ¿Quién es
ésa?, decía con altivez; y él se acercaba con los ojos fijos solamente en aquella
honesta mujer. Cogió a la otra, y desgarrando sus vestiduras, la descubrió por
delante y me mostró su vientre. La pestilencia que de él salía me despertó. Volví
los ojos y el buen Virgilio me dijo:
- Lo menos te he llamado tres veces: levántate y ven; busquemos la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
abertura por donde has de entrar.
Me levanté: todos los círculos del sagrado monte estaban ya Inundados por
la luz del día, y continuamos caminando teniendo el Sol a nuestra espalda.
Mientras le seguía, llevaba yo la frente como aquel a quien abruman los
pensamientos, que de sí mismo hace un arco de puente, cuando oí decir: Venid,
por aquí se pasa. Estas palabras fueron pronunciadas con un tono suave y
benigno, como no se oye en esta región mortal. Con las alas abiertas, que
parecían de cisne, el que nos había hablado así nos dirigió hacia arriba por entre
las dos laderas del áspero peñasco. Movió después sus plumas, y aventó mi
frente, afirmando que son bienaventurados qui lugent, porque sus almas serán
ricas de consuelo.
-¿Qué tienes, que sólo miras hacia el suelo? -me preguntó mi Guía, cuando
estuvimos poco más arriba del Ángel.
Y yo le contesté:
- Me hace ir de este modo, suspenso y caviloso, una visión reciente, la cual
me atrae hacia sí, de suerte que no puedo eximirme de pensar en ella.
- ¿Has visto -me dijo- la antigua hechicera, causante única del llanto que
más arriba de donde estamos se vierte? ¿Has visto cómo el hombre puede
desprenderse de ella? Bástete, pues, eso, y apresura el paso; vuelve tus ojos al
reclamo de las magníficas esferas, que hace girar el Rey eterno.
Como el halcón, que, mirando primero a sus pies, acude al grito del cazador
y tiende el vuelo, atraído por el deseo de la presa, lo mismo hice yo, recorriendo
la hendidura de la roca destinada a dar paso a los que suben, sin detenerme
hasta llegar al punto donde se camina en redondo. Cuando hube salido al quinto
círculo, vi algunas almas, que lloraban tendidas en el suelo boca abajo; y las oí
exclamar con tan fuertes suspiros, que apenas se entendían las palabras:
Adhaesit pavimento anima mea.
- ¡Oh elegidos de Dios, cuyos padecimientos son suavizados por la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
resignación y la esperanza! Dirigidnos hacia las altas gradas.
- Si venís libres de yacer aquí con nosotros, y queréis encontrar más pronto
la subida, caminad siempre llevando vuestra derecha hacia fuera del círculo.
Tal fue la súplica del Poeta, y tal la contestación que le dieron algo más
adelante de nosotros; pudiendo yo conocer por el sonido de las palabras cuál era
el que había hablado; volví entonces los ojos hacia mi Señor, quien con un gesto
complaciente consintió en lo que pedía la expresión de mi deseo. Cuando pude
obrar a mi gusto, me acerqué a aquella criatura, que había llamado mi atención
con sus palabras, diciéndole:
- Espíritu, en quien el llanto madura la expiación, sin la cual no se puede
llegar hasta Dios, suspende un momento por mí tu mayor cuidado. Dime quién
fuiste, y por qué tenéis todos la espalda vuelta hacia arriba, y si quieres que pida
por ti alguna cosa en el mundo de donde salí vivo.
Me respondió:
- Sabrás por qué ordena el Cielo que tengamos la espalda vuelta hacia él,
pero antes scias quod ego fui successor Petri. Entre Sesti y Chiavari se interna un
hermoso río, de cuyo nombre toma origen el título de mi sangre. Un mes y poco
más pude experimentar cuán pesado es el gran manto al que lo preserva del
lodo; pues cualquier otra carga parece una pluma. Mi conversión, ¡ay de mí!, fue
tardía, pero cuando fui elegido Pastor romano, conocí lo engañosa que es la vida.
Vi que ni aun allí reposaba el corazón, no siendo posible subir a más altura en
aquella vida mortal; así es que me inflamó el amor de la eterna. Hasta entonces
fui una alma miserable, alejada de Dios, y completamente avara, por lo cual sufro
el castigo que ves. Lo que hace la avaricia, se manifiesta aquí con la pena que
sufren las almas echadas boca abajo; pena más amarga que ninguna otra. Así
como nuestros ojos, fijos en las cosas terrenales, no miraron nunca hacia arriba,
del mismo modo la justicia los sumerge aquí en el suelo. Así como la avaricia
extinguió en nosotros el amor hacia todo verdadero bien, por lo cual fueron vanas
nuestras obras, así también la justicia nos tiene aquí oprimidos, atados de pies y
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
manos, e inmóviles y extendidos mientras plazca al justo Señor.
Yo me había arrodillado, y quise hablar, pero cuando empezaba, el espíritu
advirtió, con sólo escuchar, este acto de reverencia, y me dijo:
- ¿Por qué te inclinas al suelo de ese modo?
Le contesté:
- Mi recta conciencia me obliga a respetar vuestra dignidad.
- Endereza tus piernas, y levántate, hermano -repuso-; no te engañes: como
tú y los demás, soy servidor de la misma potestad. Si has podido comprender
aquellas palabras evangélicas que dicen neque nubent, bien puedes ver por qué
hablo así. Vete ya: no quiero que te detengas por más tiempo; que tu
permanencia aquí da treguas a mi llanto, con el que acelero lo que tú has dicho
antes. Tengo allá abajo una sobrina, que se llama Alagia, naturalmente buena, a
no ser que nuestra casa la haya pervertido con su ejemplo. Ella sola me queda ya
en el mundo.
CANTO XX
Mal resiste un deseo contra otro mejor; por esto, para complacer a aquel
espíritu, retiré del agua, contra mi gusto, la esponja de la curiosidad no saturada.
Púseme en marcha, y mi Guía se encaminó por los únicos parajes que había
expeditos a lo largo de la escarpa del monte, andando como quien va por una
muralla pegado a los merlones; porque aquellas almas que vierten gota a gota
por sus ojos el mal que se apodera del mundo entero, se acercan demasiado de
la otra parte hacia fuera. ¡Maldita seas, antigua loba, que con tu hambre profunda
e insaciable haces más presas que todas las demás fieras! ¡Oh Cielo, en cuyas
revoluciones ven algunos la causa de los cambios que sufren las cosas y las
condiciones humanas!, ¿cuándo vendrá el que haga huir a esa loba?
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
íbamos caminando con pasos lentos y contados, y yo ponía toda mi atención
en las sombras, escuchándolas piadosamente llorar y lamentarse; cuando por
ventura oí exclamar con dolorida voz, semejante a la de una mujer próxima a su
alumbramiento: ¡Dulce María! y en seguida: Fuiste tan pobre como se puede ver
por aquel establo donde depusiste tu santo fruto. A continuación oí: ¡Oh buen
Fabricio!, preferiste ser pobre y virtuoso, antes que poseer grandes riquezas
cayendo en el vicio. Estas palabras me eran tan agradables, que me adelanté
para conocer el espíritu de quien al parecer procedían. Éste seguía hablando de
los donativos que hizo Nicolás a las doncellas para conducir su juventud por la
senda del honor.
- ¡Oh alma, que recuerdas tan benéficas acciones! Dime quién fuiste -le
pregunté-, y por qué eres la única que reitera esas dignas alabanzas. Tus
palabras no quedarán sin recompensa, si vuelvo al mundo para concluir el corto
camino de aquella vida qUe vuela a su término.
- Te lo diré -me contestó-, no porque espere consuelo alguno que proceda
de allá, sino porque brilla en ti tanta gracia antes de haber muerto. Yo fui raíz da
la mala planta que arroja hoy sobre toda la tierra cristiana tan nociva sombra que
apenas se coge en ella ningún fruto bueno. Pero si Douay, Gante, Lilla, y Brujas
pudieran pronto tomarían venganza; y yo se la pido a Aquél que lo juzga todo. En
el mundo me llamé Hugo Capeto: de mí descienden los Felipes y los Luises, que
en estos últimos tiempos rigen la Francia. Hijo fui de un carnicero de París.
Cuando faltaron los antiguos reyes, salvo uno que se revistió de paños grises,
empuñé las riendas del gobierno del reino, y en mi nueva posición adquirí tal
poder y tantos amigos, que la corona vacante fue colocada en la cabeza de mi
hijo, en quien comienza la estirpe consagrada de los nuevos reyes. Mientras la
gran adquisición de los Estados provenzales no quitó la vergüenza a mi familia,
ésta valió poco, mas en cambio no hizo daño, pero allí dio principio a sus rapiñas,
empleando la fuerza y la mentira; luego, para enmendarse, usurpó el Ponthieu, la
Normandía y la Gascuña. Carlos fue a Italia, y para enmendarse, hizo una víctima
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de Conradino, y después envió al Cielo a Tomás, también para enmendarse. Veo
un tiempo, no muy lejano, en que saldrá de Francia otro Carlos, para darse a
conocer mejor a sí mismo y a los suyos. Sale de ella sin armas, y sólo con la
lanza con que luchó Judas; y la maneja de modo que abre con ella y vacía el
vientre de Florencia. En esta ocasión no adquirirá comarcas, sino pecados y
oprobio, tanto más gravosos para él, cuanto más leve le parezca semejante daño.
Veo al otro que ya salió, y cayó prisionero en un bajel, vender a su hija
regateando el precio, como hacen los corsarios con sus esclavas. ¡Oh avaricia!
¿Qué más puedes hacer, cuando te has apoderado de mi estirpe, tanto que no se
cuida de su propia carne? Y a fin de que parezca menor el mal futuro y el pasado,
veo a la flor de Lis entrar en Alagna, y a Cristo prisionero en la persona de su
vicario, véole otra vez entregado al ludibrio, veo renovar la hiel y vinagre, y le veo
morir entre otros dos ladrones. Veo tan cruel al nuevo Pilatos, que no le basta
eso, y sin dictar sentencia, lleva hasta el templo sus codiciosos deseos. ¡Oh
Señor mío! ¿Cuándo tendré la dicha de contemplar la venganza que, oculta en
tus arcanos, te hace agradable tu ira? En cuanto a lo que yo decía de la única
Esposa del Espíritu Santo, lo cual hizo que te volvieses hacia mí para obtener
alguna explicación, te diré que esto forma parte de nuestras oraciones durante el
dia; mas luego que anochece, recitamos en su lugar ejemplos contrarios.
Entonces recordamos a Pigmalión, a quien su pasión por el oro hizo traidor,
ladrón y parricida; y la miseria del avaro Midas, consecuencia de su petición
desmesurada, que será siempre motivo de burla. Recuérdese también al
insensato Acham, y cómo robó los despojos del enemigo, de suerte que aun aquí
parece que le persiga la ira de Josué. Después acusamos a Safira y a su marido;
alabamos los pies que pisotearon a Eliodoro, y por todo el monte circula infamado
el nombre de Polinéstor, que mató a Polidoro. Por último, gritamos: ¡Oh Craso!
Dinos, pues no lo ignoras, qué sabor tiene el oro. A veces hablamos unos en alta
voz, otros en voz baja, según la afección que a ello nos estimula con más o
menos fuerza. Por lo demás, no era yo sólo quien antes recordaba los buenos
ejemplos de que nos ocupamos durante el día, pero no había cerca de aquí otro
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
que levantara la voz.
Nos habíamos separado ya de aquel espíritu, y procurábamos avanzar por
el camino cuanto nos era posible, cuando sentí retemblar el monte como si se
hundiera; por lo cual me sobrecogió un frío, sólo comparable al que siente aquel
que va a morir. No se estremeció en verdad tan fuertemente Delos, antes que
Latona anidase en ella para dar a luz los dos ojos del Cielo? Después resonó por
todos los ámbitos de la montaña tal grito, que el Maestro se acercó a mí diciendo:
- No vaciles, mientras yo te guíe.
Gloria in excelsis Deo, decían todos, según comprendí por las voces que
salían de los puntos cercanos, desde donde era posible oírlas. Nos quedamos
inmóviles y suspensos, como los pastores que por primera vez oyeron aquel
canto, hasta que cesó el temblor, y acabó el himno. Emprendimos nuevamente
nuestro santo camino, mirando las sombras que yacían por el suelo vueltas boca
abajo y exhalando su acostumbrado llanto. Si la memoria no me es infiel, jamás la
ignorancia de una cosa incitó con tanto empeño mi deseo de saber, como
entonces, pensando en lo ocurrido; y como, por la premura de nuestra marcha, no
me atreví a preguntar, ni por mí mismo podía comprender nada, caminaba tímido
y pensativo.
CANTO XXI
Me atormentaba la sed natural, que no se sacia nunca sino con aquella agua
que pidió como gracia la joven samaritana; excitábame la prisa de seguir a mi jefe
por el obstruido sendero, y me afligía el espectáculo del justo castigo. En esto,
según refiere Lucas que se apareció Cristo a dos hombres en el camino, después
de haber salido del sepulcro, así se nos apareció una sombra, que venia en pos
de nosotros mirando a sus plantas las almas tendida; aun no habiamos reparado
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
en ella, cuando nos dirigió la palabra diciéndonos:
- Hermanos míos, la paz de Dios sea con vosotros.
Nos volvimos presurosamente, y Virgilio le hizo la demostración que
convenía a aquel saludo. Después le dijo:
- ¡Que en el concilio bienaventurado te admita en paz el tribunal de verdad
que me relega a un destierro perpetuo!
- ¡Cómo! -exclamó el espíritu-; ¿pues por qué vais tan de prisa si sois
sombras que Dios no se digna admitir allá arriba? ¿Quién os ha guiado hasta
aquí por su escala?
Mi Doctor contestó:
- Si miras las señales que lleva éste y traza el Ángel, podrás ver que tiene el
derecho de reinar con los buenos, pero como aquella que hila de noche y de día
no había terminado aún la husada que le corresponde, y que Cloto prepara e
impone a cada uno de nosotros, su alma, que es hermana tuya y mía, viniendo
aquí, no podía venir sola, porque no puede ver como nosotros. Por esta razón fui
yo sacado de la vasta garganta del Infierno para enseñarle el camino, y se lo
enseñaré hasta donde mi ciencia pueda guiarle. Pero dime, si es que lo sabes,
¿por qué dio antes el monte tales sacudidas, y por qué hasta en sus húmedos
fundamentos parecían gritar a la vez todas las almas?
Haciendo esta pregunta, Virgilio acertó como en una aguja con el ojo de mi
deseo, de tal suerte, que bastó la esperanza para mitigar mi sed de saber. Aquél
empezó de esta manera:
- Nada sucede en la religiosa montaña, que esté fuera del orden o del uso
establecido. Este sitio está libre de toda conmoción; y la que habéis sentido sólo
puede proceder de aquello que el Cielo recibe digno de sí mismo, y no de otra
causa. Porque no llueve, ni graniza, ni nieva, ni cae escarcha ni rocío más acá de
la puerta de las tres pequeñas gradas. No aparecen nubes densas ni enrarecidas
ni se ven relámpagos, ni a la hija de Taumante, que allá abajo cambia con
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
frecuencia de sitio. No hay seco vapor, que se eleve a mayor altura de la de
aquellas tres gradas de que he hablado, donde tiene sus plantas el vicario de
Pedro. Quizá temblará el monte poco o mucho más abajo de allí; pero por más
viento que se esconda en la tierra, no sé en qué consiste que aquí no ha
temblado nunca. Únicamente se estremece cuando algún alma, sintiéndose
purificada, se levanta o se mueve para subir, acompañándola aquel cántico. La
prueba de la purificación es la voluntad que excita al alma, libre ya, a mudar de
sitio, ayudándole en su mismo deseo. No por eso deja de sentir antes de tiempo
el anhelo ineficaz de subir al cielo, pero sin que tampoco la abandone el de
satisfacer a la justicia divina, pues ésta le impone por el castigo el mismo afán
que tuvo por el pecado. Yo, que he yacido en esta mansión de dolor más de
quinientos años, no he tenido hasta este momento la libre voluntad de pasar a
otra mejor; por eso has sentido el terremoto, y a los piadosos espíritus alabando
por la montaña a aquel Señor, que los admitirá pronto en su seno.
Así habló; y como el hombre goza tanto más en beber, cuanta mayor sed
tiene, no sabré decir el contento que me dio. Mi sabio Guía le dijo:
- Ahora veo la red en que estáis prendidos, y de qué manera os libráis de
ella; la causa del temblor del monte y la de que os congratuléis. Hazme saber
ahora, si lo tienes a bien, quién fuiste, y por qué has estado tendido durante
tantos siglos; permíteme que lo deduzca de tus palabras.
- En aquel tiempo en que el buen Tito, con la ayuda del supremo Rey, vengó
las heridas por donde salió la sangre que había vendido Judas -respondió aquel
espíritu-, estaba yo allá abajo llevando el nombre que más dura y honra más,
bastante famoso, pero todavía sin fe. Fue tan dulce mi canto, que, a pesar de ser
tolosano, me atrajo a sí Roma, donde merecí que coronaran de mirto mis sienes.
Aun me llama Estacio la gente que allí vive; canté a Tebas, Y después al gran
Aquiles, pero caí en el camino llevando mi segunda carga. Encendieron mi ardor
las chispas de la divina llama que han inflamado a más de mil. Hablo de la
Eneida, la cual fue mi madre y mi nodriza en poesía; nada escribí sin ella que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tuviera el menor peso; y pasaría gustoso un año más en este destierro, con tal de
haber vivido en el mundo cuando vivió Virgilio.
Estas palabras hicieron que Virgilio se volviera hacia mí, con un ademán,
que tácitamente decía: Cállate, pero la voluntad no lo puede todo, porque la risa y
el llanto siguen de tal modo a la pasión de que proceden, que en los hombres
más sinceros se manifiestan sin querer; así es que yo me sonreí, como quien
muestra estar en inteligencia con otro; por lo cual la sombra se calló, y me miró a
los ojos, que es donde más se refleja el pensamiento.
- ¡Ah! ¡Ojalá puedas llevar a buen término tu grande obra! -dijo-; más, ¿por
qué tu rostro me ha mostrado ahora ese relámpago de sonrisa?
Vime entonces apurado entre ambos; el uno me obligaba a callar, el otro me
pedía que hablase; por lo cual suspiré, y fui comprendido.
- Puedes hablar sin temor -me dijo mi Maestro-; habla y dile lo que pregunta
con tanto empeño.
Contesté, pues:
- Quizá te asombres, antiguo espíritu, de mi sonrisa, pero quiero causarte
mayor admiración. Éste, que guía mis ojos hacia arriba, es aquel Virgilio, de quien
aprendiste a cantar en sublimes versos los actos de los hombres y de los dioses.
Si creíste que mi sonrisa tenía otra causa, deséchala como errónea, que sólo
procedía de las palabras que pronunciaste con respecto a él.
Estacio se inclinaba ya para abrazar las rodillas de mi Señor, pero éste le
dijo:
- Hermano, no lo hagas; que tú eres sombra, y ves ante ti a otra sombra.
Y él, levantándose, contestó:
- Tú puedes comprender ahora la magnitud del amor que por ti me inflama,
cuando olvido nuestra vanidad, tratando a una sombra como a un cuerpo sólido.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXII
Ya el ángel se había quedado detrás de nosotros; el ángel que nos dirigió
hacia el sexto círculo, después de haber borrado una de las manchas de mi
frente; y nos había dicho que son bienaventurados los que cifran sus deseos en la
justicia, pero su voz expresó esta sentencia con la palabra sitiunt sin pronunciar la
otra. Yo andaba por allí más ligero que por las otras aberturas, de modo que sin
ningún trabajo seguía hacia arriba a los veloces espíritus. Entonces Virgilio
empezó a decir:
- El amor que nace de la virtud inflama siempre otros amores, con tal que su
llama se dé a conocer. Desde la hora en que Juvenal bajó entre nosotros al
Limbo del Infierno, y me manifestó tu afecto hacia mí, mi benevolencia para
contigo fue la mayor que sentirse puede por una persona a quien no se ha visto
nunca; así es que ahora me parecen cortas estas escaleras. Pero dime, y, como
amigo, perdona si la demasiada confianza afloja el freno de mi lengua, en el
concepto de que también deseo que como amigo me hables: ¿cómo pudo
encontrar la avaricia un lugar en tu corazón, a pesar del recto sentido que con tu
diligencia y estudio llegaste a poseer en tanto grado?
Estas palabras hicieron sonreír desde luego a Estacio; después respondió:
- Todo cuanto me digas es para mí una prueba de cariño. Muchas veces, en
efecto, aparecen las cosas de manera, que dan motivo a falsas presunciones,
porque las verdaderas causas están ocultas. Tú crees, según me prueba tu
pregunta, que yo fui avaro en la otra vida, quizá por haberme visto en el círculo en
que me encontraba. Sabe, pues, que la avaricia estuvo muy lejos de mí, y que
mis excesos en contrario han sido castigados por millares de lunas. Y si no
hubiera sido porque me apliqué el oportuno remedio, cuando medité los versos en
que exclamas, casi irritado contra la humana naturaleza: ¡Oh execrable hambre
del oro!, ¿adónde no conduces al insaciable apetito de los mortales?, me vería
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
dando vueltas por el círculo donde se lanzan pesos. Entonces calculé qUe por
abrir demasiado las alas, podían llegar a gastarse mis manos, y me arrepentí
tanto de aquél como de los otros males. ¡Cuántos resucitarán con los cabellos
rapados, por la ignorancia en que están de que la prodigalidad sea un pecado, y
que les impide arrepentirse ya durante su vida, ya en el término de ella! Y sabe
que la culpa diametralmente opuesta a cada pecado se expía aquí juntamente
con el mismo pecado; así es que si he permanecido purificándome entre los que
lloran su avaricia, ha sido precisamente por el vicio contrario.
El Cantor de las Bucólicas dijo entonces:
- Cuando cantaste las crueles contiendas de la doble tristeza de Yocasta, no
creo, a juzgar por los acentos en que Clío te hizo prorrumpir, que te contase entre
los suyos la Fe, sin la cual no basta obrar bien. Si así es, ¿qué solo qué luz ha
disipado tus tinieblas de tal modo, que te permitiera elevar tus velas hacia el
Pescador?
Y el otro contestó:
- Tú me enviaste primero a beber en las grutas del Parnaso, y luego me
iluminaste para que conociese al verdadero Dios. Hiciste como el que camina de
noche llevando tras de sí una luz, que a él no le sirve, pero alumbra a las
personas que le siguen, cuando dijiste: El siglo se renueva, vuelve la justicia con
los primeros tiempos del género humano, y una nueva progenie desciende del
cielo. Por ti fui poeta, por ti cristiano; mas para que veas mejor lo que te pinto,
extenderé las manos a fin de darle más colorido. Ya estaba el mundo lleno de la
verdadera creencia, sembrada por los mensajeros del eterno reino, y tus
palabras, antes citadas, concordaban con la doctrina de los nuevos apóstoles; por
lo cual yo me acostumbré a visitarlos; después me parecieron rodeados de tal
santidad, que cuando Domiciano los persiguió, corrieron mis lágrimas mezcladas
con las suyas. Mientras viví, les socorrí; sus rectas costumbres me hicieron
despreciar todas las otras sectas, y antes que, en mi poema, condujese a los
griegos ante los ríos de Tebas, había recibido el bautismo; pero por miedo fui
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cristiano en secreto, y durante largo tiempo me mostré pagano. Esta timidez me
ha hecho recorrer el cuarto círculo durante más de cuatro siglos. Y ahora, pues
tenemos más tiempo del que necesitamos para subir por nuestro camino, dime tú,
que has descorrido el velo que me ocultaba el soberano bien, dónde están
nuestro antiguo Terencio, Cecilio, Plauto y Varrón, si es que lo sabes. Dime si
están condenados y en qué círculo.
- Todos esos, y Persio, y yo, y otros muchos -respondió mi Guía-, estamos
en el primer círculo de la ciega prisión con aquel Griego a quien lactaron las
Musas más que a otro alguno; muchas veces hablamos del monte donde se
encuentran siempre nuestras nodrizas. Allí están con nosotros Euripides,
Anacreonte, Simónides, Agatón, y otros muchos griegos que vieron ya sus frentes
coronadas de laurel. De los que tú cantaste, se ve allí a Antígona, a Deifila, Argía
e Ismene, tan triste como antes. Está también la que enseñó la Langía, la hija de
Tiresias, y Tetis, y Deidamia con sus hermanas.
Los dos poetas habían guardado silencio, mirando de nuevo con atención en
torno suyo, por haber terminado la escala y sus paredes; ya las cuatro esclavas
del día habían quedado atrás, y la quinta estaba en el timón del carro solar,
dirigiendo hacia arriba su luminosa punta, cuando mi Guía dijo:
- Creo conveniente que volvamos nuestro hombro derecho hacia la orilla del
circulo, para dar la vuelta a la montaña, según acostumbramos hacer.
Esta costumbre fue nuestra guía, y emprendimos el camino sin titubear, una
vez que a ello asintió la otra alma virtuosa. Ellos iban delante y yo detrás, solo,
escuchando sus palabras, que me comunicaban la inteligencia de la poesía. Pero
pronto interrumpió tan dulce coloquio la vista de un árbol, que encontramos en
medio del camino, cargado de manzanas olorosas; y asi como el abeto,
elevándose hacia el cielo, va disminuyendo de rama en rama, aquél iba
disminuyendo por su parte inferior, con objeto, según creo, de que nadie suba a
él. Por el lado en que estaba cerrado nuestro camino, caía de la alta roca un agua
cristalina, que se esparcía por las hojas superiores.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Los dos Poetas se acercaron al árbol, cuando exclamó una voz entre el
follaje: Os puede costar caro tocar este manjar. Después dijo: María pensaba más
en que las bodas fuesen honrosas y cumplidas, que en su boca que ahora
intercede por vosotros. Las antiguas romanas se contentaron con el agua por
toda bebida, y Daniel despreció los manjares y adquirió la ciencia. El primer siglo
fue tan bello como el oro; el hambre hacía más sabrosas las bellotas, y la sed
convertía en néctar cualquier arroyuelo. En miel y langostas consistió el alimento
del Bautista en el Desierto; esto le da más gloria, y le hace tan grande como lo
patentiza el Evangelio.
CANTO XXIII
Mientras tenía mi vista fija en el verde follaje, como suele hacer quien pierde
el tiempo detrás de un pájaro, el que era para mí más que un padre, decía:
- Hijo mío, ven ahora, porque el tiempo que se nos concede debe emplearse
más útilmente.
Volví el rostro con ligereza y con no menos mis pasos hacia los Sabios, los
cuales hablaban tan bien, que escuchándolos no sentía en el andar cansancio
alguno; cuando se oyó cantar llorando: Labia mea, Dómine, de un modo que hizo
nacer en mí placer y dolor.
- ¡Oh dulce Padre!, ¿qué es lo que oigo? -empecé a decir.
Y él dijo:
- Son las sombras, que van quizá deshaciendo el nudo de sus deudas.
Cual peregrinos pensativos, que al encontrar en su camino gente a quien no
conocen, se vuelven hacia ella sin detenerse, así venia tras de nosotros, pero con
paso más rápido, una turba de espíritus, callados y piadosos, que pasaban
adelante mirándonos. Todos ellos tenían los ojos hundidos y apagados, la faz
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pálida, y tan demacrada, que a través de la piel se notaba la forma de los huesos.
No creo que Erisictón se viese reducido a una piel tan seca cuando más tuvo que
temer el hambre. Yo decía, pensando entre mí: He aquí cómo debía estar la
nación que perdió a Jerusalén, cuando María llegó a devorar a su propio hijo. Sus
ojos parecían anillos sin piedras; los que en el rostro del hombre leen Homo,
hubieran conocido allí con facilidad la M. ¿Quién creería, ignorando la causa, que
el olor de una fruta y aquel salto de agua, excitando su deseo, pudiera reducirlos
a tal extremo? Yo estaba asombrado al verles tan hambrientos, porque aún no
conocía la causa de su demacración y de su triste aridez; cuando desde la
profunda cavidad de su cabeza dirigió hacia mí sus ojos una sombra, y me miró
fijamente; después de lo cual exclamó en alta voz:
- ¿Qué gracia es ésta que se me concede?
Nunca le hubiera conocido por su rostro, pero su voz me recordó todo lo que
sus facciones habían absorbido en si mismas; esta chispa encendió en mí el
completo conocimiento de aquel rostro cambiado, y reconocí el de Forese.
- ¡Ah! -me dijo-, no fijes tu atención en esta lepra árida, que me decolora la
piel, ni en la carne que me falta. Pero dime la verdad con respecto a ti, y dime
quiénes son esas dos almas que te guían: no pararé hasta que me lo digas.
- Tu rostro, que ya muerto me hizo llorar, excita ahora en mí nuevos deseos
de llanto -le respondí viéndole tan desfigurado-, pero dime, por Dios, qué es lo
que os demacra tanto; y no me hagas hablar de otra cosa mientras dura mi
asombro, porque mal puede hablar el que está poseído de otro deseo.
Me contestó:
- Desde el eterno tribunal desciende una virtud sobre el agua y la planta que
hemos dejado más atrás; virtud que me extenúa de esta suerte. Todos esos que
cantan llorando por haberse entregado desenfrenadamente al vicio de la gula,
deben santificarse aquí por medio del hambre y de la sed. El olor que se exhala
de la fruta y el agua que se extiende sobre ese follaje, excitan en nosotros el
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
deseo de comer y beber, y más de una vez se repite nuestra pena mientras
damos la vuelta a este círculo; he dicho pena, debiendo decir consuelo; porque el
deseo que nos conduce hacia ese árbol es el mismo que condujo a Jesucristo a
decir lleno de gozo: Eli, cuando nos redimió con la sangre de sus venas.
- Forese -repliqué-, desde aquel día en que dejaste el mundo por mejor vida,
no han transcurrido aún cinco años. Si la facultad de pecar concluyó en ti antes
de que sobreviniera la hora del saludable dolor que nos reconcilia con Dios,
¿cómo es que has venido aquí arriba? Creía encontrarte abajo, donde el tiempo
con el tiempo se repara.
Respondióme:
- Mi Nella es la que, con sus ruegos asiduos, me ha conducido a beber el
dulce ajenjo del dolor. Con sus devotas oraciones y sus suspiros me ha sacado
del lugar donde se espera, y me ha librado de los otros círculos. Mi viudita, a
quien amé mucho, es tanto más querida y agradable a Dios, cuanto más sola es
en obrar bien; pues la Barbagia de Cerdeña tiene mujeres mucho más púdicas
que la Barbagia donde la he dejado. ¡Oh caro hermano!, ¿qué quieres que te
diga? Ante mi vista se presenta un tiempo futuro, del que no dista mucho el
presente, en el cual se prohibirá desde el púlpito a las descaradas florentinas ir
enseñando los pechos. ¿Qué mujeres bárbaras ni sarracenas ha habido jamás,
contra las que se debiera apelar a penas espirituales o a otras restricciones para
obligarlas a ir cubiertas? Pero si las impúdicas estuvieran seguras de lo que el
cielo les prepara pronto, tendría ya la boca abierta para aullar; porque si mi
previsión no me engaña, serán entristecidas antes de que salga el boza al niño
que ahora se consuela con la nana. ¡Ah, hermano!, no te me ocultes más; estás
viendo que, no sólo yo, sino todas esas almas, miran el sitio donde interceptas la
luz del Sol.
Entonces le dije:
- Si recuerdas lo que tú y yo fuimos, aun el mencionarlo ahora deberá serte
doloroso. De aquella vida me sacó el otro día ese que va delante de mí, cuando
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
se ostentaba redonda la hermana de aquel (y le designé el Sol). Ese sabio me ha
guiado a través de la profunda noche por entre los verdaderos muertos, y con mi
verdadera carne que le sigue. Su auxilio me ha sostenido hasta aquí en las
cuestas y recodos del monte, que hace que seáis rectos vosotros a quienes tan
torcidos hizo el mundo. Me ha dicho que me acompañaría hasta dejarme donde
está Beatriz; allí es preciso que me quede sin él. Virgilio es ese que me habló así
(y se lo indiqué con el dedo); el otro es aquella sombra por quien hubo hace poco
tales sacudimientos en todos los ámbitos de vuestro monte, que de si la despide.
CANTO XXIV
Ni la conversación detenía nuestra marcha, ni ésta a aquélla, sino que, a
pesar de ir hablando, caminábamos de prisa, como la nave impelida por un viento
favorable. Las sombras, que parecían cosas doblemente muertas, noticiosas de
que yo estaba vivo, mostraban su admiración por las hondas cavidades de sus
ojos. Continuando yo mi discurso, dije:
- Esa sombra, quizá por causa del otro, se dirige arriba más lentamente de
lo que lo haría. Pero dime, si acaso lo sabes, dónde está Piccarda, y si entre esta
gente que así me mira veo alguna persona digna de llamar mi atención.
- Mi hermana, que no sé lo que fue más, si hermosa o buena; ostenta ya su
triunfal corona en el alto Olimpo.
Esto dijo primero, y luego añadió:
- Aquí no está prohibido nombrar a nadie, atendida la prontitud con que es
alterado nuestro semblante por la dieta. Ese (y lo señaló con el dedo) es
Buonaggiunta, Buonaggiunta el de Luca; y aquel de más allá, más apergaminado
que los otros, tuvo en sus brazos la Santa Iglesia: fue natural de Toursa y ahora
expía con el ayuno las anguilas del Bolsena y la garnacha.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Otros muchos me fue citando uno a uno, y todos parecían contentos de que
se les nombrase, pues no reparé en ellos ningún gesto de desagrado. Vi mover
las mandíbulas, mascando en vacío por efecto del hambre, a Ubaldino de la Pila,
y a Bonifacio, que apacentó a muchos revestido con el roquete. Vi a meser
Marchese, que habiendo tenido tiempo para beber en Forli con menos sed, fue tal
que nunca se sintió saciado. Pero, como aquel que mira, y después simpatiza
más con uno que con otro, así me pasó con el de Luca, que parecía querer
decirme algo. Murmuraba entre dientes; y yo le oía no sé qué de Gentucca donde
él sentía el castigo que tanto le devoraba.
- ¡Oh alma, le dije, que tan deseosa pareces de hablar conmigo! Haz de
modo que yo te entienda, y satisfácenos a los dos con tu conversación.
El empezó a decir:
- Existe una mujer que no lleva el velo todavía, la cual hará que te agrade mi
ciudad, aunque alguno hable mal de ella. Tú irás allá con esta predicción, y si
acaso no has entendido bien lo que murmuro, ya te lo pondrá en claro la realidad
de los hechos. Pero dime: no estoy viendo al que ha dado a luz las nuevas rimas,
que comienzan así: Donne, ch 'avete intelleto d'Amore.
Le contesté:
- Yo soy uno que voy notando lo que Amor inspira, y luego lo expreso tal
como él me dicta dentro del alma.
- ¡Oh hermano! -exclamó-. Ahora veo el nudo que al Notario, a Guittone y a
mí nos impidió llegar al dulce y nuevo estilo que oigo. Bien veo que vuestras
plumas siguen fielmente al que les dicta, lo cual no han hecho en verdad las
nuestras; y que quien se propone remontarse a mayor altura, no ve la diferencia
del uno al otro estilo.
Dichas estas palabras, se calló como si estuviese satisfecho.
Así como las grullas que pasan el invierno a orillas del Nilo forman a veces
una bandada en el aire, y luego vuelan rápidamente marchando en hilera, de
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
igual suerte todas las almas que allí estaban, volviendo el rostro, aceleraron el
paso, ligeras por su demacración y por su deseo; y al modo que un hombre
cansado de correr deja ir delante a sus compañeros, y sigue lentamente hasta
que cesa la agitación de su pecho, así Forese dejó pasar a la grey santa, y
continuó conmigo su camino diciéndome:
- ¿Cuándo te volveré a ver?
- No sé cuánto he de vivir -le respondí-, pero no será tan pronto mi regreso,
que antes no llegue yo con el deseo a la orilla; porque el sitio donde fui colocado
para vivir se despoja de día en día y cada vez más del bien, y parece destinado a
una triste ruina.
- Ve, pues -repuso-; que ya estoy viendo al que tiene la mayor culpa de esa
ruina, arrastrado a la cola de un animal hacia el valle donde nadie se excusa de
sus faltas. El animal a cada paso va más rápido, aumentando siempre su
celeridad, hasta que lo arroja, y abandona el cuerpo vilmente destrozado. Esas
esferas no darán muchas vueltas (y dirigió sus ojos al cielo) sin que sea claro
para ti lo que mis palabras no pueden ampliar más. Ahora te dejo, porque el
tiempo es caro en este reino, y yo pierdo mucho caminando a tu lado.
Cual jinete que se adelanta al galope de entre el escuadrón que avanza, a
fin de alcanzar el honor del primer choque, del mismo modo y con mayores pasos
se apartó de nosotros aquel espíritu, y yo quedé en el camino con aquellos dos
que fueron tan grandes generales del mundo. Cuando estuvo tan retirado de
nosotros, que mis ojos no podían seguirle, así como tampoco podía mi mente
alcanzar el sentido de sus palabras, observé no muy lejos las ramas frescas y
cargadas de frutas de otro manzano, por haberme vuelto entonces hacia aquel
lado. Y vi debajo de él muchas almas que alzaban las manos y gritaban no sé qué
en dirección del follaje, como los niños que, codiciando impotentes alguna cosa,
la piden sin que aquel a quien ruegan les responda, y antes al contrario, para
excitar más sus deseos, tiene elevado y sin ocultar lo que causa su anhelo.
Después se marcharon como desengañadas, y nosotros nos acercamos entonces
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
al gran árbol, que rechaza tantos ruegos y tantas lágrimas.
Pasad adelante sin aproximaros; más arriba existe otro árbol, cuyo fruto fue
mordido por Eva, y éste es un retoño de aquél. Así decía no sé quién entre las
ramas; por lo cual Virgilio, Estacio y yo seguimos adelante, estrechándonos
cuanto pudimos hacia el lado en que se eleva el monte. Acordaos, decía la voz,
de los malditos formados en las nubes, que, repletos, combatieron a Teseo con
sus dobles pechos. Acordaos de los hebreos, que mostraron al beber su molicie,
por lo que Gedeón no los quiso por compañeros cuando descendió de las colinas
cerca de Madián. De este modo, arrimados a una de las orillas, pasamos
adelante, oyendo diferentes ejemplos del pecado de la gula, seguidos de las
miserables consecuencias de aquel vicio. Después, entrando nuevamente en
medio del camino desierto, nos adelantamos mil pasos y aun más, reflexionando
cada cual y sin hablar. ¿Qué vais pensando vosotros tres solos?, dijo de
improviso una voz, que me hizo estremecer, como sucede a los animales tímidos
y asustadizos. Levanté la cabeza para ver quién fuese, y jamás se vieron en un
horno vidrios o metales tan luminosos y rojos como lo estaba uno que decía: Si
queréis llegar hasta arriba, es preciso que deis aquí la vuelta; por aquí va el que
quiere ir en paz. Su aspecto me había deslumbrado la vista; por lo cual me volví,
siguiendo a mis Doctores a la manera de quien se guía por lo que escucha. Y
sentí que me daba en medio de la frente un viento, como sopla y embalsama el
ambiente la brisa de Mayo, mensajera del alba, impregnada con el aroma de las
plantas y flores; y bien sentí moverse la pluma, que me hizo percibir el perfume
de la ambrosía, oyendo decir: Bienaventurados aquellos a quienes ilumina tanta
gracia, que la inclinación a comer no enciende en sus corazones desmesurados
deseos, y sólo tienen el hambre que es razonable.
CANTO XXV
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Era la hora en que no debía demorarse nuestra subida, pues el sol había
dejado el círculo meridional al Tauro, y la noche al Escorpión: por lo cual, así
como el hombre a quien estimula el aguijón de la necesidad, no se detiene por
nada que encuentre, sino que sigue su camino, de igual suerte entramos nosotros
por la abertura del peñasco, uno delante de otro, tomando la escalera, que por su
angostura obliga a separarse a los que la suben. Y como la joven cigüeña que
extiende sus alas deseosa de volar, y no atreviéndose a abandonar el nido, las
pliega nuevamente, lo mismo hacía yo llevado de un ardiente deseo de preguntar,
que se inflamaba y se extinguía, hasta que llegué a hacer el ademán del que se
prepara a hablar. A pesar de lo rápido de nuestra marcha, mi amado Padre no
dejó de decirme:
- Dispara el arco de la palabra, que tienes tirante hasta el hierro.
Entonces abrí la boca con seguridad, y empecé a decir:
- ¿Cómo es posible enflaquecer donde no hay necesidad de alimentarse?
- Si te acordaras de cómo se consumió Meleagro al consumirse un tizón respondió-, no te sería ahora tan difícil comprender esto; y si considerases cómo,
al moveros, se mueve vuestra imagen dentro del espejo, te parecería blando lo
que te parece duro. Mas para que tu deseo quede satisfecho, aquí tienes a
Estacio, a quien pido y suplico que sea el médico de tus heridas.
- Si estando tú presente, le descubro los arcanos de la eterna justicia respondió Estacio-, sírvame de disculpa el no poder negarte nada.
Luego empezó diciendo:
- Hijo, si tu mente recibe y guarda mis palabras, ellas te darán luz sobre el
punto de que hablas. La sangre más pura, que nunca es absorbida por las
sedientas venas y que sobra, como el resto de los alimentos que se retiran de la
mesa, adquiere en el corazón una virtud tan apta para formar todos los miembros
humanos, como la que tiene para transformarse en ellos la que va por las venas.
Todavía más depurada, desciende a un punto que es mejor callar que nombrar,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de donde se destila después sobre la sangre de otro ser en vaso natural. Aquí se
mezclan las dos, la una dispuesta a recibir la impresión, la otra a producirla por
efecto de la perfección del lugar de que procede; y apenas están juntas, la sangre
viril empieza desde luego a operar, coagulando primero, y vivificando en seguida
lo que ha hecho unírsele como materia propia. Convertida la virtud activa en
alma, como la de una planta, pero con la diferencia de que aquélla está en vías
de formación, mientras que la otra ha llegado ya a su término, continúa obrando
de tal modo, que luego se mueve y siente como la esponja marina, y en seguida
emprende la organización de las potencias, de la cual es el germen. Hijo mío, la
virtud que procede del corazón del padre, y desde la cual atiende la naturaleza a
todos los miembros, ora se ensancha, y ora se prolonga; mas no ves todavía
cómo el feto, de animal pasa a ser racional; este punto es tal, que uno más sabio
que tú incurrió con su doctrina en el error de separar del alma el intelecto posible,
porque no vio que éste tuviese ningún órgano especial adecuado a sus funciones.
Abre tu corazón a la verdad que te presento, y sabe que, en cuanto está
concluido el organismo del cerebro del feto, el Primer Motor se dirige placentero
hacia aquella obra maestra de la naturaleza, y se infunde un nuevo espíritu, lleno
de virtud, que atrae a su sustancia lo que allí encuentra de activo, y se convierte
en un alma sola, que vive, y siente, y se refleja sobre sí misma; a fin de que te
causen menos admiración mis palabras, considera el calor del Sol, que se
transforma en vino, uniéndose al humor que sale de la vid. Cuando Laquesis no
tiene ya lino, el alma se separa del cuerpo, llevándose virtualmente consigo sus
potencias divinas y humanas; todas las facultades sensitivas quedan como
mudas, pero la memoria, el entendimiento y la voluntad son en su acción mucho
más sutiles que antes. Sin detenerse, el alma llega maravillosamente por sí
misma a una de las orillas, donde conoce el camino que le está reservado. En
cuanto se encuentra circunscrita en él, la virtud informativa irradia en torno, del
mismo modo que cuando vivía en sus miembros; y así como el aire, cuando el
tiempo está lluvioso, se presenta adornado de distintos colores por los rayos del
Sol que en él se reflejan, de igual suerte el aire de alrededor toma la forma que le
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
imprime virtualmente el alma que está allí detenida; y semejante después a la
llama que sigue en todos sus movimientos al fuego, la nueva forma va siguiendo
al espíritu. Por fin, como el alma toma de esto su apariencia, se le llama sombra,
y en esa forma organiza luego cada uno de sus sentidos, hasta el de la vista. En
virtud de este cuerpo aéreo hablamos, reímos, derramamos lágrimas y
suspiramos, como habrás podido observar por el monte. Según como los deseos
y los demás afectos nos impresionan, la sombra toma diferentes figuras; tal es la
causa de lo que te admira.
Habíamos llegado ya al círculo de la última tortura, y nos dirigíamos hacia la
derecha, cuando llamó nuestra atención otro cuidado. Allí la ladera de la montaña
lanza llamas con ímpetu hacia el exterior, y la orilla opuesta del camino da paso a
un viento que, dirigiéndose hacia arriba, la rechaza y aleja de sí. Por esta razón
nos era preciso caminar de uno en uno por el lado descubierto del camino, de
modo que si, por una parte, me causaba temor el fuego, por otra temía
despeñarme. Mi Jefe decía:
- En este sitio es preciso refrenar bien los ojos, porque muy poco bastaría
para dar un mal paso.
Entonces oí cantar en el seno de aquel gran ardor: Summae Deus
clementiae; lo cual excitó en mí un deseo no menos ardiente de volverme, y vi a
varios espíritus andando por la llama; yo les miraba, pero fijando alternativamente
la vista, ya en sus pasos, ya en los míos. Después de la última estrofa de aquel
himno, gritaron en voz alta: Virum non cognosco; y en seguida volvieron a
entonarlo en voz baja. Terminado el himno, gritaron aun: Diana corrió al bosque, y
arrojó de él a Hélice, que había gustado el veneno de Venus. Repetían su canto,
y citaban después ejemplos de mujeres y maridos que fueron castos, como lo
exigen la virtud y el matrimonio. Y de este modo, según creo, continuarán durante
todo el tiempo que los abrase el fuego, pues con tal remedio y tales ejercicios ha
de cicatrizarse la última llaga.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXVI
Mientras que uno tras otro íbamos por el borde del camino, el buen Maestro
decía muchas veces: Mira, y ten cuidado, pues ya estás advertido. Daba en mi
hombro derecho el Sol, que irradiando por todo el Occidente cambiaba en blanco
su color azulado. Con mi sombra hacía parecer más roja la llama, y aquí también
vi muchas almas que, andando, fijaban su atención en tal indicio. Con este motivo
se pusieron a hablar de mí, y empezaron a decir:
- Parece que éste no tenga un cuerpo ficticio.
Después se cercioraron, aproximándose a mí cuanto podían, pero siempre
con el cuidado de no salir adonde no ardieran.
- ¡Oh tú, que vas en pos de los otros, no por ser el más lento, sino quizá por
respeto!, respóndeme a mi, a quien abrasan la sed y el fuego. No soy yo el único
que necesita tu respuesta, pues todos éstos tienen mayor sed, que deseo de
agua fresca el Indio y el Etíope. Dinos: ¿cómo es que formas con tu cuerpo un
muro que se antepone al Sol, cual si no hubieras caído aún en las redes de la
muerte?
Así me hablaba una de aquellas sombras, y yo me habría explicado en el
acto, si no hubiese atraído mi atención otra novedad que apareció entonces. Por
el centro del camino inflamado venía una multitud de almas con el rostro vuelto
hacia las primeras, lo cual me hizo contemplarlas asombrado. Por ambas partes
vi apresurarse todas las sombras, y besarse unas a otras, sin detenerse, y
contentándose con tan breve agasajo; semejantes a las hormigas, que en medio
de sus pardas hileras, van a encontrarse cara a cara, quizá para darse noticias de
su viaje o de su botín. Una vez terminado el amistoso saludo, y antes de dar el
primer paso, cada una de ellas se ponía a gritar con todas sus fuerzas, las recién
llegadas: Sodoma y Gomorra, y las otras: En la vaca entró Pasifae, para que el
toro acudiera a su lujuria. Después, como grullas que dirigiesen su vuelo, parte
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
hacia los montes Rifeos, y parte hacia las ardientes arenas, huyendo éstas del
hielo, y aquéllas del Sol, así unas almas se iban y otras venían, volviendo a
entonar entre lágrimas sus primeros cantos, y a decir a gritos lo que más
necesitaban. Como anteriormente, se acercaron a mí las mismas almas que me
habían preguntado, atentas y prontas a escucharme. Yo, que dos veces había
visto su deseo, empecé a decir:
- ¡Oh almas seguras de llegar algún día al estado de paz! Mis miembros no
han quedado allá verdes ni maduros, sino que están aquí conmigo, con su sangre
y con sus coyunturas. De este modo voy arriba, a fin de no ser ciego nunca más:
sobre nosotros existe una mujer, que alcanza para mí esta gracia por la cual llevo
por vuestro mundo mi cuerpo mortal. Pero decidme, ¡así se logre en breve
vuestro mayor deseo, y os acoja el cielo que está más lleno de amor y por más
ancho espacio se dilata! Decidme, a fin de que yo pueda ponerlo por escrito,
¿quiénes sois, y quién es aquella turba que se va en dirección contraria a la
vuestra?
No de otra suerte se turba estupefacto el montañés, y enmudece absorto,
cuando, rudo y salvaje, entra en una ciudad, de como pareció turbarse cada una
de aquellas sombras; pero repuestas de su estupor, el cual se calma pronto en
los corazones elevados, empezó a decirme la que anteriormente me había
preguntado:
- ¡Dichoso tú, que sacas de nuestra actual mansión, experiencia para vivir
mejor! Las almas que no vienen con nosotros cometieron el pecado por el que
César, en medio de su triunfo, oyó que se burlaban de él y le llamaban reina. Por
esto se alejan gritando Sodoma; y reprendiéndose a sí mismos, como has oído,
añaden al fuego que les abrasa el que les produce su vergüenza. Nuestro pecado
fue hermafrodita, pero no habiendo observado la ley humana, y sí seguido
nuestro apetito al modo de las bestias, por eso, al separarnos de los otros,
gritamos para oprobio nuestro el nombre de aquélla, que se bestializó en una
envoltura bestial. Ya conoces nuestras acciones y el delito que cometimos; si por
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
nuestros nombres quieres conocer quiénes somos, ni sabré decírtelos, ni tengo
tiempo para ello. Satisfaré, sin embargo, tu deseo diciéndote el mío: soy Guido
Guinicelli, que me purifico ya por haberme arrepentido antes de mi última hora.
Como corrieron hacia su madre los dos hijos al encontrarla bajo las tristes
iras de Licurgo, así me lancé yo, pero sin atreverme a tanto, cuando escuché
nombrarse a sí mismo a mi padre, y al mejor de todos los míos que jamás
hicieron rimas de amor dulces Y floridas; y sin oír hablar, anduve pensativo largo
trecho, contemplándole, aunque sin poder acercarme más a causa del fuego.
Cuando me harté de mirarle, me ofrecí de todo corazón a su servicio con aquellos
juramentos que hacen creer en las promesas. Me contestó:
- Dejas en mí, por lo que oigo, una huella tan profunda y clara, que el Leteo
no puede borrarla ni oscurecerla; pero si tus palabras han jurado la verdad, dime,
¿cuál es la causa del cariño que me demuestras en tus frases y en tus miradas?
Le contesté:
- Vuestras dulces rimas, que harán preciosos los manuscritos que las
contienen, tanto como dure el lenguaje moderno.
- ¡Oh hermano! -replicó-; éste que te señalo con el dedo (e indicó un espíritu
que iba delante de él), fue mejor obrero en su lengua materna. Sobrepujó a todos
en sus versos amorosos y en la prosa de sus novelas; y deja hablar a los necios,
que creen que el Lemosín es mejor que él; prestan más atención al ruido que a la
verdad, y así forman su juicio antes de dar oídos al arte o la razón. Lo mismo
hicieron muchos de los antiguos con respecto a Guittone, colocándole, merced a
sus gritos, en el primer lugar, hasta que lo ha vencido la verdad con los méritos
adquiridos por otras personas. Ahora, si tienes el alto privilegio de poder penetrar
en el claustro donde Cristo es abad del colegio, dile por mí del Padre nuestro todo
lo que necesitamos nosotros los habitantes de este mundo, en el que ya no
tenemos el poder de pecar.
Luego, tal vez para hacer sitio a otro que venía en pos de él, desapareció
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
entre el fuego, como desaparece el pez en el fondo del agua. Yo me adelanté un
poco hacia el que me había designado, y le dije que mi deseo preparaba a su
nombre una grata acogida; él empezó a decir donosamente:
- Me complace tanto vuestra cortés pregunta, que ni puedo ni quiero
ocultarme a vos; yo soy Arnaldo, que lloro y voy cantando; veo, triste, mis
pasadas locuras, y veo, contento, el día que en adelante me espera. Ahora os
ruego, por esa virtud que os conduce a lo más alto de la escala, que os acordéis
de endulzar mi dolor.
Después se ocultó en el fuego que les purifica.
CANTO XXVII
El Sol estaba ya en aquel punto desde donde lanza sus primeros rayos
sobre la ciudad en que se derramó la sangre de su Hacedor; el Ebro caía bajo el
alto signo de Libra, y las ondas del Ganges eran caldeadas al empezar la hora de
nona; de modo que donde estábamos terminaba el día, cuando nos divisó
placentero el Ángel de Dios, que apartado de la llama se puso en la orilla a
cantar: Beati mundo corde, en voz bastante más viva que la nuestra. Después
dijo:
- No se sigue adelante, almas santas, si el fuego no os muerde antes; entrad
en él, y no os hagáis sordas al cántico que llegará hasta vosotras.
Así habló cuando estuvimos cerca de él, por lo que me quedé al oírle como
aquel que es metido en la fosa. Elevé mis manos entrelazadas mirando al fuego,
y se representaron vivamente en mi imaginación los cuerpos humanos que había
visto arder. Mis buenos Guías se volvieron hacia mí, y Virgilio me dijo:
- Hijo mío, aquí puedes encontrar un tormento; pero no la muerte.
Acuérdate, acuérdate... y si te guié sano y salvo sobre Gerión, ¿qué no haré
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ahora que estoy más cerca de Dios? Ten por cierto que, aunque estuvieras mil
años en medio de esa llama, no perderías un solo cabello; y si acaso crees que te
engaño, ponte cerca de ella, y como prueba, aproxima con tus manos al fuego la
orla de tu ropaje. Depón, pues, depón todo temor; vuélvete hacia aquí, y pasa
adelante con seguridad.
Yo, sin embargo, permanecí inmóvil aun en contra de mi conciencia. Cuando
vio que me estaba quieto y reacio, repuso algo turbado:
- Hijo mío, repara en que entre Beatriz y tú sólo existe ese obstáculo.
Así como al oír el nombre de Tisbe, Piramo, cercano a la muerte, abrió los
ojos y la contempló bajo la morera, que desde entonces echó frutos rojos, así yo,
vencida mi obstinación, me dirigí hacia mi sabio G uía, al oír el nombre que
siempre está en mi mente. Entonces él, moviendo la cabeza, dijo:
- ¡Cómo! ¿Queremos permanecer aquí?
Y se sonrió, como se sonríe al niño a quien se conquista con una fruta.
Después se metió en el fuego él primero, rogando a Estacio que durante todo el
camino se había interpuesto entre ambos, que viniese detrás de mí. Cuando
estuve dentro, habríame arrojado, para refrescarme, en medio del vidrio
hirviendo; tan desmesurado era el ardor que allí se sentía. Mi dulce Padre, para
animarme, continuaba hablando de Beatriz y diciendo: Ya me parece ver sus
ojos. Nos guiaba una voz que cantaba al otro lado; y nosotros, atentos solamente
a ella, salimos del fuego por el sitio donde está la subida.
- Venite, benedicti patris mei -se oyó en medio de una luz que allí había, tan
resplandeciente que me ofuscó y no la pude mirar-. El Sol se va -añadió-, y viene
la noche; no os detengáis, sino acelerad el paso antes que el horizonte se
obscurezca.
El sendero subía recto a través de la peña hacia el Oriente, y yo interrumpía
delante de mí los rayos del Sol, que ya estaba muy bajo. Habíamos subido pocos
escalones, cuando mis sabios Guías y yo, por mi sombra que se desvanecía,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
observamos que tras de nosotros se ocultaba el Sol; y antes de que en toda su
inmensa extensión tomara el horizonte el mismo aspecto, y de que la noche se
esparciera por todas partes, cada uno de nosotros hizo de un escalón su lecho;
porque la naturaleza del monte, más bien que nuestro deseo, nos impedía subir.
Como las cabras que antes de haber satisfecho su apetito van veloces y atrevidas
por los picos de los montes, y una vez saciado éste, se quedan rumiando
tranquilas a la sombra, mientras el Sol quema, guardadas por el pastor, que,
apoyado en su cayado, cuida de ellas; y como el pastor que se queda fuera y
pernocta cerca de su rebaño, para preservarlo de que lo disperse alguna bestia
feroz, así estábamos entonces nosotros tres, yo como cabra, y ellos como
pastores, estrechados por los dos lados de aquella abertura. Poco alcanzaba
nuestra vista de las cosas que había fuera de allí, pero por aquel reducido
espacio veía yo las estrellas más claras y mayores de lo acostumbrado.
Rumiando de esta suerte y contemplándolas me sorprendió el sueño; el sueño
que muchas veces predice lo que ha de sobrevenir. En la hora, según creo, en
que Citerea, que parece siempre abrasada por el fuego del amor, lanzaba desde
Oriente sus primeros rayos sobre la montaña, me parecía ver entre sueños una
mujer joven y bella, que iba cogiendo flores por una pradera, y decía cantando:
Sepa todo aquel que preguntó mi nombre, que yo soy Lía, y voy extendiendo en
torno mis bellas manos para formarme una guirnalda. Para agradarme delante del
espejo, me adorno aquí, pero mi hermana Raquel no se separa jamás del suyo, y
permanece todo el día sentada ante él. A ella le gusta contemplar sus hermosos
ojos, como a mi adornarme con mis propias manos; ella se satisface con mirar, yo
con obrar. Ya, ante los esplendores que preceden al día, tanto más gratos a los
peregrinos, cuanto más cerca de su patria se albergan al volver a ella, huían por
todas partes las tinieblas, y con ellas mi sueño; por lo cual me levanté, y vi a mis
grandes Maestros levantados también.
- La dulce fruta que por tantas ramas va buscando la solicitud de los
mortales, hoy calmará tu hambre.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Tales fueron las palabras que me dirigió Virgilio; palabras que me causaron
un placer como no lo ha causado jamás regalo alguno. Acrecentóse tanto en mí el
deseo de llegar a la cima del monte, que a cada paso que daba sentía crecer alas
para mi vuelo. Cuando, recorrida toda la escalera, estuvimos en la última grada,
Virgilio fijó en mí sus ojos y dijo:
- Has visto el fuego temporal y el eterno, hijo mío, y has llegado a un sitio
donde no puedo ver nada más por mí mismo. Con ingenio y con arte te he
conducido hasta aquí; en adelante sírvete de guía tu voluntad; fuera estás de los
caminos escarpados y de las estrechuras; mira el Sol que brilla en tu frente; mira
la hierba, las flores, los arbustos, que se producen solamente en esta tierra.
Mientras no vengan radiantes de alegría los hermosos ojos que, entre lágrimas,
me hicieron acudir en tu socorro, puedes sentarte, y puedes pasear entre esas
flores. No esperes ya mis palabras, ni mis consejos; tu albedrío es ya libre, recto y
sano, y seria una falta no obrar según lo que él te dicte. Así, pues, ensalzándote
sobre ti mismo, te corono y te mitro.
CANTO XXVIII
Deseoso ya de observar en su interior y en sus contornos la divina floresta
espesa y viva, que amortiguaba la luz del nuevo día, dejé sin esperar más el
borde del monte y marché lentamente a través del campo, cuyo suelo por todas
partes despedía gratos aromas. Un aura blanda e invariable me oreaba la frente
con no mayor fuerza que la de un viento suave; a su impulso, todas las verdes
frondas se inclinaban trémulas hacia el lado a que proyecta su primera sombra el
sagrado monte; pero sin separarse tanto de su derechura, que las avecillas
dejaran por esta causa de ejercitar su arte sobre las copas de los árboles, pues
antes bien, llenas de alegría, saludaban a las primeras auras, cantando entre las
hojas, que acompañaban a sus ritmos haciendo el bajo, con un susurro
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
semejante al que de rama en rama va creciendo en los pinares del llano de
Chiassi, cuando Eolo deja escapar el Sirocco.
Ya me habían transportado mis lentos pasos tan adentro de la antigua selva,
que no podía distinguir el sitio por donde había entrado, cuando vi interceptado mi
camino por un riachuelo, que corriendo hacia la izquierda, doblegaba bajo el peso
de pequeñas linfas las hierbas que brotaban en sus orillas. Las aguas que en la
tierra se tienen por más puras, parecerían turbias comparadas con aquellas, que
no ocultan nada, aunque corran obscurecidas bajo una perpetua sombra, que no
da paso nunca a los rayos del Sol ni de la Luna. Detuve mis pasos, y atravesé
con la vista aquel riachuelo, para admirar la gran variedad de sus frescas
arboledas, cuando se me apareció, como aparece súbitamente una cosa
maravillosa que desvía de nuestra mente todo otro pensamiento, una mujer sola,
que iba cantando y cogiendo flores de las muchas de que estaba esmaltado todo
su camino.
- ¡Ah!, hermosa Dama, que te abrasas en los rayos de Amor, si he de dar
crédito al semblante que suele ser testimonio del corazón; dígnate adelantarte -le
dije- hacia este riachuelo, lo bastante para qUe pueda comprender qué es lo que
cantas. Tú traes a mi memoria el sitio donde estaba Proserpina, y cómo era
cuando la perdió su madre, y ella perdió sus lozanas flores.
Así como bailando se vuelve una mujer, con los pies juntos y arrimados al
suelo, poniendo apenas uno delante de otro, de igual suerte se volvió aquélla
hacia mí sobre las florecillas rojas y amarillas, semejante a una virgen que
inclinan sus modestos ojos, y satisfizo mis súplicas aproximándose tanto, que
llegaba hasta mi la dulce armonía de su canto, y sus palabras claras y distintas.
Luego que se detuvo en el sitio donde las hierbas son bañadas por las ondas del
lindo riachuelo, me concedió el favor de levantar sus ojos. No creo que saliera tal
resplandor bajo las cejas de Venus, cuando su hijo la hirió inconsideradamente.
Ella se sonreía desde la orilla derecha, cogiendo mientras tanto las flores que
aquella elevada tierra produce sin necesidad de simiente. El río nos separaba a la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
distancia de tres pasos; pero el Helesponto por donde pasó Jerjes, cuyo ejemplo
sirve aún de freno a todo orgullo humano, no fue tan odioso a Leandro; por el
impetuoso movimiento de sus aguas entre Sestos y Abydos, como lo era aquél
para mí por no abrirme paso.
- Sois recién llegados -dijo ella-, y quizá porque me sonrío en este sitio
escogido para nido de la humana naturaleza, os causo asombro y hasta alguna
sospecha; pero el salmo Delectasti esparce una luz que puede disipar las nubes
de vuestro entendimiento. Y tú, que vas delante y me has rogado que hable, dime
si quieres oír otra cosa, que yo responderé con presteza a todas tus preguntas
hasta dejarte satisfecho.
- El agua -le dije- y el rumor de la floresta impugnan en mi interior una nueva
creencia sobre una cosa que he oído y que es contraria a ésta.
A lo que ella contestó:
- Te diré cómo procede de su causa eso que te admira, y disiparé la nube
que te ciega. El Sumo Bien, que se complace sólo en sí mismo, hizo al hombre
bueno y apto para el bien, y le dio este sitio como arras en señal de eterna paz. El
hombre, por sus culpas, permaneció aquí poco tiempo; por sus culpas cambió su
honesta risa y su dulce pasatiempo en llanto y en tristeza. A fin de que todas las
conmociones producidas más abajo por las exhalaciones del agua Y de la tierra,
que se dirigen cuanto pueden tras del calor, no molestasen al hombre, se elevó
este monto hacia el cielo tanto como has visto, y está libre de todas ellas desde el
punto donde se cierra su puerta. Ahora bien, como el aire gira en torno de la tierra
con la primera bóveda movible del cielo, si el círculo no es interrumpido por algún
punto, un movimiento semejante viene a repercutir en esta altura, que está libre
de toda perturbación en medio del aire puro, produciendo este ruido en la selva,
porque es espesa; y la planta sacudida comunica su propia virtud generativa al
aire, el cual girando en torno deposita dicha virtud en el suelo; y la otra tierra,
según que es apta por sí misma o por su cielo, concibe y produce diversos
árboles de diferentes especies. Una vez oído esto, no te parecerá ya maravilloso
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
que haya plantas que broten sin semillas aparentes. Debes saber, además, que la
santa campiña en que te encuentras está llena de toda clase de semillas, y
encierra frutos que allá abajo no se cogen. El agua que ves no brota de ninguna
vena que sea renovada por los vapores que el frío del cielo convierte en lluvia,
como un río que adquiere o pierde caudal, sino que sale de una fuente invariable
y segura, que recibe de la voluntad de Dios cuanto derrama por dos partes. Por
esta desciende con una virtud que borra la memoria del pecado; por la otra
renueva la de toda buena acción. Aquí se llama Leteo; en el otro lado, Eunoe; y
no produce sus efectos si no se bebe aquí primero que allí; su sabor supera a
todos los demás. Aunque tu sed esté ya bastante mitigada sin necesidad de más
explicaciones mías, por una gracia especial, aún te daré un corolario; y no creo
que mis palabras te sean menos gratas, si por ti exceden a mis promesas. Los
que antiguamente fingieron La edad de oro y su estado feliz, quizá soñaron en el
Parnaso este sitio. Aquí fue inocente el origen de la raza humana; aquí la
primavera y los frutos son eternos: este es el verdadero néctar de que todos
hablan.
Entonces me volví completamente hacia mis Poetas y vi que habían acogido
con una sonrisa esta última explicación; después dirigí de nuevo mis ojos hacia la
bella Dama.
CANTO XXIX
Después de aquellas últimas palabras, continuó cantando cual mujer
enamorada: Beati, quorum tecta sunt peccata; y a la manera de las ninfas, que
andaban solas por las umbrías selvas, complaciéndose unas en huir del Sol, y
otras en verle, púsose a caminar por la orilla contra la corriente del río; y yo al
igual de ella, seguí sus cortos pasos con los míos. Entre los dos no hablamos aún
adelantado ciento, cuando las dos riberas equidistantes presentaron una curva,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de tal modo que me encontré vuelto hacia Oriente. A poco de andar así, volvióse
la Dama enteramente a mí, diciendo:
- Hermano mío, mira y escucha. Y he aquí que por todas partes iluminó la
selva un resplandor tan súbito, que dudé si había sido un relámpago; mas como
éste desaparece en cuanto brilla, y aquél duraba cada vez más resplandeciente,
decía yo entre mí: ¿Qué será esto? Circulaba por el luminoso aire una dulce
melodía, por lo cual mi buen celo me hizo censurar el atrevimiento de Eva; pues
que allí, donde obedecían la tierra y el cielo, una mujer sola y apenas formada, no
pudo sufrir el permanecer bajo ningún velo; cuando si hubiera permanecido
resignado bajo él, habría yo gozado más pronto, y luego eternamente aquellas
inefables delicias.
Mientras iba yo enteramente absorto en la contemplación de tantas primicias
del placer eterno, y deseoso todavía de más dichas, el aire, semejante a un gran
fuego, apareció ante nosotros inflamado bajo las verdes ramas, y la dulce
armonía que habíamos percibido se convirtió en un canto claro y distinto. ¡Oh
sacrosantas Vírgenes! Si alguna vez he soportado por vosotras el hambre, el frío
y las vigilias, prestadme en cambio la ayuda, que la necesidad me obliga a
demandaros. Es preciso que Helicón derrame para mí sus aguas, y que el coro
de Urania me ayude a poner en versos cosas apenas concebibles.
Parecióme ver algo más allá siete árboles de oro, engañado por la gran
distancia que todavía mediaba entre nosotros y ellos; mas cuando me hube
aproximado tanto, que la semejanza engañadora del sentido no perdía ya por la
distancia ninguno de sus rasgos distintivos, la facultad que prepara materia al
raciocinio me hizo conocer que eran candelabros, y que las voces cantaban
Hosanna. Los hermosos muebles llameaban en su parte superior despidiendo
una luz mucho más clara que la Luna a media noche y a la mitad de su mes. Me
volví lleno de admiración al buen Virgilio, y él me respondió con una mirada no
menos llena de asombro. Después fijé de nuevo mi atención en los altos
candelabros, los cuales avanzaban en nuestra dirección tan lentamente que una
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
recién desposada los habría vencido en celeridad. La Dama me gritó:
- ¿Por qué contemplas con tanto ardor esas vívidas luces, y no reparas en lo
que viene tras de ellas?
Entonces vi venir detrás de las luces, y como guiadas por éstas, muchos
personajes, vestidos de un blanco tan puro como no ha brillado jamás en el
mundo. A la izquierda resplandecía el agua, y reflejaba la parte izquierda de mi
cuerpo; así es que me miraba en ella como en un espejo. Cuando desde mi orilla
llegué a un punto en que únicamente el río me separaba de aquéllos, me detuve
para mirar mejor, y vi las llamas caminando hacia adelante, dejando tras de sí
pintado el aire con rasgos semejantes a banderolas extendidas; de modo que
sobre ellas se veían claramente siete listas formadas de los colores de que el Sol
hace su arco y Delia su cinturón. Aquellas listas se extendían por el cielo más allá
de lo que alcanzaba mi vista, y según me pareció, las de los extremos distaban
entre sí diez pasos una de otra. Bajo el hermoso cielo que describo, se
adelantaban de dos en dos veinticuatro ancianos coronados de azucenas. Todos
cantaban:
Bendita tú eres entre las hijas de Adán, y benditas sean eternamente tus
bellezas. Después que las flores y las frescas hierbecillas que había en la otra
ribera frente a mí se vieron libres de aquellos espíritus elegidos, así como en el
cielo siguen unas a otras las estrellas, en pos de los ancianos vinieron cuatro
animales, con ellos coronados de verdes hojas. Cada uno tenía seis alas, con las
plumas llenas de ojos, como serían los de Argos si viviese. Lector, no empleo mis
rimas en describir las formas de estos animales, pues me contiene tanto el gasto
futuro, que no puedo ser ahora pródigo; pero puedes leer a Ezequiel, que los
pinta tales como los vio acudir de las frías regiones, con el viento, con las nubes y
con el fuego; y del mismo modo que los encontrarás en sus libros, así se
presentaban aquí si se exceptúa que, en cuanto a las alas, Juan está conmigo y
se separa de él. El espacio que quedaba entre los cuatro lo ocupaba un carro
triunfal sobre dos ruedas, que iba tirado por un grifo. Éste extendía sus alas entre
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la lista de en medio y las tres de ambos lados, sin que interceptara ninguna de
ellas al hender el espacio entre las mismas comprendido. Se elevaban tanto, que
se las perdía de vista; la parte de su cuerpo que era ave tenía los miembros de
oro, y los de la otra parte eran blancos manchados de rojo. Ni Escipión el
Africano, ni aun Augusto, hicieron jamás recrearse a Roma en la contemplación
de un carro tan bello, y aun comparado con él, sería pobre aquel carro del Sol,
que desviándose de su camino, fue abrasado, por los ruegos de la Tierra
suplicante, cuando Júpiter fue misteriosamente justo.
Tres mujeres venían danzando en redondo al lado de la rueda derecha; una
de ellas tan roja, que apenas se la hubiera distinguido dentro del fuego; la otra era
como si su carne y sus huesos fuesen de esmeralda; la tercera parecía nieve
recién caída. Tan pronto iba a la cabeza la blanca, como la roja; y según el canto
de ésta, así las demás ajustaban el paso, avanzando lentas o rápidas. Hacia la
izquierda del carro venían gozosas otras cuatro vestidas de púrpura ajustando
sus movimientos al de una de ellas, que tenía tres ojos en la cabeza. En pos de
estos grupos de que acabo de hablar, vi dos ancianos con diferentes vestiduras,
pero iguales en su actitud venerable y reposada. Uno de ellos parecía ser de los
discípulos de aquel gran Hipócrates, a quien hizo la naturaleza en favor de los
seres animados que le son más queridos; el otro demostraba un cuidado
contrario, con una espada tan reluciente y aguda, que a través del río me causó
miedo. Después vi otros cuatro de humilde apariencia; y detrás de todos venía un
anciano solo y durmiendo, pero con la faz inspirada. Estos siete estaban vestidos
como los veinticuatro primeros, pero no iban coronados de azucenas, sino de
rosas y de otras flores coloradas; quien los hubiese visto desde algo lejos, habría
jurado que ardía una llama sobre sus sienes. Cuando el carro estuvo frente a mí,
se oyó un trueno; y aquellos dignos personajes, como si se les hubiera prohibido
seguir adelante, se detuvieron allí al mismo tiempo que los candelabros.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXX
Cuando se detuvo el septentrión del primer Cielo, que no conoció nunca orto
ni ocaso, ni más niebla que el velo que sobre él corrió el pecado, y que alli
enseñaba a cada cual su deber, como el septentrión más bajo lo enseña al que
dirige el timón para llegar al puerto, los veraces personajes que iban entre el Grifo
y los siete candelabros se volvieron hacia el carro, como hacia el fin de sus
deseos; y uno de ellos como enviado del Cielo, exclamó tres veces cantando:
Veni, sponsa, de Libano, y todos los demás cantaron lo mismo después de él. Así
como los bienaventurados, cuando llegue la hora del juicio final, se levantarán
con presteza de sus tumbas, cantando Aleluya con su voz recobrada por fin, del
mismo modo se elevaron sobre el carro divino, ad vocem tanti senis, cien
ministros y mensajeros de la vida eterna. Todos decían: Benedictus qui venis, y
después, esparciendo flores por encima y alrededor, añadían: Manibus o date lilia
plenis.
Yo he visto, al romper el día, la parte oriental enteramente sonrosada, el
resto del cielo adornado de una hermosa serenidad, y la faz del Sol naciente
cubierta de sombras, de suerte que a través de los vapores que amortiguaban su
resplandor, podía contemplarla el ojo por largo tiempo; del mismo modo, a través
de una nube de flores que salía de manos angelicales y caía sobre el carro y en
torno suyo, se me apareció una dama coronada de oliva sobre un velo blanco,
cubierta de un verde manto, y vestida del color de una vivida lIama. Mi espíritu,
que hacia largo tiempo no había quedado abatido, temblando de estupor en su
presencia, sin que mis ojos la reconocieran, sintió no obstante el gran poder del
antiguo amor, a causa de la oculta influencia que de ella emanaba. En cuanto
hirió mis ojos la alta virtud que me había avasallado antes de que yo saliera de la
infancia, me volví hacia la izquierda, con el mismo respeto con que corre el niño
hacia su madre, cuando tiene miedo, o cuando está afligido, para decir a Virgilio:
No ha quedado en mi cuerpo una sola gota de sangre que no tiemble; reconozco
las señales de mi antigua llama. Pero Virgilio nos había privado de sí, Virgilio, el
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
dulcísimo padre, Virgilio, que me había sido enviado por aquélla para mi
salvación. Ni aun todo lo que perdió la antigua madre pudo impedir que mis
mejillas enjutas se bañaran en triste llanto.
- ¡Dante, no llores todavía; no llores todavía porque Virgilio se vaya, pues es
preciso que llores por otra herida!
Como el almirante que va de popa a proa examinando la gente que monta
los otros buques, y la anima a portarse bien, del mismo modo sobre el borde
izquierdo del carro, vi yo, cuando me volví al oír mi nombre, que aquí se consigna
por necesidad, a la Dama que se me apareció anteriormente velada por los
halagos angelicales, dirigiendo sus ojos hacia mí de la parte acá del río. Aunque
el velo que descendía de su cabeza, rodeado de las hojas de Minerva, no
permitiese que se distinguieran sus facciones, con su actitud regia y altiva
continuó de esta suerte, como aquel que al hablar reserva las palabras más
calurosas para lo último:
- Mírame bien, soy yo; soy en efecto Beatriz. ¿Cómo te has dignado subir a
este monte? ¿No sabías que el hombre es aquí dichoso?
Mis ojos se inclinaron hacia las limpias ondas; pero viéndome reflejado en
ellas, los dirigí hacia la hierba; tanta fue la vergüenza que abatió mi frente.
Parecióme Beatriz tan terrible como una madre irritada a su hijo, porque amarga
el sabor de la piedad acerba. Ella guardó silencio, y los ángeles cantaron de
improviso: In te Domine speravi, pero no pasaron de pedes meos. Así como la
nieve se congela y endurece al soplo de los vientos de Esclavonia, entre los
árboles que crecen sobre el dorso de Italia; y luego se licua por sí misma, en
cuanto la tierra que pierde la sombra envía su aliento, semejante al fuego que
derrite una vela; así me quedé sin lágrimas ni suspiros antes que cantasen
aquellos cuyas notas responden siempre a la armonía de las esferas celestiales;
mas cuando comprendí por sus dulces palabras que se compadecían de mí más
que si hubiesen dicho: Mujer, ¿por qué así le maltratas? el hielo que oprimía mi
corazón se deshizo en suspiros y agua, y junto con mi angustia, salió del pecho
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
por la boca y por los ojos. Estando Ella, sin embargo, inmóvil sobre el costado
izquierdo del carro, dirigió de este modo sus palabras a las compasivas
substancias:
- Vosotros veláis en el eterno día, de modo que ni la noche ni el sueño os
roban ninguno de los pasos que da el siglo en su camino; así pues, responderé
con más cuidado, a fin de que me comprenda el que allí llora, y sienta un dolor
proporcionado a su falta. No solamente por influencia de las grandes esferas que
dirigen cada semilla hacia algún fin, según la virtud de la estrella que la
acompaña, sino también por la abundancia de la gracia divina (cuya lluvia
desciende de tan altos vapores, que no puede alcanzarlos nuestra vista), fue tal
ése en su edad temprana por natural disposición, que todos los buenos hábitos
habrían producido en él admirables efectos; pero el terreno mal sembrado e
inculto se hace tanto más maligno y salvaje, cuanto mayor vigor terrestre hay en
él. Por algún tiempo le sostuve con mi presencia: mostrándole mis ojos juveniles,
le llevaba conmigo en dirección del camino recto; pero tan pronto como estuve en
el umbral de la segunda edad, y cambié de vida, ése se separó de mí y se
entregó a otros amores. Cuando subí desde la carne al espíritu, y hube crecido en
belleza y virtud, fui para él menos querida y menos agradable. Encaminó sus
pasos por una vía falsa, siguiendo tras engañosas imágenes del bien, que no
cumplen totalmente ninguna promesa: ni siquiera me ha valido impetrar para él
inspiraciones, por medio de las cuales le llamaba en sueños o de otros modos,
según el poco caso que de ellas ha hecho. Tan abajo cayó, que todos mis medios
eran ya insuficientes para salvarle, si no le mostraba las razas condenadas. Por él
he visitado el umbral de los muertos, y dirigí mis ruegos y mis lágrimas al que le
ha conducido hasta aquí. Se hubiera violado el alto decreto de Dios, si pasara el
Leteo y gustara tales manjares sin haber pagado alguna parte de la penitencia
que hace verter lágrimas.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXXI
¡Oh tú, que estás a la otra parte del sagrado río! empezó de nuevo a decir,
continuando sin demora, y dirigiéndome de punta sus palabras, que aun de filo
me habían parecido tan acerbas-; di, di si esto es verdad; a tal acusación es
preciso que tu confesión corresponda.
Estaba yo tan confuso, que mi voz conmovida se extinguió antes de salir de
sus órganos. Ella esperó un momento, y después dijo:
- ¿En qué piensas? Respóndeme, pues todavía las aguas del Leteo no han
borrado tus tristes recuerdos.
La confusión y el miedo reunidos me arrancaron de la boca un sí tan débil,
que fue menester el auxilio de la vista para entenderlo. Así como se rompe una
ballesta por estar demasiado tirantes la cuerda y el arco, de modo que la flecha
da con menos fuerza en el blanco, así yo, quebrantado bajo el peso de tan grave
cargo, prorrumpí en lágrimas y suspiros, y la voz enflaquecida vino a expirar entre
mis labios. Entonces Ella me dijo:
- En medio de los saludables deseos procedentes de mí, que te impulsaban
a amar el bien, más allá del cual no hay nada a qué aspirar, ¿qué fosos
insuperables o qué cadenas has encontrado para perder de tal modo la
esperanza de pasar adelante? ¿Y qué ventajas o atractivos descubriste en el
aspecto de los otros bienes, para que debieras rondar en torno de ellos?
Después de haber exhalado un amargo suspiro, apenas tuve bastante voz
para responder; voz que mis labios formaron con trabajo. Llorando dije:
- Las cosas presentes con sus falsos placeres desviaron mis pasos, apenas
se me ocultó vuestro rostro.
Ella me respondió:
- Aunque callases o negases lo mismo que ahora confiesas, no por eso tu
falta sería menos conocida: ¡tal es el Juez que la sabe! Pero cuando la confesión
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
del pecado sale de la propia boca del Pecador, la rueda se vuelve en nuestro
tribunal contra el filo de la espada. Sin embargo, para que más te aproveche la
vergüenza de tu error, y para que otra vez seas más fuerte al oir las sirenas,
depón la causa de tu llanto y escucha: de este modo sabrás que mi carne
sepultada debla encaminarte en una dirección totalmente contraria. El arte o la
naturaleza no te presentaron jamás una cosa tan agradable como los bellos
miembros en que estuve contenida, miembros que ahora son polvo de la tierra. Y
si el sumo placer de verme te faltó por mi muerte, ¿qué cosa mortal debía excitar
después tus deseos? A la primera herida que te causaron las cosas falaces del
mundo, debiste elevar tus ojos al cielo, siguiéndome a mi, que no era ya como
ellas. No debían abatirse tus alas para esperar allí nuevos golpes, o bien alguna
doncellita u otra cualquiera vanidad de tan corta duración. El tierno pajarillo cae
en dos o tres asechanzas; pero ante los ojos de los ya cubiertos de pluma en
vano se despliegan las redes, en vano se lanzan flechas.
Yo estaba como los niños que, mudos de vergüenza y con los ojos fijos en el
suelo, escuchan en pie, reconociendo sus faltas, y arrepentidos. Ella continuó:
- Ya que te muestras tan contrito por lo que has oído, alza la barba, y
sentirás más dolor mirándome.
Con menos resistencia se desarraiga la robusta encina; bien al embate de
los vientos boreales, o bien al de aquel que viene del país de Jarba, de la que, al
oír su orden, opuse yo para levantar la cabeza; y cuando dio el nombre de barba
a mi rostro, bien conocí el veneno que encerraban sus palabras. Por fin, cuando
alcé la faz, advertí que las primeras criaturas habían cesado de esparcir flores, y
mis miradas, poco seguras aún, vieron a Beatriz vuelta hacia la fiera que es una
sola persona con dos naturalezas. Cubierta con su velo, y al otro lado de la verde
orilla, parecióme que se vencía a si misma en su primitiva belleza, mucho más de
lo que vencía a las demás mujeres cuando vivía en el mundo. La ortiga del
arrepentimiento me punzó tanto, que de todas las cosas mortales la que más me
desvió de su amor me fue la más odiosa; el remordimiento me oprimió el corazón
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de tal modo, que caí desmayado. Lo que me sucedió entonces lo sabe aquélla
que fue la causa de ello. Cuando el corazón me restituyó la facultad de percibir
las cosas exteriores, vi por encima de mi a la Dama que antes había encontrado
sola, y la oí decir:
- ¡Agárrate, agárrate a mi!
Habíame sumergido en el río hasta la garganta, e impeliéndome tras ella,
iba caminando sobre el agua con la ligereza de una lanzadera. Cuando estuve
cerca de la dichosa orilla, oí tan dulcemente Asperges me, que no sabría
recordarlo, cuanto menos escribirlo. La hermosa Dama abrió sus brazos, rodeó
con ellos mi cabeza, y me sumergió de modo que hube de beber el agua.
Después me sacó fuera, y mojado como estaba me presentó a las cuatro bellas
bailarinas, cada una de las cuales extendió sobre mí su brazo.
- Aquí somos ninfas, y en el Cielo estrellas; antes de que Beatriz
descendiese al mundo fuimos designadas como siervas suyas. Te conduciremos
ante sus ojos; pero las tres del otro lado, que ven más a fondo, aguzarán los
tuyos para que percibas la plácida luz que hay dentro de ellos.
Así me dijeron cantando; y después me llevaron hacia el pecho del Grifo,
donde estaba Beatriz vuelta hacia nosotros. En seguida añadieron:
- No economices tus miradas; te hemos puesto delante de las esmeraldas,
desde donde Amor te lanzó un día sus dardos.
Mil deseos más ardorosos que la llama atrajeron mis ojos hacia aquellos
ojos brillantes, que aún estaban fijos en el Grifo. Como el Sol en un espejo, la
doble fiera se reflejaba en ellos, ya de un modo, ya de otro. Piensa, lector, si yo
estaría maravillado al ver tal objeto permanecer inalterable en sí mismo, y
transformándose en su imagen reflejada. Mientras que, llena de estupor y gozosa,
mi alma gustaba de aquel alimento que, satisfaciéndola, la hacía más deseosa de
él, aquellas tres, que demostraban en su actitud ser de una jerarquía más
elevada, se adelantaron danzando al compás de sus angélicos cantares.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Vuelve, Beatriz, vuelve tus ojos santos (tal era su canción) hacia tu fiel
amigo, que ha dado tantos pasos para verte. Por gracia, haznos la gracia de
descubrirle tu faz, de modo que contemple la nueva belleza que le ocultas.
¡Oh esplendor de viva luz eterna! ¿Quién es el que habiendo palidecido a la
sombra del Parnaso, o bebido en su fuente, no tendría la mente ofuscada, al
intentar representarte tal cual apareciste allí donde el cielo te circundaba,
resonando con su acostumbrada armonía, cuando al aire libre te descubriste?
CANTO XXXII
Estaban mis ojos tan fijos y atentos para calmar su sed de diez años, que
tenia embotados los otros sentidos, encontrando además aquellos por todas
partes obstáculos que no les permitían cuidarse de ninguna otra cosa; así es que
la santa sonrisa los atraía con sus antiguas redes. Pero por fuerza me obligaron
aquellas diosas a volver la cabeza hacia la izquierda, porque les oía decir: Mira
demasiado fijamente, y la disposición en que se encuentran los ojos cuando
acaban de ser heridos por los rayos del Sol, me dejó por algún tiempo sin vista;
mas cuando se repusieron los míos ante otro pequeño resplandor (y digo
pequeño, comparándolo con la gran luz de que me había separado
forzosamente), vi que el glorioso ejército se habla vuelto hacia la derecha,
recibiendo en el rostro los rayos del Sol y los de las siete llamas. Así como para
salvarse una cohorte, se retira cobijada bajo los escudos, y se vuelve con su
estandarte antes de que haya terminado por completo su evolución, así la milicia
del reino celestial que precedía al carro desfiló toda antes de que éste hubiera
vuelto su lanza. En seguida las mujeres se volvieron a colocar cerca de las
ruedas, y el Grifo puso en movimiento el carro bendito, de tal modo que no se
agitó ninguna de sus plumas. La hermosa Dama que me hizo vadear el río,
Estacio y yo seguíamos a la rueda que describió al girar el arco menor.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Caminando de esta suerte a través de la alta selva deshabitada por culpa de
aquella que creyó a la serpiente, ajustaba mis pasos al cántico de los ángeles.
Una flecha despedida del arco recorre quizá en tres veces el espacio que
habíamos avanzado, cuando bajó Beatriz. 0í que todos murmuraban: ¡Adán! En
seguida rodearon un árbol enteramente despojado de hojas y flores en todas sus
ramas. Su copa, que se extendía a medida que el árbol se elevaba, sería, a
causa de su altura, admirada por los indios en sus selvas.
-¡Bendito seas, oh Grifo, que con tu pico no arrancaste nada de este tronco
dulce al gusto, después que, por haberlo probado, se inclinó al mal el apetito
humano!
Así exclamaron todos en derredor del árbol robusto; y el animal de doble
naturaleza respondió:
- De ese modo se conserva la semilla de toda justicia.
Y volviéndose al timón de que había tirado, lo condujo al pie de la planta
viuda de sus hojas, y dejó atado a ella el carro que era de ella. Así como nuestras
plantas se ponen turgentes cuando la gran luz desciende mezclada con aquella
que irradia detrás de los celestes Peces, y luego se reviste cada una con su
propio color antes que el Sol guíe sus caballos bajo otra estrella, de igual modo
se renovó el árbol cuyas ramas estaban antes tan desnudas, adquiriendo colores
menos vivos que los de la rosa, pero más que los de la violeta. Yo no pude
entender, ni aquí abajo se canta, el himno que aquella gente entonó entonces, ni
tampoco pude oír todo el canto hasta el fin. Si me fuera posible describir cómo se
adormecieron aquellos desapiadados ojos que tan caro pagaron su excesiva
vigilancia, oyendo las aventuras de Siringa, representaría, como un pintor que
copia un modelo, el modo como me dormí; pero hágalo quienquiera que sepa
figurar bien el sueño.
Pasó, pues, el momento en que me desperté, y digo que un resplandor
desgarró el velo de mi sueño, al mismo tiempo que me gritaba una voz:
Levántate; ¿qué haces? Como Pedro, Juan y Jacobo, conducidos a ver las
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
florecitas del manzano, que hace a los ángeles codiciosos de su fruta y perpetuas
las bodas en el cielo; y aterrados por el esplendor divino, volvieron en sí al oír la
palabra que ha interrumpido sueños mayores, y vieron su compañía mermada por
la ausencia de Moisés y Elías, y cambiada la túnica de su Maestro, así desperté
yo, viendo inclinada sobre mi a aquella compasiva mujer que había guiado
anteriormente mis pasos por el río; lleno de inquietud dije:
- ¿Dónde está Beatriz?
A lo que me contestó:
- Mírala sentada sobre las raíces y bajo el nuevo follaje de ese árbol. Mira la
compañia que la rodea; los otros se van hacia arriba tras el Grifo, entonando
cánticos más dulces y más profundos.
Ignoro si fue más difusa su respuesta; porque se hallaba otra vez ante mis
ojos aquella que me impedía fijar la atención en ninguna otra cosa. Estaba
sentada ella sola en la tierra verdadera, como dejada allí para custodiar el carro
que vi atar a la biforme fiera. En torno suyo formaban un círculo las siete Ninfas,
teniendo en las manos aquellas luces que no puede apagar el Aquilón ni el
Austro.
- Poco tiempo habitarás esta selva, y serás eternamente conmigo ciudadano
de aquella Roma donde Cristo es romano. Por lo tanto, fija tus ojos en este carro
para bien del mundo que vive mal, y cuando vuelvas a él, escribe lo que has visto.
Así habló Beatriz; y yo, enteramente sumiso a sus órdenes, puse mi mente y
mis ojos donde ella quiso. Nunca tan velozmente partió el rayo de condensada
nube, cuando cae del más remoto confín del aire, como vi yo al ave de Júpiter
precipitarse y bajar por el árbol, rompiendo su corteza, ya que no las flores y
hojas nuevas; y con toda su fuerza hirió al carro, y le hizo vacilar, como nave
combatida por la tempestad, que las olas derriban, ora a babor, ora a estribor. Vi
luego introducirse en el carro triunfal una zorra, que parecía no haber tomado
jamás ningún buen alimento; pero reprendiéndole mi Dama sus feas culpas, la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
obligó a huir tan precipitadamente como lo permitieron sus descarnados huesos.
En seguida, por donde mismo había venido antes, vi al águila descender a la caja
del carro, y dejarla cubierta de sus plumas; y semejante a la voz que sale de un
corazón contristado, salió del cielo una voz que dijo: ¡Ay, navecilla mía, cuán mal
cargada estás! Después me pareció que se abría la tierra entre las dos ruedas, y
vi salir un dragón que hincó su maligna cola en el carro, y retirándola luego como
la avispa su aguijón, se llevó consigo una parte del fondo, y se alejó muy
contento. Lo que quedó del carro, como la tierra fértil que se cubre de grama, se
cubrió de la pluma ofrecida por el águila quizá con intención casta y benigna; y de
ella se cubrieron una y otra rueda y la lanza en menos tiempo del que mantiene
un suspiro la boca abierta. Transformado de esta suerte el edificio santo, salieron
de sus diversas partes varias cabezas, tres de ellas sobre la lanza, y las restantes
una en cada ángulo. Las primeras tenían cuernos como los bueyes; pero las otras
sólo tenían un cuerno por frente; jamás se han visto semejantes monstruos.
Tan segura como una fortaleza sobre una alta montaña, vi sentada en el
carro a una prostituta desenvuelta, paseando sus miradas en torno suyo. Y como
para impedir que se la quitaran, vi un gigante colocado en pie junto a ella, y
ambos se besaban de vez en cuando; más habiendo ella vuelto hacia mí sus ojos
codiciosos y errantes, el feroz amante la azotó desde la cabeza a los pies.
Después, lleno de suspicacia y de cruel ira, desató el monstr uoso carro, y lo
arrastró tan lejos por la selva, que tras de ella se ocultaron a mi vista la prostituta
y la nueva fiera.
CANTO XXXIII
Las
mujeres
comenzaron
llorosas
una
dulce
salmodia,
cantando
alternativamente, ya las tres, ya las cuatro: Deus, venerunt gentes. Y Beatriz,
suspirando compasiva, las escuchaba tan abatida, que poco más lo estuvo María
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
al pie de la Cruz. Pero cuando las otras vírgenes le dieron ocasión de hablar,
poniéndose en pie, respondió encendida como el fuego:
- Modicum, et non videbitis me, et iterum, mis queridas hermanas, modicum,
et vos videbitis me.
Después reunió ante sí a todas siete, y con sólo un ademán, nos hizo
marchar tras ellas a mí, a la Dama, y al sabio que quedó en nuestra compañía.
Así se alejaba, y no creo que hubiese dado diez pasos, cuando hirió mis ojos con
sus ojos, y con aspecto tranquilo me dijo:
- Ven más de prisa, de modo que si hablo contigo, estés dispuesto a
escucharme.
Cuando estuve cerca de ella, como debía, añadió:
- Hermano, ¿por qué, viniendo conmigo, no te atreves a preguntarme algo?
Me sucedió lo que a aquellos que, por excesiva reverencia, al hablar con sus
superiores, no pueden hacer salir con viveza las palabras de entre sus dientes, y
contesté balbuceando:
- Señora, vos conocéis mis necesidades y lo que les conviene.
Contestóme:
- Quiero que en adelante te despojes de ese temor y esa vergüenza, para
que no hables como hombre que sueña. Sabe que el vaso que rompió la
serpiente fue y no es; pero crea el culpable que la venganza de Dios no se vence
con sortilegios. El águila que dejó sus plumas en el carro, convirtiéndolo en un
monstruo y después en una presa, no estará siempre sin herederos; pues veo
ciertamente, y por eso lo refiero, algunas estrellas ya cercanas a un tiempo
seguro de todo obstáculo y de todo impedimento, en el cual un quinientos diez y
cinco, enviado por Dios, destruirá a la ramera, y a aquel gigante que con ella
delinque. Y quizá mi predicción oscura, como los oráculos de Temis y de la
Esfinge, no te persuade, porque, como ellos, ofusca el entendimiento; pero en
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
breve los hechos serán las Náyades que resuelvan este difícil enigma, sin temor
por los ganados y los trigos. Anota estas palabras, y tales como salen de mis
labios enséñaselas a los que viven con aquella vida que no es más que una
rápida carrera hacia la muerte; acuérdate además, cuando las escribas, de no
ocultar cómo has visto la planta, que ha sido robada dos veces. Quien la despoja
o la rompe ofende con una blasfemia de hecho a Dios, que la hizo santa sólo para
su uso. Por haber mordido su fruto, la primera alma aguardó en el dolor y en el
deseo durante cinco mil años y más al que en sí mismo castigó aquel bocado. Tu
espíritu está adormecido, si no comprende que sólo por una causa singular es
aquel árbol tan alto, y tan anchurosa su copa; y si los vanos pensamientos no
hubiesen sido alrededor de tu mente como las aguas del Eisa, y el placer que te
causaron no la hubiera manchado como Píramo manchó la mora, sólo por tantas
circunstancias reconocerías moralmente la justicia de Dios en la prohibición de
tocar aquel árbol. Mas como veo tu inteligencia petrificada y tan obscurecida por
el pecado, que te deslumbra el brillo de mis palabras, quiero que te las lleves, si
no escritas, al menos estampadas en ti mismo, por aquel motivo que el peregrino
lleva el bordón rodeado de palma!
Le contesté:
- Así como la cera conserva inalterable la imagen que en ella imprime el
sello, del mismo modo la vuestra ha quedado grabada en mi cerebro. Pero, ¿por
qué vuestra deseada palabra se eleva tanto sobre mi entendimiento, que cuanto
más procura comprenderla menos lo consigue?
- Para que conozcas -dijo- aquella escuela que has seguido, y cómo ha de
poder su doctrina seguir a mis palabras; y veas que vuestro camino se separa
tanto del divino, cuanto de la Tierra dista el cielo que gira más velozmente a la
mayor altura.
Entonces le respondí:
- No recuerdo haberme alejado jamás de vos, ni me remuerde por ello la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
conciencia.
- Es que tú no puedes recordarlo -me dijo sonriéndose-, acuérdate de que
has bebido las aguas del Leteo; y si del humo se deduce el fuego, de ese olvido
se infiere claramente que tu voluntad, ocupada en otras cosas, era culpable. Pero
en adelante serán mis palabras tan desnudas cuanto es preciso descubrirlas a tu
rudo entendimiento.
El Sol, más resplandeciente y con pasos más lentos, atravesaba el círculo
del Meridiano, que cambia de posición según de donde se mira, cuando al
extremo de una opaca umbría, semejante a las que se ven bajo las verdes hojas
y las negruzcas ramas por donde llevan los Alpes sus fríos riachuelos, se
detuvieron las siete mujeres, como se detiene la tropa que va de avanzada, si
encuentra alguna novedad en su camino. Ante ellas me pareció ver salir el Tigris
y el Eufrates de un mismo manantial, y como amigos separarse lentamente.
- ¡Oh luz!, ¡Oh gloria de la raza humana! ¿Qué agua es esta que mana de
una misma fuente, y dividida, se aleja una de otra?
A tal pregunta se me contestó:
- Ruega a Matilde que te lo diga.
Y la hermosa Dama respondió como aquel que se disculpa:
- Ya le he dicho esta y otras varias cosas; y estoy segura de que el agua del
Leteo no se las ha hecho olvidar.
Beatriz añadió:
- Quizá un interés mayor, de esos que muchas veces quitan la memoria, ha
oscurecido su mente con respecto a los demás objetos. Pero mira el Eunoe, que
por allí se desliza; condúcele hacia él, y según acostumbras, reanima su
amortecida virtud.
Como una alma gentil que de nada se excusa, sino que adapta su Voluntad
a la de los otros en cuanto se la dan a conocer por medio de alguna seña, de
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
igual suerte se puso en marcha la bella Dama en cuanto estuve a su lado, y dijo a
Estacio con su gracia femenil:
- Ven con él.
Lector, si dispusiera de mayor espacio para escribir, cantaría en parte la
dulzura de las aguas de que no me habría saciado nunca; pero como están ya
llenos todos los papeles dispuestos para este segundo cántico, el freno del arte
no me deja ir más allá.
Volví de aquellas sacrosantas ondas tan reanimado como las plantas
nuevas, renovadas con nuevas hojas, purificado y dispuesto para subir a las
estrellas.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
PARAÍSO
CANTO I
La gloria de Aquél que todo lo mueve se difunde por el universo, y
resplandece en unas partes más y en otras menos. Yo estuve en el cielo que
recibe mayor suma de su luz, y vi tales cosas, que ni sabe ni puede referirlas el
que desciende de allá arriba; porque nuestra inteligencia, al acercarse al fin de
sus deseos, profundiza tanto, que la memoria no puede volver atrás. Sin
embargo, todo cuanto mi mente haya podido atesorar de lo concerniente al reino
santo, será en lo sucesivo objeto de mi cántico.
¡Oh buen Apolo! Haz de mí para este último trabajo un vaso lleno de tu
valor, tal como lo exiges para conceder tu laurel amado; pues si hasta aquí tuve
bastante con una cima del Parnaso, ahora necesito las dos para entrar en el resto
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de mi carrera. Entra en mi seno, e inspírame el aliento de que estabas poseído
cuando sacaste los miembros de Marsias fuera de su piel.
¡Oh divina virtud! Si te prestas a mí de modo que yo pueda poner de
manifiesto la sombra del reino bienaventurado estampada en mi cabeza, me
verás acudir a tu árbol querido y coronarme entonces de aquellas hojas, pues el
asunto de mi canto y tu favor me harán digno de ello.
Tan pocas veces, Padre, se recoge el lauro del triunfo, ya como César, ya
como poeta (por culpa y vergüenza de la humana Voluntad), que cuando alguno
arde en deseos de alcanzarlo, el follaje penéico debería difundir la alegría en la
feliz deidad délfica. A una pequeña chispa sigue una gran llama: quizá después
de mí habrá quien ruegue con mejor voz para que responda Cirra.
La lámpara del mundo se presenta a los mortales por diferentes aberturas;
pero cuando se deja ver por aquella en que se unen Cuatro círculos formando
tres cruces, entonces sale con mejor curso y con mejor estrella, y modela y sella
más a su modo la cera de nuestro mundo. Por aquella abertura se había hecho
allí de día, y aquí de noche: casi todo aquel hemisferio estaba ya blanco, y la otra
parte negra, cuando vi a Beatriz vuelta hacia el lado izquierdo, mirando al Sol;
jamás lo ha mirado un águila con tanta fijeza. Y así como un segundo rayo sale
del primero, y se remonta a lo alto semejante al peregrino que quiere volverse, así
la acción de Beatriz, penetrando por mis ojos en mi imaginación, originó la mía, y
fijé los ojos en el Sol contra nuestra costumbre. Muchas cosas son allí permitidas
a nuestras facultades, que no lo son aquí, por ser aquel lugar creado para
residencia propia de la especie humana. Me fue imposible mirar por mucho
tiempo al Sol; pero no tan poco, que no le viera centellear en torno suyo, como el
hierro que sale candente del fuego; y de pronto me pareció que un nuevo dia se
unía al día, como si Aquél que puede hubiese adornado el Cielo con otro Sol.
Beatriz miraba fijamente las eternas esferas, y yo fijé mis ojos en ella,
desviándolos de allá arriba; contemplándola, me transformé interiormente, como
Glauco al gustar la hierba que le hizo en el mar compañero de los otros Dioses.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
No es posible significar con palabras el acto de pasar a un grado superior la
naturaleza humana; pero baste el citado ejemplo a quien la gracia divina reserve
tal experiencia.
¡Oh Amor, que gobiernas el cielo! Tú, que me elevaste con tu luz, sabes si
yo era entonces solamente aquella parte de mí que primero creaste. Cuando la
rotación de los cielos, que eternizas por el deseo que éstos tienen de poseerte,
atrajo mi atención con su armonía, que regularizas y distribuyes, me pareció que
entonces se encendía con la llama del Sol tanto espacio del cielo, que ni las
lluvias ni los ríos han ocasionado jamás tan extenso lago. La novedad de los
sonidos y tan gran resplandor me abrasaron de tal modo en el deseo de conocer
su causa, que jamás he sentido tan punzante aguijón. Así es que Ella, que veía
mi interior como yo mismo, abrió su boca para calmar mi excitado ánimo, antes
que yo la abriera para preguntarle, y empezó a decir:
- Tú mismo te atontas con tus falsas ideas, de tal modo que no ves lo que
verías si las hubieras desechado. No estás ya en la Tierra, según te figuras; el
rayo, huyendo de la región donde se forma, no corre tan velozmente como tú
asciendes hacia ella.
Si vi desvanecida mi primera duda, gracias a sus palabras sonrientes y
breves, me vi en cambio más envuelto en otra nueva, y dije:
- Ya me contemplo con placer libre de mi primitiva admiración; mas ahora
me asombra cómo es que puedo atravesar por entre estos cuerpos leves.
Por lo cual Beatriz, lanzando un piadoso suspiro, dirigió hacia mi sus ojos
con aquel aspecto de que se reviste la madre al oír un desvarío de su hijo, y
repuso:
-Todas las cosas guardan un orden entre sí; y este orden es la forma, que
hace al universo semejante a Dios. Aquí ven las altas criaturas el signo de la
eterna sabiduría, que es el fin para que se ha creado el orden antedicho. En el de
que hablo, todas las naturalezas propenden y, según su diversa esencia, se
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
aproximan más o menos a su principio. Así es que se dirigen a diferentes puertos
por el gran mar del ser, y cada una con el instinto que se le concedió para que la
lleve al suyo. Este instinto es el que conduce al fuego hacia la Luna; el que
promueve los primeros movimientos del corazón de los mortales, y el que
concentra y hace compacta a la Tierra. Y este arco se dispara, no tan sólo contra
las criaturas desprovistas de inteligencia, sino contra las que tienen inteligencia y
amor. La Providencia, que todo lo ordena, hace con su luz que esté tranquilo el
cielo en el que gira aquél que tiene mayor velocidad; allí es donde ahora, como a
sitio designado, nos lleva la virtud de la cuerda de aquel arco que dirige todo
cuanto despide hacia un objeto agradable. Bien es verdad que, así como la forma
no guarda muchas veces armonía con las intenciones del arte, porque la materia
es sorda para contestar, así de esta dirección se desvía tal vez la criatura, que
tiene el poder de inclinarse hacia otro lado, por más que esté impulsada de aquel
modo, y cae (como se puede ver caer el fuego desde una nube), si su primer
impulso la tuerce hacia la Tierra por un falso placer. No debes, pues, a lo que
pienso, admirarte más de tu ascensión, que de ver a un río descender desde lo
alto de una montaña hasta su base. Lo maravilloso en ti sería que, libre de todo
obstáculo, te hubieras sentado abajo, como lo sería el que la viva llama
permaneciese quieta y apegada a la Tierra.
Dicho esto, elevó sus ojos al Cielo.
CANTO II
¡Oh vosotros, que, deseosos de escucharme, habéis seguido en una
pequeña barca tras de mi bajel que navega cantando, virad para ver de nuevo
vuestras playas! No os internéis en el piélago, porque quizá, perdiéndome yo,
quedaríais perdidos. El agua por donde sigo no fue jamás recorrida; Minerva
sopla en mi vela, Apolo me conduce y las nueve Musas me enseñan las Osas. Y
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
vosotros los que, en corto número, levantasteis ha tiempo las miradas hacia el
pan de los ángeles, del cual se vive aquí pero sin que nadie quede harto, bien
podéis dirigir vuestra nave por el alta mar, siguiendo mi estela sobre el agua que
se reúne en breve. Aquellos gloriosos héroes que pasaron a Colcos no se
admiraron cuando vieron a Jasón convertido en boyero, como os admiraréis
ahora vosotros. La innata y perpetua sed del deiforme reino nos hacía ir tan
veloces como veloz veis al mismo cielo. Beatriz miraba hacia arriba, y yo la
miraba a ella; y quizá en menos tiempo del en que se coloca un dardo, y se
despide del arco y vuela, me vi llegado a un punto donde una cosa admirable
atrajo mis miradas; por lo cual, Aquélla para quien no podrán estar ocultos mis
sentimientos, vuelta hacia mí tan agradable como bella, me dijo:
- Eleva tu agradecida mente hacia Dios, que nos ha transportado a la
primera estrella.
Parecíame que se extendiese sobre nosotros una nube lúcida, densa, sólida
y bruñida, como un diamante herido por los rayos del Sol. La eterna margarita nos
recibió dentro de sí, como el agua que, permaneciendo unida, recibe un rayo de
luz. Si yo era cuerpo, y si en la Tierra no se concibe cómo una dimensión pueda
admitir a otra, según debe suceder si un cuerpo penetra en otro, debería
abrasarnos mucho más el deseo de contemplar aquella esencia, en que se ve
cómo Dios y nuestra naturaleza se unieron. Allí se verá esto que creemos por la
fe; pero sin demostración alguna, pues será conocido por sí mismo, como la
primera verdad en que el hombre cree. Yo respondí:
- Señora, con tanto reconocimiento como cabe en mí, doy gracias a Aquél
que me ha alejado del mundo mortal. Pero decidme: ¿qué son las oscuras
señales de este cuerpo, que allá abajo en la Tierra dan ocasión a algunos para
inventar patrañas sobre Caín?
Sonrióse un poco, y después me dijo:
- Si la opinión de los mortales se extravía donde la llave de los sentidos no
puede abrir, no deberían en verdad punzarte desde ahora las flechas de la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
admiración; pues ves que, si la razón sigue a los sentidos, debe tener muy cortas
las alas, pero dime qué es lo que tú piensas con respecto a esto.
Le contesté:
- Lo que aquí arriba me parece de diferente forma, creo que debe ser
producido por cuerpos enrarecidos y por cuerpos densos.
Ella repuso:
- Verás de un modo cierto que tu creencia está basada en una idea falsa, si
escuchas bien el argumento que voy a oponerte. La octava esfera os muestra
muchas luces, las cuales puede verse que presentan aspectos diferentes así en
calidad como en cantidad. Si esto fuera efecto solamente del enrarecimiento y la
densidad, en todas ellas habría una sola e idéntica virtud, aunque distribuida en
más o menos abundancia y proporcionalmente a sus respectivas masas. Siendo
diversas las virtudes, necesariamente han de ser fruto de principios formales; y
éstos, menos uno, quedarían destruidos por tu raciocinio. Además, si el
enrarecimiento fuese la causa de aquellas manchas acerca de las cuales me
preguntas, entonces o el planeta estaría en algunos puntos privado de su materia
de parte a parte, o bien del modo que en un cuerpo alternan lo graso y magro, así
el volumen de éste se compondría de hojas diferentes. Si fuese cierto lo primero,
se manifestaría en los eclipses de Sol, porque la luz de éste pasaría a través de
la Luna, como atraviesa por cualquier cuerpo enrarecido. Esto no es así; por lo
tanto hemos de examinar el otro supuesto; y si llego también a anularlo, verás
demostrado lo falso de tu opinión. Si ese cuerpo enrarecido no llega de un lado a
otro de la Luna, es preciso que termine en algún punto donde su contrario no deje
pasar la luz, y que el otro rayo reverbere desde allí, como el color se refleja en un
cristal que está forrado de estaño. Pero tú dirás que el rayo aparece aquí más
oscuro que en otras partes, porque se refracta desde mayor profundidad. De esta
réplica puede librarte la experiencia, si haces uso de ella alguna vez, por ser la
fuente de donde manan los arroyos de vuestras artes. Toma tres espejos: coloca
dos de ellos delante de ti a igual distancia, y el otro un poco más lejos: después
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
fija tus ojos entre los dos primeros. Vuelto así hacia ellos, dispón que a tu espalda
se eleve una luz que ilumine los tres espejos, y vuelva a ti reflejada por todos;
entonces, aun cuando la luz reflejada sea menos intensa en el más distante,
verás que resplandece igualmente en los tres. Desvanecido ya el primer error de
tu entendimiento, como a impulso de los cálidos rayos se desvanecen el color y el
frío primitivos de la nieve, quiero mostrarte ahora una luz tan viva, que apenas
aparezca sentirás sus destellos. Dentro del Cielo de la divina paz se mueve un
cuerpo, en cuya virtud reside el ser de todo su contenido. El Cielo siguiente, que
tiene tantas estrellas, distribuye aquel ser entre diversas esencias, distintas de él
y que en él están contenidas. Los demás cielos, por varios y diferentes modos,
disponen para sus fines aquellas cosas distintas que hay en cada uno, y sus
influencias. Estos órganos del mundo van así descendiendo de grado en grado,
como ahora ves, de suerte que adquieren del superior la virtud que comunican al
inferior. Repara bien cómo voy por este camino hacia la verdad que deseas, a fin
de que después sepas por ti solo vencer toda dificultad. El movimiento y la virtud
de las sagradas esferas deben proceder de los bienaventurados motores, como
del artífice procede la obra del martillo. Aquel cielo, al que tantas luces
hermosean, recibe forma y virtud de la inteligencia profunda que lo mueve, y se
transforma en su sello. Y así como el alma dentro de vuestro polvo se extiende a
los diferentes miembros, aptos para distintas facultades, así la inteligencia
despliega por las estrellas su bondad multiplicada, girando sobre su unidad. Cada
virtud se une de distinto modo con el precioso cuerpo a quien vivifica, y en el cual
se infunde como en vosotros la vida. Por la plácida naturaleza de donde se
deriva, esa virtud mezclada a los cuerpos celestes brilla en ellos, como la alegría
en una pupila ardiente. De ella procede la diferencia que se observa de luz a luz,
y no de los cuerpos densos y enrarecidos; ella es el principio formal que produce
lo oscuro y lo claro, según su bondad.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO III
Aquel Sol que primeramente abrasó de amor mi corazón me había
descubierto, con sus pruebas y refutaciones, el dulce aspecto de una hermosa
verdad; y yo, para confesarme desengañado y persuadido, levanté la cabeza,
tanto como era necesario a fin de declararlo resueltamente.
Pero apareció una visión, la cual haciéndose perceptible me atrajo de tal
modo hacia sí, que ya no me acordé de mi confesión. Así como a través de
cristales tersos y transparentes o de aguas nítidas y tranquilas, aunque no tan
profundas que se obscurezca el fondo, llegan a nuestra vista las imágenes tan
debilitadas, que una perla en una frente blanca no la distinguirían más débilmente
nuestros ojos, así vi yo muchos rostros prontos a hablarme; por lo cual caí en el
error contrario a aquel que inflamó el amor entre un hombre y una fuente. En
cuanto las distinguí, creyendo que fuesen imágenes reflejadas en un espejo, volví
los ojos para ver los cuerpos a que correspondían; y como nada vi, los dirigí de
nuevo hacia delante, fijándolos en mi dulce Guía, que sonriéndose despedía
vividos destellos de sus santos ojos.
- No te asombres porque me sonría de tu pueril pensamiento -me dijo-, pues
no se apoya todavía tu pie sobre la verdad, y como de costumbre, te inclina a las
ilusiones. Esas que ves son verdaderas substancias, relegadas aquí por haber
faltado a sus votos. Por consiguiente, habla con ellas, y oye y cree lo que te
digan; pues la verdadera luz que las regocija no permite que se tuerzan sus
pasos.
Y yo me dirigí a la sombra que parecía más dispuesta a hablar, y empecé a
decirle, como hombre a quien su mismo deseo le quita el valor.
- ¡Oh espíritu bien creado, que bajo los rayos de la vida eterna sientes la
dulzura que no se comprende nunca si no se ha gustado! Me será muy grato que
te dignes decirme tu nombre y cuál es vuestra suerte.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
A lo que contestó pronta y con risueños ojos:
- Nuestra caridad nunca cierra sus puertas a un deseo justo, siendo como
aquella que quiere que se le asemeje toda su corte. Yo fui en el mundo una
virgen religiosa; y si tu mente me contempla bien, no me ocultará a tus recuerdos
el ser hoy la más bella, sino que reconocerás que yo soy Piccarda; colocada aquí
con estos otros bienaventurados, soy como ellos bienaventurada en la esfera más
lenta. Nuestros afectos a quienes sólo inflama el amor del Espíritu Santo, se
regocijan en el orden designado por él, y nos ha cabido en suerte este sitio que
parece tan bajo, porque descuidamos nuestros votos, y en parte no fueron
observados.
A lo que le contesté:
- En vuestros admirables rostros resplandece no sé qué de divino, que
cambia el primer aspecto que de vosotras se ha conservado. Por eso no fui más
presto en recordar; pero ahora viene en mi ayuda lo que tú me dices, de suerte
que me es más fácil reconocerte. Mas dime: vosotras que sois aquí felices
¿deseáis estar en otro lugar más elevado para ver más o para haceros más
amigas?
Sonrióse un poco mirando a las otras sombras, y en seguida me respondió
tan placentera, que parecía arder en el primer fuego del amor:
- Hermano, la virtud de la caridad calma nuestra voluntad, y esa virtud nos
hace querer solamente lo que tenemos, y no apetecer nada más. Si deseáramos
estar más elevadas, nuestro anhelo estaría en desacuerdo con la voluntad de
Aquél que nos reúne aquí; desacuerdo que no admiten las esferas celestiales,
como verás si consideras bien que aquí es condición necesaria estar unidas a
Dios por medio de la caridad, y la naturaleza de esta misma caridad. También es
esencial a nuestra existencia bienaventurada uniformar la propia voluntad a la de
Dios, de modo que nuestras mismas voluntades se refundan en una. Así es que
al estar como estamos distribuidas de grado en grado por este reino, place a todo
él, porque place al Rey cuya voluntad forma la nuestra. En su voluntad está
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
nuestra paz; ella es el mar adonde va a parar todo lo que ha creado, o lo que
hace la naturaleza.
Entonces comprendí claramente por qué en el Cielo todo es Paraíso, por
más que la gracia del Supremo Bien no llueva en todas partes por igual. Pero, así
como suele suceder que un manjar nos sacie, y que sintamos aún apetito por
otro, de suerte que pedimos éste y rechazamos aquél, así hice yo con el gesto y
la palabra para saber por ella cuál fue el tejido cuya lanzadera no continuó
manejando hasta el fin.
- Una virtud perfecta, un mérito eminente colocan en un cielo más alto a una
mujer -me dijo-, según cuya regla se lleva allá abajo en vuestro mundo el hábito y
el velo monacal, a fin de que hasta la muerte se viva noche y día con aquel
esposo, a quien es grato todo voto que la caridad hace conforme a su deseo. Por
seguirla, hui del mundo jovencita aún, y me encerré en su hábito, y prometí
observar la regla de su orden. Posteriormente, algunos hombres, más habituados
al mal que al bien, me arrebataron de la dulce clausura. ¡Dios sabe cuál fue
después mi vida! ... Lo que digo de mí, entiende que lo digo asimismo de esta
otra alma esplendente que se te muestra a mi derecha, y en quien brilla toda la
luz de nuestra esfera; monja fue, y también le arrebataron de la cabeza la sombra
de las sagradas tocas, pero cuando volvió al mundo, contra su gusto y contra ley,
no se despojó jamás del velo de su corazón. Esa es la luz de la gran Constanza,
que del segundo príncipe poderoso de la casa de Suabia engendró al tercero,
última potencia de esta raza.
Así me habló y empezó después a cantar Ave María, y cantando
desapareció, como una cosa pesada a través del agua profunda. Mi vista, que la
siguió tanto cuanto le fue posible, después que la perdió, se volvió hacia el objeto
de su mayor deseo, y se fijó enteramente en Beatriz, pero ésta lanzó tales
fulgores sobre mi mirada, que no los pude sufrir en el primer momento, por cuya
causa tardé más en preguntarle.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO IV
Un hombre libre de elegir entre dos manjares igualmente distantes de él y
que exciten del mismo modo su apetito, moriría de hambre antes de llevarse a la
boca uno de ambos. De igual suerte permanecería inmóvil un cordero entre dos
hambrientos lobos, temiéndoles igualmente, o un perro entre dos gamos. Por esta
razón no me culpo ni me alabo de haber callado, teniéndome en suspenso
igualmente dos dudas; pues mi silencio era necesario. Yo callaba; pero tenía
pintado en el rostro mi deseo, y en él aparecía más clara mi pregunta que si la
hubiera expresado por medio de palabras. Beatriz hizo lo que Daniel al librar a
Nabucodonosor de aquella cólera que le había hecho cruel injustamente, y me
dijo:
- Bien veo cómo te atrae uno y otro deseo, de modo que tu curiosidad se liga
a sí misma de tal suerte, que no se manifiesta con palabras. Tú raciocinas así: si
la buena voluntad persevera, ¿por qué razón la violencia ajena ha de disminuir la
medida de mi mérito? También te ofrece motivo de duda el que las almas al
parecer vuelvan a las estrellas, según la sentencia de Platón. Tales son las
cuestiones que pesan igualmente sobre tu voluntad, pero antes me ocuparé en lo
que tiene más hiel. El serafín que más goce de Dios, Moisés, Samuel, cualquiera
de los dos Juanes que quieras escoger, María misma, no tienen su asiento en un
cielo distinto de aquel donde moran esos espíritus que aquí te han aparecido, ni
su estado de beatitud tiene fijada más ni menos duración, sino que todos
embellecen el primer círculo, y gozan de una vida diferentemente feliz, según que
sienten más o menos el Espíritu eterno. Aquí se te aparecieron, no porque les
haya tocado en suerte esta esfera, sino para significar que ocupan en la celestial
la parte menos elevada. Así es preciso hablar a vuestro espíritu, porque sólo
comprende por medio de los sentidos lo que hace después digno de la
inteligencia. Por eso la Escritura, atemperándose a vuestras facultades, atribuye a
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Dios pies y manos, mientras que ella lo ve de otro modo; y la Santa Iglesia os
representa bajo formas humanas a Gabriel y a Miguel y al que sanó a Tobías. Lo
que Timeo dice acerca de las almas no es figurado, como aquí se ve, pues
parece que siente lo que afirma. Dice que el alma vuelve a su estrella, creyendo
que se desprendió de ella cuando la naturaleza la unió a su forma. Tal vez su
opinión sea diferente de lo que expresan sus palabras, y es posible que la
intención de éstas no sea irrisoria. Si quiere decir que la influencia operada por
las estrellas se convierte en honor o en vituperio de las mismas, quizá haya dado
su flecha en el blanco de una verdad. Este principio, mal comprendido, extravió a
casi todo el mundo, haciendo que corriese a invocar a Júpiter, a Mercurio y a
Marte. La otra duda que te agita tiene menos veneno, porque su malignidad no te
podría alejar de mí. Que nuestra justicia parezca injusta a los ojos de los
mortales, es un argumento de fe y no de herética malicia; pero como puede
vuestro discernimiento penetrar bien esta verdad, te dejaré satisfecho según
deseas. Si hay verdadera violencia cuando el que la sufre no se adhiere en nada
a aquel que la comete, aquellas almas no pueden servirse de ella como excusa;
porque la voluntad, si no quiere, no se aquieta, sino que hace lo que naturalmente
hace el fuego, aunque la tuerzan mil veces con violencia. Por lo cual, si la
voluntad se doblega poco o mucho, sigue a la fuerza; y así hicieron aquéllas,
pues pudieron haber vuelto al sagrado lugar. Si su voluntad hubiera sido firme,
como lo fue la de Lorenzo sobre las parrillas, y como la de Mucio al ser tan severo
con su mano, ella misma las habría vuelto al camino de donde las habían
separado, en cuanto se vieron libres; pero una voluntad tan sólida es muy rara.
Por estas palabras, si es que las has recogido como debes, queda destruido el
argumento que te hubiera importunado aún muchas veces. Pero se atraviesa otra
dificultad ante tus ojos, y tal que por ti mismo no sabrías salir de ella; antes bien
te rendirías fatigado. He dado como cierto a tu mente que el alma bienaventurada
no podía mentir, porque está siempre próxima a la primera Verdad; y luego
habrás podido oír por Piccarda, que Constanza había guardado su inclinación al
velo, de manera que parece contradecirme. Muchas veces, hermano, sucede que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
por huir de un peligro, se hace con repugnancia aquello que no debería hacerse;
como Alcmeón, que, a instancias de su padre, mató a su propia madre, y por no
faltar a la piedad, se hizo desapiadado. Con respecto a este punto, quiero que
sepas que, si la fuerza y la voluntad obran de acuerdo, resulta que no pueden
excusarse las faltas. La voluntad en absoluto no consiente el daño; pero lo
consiente en cuanto teme caer en mayor pena oponiéndose a él. Cuando
Piccarda, pues, se expresa como lo ha hecho, entiende que habla de la voluntad
absoluta, y yo de la otra; de suerte que ambas decíamos la verdad.
Tales fueron las ondulaciones del santo arroyo que salía de la fuente de
donde fluye toda verdad, y que aquietaron todos mis deseos.
- ¡Oh amada del primer Amante!, ¡Oh divina -dije en seguida-, cuyas
palabras me inundan comunicándome tal calor que me reaniman cada vez más!
No es tan profunda mi afección, que baste a devolveros gracia por gracia, pero
que responda por mí, Aquél que todo lo ve y lo puede. Bien veo q ue nuestra
inteligencia no queda nunca satisfecha, si no la ilumina aquella Verdad, fuera de
la cual no se difunde ninguna otra. En cuanto ha podido alcanzarla, descansa en
ella como la fiera en su cubil; y puede indudablemente conseguirla; de lo
contrario, todos nuestros deseos serían vanos. De este deseo de saber nace,
como un retoño, la duda al pie de la verdad; siendo esto un impulso de la
naturaleza que guía de grado en grado nuestra inteligencia al conocimiento de
Dios. Esto mismo me invita, esto mismo me anima, Señora, a pediros
reverentemente que me aclaréis otra verdad que encuentro obscura. Quiero
saber si el hombre puede satisfaceros, con respecto a los votos quebrantados,
por medio de otras buenas acciones que no sean pocas en vuestra balanza.
Beatriz me miró con los ojos llenos de amorosos destellos, y tan divinos, que
sintiendo mi fuerza vencida, me volví y quedé como anonadado con los ojos
bajos.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO V
Si te parezco más radiante en el fuego de este amor de lo que suele verse
en la tierra, hasta el punto de superar la fuerza de tus ojos, no debes asombrarte,
porque esto procede de una vista perfecta, que, distinguiendo bien los objetos, se
dirige con más rapidez hacia el bien. Veo claramente cómo resplandece ya en tu
inteligencia la eterna luz, que contemplada una sola vez enciende un perpetuo
amor. Y si otra cosa seduce el vuestro, sólo es un vestigio mal conocido del
resplandor que aquí brilla. Tú quieres saber si con otras buenas acciones puede
satisfacerse el voto no cumplido, de modo que el alma esté segura de todo
debate con la justicia divina.
Así empezó Beatriz este canto, y como hombre que no interrumpe su
razonamiento, continuó de este modo su santa enseñanza:
- El mayor don que Dios, en su liberalidad, nos hizo al creamos, como más
conforme a su bondad, y el que más aprecia, fue el del libre albedrío de que
estuvieron y están dotadas únicamente las criaturas inteligentes. Ahora
conocerás, si raciocinas según este principio, el alto valor del voto, si éste es tal
que Dios consienta cuando tú consientes; porque al cerrarse el pacto entre Dios y
el hombre, se le sacrifica ese tesoro de que hablo, y se le sacrifica por su propio
acto. Así, pues, ¿qué se podrá dar en cambio de esto? Si crees que puedes
hacer buen uso de lo que ya has ofrecido, es como si quisieras hacer una buena
obra con una cosa mal adquirida. Ya conoces, pues, la importancia del punto
principal; pero como la Santa Iglesia da sobre esto sus dispensas, lo cual parece
contrario a la verdad que te he descubierto, es preciso que continúes sentado un
poco a la mesa, porque el pesado alimento que has tomado requiere alguna
ayuda para ser digerido. Abre el esplritu a lo que te presento y enciérralo en ti
mismo, pues no proporciona ciencia alguna el oír sin retener. Dos cosas son
necesarias en la esencia de este sacrificio: una es la materia del voto, y otra el
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pacto que se forma con Dios. Este último no se borra jamás, si no es observado,
y acerca de ello te he hablado antes en términos precisos. Por esta causa fue
necesario que los hebreos continuasen ofreciendo, aunque alguna de sus
ofrendas fuese permutada, como debes saber. Respecto a la que te he dado a
conocer como materia del voto, puede ser tal que no se cometa yerro alguno al
cambiarla en otra materia; pero que ninguno por su propia autoridad mude el
fardo de su espalda, sin la vuelta de la llave blanca y de la llave amarilla; crea que
todo cambio es insensato, si la cosa abandonada no se contiene en la elegida,
como el cuatro está contenido en el seis. Todo lo que pese tanto por su valor, que
incline hacia su lado la balanza, no puede reemplazarse con otra cosa. Que los
mortales no tomen a broma el voto. Sed fieles, y al comprometeros no seáis
ciegos como lo fue Jephté en su primera ofrenda, porque más le valiera haber
dicho: Hice mal, que hacer otra cosa peor al cumplir su voto; tan insensato como
a él puedes suponer al gran jefe de los Griegos, quien obligó a Ifigenia a llorar su
hermoso rostro, e hizo llorar por ella a sabios e ignorantes, cuando oyeron hablar
de tal sacrificio. Cristianos, sed más pausados en vuestras acciones; no seáis
como la pluma a todo viento, ni creáis que toda agua pueda lavaros. Tenéis el
Antiguo y el Nuevo Testamento, y el Pastor de la Iglesia que os guía; baste esto
para vuestra salvación. Si os dice otra cosa el espíritu del mal, sed hombres, y no
locas ovejas, de suerte que el judío no se ría de vosotros entre vosotros. No
hagáis como el cordero, que deja la leche de su madre, y sencillo y alegre,
combate a su placer consigo mismo.
Así me habló Beatriz, según lo escribo; después se volvió anhelante hacia
aquella parte donde el mundo es más vivo. Su silencio y la mudanza de su
semblante impusieron silencio a mi ávido espíritu, que tenía ya preparadas
nuevas preguntas. Y como la saeta que da en el blanco antes de que haya
quedado en reposo la cuerda, así corríamos hacia el segundo reino. Allí vi yo tan
contenta a mi Dama cuando penetró en la luz de aquel cielo, que el planeta se
volvió más resplandeciente. Y si la estrella se transformó y rió, ¿cuá nto más
alegre estaría yo, que por mi naturaleza soy en todos sentidos transmutable? Así
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
como en un vivero, que está tranquilo y puro, acuden solícitos los peces al objeto
procedente del exterior, por creerlo su pasto, así vi yo más de mil almas
esplendorosas acudir hacia nosotros, y a cada cual de ellas se oía exclamar: ¡He
ahí quien acrecentará nuestros amores! Y tan pronto como cada una se nos
acercaba, conocíase su júbilo por el claro fulgor que de ella salía. Piensa, lector,
cuál sería tu impaciente anhelo de saber, si lo que aquí empieza no siguiese
adelante, y por ti comprenderás cuánto sería mi deseo de conocer la condición de
estas almas, en cuanto se presentaron a mi vista.
- ¡Oh bien nacido, a quien está concedida la gracia de ver los tronos del
triunfo eterno, antes de haber abandonado la milicia de los vivos! Nosotros nos
abrasamos en el fuego que se extiende por todo el cielo; así, pues, si deseas que
te iluminemos acerca de nuestra suerte, puedes saciarte según tu deseo.
Así me dijo uno de aquellos espíritus piadosos, y Beatriz añadió:
- Di, di con toda confianza, y créeles como a Dioses.
- Veo bien cómo anidas en tu propia luz, y que la despides por tus ojos, para
que resplandezcan cuando ríes, pero no sé quién eres, ni por qué ocupas, ¡oh
alma digna!, el grado de la esfera que se oculta a los mortales con los rayos de
otro.
Esto dije dirigiéndome al alma resplandeciente que me había hablado; por lo
cual se volvió más luminosa de lo que antes era. Lo mismo que el Sol, que a sí
mismo se oculta por su excesiva luz, cuando el calor ha destruido los densos
vapores que la amortiguaban, así aquella santa figura se ocultó a causa de su
alegría en su mismo fulgor, y encerrada de aquel modo me contestó como se
verá en el canto siguiente.
CANTO VI
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Después que Constantino volvió el águila contra el curso del Cielo que antes
siguiera tras el antiguo esposo de Lavinia, cien y cien años y más permaneció el
ave de Dios en el extremo de Europa, próxima a los montes de que
primitivamente había salido; y bajo la sombra de las sagradas plumas gobernó allí
el mundo pasando de mano en mano, hasta que en estos cambios llegó a las
mías. César fui; soy Justiniano, que por voluntad del primer Amor, de que ahora
disfruto en el cielo, suprimí de las leyes lo superfluo y lo inútil; antes de haberme
dedicado a esta obra, creí que había en Cristo una sola naturaleza y no más, y
estaba contento con tal creencia; pero el bendito Agapito, que fue Sumo Pastor,
me encaminó con sus palabras a la verdadera fe; yo le creí, y ahora veo
claramente cuanto él me decía, así como tú ves en toda contradicción una parte
falsa y otra verdadera. En cuanto caminé al par de la Iglesia, plugo a Dios por su
gracia inspirarme la grande obra, y me dediqué completamente a ella; confié las
armas a mi Belisario, a quien se unió de tal modo la diestra del cielo, que esta fue
para mí una señal de que debía descansar en él. Aquí termina, pues, mi
respuesta a tu primera pregunta; pero su condición me obliga a añadir algunas
explicaciones. Para que veas con cuán poca razón se levantan contra la
sacrosanta enseña los que se la apropian y los que se le oponen, considera
cuántas virtudes la han hecho digna de reverencia, desde el día en que Palanto
murió para darle el imperio. Tú sabes que aquel signo fijó su mansión en Alba por
más de trescientos años, hasta el día en que por él combatieron tres Contra tres.
Sabes lo que hizo bajo siete reyes, desde el robo de las Sabinas hasta el dolor de
Lucrecia, conquistando los países circunvecinos. Sabes lo que hizo llevado por
los egregios romanos Contra Breno, contra Pirro, contra otros príncipes solos y
coligados, por lo cual Torcuato, y Quintio que recibió un sobrenombre por su
descuidada cabellera, los Decios y los Fabios, conquistaron un renombre que me
complazco en admirar. Él abatió el orgullo de los árabes que tras de Aníbal
pasaron las rocas alpestres de donde tú, Po, te desprendes. A su sombra
triunfaron, siendo aún muy jóvenes, Escipión y Pompeyo; y su dominio pareció
amargo a aquella colina bajo la cual naciste. Después, cerca del tiempo en que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
todo el cielo quiso reducir el mundo al estado sereno de que es modelo, César
tomó aquel signo por la voluntad del pueblo romano; y lo que hizo desde el Var
hasta el Rhin, lo vieron el Isere y el Loira, y lo vio el Sena, y todos los ríos que
afluyen al Ródano. Lo que hizo cuando César salió de Ravena y pasó el Rubicón
fue con tan levantado vuelo, que no lo podrían seguir la lengua ni la pluma. Hacia
España dirigió sus tropas, después hacia Durazzo, y a Farsalia hirió de tal modo,
que hasta en las cálidas orillas del Nilo se sintió el dolor. Volvió a ver a Antandro y
al Simois de donde había salido, y el sitio donde reposa Héctor; después se alejó
de nuevo, con detrimento de Tolomeo. Desde alli cayó como un rayo sobre Juba,
y luego se dirigió hacia vuestro Occidente, donde oía la trompa pompeyana. Lo
que aquel signo hizo en manos del que lo llevó en seguida lo ladran Bruto y Casio
en el Infierno; y de ello se lamentan Módena y Perusa. También llora la triste
Cleopatra, que, huyendo ante él, recibió de un áspid muerte cruel y súbita. Con él
corrió en seguida al mar Rojo; con él estableció en el mundo paz tan grande que
se cerró el templo de Jano. Pero lo que el signo de que hablo había hecho antes,
y lo que debía hacer después por el reino mortal que le está sometido, es en la
apariencia poco y oscuro, si con mirada clara y con afecto puro se le considera
después en manos del tercer César; porque la viva justicia que me inspira le
concedió, puesto en manos de aquel a quien me refiero, la gloria de vengar la
cólera divina. Admírate, pues, ante lo que voy a repetirte. Con Tito corrió en
seguida a tomar venganza de la venganza del pecado antiguo. Cuando el diente
lombardo mordió a la Santa Iglesia, venciendo Carlo-Magno bajo sus alas, acudió
a socorrerla. En adelante puedes juzgar a los que he acusado más arriba y sus
faltas, que son la causa de todos vuestros males. El uno opone a la enseña
común las amarillas lises. y el otro se la apropia, no pensando más que en su
partido, de suerte que es difícil comprender cuál comete mayor falta. Lleven los
gibelinos, lleven a cabo sus empresas bajo otra enseña; que mal sigue ésta a los
que ponen un obstáculo entre ella y la justicia; y que este nuevo Carlos no la
abata con sus güelfos, pues debe temer las garras que a más feroces leones
arrancaron la piel. Muchas veces han tenido que llorar los hijos las faltas de los
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
padres; y no se crea que Dios cambie sus armas por las lises. Esta pequeña
estrella está poblada de buenos espíritus, que fueron activos en la Tierra, para
dejar en ella memoria de su honor y su fama; y cuando los deseos se elevan
hacia tales objetos desviándose del Cielo, es preciso que los rayos del verdadero
amor se eleven también con menos viveza; pero nuestra beatitud consiste e n la
medida de las recompensas con nuestros méritos, porque no la vemos mayor ni
menor que éstos. La viva justicia endulza, pues, de tal modo en nosotros el
deseo, que nunca puede dirigirse éste a ninguna malicia. Diversas voces
despiden dulce armonía; así también los diversos grados de gloria de nuestra
vida producen una dulce armonía entre estas esferas. Dentro de la presente
margarita fulgura la luz de Romeo, cuya hermosa y grande obra fue tan mal
agradecida. Pero los Provenzales que se declararon en contra suya no se han
reído por mucho tiempo; porque mal camina quien convierte en desgracia propia
los beneficios que ha recibido de otro. Raimundo Berenguer tuvo cuatro hijas;
todas fueron reinas, y esto lo hizo Romeo, persona humilde y errante peregrino;
pero después algunas palabras envidiosas movieron a aquél a pedir cuentas a
este justo, que le dio siete y cinco por diez, por lo cual partió pobre y anciano; y si
el mundo hubiera sabido cuál era su corazón al mendigar pedazo a pedazo su
vida, le ensalzaría más de lo que ahora le ensalza.
CANTO VII
Gloria a ti, Santo Dios de los Ejércitos, que esparces tu claridad sobre los
felices fuegos, esto es, sobre las almas dichosas de este reino. Así oí que
cantaba, volviéndose hacia su esfera, aquella sustancia, sobre la cual
resplandece un doble fulgor. Ella y las otras emprendieron su danza, y cual
centellas velocísimas se me ocultaron con su repentino alejamiento. Yo dudaba y
decía entre mí: Dile, dile a mi Dama que calme mi sed con sus dulces palabras.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Pero aquel respeto que se apodera completamente de mí tan sólo al oír B o ICE,
me hacía inclinar la cabeza como un hombre que dormita. Beatriz no consintió
que yo estuviese así mucho tiempo; e irradiando sobre mí una sonrisa que haría
feliz a un hombre en el fuego, empezó a decirme:
- Según mi parecer infalible, estás pensando cómo fue justamente castigada
la justa venganza; pero ya despejaré en breve tu espíritu; escucha, pues, que mis
palabras te ofrecerán el don de una gran verdad. Por no haber soportado un útil
freno a su voluntad aquel hombre que no nació, al condenarse, condenó a toda
su descendencia; por lo cual la especie humana yació enferma por muchos siglos
en medio de un grande error, hasta que el Verbo de Dios se dignó descender
adonde, por un sólo acto de su eterno amor, unió a sí en persona la naturaleza,
que se había alejado de su Hacedor. Ahora mira atentamente lo que digo: Esta
naturaleza unida a su Hacedor, tal cual fue creada, era sincera y buena, pero por
sí misma fue desterrada del Paraíso, porque se salió del camino de la verdad y de
su vida. La pena, pues, que la Cruz hizo sufrir a la naturaleza humana de
Jesucristo, si se mide por esa misma naturaleza, fue más justa que otra
cualquiera; pero tampoco hubo otra tan injusta, si se atiende a la Persona divina
que la sufrió, y a la que estaba unida aquella naturaleza. Por lo tanto, aquel hecho
produjo efectos diferentes; porque la misma muerte fue grata a Dios y a los
judíos; por ella tembló la Tierra, y por ella se abrió el Cielo. No te debe ya parecer
tan incomprensible cuando te digan que un tribunal justo ha castigado una justa
venganza. Mas ahora veo tu mente comprimida, de idea en idea, en un nudo, del
que espera con ansia verse libre. Tú dices: Comprendo bien lo que oigo, pero no
veo bien por qué Dios quisiera valerse de este medio para nuestra redención.
Este decreto, hermano, está velado a los ojos de todo aquel cuyo espíritu no haya
crecido en la llama de la caridad. Y en efecto, como se examina mucho este
punto, y se le comprende poco, te diré por qué fue elegido aquel medio como el
más digno. La divina bondad, que rechaza de sí todo rencor, ardiendo en sí
misma centellea de tal modo, que hace brotar las bellezas eternas. Lo que
procede inmediatamente de ella sin otra cooperación no tiene fin; porque nada
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
hace cambiar su sello una vez impreso. Lo que sin cooperación procede de ella
es completamente libre, porque no está sujeto a la influencia de las cosas
secundarias; y cuanto más se le asemeja, más le place, pues el amor divino que
irradia sobre todo, se manifiesta con mayor brillo en lo que se le parece más. La
criatura humana disfruta la ventaja de todos estos dones, pero si le falta uno solo,
es preciso que decaiga su nobleza. Sólo el pecado es el que le arrebata su
libertad y su semejanza con el Sumo Bien; por lo cual refleja muy poco Su luz, y
no vuelve a adquirir su dignidad, si no llena de nuevo el vacío que dejó la culpa,
expiando sus malos placeres por medio de justas penas. Cuando vuestra
naturaleza entera pecó en su germen, se vio despojada de estas dignidades y
lanzada del Paraíso, y no hubiera podido recobrarlas (si lo examinas sutilmente)
por ningún camino, sin pasar por uno de estos vados: o porque Dios, en su
bondad, perdonara el pecado, o porque el hombre por sí mismo redimiera su
falta. Fija ahora tus miradas en el abismo del Consejo eterno, y está tan atento
como puedas a mis palabras. El hombre no podía jamás, en sus límites naturales,
dar satisfacción, por no poder después humillarse con su obediencia tanto cuanto
pretendió elevarse con su desobediencia; y esta es la causa porque el hombre
fue exceptuado de poder dar satisfacción por sí mismo. Era preciso, pues, que
Dios condujera al hombre a la vida sempiterna por sus propias vías, bien por una,
o bien por ambas. Pero, como la obra es tanto más grata al obrero, cuanto más
representa la bondad del corazón de donde ha salido, la divina bondad, que
imprime al mundo su imagen, se regocijó de proceder por todas sus vías para
elevaras hasta ella. Entre el primer día y la última noche no hubo ni habrá jamás
un procedimiento tan sublime y magnífico, de cualquier modo que se le considere;
porque al entregarse Dios a sí mismo, haciendo al hombre apto para levantarse
de su caída, fue más liberal que si le hubiese perdonado por su cleme ncia; y
todos los demás medios eran insuficientes ante la justicia, si el Hijo de Dios no se
hubiera humillado hasta encarnarse. Ahora, para colmar bien todos tus deseos,
vuelvo atrás, a fin de aclararte algún punto de modo que lo veas como yo. Tú
dices: Yo veo el aire, veo el fuego, el agua, la tierra y todas sus mezclas llegar a
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
corromperse y durar poco; y estas cosas, sin embargo, fueron creadas; ahora
bien, si lo que has dicho es cierto, deberían estar al abrigo de la corrupción. Los
ángeles, hermano, y el país libre y puro en que estás, pueden decirse creados
tales como son, en su eterno ser; pero los elementos que has nombrado, y
aquellas cosas que de ellos se componen, tienen su forma de una potencia
creada. Creada fue la materia de que están hechos; creada fue la virtud
generatriz de las formas en estas estrellas que giran en torno suyo. El rayo y el
movimiento de las santas luces sacan de la complexión potencial el alma de
todos los brutos y plantas; pero vuestra vida aspira directamente la divina bo ndad,
la cual la enamora de sí, de modo que siempre la desea. De aquí puedes deducir
aún vuestra resurrección, si reflexionas cómo fue creada la carne humana,
cuando fueron creados los primeros padres.
CANTO VIII
Solía creer el mundo en su peligro, que de los rayos de la bella Ciprina, que
gira en el tercer epiciclo, emanaba el loco amor; por esto las naciones antiguas en
su antiguo error, no solamente la honraban por medio de sacrificios y de ruegos
votivos, sino que también honraban a Dione y a Cupido, a aquélla como madre, y
a éste como hijo suyo, de quien decían que estaba sentado en el regazo de Dido.
Y de ésta que he citado al empezar mi canto dieron nombre a la estrella que el
Sol mira placentero, ya contemplando sus pestañas, ya su cabellera.
Yo no advertí mi ascensión a ella; pero me cercioré de que estaba en su
interior, cuando vi a mi Dama adquirir más hermosura. Y así como se ve la chispa
en la llama, y se distinguen dos voces entre sí, cuando la una sostiene una nota y
la otra ejecuta varias modulaciones, del mismo modo vi en aquella luz otros
resplandores que se movían en círculo más o menos ágiles, con arreglo, según
creo, a sus dichosas visiones eternas. De fría nube no salieron jamás, visibles o
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
invisibles, vientos tan veloces, que no parecieran entorpecidos y lentos a quien
hubiese visto llegar hasta nosotros aquellos divinos fulgores, dejando la órbita
comenzada antes en el Cielo de los serafines. Y dentro de los que se nos
aparecieron delante resonaba Hosanna, tan dulce que nunca me ha abandonado
el deseo de volverlo a oír. Entonces se acercó uno de ellos a nosotros, y empezó
a decir solo:
- Todos estamos prontos en tu obsequio, para que te regocijes en nosotros.
Todos giramos con los príncipes celestiales dentro de la misma órbita, con el
mismo movimiento circular y con idéntico deseo que aquellos de quienes has
dicho ya en el mundo: Vosotros que movéis el tercer cielo con vuestra
inteligencia, y estamos tan llenos de amor, que por agradarte, no nos será menos
dulce un momento de reposo.
Después que mis ojos se fijaron reverentes en mi Dama, y que ella les dio la
seguridad de su contentamiento, los volví hacia la resplandeciente alma que tanto
se me había ofrecido, y:
- Di, ¿quién fuiste? -fue mi respuesta, impregnada del mayor afecto.
¡Oh, cuánto más brillante y bella se volvió cuando le hablé, a causa del
nuevo gozo que acrecentó sus alegrías! Embellecida de este modo, me dijo:
- Poco tiempo me tuvo allá abajo el mundo; si yo hubiera permanecido más
en él, no habrían sucedido muchos de los males que allí suceden. La alegría que
despide en torno mío estos fulgores, me cubre como al gusano su capullo, y me
oculta a tus ojos. Tú me has amado mucho, y tuviste motivo para ello; porque si
yo hubiera estado allá abajo más tiempo, te habría dado en prueba de mi amor
algo más que las hojas. Aquella ribera izquierda, que baña el Ródano después de
haberse unido con el Sorgues, me esperaba, andando el tiempo, para recibirme
por su señor; así como también aquella punta de la Ausonia que comprende los
pueblos de Bari, Gaeta y Crotona, desde donde el Tronto y el Verde desembocan
en el mar. Brillaba ya en mi frente la corona de aquella tierra que riega el Danubio
después de abandonar las riberas tudescas; y la bella Trinacria, que entre los
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
promontorios Pachino y Peloro, sobre el golfo que el Euro azota con más
violencia, se cubre de humo caliginoso, no a causa de Tifeo, sino por el azufre
que se exhala de su suelo, habría esperado aún sus reyes nacidos por mí de
Carlos y de Rodolfo, si el mal gobierno que rebela siempre a los pueblos sumisos,
no hubiese excitado a Palermo a gritar: ¡Muera! ¡Muera! Y si mi hermano hubiera
previsto esto, huiría ya la avara pobreza de Cataluña para no ofender a aquellos
pueblos. Necesita, en verdad, proveer por sí mismo o por otros, a fin de que su
barca no tenga más carga de la que pueda soportar. Su índole, que de liberal se
ha hecho avara, necesitaría ministros que no se cuidasen sólo de llenar sus
arcas.
- El gran contento que me infunden tus palabras, ¡Oh señor mío!, me es
mucho más grato al considerar que aquí, donde está el principio y el fin de todo
bien, lo ves como yo lo veo; y también gozo pensando que en presencia de Dios
conoces mi felicidad. Ya que me has dado esta alegría, aclárame (pues hablando
me has hecho dudar) cómo de una semilla dulce puede salir un fruto amargo.
Esto le dije, y él me contestó:
- Si puedo demostrarte una verdad, volverás el rostro a lo que preguntas,
como ahora le vuelves la espalda. El Bien que da movimiento y alegría a todo el
reino por donde asciendes, hace que su providencia sea virtud influyente de estos
grandes cuerpos; y en la Mente perfecta por sí misma, no sólo se ha provisto a la
naturaleza de cada cosa, sino también a la conservación y estabilidad de todas
juntas; por lo cual, todo cuanto desciende disparando de este arco, va dispuesto
hacia un fin determinado, como la flecha se dirige al blanco. Si esto no fuese así,
el cielo sobre que caminas produciría sus efectos de tal modo, que no serían
obras de arte, sino ruinas; y eso no puede ser, a no admitir que son defectuosas
las inteligencias que mueven estos astros, y defectuoso también el Ser primero,
que no las hizo perfectas. ¿Quieres que te aclare más esta verdad?
- No es menester -contesté-, pues considero imposible que la naturaleza
llegue a faltar en aquello que es necesario.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
El Alma continuó:
- Dime, pues: ¿sería peor la existencia del hombre en la Tierra, si no viviera
en sociedad?
- Sí -repuse-; y no pregunto la razón de eso.
- ¿Y puede ser tal cosa, si allá abajo no vive cada cual de diferente modo
por la diversidad de oficios? No puede ser, si vuestro maestro escribió la verdad.
Así, procediendo de una u otra deducción, llegó a esta; y después concluyó.
- Luego es preciso que sean diversas las raíces de vuestras aptitudes; por lo
cual uno nace Solón y otro Jerges, uno Melquisedec y otro aquel que perdió a su
hijo, al volar éste por el aire. La influencia de los círculos celestes, que imprime su
sello a la cera mortal, hace bien su oficio; pero no distingue una morada de otra.
De aquí proviene que Esaú se aparte de Jacob desde el vientre materno, y que
Quirino descienda de un padre tan vil, que se atribuye su origen a Marte. La
naturaleza engendrada seria siempre semejante a la naturaleza que engendra, si
la Providencia divina no predominase. Ahora tienes ya delante lo que antes
detrás; mas para que sepas que me complazco en instruirte, quiero proveerte aún
de un corolario. La naturaleza es siempre estéril, si la fortuna le es contraria,
como toda simiente esparcida fuera del clima que le conviene. Y si el mundo allá
abajo se apoyara en los cimientos que pone la naturaleza, habría por cierto
mejores habitantes en él; pero vosotros destináis para el templo al que nació para
ceñir la espada, y hacéis rey al que debía ser predicador; así es que vuestros
pasos se separan siempre del camino recto.
CANTO IX
Cuando tu Carlos, hermosa Clemencia, hubo aclarado mis dudas, me refirió
los fraudes de que había de ser víctima su descendencia, pero añadió: Calla, y
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
deja transcurrir los años. Así es que yo no puedo decir más, sino que tras de
vuestros daños vendrá el llanto originado por un justo castigo.
La santa y viva luz se había vuelto ya hacia el Sol que la inunda, como hacia
el bien que a todo alcanza. ¡Oh almas engañadas, locas e impías, que apartáis
vuestros corazones de semejante bien, dirigiendo hacia la vanidad vuestros
pensamientos! He aquí que otro de aquellos esplendores se dirigió hacia mí,
expresando, con la claridad que esparcía, su deseo de complacerme. Los ojos de
Beatriz, que estaban fijos en mí, como antes, me aseguraron del dulce
asentimiento que daba a mi deseo.
- ¡Oh espíritu bienaventurado! -dije-, satisface cuanto antes mi anhelo, y
pruébame que lo que pienso puede reflejarse en ti.
Entonces la luz, a quien aún no conocía, desde su interior donde antes
cantaba, respondió a mis palabras como quien se complace en ser cortés con
otro:
- En aquella parte de la depravada tierra de Italia que está situada entre
Rialto y las fuentes del Brenta y del Piava, se eleva una colina no muy alta, de
donde descendió una llamarada que causó un gran desastre en toda la comarca.
Ella y yo salimos de la misma raíz; Cunizza fue llamada; y aquí brillo, porque me
venció la luz de esta estrella; pero con alegría me perdono a mí misma la causa
de mi muerte, y no me pesa, lo cual quizá parecerá difícil de comprender a
vuestro vulgo. Esta alma próxima a mí, que es una espléndida y preciosa joya de
nuestro cielo, dejó en la Tierra una gran fama; y antes que su gloria se pierda,
este centésimo año se quintuplicará. Ya ves si el hombre debe hacerse ilustre a
fin de que su primera vida deje sobre la tierra una segunda. Esto es lo que no
piensa la turba presente que habita entre el Tagliamento y el Adigio, sin que le
sirvan de escarmiento los males de que es víctima. Pero pronto sucederá que
Padua y sus habitantes, por ser obstinados contra el deber, enrojecerán el agua
de la laguna que baila a Vicenza, y allí donde el Sile y el Cagnano se unen, hay
quien domina y va con la cabeza erguida, cuando ya se componen las redes que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
han de cogerle. También llorará Feltro la felonía de su impío pastor, que será tal,
que ninguno por otra semejante ha sido encerrado en Malta. Será necesario un
recipiente muy ancho para recibir la sangre ferraresa, y cansado quedará el q ue
quiera pesar onza a onza la que derramará tan cortés sacerdote por mostrarse
hombre de partido, siendo por otra parte tales dones conformes a las costumbres
de tal país. Allá arriba hay unos espejos, que vosotros llamáis Tronos, de donde
se reflejan hasta nosotros los juicios de Dios; así es que tenemos por buenas y
verídicas nuestras palabras.
Al llegar aquí, el alma guardó silencio, y habiéndose vuelto a colocar en la
órbita como estaba anteriormente, me dio a conocer que no pensaba ya en mi. La
otra alma dichosa, a quien ya conocía, se me presentó tan resplandeciente como
una piedra preciosa herida por los rayos del Sol. Allá arriba la alegría produce un
vivo esplendor, como entre nosotros produce la risa, pero en el Infierno la sombra
de los condenados se obscurece cada vez más, a medida que se entristece su
espíritu.
- Dios lo ve todo, y tu vista se identifica en Él -exclamé-, ¡oh feliz espíritu!, de
suerte que níngún deseo puede ocultarse a ti. Así, pues, ¿por qué tu voz, que
deleita siempre al Cielo con el canto de aquellas llamas piadosas que se forman
una ancha vestidura con sus seis alas, no satisface mis deseos? No esperaría yo
por cierto tus preguntas, si viera en tu interior como tú ves en el mío.
Entonces contestó con estas palabras:
- El mayor valle en que se vierten las aguas, después de aquel mar que
circunda la Tierra, se aleja tanto contra el curso del Sol entre las desacordes
playas, que aquel círculo que antes era su horizonte se convierte en meridiano.
Yo fui uno de los ribereños de aquel valle, entre el Ebro y el Macra, que por un
corto trecho separa el genovés del toscano. Casi a la misma distancia a Oriente y
Occidente se asienta Bugia y la tierra de donde fui, en cuyo puerto se vertió un
día la sangre de sus habitantes. Folco me llamó aquella gente, que conocía mi
nombre, y este cielo recibe mi luz, como recibí yo su influjo amoroso, pues en
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tanto que me lo permitió la edad, no ardieron cual yo en aquel fuego la hija de
Belo, causando enojos a Siqueo y a Creusa; ni aquella Rodopea que fue
abandonada por Demofón, ni Alcides cuando tuvo a lole encerrada en su pecho.
Aquí empero no hay arrepentimiento, sino regocijo; no de las culpas, que jamás
vuelven a la memoria, sino de la sabiduría que ordenó este cielo y provee sus
influjos. Aquí se contempla el arte que adorna y embellece tantas cosas creadas,
y se descubre el bien por el cual el mundo de arriba obra directamente sobre el
de abajo. Mas a fin de que queden satisfechos todos los deseos que te han
nacido en esta esfera, es preciso que lleve más adelante mis instrucciones. Tú
quieres saber quién está en esa luz que centellea cerca de mí, como un rayo de
Sol en el agua pura y cristalina. Sabe, pues, que en su interior es dichosa Rahab,
y unida a nuestro coro, brilla en él con el esplendor más eminente. Ascendió a
este cielo, en el que termina la sombra que proyecta vuestro mundo, antes que
ninguna otra alma se viese libre por el triunfo de Cristo. Era justo dejarla en algún
cielo como trofeo de la alta victoria que Él alcanzó con ambas palmas; porque
aquella mujer favoreció las primeras hazañas de Josué en la Tierra Santa, que
tan poco excita la memoria del Papa. Tu ciudad, que debió su origen a aquel que
fue el primero en volver las espaldas a su Hacedor y cuya envidia ocasionó tantas
lágrimas, produce y esparce las malditas flores, que han descarriado a las ovejas
y los corderos, porque han convertido en lobo al pastor. Por eso están
abandonados el Evangelio y los grandes doctores, y tan sólo se estudian las
Decretales, según lo indica lo usado de sus márgenes. A eso se dedican el Papa
y los cardenales: sus pensamientos no llegan a Nazareth, allí donde Gabriel abrió
las alas, pero el Vaticano y demás sitios elegidos de Roma, que han sido el
cementerio de la milicia que siguió a Pedro, pronto se verán libres del adulterio.
CANTO X
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
EI inefable poder primero, juntamente con su hijo y con el amor que de uno y
otro eternamente procede, hizo con tanto orden todo cuanto concibe la
inteligencia y ven los ojos, que no es posible a nadie contemplar lo sin gustar de
sus bellezas. Eleva, pues, lector, conmigo tus ojos hacia las altas esferas, por
aquella parte en que un movimiento se encuentra con otro, y empieza a recrearte
en la obra de aquel Maestro, que la ama tanto en su interior, que jamás separa de
ella sus miradas. Observa cómo desde allí se desvía el círculo oblicuo, conductor
de los planetas, para satisfacer al mundo que le llama. Y si el camino de aquellos
no fuese inclinado, más de una influencia en el cielo sería vana, y como muerta
aquí abajo toda potencia. Y si al girar se alejaran más o menos de la línea recta,
dejaría mucho qué desear arriba y abajo el orden del mundo. Ahora, lector,
permanece tranquilo en tu asiento, meditando acerca de estas cosas que aquí
sólo se bosquejan, si quieres que te causen mayor deleite antes que tedio. Te he
puesto delante el alimento; tómalo ya por ti mismo, porque el asunto de que
escribo reclama para sí todos mis cuidados.
El mayor ministro de la naturaleza, que imprime en el mundo la virtud del
Cielo y mide el tiempo con su luz, giraba, juntamente con aquella parte de que te
he hablado antes, por las espirales en que cada día se nos presenta más
temprano. Yo estaba en él, sin haber notado mi ascensión, sino como nota el
hombre una idea después que se le ocurre. ¡Oh Beatriz! ¡Cuán esplendorosa no
debía de estar por sí misma, ella que de tal modo me hacía pasar de bien a mejor
tan súbitamente, que su acción no se sujetaba al transcurso del tiempo! Lo que
por dentro era el Sol, donde yo entraba, y lo que aparecía, no por medio de
colores, sino de luz, jamás pudiera imaginarse, aun cuando para explicarlo
llamase en mi auxilio el Ingenio, el arte y todos sus recursos; pero puede
creérseme, y debe desearse verlo. Y si nuestra fantasía no alcanza a tanta altura,
no es maravilla; pues nadie ha visto un resplandor que supere al del Sol. Como él
era allí la cuarta familia del Padre Supremo, que siempre sacia sus deseos,
mostrándole cómo engendra al Hijo, y cómo procede el Espíritu. Y Beatriz
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
exclamó:
- Da gracias, da gracias al Sol de los ángeles, que por su bondad te ha
elevado a este Sol sensible.
Jamás ha habido un corazón humano tan dispuesto a la devoción y a
entregarse a Dios tan vivamente con todo su agradecimiento, como el mío al oír
aquellas palabras; y puse en Él de tal modo todo mi amor, que Beatriz se eclipsó
en el olvido. No le desagradó; antes por el contrario, se sonrió; y el esplendor de
sus ojos sonrientes dividió en muchos mi pensamiento absorto en uno solo. Vi
muchos espíritus vivos y triunfantes, más gratos aún por su voz que relucientes a
la vista, los cuales, tomándonos por centro, nos formaron una corona de sí
mismos. No de otro modo vemos a veces a la hija de Latona rodeada de un
cerco, cuando el aire, impregnado de vapores, retiene las substancias de que
aquél se compone. En la corte del cielo, de donde vuelvo, se encuentran muchas
joyas, tan raras y bellas, que no es posible hallarlas fuera de aquel reino; y una de
estas joyas era el encanto de aquellos fulgores; el que no se provea de alas para
volar hasta allí, espere tener noticias de aquel canto como si las preguntase a un
mudo.
Después que, cantando de esta suerte, aquellos ardientes soles dieron tres
vueltas en derredor nuestro, como las estrellas próximas a los fijos polos, me
parecieron semejantes a las mujeres, que, sin dejar el baile se detienen
escuchando con atención, hasta que han conocido cuáles son las nuevas notas.
Y oí que del interior de una de aquellas luces salían estas palabras:
- Ya que el rayo de la gracia, en que se enciende el verdadero amor, y que
después crece amando, resplandece en ti tan multiplicado, que te conduce hacia
arriba por aquella escala de donde nadie desciende sin volver a subir de nuevo, el
que negase a tu sed el vino de su redoma se vería en el mismo estado de
violencia en que está el agua impedida de correr hasta el mar. Tú quieres saber
de qué flores se compone esta guirnalda, que acaricia en torno a la hermosa
Dama que te da ánimo para subir al cielo. Yo fui uno de los corderos del santo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
rebaño que condujo Domingo por el camino en que el alma se fortifica si no se
extravía. Éste, que está el más próximo a mi derecha, fue mi maestro y mi
hermano; es Alberto de Colonia, y yo Tomás de Aquino. Si quieres saber quiénes
son los demás, sigue mis palabras con tus miradas, dando la vuelta a la
bienaventurada corona. Aquel otro esplendor brota de la sonrisa de Graciano, tan
útil por sus escritos a uno y otro fuero, que mereció el Paraíso. El otro que le
sigue fue Pedro, que, como la pobre viuda, ofreció su tesoro a la Santa Iglesia. La
quinta luz, que es la más bella entre nosotros, se abrasa en tal amor, que todo el
mundo tiene abajo sed de sus noticias. Dentro de ella está el alto espíritu, donde
se albergó tan profunda sabiduría, que si la verdad es verdad, ninguno otro
ascendió a tanto saber. Después contempla la luz de aquel cirio, que ha sido el
que en vida vio mejor la naturaleza y el ministerio de los ángeles. En aquella
diminuta luz sonríe el abogado de los tiempos cristianos, cuya doctrina aprovechó
Agustín. Si diriges ahora la mirada de tu entendimiento de luz en luz, siguiendo
mis elogios, debes ya tener sed de conocer la octava. Dentro de ella se recrea en
la vista del soberano Bien el alma santa que pone de manifiesto las falacias del
mundo a quien atentamente escucha sus doctrinas. El cuerpo de donde fue
separada yace en Cieldauro, y desde el martirio y el destierro ha venido a
disfrutar de esta paz celestial. Ve más allá fulgurar el ardiente espíritu de Isidoro,
el de Beda y el de Ricardo, que en sus contemplaciones fue más que hombre.
Esa, de quien se separa tu mirada para fijarse en mí, es la luz de un espíritu que,
considerando tranquilamente la vanidad del amado, deseó morir. Es la luz eterna
de Sigieri, que ejerciendo el profesorado en la calle de la Paja, excitó la envidia
por sus verdaderos silogismos.
En seguida, como el reloj que nos llama a la hora en que la Esposa de Dios
principia a cantar maitines a su Esposo, a fin de que la ame, y cuyas ruedas
mueven unas a otras, y apresuran a la que va delante hasta que ese oye tin tin
con notas tan dulces, que el espíritu felizmente dispuesto se inflama de amor; así
vi yo en la gloriosa esfera moverse y responder las voces a las voces con una
armonía tan llena de dulzura, que solo puede conocerse allá donde la dicha se
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
eterniza.
CANTO XI
¡Oh insensatos afanes de los mortales!, ¡cuán débiles son las razones que
os inducen a bajar el vuelo y a rozar la Tierra con vuestras alas! Mientras unos se
dedicaban al foro, y otros se entregaban a los aforismos de la medicina; y éstos
seguían el sacerdocio, y aquellos se esforzaban en reinar por la fuerza de las
armas, haciendo creer en su derecho por medio de sofismas; y algunos rodaban,
y otros se consagraban a los negocios civiles; y muchos se enervaban en los
placeres de la carne, y bastantes por fin se daban a la ociosidad, yo, libre de
todas estas cosas, había subido con Beatriz hasta el cielo, donde tan
gloriosamente fui acogido.
Después que cada uno de aquellos espíritus hubo vuelto al punto del círculo
en que antes estaba, tan inmóvil como la bujía de un candelero, la luz que me
había hablado anteriormente se hizo más esplendorosa y risueña, y dentro de ella
oí una voz que comenzó a decir de esta manera:
- Así como yo me enciendo a los rayos de la luz eterna, del mismo modo,
mirándola, conozco la causa de donde proceden tus pensamientos. Tú dudas, y
quieres que mi boca emplee palabras tan claras y ostensibles, que pongan al
alcance de tu inteligencia las que pronuncié antes cuando dije: Camino en que el
alma se fortifica, y las otras: Ningún otro ascendió
En cuanto a éstas, es preciso hacer una distinción. La Providencia, que
gobierna al mundo con el consejo en que se abisma la mirada de todo ser creado
antes de penetrar en el fondo, a fin de que la Esposa de Aquél, que con su
bendita sangre se unió a ella en altas voces, corriese hacia su amado segura de
sí misma y siéndole más fiel, envió en su ayuda dos príncipes, que para
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
entrambos objetos le sirvieran de guías. El uno fue todo seráfico en su ardor; el
otro, por su sabiduría, resplandeció en la Tierra con la luz de los querubines.
Hablaré de uno solo; pues elogiando a cualquiera de ellos indistintamente, se
habla de los dos, porque sus obras tendieron a un mismo fin. Entre el Tupino y el
agua que desciende del collado elegido por el beato Ubaldo, baja un fértil declive
de un alto monte, del cual Perusa siente venir el calor y el frío por la parte de
Porta Sale, y tras de cuyo monte lloran oprimidas Nocera y Gualdo. En el sitio
donde aquella pendiente es menos rápida, vino al mundo un Sol, resplandeciendo
como éste a veces cuando asoma sobre las márgenes del Ganges. Quien hable
de ese lugar, no le llame Asís, pues diría muy poco: si quiere hablar con
propiedad, lIámele Oriente. Aun no distaba mucho de su nacimiento, cuando
aquel Sol comenzó a hacer que la Tierra sintiese algún consuelo con su gran
virtud, pues siendo todavía muy joven, incurrió en la cólera de su padre por
inclinarse a una dama a quien, como a la muerte, nadie acoge con gusto; y ante
la corte espiritual et coram patre se unió a ella, amándola después más y más
cada día. Ella, privada de su primer marido, permaneció despreciada y obscura
mil cien años y más, sin que nadie lo solicitase hasta que vino éste. De nada le
valió que se oyera decir cómo aquel que hizo temer a todo el mundo la encontró
alegre con Amiclates, cuando llamó a su puerta; ni le valió haber sido constante y
animosa hasta el punto de ser crucificada con Cristo, mientras María estaba al pie
de la Cruz. Mas, para no continuar en un estilo demasiado oscuro, reconoce en
mis difusas palabras que estos dos amantes son Francisco y la Pobreza. Su
concordia y sus placenteros semblantes, su amor maravilloso y sus dulces
miradas inspiraban santos pensamientos a otros; de tal modo que el venerable
Bernardo fue el primero que se descalzó para correr en pos de tanta paz, y aun
corriendo le parecía llegar tarde. ¡Oh riqueza ignorada! ¡Oh verdadero bien!
Egidio se descalza, se descalza también Silvestre por seguir al Esposo; tanto es
lo que les agrada la Esposa. Desde allí partió aquel padre y maestro con su mujer
y con aquella familia, ceñida ya del humilde cordón; y sin que una vil cobardía le
hiciese bajar la frente por ser hijo de Pedro Bernardone, ni por su apariencia
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
asombrosamente despreciable, manifestó con gran dignidad sus rígidas
intenciones a Inocencia, de quien recibió la primera aprobación de su orden.
Luego que fue aumentado en torno suyo la pobre gente, cuya admirable vida se
cantaría mejor entre las glorias del Cielo, el Eterno Espíritu, valiéndose de
Honorio, coronó de nuevo el santo propósito de aquel archimandrita; y cuando
éste, sediento del martirio, predicó en presencia del soberbio Soldán la doctrina
de Cristo y de los que le siguieron, encontrando aquella gente poco dispuesta a la
conversión, para no permanecer inactivo, volvió a recoger el fruto de las plantas
de Italia. Sobre un áspero monte, entre el Tíber y el Amo, recibió de Cristo el
último sello, que sus miembros llevaron durante dos años. Cuando plugo a Aquél
que le había elegido para tan gran tarea elevarle a la recompensa que mereció
por haberse humillado, recomendó a sus hermanos, como a herederos legítimos,
el cuidado de su más querida Esposa, y que la amaran con fe; y en el seno de
ella quiso el alma preciara desprenderse para volver a su reino, sin permitir que a
su cuerpo se le diese otra sepultura. Piensa ahora cuál fue el digno colega de
Francisco, encargado de mantener la barca de Pedro en alta mar y dirigirla hacia
su objeto; ese fue, pues, nuestro patriarca; por lo cual, el que le sigue, según él
manda, puede decir que adquiere buena mercancía. Pero su rebaño se ha vuelto
tan codicioso de nuevo alimento, que no puede menos de esparcirse por distintos
prados; y cuanto más lejos de él van sus vagabundas ovejas, más exhaustas de
leche vuelven al redil. Algunas de ellas, temiendo el peligro, se agrupan junto al
pastor, pero son tan pocas, que no se necesita mucho paño para sus capas. Así
pues, si mis palabras no son obscuras, si me has escuchado con atención, y si tu
mente recuerda lo que te he dicho, tu deseo debe estar en parte satisfecho;
porque habrás visto la causa de que la planta se desgaje, y comprenderás la
distinción que hice al decir: Donde el alma se fortifica, si no se extravía.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XII
En cuanto la bendita llama hubo dicho su última palabra, empezó a girar la
santa rueda, y aún no había dado una vuelta entera, cuando otra la encerró en un
circulo, uniendo movimiento a movimiento y canto a canto; y eran éstos tales que,
articulados por los dulces órganos de aquellos espíritus, sobrepujaban a los de
nuestras Musas y nuestras Sirenas, tanto como la luz directa supera a sus
reflejos. Cual se ve a dos arcos paralelos y del mismo color encorvarse sobre una
ligera nube, cuando Juno envía a su mensajera (naciendo el de fuera del de
dentro, al modo de la voz de aquella ninfa que consumió el amor, como el Sol
consume los vapores), y cuyos arcos son un presagio para los hombres, a causa
del pacto que Dios hizo con Noé, de que el mundo no volverá a sufrir otro diluvio,
de igual suerte aquellas dos guirnaldas de sempiternas rosas daban vueltas en
torno de nosotros, correspondiendo en todo la guirnalda exterior a la interior.
Cuando cesaron simultánea y unánimemente las danzas y los fulgurantes y
mutuos destellos de aquellas luces gozosas y placenteras, semejantes a los ojos
que se abren y se cierran al mismo tiempo, dóciles a la voluntad del que los
mueve, del seno de una de las nuevas luces salió una voz, la cual hizo que me
volviese hacia donde estaba, como la aguja hacia el polo; aquella voz empezó a
decir:
- El amor que me embellece me obliga a tratar del otro jefe por quien se
habla tan bien del mío. Es justo que donde se hace mención del uno, se haga
también del otro; pues habiendo militado ambos por una misma caus a, debe
brillar su gloria juntamente. El ejército de Cristo, al que tan caro costó armar de
nuevo, seguía su enseña lento, receloso y escaso, cuando el Emperador que
siempre reina acudió en ayuda de su milicia, que se hallaba en peligro, no porque
ésta fuera digna de ello, sino por un efecto de su gracia; y según se ha dicho,
socorrió a su Esposa con dos campeones, ante cuyas obras y palabras se reunió
el descarriado pueblo. En aquella parte donde el dulce céfiro acude a hacer
germinar las nuevas plantas de que se reviste Europa, no muy lejos de los
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
embates de las olas, tras de las cuales, por su larga extensión, el Sol se oculta a
veces a todos los hombres, se asienta la afortunada Calahorra, bajo la protección
del grande escudo, en que el león está subyugado y subyuga a su vez. En ella
nació el apasionado amante de la fe cristiana, el santo atleta, benigno para los
suyos, y cruel para sus enemigos. Apenas fue creada, su alma me llenó de virtud
tan viva, que en el seno mismo de su madre inspiró a ésta el don de profecía.
Cuando se celebraron los esponsales entre él y la fe en la sagrada pila, donde se
dotaron de mutua salud, la mujer que dio por él su asentimiento vio en sueños el
admirable fruto que debía salir de él y de sus herederos; y para que fuese más
visible lo que ya era, descendió del cielo un espíritu, y le dio el nombre de Aquél
que le poseía por completo. Domingo se llamó; y habló de él como del labrador
que Cristo escogió para que le ayudase a cultivar su huerto. Pareció en efecto
enviado y familiar de Cristo; porque el primer deseo que se manifestó en él fue el
de seguir el primer consejo de Cristo. Muchas veces su nodriza lo encontró
despierto y arrodillado en el suelo, como diciendo: He venido para esto. ¡Oh
padre verdaderamente Feliz!, ¡oh madre verdaderamente Juana!, si la
interpretación de sus nombres es la que se les da. En poco tiempo llegó a ser un
gran doctor, no por esa vanidad mundana por la que se afanan hoy todos tras del
Ostiense y de Tadeo, sino por amor hacia el verdadero maná; entonces se puso a
custodiar la viña que pierde en breve su verdura, si el viñador es malo; y
habiendo acudido a la Sede, que en otro tiempo fue más benigna de lo que es
ahora para los pobres justos, no por culpa suya, sino del que en ella se sienta y la
mancilla, no pidió la facultad de dispensar dos o tres por seis; no pidió el primer
beneficio vacante; non decimas, quae sunt pauperum Dei, sino que pidió licencia
para combatir los errores del mundo, y en defensa de la semilla de que nacieron
las veinticuatro plantas que te rodean. Después, con su doctrina y su voluntad
juntamente, corrió a desempeñar su misión apostólica, cual torrente que se
desprende de un elevado origen; y su ímpetu atacó con más vigor los retoños de
la herejía allí donde era mayor la resistencia. De él salieron en breve varios
arroyos, con los que se regó el jardín católico, de modo que sus arbustos
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
adquirieron más vida. Si tal fue una de las ruedas del carro en que se defendió la
Santa Iglesia, venciendo en el campo las discordias civiles, bastante debes
conocer ya la excelencia de la otra rueda de que te ha hablado Tomás con tantos
elogios antes de mi llegada. Pero el carril trazado por la parte superior de la
circunferencia de esta última rueda está abandonado, de suerte que ahora se
halla el mal donde antes el bien. La familia que seguía fielmente las huellas de
Francisco ha cambiado tanto su marcha, que pone la punta del pie donde él ponía
los talones; pero pronto verá la cosecha que ha producido tan mal cultivo, cuando
la cizaña se queje de que no se la lleve al granero. Convengo en que quien
examinase hoja por hoja nuestro libro aún encontraría una página en que leería:
Yo soy el que acostumbro, pero no procederá de Casale ni Acquasparta, de
donde vienen algunos que, o huyen el rigor de la regla, o aumentan
desmesuradamente su austeridad. Yo soy el alma de Buenaventura de
Bagnoregio, que en mis grandes cargos pospuse siempre los cuidados
temporales a los espirituales. lIuminato y Agustín están aquí: éstos fueron de los
primeros pobres descalzos que, llevando el cordón, se hicieron amigos de Dios.
Con ellos están Hugo de San Víctor, y Pedro Mangiadore, y Pedro Hispano, el
cual brilló allá abajo por sus doce libros; el profeta Natán, y el metropolitano
Crisóstomo, y Anselmo, y aquel Donato que se dignó poner su mano en la
primera de las artes.
Aquí está también Rabano, y a mi lado brilla Joaquín, abad de Calabria, que
estuvo dotado de espíritu profético. He debido alabar a aquel gran paladín de la
Iglesia, por moverme a ello la ardiente simpatía y las discretas palabras de fray
Tomás, que, así como a mí, han conmovido a todas estas almas.
CANTO XIII
Quien deseare conocer bien lo que yo vi ahora, imagínese (y, mientras
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
hablo, retenga la imagen como si fuese esculpida en fuerte roca) las quince
estrellas, que en diversas regiones iluminan el cielo con tanta viveza, que vencen
toda la densidad del aire; imagínese aquel Carro, al cual le basta el espacio de
nuestro cielo para girar de noche y día, sin desaparecer nunca de aquella bocina,
que comienza en la punta del eje en torno del cual se mueve la primera esfera; y
piense que estas estrellas forman juntas en el cielo dos signos semejantes al que
formó la hija de Minos cuando sintió el frío de la muerte; figúrese uno de ellos
despidiendo sus resplandores dentro del otro, y ambos a dos girando de manera
que vayan en sentido inverso; y así tendrá como una sombra de la verdadera
constelación y de la doble danza que circulaba en el sitio donde yo me
encontraba; pues lo que vi es tan superior a lo que acostumbramos a ver, como el
lento curso del Chiana es inferior al movimiento del más alto y veloz de los cielos.
Allí se cantaba, no a Baco ni Peán, sino a tres Personas en una Naturaleza
Divina, y ésta y la humana en una sola Persona. Tan luego como e n las danzas y
los cantos invirtieron el debido tiempo, aquellas santas luces se fijaron en
nosotros, felicitándose de pasar de uno a otro cuidado. Después rompió el
silencio de los espíritus acordes la luz que me había referido la admirable vida del
Pobre de Dios, y dijo:
- Estando ya trillada una parte del trigo y guardado el grano, el dulce amor
que te profeso me invita a trillar la otra parte. Tú crees que en el pecho de donde
fue sacada la costilla para formar la hermosa boca cuyo paladar costó caro a todo
el mundo, y en aquel otro que, atravesado de una lanzada, satisfizo tanto, que
venció el peso de toda culpa cometida antes y después, el gran poder creador de
uno y otro infundió cuanta ciencia es asequible a la naturaleza humana; por esto
te admiras de lo que dije antes, al manifestar que el bienaventurado que está
contenido en la quinta luz fue sin segundo. Abre, pues, los ojos de la inteligencia
a lo que voy a exponerte, y verás cómo tu creencia y mis palabras son con
respecto a la verdad como el centro es respecto de todos los puntos del círculo.
Lo que no muere, y lo que puede morir, no es más que un destello de la idea que
nuestro Señor engendra por efecto de su bondad; porque aquella viva luz que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
sale del radiante Padre, y no se separe; de él ni del Amor que se interpone entre
ambos, por un efecto de su bondad, comunica su irradiación a nueve cielos, como
transmitida de espejo en espejo, pero permaneciendo una eternamente. De alli
desciende hasta las últimas potencias, disminuyendo de tal modo su fuerza por
grados, que últimamente sólo produce breves contingencias. Por estas
contingencias entiendo las cosas engendradas, que el Cielo en su movimiento
produce con germen o sin él. La materia de éstas, y la mano que le da forma, no
causan siempre los mismos efectos; por lo cual dichas cosas, que llevan el sello
de la idea divina, aparecen más o menos perfectas. De aquí se sigue que una
misma especie de árboles dé frutos buenos o malos, y que vosotros nazcáis con
diferente ingenio. Si la materia fuese enteramente perfecta, y el Cielo estuviese
también en su virtud suprema, la luz de la idea divina se mostraría en todo su
esplendor. Pero la naturaleza da siempre una forma imperfecta, semejante en sus
obras al artista que domina prácticamente su arte, y cuya mano tiembla. Si, pues,
el ferviente amor dispone la materia, e imprime en ella la clara luz del ideal divino,
entonces las cosas contingentes alcanzan la perfección. Así es como fue hecha la
tierra digna de toda perfección animal, y así es cómo concibió la Virgen. Por lo
tanto, apruebo tu opinión, porque la humana naturaleza no fue ni será jamás lo
que ha sido en esas dos personas. Pero si yo no siguiese ahora adelante,
empezarías por exclamar: ¿Cómo es, pues, que aquél no tuvo igual? Para que
aparezca bien lo que ahora no aparece, piensa quién era, y la razón que tuvo
para pedir cuando se le dijo: Pide. No he hablado de modo que no hayas podido
comprender que aquél fue un rey, que pidió la sabiduría, a fin de ser un verdadero
rey, y no por saber cuál es el número de los motores celestiales; o si lo necesario
con lo contingente produce lo necesario; o bien si est dare primum motum esse,
ni si en un semicírculo puede colocarse un triángulo que no tenga un ángulo
recto; así pues, si has comprendido bien lo que he dicho y lo que digo, conocerás
que la sabiduría real era la ciencia sin par en que se clavaba la flecha de mi
intención Si claramente miras, verás que la palabra Ascendió sólo hacía
referencia a los reyes, que son muchos, pero pocos los buenos. Acoge mis
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
palabras con esta distinción; y así podrás conservar tu creencia sobre el primer
padre y nuestro Amado. Esto debe hacerte andar siempre con pies de plomo,
para que, cual hombre cansado, los muevas lentamente hacia el sí y el no que no
distingues con claridad; pues necio es entre los necios el que sin distinción afirma
o niega, ya en uno, ya en otro caso; porque acontece a menudo que una opinión
precipitada se extravía, y después el amor propio ofusca nuestro entendimiento.
El que va en busca de la verdad, sin conocer el arte de encontrarla, hace el viaje
peor que en vano, porque no vuelve tal como fue; de lo cual son en el mundo
pruebas ostensibles Parménides, Meliso, Briso y otros muchos que marchaban y
no sabían adónde. Así hicieron Sabelio y Arrio, y aquellos necios que fueron
como espadas para las Escrituras, torciendo el recto sentido de sus palabras. Los
hombres no deben aventurarse a juzgar, como hace el que aprecia las mieses en
el campo sin estar granadas; porque he visto primero el zarzal áspero y punzante
durante todo el invierno, y luego cubrirse de rosas en su cima; y he visto a la nave
surcar el mar recta y veloz durante su viaje, y perecer a la entrada del puerto. No
crean doña Berta y señor Martino, por haber visto a uno robando, y a otro
haciendo ofrendas, verlos del mismo modo en la mente de Dios, porque aquél
puede elevarse y éste caer.
CANTO XIV
El agua contenida en un vaso redondo se mueve del centro a la
circunferencia o de ésta al centro, según que la agiten por dentro o por fuera.
Ocurrióseme de pronto esto que digo en cuanto calló el alma gloriosa de Santo
Tomás, por la semejanza que nacía de sus palabras y de las de Beatriz, a quien
plugo decir, después de aquél:
- Éste necesita, aunque no os lo indique ni con la voz ni con el pensamiento,
llegar a la raíz de otra verdad. Decidle si la luz con que se adorna vuestra
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
sustancia permanecerá con vosotros eternamente tal como es ahora; y si así es,
decidle cómo podrá suceder que no os ofenda la vista cuando os rehagáis
visiblemente.
Así como en un arranque de alegría los que dan vueltas danzando elevan la
voz y manifiestan en sus gestos su regocijo, del mismo modo, ante aquel ruego
piadoso y expresivo, los santos círculos demostraron nuevo gozo en su danza y
en su admirable canto. El que se lamenta de que haya de morir aquí abajo para
vivir después en el cielo, no ha visto el placer que la lluvia eterna de la sacrosanta
luz produce en los bienaventurados. Aquel uno y dos y tres que vive siempre, y
siempre reina en tres y dos y uno, no circunscrito y circunscribiéndolo todo, era
cantado tres veces por cada uno de aquellos espíritus con tal melodía, que oírlos
sería justa recompensa para todo mérito. Yo oí en la luz más resplandeciente del
menor círculo una voz mOdesta, quizá como la del Ángel al dirigirse a María que
respondió:
- Mientras dure la fiesta del Paraíso, otro tanto tiempo irradiará nuestro amor
en torno de nuestra vestidura. Su claridad corresponde al ardor que nos inflama;
el ardor, a nuestras celestiales visiones; y estas son tanto más claras, cuanto
mayor es la gracia que cada uno tiene según su valor. Cuando nos revistamos de
la carne gloriosa y santa, nuestra persona será mucho más grata a Dios y a
nosotros, porque estará completa; entonces se aumentará lo que de su gratuita
luz nos da el Sumo Bien, luz que nos permite contemplarle; y entonces deberá
aumentarse también nuestra santa visión, el ardor que ésta produce y el rayo que
del ardor desciende; pero así como el carbón que origina la llama la sobrepuja en
deslumbrante blancura, de tal modo que aparece en medio de ella, de igual
suerte este fulgor que ya nos rodea, será vencido en apariencia por la carne, que
todavía está cubierta por la tierra; y un esplendor tan grande no podrá
ofendemos, porque los órganos del cuerpo serán bastante fuertes para todo lo
que pueda deleitamos.
Uno y otro coro me parecieron tan prontos y unánimes en decir Amén, que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
manifestaron bien claramente el deseo de revestir sus cuerpos mortales; no por
ellos quizá, sino por sus madres, por sus padres, y por los demás seres que les
fueron queridos antes de convertirse en sempiternas llamas. Y he aquí que en
derredor de tales claridades nació una nueva luz sobre la que allí había,
semejante a un horizonte luminoso; y así como al anochecer empiezan a
entreverse en el Cielo nuevas apariciones, que parecen ser y no ser, así me
pareció empezar a ver allí nuevas substancias.
¡Oh verdadero centelleo del Espíritu Santo! ¡Cuán brillante se presentó de
improviso a mis ojos que, vencidos, no pudieron soportarlo! Pero se me mostró
Beatriz tan bella y sonriente, que a su aspecto hubo de quedar esta visión entre
las demás que no he podido retener en la memoria; entonces mis ojos recobraron
fuerzas para alzarse de nuevo, y me vi transportado a mayor gloria sólo con mi
Dama. Por el ígneo fulgor de la estrella, que me parecía más rojo que de
costumbre, eché de ver que había subido a un punto más elevado; y con el
lenguaje que es común a todos, de todo corazón ofrecí a Dios el holocausto
debido por esta nueva gracia. No se había extinguido aún en mi pecho el ardor
del sacrificio, cuando conocí que éste había sido felizmente bien aceptado; pues
se me aparecieron unos resplandores tan deslumbrantes y rojos dentro de dos
rayos luminosos, que exclamé: ¡Oh Helios, cuánto los embelleces!.
Salpicados de grandes y pequeños luminares, lo mismo de Galaxía, cuya
blancura extendida entre los polos del mundo hace dudar a los más sabios,
aquellos rayos formaban en el fondo de Marte el venerable signo que produce la
intersección de los cuadrantes en un círculo. Aquí el ingenio es inferior a mi
memoria; en aquella cruz resplandecía Cristo de suerte, que no puedo encontrar
una comparación digna; pero el que toma su cruz y sigue a Cristo me perdonará
una vez más lo que omito, cuando vea centellear a Cristo en aquel albor. De uno
a otro extremo de los brazos de la cruz y de arriba abajo se agitaban luces, que
lanzaban vívidos destellos cada vez que se unían o pasaban más allá, tal como
se ven en la Tierra los átomos agitándose en línea recta o curva, ágiles o lentos,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cambiando sin cesar de aspecto, en el rayo de luz que corta la sombra que el
hombre, por medio de su inteligencia y de su arte, se procura contra el Sol; y así
como el laúd o el arpa forman con sus numerosas cuerdas una dulce armonía,
aun para el que no distingue cada nota, del mismo modo aquellas luces que allí
se me aparecieron produjeron alrededor de la cruz una melodía, que me
arrebataba a pesar de no comprender el himno. Bien conocí que encerraba altas
alabanzas, porque llegaron hasta mí estas palabras: Resucita y vence, pero como
el que oye sin entender. Y aquella melodía me arrobaba tanto, que hasta
entonces no hubo cosa alguna que me ligara con tan dulces vínculos. Quizá
parezcan demasiado atrevidas mis palabras, creyendo que pospongo a otras
delicias el placer de los bellos ojos, en cuya contemplación se calman todos mis
deseos; pero quien sepa que las vivas marcas de toda belleza la imprimen mayor
a medida que están más elevadas, y considere que allí no me había vuelto aún
hacia ellos, podrá excusarme de lo que me acuso para excusarme, y conocerá
que digo la verdad; pues el santo placer de aquella mirada no esta excluido aquí,
supuesto que se hace más puro a medida que nos elevamos.
CANTO XV
La benigna voluntad, en la que se manifiesta siempre el amor cuyas
aspiraciones son rectas, como la codicia se manifiesta en la voluntad inicua,
impuso silencio a aquella dulce armonía e hizo reposar las santas cuerdas que
por la diestra de Dios están templadas. ¿Cómo se habían de hacer sordas a
súplicas justas aquellas substancias, que, para infundirme el deseo de dirigirles
alguna pregunta, estuvieron acordes en callarse? Justo es que se lamente sin
tregua el que, por amor a cosas que no pueden durar eternamente, se desprende
de aquel amor. Como en noche serena discurre acá o allá por el cielo tranquilo y
puro un repentino fuego, atrayendo las miradas hasta entonces indiferentes, y
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
parecido a una estrella que cambia de sitio, sólo que ninguna desaparece de la
parte donde aquél se enciende y dura poco, así desde el extremo del brazo
derecho al pie de la cruz se corrió un astro de la constelación que aquí
resplandece; pero el diamante no se separó de su ángulo, sino que siguió la faja
luminosa, asemejándose a una luz que pasa por detrás del alabastro. No menos
afectuosa que aquel espíritu se mostró la sombra de Anquises cuando reconoció
a su hijo en los Campos Elíseos, si hemos de dar crédito a nuestro mayor Poeta.
- ¡Oh sangre mía!, ¡oh superabundante gracia de Dios! ¿Quién, como tú, ha
visto abiertas dos veces ante sí las puertas del Cielo?
Así dijo aquella luz; por lo cual fijé en ella toda mi atención; después volví el
rostro hacia mi Dama, y por una y otra parte quedé asombrado; pues en sus ojos
brillaba tal sonrisa, que creí llegar con los míos al fondo de mi gracia y de mi
Paraíso. Luego aquel espíritu, al que era tan grato ver y oír, añadió a sus
primeras palabras cosas que no comprendí; tan profundos fueron sus conceptos;
no porque fuese su intento el ocultármelos, sino por necesidad a causa de ser
éstos superiores a la inteligencia de los mortales. Cuando el arco de su ardiente
afecto estuvo menos tirante para que sus palabras descendiesen hasta el límite
concedido a nuestra inteligencia, la primera cosa que oi fue:
- Bendito seas Tú, trino y uno, que tan propicio eres a mi descendencia.
Y continuó diciendo:
- Hijo mio: gracias a ésa que te ha revestido de plumas para emprender tan
alto vuelo, has satisfecho dentro de esta luz en que te hablo un plácido y largo
deseo de verte, originado en mi de haber leído tu venida en el gran libro donde no
se cambia jamás lo blanco en negro, ni lo negro en blanco. Tú crees que tu
pensamiento ha llegado hasta mi por medio de aquel que es el primero, asi como
de la unidad, de todos conocida, se forman el cinco y el seis; y por eso ni me
preguntas quién soy, ni por qué te parezco más gozoso que otro alguno de esta
alegre cohorte. Crees la verdad; porque, en esta vida, los espíritus que disfrutan,
asi de mayor como de menor gloria, miran en el espejo en que aparece el
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pensamiento antes de nacer. Pero a fin de que el sagrado amor que observo con
perpetua atención, y que excita en mi un dulce deseo, se satisfaga mejor,
manifiesta con voz segura, franca y placentera, cuál es tu voluntad, cuál tu deseo,
pues mi respuesta está ya preparada.
Yo me volví hacia Beatriz; y ella, que me había oído antes de que yo
hablara, se sonrió de un modo que hizo crecer las alas de mi deseo. Después
empecé de este modo:
- Desde que se os patentizó la Igualdad primera, el afecto y la inteligencia
tienen un peso igual en cada uno de vosotros; porque en ese Sol, que os ilumina
y abrasa con su luz y su calor, son tan iguales ambas virtudes, que toda
semejanza es poca. Pero el entendimiento y la voluntad de los mortales, por la
razón que os es ya manifiesta, vuelan con diferentes alas. Así es que yo, que soy
mortal, me veo en esta desigualdad, y únicamente puedo dar gracias con el
corazón a tan paternal acogida. Te suplico, pues, encarecidamente, ¡oh vivo
topacio, que enriqueces esa preciosa joya!, que me hagas sabedor de tu nombre.
- ¡Oh vástago mío, en quien me complacía mientras te esperaba! Yo fui tu
raíz.
De esta suerte dio principio a su respuesta. Después añadió:
- Aquel de quien ha tomado su nombre tu prosapia, y que por espacio de
ciento y más años ha estado girando por el primer círculo del monte, fue mi hijo y
tu bisabuelo; bien necesita que con tus obras disminuyas su prolongada fatiga.
Florencia, dentro del antiguo recinto donde oye sonar aún tercia y nona, estaba
en paz, sobria y púdica. No tenia gargantillas, ni coronas, ni mujeres
ostentosamente calzadas, ni cinturones más llamativos a la vista que la persona
que los lleva. Al nacer, no causaba miedo la hija al padre, porque la época del
matrimonio y el dote no habían salido aún de los límites regulares. No estaban
entonces las casas vacías de moradores; no había llegado aún Sardanápalo a
enseñar lo que se puede hacer en una cámara. Montemalo no era aún vencido
por Uccellatoio, el cual, así como le excede en la subida, le excederá en la
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
bajada. Yo he visto a Bellincion Berti con cinturón de cuero y hebilla de hueso, y a
su mujer separarse del espejo sin colorete en el rostro; he visto a los de Nerli y a
los del Vecchio contentarse con ir cubiertos de una simple piel, y a sus mujeres
dedicadas a la rueca y al huso. ¡Oh afortunadas! Cada una de ellas conocía el
lugar donde había de ser sepultada, y ninguna se había visto abandonada en el
lecho por causa de Francia. La una velaba su cuna, y para consolar a su hijo
usaba el idioma que constituye la primera alegría de los padres y de las madres;
la otra, tirando de la blanca cabellera de su rueca, charlaba con su familia de los
troyanos, y de Fiésole y de Roma. En aquellos tiempos se habría mirado como
una maravilla a una Cianghella y a un Lapo Salterello, como hoy causarían
asombro un Cincinato y una Camelia. En medio de tanta calma, y de tan hermosa
vida por parte de todos y entre tan fieles conciudadanos, me hizo nacer la Virgen
María, llamada a grandes gritos, y en vuestro antiguo Baptisterio fui a un tiempo
cristiano y Cacciaguida. Moronto y Eliseo fueron mis hermanos; mi esposa
procedía del valle del Po, y de ella viene tu apellido. Después seguí al emperador
Conrado, que me concedió el título de caballero; tanto fue lo que le agradé por
mis buenas acciones. Tras él fui contra la maldad de aquella ley, cuyo pueblo
usurpa vuestro dominio, por culpa del Pastor. Allí aquella torpe raza me libró del
mundo falaz, cuyo amor envilece tantas almas, y desde el martirio llegué a esta
paz.
CANTO XVI
¡Oh nobleza de la sangre! Aunque seas muy poca cosa, nunca me admiraré
de que hagas vanagloriarse de ti a la gente aquí abajo, donde nuestros afectos
languidecen; pues yo mismo, allá donde el apetito no se tuerce, quiero decir, en el
cielo, me vanaglorié de poseerte. A la verdad, eres como un manto que se acorta
en breve, de modo que si cada día no se le añade algún pedazo, el tiempo lo va
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
recortando en torno con sus tijeras. Con el vos, al que Roma fue la primera en
someterse y en cuyo empleo no han perseverado tanto sus descendientes,
empezaron esta vez mis palabras; por lo cual, Beatriz, que estaba algún tanto
apartada, sonrióse, pareciéndose a la que tosió cuando Ginebra cometió la
primera falta de que habla la crónica. Yo empecé a decir:
- Vos sois mi padre; vos me infundís aliento para hablar; vos me enaltecéis
de modo, que soy más que yo mismo. Por tantos arroyos se inunda de alegría mi
mente, que se goza en sí misma al considerar que puede contener tanta sin que
la abrume. Decidme, pues, ¡oh mi querido antepasado!, quiénes fueron vuestros
predecesores, y cuáles los años en que comenzó vuestra infancia. Decidme lo
que era entonces el rebaño de San Juan, y cuáles las personas más dignas de
elevados puestos.
Como se aviva la llama del carbón al soplo del viento, así vi yo resplandecer
aquella luz ante mis afectuosas palabras; y si pareció más bella a mis ojos, más
dulce y suave fue también su acento cuando me dijo, aunque no en nuestro
moderno lenguaje:
- Desde el día en que se dijo Ave, hasta el parto en que mi madre, que hoy
es santa, se libró de mi peso, este Planeta fue a inflamarse quinientas cincuenta y
tres veces a los pies del León. Mis antepasados y yo nacimos en aquel sitio
donde primero encuentra el último distrito el que corre en vuestros juegos
anuales. Bástete saber esto con respecto a mis mayores; lo que fueron o de
dónde vinieron es más cuerdo callarlo que decirlo. Todos los que se encontraban
entonces en estado de llevar las armas, entre la estatua de Marte y el Baptisterio,
formaban la quinta parte de los que ahora viven allí; pero la población, que es al
presente una mezcla de gente de Campi, de Certaldo y de Fighine, se veía pura
hasta en el último artesano. ¡Oh!, ¡cuánto mejor fuera tener por vecinas a
aquellas gentes, y vuestras fronteras en Galluzo y Trespiano, que no tenerlas
dentro de vuestros muros, y soportar la fetidez del villano de Aguglión y del de
Signa, que tiene ya los ojos muy abiertos para traficar! Si la gente que está más
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
degenerada en el mundo no hubiera sido una madrastra para César, sino benigna
como una madre para con su hijo, más de uno que se ha hecho florentino, y
cambia y trafica, se habría vuelto a Semifonti, donde andaba su abuelo
pordioseando; los Conti estarían aún en Montemurlo; los Cerchi en la jur isdicción
de Ancona, y quizá aun en Valdigrieve los Buondelmonti. La confusión de las
personas fue siempre el principio de las desgracias de las ciudades, como la
mezcolanza de los alimentos lo es de las del cuerpo; pues un toro ciego cae más
pronto que un cordero ciego; y muchas veces corta más y mejor una espada que
cinco. Si consideras cómo han desaparecido Luni y Urbisaglia, y cómo siguen sus
huellas Chiusi y Sinigaglia, no te parecerá una cosa difícil de creer el oír cómo se
deshacen las familias, puesto que las ciudades mismas tienen un término. Todas
vuestras cosas mueren como vosotros; pero se os oculta la muerte de algunas
que duran mucho, porque vuestra vida es muy corta; y así como los giros del cielo
de la Luna cubren y descubren sin tregua las orillas del mar, lo mismo hace con
Florencia la Fortuna; por lo cual no debe asombrarte lo que voy a decir con
respecto a los primeros florentinos, cuya fama está envuelta en la oscuridad de
los tiempos. He visto ya en decadencia los Ughi, los Catellini, Filippi, Greci,
Ormanni y Alberichi, todos ilustres caballeros; he visto también con los de la
Sannella a los del Arca y a los Soldanieri, los Ardinghi y los Bostichi, tan grandes
como antiguos. Sobre la puerta, cargada al presente con una felonía de tan gra n
peso, que en breve hará zozobrar vuestra barca, estaban los Ravignani, de
quienes descienden el conde Guido, y los que han tornado después el nombre del
gran Bellincion. El primogénito de la familia de la Pressa conocía el arte de
gobernar bien, y en casa de Galigaio se veían ya los distintivos de la nobleza, que
consistían en usar dorados la guarnición y el pomo de la espada. Grande era ya
la columna de la Comadreja, e ilustres los Cacchetti, Giuochi, Fifanti, Baruci y
Galli, y los que se avergüenzan al recuerdo de la medida. El tronco de que
nacieron los Calfucci era ya grande, y ya habían sido promovidos a las sillas
curules los Sizii y los Arrigucci. ¡Oh!, ¡cuán fuertes he visto a aquellos, que han
sido destruidos por su soberbia! Y sin embargo, las bolas de oro con sus altos
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
hechos hacían florecer a Florencia; así como también los padres de aquellos que
siempre que está vacante vuestra iglesia, engordan mientras se hallan reunidos
en consistorio. La presuntuosa familia que persigue como un dragón al que huye,
y se humilla como un cordero ante el que le enseña los dientes o la bolsa, venía
ya engrandeciéndose; pero su origen era bajo; por esto no agradó a Ubertino
Donato que su suegro le hiciera emparentar con ella. Los Caponsacco habían
descendido ya de Fiésole, y habitaban en el Mercado, y ya Giuda e Infangato
eran buenos ciudadanos. Voy a decirte una cosa increíble y verdadera: en el
pequeño círculo que formaba la ciudad, se entraba por una puerta que debía su
nombre a la familia de la Pera. Todos los que llevan las bellas insignias del gran
Barón, cuyo nombre y cuya gloria se renuevan en la fiesta de Santo Tomás,
recibieron de él sus títulos de caballero y sus privilegios; si bien hoy se ha
colocado en el partido del pueblo aquel que rodea sus insignias de un círculo de
oro. Ya los Gualterotti y los Importuni vivían tranquilos en el Borgo, y más lo
habrían estado sin nuevos vecinos. La casa de que ha nacido vuestro llanto, por
el justo rencor que os ha destruido y dado fin a vuestra agradable vida, era
honrada con todos los suyos. ¡Oh Buondelmonte!, ¡cuán mal hiciste en no aliarte
con ella por medio del matrimonio para consuelo de los demás! Muchos de los
que hoy están tristes estarían alegres, si Dios te hubiese entregado a Ema la
primera vez que viniste a la ciudad. Pero era preciso que ante aquella piedra rota
que guarda el puente, sacrificara Florencia una víctima en sus últimos días de
paz. Con tales familias y con otras muchas he visto a Florencia en medio de tan
gran reposo, que no tenía motivo para llorar. Con estas familias he visto a su
pueblo tan glorioso y justo, que jamás el lirio fue llevado al revés en la lanza, ni se
había vuelto aún rojo a causa de las discordias.
CANTO XVII
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Estaba yo afanoso como aquel cuyo ejemplo hace que los padres sean un
poco condescendientes con sus hijos, cuando acudió a Climene para cerciorarse
de lo que acerca de él había oído; y bien lo conocían Beatriz y aquella luz que por
mí había cambiado antes de sitio; por lo cual me dijo mi Dama:
- Exhala el ardor de tu deseo de tal modo que salga bien expresado con la
fuerza que lo sientes; no para que nosotros lo conozcamos mejor por tus
palabras, sino para que te atrevas a manifestar tu sed, a fin de que otros te den
de beber.
- ¡Oh mi querida planta, que te elevas tanto, que mirando al punto a quien
todos los tiempos son presentes, ves las cosas contingentes antes de que sean
en sí, como ven las inteligencias terrestres que dos ángulos obtusos no pueden
caber en un triángulo! Mientras acompañado de Virgilio subía yo por el monte
donde se curan las almas, y cuando bajaba por el mundo de los muertos, se me
dijeron palabras graves acerca de mi vida futura; y aunque me considere como un
tetrágono ante los golpes de la desgracia, quisiera saber cuál es la suerte que me
está reservada, pues el dardo previsto hiere con menos fuerza.
Así dije a la misma luz que me había hablado antes, manifestando mi deseo
como lo quiso Beatriz. Aquel amoroso progenitor mío, encerrado y patente a un
mismo tiempo en su esplendor risueño, me contestó, no en los términos
ambiguos con que eran engañados los necios gentiles antes de que fuese
inmolado el Cordero de Dios que redimió los pecados, sino con palabras claras y
en latín correcto:
- Las contingencias a cuyo conocimiento no alcanzan los límites de vuestra
materia, están todas presentes a la vista de Dios. De aquí no se infiere, sin
embargo, su necesidad, sino como es preciso que se pinte en los ojos de quien la
mira, la nave que desciende por una corriente. Desde la mente divina llega a mi
vista, como a los oídos la dulce armonía del órgano, el tiempo que para ti se
prepara. Del mismo modo que Hipólito partió de Atenas por la crueldad y perfidia
de su madrastra, tendrás que salir de Florencia. Esto es lo que se quiere, y lo que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
se busca y pronto será hecho por los que lo meditan allá donde diariamente se
vende a Cristo. Las culpas caerán sobre los vencidos, como es costumbre, pero
el castigo dará testimonio de la verdad, que lo envía al que lo merece. Tú
abandonarás todas las cosas que más entrañablemente amas, y este es el primer
dardo que arroja el arco del destierro. Tú probarás cuán amargo es el pan ajeno,
y cuán duro camino el que conduce a subir y bajar las escaleras de otros. Y lo
que más gravará tus espaldas será la compañía estúpida y malvada con la cual
caerás en este valle; porque ingrata, loca e impía, se revolverá contra ti; si bien
poco después, ella y no tú, verá destrozada su frente. Su conducta probará su
bestialidad, de suerte que para ti será más laudable haberte separado
completamente de ella. Tu primer refugio y tu primer albergue serán la cortesía
del Gran Lombarda, que sobre la escala lleva el ave santa, el cual te mirará tan
benignamente, que entre ambos el dar precederá al pedir, al contrario de lo que
sucede entre los demás. Si, verás a aquel que al nacer fue tan inspirado por esta
fuerte estrella, que sus hechos serán siempre admirados. Los pueblos no han
reparado en él aún a causa de su corta edad, pues sólo hace nueve años que
giran en derredor suyo estas esferas. Pero antes de que el Gascón engañe al
gran Enrique, aparecerán los destellos de su virtud en su desprecio al dinero y a
las fatigas. Sus magnificencias serán tan conocidas, que ni aun sus mismos
enemigos podrán dejar de referirlas. Espera en él y en sus beneficios; por él
muchos hombres serán transformados, y los ricos y los pobres cambiarán de
condición. Lleva grabado en tu mente cuanto te predigo acerca de él, pero no lo
manifiestes a nadie.
Y me refirió después, cosas, que parecerán increíbles aun a aquellos q ue
las presencien. Después añadió:
- Hijo mío, tales son las interpretaciones de lo que se te ha dicho; tales las
asechanzas que se te ocultarán por pocos años. No quiero, sin embargo, que
odies a tus conciudadanos, pues tu vida se prolongará más aún de lo que tarde el
castigo de su perfidia.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Cuando, por su silencio, demostró el alma santa que había concluido de
poner la trama en la tela que le presenté urdida, empecé a decir, como el que en
sus dudas desea el consejo de una persona entendida, recta y amante:
- Bien veo, padre mío, cómo corre el tiempo hacia mí para darme uno de
esos golpes, tanto más graves, cuanto más desprevenido se vive; por lo cual es
bueno que me arme de previsión, a fin de que, si se me priva del lugar que más
quiero, no pierda los demás por causa de mis versos. Allá abajo, en el mundo
eternamente amargo, y en el monte desde cuya hermosa cumbre me elevaron los
ojos de mi Dama, y después en el cielo, de luz en luz, he oído cosas, que si las
repitiera, serían para muchos de un sabor desagradable; y si soy cobarde amigo
de la verdad, temo perder la fama entre los que llamarán a este tiempo el tiempo
antiguo.
La luz en que sonreía el tesoro que yo había encontrado allí, empezó por
brillar como un espejo de oro a los rayos del Sol, y después respondió:
- Sólo una conciencia manchada por su propia vergüenza o por la ajena
encontrará aspereza en tus palabras; no obstante esto, aparte de ti toda mentira,
manifiesta por completo tu visión, y deja que se rasque el que tenga sarna; pues
si tu voz es desagradable al gustarla por primera vez, dejará un alimento
vivificante cuando sea digerida. Tu grito hará lo que el viento, que azota más las
más elevadas cumbres, lo cual no será una pequeña prueba de honor. Por eso
tan sólo se te han mostrado en estas esferas, en el monte y en el doloroso valle
las almas que han gozado de cierto renombre; porque el ánimo del que escucha
no fija su atención ni presta fe a ejemplos sacados de una raíz oculta y
desconocida, ni a otras cosas que no se manifiesten claramente.
CANTO XVIII
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Aquel espíritu bienaventurado se recreaba ya en sus reflexiones, y yo
saboreaba las mías, atemperando lo amargo con lo dulce, cuando la Dama que
me conducía hasta Dios me dijo:
- Cambia de ideas; piensa que yo estoy al lado de Aquél que alivia todas las
contrariedades.
Yo me volví hacia la voz amorosa de mi consuelo, y desisto de expresar cuál
fue el amor que vi entonces en sus santos ojos; no sólo porque desconfíe de mis
palabras, sino porque la mente no puede repetir lo que es superior a ella, si otro
poder no le ayuda. Sólo puedo decir con respecto a este punto que,
contemplándola, mi ánimo se vio libre de todo otro deseo; pues el placer eterno,
que irradiaba directamente sobre Beatriz, me hacía dichoso al verlo reflejado en
su hermoso rostro. Pero ella, desviándome de esta contemplación con la luz de
una sonrisa, me dijo:
- Vuélvete y escucha; que no está solamente en mis ojos el Paraíso.
Así como algunas veces se ve la pasión en la fisonomía, si aquélla es tanta
que el alma entera le está sometida, del mismo modo en los destellos del fulgor
santo, hacia el cual me volví, conocí el deseo de continuar nuestra plática. Y en
efecto, empezó diciendo:
- En esta quinta rama del árbol que recibe la vida por la copa, y fructifica
siempre y nunca pierde sus hojas, son bienaventurados los espíritus que allá
abajo, antes de venir al cielo, alcanzaron tan gran renombre, que toda musa se
enriquecería con sus acciones; mira los brazos de la cruz, y los que te iré
nombrando harán en ellos lo que el relámpago en la nube.
Apenas nombró a Josué, vi pasar un fulgor por la cruz, y el oír pronunciar
aquel nombre y ver deslizarse su resplandor fue todo uno.
Al nombre del Gran Macabeo, vi moverse otra luz dando vueltas a causa de
su alegría. Del mismo modo, a los nombres de CarloMagno y de Orlando, mi
atenta mirada siguió a dos luces, como sigue la vista el vuelo del halcón. Después
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pasaron ante mis ojos por aquella cruz Guillermo y Rinoardo, el duque Godofredo
y Roberto Guiscardo. En seguida, el alma que me había hablado se movió del
mismo modo y se reunió a los anteriores, demostrándome lo artista que era entre
los cantores del cielo.
Volvíme hacia la derecha para conocer en Beatriz lo que debía hacer, bien
por sus palabras o por sus ademanes; y vi sus ojos tan serenos, tan gozosos, en
su rostro sobrepujaba a todos los otros, y hasta a su anterior aspecto. Y así como
el hombre que obra bien por el mayor placer que siente, advierte de día en día el
aumento de su virtud, así yo, viendo más resplandeciente aquel milagro de
belleza, reparé que se había hecho más extenso el circulo de mi rotación
juntamente con el cielo; y en breve espacio de tiempo que muda de color el rostro
de una doncella cuando depone el peso de la vergüenza, presentóse a mis ojos,
al volverme, una transmutación semejante por efecto de la blancura de la sexta y
templada estrella, que me habla recibido en su interior. Yo vi en aquella antorcha
de Jove los destellos del amor que en ella existía, representando a mis ojos
nuestro alfabeto; y así como las aves que se elevan sobre un río, regocijándose al
llegar al sitio donde encuentran su alimento, forman a veces una hilera circular, y
otras veces la prolongan, de igual suerte revoloteaban cantando las santas
criaturas dentro de aquellas luces, y describiendo D, I o L con sus movimientos.
Primeramente ajustaban su baile al canto; después, representando uno de
aquellos caracteres, se detenían un momento y guardaban silencio.
¡Oh divina Pegásea, que glorificas y prolongas la vida de los ingenios,
haciendo que perpetúen la memoria de las ciudades y de los reinos! Ilumíname a
fin de que describa sus figuras tales cuales las he visto, y de que aparezca tu
poder en estos cortos versos.
Las luces formaron, pues, cinco veces siete vocales y consonantes, y yo
observé aquellas figuras conforme me fueron apareciendo. Diligite justitiam fue el
primer verbo y el primer nombre que representaron; qui judicatis terram fueron las
últimas palabras. Después, en la M del quinto vocablo se quedaron formadas de
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
modo que la estrella de Júpiter en aquel punto parecía de plata moteada de oro.
Entonces vi descender otras luces sobre la parte superior de la M y detenerse allí
cantando, según creo, el bien que hacia sí las atrae. Después, así como del
choque de dos tizones ardientes salen innumerables chispas, de donde los necios
deducen augurios, parecióme que se elevaban más de mil luces, remontándose
unas más y otras menos, según las distribuye el Sol que las enciende; y cuando
cada cual quedó fijo en su puesto, vi que aquellas luces formaban distintamente
la cabeza y el cuello de un águila. Aquel que pinta esto no tiene quién le guíe,
antes bien él guía todas las cosas, y de él procede esa virtud que mueve a los
animales a dar una forma apropiada a sus nidos. Los demás bienaventurados,
que anteriormente parecían contentarse con formar sobre la M una corona de
lises, por medio de un pequeño movimiento concluyeron la figura del águila.
- ¡Oh dulce estrella!, ¡cuántas y qué resplandecientes almas me
demostraron allí que nuestra justicia es un efecto del cielo que tú adornas! Por
eso suplico a la Mente, principio de tu movimiento y de tu fuerza, que repare de
dónde sale el humo que obscurece tus rayos, a fin de que se irrite otra vez contra
los compradores y vendedores del templo que se fortificó con los milagros y la
sangre de los mártires. ¡Oh milicia celestial a quien contemplo! Ruega por los que
existen en la Tierra extraviados por el mal ejemplo. Era ya antigua costumbre
hacer la guerra con la espada; hoy se hace arrebatando por doquiera el pan que
a nadie niega nuestro piadoso Padre. Pero tú, que escribes solamente para
borrar, piensa que aún están vivos Pedro y Pablo, los cuales murieron por la viña
que de tal modo echas a perder. Con razón puedes decir: Tengo tan fijos mis
deseos en aquél que quiso vivir solo, y que a consecuencia de un baile fue
arrastrado al martirio, que no conozco al Pescador ni a Pablo.
CANTO XIX
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Ante mí aparecía, con las alas abiertas, la bella imagen que en su dulce
fruición hacía dichosas a las almas reunidas. Cada una de éstas parecía un
pequeño rubí, en el que brillaba tan encendido un rayo de Sol, que reflejaba a mis
ojos la imagen del mismo Sol. Y lo que necesito describir ahora no lo anunció la
voz jamás, ni lo escribió la tinta, ni lo concibió la imaginación. Porque vi, y aun oí
hablar al pico del águila y decir con su voz Yo y Mío, cuando su intención era
decir: Nos y Nuestro. Y empezó así:
- Por haber sido justo y piadoso estoy aquí exaltado hasta esta gloria, que
no se deja vencer por el deseo; y en la Tierra dejé tal memoria de mí, que los
hombres más perversos la recomiendan, pero no siguen su ejemplo.
Así como de muchas brasas sale un solo calor, así también de aquella
imagen, formada por muchos amores, salía una sola voz. Entonces respondí:
- ¡Oh perpetuas flores de la dicha eterna, que como un solo perfume me
hacéis sentir todos vuestros aromas! Poned fin con vuestras palabras al gran
ayuno que me ha tenido hambriento durante largo tiempo, por no encontrar en la
Tierra alimento alguno. Bien sé que, si la justicia divina se refleja en otras esferas
como en un espejo, en la vuestra no se ve a través de un velo. Sabéis cuán
atento me preparo a escucharos; sabéis también cuál es aquella duda que para
mí se convierte en tan antiguo ayuno.
Así como el halcón a quien quitan la caperuza mueve la cabeza, y bate las
alas en señal de contento, demostrando sus deseos e irguiéndose con gallardía,
lo mismo vi hacer al águila que estaba formada de alabanzas de la divina Gracia,
las cuales cantaban como sabe cantar el que se deleita allá arriba. Después
comenzó de esta suerte:
- Aquel que abarcó con su compás hasta las extremidades del mundo, y
encerró en su abertura tantas cosas ocultas y manifiestas, no pudo dejar sobre
todo el universo una huella tan profunda de su poder, que su entendimiento no
fuese infinitamente superior al de todos los entendimientos creados, como lo
prueba el que el primer soberbio, que era la criatura más excelente, por no
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
esperar la luz de la gracia divina, cayó del Cielo antes de ser confirmado en ella.
De aquí resulta que las criaturas menos perfectas que aquélla son pequeños
receptáculos para contener aquel bien sin fin, único que puede medirse a si
mismo. Aun nuestra vista, que es casi un rayo de la mente divina de que están
llenas todas las cosas, no puede, por su naturaleza, ser tan penetrante que
discierna su principio sino bajo una apariencia muy lejana de la verdad. La vista
que recibe vuestro mundo sólo penetra en la justicia sempiterna como el ojo se
interna en el mar; que aunque vea el fondo cerca de la orilla, no lo ve en el
inmenso piélago; y sin embargo, el fondo existe, pero su profundidad misma lo
oculta. No existe luz si no procede del Ser tranquilo que no se turba nunca; fuera
de él no hay más que tinieblas, o sombras de la carne o su veneno. Bastante he
descorrido el velo que te ocultaba la viva justicia, sobre la que hacías tan
frecuentes preguntas, pues tú decías: Un hombre nace en la orilla del Indo, y allí
no hay quien hable de Cristo, ni quien lea o escriba con respecto a él; todas sus
acciones y deseos son buenos, y en cuanto puede ver la razón humana, no ha
pecado ni en obras ni en palabras; si muere sin bautismo y sin fe, ¿dónde está la
justicia que le condena? ¿Dónde su falta, si no cree? Ahora bien: ¿quién eres tú,
que quieres tomar asiento en el tribunal para juzgar a mil millas de distancia con
un palmo de vista? En verdad que quien hablando conmigo sutiliza por ver los
rayos de la justicia divina, tendría razón para dudar de su rectitud, si no estuviese
sobre vosotros la Escritura. ¡Oh animales terrestres!, ¡oh inteligencias burdas! La
primera voluntad, que es buena por si misma, que es el Sumo Bien, no se ha
separado jamás de si misma. Solamente es justo lo que a ella se conforma;
ningún bien creado la atrae; pero ella produce este bien con sus rayos.
Cual cigüeña que se revuelve sobre el nido, después de haber alimentado a
sus hijos, y así como uno de éstos, ya alimentado, la mira, del mismo modo
empezó la bella imagen a agitarse sobre mí, e igualmente elevé mis ojos hacia
ella, que movía sus alas, impelidas por tantos espíritus. Al dar vueltas, cantaba y
decia:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Mis notas son tan incomprensibles para ti, como el juicio eterno para
vosotros los mortales.
Luego que aquellos refulgentes ardores del Espíritu Santo se detuvieron, sin
dejar de formar el signo que hizo a los romanos temibles en el mundo, el mismo
signo continuó diciendo:
- A este reino no ha subido jamás quien no creyó en Cristo, ni antes ni
después de que éste fuera enclavado en el santo leño; pero mira, muchos que
exclaman Cristo, Cristo, estarán menos próximos a Él en el día del juicio, que
algunos de los que no han conocido a Cristo; y a tales cristianos causará
vergüenza el Etíope, cuando se dividan los dos colegios, uno enteramente rico, y
otro miserable. ¿Qué no podrán decir los persas a vuestros reyes, cuando vean
abierto aquel volumen en el que se escriben todos sus desprecios? Allí se verá,
entre las obras de Alberto, la que en breve agitará la pluma, y por la cual quedará
desierto el reino de Praga. Allí se verá el daño que ocasiona junto al Sena,
falsificando la moneda, el que morirá herido por un jabalí. Allí se verá la insaciable
soberbia que enloquece del tal modo al escocés y al inglés, que no pueden sufrir
el verse contenidos en los límites de sus Estados. Se verá la lujuria y la molicie
del de España, y del de Bohemia, que jamás conoció ni quiso conocer el valor.
Allí se verá también marcada con una L la bondad del Cojo de Jerusalén,
mientras que lo contrario a ella tendrá por marca una M. Se verá la avaricia y la
vileza de aquel que guarda la isla del fuego, donde terminaron los prolongados
días de Anquises; y para demostrar su mezquindad, se emplearán muchas
abreviaturas en su escrito, a fin de que en poco espacio se contengan muchas
palabras. Y a la vista de todos aparecerán las vergonzosas obras del tío y del
hermano, que han envilecido tan egregia estirpe y dos coronas. Allí serán
conocidos el de Portugal y el de Noruega, y el de Rascia, que alteró los cuños de
Venecia. ¡Oh Hungría feliz, si no se deja guiar mal! ¡Oh dichosa Navarra, si se
defendiese con el monte que la rodea! Todos deben creer que ya, en presagio de
esto, Nicosia y Famagusta se lamentan y claman contra su bestia, que no
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
discrepa de las otras.
CANTO XX
Cuando Aquél que ilumina el mundo entero desciende de nuestro
hemisferio, de tal modo que el día se extingue en todas partes, el cielo encendido
antes por él solo, aparece súbitamente sembrado de luces, en las cuales se
refleja una sola. Y aquel estado del cielo me vino a la imaginación, cuando la
enseña del mundo y de sus jefes cerró su bendito pico; porque brillando mucho
más todos aquellos vivos resplandores, entonaron suaves cantos, que han
desaparecido de mi memoria. ¡Oh dulce amor, que bajo aquella riente luz te
ocultas! ¡Cuán ardiente me parecías en medio de aquellos efluvios sonoros, que
sólo respiran santos pensamientos! Después que las preciosas y brillantes joyas
de que vi adornada la sexta estrella cesaron en sus cantos angélicos, me pareció
oír el murmullo de un río que límpido desciende de roca en roca, mostrando la
fecundidad de su elevado manantial. Y así como el sonido adquiere su forma en
el cuello de la cítara, y en los orificios de la zampoña el soplo del que la toca, así
también subió de improviso aquel murmullo por el cuello del Águila, como si éste
estuviese perforado. Prodújose allí una voz, que salió por su pico en forma de
palabras, según las esperaba mi corazón, donde las escribí:
- Debes ahora mirar fijamente -empezó a decir- aquella parte de mí misma
que en las águilas mortales contempla y soporta la luz del Sol; porque entre los
fuegos que componen mi figura, los que hacen centellear el ojo de mi cabeza
tienen un grado de luz mayor que todos los demás. Aquel que, haciendo las
veces de pupila, luce en medio, fue el cantor del Espíritu Santo, que transportó el
arca de ciudad en ciudad; ahora conoce el mérito de su canto en la parte que fue
obra de su propia voluntad, por la remuneración que proporcionalmente ha
recibido. De los cinco que forman el arco de mi ceja, el que está más próximo al
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pico consoló a la viuda de la pérdida de su hijo; ahora conoce cuán caro cuesta
no seguir a Cristo, por la experiencia que tiene de esta dulce vida y de la opuesta.
El que le sigue en la parte superior de la circunferencia de que hablo, dilató su
muerte para hacer verdadera penitencia; ahora conoce que los eternos juicios de
Dios son invariables, aunque una ferviente oración consiga allá abajo que suceda
mañana lo que debería suceder hoy. El otro que sigue se hizo griego conmigo y
con las leyes para ceder su puesto al Pastor, guiado por una buena intención que
produjo malos frutos; ahora conoce que el mal resultado de su buena acción no le
es nocivo, por más que haya sido causa de la destrucción del mundo. Aquel que
ves en el declive del arco fue Guillermo, a quien llora la Tierra que se lamenta de
Carlos y Federico vivos; ahora conoce el amor del cielo hacia un rey justo, y así lo
manifiesta por el resplandor de que está rodeado. ¿Quién creería en el mundo
lleno de errores, que el troyano Rifeo fuera en este arco la quinta de las luces
santas? Aunque su vista no penetre hasta el fondo de la divina gracia, demasiado
conoce ahora lo que en ella no puede ver el mundo.
Como la alondra que en el aire se cierne cantando, y después calla,
contenta de la última melodía que la satisface, tal me pareció la imagen,
satisfecha del eterno placer, por cuya voluntad todas las cosas son lo que son; y
aun cuando yo hiciese allí visibles mis dudas como el vidrio manifiesta por su
transparencia el color de que se ha revestido su superficie, esas mismas dudas
no me permitieron esperar la respuesta callando, sino que con su fuerza hicieron
salir de mi boca estas palabras: ¿Qué cosas son esas? por lo cual conocí en los
nuevos destellos que despedían aquellas almas dichosas la alegría que les
causaba responder a mis preguntas. Después, con el ojo más inflamado, me
respondió el bendito signo, para no tenerme por más tiempo entregado a mi
asombro:
- Veo que crees estas cosas, porque yo las digo, pero no comprendes cómo
pueden ser; de suerte que, aunque creídas, no por eso están menos ocultas. Tú
haces como aquel que aprende a conocer las cosas por su nombre, pero que no
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
puede ver su esencia, si otro no se la manifiesta. Regnum coelorum cede a la
violencia del ardiente deseo y de la viva esperanza, cuyos afectos vencen a la
divina voluntad; pero no a la manera que el hombre prevalece sobre el hombre,
sino que la vencen porque quiere ser vencida; y vencida, vence con su
benignidad. Te causan asombro la primera y la quinta almas que forman el arco
de la ceja, porque ves adornada con ellas la región de los Ángeles. No salieron
paganas de sus cuerpos, como crees, sino cristianas, teniendo fe viva, la una en
los pies que debían ser crucificados, y la otra en los que ya lo habían sido. Una
de ellas, saliendo del Infierno donde nadie se convierte a Dios con buen deseo,
volvió a habitar su cuerpo en recompensa de una viva esperanza; de una viva
esperanza, que rogó fervientemente a Dios para resucitarla, a fin de que su
voluntad pudiera ser movida. El alma gloriosa de que se habla, vuelta a su carne
en que permaneció poco tiempo, creyó en Aquél que podía ayudarla; y al creer,
se abrasó de tal modo en el fuego de un verdadero amor, que después de su
segunda muerte fue digna de venir a participar de estos goces. La otra, merced a
una gracia que mana de una fuente tan profunda, que no ha habido criatura cuya
mirada pudiera penetrar hasta su manantial, cifró allá abajo todo su amor en la
justicia; por lo cual de gracia en gracia Dios abrió sus ojos a nuestra redención
futura, y creyendo en ella, no soportó por más tiempo la fetidez del paganismo,
reprendiendo por su causa a las gentes pervertidas. Aquellas tres mujeres que
viste junto a la rueda derecha del carro, le bautizaron más de mil años antes de
que se instituyera el bautismo. ¡Oh predestinación!, ¡cuán remota está tu raíz de
la vista de aquellos que no ven toda la causa primera! Y vosotros, mortales, sed
circunspectos en vuestros juicios; pues nosotros, que vemos a Dios, no
conocemos aún todos sus elegidos; y sin embargo, no es grata semejante
ignorancia; porque nuestra beatitud se perfecciona con este bien, y queremos lo
que Dios quiere.
Tal fue el suave remedio que me dio aquella imagen divina para aclarar mi
vista. Y así como un buen tocador de cítara hace acompañamiento a un buen
cantor con la vibración de las cuerdas, adquiriendo de este modo mayor atractivo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
el canto, así mientras hablaba, recuerdo que vi a los benditos resplandores agitar
sus llamas al compás de las palabras, como los párpados que se mueven
acordes y al mismo tiempo.
CANTO XXI
Mis ojos se habían fijado de nuevo en el rostro de mi Dama, y el ánimo con
ellos se había separado de todo otro objeto. Ella no sonreía:
- Pero si yo riese -empezó a decirme-, te quedarías como Semele, cuando
fue reducida a cenizas; pues mi belleza, que, según has visto, brilla más cuanto
más asciende por las gradas del eterno palacio, si no se moderase,
resplandecería tanto, que tu fuerza mortal perecería ante s u fulgor como la rama
destrozada por el rayo. Nos hemos elevado al séptimo esplendor que, colocado
bajo el pecho del ardiente León, difunde ahora sobre la Tierra sus rayos
mezclados con el fuerte influjo de aquél. Fija la mente en pos de tus miradas, y
haz de tus ojos un espejo para la imagen que se te aparecerá en este espejo.
Quien supiese cuán dulcemente se recreaba mi vista en el semblante
dichoso de Beatriz, cuando invitado por ella la dirigí hacia otro objeto, conocería
lo grato que me sería obedecer a mi Guía celestial, considerando que el placer de
obedecerla contrabalanceaba al que yo sentía contemplándola. Dentro del cristal
que, rodeando al mundo, lleva el nombre de su querido señor, bajo cuyo imperio
permaneció muerto todo mal, vi una escala del color del oro en que se refleja un
rayo de Sol, y tan elevada, que mis ojos no podían seguirla. Vi además bajar por
sus escalones tantos resplandores, que pensé que todas las luces que brillaban
en el cielo estaban esparcidas allí. Y así, como, por una costumbre natural, las
cornejas se agitan reunidas al romper el día para dar calor a sus ateridas alas, y
mientras se alejan algunas sin volver, otras regresan al punto de donde se
remontaban, y otras revolotean sobre él, lo mismo me pareció que hacían
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
aquellos fulgores que habían ido descendiendo hasta que se detuvieron en un
escalón determinado. El que se quedó más cerca de nosotros empezó a
resplandecer tanto, que yo decía entre mí: Conozco el amor que me anuncias.
Pero Aquélla, de quien espero la orden para hablar o callar, permaneció inmóvil;
así es que, a pesar mío, hice bien en no preguntar nada. Por lo cual, ella, que leía
en la vista de Aquél que lo ve todo, el deseo que yo ocultaba, me dijo:
- Puedes manifestar tu ardiente anhelo.
Entonces empecé de esta suerte:
- Mis méritos no me hacen digno de tu respuesta, pero en nombre de
aquella que me permite interrogarte, alma bienaventurada, que te ocultas en tu
alegría, dame a conocer la causa que tanto te aproxima a mí, y dime por qué no
se oye en esta esfera la dulce sinfonía del Paraíso, que tan devotamente resuena
en las de abajo.
- Tu oído es tan débil como tu vista -me contestó-, aquí no se canta por la
misma razón que Beatriz no sonríe. He descendido tanto por las gradas de la
escala santa, sólo para recrearte con mis palabras y con la luz de que estoy
revestida. No es un mayor afecto lo que me ha hecho más solícita; pues en toda
esta escala hay un amor tan ferviente y más que el mío, según te lo manifiestan
los destellos de esas almas; pero la alta caridad, que nos convierte en siervas
atentas a la voluntad que rige al mundo, nos designa el sitio en que, según
puedes ver, estamos colocadas.
- Bien veo -dije yo-, ¡oh sagrada lámpara!, que un amor libre basta en esta
corte para hacer lo que quiere la eter na Providencia; mas lo que me parece
sumamente dificil de comprender es por qué fuiste tú entre todas tus compañeras
la destinada a este cargo.
Aun no había pronunciado la última palabra, cuando la luz, haciendo un eje
de su centro, giró con la rapidez de una rueda. Después me respondió la amorosa
alma que estaba dentro de ella:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- La luz divina se fija en mí penetrando en la que me envuelve, y su virtud,
unida a mi vista, me eleva tanto sobre mí misma, que veo la suma esencia de que
aquélla emana. De aquí proviene la alegría con que brillo; porque a la claridad de
mi visión junto la de la luz que me rodea. Pero el alma que más brilla en el cielo,
el serafín que tiene más fijos los ojos en Dios no podrá satisfacer tus preguntas;
porque lo que deseas saber penetra tan profundamente en el abismo del decreto
eterno, que está muy apartado de toda vista creada; y cuando vuelvas al mundo
mortal, refiere lo que te digo, a fin de que nadie presuma llegar al fondo de tal
arcano. La mente, que aquí es luz, en la Tierra es humo; considera, pues, cómo
podrá comprender allá abajo lo que aquí no comprende, por más que el cielo la
enaltezca.
Sus palabras me contuvieron de tal modo, que abandoné la cuestión y me
limité a rogarle humildemente que me dijese quién era.
- Entre las dos costas de Italia, y no muy lejos de tu patria, se elevan unos
peñascos, tanto que los truenos retumban a mucha menos altura. Aquellos
peñascos forman una eminencia que se llama Catria, al pie de la cual hay un
yermo consagrado únicamente al culto del verdadero Dios.
Así en empezó a hablar por tercera vez; y continuando luego, añadió:
- De tal modo me dediqué allí al servicio de Dios, que sólo con legumbres y
zumo de olivas pasaba fácilmente fríos y calores, satisfecho con mis ideas
contemplativas. Aquel claustro producía fértilmente para esta parte de los cielos,
y ahora está tan vacío, que será preciso que en breve lo sepa el mundo. En aquel
sitio estuve yo, Pedro Damián; y Pedro el Pecador en la casa de Nuestra Señora,
a orilla, del Adriático. Escasa era ya mi vida mortal, cuando fui llamado y obligado
a recibir aquel capelo que sólo se transmite de malo a peor. Vinieron en otro
tiempo Cefas y el Vaso de elección del Espíritu Santo, flacos y descalzos,
aceptando su alimento de cualquier mano. Ahora los modernos pastores quieren
que de uno y otro lado los apoyen, ¡tan pesados son!, y que les lleven en litera, y
que vaya detrás quien les sostenga la cola. Cubren con sus mantos sus
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cabalgaduras, de suerte que van dos bestias bajo una sola piel. ¡Oh paciencia de
Dios, que tanto soportas!
Al sonido de estas palabras, vi muchas llamas que bajaban girando de
escalón en escalón, y a cada vuelta se hacían más bellas. Vinieron a detenerse
alrededor de aquella luz, y prorrumpieron en un clamor tan alto, que nada e n el
mundo puede asemejársele; su estruendo me ensordeció de tal modo, que no
comprendí lo que dijeron.
CANTO XXII
Mudo de estupor me volví hacia mi Guía, como un niño que se acoge
siempre a quien le inspira más confianza; y aquélla, como la madre que socorre
prontamente al hijo azorado y pálido con su vos consoladora, me dijo:
- ¿No sabes que estás en el cielo? ¿No sabes que todo el cielo es santo, y
que lo que en él se hace procede de un buen cielo? Si el grito que acabas de oir
te ha conmovido tanto, ahora puedes pensar cómo te habría perturbado aquel
suave cántico unido a mi sonrisa. Y si hubieras comprendido lo que se rogó al
exhalar ese grito, conocerías la venganza que verás antes de tu muerte. La
espada de aquí arriba no hiere nunca demasiado pronto, ni demasiado tarde,
como suele parecerles a los que la esperan con temor o con deseo. Pero ahora
vuélvete hacia otro lado, y verás muchos espíritus ilustres, si diriges tus miradas
según te indico.
Volví los ojos como ella quiso, y vi cien pequeñas esferas, que se
embellecían unas a otras con sus mutuos rayos. Yo estaba como aquel que
reprime en si el agudo estimulo del deseo, y no se aventura a preguntar,
temiendo excederse, cuando la mayor y más brillante de aquellas perlas se
adelantó para contentar mi curiosidad; después oí en su interior:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Si vieses, como yo, la caridad que arde entre nosotros, habrías expresado
ya tus deseos; pero a fin de que, por demasiado esperar, no tardes en llegar al
alto fin de tu viaje, contestaré al pensamiento que no te atreves a proferir. La
cumbre de aquel monte en cuya falda está Casino fue frecuentada en otro tiempo
por gentes engañadas y mal dispuestas. Yo soy el que llevó allí el nombre de
Aquél que enseñó en la Tierra la verdad que tanto nos enaltece; y lució sobre mi
tanta gracia, que aparté a las ciudades circunvecinas del impío culto que sedujo
al mundo. Esos otros fuegos fueron todos hombres contemplativos, abrasados en
aquel ardor que hace nacer las flores y los frutos santos. Aquí están Macario y
Romualdo; aquí están mis hermanos, que se encerraron en el claustro y
conservaron un corazón perseverante.
Le contesté:
- El afecto que demuestras hablando conmigo, y la benevolencia que veo y
observo en todas vuestras luces, me inspiran la misma confianza que inspira el
Sol a la rosa cuando se abre tanto cuanto le es posible. Por eso te ruego, padre,
que si soy digno de tal merced, me concedas la gracia de ver tu imagen
descubierta.
- Hermano -me respondió-: tu elevado deseo se realizará en la última esfera,
donde se realizan todos los otros y los míos, y donde todos son perfectos,
maduros y enteros; en aquella sola esfera, todas sus partes permanecen
inmóviles, porque no está en un sitio, ni gira entre dos polos, y nuestra escala
llega hasta ella, lo que hace que la pierdas de vista. El patriarca Jacob la vio
prolongarse hasta arriba, cuando se le apareció tan llena de ángeles, pero ahora
no retira nadie sus pies de la tierra para subirla, y mi regla sólo sirve abajo para
gastar papel. Los muros que eran una abadía se han convertido en cavernas; y
las cogullas en sacos de mala harina. La más sórdida usura no es tan contraria a
la voluntad de Dios, como lo es el fruto de esas riquezas que tanto enloquecen el
corazón de los monjes, porque todo lo que la Iglesia guarda pertenece a aquellos
que piden por Dios, y no a los parientes o a otros más indignos. La carne de los
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
mortales es tan flexible, que las buenas obras no duran el tiempo que transcurre
desde el nacimiento de la encina hasta la formación de la bellota. Pedro empe zó
su fecunda tarea sin oro ni plata; yo con oraciones y con ayunos; Francisco basó
su orden en la humildad; y si atiendes al principio de cada orden, y consideras
después adónde han llegado, verás lo blanco cambiado en negro. Más
admiración causó en verdad ver al Jordán retrocediendo y al mar huir cuando
Dios quiso, que la causará ver remediados estos males.
Así me dijo, y después se reunió a sus demás compañeros, que a su vez se
reconcentraron, y como un torbellino se elevaron a lo alto. La dulce Dama con un
solo ademán me impulsó a subir tras ellos por aquella escala; tanto fue lo que su
virtud venció mi grave naturaleza; y jamás aquí abajo, donde se sube y desciende
naturalmente, hubo un movimiento tan rápido que pudiera igualar a mi vuelo. Así
pueda volver, ¡oh lector!, a aquel piadoso reino triunfante, por el que lloro con
frecuencia mis pecados golpeándome el pecho, como es cierto que vi el signo
que sigue al Tauro, y me encontré en él en menos tiempo del que necesitarías
para meter y sacar un dedo del fuego. ¡Oh gloriosas estrellas!, ¡oh luz llena de
gran virtud, en la que reconozco todo mi ingenio, cualquiera que ésta sea! Con
vosotras nacía, y se ocultaba con vosotras aquel que es padre de toda vida
mortal, cuando sentí por vez primera el aire toscano; y cuando más tarde se me
concedió la gracia de entrar en la alta rueda que os hace girar, me fue también
permitido pasar por la región en donde estáis. A vosotras dirige ahora
devotamente mi alma sus suspiros, para alcanzar la virtud necesaria en la difícil
empresa que la atrae.
- Estás tan cerca de la última salvación -empezó a decirme Beatriz-, que
debes tener los ojos claros y penetrantes; así pues, antes de que llegues a ella,
mira hacia abajo y contempla cuántos mundos he puesto bajo tus pies, a fin de
que tu corazón se presente tan gozoso como pueda ante la triunfante multitud
que alegre acude por esta bóveda etérea.
Recorrí con la vista todas las siete esferas, y vi a nuestro globo tan pequeño,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
que me reí de su vil aspecto; así es que apruebo como mejor parecer el de quien
le tiene en poca estima; pudiendo llamarse verdaderamente probo el que sólo
piensa en el otro mundo.
Vi a la hija de Latona inflamada, sin aquella sombra que fue causa de que yo
la creyera enrarecida y densa. Allí, ¡oh Hiperión!, pudieron soportar mis ojos la luz
de tu hijo, y vi cómo se mueven próximas a él y en derredor suyo Maya y Dione.
Allí me apareció Júpiter atemperando a su padre y a su hijo; allí distinguí con
claridad sus frecuentes cambios de lugar, y todos los siete pla netas me
manifestaron su magnitud, su velocidad, y la distancia a que respectivamente se
encuentran colocados. Aquel pequeño punto que nos hace tan orgullosos se me
apareció por completo desde las montañas a los mares, mientras que yo giraba
con los eternos Gemelos. Después fijé mis ojos en los hermosos ojos.
CANTO XXIII
Como el ave que, habiendo reposado entre la predilecta enramada junto al
nido de sus dulces hijuelos, durante la noche ocultadora de las cosas, y deseando
ver tan caros objetos y hallar el sustento para nutrirlos, cuyo penoso trabajo
soporta placentera, se adelanta al día, y antes de rayar el alba sube a la cima del
abierto follaje, y fijamente mira, esperando con ardoroso anhelo la salida del Sol,
así estaba mi Dama, en pie y atenta, vuelto el rostro hacia la región del cielo bajo
la cual se muestra el Sol menos presuroso; y en tanto yo, viéndola suspensa y
ansiosa, permanecí como el que anhelante querría otra cosa, pero se calma con
la esperanza de obtenerla. Poco intervalo medió entre ambos momentos, es
decir, entre el de mi expectativa y el de ver de un instante a otro iluminarse más el
cielo. Y Beatriz dijo:
- He ahí la legión del triunfo de Cristo, y todo el fruto recogido de la rotación
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de estas esferas.
Me pareció que ardía todo su semblante; y tenía los ojos tan llenos de
alegría, que debo seguir adelante sin más explicación. Cual en los plenilunios
serenos Trivia ríe entre las ninfas eternas, que iluminan el cielo por todas partes,
así vi yo sobre millares de luces un Sol, que las encendía todas, como hace el
nuestro con las que vemos sobre nosotros; y a través de su viva luz aparecía tan
clara a mis ojos la divina sustancia, que no podían soportarla.
- ¡Oh Beatriz -exclamé-, Guía dulce y querida!
Ella me dijo:
- Lo que te abisma es una virtud a la que nada resiste. Allí están la Sabiduría
y el Poder que abrieron entre el Cielo y la Tierra las vías por tanto tiempo
deseadas. Así como el fuego de la nube, dilatándose de modo que ésta no puede
contenerlo, se escapa de ella, y, contra su naturaleza, se precipita hacia abajo, de
igual suerte mi mente, engrandeciéndose más entre aquellas delicias, salió de sí
misma, y no sabe recordar lo que fue de ella.
- Abre los ojos y mírame cual soy; has visto cosas que te han dado fuerza
suficiente para sostener mi sonrisa.
Yo estaba como aquel que conserva cierta reminiscencia de una visión
olvidada, y que se esfuerza en vano por renovarla en su imaginación, cuando oí
proferir estas palabras tan dignas de gratitud, que no se borrarán jamás del libro
donde se consigna lo pasado. Si ahora resonasen todas aquellas lenguas que
Polimnia y sus hermanas hicieron más pingües con su dulcísima leche para venir
en mi ayuda, no expresarían la milésima parte de la verdad, al pretender cantar
tan santa sonrisa, y el resplandor que comunicaba a aquel santo rostro; por lo
mismo, al describir yo el Paraíso, es forzoso que mi sagrado poema salte como
un hombre que encuentra cortado su camino. Quien considere el peso del asunto
y el hombro mortal que soporta la carga, no censurará el que éste tiemble bajo su
gravedad. El derrotero que hiende mi atrevida proa no es a propósito para una
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pequeña embarcación, ni para el nauta que quiera ahorrarse la fatiga.
- ¿Por qué te enamora mi faz de tal suerte, que no te vuelves hacia e l
hermoso jardín que florece bajo los rayos de Cristo? Allí está la Rosa en que el
Verbo divino encarnó; y allí están los lirios por cuyo aroma se descubre el buen
camino.
Así dijo Beatriz, y yo, que estaba siempre pronto a seguir sus consejos, me
lancé nuevamente a la batalla de mis débiles párpados. Y así como mis ojos, al
abrigo de la sombra, han visto alguna vez un prado de flores iluminado por un
rayo de Sol que atravesaba por entre desgarrada nube, del mismo modo distinguí
entonces una multitud de esplendores, iluminados desde arriba por ardientes
rayos, sin ver el origen de donde estos fulgores procedían.
¡Oh benigna virtud que así los iluminas! Sin duda te elevaste por dejar
campo libre a mis ojos, que eran demasiado débiles para contemplarte. El
nombre de la hermosa flor que invocó siempre, por mañana y tarde, concentró
todo mi espíritu en la contemplación del mayor fuego; y cuando mis dos ojos me
representaron la belleza y la extensión de la fulgente estrella que vence arriba,
como venció abajo, desde el interior del cielo descendió una llamarada, que tenía
la forma de un círculo como una corona, y rodeó a la estrella girando en torno
suyo. La melodía que más dulcemente se dejó oír en la Tierra, y que más atraiga
el ánimo, parecería una nube que desgarrada truena, comparada con el sonido
de aquella lira de que estaba coronado el bello zafiro con que se engalana el más
claro cielo.
- Yo soy el amor angélico, que giro difundiendo la sublime dicha, nacida del
vientre que fue morada de nuestro deseo; y giraré, Señora del Cielo, mientras
acompañas a tu Hijo, y hagas resplandeciente la suprema esfera en donde
habitas.
Así se dejaba oír la circular melodía, y todas las demás luces hacían resonar
el nombre de María. El manto real de todas las esferas del mundo, que más se
inflama y anima bajo el hálito y las perfecciones de Dios, tenía sobre nosotros tan
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
distante la faz interna, que no me era posible distinguir su aspecto desde el sitio
en que me encontraba; por lo cual no tuvieron mis ojos la fuerza necesaria para
seguir a la llama coronada, que se elevó en pos de su divina primogenitura. Y
semejantes al niño que tiende los brazos hacia su madre después de haberse
alimentado con su leche, movido del afecto que aun exteriormente se inflama,
cada uno de aquellos fulgores se prolongó hacia arriba, patentizándome así el
amor que profesaban a María. Después permanecieron ante mi vista cantando
Regina coeli tan dulcemente, que jamás ha huido de mí el placer que me
causaron.
¡Oh cuánta es la abundancia que se encierra en aquellas arcas riquísimas
por haber esparcido en la Tierra buenas semillas! Allí viven y gozan del eterno
tesoro que conquistaron en el destierro de Babilonia, donde hicieron dejación del
oro. Allí triunfa de su victoria bajo el alto Hijo de Dios y de María, y juntamente
con el antiguo y el nuevo concilio, el que tiene las llaves de tal gloria.
CANTO XXIV
¡Oh compañía escogida para la gran cena del cordero bendito, el cual os
alimenta de tal modo, que vuestro apetito está siempre satisfecho! Ya que por la
gracia de Dios éste prueba prematuramente lo que cae de vuestra mesa, antes
de que la muerte ponga fin a sus días, pensad en su deseo inmenso, y
refrescadlo algún tanto; vosotros bebéis siempre en la fuente de donde procede lo
que él piensa.
Esto dijo Beatriz; y aquellas almas gozosas se convirtieron en esferas sobre
polos fijos, resplandeciendo vivamente a guisa de cometas. Y como las ruedas en
el mecanismo de un reloj se mueven de tal suerte, que a quien las observa le
parece que la primera está quieta y la última vuela, así también aquellos glóbulos,
danzando diferentemente, me hacían estimar su velocidad o lentitud por el grado
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de sus resplandores. De aquel conjunto de bellas luces vi salir un fulgor tan
alegre y esplendente, que superaba a todos los demás. Tres veces giró en torno
de Beatriz, cantando de un modo tan divino, que mi fantasía no ha podido retener
su encanto; por lo cual mi pluma pasa adelante sin describirlo, pues para pintar
tales pliegues carece de matices, no ya la lengua, sino la misma imaginación.
- ¡Oh mi santa hermana, que tan devotamente ruegas, movida de tu ardiente
afecto, que me separas de aquella hermosa esfera!
De este modo, luego que se detuvo aquel fuego bendito, dirigió su aliento
hacia mi Dama, y le habló como he dicho. Y ella contestó:
- ¡Oh luz eterna del gran varón a quien nuestro Señor dejó las llaves que
llevó abajo desde este goce maravilloso! Examina a éste como te plazca con
respecto a los puntos fáciles y difíciles de la Fe, que te hizo andar sobre el mar. A
ti no se te oculta si él ama bien, y espera bien y cree; porque tienes la vista fija
donde todo está patente; pero ya que este reino ha conseguido ciudadanos por
medio de la Fe veraz, es bueno que para glorificarla le toque a él hablar de ella.
Así como el bachiller se prepara, y no habla hasta que el maestro propone la
cuestión que debe aprobar, pero no resolver, del mismo modo preparaba yo todas
mis razones, mientras ella hablaba, para estar pronto a contestar a tal
examinador y a tal profesión.
- Di buen cristiano, explícate: ¿Qué es la Fe?
Al oír esto alcé la frente hacia aquella luz de donde salían tales palabras;
después me volví hacia Beatriz, y ella me hizo un rápido ademán para que dejara
brotar el agua de mi fuente interior.
- La gracia divina que me permite confesarme con tan alto capitán -exclamé, haga claros y expresivos mis conceptos.
Después continué:
- Según lo ha escrito, padre, la verídica pluma de tu querido hermano, que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
contigo hizo entrar a Roma por el buen camino, la Fe es la sustancia de las cosas
que se esperan, y el argumento de las que no aparecen a nuestra mente; tal me
parece su esencia.
Entonces oí:
- Piensas rectamente, si comprendes bien por qué la colocó entre las
substancias, y no entre los argumentos.
A lo cual contesté:
- Las profundas cosas que aquí se me manifiestan claras y patentes están
tan ocultas a los ojos del mundo, que sólo existen en la creencia sobre que se
funda la alta esperanza; por eso toma el nombre de sustancia. Con respecto a
esta creencia es preciso argumentar sin otra luz, por eso toma el nombre de
argumento.
Entonces oí:
- Si todo lo que en la Tierra se aprende por vía de enseñanza, se entendiera
de ese modo, la sutileza del sofisma sería en vano.
Tales fueron las palabras que exhaló aquel ardiente amor; y después
añadió:
- Ha salido bien la prueba de la liga y el peso de esta moneda, pero dime si
la tienes en tu bolsa.
Le respondí:
- Sí, la tengo tan brillante y tan redonda, que no cabe duda sobre su cuño.
En seguida salieron estas palabras de la profunda luz que allí resplandecía:
- Esa querida joya, en la que se funda toda otra virtud, ¿de dónde te
proviene?
- La abundante lluvia del Espíritu Santo -le contesté-, que está esparcida
sobre las antiguas y las nuevas páginas, es el silogismo que me la ha demostrado
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tan sutilmente, que comparada con ella me parece obtusa toda otra
demostración.
Después oí:
- ¿Por qué tienes por palabra divina a la antigua y la nueva proposición, que
así te han convencido?
Respondí:
- La prueba que me descubre la verdad consiste en las obras subsiguientes,
para las cuales la naturaleza no calentó nunca el hierro ni dio golpes en el
yunque.
Se me contestó:
- Di, ¿quién te asegura que aquellas obras hayan existido? ¿Acaso te lo
asegura aquello mismo que se quiere probar con ellas? ¿No tienes otro
testimonio?
- Si el mundo se convirtió al cristianismo sin necesidad de milagros -dije yo-,
esto solo es un milagro tan grande, que los otros no son la centésima parte de él;
porque tú entraste pobre y famélico en el campo a sembrar la buena planta que
en otro tiempo fue vid y ahora se ha convertido en zarza.
Terminadas estas palabras, resonó en las esferas de la sublime y elevada
corte un Alabemos a Dios con la melodía que se canta allá arriba. Y aquel Barón
que examinándome así me había llevado de rama en rama hasta acercarnos a
las últimas hojas, volvió a empezar de esta manera:
- La gracia que enamora a tu mente te ha abierto la boca hasta este punto,
como abrirse debía; por tanto apruebo cuanto ha salido de ella; mas ahora es
preciso que expliques lo que crees y el origen de tu creencia.
- ¡Oh Santo Padre!, ¡oh Espíritu, que ves lo que creíste con tal firmeza, que
dirigiéndote hacia el sepulcro venciste a pies más jóvenes! -empecé a decir-:
quieres que te manifieste el orden de las cosas en que creo, y además me
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
preguntas el motivo de mi creencia. Pues bien, yo te respondo: Creo en un solo y
eterno Dios, que sin ser movido, mueve todo el Cielo con amor y con deseo; y en
apoyo de tal creencia, no sólo tengo pruebas físicas y metafísicas, sino que
también me las suministra la verdad que de aquí llueve por medio de Moisés, por
los profetas, por los salmos, por el Evangelio y por lo que vosotros escribisteis
después de haberos iluminado el ardiente Espíritu. Creo en tres Personas
eternas, y las creo una esencia tan trina y una, que admiten a la vez son y es. La
profunda naturaleza divina de que ahora trato se ha grabado en mi mente muchas
veces por la doctrina evangélica. Tal es el principio, tal la chispa que se dilata
hasta convertirse en viva llama, y que brilla en mi interior como estrella en el cielo.
Cual señor que oye lo que le agrada, y por ello abraza a su siervo,
congratulándose por la noticia en cuanto éste se calla, de igual suerte me bendijo
cantando y giró tres veces en derredor de mi frente, luego que me callé, aquel
apostólico fulgor, por cuyo mandato había yo hablado; tanto fue lo que mis
palabras le agradaron.
CANTO XXV
Si alguna vez sucede que el poema sagrado en que han puesto sus manos
el Cielo y la Tierra, y que me ha hecho enflaquecer por espacio de muchos años,
triunfe de la crueldad que me tiene alejado del bello redil, donde dormí corderillo
enemigo de los lobos que le hacen la guerra; entonces volveré como poeta, con
otra voz y otros cabellos, y tomaré la corona de laurel sobre mis fuentes
bautismales; porque allí entré en la fe que hace las almas familiares a Dios, y por
ella me rodeó Pedro de aquel modo la frente. Después se adelantó hacia
nosotros un resplandor desde aquella legión de que salió el primero de los
vicarios que Cristo dejó en la Tierra; y mi Dama, llena de alegría, me dijo:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Mira, mira, he ahí el Barón por quien allá abajo visitan a Galicia.
Cual dos palomas que, al reunirse, se demuestran su amor dando vueltas y
arrullándose, así vi yo aquellos grandes y gloriosos príncipes acogerse
mutuamente, alabando el alimento de que allá arriba se nutren. Mas, cuando
hubieron dado fin a sus gratulaciones, ambos se detuvieron silenciosos coram
me, tan encendidos que humillaban mi rostro. Beatriz dijo entonces riendo:
- ¡Oh alma ilustre, que has escrito acerca de la liberalidad de nuestra
basílica! Haz resonar la Esperanza en esta altura. Tú sabes que la has
simbolizado tantas veces cuantas Jesucristo se os manifestó a los tres en todo su
esplendor.
- Levanta la cabeza, y tranquilízate; porque es preciso que lo que llega aquí
arriba desde el mundo mortal se madure a nuestros rayos.
Tan consoladoras palabras me fueron dirigidas por el segundo resplandor;
entonces elevé los ojos hacia aquellos montes que antes los habían inclinado con
su excesivo peso.
- Ya que nuestro Emperador te dispensa la merced de que te encuentres,
antes de tu muerte, en la estancia más secreta de su palacio con sus condes, a
fin de que habiendo visto la verdad de esta corte, os anime por eso a ti y a los
otros la Esperanza que tanto enamora allá abajo, dime en qué consiste ésta; dime
cómo florece en tu mente, y de dónde te proviene.
Así habló el segundo resplandor. Y aquella piadosa Dama que guió las
plumas de mis alas hacia tan elevado vuelo, respondió antes que yo de esta
suerte:
- La Iglesia militante no tiene entre sus hijos otro más provisto de esperanza,
como está escrito en el Sol que irradia sobre nuestra multitud; por eso se le ha
concedido que desde Egipto venga a ver a Jerusalén, antes de terminar sus
combates. Los otros dos puntos sobre que han versado tus preguntas, no por
deseo de saber, sino para que él refiera lo grata que te es esta virtud, los dejo a
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
su cargo; que no le serán de difícil resolución, ni le servirán de jactancia;
responda, pues, y que la gracia de Dios se lo conceda.
Cual discípulo que responde a su maestro con gusto y prontitud en aquello
en que es experto, a fin de revelar su mérito, así respondí yo:
- La Esperanza es una expectación cierta de la vida futura, producida por la
gracia divina y los méritos anteriores. Muchas son las estrellas que me comunican
esta luz; pero quien primero la derramó en mi corazón fue el supremo cantor del
Supremo Señor, Que esperen en ti los que conocen tu nombre, dice en sus
sublimes cánticos; y, ¿quién no lo conoce teniendo mi fe? Tú me has inundado
después con su oleada en tu Epístola; de modo que ya estoy lleno, y derramo
sobre otros vuestra lluvia.
Mientras yo hablaba, en el seno de aquel incendio fulguraba una llama
rápida y frecuente como un relámpago. Después me dijo:
- El amor en que me abraso todavía por la virtud que me siguió hasta la
palma y hasta mi salida del campo, quiero que te hable, a ti que con ella te
deleitas; siéndome por lo mismo grato que me digas lo que la Esperanza te
promete.
Yo le contesté:
- Las nuevas y las antiguas Escrituras prefijan el término a que deben
aspirar las almas a quienes Dios ha concedido su amistad, y ese término lo veo
ahora tal cual es. Isaías dice que cada una de ellas vestirá en su patria un doble
ropaje, y su patria es esta dulce vida. Y tu hermano nos manifiesta más
claramente esta revelación, allí donde trata de las blancas vestiduras.
Inmediatamente después de pronunciadas estas palabras,
se oyó
primeramente sobre nosotros: Sperent in te, a lo cual respondieron todos los
círculos de almas. Luego resplandeció entre ellas una luz tan viva, que si Cáncer
tuviera semejante claridad, el invierno tendría un mes de un solo día. Y como la
doncella placentera, que se levanta, y va y toma parte en la danza, sólo por
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
festejar a la recién venida, y no por vanidad u otra flaqueza, así vi al esclarecido
esplendor acercarse a los otros dos, que seguían dando vueltas cual era
necesario a su ardiente amor. Púsose a cantar con ellos las mismas palabras con
la misma melodía; y mi Dama fijó en él sus miradas como esposa inmóvil y
silenciosa.
- Ese es aquél que descansó sobre el pecho de nuestro Pelícano; es el que
fue elegido desde la cruz para el gran cargo.
Así dijo mi Dama; y sus miradas no dejaron de estar más atentas después
que antes de pronunciar estas palabras. Como a quien fija los ojos en el Sol
esperando verlo eclipsarse un poco, que a fuerza de mirar, concluye por no ver,
así me sucedió con aquel último fuego, hasta que me fue dicho:
- ¿Por qué te deslumbras para ver una cosa que aquí no existe? Mi cuerpo
es tierra en la Tierra, y allí permanecerá con los otros cuerpos hasta tanto que
nuestro número se iguale con el eterno propósito. Las dos luces que se elevaron
antes son las únicas que existen en este bienaventurado claustro con sus dos
vestiduras; y así lo debes repetir en tu mundo.
Dichas estas palabras, cesó el girar del círculo inflamado juntamente con el
dulce concierto que formaba la armonía del triple canto; así como, para descansar
o huir de un peligro, se detienen al sonido de un silbo los remos que venían
azotando el agua.
¡Ah! ¡Cuánta fue la turbación de mi mente cuando me volví para ver a
Beatriz, y no pude lograrlo, a pesar de encontrarme cerca de ella y en el dichoso
mundo!
CANTO XXVI
Mientras yo permanecía indeciso a causa de mi deslumbrada vista, salió de
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la fúlgida llama que la deslumbró, una voz que llamó mi atención diciendo:
- En tanto que recobras la vista que has perdido mirándome, bueno es que
hablando conmigo compenses su pérdida. Empieza, pues, y dime adónde se
dirige tu alma, y persuádete de que tu vista sólo está ofuscada, pero no destruida;
pues la Dama que te conduce por esta región luminosa tiene en su mirada la
virtud que tuvo la mano de Ananias.
Yo dije:
- Venga tarde o temprano, según su voluntad, el remedio a mis ojos, que
fueron las puertas por donde ella entró con el fuego en que me abraso. El bien
que esparce la alegría en esta corte es el alfa y el omega de cuanto el amor
escribe en mi, ya sea leve o fuertemente.
Aquella misma voz que habla desvanecido el miedo causado por mi súbito
deslumbramiento, excitó nuevamente en mi el deseo de hablar, diciendo:
- Es preciso que te limpies en una criba más fina; es preciso que digas quién
dirigió tu arco hacia tal blanco.
- Los argumentos filosóficos -contesté-, y la autoridad que desciende de
aquí, han debido infundirme tal amor; porque el bien, por si mismo, apenas es
conocido, enciende tanto más el amor, cuanta mayor bondad encierra. Así pues,
la mente de todo el que conoce la verdad en que se funda esta prueba, debe
inclinarse a amar con preferencia a ninguna otra cosa aquella esencia, en la cual
hay tanta ventaja, que los demás bienes existentes fuera de ella no son más que
un rayo de su luz. Esa verdad la ha declarado a mi inteligencia aquel que me
demuestra el primer amor de todas las substancias eternas. Me la declaran
también las palabras del veraz Hacedor, que dijo a Moisés hablando de sí mismo:
Yo te mostraré reunidas en mí todas las perfecciones. Tú también me la declaras
en el principio de tu sublime anuncio, que publica en la Tierra el arcano de arriba
más altamente que ningún otro.
Y yo oí:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- Por cuanto te dice la inteligencia humana, de acuerdo con la autoridad
divina, reserva para Dios el mayor de tus amores. Pero dime todavía si te sientes
atraído hacia él por otras cuerdas, y dime con cuántos dientes te muerde este
amor.
No se me ocultó la santa intención del águila de Cristo; pues comprendí
hasta dónde quería llevar mi confesión: por eso empecé a decir:
- Todos los estímulos que pueden obligar al corazón a volverse hacia Dios
concurren en mi caridad; porque la existencia del mundo y mi existencia, la
muerte que Él sufrió para que yo viva, y lo que espera todo fiel como yo,
juntamente con el conocimiento antedicho, me han sacado del piélago de los
amores tortuosos, y me han puesto en la playa del recto amor. Amo las hojas que
adornan todo el huerto del Hortelano eterno en la misma proporción del bien que
aquél les comunica.
Apenas guardé silencio, resonó por el Cielo un dulcísimo canto; y mi Dama
decía con los demás: ¡Santo, Santo, Santo! Y así como la aparición de una luz
penetrante desvanece el sueño, excitando el sentido de la vista, el cual acude a la
claridad que atraviesa las membranas; y el despertado la rehúye, aturdido en su
repentino desvelo, mientras no le ayuda la facultad estimativa, de igual suerte
ahuyentó Beatriz todo entorpecimiento de mis ojos con el rayo de los suyos, que
brillaba a más de mil millas; entonces vi mejor que antes, y casi estupefacto
pregunté quién era un cuarto resplandor que distinguí con nosotros. Mi Dama me
dijo:
- Dentro de esos rayos contempla amorosa a su Hacedor la primera alma
creada por la Virtud primera.
Como el follaje que doblega su copa al paso del viento, y después se
levanta por la propia virtud que la endereza, tal hice yo, maravillado mientras ella
hablaba, e irguiéndome después a impulsos del deseo de preguntar que me
abrasaba; por lo que empecé de esta suerte:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- ¡Oh fruto, que fuiste producido ya maduro! ¡Oh padre antiguo, de quien
toda esposa es hija y nuera! Tan devotamente como puedo te suplico que me
hables; tú ves mis deseos, los cuales no te manifiesto por oír más pronto tus
palabras.
A veces un animal encubertado se agita de modo que manifiesta por los
movimientos de su envoltura aquello que desea; del mismo modo la primer alma
me daba a conocer por la luz de que estaba revestida la alegría que le causaba
complacerme. Después dijo:
- Sin que me lo hayas expresado, conozco tu deseo mejor que tú aquello de
que estés más cierto; porque lo veo en el veraz espejo cuyo reflejo son las demás
cosas, y que no es reflejo de ninguna. Quieres oír cuánto tiempo ha que Dios me
colocó en el excelso jardín en donde ésa te preparó a subir tan larga escala; por
cuánto tiempo deleitó mis ojos; la verdadera causa de la gran ira, y el idioma
inventado por mí de que hice uso. Sabe, pues, hijo mío, que el haber probado la
fruta del árbol no fue la causa de tan largo destierro, sino solamente el haber
infringido la orden. En aquel lugar de donde tu Dama hizo partir a Virgilio, estuve
deseando esta compañía por espacio de cuatro mil trescientas dos revoluciones
del Sol; y mientras permanecí en la Tierra, lo vi volver a todas las luces de su
carrera novecientas treinta
veces.
La
lengua que
habló se extinguió
completamente antes que las gentes de Nemrod se dedicaran a la obra
interminable; porque ningún efecto racional fue jamás duradero, a causa de la
voluntad humana, que se renueva según la posición y la influencia de los astros.
Es cosa muy natural que el hombre hable; pero la naturaleza deja a vuestra
discreción que lo hagáis de este o del otro modo. Antes que yo descendiese a las
angustias infernales, se daba en la Tierra el nombre de I al sumo Bien de quien
procede la alegría que me circunda; ELI se le llamó después y así debía ser;
porque el uso de los mortales es como la hoja de una rama, que desaparece para
ceder su puesto a otra nueva. En el monte que se eleva más sobre las ondas
estuve yo, con vida pura y deshonesta, desde la primera hora hasta la que es
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
segunda después de la hora sexta, cuando el Sol pasa de uno a otro cuadrante.
CANTO XXVII
Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo, entonó todo el Paraíso
con tan dulce canto, que me embriagaba. Lo que veía me parecía una sonrisa del
Universo, pues mi embriaguez penetraba por el oído y por la vista.
¡Oh gozo!, ¡oh inefable alegría!, ¡oh vida entera de amor y de paz!, ¡Oh
riqueza segura y sin deseo! Ante mis ojos estaban encendidas las cuatro
antorchas, y aquella que había venido primero empezó a lanzar más vivos
destellos, transformándose su aspecto cual aparecería el de Júpiter, si éste y
Marte fueran aves y trocasen su plumaje. La Providencia, que distribuye aquí a su
placer los oficios de cada uno, había impuesto silencio a todo el coro de los
bienaventurados, cuando oí estas palabras:
- No te admires al ver que mi semblante se demuda; pues verás demudarse
el de todos éstos mientras hablo. Aquel que usurpa en la Tierra mi puesto, mi
puesto, mi puesto que está vacante a los ojos del Hijo de Dios, ha hecho de mi
cementerio una sentina de sangre y podredumbre, que al perverso caído desde
aquí sirve allá abajo de complacencia.
Entonces vi cubrirse todo el cielo de aquel color que comunica el Sol por
mañana y tarde a las nubes opuestas a él; y cual mujer honesta que, segura de
mí misma, se ruboriza tan sólo al escuchar las faltas ajenas, así vi yo a Beatriz
cambiar de aspecto; un eclipse semejante creo que hubo en el cielo cuando la
pasión del Poder Supremo. Después, con voz tan alterada, que no fue mayor la
alteración de su semblante, continuó en estos términos:
- Mi sangre, así como la de Lino y la de Cleto, no alimentó a la Esposa de
Cristo para acostumbrarla a adquirir oro, sino para que adquiriese aquella vida
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
virtuosa por la que Sixto y Pío, Calixto y Urbano derramaron su sangre después
de muchas lágrimas. No fue nuestra intención que una parte del pueblo cristiano
estuviese sentada a la derecha y otra a la izquierda de nuestro sucesor, ni que las
llaves que me fueron concedidas se convirtieran en una enseña de guerra para
combatir contra los bautizados, ni que estuviese representada mi imagen en un
sello para servir a privilegios vendidos y falsos, de que con frecuencia me
avergüenzo e irrito. En todos los prados se ven allá abajo lobos rapaces
disfrazados de pastores. ¡Oh justicia de Dios!, ¿por qué duermes? Los de Cahors
y los de Gascuña se preparan a beber nuestra sangre. ¡Oh buen principio, en qué
fin tan vil has de venir a parar! Pero la alta Providencia, que por medio de
Escipión defendió en Roma la gloria del mundo, lo socorrerá en breve según
imagino. Y tú, hijo, que todavía has de volver abajo, llevado por el peso de tu
cuerpo mortal, abre allí la boca y no ocultes lo que yo no oculto.
Así como nuestro aire despide hacia la Tierra copos de helados vapores,
cuando el cuerno de la Cabra del cielo toca al Sol, de igual modo vi elevarse
aquel éter puro, y despedir hacia lo alto los vapores triunfantes que allí se habían
detenido con nosotros. Mi vista seguía sus semblantes, y los siguió hasta que la
mucha distancia me impidió ir más adelante; por lo cual mi Dama, reparando que
había cesado de mirar hacia arriba, me dijo:
- Baja la vista y advierte cuánto has girado.
Entonces vi que, desde la hora en que miré por primera vez a la Tierra,
había yo recorrido todo el arco formado por el primer clima desde la mitad hasta
el fin; de modo que veía más allá de Cádiz el insensato paso de Ulises, y a esta
parte casi divisaba la playa donde Europa se convirtió en dulce carga; y aun
habría descubierto mayor espacio de este globulillo, a no ser porque el Sol me
precedía bajo mis pies un signo y algo más. El amoroso espíritu con que adoro
siempre a mi Dama ardía más que nunca en deseos de volver nuevamente hacia
ella los ojos; y las bellezas que la naturaleza o el arte han producido para cautivar
la vista y atraer los espíritus, ya en cuerpos humanos, ya en pinturas, todas juntas
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
serían nada en comparación del placer divino que me iluminó cuando me volví
hacia su faz riente; la fuerza que me infundió su mirada me apartó del bello nido
de Leda, y me transportó al cielo más veloz. Sus partes vivísimas y excelsas son
tan uniformes, que no sabré decir cuál de ellas escogió Beatriz para mi entrada
en él; pero ella, que veía mi deseo, empezó a decirme, sonriéndose tan
placentera, que parecía regocijarse Dios en su semblante:
- En esta esfera empieza, como en su meta, el movimiento, que
naturalmente cesa en el centro, mientras todo lo demás gira en torno suyo; y este
cielo no tiene otro sitio dónde adquirir movimiento más que la mente divina, en la
cual se enciende el amor que le impulsa y la influencia que vierte sobre las demás
cosas. La luz y el amor la circundan, así como él circunda a los otros cielos
inferiores; y ese círculo de luz y de amor lo dirige y lo comprende tan sólo Aquél
que rodea con él a este cielo. Su movimiento no está determinado por otro
alguno; pero los demás están medidos por éste, lo mismo que diez por la mitad y
el quinto. Ahora puedes comprender cómo el tiempo tiene sus raíces en este
tiesto, y en los otros las hojas. ¡Oh concupiscencia, que de tal modo sumerges en
ti a los mortales, que a ninguno le es posible sacar los ojos fuera de tus ondas!
Mucho florece la voluntad en los hombres; pero la continua lluvia convierte las
verdaderas ciruelas en endrinas. La fe y la inocencia sólo se encuentran en los
niños; y después cada una de ellas huye antes de que el vello cubra sus mejillas.
Hay quien ayuna balbuceando todavía, y luego que tiene la lengua suelta, devora
cualquier alimento en cualquier época; y también hay quien, balbuciente aún, ama
y escucha a su madre, y cuando llega a hablar claramente, desea verla
sepultada. No de otro modo la piel de la bella hija del que os trae la mañana y os
deja la noche, siendo blanca al principio, se ennegrece después. Y a fin de que
no te maravilles, sabe que en la Tierra no hay quien gobierne; por lo cual va tan
descarriada la raza humana. Pero antes de que el mes de enero deje de
pertenecer al invierno, a causa del centésimo de que allá abajo no hacen caso,
estos círculos superiores rugirán de tal suerte, que la borrasca, por tanto tiempo
esperada, volverá las popas donde ahora están las proas, haciendo que la flota
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
navegue directamente, y que el verdadero fruto venga en pos de la flor.
CANTO XXVIII
Después que aquella que eleva mi alma al Paraíso me manifestó la verdad
contrapuesta a la vida actual de los míseros mortales, recuerda mi memoria que,
así como el que ve en un espejo la llama de una antorcha encendida detrás de él,
antes de haberla visto o pensado en ella, se vuelve para cerciorarse de si el
cristal le dice la verdad, y ve que los dos están acordes, como la nota musical con
el compás, así hice yo al contemplar los hermosos ojos en donde tejió amor la
cuerda que me sujetó; y cuando me volví, y se vieron heridos los míos por lo que
aparece en aquel cielo toda vez que se observe con atención su movimiento,
distinguí un punto que despedía tan penetrante luz, que es preciso cerrar los ojos
iluminados por ella, a causa de su aguda intensidad. La estrella que más pequeña
parece desde la Tierra, colocada a su lado, como una estrella cerca de otra,
parecería una luna. Casi tanto como el cerco de un astro parece distar de la luz
que le traza, cuando el vapor que lo forma es más denso, distaba del centro de
aquel punto un círculo de fuego, girando tan rápidamente, que hubiera vencido en
celeridad al movimiento de aquel Cielo que más velozmente gira ciñendo al
mundo. Este círculo estaba rodeado por otro, y éste por un tercero, y el tercero
por el cuarto, por el quinto el cuarto, y después por el sexto el quinto; sobre éstos
seguía el séptimo, de tan gran extensión, que la mensajera de Juno sería
demasiado estrecha para contenerlo por completo. Lo mismo sucedía con el
octavo y el noveno, y cada cual de ellos se movía con más lentitud según su
mayor distancia del Uno, teniendo la llama más clara el que menos distaba de la
luz purísima; porque, según creo, participa más de su verdad. Mi Dama, que me
veía presa de una viva curiosidad, me dijo:
- De aquel punto depende el Cielo y toda la naturaleza. Mira aquel círculo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
que está más próximo a él, y sabe que su movimiento es tan rápido a causa del
ardiente amor que le impulsa.
Le contesté:
- Si el mundo estuviera dispuesto en el orden en que veo esas ruedas, tu
explicación me hubiera satisfecho; pero en el mundo sensible se pueden ver las
cosas tanto más rápidas cuanto más apartadas están de su centro; así es que, si
mi deseo debe tener fin en este maravilloso y angélico templo, cuyos únicos
confines son el amor y la luz, necesito todavía oír cómo es que el modelo y la
copia no van del mismo modo; porque yo en vano reflexiono en ello.
- Si tus dedos no bastan para deshacer ese nudo, no es maravilla; ¡tan
sólido se ha hecho por no haber sido tocado!
Así dijo mi Dama; después añadió:
- Medita lo que voy a decirte, si quieres quedar satisfecho, y aguza sobre
ello el ingenio. Los círculos corpóreos son anchos y estrechos, según la mayor o
menor virtud que se difunde por todas partes. Cuanto mayor es s u bondad, más
saludables son los efectos que produce; y el cuerpo mayor contiene mayor
bondad, con tal que sean todas sus partes igualmente perfectas. Ahora bien, este
círculo en que estamos, que arrastra consigo todo el alto universo, corresponde al
que más ama y más sabe; por lo cual, si te fijas en la virtud y no en la extensión
de las sustancias que te aparecen dispuestas en círculos, verás una relación
admirable y gradual entre cada Cielo y su inteligencia.
Puro y sereno, como queda el hemisferio del aire cuando Bóreas sopla con
la menos impetuosa de sus mejillas, limpiando y disolviendo la niebla que antes lo
obscurecía todo, y haciendo que el cielo ostente las bellezas de toda su comitiva,
quedé yo cuando mi Dama me satisfizo con sus claras respuestas, viendo
entonces la verdad tan brillante como las estrellas en el cielo. Cuando hubo
terminado sus palabras, empezaron a chispear los círculos, como chispea el
hierro candente; y aquel centelleo, que parecía un incendio, era imitado por cada
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
chispa de por sí, siendo éstas tantas, que su número se multiplicaba mil veces
más que el producido por la multiplicación de las casillas de un tablero de ajedrez.
Yo oía cantar Hosanna, de coro en coro, en alabanza del punto fijo, que los tiene
y siempre los tendrá en el lugar donde siempre han estado; y aquella que veía las
dudas de mi mente dijo:
- Los primeros círculos te han mostrado los Serafines y los Querubines.
Siguen con tal velocidad su amorosa cadena para asemejarse al punto cuanto
pueden, y pueden tanto más, cuanto más altos están para verle. Aquellos otros
amores, que van en torno de ellos, se llaman Tronos de la presencia divina, en
los cuales termina el primer temario; y debes saber que es tanto mayor su gozo,
cuanto más penetra su vista en la Verdad, en que se calma toda inteligencia. Aquí
puede conocerse que la beatitud se funda en el acto de ver, y no en el de amar a
Dios, lo cual viene después; y siendo las obras meritorias engendradas por la
gracia y la buena voluntad, la medida de la contemplación procede así de grado
en grado. El otro temario, que germina en esta primavera eterna de modo que no
le despoja el Aries nocturno, canta perpetuamente Hosanna con tres melodías,
que resuenan en los tres órdenes de alegría de que se compone. En esa
jerarquía están las tres diosas: primera, Dominaciones; segunda, Virtudes, y el
tercer orden es el de las Potestades. Después, en los dos penúltimos círculos
giran los Principados y los Arcángeles; el último se compone todo de angélicos
festejos. Todos estos órdenes tienen sus miradas fijas arriba, y ejercen abajo tal
influencia, que así como ellos son atraídos por Dios, atraen lo que está debajo de
ellos. Con tal ardor se puso Dionisio a contemplar esos órdenes, que los nombró
y distinguió como yo. Pero Gregorio, se separó de él después; así es que en
cuanto abrió los ojos en este cielo, se ha reído de sí mismo. Y si un mortal ha
revelado en la Tierra una verdad tan secreta, no quiero que te admires; porque el
que la vio aquí arriba se la descubrió, con otras muchas cosas referentes a las
verdades de estos círculos.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXIX
Silenciosa y con el rostro risueño permaneció Beatriz, mirando fijamente al
punto que me había deslumbrado, tanto espacio de tiempo como el que media
desde el momento en que el cenit mantiene en equilibrio a los dos hijos de
Latona, cuando éstos, cobijados respectivamente por Aries y Libra, se forman una
misma zona del horizonte, hasta que uno y otro rompen aquel cinto cambiando de
hemisferio. Después empezó así:
- Yo te diré sin preguntar lo que deseas oír, porque lo he visto desde allí
donde converge todo ubi y todo quando. No con objeto de adquirir para sí ningún
bien (que esto no puede ser), sino a fin de que su esplendor, reflejándose en las
criaturas, pudiera decir: Existo, el Eterno Amor, en su eternidad, antes que el
tiempo fuese, y de un modo incomprensible a toda otra inteligencia, se difundió
según le plugo, oreando nuevos amores. No es decir que antes permaneciera
ocioso y como inerte; pues el proceder del espíritu de Dios sobre estas aguas no
tuvo antes ni después. La forma y la materia pura salieron juntamente con una
existencia sin defecto, como salen tres flechas de un arco de tres cuerdas; y así
como la luz brilla en el vidrio, en el ámbar o en el cristal, de manera que entre el
llegar y el ser toda no media intervalo alguno, así también aquel triforme efecto
irradió a la vez de su Señor, sin distinción entre su principio y su existencia
perfecta. Simultáneamente fue también creado y establecido el orden de las
substancias; y aquellas en que se produjo el acto puro fueron colocadas en la
cima del mundo. A la parte inferior fue destinada la potencia pura; y en el medio
unió a la potencia y a la acción un vínculo que nunca se desata. Jerónimo escribió
que los ángeles fueron creados muchos siglos antes de que fuera hecho el otro
mundo; pero esta verdad está escrita en varios pasajes de los escritores del
Espiritu Santo, y la podrás observar si bien la examinas, como que hasta la
misma razón la ve en parte; pues no podría comprender que los motores
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
permanecieran tanto tiempo sin su perfección. Ahora sabes ya dónde, cómo y
cuándo fueron creados estos amores; de modo que están extinguidos tres
ardores de tu deseo. No contarías de uno a veinte con la prontitud con que una
parte de los ángeles turbó el mundo de vuestros elementos. La otra parte quedó
aquí, y empezó la obra que contemplas, con tanto placer que nunca cesa de girar.
La causa de la caída fue el maldito orgullo de aquel que viste en el centro de la
Tierra, pesando sobre él toda la gravedad del mundo. Esos que ves aquí fueron
modestos, reconociendo la bondad que los había hecho dispuestos a tan altas
miras; por lo cual sus inteligencias fueron de tal modo exaltadas por la gracia que
ilumina y por su mérito, que poseen una plena y firme voluntad. Y no quiero que
dudes, sino que tengas completa certidumbre de que es meritorio recibir la gracia
en proporción del amor con que se la pide y acoge. En adelante, puedes
contemplar a tu placer y sin otra ayuda este consistorio, si has entendido mis
palabras; pero como en la Tierra y en vuestras escuelas se lee que la naturaleza
angélica es tal que entiende, recuerda y quiere, te diré más todavía para que veas
en toda su pureza la verdad que abajo se confunde, equivocando semejante
doctrina. Estas substancias, después de haberse recreado en el rostro de Dios,
no separaron su mirada de éste para quien nada hay oculto; así es que su vista
no está interceptada por ningún nuevo objeto, y en consecuencia, no necesitan la
memoria para recordar un concepto separado de su pensamiento. Allá abajo,
pues, se sueña sin dormir, creyendo unos y no creyendo otros decir la verdad;
pero en éstos hay más falta y más vergüenza. Los que allá abajo os dedicáis a
filosofar, no vais por un mismo sendero; tanto es lo que os arrastra el afán de
parecer sabios e ingeniosos; y aun esto se tolera aquí con menos rigor que el
desprecio de la Sagrada Escritura o su torcida interpretación. No pensáis en la
sangre que cuesta sembrarla por el mundo, y lo grato que es a Dios el que
uniforma humildemente sus ideas a las de aquélla. Sólo por parecer docto, cada
cual se ingenia y se esfuerza en invenciones, que sirven de texto a los
predicadores, mientras que el Evangelio se calla. Uno dice que la Luna retrocedió
cuando la pasión de Cristo, y se interpuso a fin de que la luz del Sol no pudiera
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
bajar a la Tierra; otros que la luz se ocultó por sí misma, razón por la cual este
eclipse fue tan sensible para los Españoles y los Indios, como para los Judíos. No
tiene Florencia tantos Lapi y Bindi como fábulas se pronuncian durante un año y
por todas partes en el púlpito; así es que las ovejas ignorantes vuelven del pasto
repletas de viento, sin que les sirva de excusa no haber visto el daño. Cristo no
dijo a su primer convento: Andad y predicad patrañas al mundo, sino que les dio
por base la verdad; y ésta sonó en sus bocas de tal modo, que al combatir para
encender la Fe, solamente se valieron del Evangelio como de escudo y lanza.
Ahora, para predicar, se abusa de las argucias y bufonadas; con tal de excitar la
hilaridad, la cogulla se hincha y no se desea otra cosa. Pero en la punta de esa
cogulla anida tal pájaro que si el vulgo lo viese, no admitiría las indulgencias de
aquellos en quienes confía; por las cuales ha crecido tanto la necedad en la
Tierra, que sin pedir pruebas de su autenticidad, se agolparía la gente a cualquier
promesa de ellas. Con esto engorda el puerco de San Antonio, y engordan otros
muchos que son peores que puercos, pagando en moneda sin cuño. Mas,
poniendo fin a esta larga digresión, vuelve ya tus ojos hacia la vía recta, de modo
que el camino y el tiempo se abrevien. La naturaleza de los ángeles aumenta
tanto su número de grado en grado, que no hay palabra ni inteligencia mortal que
pueda llegar a significar ese número; y si examinas bien lo que reveló Daniel,
verás que en sus millares no se manifiesta un número determinado. La primera
luz que ilumina toda la naturaleza angélica penetra en ella de tantos modos
cuantos son los esplendores a que se une. Así pues, como el afecto es
proporcionado a la intensidad de la visión beatifica, la dulzura del amor es en los
ángeles diversamente fervorosa o tibia. Contempla en adelante la altura y la
extensión del Poder Eterno; pues ha formado para sí tantos espejos en los que se
reparte, quedando siempre uno e indivisible como antes de haberlos creado.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXX
Acaso arde la hora sexta distante seis mil millas de nosotros, y este mundo
inclina ya su sombra casi horizontalmente, cuando el centro del cielo que vemos
más profundo empieza a ponerse de modo que algunas estrellas van perdiéndose
de vista desde la Tierra; y a medida que viene adelantando la clarísima sierva del
Sol, el cielo apaga de una en una sus luces hasta la más bella. No de otra suerte
desapareció poco a poco a mi vista el triunfo de los coros angélicos, que siempre
festeja en torno de aquel punto que me deslumbró, pareciéndome contenido en lo
mismo que él contiene; por lo cual, no viendo ya nada, esto unido al amor me
obligó a volver los ojos hacia Beatriz. Si todo cuanto hasta aquí se ha dicho
acerca de ella estuviera reunido en una sola alabanza, sería poco para llenar el
objeto. La belleza que en ella vi no sólo está fuera del alcance de nuestra
inteligencia, sino que creo con certeza que su Hacedor es el único que la
comprende toda. Me confieso vencido por este pasaje de mi poema más de lo
que con respecto a otro punto lo fue jamás autor trágico o cómico; porque así
como el Sol ofusca la vista más trémula, del mismo modo el recuerdo de la dulce
sonrisa paraliza mi mente. Desde el primer día que vi su rostro en esta vida, hasta
mi actual contemplación, no se ha interrumpido la continuación de mi canto; pero
ahora es preciso que mi poema desista de seguir cantando la belleza de mi
Dama, como hace todo artista que llega al último esfuerzo en su arte. Tal cual la
dejo para que la anuncie una trompa de mayor sonido que la mía, que conduce al
término su difícil tarea, Beatriz repuso con el gesto y la voz de una guía solicita:
- Hemos salido fuera del mayor de los cuerpos celestes, para subir al cielo
que es pura luz; luz intelectual, llena de amor, amor de verdadero bien, lleno de
gozo; gozo superior a toda dulzura. Aquí verás una y otra milicia del Paraíso, y
una de ellas bajo aquel aspecto con que la contemplarás en el juicio final.
Como súbito relámpago que disipa las potencias visivas, privando alojo de la
facultad de distinguir
los mayores objetos,
así
me circundó una luz
resplandeciente, dejándome velado de tal suerte con su fulgor, que nada
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
descubría.
- El Amor que tranquiliza este cielo, acoge siempre con semejante saludo al
que entra en él, a fin de disponer al cirio para recibir su llama.
No bien hube oído estas palabras, cuando me sentí elevar de un modo
superior a mis fuerzas, y adquirí una nueva vista de tal vigor, que no hay luz
alguna tan brillante que no pudieran soportarla mis ojos. Y vi en forma de río una
luz áurea, que despedía espléndidos fulgores entre dos orillas adornadas de
admirable primavera. De este río salían vivas centellas, que por todas partes
llovían sobre las flores, pareciendo rubíes engastados en oro. Después, como
embriagadas con aquellos aromas, volvían a sumergirse en el maravilloso raudal;
pero si una entraba en él, otra salía.
- El alto deseo que ahora te inflama y estimula para comprender lo que estás
viendo, me place tanto más cuanto es más vehemente; pero es preciso que
bebas de esa agua antes que sacies tanta sed.
Así me dijo el Sol de mis ojos. Luego añadió:
- El río y los topacios, que entran y salen, y la sonrisa de las hierbas son
nada más que sombras y prefacios de la verdad; no es decir que estas cosas
sean en sí de difícil comprensión; pues el defecto está en ti, que no tienes aún la
vista bastante elevada.
Ningún niño se tira de cabeza tan presuroso al pecho de su madre cuando
despierta más tarde de lo acostumbrado, como yo, para mejorar los espejos de
mis ojos, me incliné sobre la onda luminosa, que corre a fin de que se perfeccione
la vista; y apenas se bañó en ella la extremidad de mis párpados, me pareció que
la larga corriente se había vuelto redonda. Después, así como la gente
enmascarada parece otra cosa muy distinta en cuanto se despoja de la falsa
apariencia bajo la cual se ocultaba, así me pareció que adquirían mayor alegría
las flores y las centellas; de modo que vi distintamente las dos cortes del cielo.
¡Oh esplendor de Dios, merced al cual vi el gran triunfo del reino de la verdad!
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Dame fuerzas para decir cómo lo vi.
Hay allá arriba una luz, que hace visible el Creador a toda criatura que sólo
funda su paz en contemplarle; y se extiende en forma circular por tanto espacio,
que su circunferencia sería para el Sol un cinturón demasiado anchuroso. Toda
su apariencia procede de un rayo reflejado sobre la cumbre del Primer Móvil, que
de él adquiere movimiento y potencia; y así como una colina se contempla en el
agua que baña su base, cual si quisiera mirarse adornada cuando es más rica de
verdor y flores, así, suspendidas en torno, en torno de la luz, vi reflejarse en más
de mil gradas todas las almas que desde nuestro mundo han vuelto allá arriba. Y
si la última grada concentra en sí tanta luz, ¡cuál no será el esplendor de esta
rosa en sus últimas hojas! Mi vista no se perdía en la anchura ni en la elevación
de esta rosa, sino que abarcaba toda la cantidad y la calidad de aquella alegría.
Allí, el estar cerca o lejos, no da ni quita; porque donde Dios gobierna sin
interposición de causas secundarias, no ejerce ninguna acción la ley natural.
Hacia el centro de la rosa sempiterna, que se dilata, se eleva gradualmente y
exhala un perfume de alabanzas al Sol que allí produce una eterna primavera, me
atrajo Beatriz como el que calla al mismo tiempo que quiere hablar, y dijo:
- ¡Mira cuán grande es la reunión de blancas estolas! ¡Mira qué gran circuito
tiene nuestra ciudad! ¡Mira nuestros escaños tan llenos, que ya son pocos los
llamados a ocuparlos! En aquel gran asiento donde tienes los ojos fijos a causa
de la corona que está colocada sobre él, antes que tú cenes en estas bodas se
sentará el alma de gran Enrique, que será augusta en la Tierra; el cual irá a
reformar la Italia antes que se halle preparada para ello. La ciega codicia que os
enferma, os ha hecho semejantes al niño que muere de hambre y rechaza a su
nodriza. Entonces será prefecto en el foro divino un hombre; que abierta y
ocultamente no irá por el mismo camino que aquél; pero poco tiempo le tolerará
Dios en su santo cargo; porque será arrojado donde está Simón Mago por sus
merecimientos. y hará que el de Alagna se hunda más.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XXXI
En forma, pues, de blanca rosa se ofrecía a mi vista la milicia santa que
Cristo con su sangre hizo su esposa; pero la otra, que volando ve y canta la gloria
de aquel que la enamora y la bondad que tan excelsa la ha hecho, como un
enjambre de abejas, que ora se posa sobre las flores, ora vuelve al sitio donde su
trabajo se convierte en dulce miel, descendía a la gran flor que se adorna de
tantas hojas, y desde allí se lanzaba de nuevo hacia el punto donde siempre
permanece su Amor. Todas estas almas tenían el rostro de llama viva, las alas de
oro, y lo restante de tal blancura, que no hay nieve que pueda comparársele.
Cuando descendían por la flor de grada en grada, comunicaban a las otras almas
la paz y el ardor que ellas adquirían volando; y por más que aquella familia alada
se interpusiera entre lo alto y la flor, no impedía la vista ni el esplendor, porque la
luz divina penetra en el universo según que éste es digno de ello, de manera que
nada puede servirle de obstáculo.
Este reino tranquilo y gozoso, poblado de gente antigua y moderna, tenía
todo él la vista y el amor dirigidos hacia un solo punto. ¡Oh trina luz, que
centelleando en una sola estrella, regocijas de tal modo la vista de esos espíritus!,
mira cuál es aquí abajo nuestra tormenta. Si los bárbaros, procedentes de la
región que cubre Hélice diariamente girando con su hijo a quien mira con amor,
se quedaban estupefactos al ver a Roma y sus magníficos monumentos, cuando
Letrán superaba a todas las obras salidas de manos de los hombres, yo, que
acababa de pasar de lo humano a lo divino, del tiempo limitado a lo eterno, y de
Florencia a un pueblo justo y santo, ¿de qué estupor no estaría lleno? En verdad
que, entregado a tal estupor y a mi gozo, me complacía el no oír ni decir nada. Y
como el peregrino que se recrea contemplando el templo que había hecho voto
de visitar, y espera, al volver a su país, referir cómo estaba construido, así yo,
contemplando la viva luz, paseaba mis miradas por todas las gradas, ya hacia
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
arriba, ya hacia abajo, ya en derredor, y veía rostros que excitaban a la caridad,
embellecidos por otras luces y por su sonrisa, y en actitudes adornadas de toda
clase de gracia. Mi vista había abarcado por completo la forma general del
Paraíso, pero no se había fijado en parte alguna; entonces, poseído de un nuevo
deseo, me volví hacia mi Dama para preguntarle sobre algunos puntos que tenían
en suspenso mi mente; pero cuando esperaba una cosa, me sucedió otra; creía
ver a Beatriz, y vi un anciano vestido como la familia gloriosa. En sus ojos y en
sus mejillas estaba esparcida una benigna alegría, y su aspecto era tan dulce
como el de un tierno padre.
- Y ella, ¿dónde está? -dije al momento.
A lo cual contestó él:
- Beatriz me ha enviado desde mi asiento para poner fin a tu deseo; y si
miras el tercer círculo a partir de la grada superior, la verás ocupar el trono en que
la han colocado sus méritos.
Sin responder levanté los ojos, y la vi formándose una corona de los eternos
rayos que de sí reflejaba. El ojo del que estuviese en lo profundo del mar no
distaría tanto de la región más elevada donde truena, como distaban de Beatriz
los míos, pero nada importaba, porque su imagen descendía hasta mí sin
interposición de otro cuerpo.
- ¡Oh mujer, en quien vive mi esperanza, y que consentiste, por mi
salvación, en dejar tus huellas en el Infierno! Si he visto tantas cosas, a tu bondad
y a tu poder debo esta gracia y la fuerza que me ha sido necesaria. Tú, desde la
esclavitud, me has conducido a la libertad por todas las vías y por todos los
medios que para hacerlo han estado a tu alcance. Consérvame tus magníficos
dones, a fin de que mi alma, que sanaste, se separe de su cuerpo siendo
agradable a tus ojos.
Así oré, y aquella que tan lejana parecía se sonrió y me miró, volviéndose
después hacia la eterna fuente. El santo Anciano me dijo:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
- A fin de que lleves a feliz término tu viaje, para lo cual me han movido el
ruego y el amor santo, vuela con los ojos por este jardín; pues mirándolo se
avivará más tu vista para subir hasta el rayo divino. Y la Reina del Cielo, por
quien ardo enteramente en amor, nos concederá todas las gracias, porque yo soy
su fiel Bernardo.
Como aquel que acaso viene de Croacia para ver nuestra Verónica, y no se
cansa de contemplarla a causa de su antigua fama, antes bien dice para sí
mientras se la enseñan: Señor mío Jesucristo, Dios verdadero, ¿era tal vuestro
rostro?, lo mismo estaba yo mirando la viva caridad de aquél, que entregado a la
contemplación, gustó en el mundo las delicias de que ahora goza.
- Hijo de la gracia -empezó a decirme-, no podrás conocer esta existencia
dichosa, mientras fijes los ojos solamente aquí abajo. Ve mirando los círculos
hasta el más remoto, a fin de que veas el trono de la Reina a quien está sometido
y consagrado este reino.
Levanté los ojos; y así como por la mañana la parte oriental del horizonte
excede en claridad a aquella por donde el Sol se pone, del mismo modo, y
dirigiendo la vista como el que va del fondo de un valle a la cumbre de un monte,
vi en el más elevado circulo una parte del mismo que sobrepujaba en claridad a
todas las otras; y así como allí donde se espera el carro que tan mal guió Faetón,
más se inflama el cielo y fuera de aquel punto va perdiendo la luz su viveza, de
igual suerte aquella pacífica oriflama brillaba más en su centro, disminuyéndose
gradualmente el resplandor en todas las demás partes. En aquel centro vi más de
mil ángeles que la festejaban con las alas desplegadas, diferente cada cual en su
esplendor y en su actitud. Ante sus juegos y sus cantos vi sonreír una beldad, que
infundía el contento en los ojos de los demás santos. Aun cuando tuviera tantos
recursos para decir como para imaginar, no me atrevería a expresar la mínima
parte de sus delicias.
Cuando Bernardo vio mis ojos atentos y fijos en el objeto de su ferviente
amor, volvió los suyos hacia él con tanto afecto, que infundió en los míos más
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ardor para contemplarlo.
CANTO XXXII
Atento a su dicha, aquel contemplador asumió espontáneamente en sí el
cargo de maestro y empezó por estas santas palabras:
- La herida que María restaño y curó fue abierta y enconada por aquella
mujer tan hermosa que está a sus pies. Debajo de ésta, en el orden que forman
los terceros puestos, se sientan, como ves, Raquel y Beatriz. Sara, Rebeca,
Judith, y la bisabuela del Cantor que en medio del dolor producido por su falta dijo
Miserere mei, puedes verlas sucederse de grado en grado, descendiendo, a
medida que en la rosa te las voy nombrando de hoja en hoja. Y desde la séptima
grada para abajo, como desde la más alta a la misma grada, se suceden las
Hebreas, dividiendo todas las hojas de la flor; porque aquéllas son como un recto
muro, que comparte los sagrados escalones, según como se fijó en Cristo la
mirada de la fe. En esa parte, en que la flor está provista de todas sus hojas, se
sientan los que creyeron en la venida de Jesucristo; y en la otra, en que los
semicírculos se ven interrumpidos por algunos huecos, se sientan los que
creyeron en Él después de haber venido; y así como en esa parte el glorioso
trono de la Señora del cielo y los otros escaños inferiores forman tan gran
separación, así en la opuesta está el trono del gran Juan que, siempre santo,
sufrió la soledad y el martirio, y el Infierno después durante dos años; y así
también debajo de él, formando a propósito igual separación, está el de
Francisco; bajo éste el de Benito, bajo Benito, Agustín y otros varios,
descendiendo de igual modo hasta aquí de círculo en círculo. Admira, pues, la
elevada Providencia divina; porque uno y otro aspecto de la Fe llenarán por igual
este jardín. Y sabe que desde la grada que corta por mitad ambas filas hasta
abajo, nadie se sienta por su propio mérito, sino por el que contrajo otro, y con
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ciertas condiciones; porque todos ellos son espíritus desprendidos de la Tierra
antes que estuviesen dotados de criterio para elegir la verdad. Fácil te será
cerciorarte de ello por sus rostros y también por sus voces infantiles, si los miras y
los escuchas bien. Ahora dudas, y dudando guardas silencio, pero yo soltaré las
fuertes ligaduras con que te estrechan tus sutiles pensamientos. En toda la
extensión de este reino no puede tener cabida un asiento dado por casualidad,
como tampoco caben la tristeza, la sed, ni el hambre; pues todo cuanto ves se
halla establecido por eterna ley, de modo que aquí cada cosa viene justa como
anillo al dedo. Por lo tanto, estas almas apresuradas a la verdadera vida no son
aquí sine causa más o menos excelentes entre sí. El Rey por quien este reino
reposa en tanto amor y deleite, que ninguna voluntad se atreve a desear más,
creando todas las almas bajo su dichoso aspecto, las dota según quiere de más o
menos gracia; en cuanto a esto baste conocer el efecto; lo cual se demuestra
expresa y claramente por la Sagrada Escritura en aquellos gemelos a quienes
agitó la ira en el vientre de su madre. Por lo tanto, es preciso que la altísima luz
corone de su gloria a los espíritus según sea el color de los cabellos de tal gracia.
Así pues, sin consideración al mérito de sus obras, se hallan ésos colocados en
diferentes grados, distinguiéndose tan sólo por su penetración primitiva. En los
primeros siglos bastaba ciertamente para salvarse tener, junto con la inocencia, la
fe de los padres. Transcurridas las primeras edades, fue menester que los
varones todavía inocentes adquiriesen la virtud por medio de la circuncisión; pero
cuando llegó el tiempo de la Gracia, toda aquella inocencia debió permanecer en
el Limbo, si no había recibido el perfecto bautismo de Cristo. Contempla ahora la
faz que más se asemeja a la de Cristo, pues sólo su resplandor podrá disponerte
a ver a Cristo.
Vi llover sobre ella tanta alegría, llevada por los santos espíritus, creados
para volar por aquella altura, que todo cuanto antes había visto no me había
causado tal admiración, ni me habla mostrado mayor semejanza con Dios. Y
aquel amor que fue el primero en descender cantando Ave, María, gratia plena,
extendió sus alas delante de ella. A tan divina cantinela respondió por todas
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
partes la corte bienaventurada, de tal modo que cada espíritu pareció más
radiante.
- ¡Oh Santo Padre, que por mí te dignas estar aquí abajo, dejando el dulce
sitio donde te sientas por toda una eternidad! ¿Qué ángel es ese, que con tanto
gozo mira los ojos de nuestra Reina, y tan enamorado está que parece de fuego?
Con estas palabras recurrí nuevamente a la enseñanza de aquel que se
embellecía con las bellezas de María, como a los rayos del Sol se embellece la
estrella matutina. Y él me respondió:
- Toda la confianza y la gracia que pueden caber en un ángel y en un alma,
se encuentran en él, y así queremos que sea; porque es el que llevó la palma a
María, cuando el Hijo de Dios quiso cargar con nuestro peso. Pero sigue ahora
con la vista según yo vaya hablando, y fija la atención en los grandes patricios de
este imperio justísimo y piadoso. Aquellos dos que ves sentados allá arriba, más
felices por estar sumamente próximos a la Augusta Señora, son casi dos raíces
de esta rosa. El que está a la izquierda es el padre, cuyo atrevido paladar fue
causa de que la especie humana probara tanta amargura. Contempla a la
derecha al anciano padre de la santa Iglesia, a quien Cristo confió las llaves de
esta encantadora flor; a su lado se sienta aquel que vio, antes de morir, todos los
tiempos calamitosos que debía atravesar la bella esposa que fue conquistada con
la lanza y los clavos; y próximo al otro, aquel Jefe bajo cuyas órdenes vivió de
maná la nación ingrata, voluble y obstinada. Mira sentada a Ana frente a Pedro,
contemplando a su hija con tal arrobamiento, que ni aun al cantar Hosanna
separa de ella los ojos; y frente al mayor Padre de familia se sienta Lucía, que
envió a tu Dama en tu socorro, cuando cerraste los párpados al borde del abismo.
Mas, puesto que huye el tiempo que te adormece, haremos punto aquí, como un
buen sastre, que según el paño con que cuenta, así hace el traje y elevaremos
los ojos hacia el primer Amor, de modo que, mirándole, penetres en su fulgor
cuanto te sea posible. Sin embargo, a fin de que al mover tus alas no retrocedas
acaso creyendo adelantar, es preciso pedir con ruegos la gracia que necesitas, e
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
impetrarla de aquella que puede ayudarte: sígueme, pues, con el afecto, de modo
que tu corazón acompañe a mis palabras.
Y comenzó a decir esta santa oración.
CANTO XXXIII
-¡Virgen madre, hija de tu hijo, la más humilde al par que la más alta de
todas las criaturas, término fijo de la voluntad eterna, tú eres la que has
ennoblecido de tal suerte la humana naturaleza, que su Hacedor no se desdeñó
de convertirse en su propia obra. En tu seno se inflamó el amor cuyo calor ha
hecho germinar esta flor en la paz eterna. Eres aquí para nosotros meridiano Sol
de caridad, y abajo para los mortales vivo manantial de esperanza. Eres tan
grande, señora, y tanto vales, que todo el que desea alcanzar alguna gracia y no
recurre a ti, quiere que su deseo vuele sin alas. Tu benignidad no sólo socorre al
que te implora, sino que muchas veces se anticipa espontáneamente a la súplica.
En ti se reúnen la misericordia, la piedad, la magnificencia, y todo cuanto bueno
existe en la criatura. Éste, pues, que desde la más profunda laguna del universo
hasta aquí ha visto una a una todas las existencias espirituales, te suplica le
concedas la gracia de adquirir tal virtud, que pueda elevarse con los ojos hasta la
salud suprema. Y yo, que nunca he deseado ver más de lo que deseo que él vea,
te dirijo todos mis ruegos, y te suplico que no sean vanos, a fin de que disipes con
los tuyos todas las nieblas procedentes de su condición mortal, de suerte que
pueda contemplar abiertamente el sumo placer. Te ruego además, ¡Oh Reina,
que puedes cuanto quieres!, que conserves puros sus afectos después de tanto
ver; que tu custodia triunfe de los impulsos de las pasiones humanas: mira a
Beatriz cómo junta sus manos con todos los bienaventurados para unir sus
plegarias a las mías.
Los ojos que Dios ama y venera, fijos en el que por mí oraba, me
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
demostraron cuán gratos le son los devotos ruegos. Después se elevaron hacia la
Luz eterna en la cual no es creíble que la mirada de criatura alguna pueda fijarse
tan abiertamente, Y yo, que me acercaba al fin de todo anhelo, puse término en
mí, como debía, al ardor del deseo. Bernardo sonriéndose me indicaba que
mirase hacia arriba, pero yo había hecho ya por mí mismo lo que él quería;
porque mi vista, adquiriendo más y más pureza y claridad, penetraba
gradualmente en la alta luz que tiene en sí misma la verdad de su existencia.
Desde aquel instante, lo que vi excede a todo humano lenguaje, que es impotente
para expresar tal visión, y la memoria se rinde a tanta grandeza. Como el que ve
soñando, y después del sueño conserva impresa la sensación que ha recibido,
sin que le quede otra cosa en la mente, así estoy yo ahora; pues casi ha cesado
del todo mi visión, y aun destila en mi pecho la dulzura que nació de ella. Del
mismo modo ante el Sol pierde su forma la nieve, y así también se dispersaban al
viento en las ligeras hojas las sentencias de la Sibila.
¡Oh luz suprema que te elevas tanto sobre los pensamientos de los
mortales! Presta a mi mente algo de lo que parecías, y haz que mi lengua sea tan
potente, que pueda dejar a lo menos un destello de tu gloria a las generaciones
venideras; pues si se muestra algún tanto a mi memoria y resuena lo mínimo en
mis versos, se podrá concebir más tu victoria.
Por la intensidad del vivo rayo que soporté sin cegar, creo que me habría
perdido, si hubiera separado de él mis ojos; y recuerdo que por esto fui tan osado
para sostenerlo, que uní mi mirada con el Poder infinito. ¡Oh gracia abundante,
por la cual tuve atrevimiento para fijar mis ojos en la Luz eterna hasta tanto que
consumí toda mi fuerza visiva! En su profundidad vi que se contiene ligado con
vínculos de amor en un volumen todo cuanto hay esparcido por el universo:
substancias, accidentes y sus cualidades, unido todo de tal manera, que cuanto
digo no es más que una pálida luz. Creo que vi la forma universal de este nudo,
porque, recordando estas cosas, me siento poseído de mayor alegría. Un solo
punto me causa mayor olvido, que el que han causado veinticinco siglos
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
transcurridos desde la empresa que hizo a Neptuno admirarse de la sombra de
Argos. Así es que mi mente en suspenso miraba fija, inmóvil y atenta, y
continuaba mirando con ardor creciente. El efecto de esta luz es tal, que no es
posible consentir jamás en separarse de ella para contemplar otra cosa; porque el
bien, que es objeto de la voluntad, se encierra todo en ella, y fuera de ella es
defectuoso lo que allí perfecto. Desde este punto, a causa de lo poco que
recuerdo, mis palabras serán más breves que las de un niño cuya lengua se baña
todavía en la leche materna. No porque hubiese más de un simple aspecto en la
viva luz que yo miraba, pues siempre es tal como antes era, sino porque mi vista
se avaloraba contemplándola, su apariencia única se me representaba en otra
forma según iba alterándose mi aptitud visiva. En la profunda y clara sustancia de
la alta luz se me aparecieron tres círculos de tres colores y de una sola
dimensión; el uno parecía reflejado por otro como Iris por Iris, y el tercero parecía
un fuego procedente de ambos por igual. ¡Ah!, ¡cuán escasa y débil es la lengua
para decir mi concepto! Y éste lo es tanto, comparado a lo que vi, que la palabra
poco no basta para expresar su pequeñez.
¡Oh Luz eterna, que en ti solamente resides, que sola te comprendes, y que
siendo por ti a la vez inteligente y entendida, te amas y te complaces en ti misma!
Aquel de tus círculos, que parecía proceder de ti como el rayo reflejado procede
del rayo directo, cuando mis ojos lo contemplaron en torno, parecióme que dentro
de sí con su propio color representaba nuestra efigie, por lo cual mi vista estaba
fija atentamente en él. Como el geómetra que se dedica con todo empeño a medir
el círculo, y por más que piensa no encuentra el principio que necesita, lo mismo
estaba yo ante aquella nueva imagen. Yo quería ver cómo correspondía la efigie
al círculo, y cómo a él estaba unida, pero no alcanzaban a tanto mis propias alas,
si no hubiera sido iluminada mi mente por un resplandor, merced al cual fue
satisfecho su deseo.
Aquí faltó la fuerza a mi elevada fantasía, pero ya eran movidos mi deseo y
mi voluntad, como rueda cuyas partes giran todas igualmente, por el Amor que
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
mueve el Sol y las demás estrellas.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
T E X T O I TA L I A N O
I N FER NO
CANTO I
Nel mezzo del cammin di nostra vita
mi ritrovai per una selva oscura
che' la diritta via era smarrita.
Ahi quanto a dir qual era e` cosa dura
esta selva selvaggia e aspra e forte
che nel pensier rinova la paura!
Tant'e` amara che poco e` piu` morte;
ma per trattar del ben ch'i' vi trovai,
diro` de l'altre cose ch'i' v'ho scorte.
Io non so ben ridir com'i' v'intrai,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tant'era pien di sonno a quel punto
che la verace via abbandonai.
Ma poi ch'i' fui al pie` d'un colle giunto,
la` dove terminava quella valle
che m'avea di paura il cor compunto,
guardai in alto, e vidi le sue spalle
vestite gia` de' raggi del pianeta
che mena dritto altrui per ogne calle.
Allor fu la paura un poco queta
che nel lago del cor m'era durata
la notte ch'i' passai con tanta pieta.
E come quei che con lena affannata
uscito fuor del pelago a la riva
si volge a l'acqua perigliosa e guata,
cosi` l'animo mio, ch'ancor fuggiva,
si volse a retro a rimirar lo passo
che non lascio` gia` mai persona viva.
Poi ch'ei posato un poco il corpo lasso,
ripresi via per la piaggia diserta,
si` che 'l pie` fermo sempre era 'l piu` basso.
Ed ecco, quasi al cominciar de l'erta,
una lonza leggera e presta molto,
che di pel macolato era coverta;
e non mi si partia dinanzi al volto,
anzi 'mpediva tanto il mio cammino,
ch'i' fui per ritornar piu` volte volto.
Temp'era dal principio del mattino,
e 'l sol montava 'n su` con quelle stelle
ch'eran con lui quando l'amor divino
mosse di prima quelle cose belle;
si` ch'a bene sperar m'era cagione
di quella fiera a la gaetta pelle
l'ora del tempo e la dolce stagione;
ma non si` che paura non mi desse
la vista che m'apparve d'un leone.
Questi parea che contra me venisse
con la test'alta e con rabbiosa fame,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
si` che parea che l'aere ne tremesse.
Ed una lupa, che di tutte brame
sembiava carca ne la sua magrezza,
e molte genti fe' gia` viver grame,
questa mi porse tanto di gravezza
con la paura ch'uscia di sua vista,
ch'io perdei la speranza de l'altezza.
E qual e` quei che volontieri acquista,
e giugne 'l tempo che perder lo face,
che 'n tutt'i suoi pensier piange e s'attrista;
tal mi fece la bestia sanza pace,
che, venendomi 'ncontro, a poco a poco
mi ripigneva la` dove 'l sol tace.
Mentre ch'i' rovinava in basso loco,
dinanzi a li occhi mi si fu offerto
chi per lungo silenzio parea fioco.
Quando vidi costui nel gran diserto,
<<Miserere di me>>, gridai a lui,
<<qual che tu sii, od ombra od omo certo!>>.
Rispuosemi: <<Non omo, omo gia` fui,
e li parenti miei furon lombardi,
mantoani per patria ambedui.
Nacqui sub Iulio, ancor che fosse tardi,
e vissi a Roma sotto 'l buono Augusto
nel tempo de li dei falsi e bugiardi.
Poeta fui, e cantai di quel giusto
figliuol d'Anchise che venne di Troia,
poi che 'l superbo Ilion fu combusto.
Ma tu perche' ritorni a tanta noia?
perche' non sali il dilettoso monte
ch'e` principio e cagion di tutta gioia?>>.
<<Or se' tu quel Virgilio e quella fonte
che spandi di parlar si` largo fiume?>>,
rispuos'io lui con vergognosa fronte.
<<O de li altri poeti onore e lume
vagliami 'l lungo studio e 'l grande amore
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che m'ha fatto cercar lo tuo volume.
Tu se' lo mio maestro e 'l mio autore;
tu se' solo colui da cu' io tolsi
lo bello stilo che m'ha fatto onore.
Vedi la bestia per cu' io mi volsi:
aiutami da lei, famoso saggio,
ch'ella mi fa tremar le vene e i polsi>>.
<<A te convien tenere altro viaggio>>,
rispuose poi che lagrimar mi vide,
<<se vuo' campar d'esto loco selvaggio:
che' questa bestia, per la qual tu gride,
non lascia altrui passar per la sua via,
ma tanto lo 'mpedisce che l'uccide;
e ha natura si` malvagia e ria,
che mai non empie la bramosa voglia,
e dopo 'l pasto ha piu` fame che pria.
Molti son li animali a cui s'ammoglia,
e piu` saranno ancora, infin che 'l veltro
verra`, che la fara` morir con doglia.
Questi non cibera` terra ne' peltro,
ma sapienza, amore e virtute,
e sua nazion sara` tra feltro e feltro.
Di quella umile Italia fia salute
per cui mori` la vergine Cammilla,
Eurialo e Turno e Niso di ferute.
Questi la caccera` per ogne villa,
fin che l'avra` rimessa ne lo 'nferno,
la` onde 'nvidia prima dipartilla.
Ond'io per lo tuo me' penso e discerno
che tu mi segui, e io saro` tua guida,
e trarrotti di qui per loco etterno,
ove udirai le disperate strida,
vedrai li antichi spiriti dolenti,
ch'a la seconda morte ciascun grida;
e vederai color che son contenti
nel foco, perche' speran di venire
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
quando che sia a le beate genti.
A le quai poi se tu vorrai salire,
anima fia a cio` piu` di me degna:
con lei ti lascero` nel mio partire;
che' quello imperador che la` su` regna,
perch'i' fu' ribellante a la sua legge,
non vuol che 'n sua citta` per me si vegna.
In tutte parti impera e quivi regge;
quivi e` la sua citta` e l'alto seggio:
oh felice colui cu' ivi elegge!>>.
E io a lui: <<Poeta, io ti richeggio
per quello Dio che tu non conoscesti,
accio` ch'io fugga questo male e peggio,
che tu mi meni la` dov'or dicesti,
si` ch'io veggia la porta di san Pietro
e color cui tu fai cotanto mesti>>.
Allor si mosse, e io li tenni dietro.
CANTO II
Lo giorno se n'andava, e l'aere bruno
toglieva li animai che sono in terra
da le fatiche loro; e io sol uno
m'apparecchiava a sostener la guerra
si` del cammino e si` de la pietate,
che ritrarra` la mente che non erra.
O muse, o alto ingegno, or m'aiutate;
o mente che scrivesti cio` ch'io vidi,
qui si parra` la tua nobilitate.
Io cominciai: <<Poeta che mi guidi,
guarda la mia virtu` s'ell'e` possente,
prima ch'a l'alto passo tu mi fidi.
Tu dici che di Silvio il parente,
corruttibile ancora, ad immortale
secolo ando`, e fu sensibilmente.
Pero`, se l'avversario d'ogne male
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cortese i fu, pensando l'alto effetto
ch'uscir dovea di lui e 'l chi e 'l quale,
non pare indegno ad omo d'intelletto;
ch'e' fu de l'alma Roma e di suo impero
ne l'empireo ciel per padre eletto:
la quale e 'l quale, a voler dir lo vero,
fu stabilita per lo loco santo
u' siede il successor del maggior Piero.
Per quest'andata onde li dai tu vanto,
intese cose che furon cagione
di sua vittoria e del papale ammanto.
Andovvi poi lo Vas d'elezione,
per recarne conforto a quella fede
ch'e` principio a la via di salvazione.
Ma io perche' venirvi? o chi 'l concede?
Io non Enea, io non Paulo sono:
me degno a cio` ne' io ne' altri 'l crede.
Per che, se del venire io m'abbandono,
temo che la venuta non sia folle.
Se' savio; intendi me' ch'i' non ragiono>>.
E qual e` quei che disvuol cio` che volle
e per novi pensier cangia proposta,
si` che dal cominciar tutto si tolle,
tal mi fec'io 'n quella oscura costa,
perche', pensando, consumai la 'mpresa
che fu nel cominciar cotanto tosta.
<<S'i' ho ben la parola tua intesa>>,
rispuose del magnanimo quell'ombra;
<<l'anima tua e` da viltade offesa;
la qual molte fiate l'omo ingombra
si` che d'onrata impresa lo rivolve,
come falso veder bestia quand'ombra.
Da questa tema accio` che tu ti solve,
dirotti perch'io venni e quel ch'io 'ntesi
nel primo punto che di te mi dolve.
Io era tra color che son sospesi,
e donna mi chiamo` beata e bella,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tal che di comandare io la richiesi.
Lucevan li occhi suoi piu` che la stella;
e cominciommi a dir soave e piana,
con angelica voce, in sua favella:
"O anima cortese mantoana,
di cui la fama ancor nel mondo dura,
e durera` quanto 'l mondo lontana,
l'amico mio, e non de la ventura,
ne la diserta piaggia e` impedito
si` nel cammin, che volt'e` per paura;
e temo che non sia gia` si` smarrito,
ch'io mi sia tardi al soccorso levata,
per quel ch'i' ho di lui nel cielo udito.
Or movi, e con la tua parola ornata
e con cio` c'ha mestieri al suo campare
l'aiuta, si` ch'i' ne sia consolata.
I' son Beatrice che ti faccio andare;
vegno del loco ove tornar disio;
amor mi mosse, che mi fa parlare.
Quando saro` dinanzi al segnor mio,
di te mi lodero` sovente a lui".
Tacette allora, e poi comincia' io:
"O donna di virtu`, sola per cui
l'umana spezie eccede ogne contento
di quel ciel c'ha minor li cerchi sui,
tanto m'aggrada il tuo comandamento,
che l'ubidir, se gia` fosse, m'e` tardi;
piu` non t'e` uo' ch'aprirmi il tuo talento.
Ma dimmi la cagion che non ti guardi
de lo scender qua giuso in questo centro
de l'ampio loco ove tornar tu ardi".
"Da che tu vuo' saver cotanto a dentro,
dirotti brievemente", mi rispuose,
"perch'io non temo di venir qua entro.
Temer si dee di sole quelle cose
c'hanno potenza di fare altrui male;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de l'altre no, che' non son paurose.
I' son fatta da Dio, sua merce', tale,
che la vostra miseria non mi tange,
ne' fiamma d'esto incendio non m'assale.
Donna e` gentil nel ciel che si compiange
di questo 'mpedimento ov'io ti mando,
si` che duro giudicio la` su` frange.
Questa chiese Lucia in suo dimando
e disse: - Or ha bisogno il tuo fedele
di te, e io a te lo raccomando -.
Lucia, nimica di ciascun crudele,
si mosse, e venne al loco dov'i' era,
che mi sedea con l'antica Rachele.
Disse: - Beatrice, loda di Dio vera,
che' non soccorri quei che t'amo` tanto,
ch'usci` per te de la volgare schiera?
non odi tu la pieta del suo pianto?
non vedi tu la morte che 'l combatte
su la fiumana ove 'l mar non ha vanto? -.
Al mondo non fur mai persone ratte
a far lor pro o a fuggir lor danno,
com'io, dopo cotai parole fatte,
venni qua giu` del mio beato scanno,
fidandomi del tuo parlare onesto,
ch'onora te e quei ch'udito l'hanno".
Poscia che m'ebbe ragionato questo,
li occhi lucenti lagrimando volse;
per che mi fece del venir piu` presto;
e venni a te cosi` com'ella volse;
d'inanzi a quella fiera ti levai
che del bel monte il corto andar ti tolse.
Dunque: che e`? perche', perche' restai?
perche' tanta vilta` nel core allette?
perche' ardire e franchezza non hai,
poscia che tai tre donne benedette
curan di te ne la corte del cielo,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e 'l mio parlar tanto ben ti promette?>>.
Quali fioretti dal notturno gelo
chinati e chiusi, poi che 'l sol li 'mbianca
si drizzan tutti aperti in loro stelo,
tal mi fec'io di mia virtude stanca,
e tanto buono ardire al cor mi corse,
ch'i' cominciai come persona franca:
<<Oh pietosa colei che mi soccorse!
e te cortese ch'ubidisti tosto
a le vere parole che ti porse!
Tu m'hai con disiderio il cor disposto
si` al venir con le parole tue,
ch'i' son tornato nel primo proposto.
Or va, ch'un sol volere e` d'ambedue:
tu duca, tu segnore, e tu maestro>>.
Cosi` li dissi; e poi che mosso fue,
intrai per lo cammino alto e silvestro.
CANTO III
Per me si va ne la citta` dolente,
per me si va ne l'etterno dolore,
per me si va tra la perduta gente.
Giustizia mosse il mio alto fattore:
fecemi la divina podestate,
la somma sapienza e 'l primo amore.
Dinanzi a me non fuor cose create
se non etterne, e io etterno duro.
Lasciate ogne speranza, voi ch'intrate".
Queste parole di colore oscuro
vid'io scritte al sommo d'una porta;
per ch'io: <<Maestro, il senso lor m'e` duro>>.
Ed elli a me, come persona accorta:
<<Qui si convien lasciare ogne sospetto;
ogne vilta` convien che qui sia morta.
Noi siam venuti al loco ov'i' t'ho detto
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che tu vedrai le genti dolorose
c'hanno perduto il ben de l'intelletto>>.
E poi che la sua mano a la mia puose
con lieto volto, ond'io mi confortai,
mi mise dentro a le segrete cose.
Quivi sospiri, pianti e alti guai
risonavan per l'aere sanza stelle,
per ch'io al cominciar ne lagrimai.
Diverse lingue, orribili favelle,
parole di dolore, accenti d'ira,
voci alte e fioche, e suon di man con elle
facevano un tumulto, il qual s'aggira
sempre in quell'aura sanza tempo tinta,
come la rena quando turbo spira.
E io ch'avea d'error la testa cinta,
dissi: <<Maestro, che e` quel ch'i' odo?
e che gent'e` che par nel duol si` vinta?>>.
Ed elli a me: <<Questo misero modo
tegnon l'anime triste di coloro
che visser sanza 'nfamia e sanza lodo.
Mischiate sono a quel cattivo coro
de li angeli che non furon ribelli
ne' fur fedeli a Dio, ma per se' fuoro.
Caccianli i ciel per non esser men belli,
ne' lo profondo inferno li riceve,
ch'alcuna gloria i rei avrebber d'elli>>.
E io: <<Maestro, che e` tanto greve
a lor, che lamentar li fa si` forte?>>.
Rispuose: <<Dicerolti molto breve.
Questi non hanno speranza di morte
e la lor cieca vita e` tanto bassa,
che 'nvidiosi son d'ogne altra sorte.
Fama di loro il mondo esser non lassa;
misericordia e giustizia li sdegna:
non ragioniam di lor, ma guarda e passa>>.
E io, che riguardai, vidi una 'nsegna
che girando correva tanto ratta,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che d'ogne posa mi parea indegna;
e dietro le venia si` lunga tratta
di gente, ch'i' non averei creduto
che morte tanta n'avesse disfatta.
Poscia ch'io v'ebbi alcun riconosciuto,
vidi e conobbi l'ombra di colui
che fece per viltade il gran rifiuto.
Incontanente intesi e certo fui
che questa era la setta d'i cattivi,
a Dio spiacenti e a' nemici sui.
Questi sciaurati, che mai non fur vivi,
erano ignudi e stimolati molto
da mosconi e da vespe ch'eran ivi.
Elle rigavan lor di sangue il volto,
che, mischiato di lagrime, a' lor piedi
da fastidiosi vermi era ricolto.
E poi ch'a riguardar oltre mi diedi,
vidi genti a la riva d'un gran fiume;
per ch'io dissi: <<Maestro, or mi concedi
ch'i' sappia quali sono, e qual costume
le fa di trapassar parer si` pronte,
com'io discerno per lo fioco lume>>.
Ed elli a me: <<Le cose ti fier conte
quando noi fermerem li nostri passi
su la trista riviera d'Acheronte>>.
Allor con li occhi vergognosi e bassi,
temendo no 'l mio dir li fosse grave,
infino al fiume del parlar mi trassi.
Ed ecco verso noi venir per nave
un vecchio, bianco per antico pelo,
gridando: <<Guai a voi, anime prave!
Non isperate mai veder lo cielo:
i' vegno per menarvi a l'altra riva
ne le tenebre etterne, in caldo e 'n gelo.
E tu che se' costi`, anima viva,
partiti da cotesti che son morti>>.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Ma poi che vide ch'io non mi partiva,
disse: <<Per altra via, per altri porti
verrai a piaggia, non qui, per passare:
piu` lieve legno convien che ti porti>>.
E 'l duca lui: <<Caron, non ti crucciare:
vuolsi cosi` cola` dove si puote
cio` che si vuole, e piu` non dimandare>>.
Quinci fuor quete le lanose gote
al nocchier de la livida palude,
che 'ntorno a li occhi avea di fiamme rote.
Ma quell'anime, ch'eran lasse e nude,
cangiar colore e dibattero i denti,
ratto che 'nteser le parole crude.
Bestemmiavano Dio e lor parenti,
l'umana spezie e 'l loco e 'l tempo e 'l seme
di lor semenza e di lor nascimenti.
Poi si ritrasser tutte quante insieme,
forte piangendo, a la riva malvagia
ch'attende ciascun uom che Dio non teme.
Caron dimonio, con occhi di bragia,
loro accennando, tutte le raccoglie;
batte col remo qualunque s'adagia.
Come d'autunno si levan le foglie
l'una appresso de l'altra, fin che 'l ramo
vede a la terra tutte le sue spoglie,
similemente il mal seme d'Adamo
gittansi di quel lito ad una ad una,
per cenni come augel per suo richiamo.
Cosi` sen vanno su per l'onda bruna,
e avanti che sien di la` discese,
anche di qua nuova schiera s'auna.
<<Figliuol mio>>, disse 'l maestro cortese,
<<quelli che muoion ne l'ira di Dio
tutti convegnon qui d'ogne paese:
e pronti sono a trapassar lo rio,
che' la divina giustizia li sprona,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
si` che la tema si volve in disio.
Quinci non passa mai anima buona;
e pero`, se Caron di te si lagna,
ben puoi sapere omai che 'l suo dir suona>>.
Finito questo, la buia campagna
tremo` si` forte, che de lo spavento
la mente di sudore ancor mi bagna.
La terra lagrimosa diede vento,
che baleno` una luce vermiglia
la qual mi vinse ciascun sentimento;
e caddi come l'uom cui sonno piglia.
CANTO IV
Ruppemi l'alto sonno ne la testa
un greve truono, si` ch'io mi riscossi
come persona ch'e` per forza desta;
e l'occhio riposato intorno mossi,
dritto levato, e fiso riguardai
per conoscer lo loco dov'io fossi.
Vero e` che 'n su la proda mi trovai
de la valle d'abisso dolorosa
che 'ntrono accoglie d'infiniti guai.
Oscura e profonda era e nebulosa
tanto che, per ficcar lo viso a fondo,
io non vi discernea alcuna cosa.
<<Or discendiam qua giu` nel cieco mondo>>,
comincio` il poeta tutto smorto.
<<Io saro` primo, e tu sarai secondo>>.
E io, che del color mi fui accorto,
dissi: <<Come verro`, se tu paventi
che suoli al mio dubbiare esser conforto?>>.
Ed elli a me: <<L'angoscia de le genti
che son qua giu`, nel viso mi dipigne
quella pieta` che tu per tema senti.
Andiam, che' la via lunga ne sospigne>>.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Cosi` si mise e cosi` mi fe' intrare
nel primo cerchio che l'abisso cigne.
Quivi, secondo che per ascoltare,
non avea pianto mai che di sospiri,
che l'aura etterna facevan tremare;
cio` avvenia di duol sanza martiri
ch'avean le turbe, ch'eran molte e grandi,
d'infanti e di femmine e di viri.
Lo buon maestro a me: <<Tu non dimandi
che spiriti son questi che tu vedi?
Or vo' che sappi, innanzi che piu` andi,
ch'ei non peccaro; e s'elli hanno mercedi,
non basta, perche' non ebber battesmo,
ch'e` porta de la fede che tu credi;
e s'e' furon dinanzi al cristianesmo,
non adorar debitamente a Dio:
e di questi cotai son io medesmo.
Per tai difetti, non per altro rio,
semo perduti, e sol di tanto offesi,
che sanza speme vivemo in disio>>.
Gran duol mi prese al cor quando lo 'ntesi,
pero` che gente di molto valore
conobbi che 'n quel limbo eran sospesi.
<<Dimmi, maestro mio, dimmi, segnore>>,
comincia' io per voler esser certo
di quella fede che vince ogne errore:
<<uscicci mai alcuno, o per suo merto
o per altrui, che poi fosse beato?>>.
E quei che 'ntese il mio parlar coverto,
rispuose: <<Io era nuovo in questo stato,
quando ci vidi venire un possente,
con segno di vittoria coronato.
Trasseci l'ombra del primo parente,
d'Abel suo figlio e quella di Noe`,
di Moise` legista e ubidente;
Abraam patriarca e David re,
Israel con lo padre e co' suoi nati
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e con Rachele, per cui tanto fe';
e altri molti, e feceli beati.
E vo' che sappi che, dinanzi ad essi,
spiriti umani non eran salvati>>.
Non lasciavam l'andar perch'ei dicessi,
ma passavam la selva tuttavia,
la selva, dico, di spiriti spessi.
Non era lunga ancor la nostra via
di qua dal sonno, quand'io vidi un foco
ch'emisperio di tenebre vincia.
Di lungi n'eravamo ancora un poco,
ma non si` ch'io non discernessi in parte
ch'orrevol gente possedea quel loco.
<<O tu ch'onori scienzia e arte,
questi chi son c'hanno cotanta onranza,
che dal modo de li altri li diparte?>>.
E quelli a me: <<L'onrata nominanza
che di lor suona su` ne la tua vita,
grazia acquista in ciel che si` li avanza>>.
Intanto voce fu per me udita:
<<Onorate l'altissimo poeta:
l'ombra sua torna, ch'era dipartita>>.
Poi che la voce fu restata e queta,
vidi quattro grand'ombre a noi venire:
sembianz'avevan ne' trista ne' lieta.
Lo buon maestro comincio` a dire:
<<Mira colui con quella spada in mano,
che vien dinanzi ai tre si` come sire:
quelli e` Omero poeta sovrano;
l'altro e` Orazio satiro che vene;
Ovidio e` 'l terzo, e l'ultimo Lucano.
Pero` che ciascun meco si convene
nel nome che sono` la voce sola,
fannomi onore, e di cio` fanno bene>>.
Cosi` vid'i' adunar la bella scola
di quel segnor de l'altissimo canto
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che sovra li altri com'aquila vola.
Da ch'ebber ragionato insieme alquanto,
volsersi a me con salutevol cenno,
e 'l mio maestro sorrise di tanto;
e piu` d'onore ancora assai mi fenno,
ch'e' si` mi fecer de la loro schiera,
si` ch'io fui sesto tra cotanto senno.
Cosi` andammo infino a la lumera,
parlando cose che 'l tacere e` bello,
si` com'era 'l parlar cola` dov'era.
Venimmo al pie` d'un nobile castello,
sette volte cerchiato d'alte mura,
difeso intorno d'un bel fiumicello.
Questo passammo come terra dura;
per sette porte intrai con questi savi:
giugnemmo in prato di fresca verdura.
Genti v'eran con occhi tardi e gravi,
di grande autorita` ne' lor sembianti:
parlavan rado, con voci soavi.
Traemmoci cosi` da l'un de' canti,
in loco aperto, luminoso e alto,
si` che veder si potien tutti quanti.
Cola` diritto, sovra 'l verde smalto,
mi fuor mostrati li spiriti magni,
che del vedere in me stesso m'essalto.
I' vidi Eletra con molti compagni,
tra ' quai conobbi Ettor ed Enea,
Cesare armato con li occhi grifagni.
Vidi Cammilla e la Pantasilea;
da l'altra parte, vidi 'l re Latino
che con Lavina sua figlia sedea.
Vidi quel Bruto che caccio` Tarquino,
Lucrezia, Iulia, Marzia e Corniglia;
e solo, in parte, vidi 'l Saladino.
Poi ch'innalzai un poco piu` le ciglia,
vidi 'l maestro di color che sanno
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
seder tra filosofica famiglia.
Tutti lo miran, tutti onor li fanno:
quivi vid'io Socrate e Platone,
che 'nnanzi a li altri piu` presso li stanno;
Democrito, che 'l mondo a caso pone,
Diogenes, Anassagora e Tale,
Empedocles, Eraclito e Zenone;
e vidi il buono accoglitor del quale,
Diascoride dico; e vidi Orfeo,
Tulio e Lino e Seneca morale;
Euclide geometra e Tolomeo,
Ipocrate, Avicenna e Galieno,
Averois, che 'l gran comento feo.
Io non posso ritrar di tutti a pieno,
pero` che si` mi caccia il lungo tema,
che molte volte al fatto il dir vien meno.
La sesta compagnia in due si scema:
per altra via mi mena il savio duca,
fuor de la queta, ne l'aura che trema.
E vegno in parte ove non e` che luca.
CANTO V
Cosi` discesi del cerchio primaio
giu` nel secondo, che men loco cinghia,
e tanto piu` dolor, che punge a guaio.
Stavvi Minos orribilmente, e ringhia:
essamina le colpe ne l'intrata;
giudica e manda secondo ch'avvinghia.
Dico che quando l'anima mal nata
li vien dinanzi, tutta si confessa;
e quel conoscitor de le peccata
vede qual loco d'inferno e` da essa;
cignesi con la coda tante volte
quantunque gradi vuol che giu` sia messa.
Sempre dinanzi a lui ne stanno molte;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
vanno a vicenda ciascuna al giudizio;
dicono e odono, e poi son giu` volte.
<<O tu che vieni al doloroso ospizio>>,
disse Minos a me quando mi vide,
lasciando l'atto di cotanto offizio,
<<guarda com'entri e di cui tu ti fide;
non t'inganni l'ampiezza de l'intrare!>>.
E 'l duca mio a lui: <<Perche' pur gride?
Non impedir lo suo fatale andare:
vuolsi cosi` cola` dove si puote
cio` che si vuole, e piu` non dimandare>>.
Or incomincian le dolenti note
a farmisi sentire; or son venuto
la` dove molto pianto mi percuote.
Io venni in loco d'ogne luce muto,
che mugghia come fa mar per tempesta,
se da contrari venti e` combattuto.
La bufera infernal, che mai non resta,
mena li spirti con la sua rapina;
voltando e percotendo li molesta.
Quando giungon davanti a la ruina,
quivi le strida, il compianto, il lamento;
bestemmian quivi la virtu` divina.
Intesi ch'a cosi` fatto tormento
enno dannati i peccator carnali,
che la ragion sommettono al talento.
E come li stornei ne portan l'ali
nel freddo tempo, a schiera larga e piena,
cosi` quel fiato li spiriti mali
di qua, di la`, di giu`, di su` li mena;
nulla speranza li conforta mai,
non che di posa, ma di minor pena.
E come i gru van cantando lor lai,
faccendo in aere di se' lunga riga,
cosi` vid'io venir, traendo guai,
ombre portate da la detta briga;
per ch'i' dissi: <<Maestro, chi son quelle
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
genti che l'aura nera si` gastiga?>>.
<<La prima di color di cui novelle
tu vuo' saper>>, mi disse quelli allotta,
<<fu imperadrice di molte favelle.
A vizio di lussuria fu si` rotta,
che libito fe' licito in sua legge,
per torre il biasmo in che era condotta.
Ell'e` Semiramis, di cui si legge
che succedette a Nino e fu sua sposa:
tenne la terra che 'l Soldan corregge.
L'altra e` colei che s'ancise amorosa,
e ruppe fede al cener di Sicheo;
poi e` Cleopatras lussuriosa.
Elena vedi, per cui tanto reo
tempo si volse, e vedi 'l grande Achille,
che con amore al fine combatteo.
Vedi Paris, Tristano>>; e piu` di mille
ombre mostrommi e nominommi a dito,
ch'amor di nostra vita dipartille.
Poscia ch'io ebbi il mio dottore udito
nomar le donne antiche e ' cavalieri,
pieta` mi giunse, e fui quasi smarrito.
I' cominciai: <<Poeta, volontieri
parlerei a quei due che 'nsieme vanno,
e paion si` al vento esser leggeri>>.
Ed elli a me: <<Vedrai quando saranno
piu` presso a noi; e tu allor li priega
per quello amor che i mena, ed ei verranno>>.
Si` tosto come il vento a noi li piega,
mossi la voce: <<O anime affannate,
venite a noi parlar, s'altri nol niega!>>.
Quali colombe dal disio chiamate
con l'ali alzate e ferme al dolce nido
vegnon per l'aere dal voler portate;
cotali uscir de la schiera ov'e` Dido,
a noi venendo per l'aere maligno,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
si` forte fu l'affettuoso grido.
<<O animal grazioso e benigno
che visitando vai per l'aere perso
noi che tignemmo il mondo di sanguigno,
se fosse amico il re de l'universo,
noi pregheremmo lui de la tua pace,
poi c'hai pieta` del nostro mal perverso.
Di quel che udire e che parlar vi piace,
noi udiremo e parleremo a voi,
mentre che 'l vento, come fa, ci tace.
Siede la terra dove nata fui
su la marina dove 'l Po discende
per aver pace co' seguaci sui.
Amor, ch'al cor gentil ratto s'apprende
prese costui de la bella persona
che mi fu tolta; e 'l modo ancor m'offende.
Amor, ch'a nullo amato amar perdona,
mi prese del costui piacer si` forte,
che, come vedi, ancor non m'abbandona.
Amor condusse noi ad una morte:
Caina attende chi a vita ci spense>>.
Queste parole da lor ci fuor porte.
Quand'io intesi quell'anime offense,
china' il viso e tanto il tenni basso,
fin che 'l poeta mi disse: <<Che pense?>>.
Quando rispuosi, cominciai: <<Oh lasso,
quanti dolci pensier, quanto disio
meno` costoro al doloroso passo!>>.
Poi mi rivolsi a loro e parla' io,
e cominciai: <<Francesca, i tuoi martiri
a lagrimar mi fanno tristo e pio.
Ma dimmi: al tempo d'i dolci sospiri,
a che e come concedette Amore
che conosceste i dubbiosi disiri?>>.
E quella a me: <<Nessun maggior dolore
che ricordarsi del tempo felice
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ne la miseria; e cio` sa 'l tuo dottore.
Ma s'a conoscer la prima radice
del nostro amor tu hai cotanto affetto,
diro` come colui che piange e dice.
Noi leggiavamo un giorno per diletto
di Lancialotto come amor lo strinse;
soli eravamo e sanza alcun sospetto.
Per piu` fiate li occhi ci sospinse
quella lettura, e scolorocci il viso;
ma solo un punto fu quel che ci vinse.
Quando leggemmo il disiato riso
esser basciato da cotanto amante,
questi, che mai da me non fia diviso,
la bocca mi bascio` tutto tremante.
Galeotto fu 'l libro e chi lo scrisse:
quel giorno piu` non vi leggemmo avante>>.
Mentre che l'uno spirto questo disse,
l'altro piangea; si` che di pietade
io venni men cosi` com'io morisse.
E caddi come corpo morto cade.
CANTO VI
Al tornar de la mente, che si chiuse
dinanzi a la pieta` d'i due cognati,
che di trestizia tutto mi confuse,
novi tormenti e novi tormentati
mi veggio intorno, come ch'io mi mova
e ch'io mi volga, e come che io guati.
Io sono al terzo cerchio, de la piova
etterna, maladetta, fredda e greve;
regola e qualita` mai non l'e` nova.
Grandine grossa, acqua tinta e neve
per l'aere tenebroso si riversa;
pute la terra che questo riceve.
Cerbero, fiera crudele e diversa,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
con tre gole caninamente latra
sovra la gente che quivi e` sommersa.
Li occhi ha vermigli, la barba unta e atra,
e 'l ventre largo, e unghiate le mani;
graffia li spirti, ed iscoia ed isquatra.
Urlar li fa la pioggia come cani;
de l'un de' lati fanno a l'altro schermo;
volgonsi spesso i miseri profani.
Quando ci scorse Cerbero, il gran vermo,
le bocche aperse e mostrocci le sanne;
non avea membro che tenesse fermo.
E 'l duca mio distese le sue spanne,
prese la terra, e con piene le pugna
la gitto` dentro a le bramose canne.
Qual e` quel cane ch'abbaiando agogna,
e si racqueta poi che 'l pasto morde,
che' solo a divorarlo intende e pugna,
cotai si fecer quelle facce lorde
de lo demonio Cerbero, che 'ntrona
l'anime si`, ch'esser vorrebber sorde.
Noi passavam su per l'ombre che adona
la greve pioggia, e ponavam le piante
sovra lor vanita` che par persona.
Elle giacean per terra tutte quante,
fuor d'una ch'a seder si levo`, ratto
ch'ella ci vide passarsi davante.
<<O tu che se' per questo 'nferno tratto>>,
mi disse, <<riconoscimi, se sai:
tu fosti, prima ch'io disfatto, fatto>>.
E io a lui: <<L'angoscia che tu hai
forse ti tira fuor de la mia mente,
si` che non par ch'i' ti vedessi mai.
Ma dimmi chi tu se' che 'n si` dolente
loco se' messo e hai si` fatta pena,
che, s'altra e` maggio, nulla e` si` spiacente>>.
Ed elli a me: <<La tua citta`, ch'e` piena
d'invidia si` che gia` trabocca il sacco,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
seco mi tenne in la vita serena.
Voi cittadini mi chiamaste Ciacco:
per la dannosa colpa de la gola,
come tu vedi, a la pioggia mi fiacco.
E io anima trista non son sola,
che' tutte queste a simil pena stanno
per simil colpa>>. E piu` non fe' parola.
Io li rispuosi: <<Ciacco, il tuo affanno
mi pesa si`, ch'a lagrimar mi 'nvita;
ma dimmi, se tu sai, a che verranno
li cittadin de la citta` partita;
s'alcun v'e` giusto; e dimmi la cagione
per che l'ha tanta discordia assalita>>.
E quelli a me: <<Dopo lunga tencione
verranno al sangue, e la parte selvaggia
caccera` l'altra con molta offensione.
Poi appresso convien che questa caggia
infra tre soli, e che l'altra sormonti
con la forza di tal che teste' piaggia.
Alte terra` lungo tempo le fronti,
tenendo l'altra sotto gravi pesi,
come che di cio` pianga o che n'aonti.
Giusti son due, e non vi sono intesi;
superbia, invidia e avarizia sono
le tre faville c'hanno i cuori accesi>>.
Qui puose fine al lagrimabil suono.
E io a lui: <<Ancor vo' che mi 'nsegni,
e che di piu` parlar mi facci dono.
Farinata e 'l Tegghiaio, che fuor si` degni,
Iacopo Rusticucci, Arrigo e 'l Mosca
e li altri ch'a ben far puoser li 'ngegni,
dimmi ove sono e fa ch'io li conosca;
che' gran disio mi stringe di savere
se 'l ciel li addolcia, o lo 'nferno li attosca>>.
E quelli: <<Ei son tra l'anime piu` nere:
diverse colpe giu` li grava al fondo:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
se tanto scendi, la` i potrai vedere.
Ma quando tu sarai nel dolce mondo,
priegoti ch'a la mente altrui mi rechi:
piu` non ti dico e piu` non ti rispondo>>.
Li diritti occhi torse allora in biechi;
guardommi un poco, e poi chino` la testa:
cadde con essa a par de li altri ciechi.
E 'l duca disse a me: <<Piu` non si desta
di qua dal suon de l'angelica tromba,
quando verra` la nimica podesta:
ciascun rivedera` la trista tomba,
ripigliera` sua carne e sua figura,
udira` quel ch'in etterno rimbomba>>.
Si` trapassammo per sozza mistura
de l'ombre e de la pioggia, a passi lenti,
toccando un poco la vita futura;
per ch'io dissi: <<Maestro, esti tormenti
crescerann'ei dopo la gran sentenza,
o fier minori, o saran si` cocenti?>>.
Ed elli a me: <<Ritorna a tua scienza,
che vuol, quanto la cosa e` piu` perfetta,
piu` senta il bene, e cosi` la doglienza.
Tutto che questa gente maladetta
in vera perfezion gia` mai non vada,
di la` piu` che di qua essere aspetta>>.
Noi aggirammo a tondo quella strada,
parlando piu` assai ch'i' non ridico;
venimmo al punto dove si digrada:
quivi trovammo Pluto, il gran nemico.
CANTO VII
<<Pape Satan, pape Satan aleppe!>>,
comincio` Pluto con la voce chioccia;
e quel savio gentil, che tutto seppe,
disse per confortarmi: <<Non ti noccia
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la tua paura; che', poder ch'elli abbia,
non ci torra` lo scender questa roccia>>.
Poi si rivolse a quella 'nfiata labbia,
e disse: <<Taci, maladetto lupo!
consuma dentro te con la tua rabbia.
Non e` sanza cagion l'andare al cupo:
vuolsi ne l'alto, la` dove Michele
fe' la vendetta del superbo strupo>>.
Quali dal vento le gonfiate vele
caggiono avvolte, poi che l'alber fiacca,
tal cadde a terra la fiera crudele.
Cosi` scendemmo ne la quarta lacca
pigliando piu` de la dolente ripa
che 'l mal de l'universo tutto insacca.
Ahi giustizia di Dio! tante chi stipa
nove travaglie e pene quant'io viddi?
e perche' nostra colpa si` ne scipa?
Come fa l'onda la` sovra Cariddi,
che si frange con quella in cui s'intoppa,
cosi` convien che qui la gente riddi.
Qui vid'i' gente piu` ch'altrove troppa,
e d'una parte e d'altra, con grand'urli,
voltando pesi per forza di poppa.
Percoteansi 'ncontro; e poscia pur li`
si rivolgea ciascun, voltando a retro,
gridando: <<Perche' tieni?>> e <<Perche' burli?>>.
Cosi` tornavan per lo cerchio tetro
da ogne mano a l'opposito punto,
gridandosi anche loro ontoso metro;
poi si volgea ciascun, quand'era giunto,
per lo suo mezzo cerchio a l'altra giostra.
E io, ch'avea lo cor quasi compunto,
dissi: <<Maestro mio, or mi dimostra
che gente e` questa, e se tutti fuor cherci
questi chercuti a la sinistra nostra>>.
Ed elli a me: <<Tutti quanti fuor guerci
si` de la mente in la vita primaia,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che con misura nullo spendio ferci.
Assai la voce lor chiaro l'abbaia
quando vegnono a' due punti del cerchio
dove colpa contraria li dispaia.
Questi fuor cherci, che non han coperchio
piloso al capo, e papi e cardinali,
in cui usa avarizia il suo soperchio>>.
E io: <<Maestro, tra questi cotali
dovre' io ben riconoscere alcuni
che furo immondi di cotesti mali>>.
Ed elli a me: <<Vano pensiero aduni:
la sconoscente vita che i fe' sozzi
ad ogne conoscenza or li fa bruni.
In etterno verranno a li due cozzi:
questi resurgeranno del sepulcro
col pugno chiuso, e questi coi crin mozzi.
Mal dare e mal tener lo mondo pulcro
ha tolto loro, e posti a questa zuffa:
qual ella sia, parole non ci appulcro.
Or puoi, figliuol, veder la corta buffa
d'i ben che son commessi a la fortuna,
per che l'umana gente si rabbuffa;
che' tutto l'oro ch'e` sotto la luna
e che gia` fu, di quest'anime stanche
non poterebbe farne posare una>>.
<<Maestro mio>>, diss'io, <<or mi di` anche:
questa fortuna di che tu mi tocche,
che e`, che i ben del mondo ha si` tra branche?>>.
E quelli a me: <<Oh creature sciocche,
quanta ignoranza e` quella che v'offende!
Or vo' che tu mia sentenza ne 'mbocche.
Colui lo cui saver tutto trascende,
fece li cieli e die` lor chi conduce
si` ch'ogne parte ad ogne parte splende,
distribuendo igualmente la luce.
Similemente a li splendor mondani
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ordino` general ministra e duce
che permutasse a tempo li ben vani
di gente in gente e d'uno in altro sangue,
oltre la difension d'i senni umani;
per ch'una gente impera e l'altra langue,
seguendo lo giudicio di costei,
che e` occulto come in erba l'angue.
Vostro saver non ha contasto a lei:
questa provede, giudica, e persegue
suo regno come il loro li altri dei.
Le sue permutazion non hanno triegue;
necessita` la fa esser veloce;
si` spesso vien chi vicenda consegue.
Quest'e` colei ch'e` tanto posta in croce
pur da color che le dovrien dar lode,
dandole biasmo a torto e mala voce;
ma ella s'e` beata e cio` non ode:
con l'altre prime creature lieta
volve sua spera e beata si gode.
Or discendiamo omai a maggior pieta;
gia` ogne stella cade che saliva
quand'io mi mossi, e 'l troppo star si vieta>>.
Noi ricidemmo il cerchio a l'altra riva
sovr'una fonte che bolle e riversa
per un fossato che da lei deriva.
L'acqua era buia assai piu` che persa;
e noi, in compagnia de l'onde bige,
intrammo giu` per una via diversa.
In la palude va c'ha nome Stige
questo tristo ruscel, quand'e` disceso
al pie` de le maligne piagge grige.
E io, che di mirare stava inteso,
vidi genti fangose in quel pantano,
ignude tutte, con sembiante offeso.
Queste si percotean non pur con mano,
ma con la testa e col petto e coi piedi,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
troncandosi co' denti a brano a brano.
Lo buon maestro disse: <<Figlio, or vedi
l'anime di color cui vinse l'ira;
e anche vo' che tu per certo credi
che sotto l'acqua e` gente che sospira,
e fanno pullular quest'acqua al summo,
come l'occhio ti dice, u' che s'aggira.
Fitti nel limo, dicon: "Tristi fummo
ne l'aere dolce che dal sol s'allegra,
portando dentro accidioso fummo:
or ci attristiam ne la belletta negra".
Quest'inno si gorgoglian ne la strozza,
che' dir nol posson con parola integra>>.
Cosi` girammo de la lorda pozza
grand'arco tra la ripa secca e 'l mezzo,
con li occhi volti a chi del fango ingozza.
Venimmo al pie` d'una torre al da sezzo.
CANTO VIII
Io dico, seguitando, ch'assai prima
che noi fossimo al pie` de l'alta torre,
li occhi nostri n'andar suso a la cima
per due fiammette che i vedemmo porre
e un'altra da lungi render cenno
tanto ch'a pena il potea l'occhio torre.
E io mi volsi al mar di tutto 'l senno;
dissi: <<Questo che dice? e che risponde
quell'altro foco? e chi son quei che 'l fenno?>>.
Ed elli a me: <<Su per le sucide onde
gia` scorgere puoi quello che s'aspetta,
se 'l fummo del pantan nol ti nasconde>>.
Corda non pinse mai da se' saetta
che si` corresse via per l'aere snella,
com'io vidi una nave piccioletta
venir per l'acqua verso noi in quella,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
sotto 'l governo d'un sol galeoto,
che gridava: <<Or se' giunta, anima fella!>>.
<<Flegias, Flegias, tu gridi a voto>>,
disse lo mio segnore <<a questa volta:
piu` non ci avrai che sol passando il loto>>.
Qual e` colui che grande inganno ascolta
che li sia fatto, e poi se ne rammarca,
fecesi Flegias ne l'ira accolta.
Lo duca mio discese ne la barca,
e poi mi fece intrare appresso lui;
e sol quand'io fui dentro parve carca.
Tosto che 'l duca e io nel legno fui,
segando se ne va l'antica prora
de l'acqua piu` che non suol con altrui.
Mentre noi corravam la morta gora,
dinanzi mi si fece un pien di fango,
e disse: <<Chi se' tu che vieni anzi ora?>>.
E io a lui: <<S'i' vegno, non rimango;
ma tu chi se', che si` se' fatto brutto?>>.
Rispuose: <<Vedi che son un che piango>>.
E io a lui: <<Con piangere e con lutto,
spirito maladetto, ti rimani;
ch'i' ti conosco, ancor sie lordo tutto>>.
Allor distese al legno ambo le mani;
per che 'l maestro accorto lo sospinse,
dicendo: <<Via costa` con li altri cani!>>.
Lo collo poi con le braccia mi cinse;
basciommi 'l volto, e disse: <<Alma sdegnosa,
benedetta colei che 'n te s'incinse!
Quei fu al mondo persona orgogliosa;
bonta` non e` che sua memoria fregi:
cosi` s'e` l'ombra sua qui furiosa.
Quanti si tegnon or la` su` gran regi
che qui staranno come porci in brago,
di se' lasciando orribili dispregi!>>.
E io: <<Maestro, molto sarei vago
di vederlo attuffare in questa broda
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
prima che noi uscissimo del lago>>.
Ed elli a me: <<Avante che la proda
ti si lasci veder, tu sarai sazio:
di tal disio convien che tu goda>>.
Dopo cio` poco vid'io quello strazio
far di costui a le fangose genti,
che Dio ancor ne lodo e ne ringrazio.
Tutti gridavano: <<A Filippo Argenti!>>;
e 'l fiorentino spirito bizzarro
in se' medesmo si volvea co' denti.
Quivi il lasciammo, che piu` non ne narro;
ma ne l'orecchie mi percosse un duolo,
per ch'io avante l'occhio intento sbarro.
Lo buon maestro disse: <<Omai, figliuolo,
s'appressa la citta` c'ha nome Dite,
coi gravi cittadin, col grande stuolo>>.
E io: <<Maestro, gia` le sue meschite
la` entro certe ne la valle cerno,
vermiglie come se di foco uscite
fossero>>. Ed ei mi disse: <<Il foco etterno
ch'entro l'affoca le dimostra rosse,
come tu vedi in questo basso inferno>>.
Noi pur giugnemmo dentro a l'alte fosse
che vallan quella terra sconsolata:
le mura mi parean che ferro fosse.
Non sanza prima far grande aggirata,
venimmo in parte dove il nocchier forte
<<Usciteci>>, grido`: <<qui e` l'intrata>>.
Io vidi piu` di mille in su le porte
da ciel piovuti, che stizzosamente
dicean: <<Chi e` costui che sanza morte
va per lo regno de la morta gente?>>.
E 'l savio mio maestro fece segno
di voler lor parlar segretamente.
Allor chiusero un poco il gran disdegno,
e disser: <<Vien tu solo, e quei sen vada,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che si` ardito intro` per questo regno.
Sol si ritorni per la folle strada:
pruovi, se sa; che' tu qui rimarrai
che li ha' iscorta si` buia contrada>>.
Pensa, lettor, se io mi sconfortai
nel suon de le parole maladette,
che' non credetti ritornarci mai.
<<O caro duca mio, che piu` di sette
volte m'hai sicurta` renduta e tratto
d'alto periglio che 'ncontra mi stette,
non mi lasciar>>, diss'io, <<cosi` disfatto;
e se 'l passar piu` oltre ci e` negato,
ritroviam l'orme nostre insieme ratto>>.
E quel segnor che li` m'avea menato,
mi disse: <<Non temer; che' 'l nostro passo
non ci puo` torre alcun: da tal n'e` dato.
Ma qui m'attendi, e lo spirito lasso
conforta e ciba di speranza buona,
ch'i' non ti lascero` nel mondo basso>>.
Cosi` sen va, e quivi m'abbandona
lo dolce padre, e io rimagno in forse,
che si` e no nel capo mi tenciona.
Udir non potti quello ch'a lor porse;
ma ei non stette la` con essi guari,
che ciascun dentro a pruova si ricorse.
Chiuser le porte que' nostri avversari
nel petto al mio segnor, che fuor rimase,
e rivolsesi a me con passi rari.
Li occhi a la terra e le ciglia avea rase
d'ogne baldanza, e dicea ne' sospiri:
<<Chi m'ha negate le dolenti case!>>.
E a me disse: <<Tu, perch'io m'adiri,
non sbigottir, ch'io vincero` la prova,
qual ch'a la difension dentro s'aggiri.
Questa lor tracotanza non e` nova;
che' gia` l'usaro a men segreta porta,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la qual sanza serrame ancor si trova.
Sovr'essa vedestu` la scritta morta:
e gia` di qua da lei discende l'erta,
passando per li cerchi sanza scorta,
tal che per lui ne fia la terra aperta>>.
CANTO IX
Quel color che vilta` di fuor mi pinse
veggendo il duca mio tornare in volta,
piu` tosto dentro il suo novo ristrinse.
Attento si fermo` com'uom ch'ascolta;
che' l'occhio nol potea menare a lunga
per l'aere nero e per la nebbia folta.
<<Pur a noi converra` vincer la punga>>,
comincio` el, <<se non… Tal ne s'offerse.
Oh quanto tarda a me ch'altri qui giunga!>>.
I' vidi ben si` com'ei ricoperse
lo cominciar con l'altro che poi venne,
che fur parole a le prime diverse;
ma nondimen paura il suo dir dienne,
perch'io traeva la parola tronca
forse a peggior sentenzia che non tenne.
<<In questo fondo de la trista conca
discende mai alcun del primo grado,
che sol per pena ha la speranza cionca?>>.
Questa question fec'io; e quei <<Di rado
incontra>>, mi rispuose, <<che di noi
faccia il cammino alcun per qual io vado.
Ver e` ch'altra fiata qua giu` fui,
congiurato da quella Eriton cruda
che richiamava l'ombre a' corpi sui.
Di poco era di me la carne nuda,
ch'ella mi fece intrar dentr'a quel muro,
per trarne un spirto del cerchio di Giuda.
Quell'e` 'l piu` basso loco e 'l piu` oscuro,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e 'l piu` lontan dal ciel che tutto gira:
ben so 'l cammin; pero` ti fa sicuro.
Questa palude che 'l gran puzzo spira
cigne dintorno la citta` dolente,
u' non potemo intrare omai sanz'ira>>.
E altro disse, ma non l'ho a mente;
pero` che l'occhio m'avea tutto tratto
ver' l'alta torre a la cima rovente,
dove in un punto furon dritte ratto
tre furie infernal di sangue tinte,
che membra feminine avieno e atto,
e con idre verdissime eran cinte;
serpentelli e ceraste avien per crine,
onde le fiere tempie erano avvinte.
E quei, che ben conobbe le meschine
de la regina de l'etterno pianto,
<<Guarda>>, mi disse, <<le feroci Erine.
Quest'e` Megera dal sinistro canto;
quella che piange dal destro e` Aletto;
Tesifon e` nel mezzo>>; e tacque a tanto.
Con l'unghie si fendea ciascuna il petto;
battiensi a palme, e gridavan si` alto,
ch'i' mi strinsi al poeta per sospetto.
<<Vegna Medusa: si` 'l farem di smalto>>,
dicevan tutte riguardando in giuso;
<<mal non vengiammo in Teseo l'assalto>>.
<<Volgiti 'n dietro e tien lo viso chiuso;
che' se 'l Gorgon si mostra e tu 'l vedessi,
nulla sarebbe di tornar mai suso>>.
Cosi` disse 'l maestro; ed elli stessi
mi volse, e non si tenne a le mie mani,
che con le sue ancor non mi chiudessi.
O voi ch'avete li 'ntelletti sani,
mirate la dottrina che s'asconde
sotto 'l velame de li versi strani.
E gia` venia su per le torbide onde
un fracasso d'un suon, pien di spavento,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
per cui tremavano amendue le sponde,
non altrimenti fatto che d'un vento
impetuoso per li avversi ardori,
che fier la selva e sanz'alcun rattento
li rami schianta, abbatte e porta fori;
dinanzi polveroso va superbo,
e fa fuggir le fiere e li pastori.
Gli occhi mi sciolse e disse: <<Or drizza il nerbo
del viso su per quella schiuma antica
per indi ove quel fummo e` piu` acerbo>>.
Come le rane innanzi a la nimica
biscia per l'acqua si dileguan tutte,
fin ch'a la terra ciascuna s'abbica,
vid'io piu` di mille anime distrutte
fuggir cosi` dinanzi ad un ch'al passo
passava Stige con le piante asciutte.
Dal volto rimovea quell'aere grasso,
menando la sinistra innanzi spesso;
e sol di quell'angoscia parea lasso.
Ben m'accorsi ch'elli era da ciel messo,
e volsimi al maestro; e quei fe' segno
ch'i' stessi queto ed inchinassi ad esso.
Ahi quanto mi parea pien di disdegno!
Venne a la porta, e con una verghetta
l'aperse, che non v'ebbe alcun ritegno.
<<O cacciati del ciel, gente dispetta>>,
comincio` elli in su l'orribil soglia,
<<ond'esta oltracotanza in voi s'alletta?
Perche' recalcitrate a quella voglia
a cui non puote il fin mai esser mozzo,
e che piu` volte v'ha cresciuta doglia?
Che giova ne le fata dar di cozzo?
Cerbero vostro, se ben vi ricorda,
ne porta ancor pelato il mento e 'l gozzo>>.
Poi si rivolse per la strada lorda,
e non fe' motto a noi, ma fe' sembiante
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
d'omo cui altra cura stringa e morda
che quella di colui che li e` davante;
e noi movemmo i piedi inver' la terra,
sicuri appresso le parole sante.
Dentro li 'ntrammo sanz'alcuna guerra;
e io, ch'avea di riguardar disio
la condizion che tal fortezza serra,
com'io fui dentro, l'occhio intorno invio;
e veggio ad ogne man grande campagna
piena di duolo e di tormento rio.
Si` come ad Arli, ove Rodano stagna,
si` com'a Pola, presso del Carnaro
ch'Italia chiude e suoi termini bagna,
fanno i sepulcri tutt'il loco varo,
cosi` facevan quivi d'ogne parte,
salvo che 'l modo v'era piu` amaro;
che' tra gli avelli fiamme erano sparte,
per le quali eran si` del tutto accesi,
che ferro piu` non chiede verun'arte.
Tutti li lor coperchi eran sospesi,
e fuor n'uscivan si` duri lamenti,
che ben parean di miseri e d'offesi.
E io: <<Maestro, quai son quelle genti
che, seppellite dentro da quell'arche,
si fan sentir coi sospiri dolenti?>>.
Ed elli a me: <<Qui son li eresiarche
con lor seguaci, d'ogne setta, e molto
piu` che non credi son le tombe carche.
Simile qui con simile e` sepolto,
e i monimenti son piu` e men caldi>>.
E poi ch'a la man destra si fu volto,
passammo tra i martiri e li alti spaldi.
CANTO X
Ora sen va per un secreto calle,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tra 'l muro de la terra e li martiri,
lo mio maestro, e io dopo le spalle.
<<O virtu` somma, che per li empi giri
mi volvi>>, cominciai, <<com'a te piace,
parlami, e sodisfammi a' miei disiri.
La gente che per li sepolcri giace
potrebbesi veder? gia` son levati
tutt'i coperchi, e nessun guardia face>>.
E quelli a me: <<Tutti saran serrati
quando di Iosafat qui torneranno
coi corpi che la` su` hanno lasciati.
Suo cimitero da questa parte hanno
con Epicuro tutti suoi seguaci,
che l'anima col corpo morta fanno.
Pero` a la dimanda che mi faci
quinc'entro satisfatto sara` tosto,
e al disio ancor che tu mi taci>>.
E io: <<Buon duca, non tegno riposto
a te mio cuor se non per dicer poco,
e tu m'hai non pur mo a cio` disposto>>.
<<O Tosco che per la citta` del foco
vivo ten vai cosi` parlando onesto,
piacciati di restare in questo loco.
La tua loquela ti fa manifesto
di quella nobil patria natio
a la qual forse fui troppo molesto>>.
Subitamente questo suono uscio
d'una de l'arche; pero` m'accostai,
temendo, un poco piu` al duca mio.
Ed el mi disse: <<Volgiti! Che fai?
Vedi la` Farinata che s'e` dritto:
da la cintola in su` tutto 'l vedrai>>.
Io avea gia` il mio viso nel suo fitto;
ed el s'ergea col petto e con la fronte
com'avesse l'inferno a gran dispitto.
E l'animose man del duca e pronte
mi pinser tra le sepulture a lui,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
dicendo: <<Le parole tue sien conte>>.
Com'io al pie` de la sua tomba fui,
guardommi un poco, e poi, quasi sdegnoso,
mi dimando`: <<Chi fuor li maggior tui?>>.
Io ch'era d'ubidir disideroso,
non gliel celai, ma tutto gliel'apersi;
ond'ei levo` le ciglia un poco in suso;
poi disse: <<Fieramente furo avversi
a me e a miei primi e a mia parte,
si` che per due fiate li dispersi>>.
<<S'ei fur cacciati, ei tornar d'ogne parte>>,
rispuos'io lui, <<l'una e l'altra fiata;
ma i vostri non appreser ben quell'arte>>.
Allor surse a la vista scoperchiata
un'ombra, lungo questa, infino al mento:
credo che s'era in ginocchie levata.
Dintorno mi guardo`, come talento
avesse di veder s'altri era meco;
e poi che 'l sospecciar fu tutto spento,
piangendo disse: <<Se per questo cieco
carcere vai per altezza d'ingegno,
mio figlio ov'e`? e perche' non e` teco?>>.
E io a lui: <<Da me stesso non vegno:
colui ch'attende la`, per qui mi mena
forse cui Guido vostro ebbe a disdegno>>.
Le sue parole e 'l modo de la pena
m'avean di costui gia` letto il nome;
pero` fu la risposta cosi` piena.
Di subito drizzato grido`: <<Come?
dicesti "elli ebbe"? non viv'elli ancora?
non fiere li occhi suoi lo dolce lume?>>.
Quando s'accorse d'alcuna dimora
ch'io facea dinanzi a la risposta,
supin ricadde e piu` non parve fora.
Ma quell'altro magnanimo, a cui posta
restato m'era, non muto` aspetto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ne' mosse collo, ne' piego` sua costa:
e se' continuando al primo detto,
<<S'elli han quell'arte>>, disse, <<male appresa,
cio` mi tormenta piu` che questo letto.
Ma non cinquanta volte fia raccesa
la faccia de la donna che qui regge,
che tu saprai quanto quell'arte pesa.
E se tu mai nel dolce mondo regge,
dimmi: perche' quel popolo e` si` empio
incontr'a' miei in ciascuna sua legge?>>.
Ond'io a lui: <<Lo strazio e 'l grande scempio
che fece l'Arbia colorata in rosso,
tal orazion fa far nel nostro tempio>>.
Poi ch'ebbe sospirando il capo mosso,
<<A cio` non fu' io sol>>, disse, <<ne' certo
sanza cagion con li altri sarei mosso.
Ma fu' io solo, la` dove sofferto
fu per ciascun di torre via Fiorenza,
colui che la difesi a viso aperto>>.
<<Deh, se riposi mai vostra semenza>>,
prega' io lui, <<solvetemi quel nodo
che qui ha 'nviluppata mia sentenza.
El par che voi veggiate, se ben odo,
dinanzi quel che 'l tempo seco adduce,
e nel presente tenete altro modo>>.
<<Noi veggiam, come quei c'ha mala luce,
le cose>>, disse, <<che ne son lontano;
cotanto ancor ne splende il sommo duce.
Quando s'appressano o son, tutto e` vano
nostro intelletto; e s'altri non ci apporta,
nulla sapem di vostro stato umano.
Pero` comprender puoi che tutta morta
fia nostra conoscenza da quel punto
che del futuro fia chiusa la porta>>.
Allor, come di mia colpa compunto,
dissi: <<Or direte dunque a quel caduto
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che 'l suo nato e` co'vivi ancor congiunto;
e s'i' fui, dianzi, a la risposta muto,
fate i saper che 'l fei perche' pensava
gia` ne l'error che m'avete soluto>>.
E gia` 'l maestro mio mi richiamava;
per ch'i' pregai lo spirto piu` avaccio
che mi dicesse chi con lu' istava.
Dissemi: <<Qui con piu` di mille giaccio:
qua dentro e` 'l secondo Federico,
e 'l Cardinale; e de li altri mi taccio>>.
Indi s'ascose; e io inver' l'antico
poeta volsi i passi, ripensando
a quel parlar che mi parea nemico.
Elli si mosse; e poi, cosi` andando,
mi disse: <<Perche' se' tu si` smarrito?>>.
E io li sodisfeci al suo dimando.
<<La mente tua conservi quel ch'udito
hai contra te>>, mi comando` quel saggio.
<<E ora attendi qui>>, e drizzo` 'l dito:
<<quando sarai dinanzi al dolce raggio
di quella il cui bell'occhio tutto vede,
da lei saprai di tua vita il viaggio>>.
Appresso mosse a man sinistra il piede:
lasciammo il muro e gimmo inver' lo mezzo
per un sentier ch'a una valle fiede,
che 'nfin la` su` facea spiacer suo lezzo.
CANTO XI
In su l'estremita` d'un'alta ripa
che facevan gran pietre rotte in cerchio
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
venimmo sopra piu` crudele stipa;
e quivi, per l'orribile soperchio
del puzzo che 'l profondo abisso gitta,
ci raccostammo, in dietro, ad un coperchio
d'un grand'avello, ov'io vidi una scritta
che dicea: "Anastasio papa guardo,
lo qual trasse Fotin de la via dritta".
<<Lo nostro scender conviene esser tardo,
si` che s'ausi un poco in prima il senso
al tristo fiato; e poi no i fia riguardo>>.
Cosi` 'l maestro; e io <<Alcun compenso>>,
dissi lui, <<trova che 'l tempo non passi
perduto>>. Ed elli: <<Vedi ch'a cio` penso>>.
<<Figliuol mio, dentro da cotesti sassi>>,
comincio` poi a dir, <<son tre cerchietti
di grado in grado, come que' che lassi.
Tutti son pien di spirti maladetti;
ma perche' poi ti basti pur la vista,
intendi come e perche' son costretti.
D'ogne malizia, ch'odio in cielo acquista,
ingiuria e` 'l fine, ed ogne fin cotale
o con forza o con frode altrui contrista.
Ma perche' frode e` de l'uom proprio male,
piu` spiace a Dio; e pero` stan di sotto
li frodolenti, e piu` dolor li assale.
Di violenti il primo cerchio e` tutto;
ma perche' si fa forza a tre persone,
in tre gironi e` distinto e costrutto.
A Dio, a se', al prossimo si pone
far forza, dico in loro e in lor cose,
come udirai con aperta ragione.
Morte per forza e ferute dogliose
nel prossimo si danno, e nel suo avere
ruine, incendi e tollette dannose;
onde omicide e ciascun che mal fiere,
guastatori e predon, tutti tormenta
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
lo giron primo per diverse schiere.
Puote omo avere in se' man violenta
e ne' suoi beni; e pero` nel secondo
giron convien che sanza pro si penta
qualunque priva se' del vostro mondo,
biscazza e fonde la sua facultade,
e piange la` dov'esser de' giocondo.
Puossi far forza nella deitade,
col cor negando e bestemmiando quella,
e spregiando natura e sua bontade;
e pero` lo minor giron suggella
del segno suo e Soddoma e Caorsa
e chi, spregiando Dio col cor, favella.
La frode, ond'ogne coscienza e` morsa,
puo` l'omo usare in colui che 'n lui fida
e in quel che fidanza non imborsa.
Questo modo di retro par ch'incida
pur lo vinco d'amor che fa natura;
onde nel cerchio secondo s'annida
ipocresia, lusinghe e chi affattura,
falsita`, ladroneccio e simonia,
ruffian, baratti e simile lordura.
Per l'altro modo quell'amor s'oblia
che fa natura, e quel ch'e` poi aggiunto,
di che la fede spezial si cria;
onde nel cerchio minore, ov'e` 'l punto
de l'universo in su che Dite siede,
qualunque trade in etterno e` consunto>>.
E io: <<Maestro, assai chiara procede
la tua ragione, e assai ben distingue
questo baratro e 'l popol ch'e' possiede.
Ma dimmi: quei de la palude pingue,
che mena il vento, e che batte la pioggia,
e che s'incontran con si` aspre lingue,
perche' non dentro da la citta` roggia
sono ei puniti, se Dio li ha in ira?
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e se non li ha, perche' sono a tal foggia?>>.
Ed elli a me <<Perche' tanto delira>>,
disse <<lo 'ngegno tuo da quel che sole?
o ver la mente dove altrove mira?
Non ti rimembra di quelle parole
con le quai la tua Etica pertratta
le tre disposizion che 'l ciel non vole,
incontenenza, malizia e la matta
bestialitade? e come incontenenza
men Dio offende e men biasimo accatta?
Se tu riguardi ben questa sentenza,
e rechiti a la mente chi son quelli
che su` di fuor sostegnon penitenza,
tu vedrai ben perche' da questi felli
sien dipartiti, e perche' men crucciata
la divina vendetta li martelli>>.
<<O sol che sani ogni vista turbata,
tu mi contenti si` quando tu solvi,
che, non men che saver, dubbiar m'aggrata.
Ancora in dietro un poco ti rivolvi>>,
diss'io, <<la` dove di' ch'usura offende
la divina bontade, e 'l groppo solvi>>.
<<Filosofia>>, mi disse, <<a chi la 'ntende,
nota, non pure in una sola parte,
come natura lo suo corso prende
dal divino 'ntelletto e da sua arte;
e se tu ben la tua Fisica note,
tu troverai, non dopo molte carte,
che l'arte vostra quella, quanto pote,
segue, come 'l maestro fa 'l discente;
si` che vostr'arte a Dio quasi e` nepote.
Da queste due, se tu ti rechi a mente
lo Genesi` dal principio, convene
prender sua vita e avanzar la gente;
e perche' l'usuriere altra via tene,
per se' natura e per la sua seguace
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
dispregia, poi ch'in altro pon la spene.
Ma seguimi oramai, che 'l gir mi piace;
che' i Pesci guizzan su per l'orizzonta,
e 'l Carro tutto sovra 'l Coro giace,
e 'l balzo via la` oltra si dismonta>>.
CANTO XII
Era lo loco ov'a scender la riva
venimmo, alpestro e, per quel che v'er'anco,
tal, ch'ogne vista ne sarebbe schiva.
Qual e` quella ruina che nel fianco
di qua da Trento l'Adice percosse,
o per tremoto o per sostegno manco,
che da cima del monte, onde si mosse,
al piano e` si` la roccia discoscesa,
ch'alcuna via darebbe a chi su` fosse:
cotal di quel burrato era la scesa;
e 'n su la punta de la rotta lacca
l'infamia di Creti era distesa
che fu concetta ne la falsa vacca;
e quando vide noi, se' stesso morse,
si` come quei cui l'ira dentro fiacca.
Lo savio mio inver' lui grido`: <<Forse
tu credi che qui sia 'l duca d'Atene,
che su` nel mondo la morte ti porse?
Partiti, bestia: che' questi non vene
ammaestrato da la tua sorella,
ma vassi per veder le vostre pene>>.
Qual e` quel toro che si slaccia in quella
c'ha ricevuto gia` 'l colpo mortale,
che gir non sa, ma qua e la` saltella,
vid'io lo Minotauro far cotale;
e quello accorto grido`: <<Corri al varco:
mentre ch'e' 'nfuria, e` buon che tu ti cale>>.
Cosi` prendemmo via giu` per lo scarco
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
di quelle pietre, che spesso moviensi
sotto i miei piedi per lo novo carco.
Io gia pensando; e quei disse: <<Tu pensi
forse a questa ruina ch'e` guardata
da quell'ira bestial ch'i' ora spensi.
Or vo' che sappi che l'altra fiata
ch'i' discesi qua giu` nel basso inferno,
questa roccia non era ancor cascata.
Ma certo poco pria, se ben discerno,
che venisse colui che la gran preda
levo` a Dite del cerchio superno,
da tutte parti l'alta valle feda
tremo` si`, ch'i' pensai che l'universo
sentisse amor, per lo qual e` chi creda
piu` volte il mondo in caosso converso;
e in quel punto questa vecchia roccia
qui e altrove, tal fece riverso.
Ma ficca li occhi a valle, che' s'approccia
la riviera del sangue in la qual bolle
qual che per violenza in altrui noccia>>.
Oh cieca cupidigia e ira folle,
che si` ci sproni ne la vita corta,
e ne l'etterna poi si` mal c'immolle!
Io vidi un'ampia fossa in arco torta,
come quella che tutto 'l piano abbraccia,
secondo ch'avea detto la mia scorta;
e tra 'l pie` de la ripa ed essa, in traccia
corrien centauri, armati di saette,
come solien nel mondo andare a caccia.
Veggendoci calar, ciascun ristette,
e de la schiera tre si dipartiro
con archi e asticciuole prima elette;
e l'un grido` da lungi: <<A qual martiro
venite voi che scendete la costa?
Ditel costinci; se non, l'arco tiro>>.
Lo mio maestro disse: <<La risposta
farem noi a Chiron costa` di presso:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
mal fu la voglia tua sempre si` tosta>>.
Poi mi tento`, e disse: <<Quelli e` Nesso,
che mori` per la bella Deianira
e fe' di se' la vendetta elli stesso.
E quel di mezzo, ch'al petto si mira,
e` il gran Chiron, il qual nodri` Achille;
quell'altro e` Folo, che fu si` pien d'ira.
Dintorno al fosso vanno a mille a mille,
saettando qual anima si svelle
del sangue piu` che sua colpa sortille>>.
Noi ci appressammo a quelle fiere isnelle:
Chiron prese uno strale, e con la cocca
fece la barba in dietro a le mascelle.
Quando s'ebbe scoperta la gran bocca,
disse a' compagni: <<Siete voi accorti
che quel di retro move cio` ch'el tocca?
Cosi` non soglion far li pie` d'i morti>>.
E 'l mio buon duca, che gia` li er'al petto,
dove le due nature son consorti,
rispuose: <<Ben e` vivo, e si` soletto
mostrar li mi convien la valle buia;
necessita` 'l ci 'nduce, e non diletto.
Tal si parti` da cantare alleluia
che mi commise quest'officio novo:
non e` ladron, ne' io anima fuia.
Ma per quella virtu` per cu' io movo
li passi miei per si` selvaggia strada,
danne un de' tuoi, a cui noi siamo a provo,
e che ne mostri la` dove si guada
e che porti costui in su la groppa,
che' non e` spirto che per l'aere vada>>.
Chiron si volse in su la destra poppa,
e disse a Nesso: <<Torna, e si` li guida,
e fa cansar s'altra schiera v'intoppa>>.
Or ci movemmo con la scorta fida
lungo la proda del bollor vermiglio,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
dove i bolliti facieno alte strida.
Io vidi gente sotto infino al ciglio;
e 'l gran centauro disse: <<E' son tiranni
che dier nel sangue e ne l'aver di piglio.
Quivi si piangon li spietati danni;
quivi e` Alessandro, e Dionisio fero,
che fe' Cicilia aver dolorosi anni.
E quella fronte c'ha 'l pel cosi` nero,
e` Azzolino; e quell'altro ch'e` biondo,
e` Opizzo da Esti, il qual per vero
fu spento dal figliastro su` nel mondo>>.
Allor mi volsi al poeta, e quei disse:
<<Questi ti sia or primo, e io secondo>>.
Poco piu` oltre il centauro s'affisse
sovr'una gente che 'nfino a la gola
parea che di quel bulicame uscisse.
Mostrocci un'ombra da l'un canto sola,
dicendo: <<Colui fesse in grembo a Dio
lo cor che 'n su Tamisi ancor si cola>>.
Poi vidi gente che di fuor del rio
tenean la testa e ancor tutto 'l casso;
e di costoro assai riconobb'io.
Cosi` a piu` a piu` si facea basso
quel sangue, si` che cocea pur li piedi;
e quindi fu del fosso il nostro passo.
<<Si` come tu da questa parte vedi
lo bulicame che sempre si scema>>,
disse 'l centauro, <<voglio che tu credi
che da quest'altra a piu` a piu` giu` prema
lo fondo suo, infin ch'el si raggiunge
ove la tirannia convien che gema.
La divina giustizia di qua punge
quell'Attila che fu flagello in terra
e Pirro e Sesto; e in etterno munge
le lagrime, che col bollor diserra,
a Rinier da Corneto, a Rinier Pazzo,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che fecero a le strade tanta guerra>>.
Poi si rivolse, e ripassossi 'l guazzo.
CANTO XIII
Non era ancor di la` Nesso arrivato,
quando noi ci mettemmo per un bosco
che da neun sentiero era segnato.
Non fronda verde, ma di color fosco;
non rami schietti, ma nodosi e 'nvolti;
non pomi v'eran, ma stecchi con tosco:
non han si` aspri sterpi ne' si` folti
quelle fiere selvagge che 'n odio hanno
tra Cecina e Corneto i luoghi colti.
Quivi le brutte Arpie lor nidi fanno,
che cacciar de le Strofade i Troiani
con tristo annunzio di futuro danno.
Ali hanno late, e colli e visi umani,
pie` con artigli, e pennuto 'l gran ventre;
fanno lamenti in su li alberi strani.
E 'l buon maestro <<Prima che piu` entre,
sappi che se' nel secondo girone>>,
mi comincio` a dire, <<e sarai mentre
che tu verrai ne l'orribil sabbione.
Pero` riguarda ben; si` vederai
cose che torrien fede al mio sermone>>.
Io sentia d'ogne parte trarre guai,
e non vedea persona che 'l facesse;
per ch'io tutto smarrito m'arrestai.
Cred'io ch'ei credette ch'io credesse
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che tante voci uscisser, tra quei bronchi
da gente che per noi si nascondesse.
Pero` disse 'l maestro: <<Se tu tronchi
qualche fraschetta d'una d'este piante,
li pensier c'hai si faran tutti monchi>>.
Allor porsi la mano un poco avante,
e colsi un ramicel da un gran pruno;
e 'l tronco suo grido`: <<Perche' mi schiante?>>.
Da che fatto fu poi di sangue bruno,
ricomincio` a dir: <<Perche' mi scerpi?
non hai tu spirto di pietade alcuno?
Uomini fummo, e or siam fatti sterpi:
ben dovrebb'esser la tua man piu` pia,
se state fossimo anime di serpi>>.
Come d'un stizzo verde ch'arso sia
da l'un de'capi, che da l'altro geme
e cigola per vento che va via,
si` de la scheggia rotta usciva insieme
parole e sangue; ond'io lasciai la cima
cadere, e stetti come l'uom che teme.
<<S'elli avesse potuto creder prima>>,
rispuose 'l savio mio, <<anima lesa,
cio` c'ha veduto pur con la mia rima,
non averebbe in te la man distesa;
ma la cosa incredibile mi fece
indurlo ad ovra ch'a me stesso pesa.
Ma dilli chi tu fosti, si` che 'n vece
d'alcun'ammenda tua fama rinfreschi
nel mondo su`, dove tornar li lece>>.
E 'l tronco: <<Si` col dolce dir m'adeschi,
ch'i' non posso tacere; e voi non gravi
perch'io un poco a ragionar m'inveschi.
Io son colui che tenni ambo le chiavi
del cor di Federigo, e che le volsi,
serrando e diserrando, si` soavi,
che dal secreto suo quasi ogn'uom tolsi:
fede portai al glorioso offizio,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tanto ch'i' ne perde' li sonni e ' polsi.
La meretrice che mai da l'ospizio
di Cesare non torse li occhi putti,
morte comune e de le corti vizio,
infiammo` contra me li animi tutti;
e li 'nfiammati infiammar si` Augusto,
che ' lieti onor tornaro in tristi lutti.
L'animo mio, per disdegnoso gusto,
credendo col morir fuggir disdegno,
ingiusto fece me contra me giusto.
Per le nove radici d'esto legno
vi giuro che gia` mai non ruppi fede
al mio segnor, che fu d'onor si` degno.
E se di voi alcun nel mondo riede,
conforti la memoria mia, che giace
ancor del colpo che 'nvidia le diede>>.
Un poco attese, e poi <<Da ch'el si tace>>,
disse 'l poeta a me, <<non perder l'ora;
ma parla, e chiedi a lui, se piu` ti piace>>.
Ond'io a lui: <<Domandal tu ancora
di quel che credi ch'a me satisfaccia;
ch'i' non potrei, tanta pieta` m'accora>>.
Percio` ricomincio`: <<Se l'om ti faccia
liberamente cio` che 'l tuo dir priega,
spirito incarcerato, ancor ti piaccia
di dirne come l'anima si lega
in questi nocchi; e dinne, se tu puoi,
s'alcuna mai di tai membra si spiega>>.
Allor soffio` il tronco forte, e poi
si converti` quel vento in cotal voce:
<<Brievemente sara` risposto a voi.
Quando si parte l'anima feroce
dal corpo ond'ella stessa s'e` disvelta,
Minos la manda a la settima foce.
Cade in la selva, e non l'e` parte scelta;
ma la` dove fortuna la balestra,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
quivi germoglia come gran di spelta.
Surge in vermena e in pianta silvestra:
l'Arpie, pascendo poi de le sue foglie,
fanno dolore, e al dolor fenestra.
Come l'altre verrem per nostre spoglie,
ma non pero` ch'alcuna sen rivesta,
che' non e` giusto aver cio` ch'om si toglie.
Qui le trascineremo, e per la mesta
selva saranno i nostri corpi appesi,
ciascuno al prun de l'ombra sua molesta>>.
Noi eravamo ancora al tronco attesi,
credendo ch'altro ne volesse dire,
quando noi fummo d'un romor sorpresi,
similemente a colui che venire
sente 'l porco e la caccia a la sua posta,
ch'ode le bestie, e le frasche stormire.
Ed ecco due da la sinistra costa,
nudi e graffiati, fuggendo si` forte,
che de la selva rompieno ogni rosta.
Quel dinanzi: <<Or accorri, accorri, morte!>>.
E l'altro, cui pareva tardar troppo,
gridava: <<Lano, si` non furo accorte
le gambe tue a le giostre dal Toppo!>>.
E poi che forse li fallia la lena,
di se' e d'un cespuglio fece un groppo.
Di rietro a loro era la selva piena
di nere cagne, bramose e correnti
come veltri ch'uscisser di catena.
In quel che s'appiatto` miser li denti,
e quel dilaceraro a brano a brano;
poi sen portar quelle membra dolenti.
Presemi allor la mia scorta per mano,
e menommi al cespuglio che piangea,
per le rotture sanguinenti in vano.
<<O Iacopo>>, dicea, <<da Santo Andrea,
che t'e` giovato di me fare schermo?
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che colpa ho io de la tua vita rea?>>.
Quando 'l maestro fu sovr'esso fermo,
disse <<Chi fosti, che per tante punte
soffi con sangue doloroso sermo?>>.
Ed elli a noi: <<O anime che giunte
siete a veder lo strazio disonesto
c'ha le mie fronde si` da me disgiunte,
raccoglietele al pie` del tristo cesto.
I' fui de la citta` che nel Batista
muto` il primo padrone; ond'ei per questo
sempre con l'arte sua la fara` trista;
e se non fosse che 'n sul passo d'Arno
rimane ancor di lui alcuna vista,
que' cittadin che poi la rifondarno
sovra 'l cener che d'Attila rimase,
avrebber fatto lavorare indarno.
Io fei gibbetto a me de le mie case>>.
CANTO XIV
Poi che la carita` del natio loco
mi strinse, raunai le fronde sparte,
e rende'le a colui, ch'era gia` fioco.
Indi venimmo al fine ove si parte
lo secondo giron dal terzo, e dove
si vede di giustizia orribil arte.
A ben manifestar le cose nove,
dico che arrivammo ad una landa
che dal suo letto ogne pianta rimove.
La dolorosa selva l'e` ghirlanda
intorno, come 'l fosso tristo ad essa:
quivi fermammo i passi a randa a randa.
Lo spazzo era una rena arida e spessa,
non d'altra foggia fatta che colei
che fu da' pie` di Caton gia` soppressa.
O vendetta di Dio, quanto tu dei
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
esser temuta da ciascun che legge
cio` che fu manifesto a li occhi miei!
D'anime nude vidi molte gregge
che piangean tutte assai miseramente,
e parea posta lor diversa legge.
Supin giacea in terra alcuna gente,
alcuna si sedea tutta raccolta,
e altra andava continuamente.
Quella che giva intorno era piu` molta,
e quella men che giacea al tormento,
ma piu` al duolo avea la lingua sciolta.
Sovra tutto 'l sabbion, d'un cader lento,
piovean di foco dilatate falde,
come di neve in alpe sanza vento.
Quali Alessandro in quelle parti calde
d'India vide sopra 'l suo stuolo
fiamme cadere infino a terra salde,
per ch'ei provide a scalpitar lo suolo
con le sue schiere, accio` che lo vapore
mei si stingueva mentre ch'era solo:
tale scendeva l'etternale ardore;
onde la rena s'accendea, com'esca
sotto focile, a doppiar lo dolore.
Sanza riposo mai era la tresca
de le misere mani, or quindi or quinci
escotendo da se' l'arsura fresca.
I' cominciai: <<Maestro, tu che vinci
tutte le cose, fuor che ' demon duri
ch'a l'intrar de la porta incontra uscinci,
chi e` quel grande che non par che curi
lo 'ncendio e giace dispettoso e torto,
si` che la pioggia non par che 'l marturi?>>.
E quel medesmo, che si fu accorto
ch'io domandava il mio duca di lui,
grido`: <<Qual io fui vivo, tal son morto.
Se Giove stanchi 'l suo fabbro da cui
crucciato prese la folgore aguta
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
onde l'ultimo di` percosso fui;
o s'elli stanchi li altri a muta a muta
in Mongibello a la focina negra,
chiamando "Buon Vulcano, aiuta, aiuta!",
si` com'el fece a la pugna di Flegra,
e me saetti con tutta sua forza,
non ne potrebbe aver vendetta allegra>>.
Allora il duca mio parlo` di forza
tanto, ch'i' non l'avea si` forte udito:
<<O Capaneo, in cio` che non s'ammorza
la tua superbia, se' tu piu` punito:
nullo martiro, fuor che la tua rabbia,
sarebbe al tuo furor dolor compito>>.
Poi si rivolse a me con miglior labbia
dicendo: <<Quei fu l'un d'i sette regi
ch'assiser Tebe; ed ebbe e par ch'elli abbia
Dio in disdegno, e poco par che 'l pregi;
ma, com'io dissi lui, li suoi dispetti
sono al suo petto assai debiti fregi.
Or mi vien dietro, e guarda che non metti,
ancor, li piedi ne la rena arsiccia;
ma sempre al bosco tien li piedi stretti>>.
Tacendo divenimmo la` 've spiccia
fuor de la selva un picciol fiumicello,
lo cui rossore ancor mi raccapriccia.
Quale del Bulicame esce ruscello
che parton poi tra lor le peccatrici,
tal per la rena giu` sen giva quello.
Lo fondo suo e ambo le pendici
fatt'era 'n pietra, e ' margini dallato;
per ch'io m'accorsi che 'l passo era lici.
<<Tra tutto l'altro ch'i' t'ho dimostrato,
poscia che noi intrammo per la porta
lo cui sogliare a nessuno e` negato,
cosa non fu da li tuoi occhi scorta
notabile com'e` 'l presente rio,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che sovra se' tutte fiammelle ammorta>>.
Queste parole fuor del duca mio;
per ch'io 'l pregai che mi largisse 'l pasto
di cui largito m'avea il disio.
<<In mezzo mar siede un paese guasto>>,
diss'elli allora, <<che s'appella Creta,
sotto 'l cui rege fu gia` 'l mondo casto.
Una montagna v'e` che gia` fu lieta
d'acqua e di fronde, che si chiamo` Ida:
or e` diserta come cosa vieta.
Rea la scelse gia` per cuna fida
del suo figliuolo, e per celarlo meglio,
quando piangea, vi facea far le grida.
Dentro dal monte sta dritto un gran veglio,
che tien volte le spalle inver' Dammiata
e Roma guarda come suo speglio.
La sua testa e` di fin oro formata,
e puro argento son le braccia e 'l petto,
poi e` di rame infino a la forcata;
da indi in giuso e` tutto ferro eletto,
salvo che 'l destro piede e` terra cotta;
e sta 'n su quel piu` che 'n su l'altro, eretto.
Ciascuna parte, fuor che l'oro, e` rotta
d'una fessura che lagrime goccia,
le quali, accolte, foran quella grotta.
Lor corso in questa valle si diroccia:
fanno Acheronte, Stige e Flegetonta;
poi sen van giu` per questa stretta doccia
infin, la` ove piu` non si dismonta
fanno Cocito; e qual sia quello stagno
tu lo vedrai, pero` qui non si conta>>.
E io a lui: <<Se 'l presente rigagno
si diriva cosi` dal nostro mondo,
perche' ci appar pur a questo vivagno?>>.
Ed elli a me: <<Tu sai che 'l loco e` tondo;
e tutto che tu sie venuto molto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pur a sinistra, giu` calando al fondo,
non se' ancor per tutto il cerchio volto:
per che, se cosa n'apparisce nova,
non de' addur maraviglia al tuo volto>>.
E io ancor: <<Maestro, ove si trova
Flegetonta e Lete`? che' de l'un taci,
e l'altro di' che si fa d'esta piova>>.
<<In tutte tue question certo mi piaci>>,
rispuose; <<ma 'l bollor de l'acqua rossa
dovea ben solver l'una che tu faci.
Lete` vedrai, ma fuor di questa fossa,
la` dove vanno l'anime a lavarsi
quando la colpa pentuta e` rimossa>>.
Poi disse: <<Omai e` tempo da scostarsi
dal bosco; fa che di retro a me vegne:
li margini fan via, che non son arsi,
e sopra loro ogne vapor si spegne>>.
CANTO XV
Ora cen porta l'un de' duri margini;
e 'l fummo del ruscel di sopra aduggia,
si` che dal foco salva l'acqua e li argini.
Quali Fiamminghi tra Guizzante e Bruggia,
temendo 'l fiotto che 'nver lor s'avventa,
fanno lo schermo perche' 'l mar si fuggia;
e quali Padoan lungo la Brenta,
per difender lor ville e lor castelli,
anzi che Carentana il caldo senta:
a tale imagine eran fatti quelli,
tutto che ne' si` alti ne' si` grossi,
qual che si fosse, lo maestro felli.
Gia` eravam da la selva rimossi
tanto, ch'i' non avrei visto dov'era,
perch'io in dietro rivolto mi fossi,
quando incontrammo d'anime una schiera
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che venian lungo l'argine, e ciascuna
ci riguardava come suol da sera
guardare uno altro sotto nuova luna;
e si` ver' noi aguzzavan le ciglia
come 'l vecchio sartor fa ne la cruna.
Cosi` adocchiato da cotal famiglia,
fui conosciuto da un, che mi prese
per lo lembo e grido`: <<Qual maraviglia!>>.
E io, quando 'l suo braccio a me distese,
ficcai li occhi per lo cotto aspetto,
si` che 'l viso abbrusciato non difese
la conoscenza sua al mio 'ntelletto;
e chinando la mano a la sua faccia,
rispuosi: <<Siete voi qui, ser Brunetto?>>.
E quelli: <<O figliuol mio, non ti dispiaccia
se Brunetto Latino un poco teco
ritorna 'n dietro e lascia andar la traccia>>.
I' dissi lui: <<Quanto posso, ven preco;
e se volete che con voi m'asseggia,
farol, se piace a costui che vo seco>>.
<<O figliuol>>, disse, <<qual di questa greggia
s'arresta punto, giace poi cent'anni
sanz'arrostarsi quando 'l foco il feggia.
Pero` va oltre: i' ti verro` a' panni;
e poi rigiugnero` la mia masnada,
che va piangendo i suoi etterni danni>>.
I' non osava scender de la strada
per andar par di lui; ma 'l capo chino
tenea com'uom che reverente vada.
El comincio`: <<Qual fortuna o destino
anzi l'ultimo di` qua giu` ti mena?
e chi e` questi che mostra 'l cammino?>>.
<<La` su` di sopra, in la vita serena>>,
rispuos'io lui, <<mi smarri' in una valle,
avanti che l'eta` mia fosse piena.
Pur ier mattina le volsi le spalle:
questi m'apparve, tornand'io in quella,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e reducemi a ca per questo calle>>.
Ed elli a me: <<Se tu segui tua stella,
non puoi fallire a glorioso porto,
se ben m'accorsi ne la vita bella;
e s'io non fossi si` per tempo morto,
veggendo il cielo a te cosi` benigno,
dato t'avrei a l'opera conforto.
Ma quello ingrato popolo maligno
che discese di Fiesole ab antico,
e tiene ancor del monte e del macigno,
ti si fara`, per tuo ben far, nimico:
ed e` ragion, che' tra li lazzi sorbi
si disconvien fruttare al dolce fico.
Vecchia fama nel mondo li chiama orbi;
gent'e` avara, invidiosa e superba:
dai lor costumi fa che tu ti forbi.
La tua fortuna tanto onor ti serba,
che l'una parte e l'altra avranno fame
di te; ma lungi fia dal becco l'erba.
Faccian le bestie fiesolane strame
di lor medesme, e non tocchin la pianta,
s'alcuna surge ancora in lor letame,
in cui riviva la sementa santa
di que' Roman che vi rimaser quando
fu fatto il nido di malizia tanta>>.
<<Se fosse tutto pieno il mio dimando>>,
rispuos'io lui, <<voi non sareste ancora
de l'umana natura posto in bando;
che' 'n la mente m'e` fitta, e or m'accora,
la cara e buona imagine paterna
di voi quando nel mondo ad ora ad ora
m'insegnavate come l'uom s'etterna:
e quant'io l'abbia in grado, mentr'io vivo
convien che ne la mia lingua si scerna.
Cio` che narrate di mio corso scrivo,
e serbolo a chiosar con altro testo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
a donna che sapra`, s'a lei arrivo.
Tanto vogl'io che vi sia manifesto,
pur che mia coscienza non mi garra,
che a la Fortuna, come vuol, son presto.
Non e` nuova a li orecchi miei tal arra:
pero` giri Fortuna la sua rota
come le piace, e 'l villan la sua marra>>.
Lo mio maestro allora in su la gota
destra si volse in dietro, e riguardommi;
poi disse: <<Bene ascolta chi la nota>>.
Ne' per tanto di men parlando vommi
con ser Brunetto, e dimando chi sono
li suoi compagni piu` noti e piu` sommi.
Ed elli a me: <<Saper d'alcuno e` buono;
de li altri fia laudabile tacerci,
che' 'l tempo saria corto a tanto suono.
In somma sappi che tutti fur cherci
e litterati grandi e di gran fama,
d'un peccato medesmo al mondo lerci.
Priscian sen va con quella turba grama,
e Francesco d'Accorso anche; e vedervi,
s'avessi avuto di tal tigna brama,
colui potei che dal servo de' servi
fu trasmutato d'Arno in Bacchiglione,
dove lascio` li mal protesi nervi.
Di piu` direi; ma 'l venire e 'l sermone
piu` lungo esser non puo`, pero` ch'i' veggio
la` surger nuovo fummo del sabbione.
Gente vien con la quale esser non deggio.
Sieti raccomandato il mio Tesoro
nel qual io vivo ancora, e piu` non cheggio>>.
Poi si rivolse, e parve di coloro
che corrono a Verona il drappo verde
per la campagna; e parve di costoro
quelli che vince, non colui che perde.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO XVI
Gia` era in loco onde s'udia 'l rimbombo
de l'acqua che cadea ne l'altro giro,
simile a quel che l'arnie fanno rombo,
quando tre ombre insieme si partiro,
correndo, d'una torma che passava
sotto la pioggia de l'aspro martiro.
Venian ver noi, e ciascuna gridava:
<<Sostati tu ch'a l'abito ne sembri
esser alcun di nostra terra prava>>.
Ahime`, che piaghe vidi ne' lor membri
ricenti e vecchie, da le fiamme incese!
Ancor men duol pur ch'i' me ne rimembri.
A le lor grida il mio dottor s'attese;
volse 'l viso ver me, e: <<Or aspetta>>,
disse <<a costor si vuole esser cortese.
E se non fosse il foco che saetta
la natura del loco, i' dicerei
che meglio stesse a te che a lor la fretta>>.
Ricominciar, come noi restammo, ei
l'antico verso; e quando a noi fuor giunti,
fenno una rota di se' tutti e trei.
Qual sogliono i campion far nudi e unti,
avvisando lor presa e lor vantaggio,
prima che sien tra lor battuti e punti,
cosi` rotando, ciascuno il visaggio
drizzava a me, si` che 'n contraro il collo
faceva ai pie` continuo viaggio.
E <<Se miseria d'esto loco sollo
rende in dispetto noi e nostri prieghi>>,
comincio` l'uno <<e 'l tinto aspetto e brollo,
la fama nostra il tuo animo pieghi
a dirne chi tu se', che i vivi piedi
cosi` sicuro per lo 'nferno freghi.
Questi, l'orme di cui pestar mi vedi,
tutto che nudo e dipelato vada,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
fu di grado maggior che tu non credi:
nepote fu de la buona Gualdrada;
Guido Guerra ebbe nome, e in sua vita
fece col senno assai e con la spada.
L'altro, ch'appresso me la rena trita,
e` Tegghiaio Aldobrandi, la cui voce
nel mondo su` dovria esser gradita.
E io, che posto son con loro in croce,
Iacopo Rusticucci fui; e certo
la fiera moglie piu` ch'altro mi nuoce>>.
S'i' fossi stato dal foco coperto,
gittato mi sarei tra lor di sotto,
e credo che 'l dottor l'avria sofferto;
ma perch'io mi sarei brusciato e cotto,
vinse paura la mia buona voglia
che di loro abbracciar mi facea ghiotto.
Poi cominciai: <<Non dispetto, ma doglia
la vostra condizion dentro mi fisse,
tanta che tardi tutta si dispoglia,
tosto che questo mio segnor mi disse
parole per le quali i' mi pensai
che qual voi siete, tal gente venisse.
Di vostra terra sono, e sempre mai
l'ovra di voi e li onorati nomi
con affezion ritrassi e ascoltai.
Lascio lo fele e vo per dolci pomi
promessi a me per lo verace duca;
ma 'nfino al centro pria convien ch'i' tomi>>.
<<Se lungamente l'anima conduca
le membra tue>>, rispuose quelli ancora,
<<e se la fama tua dopo te luca,
cortesia e valor di` se dimora
ne la nostra citta` si` come suole,
o se del tutto se n'e` gita fora;
che' Guiglielmo Borsiere, il qual si duole
con noi per poco e va la` coi compagni,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
assai ne cruccia con le sue parole>>.
<<La gente nuova e i subiti guadagni
orgoglio e dismisura han generata,
Fiorenza, in te, si` che tu gia` ten piagni>>.
Cosi` gridai con la faccia levata;
e i tre, che cio` inteser per risposta,
guardar l'un l'altro com'al ver si guata.
<<Se l'altre volte si` poco ti costa>>,
rispuoser tutti <<il satisfare altrui,
felice te se si` parli a tua posta!
Pero`, se campi d'esti luoghi bui
e torni a riveder le belle stelle,
quando ti giovera` dicere "I' fui",
fa che di noi a la gente favelle>>.
Indi rupper la rota, e a fuggirsi
ali sembiar le gambe loro isnelle.
Un amen non saria potuto dirsi
tosto cosi` com'e' fuoro spariti;
per ch'al maestro parve di partirsi.
Io lo seguiva, e poco eravam iti,
che 'l suon de l'acqua n'era si` vicino,
che per parlar saremmo a pena uditi.
Come quel fiume c'ha proprio cammino
prima dal Monte Viso 'nver' levante,
da la sinistra costa d'Apennino,
che si chiama Acquacheta suso, avante
che si divalli giu` nel basso letto,
e a Forli` di quel nome e` vacante,
rimbomba la` sovra San Benedetto
de l'Alpe per cadere ad una scesa
ove dovea per mille esser recetto;
cosi`, giu` d'una ripa discoscesa,
trovammo risonar quell'acqua tinta,
si` che 'n poc'ora avria l'orecchia offesa.
Io avea una corda intorno cinta,
e con essa pensai alcuna volta
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
prender la lonza a la pelle dipinta.
Poscia ch'io l'ebbi tutta da me sciolta,
si` come 'l duca m'avea comandato,
porsila a lui aggroppata e ravvolta.
Ond'ei si volse inver' lo destro lato,
e alquanto di lunge da la sponda
la gitto` giuso in quell'alto burrato.
'E' pur convien che novita` risponda'
dicea fra me medesmo 'al novo cenno
che 'l maestro con l'occhio si` seconda'.
Ahi quanto cauti li uomini esser dienno
presso a color che non veggion pur l'ovra,
ma per entro i pensier miran col senno!
El disse a me: <<Tosto verra` di sovra
cio` ch'io attendo e che il tuo pensier sogna:
tosto convien ch'al tuo viso si scovra>>.
Sempre a quel ver c'ha faccia di menzogna
de' l'uom chiuder le labbra fin ch'el puote,
pero` che sanza colpa fa vergogna;
ma qui tacer nol posso; e per le note
di questa comedia, lettor, ti giuro,
s'elle non sien di lunga grazia vote,
ch'i' vidi per quell'aere grosso e scuro
venir notando una figura in suso,
maravigliosa ad ogne cor sicuro,
si` come torna colui che va giuso
talora a solver l'ancora ch'aggrappa
o scoglio o altro che nel mare e` chiuso,
che 'n su` si stende, e da pie` si rattrappa.
CANTO XVII
<<Ecco la fiera con la coda aguzza,
che passa i monti, e rompe i muri e l'armi!
Ecco colei che tutto 'l mondo appuzza!>>.
Si` comincio` lo mio duca a parlarmi;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e accennolle che venisse a proda
vicino al fin d'i passeggiati marmi.
E quella sozza imagine di froda
sen venne, e arrivo` la testa e 'l busto,
ma 'n su la riva non trasse la coda.
La faccia sua era faccia d'uom giusto,
tanto benigna avea di fuor la pelle,
e d'un serpente tutto l'altro fusto;
due branche avea pilose insin l'ascelle;
lo dosso e 'l petto e ambedue le coste
dipinti avea di nodi e di rotelle.
Con piu` color, sommesse e sovraposte
non fer mai drappi Tartari ne' Turchi,
ne' fuor tai tele per Aragne imposte.
Come tal volta stanno a riva i burchi,
che parte sono in acqua e parte in terra,
e come la` tra li Tedeschi lurchi
lo bivero s'assetta a far sua guerra,
cosi` la fiera pessima si stava
su l'orlo ch'e` di pietra e 'l sabbion serra.
Nel vano tutta sua coda guizzava,
torcendo in su` la venenosa forca
ch'a guisa di scorpion la punta armava.
Lo duca disse: <<Or convien che si torca
la nostra via un poco insino a quella
bestia malvagia che cola` si corca>>.
Pero` scendemmo a la destra mammella,
e diece passi femmo in su lo stremo,
per ben cessar la rena e la fiammella.
E quando noi a lei venuti semo,
poco piu` oltre veggio in su la rena
gente seder propinqua al loco scemo.
Quivi 'l maestro <<Accio` che tutta piena
esperienza d'esto giron porti>>,
mi disse, <<va, e vedi la lor mena.
Li tuoi ragionamenti sian la` corti:
mentre che torni, parlero` con questa,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che ne conceda i suoi omeri forti>>.
Cosi` ancor su per la strema testa
di quel settimo cerchio tutto solo
andai, dove sedea la gente mesta.
Per li occhi fora scoppiava lor duolo;
e` di qua, di la` soccorrien con le mani
quando a' vapori, e quando al caldo suolo:
non altrimenti fan di state i cani
or col ceffo, or col pie`, quando son morsi
o da pulci o da mosche o da tafani.
Poi che nel viso a certi li occhi porsi,
ne' quali 'l doloroso foco casca,
non ne conobbi alcun; ma io m'accorsi
che dal collo a ciascun pendea una tasca
ch'avea certo colore e certo segno,
e quindi par che 'l loro occhio si pasca.
E com'io riguardando tra lor vegno,
in una borsa gialla vidi azzurro
che d'un leone avea faccia e contegno.
Poi, procedendo di mio sguardo il curro,
vidine un'altra come sangue rossa,
mostrando un'oca bianca piu` che burro.
E un che d'una scrofa azzurra e grossa
segnato avea lo suo sacchetto bianco,
mi disse: <<Che fai tu in questa fossa?
Or te ne va; e perche' se' vivo anco,
sappi che 'l mio vicin Vitaliano
sedera` qui dal mio sinistro fianco.
Con questi Fiorentin son padoano:
spesse fiate mi 'ntronan li orecchi
gridando: "Vegna 'l cavalier sovrano,
che rechera` la tasca con tre becchi!">>.
Qui distorse la bocca e di fuor trasse
la lingua, come bue che 'l naso lecchi.
E io, temendo no 'l piu` star crucciasse
lui che di poco star m'avea 'mmonito,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
torna'mi in dietro da l'anime lasse.
Trova' il duca mio ch'era salito
gia` su la groppa del fiero animale,
e disse a me: <<Or sie forte e ardito.
Omai si scende per si` fatte scale:
monta dinanzi, ch'i' voglio esser mezzo,
si` che la coda non possa far male>>.
Qual e` colui che si` presso ha 'l riprezzo
de la quartana, c'ha gia` l'unghie smorte,
e triema tutto pur guardando 'l rezzo,
tal divenn'io a le parole porte;
ma vergogna mi fe' le sue minacce,
che innanzi a buon segnor fa servo forte.
I' m'assettai in su quelle spallacce;
si` volli dir, ma la voce non venne
com'io credetti: 'Fa che tu m'abbracce'.
Ma esso, ch'altra volta mi sovvenne
ad altro forse, tosto ch'i' montai
con le braccia m'avvinse e mi sostenne;
e disse: <<Gerion, moviti omai:
le rote larghe e lo scender sia poco:
pensa la nova soma che tu hai>>.
Come la navicella esce di loco
in dietro in dietro, si` quindi si tolse;
e poi ch'al tutto si senti` a gioco,
la` 'v'era 'l petto, la coda rivolse,
e quella tesa, come anguilla, mosse,
e con le branche l'aere a se' raccolse.
Maggior paura non credo che fosse
quando Fetonte abbandono` li freni,
per che 'l ciel, come pare ancor, si cosse;
ne' quando Icaro misero le reni
senti` spennar per la scaldata cera,
gridando il padre a lui <<Mala via tieni!>>,
che fu la mia, quando vidi ch'i' era
ne l'aere d'ogne parte, e vidi spenta
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ogne veduta fuor che de la fera.
Ella sen va notando lenta lenta:
rota e discende, ma non me n'accorgo
se non che al viso e di sotto mi venta.
Io sentia gia` da la man destra il gorgo
far sotto noi un orribile scroscio,
per che con li occhi 'n giu` la testa sporgo.
Allor fu' io piu` timido a lo stoscio,
pero` ch'i' vidi fuochi e senti' pianti;
ond'io tremando tutto mi raccoscio.
E vidi poi, che' nol vedea davanti,
lo scendere e 'l girar per li gran mali
che s'appressavan da diversi canti.
Come 'l falcon ch'e` stato assai su l'ali,
che sanza veder logoro o uccello
fa dire al falconiere <<Ome`, tu cali!>>,
discende lasso onde si move isnello,
per cento rote, e da lunge si pone
dal suo maestro, disdegnoso e fello;
cosi` ne puose al fondo Gerione
al pie` al pie` de la stagliata rocca
e, discarcate le nostre persone,
si dileguo` come da corda cocca.
CANTO XVIII
Luogo e` in inferno detto Malebolge,
tutto di pietra di color ferrigno,
come la cerchia che dintorno il volge.
Nel dritto mezzo del campo maligno
vaneggia un pozzo assai largo e profondo,
di cui suo loco dicero` l'ordigno.
Quel cinghio che rimane adunque e` tondo
tra 'l pozzo e 'l pie` de l'alta ripa dura,
e ha distinto in dieci valli il fondo.
Quale, dove per guardia de le mura
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
piu` e piu` fossi cingon li castelli,
la parte dove son rende figura,
tale imagine quivi facean quelli;
e come a tai fortezze da' lor sogli
a la ripa di fuor son ponticelli,
cosi` da imo de la roccia scogli
movien che ricidien li argini e ' fossi
infino al pozzo che i tronca e raccogli.
In questo luogo, de la schiena scossi
di Gerion, trovammoci; e 'l poeta
tenne a sinistra, e io dietro mi mossi.
A la man destra vidi nova pieta,
novo tormento e novi frustatori,
di che la prima bolgia era repleta.
Nel fondo erano ignudi i peccatori;
dal mezzo in qua ci venien verso 'l volto,
di la` con noi, ma con passi maggiori,
come i Roman per l'essercito molto,
l'anno del giubileo, su per lo ponte
hanno a passar la gente modo colto,
che da l'un lato tutti hanno la fronte
verso 'l castello e vanno a Santo Pietro;
da l'altra sponda vanno verso 'l monte.
Di qua, di la`, su per lo sasso tetro
vidi demon cornuti con gran ferze,
che li battien crudelmente di retro.
Ahi come facean lor levar le berze
a le prime percosse! gia` nessuno
le seconde aspettava ne' le terze.
Mentr'io andava, li occhi miei in uno
furo scontrati; e io si` tosto dissi:
<<Gia` di veder costui non son digiuno>>.
Per ch'io a figurarlo i piedi affissi;
e 'l dolce duca meco si ristette,
e assentio ch'alquanto in dietro gissi.
E quel frustato celar si credette
bassando 'l viso; ma poco li valse,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ch'io dissi: <<O tu che l'occhio a terra gette,
se le fazion che porti non son false,
Venedico se' tu Caccianemico.
Ma che ti mena a si` pungenti salse?>>.
Ed elli a me: <<Mal volentier lo dico;
ma sforzami la tua chiara favella,
che mi fa sovvenir del mondo antico.
I' fui colui che la Ghisolabella
condussi a far la voglia del marchese,
come che suoni la sconcia novella.
E non pur io qui piango bolognese;
anzi n'e` questo luogo tanto pieno,
che tante lingue non son ora apprese
a dicer 'sipa' tra Savena e Reno;
e se di cio` vuoi fede o testimonio,
recati a mente il nostro avaro seno>>.
Cosi` parlando il percosse un demonio
de la sua scuriada, e disse: <<Via,
ruffian! qui non son femmine da conio>>.
I' mi raggiunsi con la scorta mia;
poscia con pochi passi divenimmo
la` 'v'uno scoglio de la ripa uscia.
Assai leggeramente quel salimmo;
e volti a destra su per la sua scheggia,
da quelle cerchie etterne ci partimmo.
Quando noi fummo la` dov'el vaneggia
di sotto per dar passo a li sferzati,
lo duca disse: <<Attienti, e fa che feggia
lo viso in te di quest'altri mal nati,
ai quali ancor non vedesti la faccia
pero` che son con noi insieme andati>>.
Del vecchio ponte guardavam la traccia
che venia verso noi da l'altra banda,
e che la ferza similmente scaccia.
E 'l buon maestro, sanza mia dimanda,
mi disse: <<Guarda quel grande che vene,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e per dolor non par lagrime spanda:
quanto aspetto reale ancor ritene!
Quelli e` Iason, che per cuore e per senno
li Colchi del monton privati fene.
Ello passo` per l'isola di Lenno,
poi che l'ardite femmine spietate
tutti li maschi loro a morte dienno.
Ivi con segni e con parole ornate
Isifile inganno`, la giovinetta
che prima avea tutte l'altre ingannate.
Lasciolla quivi, gravida, soletta;
tal colpa a tal martiro lui condanna;
e anche di Medea si fa vendetta.
Con lui sen va chi da tal parte inganna:
e questo basti de la prima valle
sapere e di color che 'n se' assanna>>.
Gia` eravam la` 've lo stretto calle
con l'argine secondo s'incrocicchia,
e fa di quello ad un altr'arco spalle.
Quindi sentimmo gente che si nicchia
ne l'altra bolgia e che col muso scuffa,
e se' medesma con le palme picchia.
Le ripe eran grommate d'una muffa,
per l'alito di giu` che vi s'appasta,
che con li occhi e col naso facea zuffa.
Lo fondo e` cupo si`, che non ci basta
loco a veder sanza montare al dosso
de l'arco, ove lo scoglio piu` sovrasta.
Quivi venimmo; e quindi giu` nel fosso
vidi gente attuffata in uno sterco
che da li uman privadi parea mosso.
E mentre ch'io la` giu` con l'occhio cerco,
vidi un col capo si` di merda lordo,
che non parea s'era laico o cherco.
Quei mi sgrido`: <<Perche' se' tu si` gordo
di riguardar piu` me che li altri brutti?>>.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
E io a lui: <<Perche', se ben ricordo,
gia` t'ho veduto coi capelli asciutti,
e se' Alessio Interminei da Lucca:
pero` t'adocchio piu` che li altri tutti>>.
Ed elli allor, battendosi la zucca:
<<Qua giu` m'hanno sommerso le lusinghe
ond'io non ebbi mai la lingua stucca>>.
Appresso cio` lo duca <<Fa che pinghe>>,
mi disse <<il viso un poco piu` avante,
si` che la faccia ben con l'occhio attinghe
di quella sozza e scapigliata fante
che la` si graffia con l'unghie merdose,
e or s'accoscia e ora e` in piedi stante.
Taide e`, la puttana che rispuose
al drudo suo quando disse "Ho io grazie
grandi apo te?": "Anzi maravigliose!".
E quinci sien le nostre viste sazie>>.
CANTO XIX
O Simon mago, o miseri seguaci
che le cose di Dio, che di bontate
deon essere spose, e voi rapaci
per oro e per argento avolterate,
or convien che per voi suoni la tromba,
pero` che ne la terza bolgia state.
Gia` eravamo, a la seguente tomba,
montati de lo scoglio in quella parte
ch'a punto sovra mezzo 'l fosso piomba.
O somma sapienza, quanta e` l'arte
che mostri in cielo, in terra e nel mal mondo,
e quanto giusto tua virtu` comparte!
Io vidi per le coste e per lo fondo
piena la pietra livida di fori,
d'un largo tutti e ciascun era tondo.
Non mi parean men ampi ne' maggiori
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che que' che son nel mio bel San Giovanni,
fatti per loco d'i battezzatori;
l'un de li quali, ancor non e` molt'anni,
rupp'io per un che dentro v'annegava:
e questo sia suggel ch'ogn'omo sganni.
Fuor de la bocca a ciascun soperchiava
d'un peccator li piedi e de le gambe
infino al grosso, e l'altro dentro stava.
Le piante erano a tutti accese intrambe;
per che si` forte guizzavan le giunte,
che spezzate averien ritorte e strambe.
Qual suole il fiammeggiar de le cose unte
muoversi pur su per la strema buccia,
tal era li` dai calcagni a le punte.
<<Chi e` colui, maestro, che si cruccia
guizzando piu` che li altri suoi consorti>>,
diss'io, <<e cui piu` roggia fiamma succia?>>.
Ed elli a me: <<Se tu vuo' ch'i' ti porti
la` giu` per quella ripa che piu` giace,
da lui saprai di se' e de' suoi torti>>.
E io: <<Tanto m'e` bel, quanto a te piace:
tu se' segnore, e sai ch'i' non mi parto
dal tuo volere, e sai quel che si tace>>.
Allor venimmo in su l'argine quarto:
volgemmo e discendemmo a mano stanca
la` giu` nel fondo foracchiato e arto.
Lo buon maestro ancor de la sua anca
non mi dipuose, si` mi giunse al rotto
di quel che si piangeva con la zanca.
<<O qual che se' che 'l di su` tien di sotto,
anima trista come pal commessa>>,
comincia' io a dir, <<se puoi, fa motto>>.
Io stava come 'l frate che confessa
lo perfido assessin, che, poi ch'e` fitto,
richiama lui, per che la morte cessa.
Ed el grido`: <<Se' tu gia` costi` ritto,
se' tu gia` costi` ritto, Bonifazio?
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Di parecchi anni mi menti` lo scritto.
Se' tu si` tosto di quell'aver sazio
per lo qual non temesti torre a 'nganno
la bella donna, e poi di farne strazio?>>.
Tal mi fec'io, quai son color che stanno,
per non intender cio` ch'e` lor risposto,
quasi scornati, e risponder non sanno.
Allor Virgilio disse: <<Dilli tosto:
"Non son colui, non son colui che credi">>;
e io rispuosi come a me fu imposto.
Per che lo spirto tutti storse i piedi;
poi, sospirando e con voce di pianto,
mi disse: <<Dunque che a me richiedi?
Se di saper ch'i' sia ti cal cotanto,
che tu abbi pero` la ripa corsa,
sappi ch'i' fui vestito del gran manto;
e veramente fui figliuol de l'orsa,
cupido si` per avanzar li orsatti,
che su` l'avere e qui me misi in borsa.
Di sotto al capo mio son li altri tratti
che precedetter me simoneggiando,
per le fessure de la pietra piatti.
La` giu` caschero` io altresi` quando
verra` colui ch'i' credea che tu fossi
allor ch'i' feci 'l subito dimando.
Ma piu` e` 'l tempo gia` che i pie` mi cossi
e ch'i' son stato cosi` sottosopra,
ch'el non stara` piantato coi pie` rossi:
che' dopo lui verra` di piu` laida opra
di ver' ponente, un pastor sanza legge,
tal che convien che lui e me ricuopra.
Novo Iason sara`, di cui si legge
ne' Maccabei; e come a quel fu molle
suo re, cosi` fia lui chi Francia regge>>.
Io non so s'i' mi fui qui troppo folle,
ch'i' pur rispuosi lui a questo metro:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
<<Deh, or mi di`: quanto tesoro volle
Nostro Segnore in prima da san Pietro
ch'ei ponesse le chiavi in sua balia?
Certo non chiese se non "Viemmi retro".
Ne' Pier ne' li altri tolsero a Matia
oro od argento, quando fu sortito
al loco che perde' l'anima ria.
Pero` ti sta, che' tu se' ben punito;
e guarda ben la mal tolta moneta
ch'esser ti fece contra Carlo ardito.
E se non fosse ch'ancor lo mi vieta
la reverenza delle somme chiavi
che tu tenesti ne la vita lieta,
io userei parole ancor piu` gravi;
che' la vostra avarizia il mondo attrista,
calcando i buoni e sollevando i pravi.
Di voi pastor s'accorse il Vangelista,
quando colei che siede sopra l'acque
puttaneggiar coi regi a lui fu vista;
quella che con le sette teste nacque,
e da le diece corna ebbe argomento,
fin che virtute al suo marito piacque.
Fatto v'avete Dio d'oro e d'argento;
e che altro e` da voi a l'idolatre,
se non ch'elli uno, e voi ne orate cento?
Ahi, Costantin, di quanto mal fu matre,
non la tua conversion, ma quella dote
che da te prese il primo ricco patre!>>.
E mentr'io li cantava cotai note,
o ira o coscienza che 'l mordesse,
forte spingava con ambo le piote.
I' credo ben ch'al mio duca piacesse,
con si` contenta labbia sempre attese
lo suon de le parole vere espresse.
Pero` con ambo le braccia mi prese;
e poi che tutto su mi s'ebbe al petto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
rimonto` per la via onde discese.
Ne' si stanco` d'avermi a se' distretto,
si` men porto` sovra 'l colmo de l'arco
che dal quarto al quinto argine e` tragetto.
Quivi soavemente spuose il carco,
soave per lo scoglio sconcio ed erto
che sarebbe a le capre duro varco.
Indi un altro vallon mi fu scoperto.
CANTO XX
Di nova pena mi conven far versi
e dar matera al ventesimo canto
de la prima canzon ch'e` d'i sommersi.
Io era gia` disposto tutto quanto
a riguardar ne lo scoperto fondo,
che si bagnava d'angoscioso pianto;
e vidi gente per lo vallon tondo
venir, tacendo e lagrimando, al passo
che fanno le letane in questo mondo.
Come 'l viso mi scese in lor piu` basso,
mirabilmente apparve esser travolto
ciascun tra 'l mento e 'l principio del casso;
che' da le reni era tornato 'l volto,
e in dietro venir li convenia,
perche' 'l veder dinanzi era lor tolto.
Forse per forza gia` di parlasia
si travolse cosi` alcun del tutto;
ma io nol vidi, ne' credo che sia.
Se Dio ti lasci, lettor, prender frutto
di tua lezione, or pensa per te stesso
com'io potea tener lo viso asciutto,
quando la nostra imagine di presso
vidi si` torta, che 'l pianto de li occhi
le natiche bagnava per lo fesso.
Certo io piangea, poggiato a un de' rocchi
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
del duro scoglio, si` che la mia scorta
mi disse: <<Ancor se' tu de li altri sciocchi?
Qui vive la pieta` quand'e` ben morta;
chi e` piu` scellerato che colui
che al giudicio divin passion comporta?
Drizza la testa, drizza, e vedi a cui
s'aperse a li occhi d'i Teban la terra;
per ch'ei gridavan tutti: "Dove rui,
Anfiarao? perche' lasci la guerra?".
E non resto` di ruinare a valle
fino a Minos che ciascheduno afferra.
Mira c'ha fatto petto de le spalle:
perche' volle veder troppo davante,
di retro guarda e fa retroso calle.
Vedi Tiresia, che muto` sembiante
quando di maschio femmina divenne
cangiandosi le membra tutte quante;
e prima, poi, ribatter li convenne
li duo serpenti avvolti, con la verga,
che riavesse le maschili penne.
Aronta e` quel ch'al ventre li s'atterga,
che ne' monti di Luni, dove ronca
lo Carrarese che di sotto alberga,
ebbe tra ' bianchi marmi la spelonca
per sua dimora; onde a guardar le stelle
e 'l mar no li era la veduta tronca.
E quella che ricuopre le mammelle,
che tu non vedi, con le trecce sciolte,
e ha di la` ogne pilosa pelle,
Manto fu, che cerco` per terre molte;
poscia si puose la` dove nacqu'io;
onde un poco mi piace che m'ascolte.
Poscia che 'l padre suo di vita uscio,
e venne serva la citta` di Baco,
questa gran tempo per lo mondo gio.
Suso in Italia bella giace un laco,
a pie` de l'Alpe che serra Lamagna
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
sovra Tiralli, c'ha nome Benaco.
Per mille fonti, credo, e piu` si bagna
tra Garda e Val Camonica e Pennino
de l'acqua che nel detto laco stagna.
Loco e` nel mezzo la` dove 'l trentino
pastore e quel di Brescia e 'l veronese
segnar poria, s'e' fesse quel cammino.
Siede Peschiera, bello e forte arnese
da fronteggiar Bresciani e Bergamaschi,
ove la riva 'ntorno piu` discese.
Ivi convien che tutto quanto caschi
cio` che 'n grembo a Benaco star non puo`,
e fassi fiume giu` per verdi paschi.
Tosto che l'acqua a correr mette co,
non piu` Benaco, ma Mencio si chiama
fino a Governol, dove cade in Po.
Non molto ha corso, ch'el trova una lama,
ne la qual si distende e la 'mpaluda;
e suol di state talor essere grama.
Quindi passando la vergine cruda
vide terra, nel mezzo del pantano,
sanza coltura e d'abitanti nuda.
Li`, per fuggire ogne consorzio umano,
ristette con suoi servi a far sue arti,
e visse, e vi lascio` suo corpo vano.
Li uomini poi che 'ntorno erano sparti
s'accolsero a quel loco, ch'era forte
per lo pantan ch'avea da tutte parti.
Fer la citta` sovra quell'ossa morte;
e per colei che 'l loco prima elesse,
Mantua l'appellar sanz'altra sorte.
Gia` fuor le genti sue dentro piu` spesse,
prima che la mattia da Casalodi
da Pinamonte inganno ricevesse.
Pero` t'assenno che, se tu mai odi
originar la mia terra altrimenti,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la verita` nulla menzogna frodi>>.
E io: <<Maestro, i tuoi ragionamenti
mi son si` certi e prendon si` mia fede,
che li altri mi sarien carboni spenti.
Ma dimmi, de la gente che procede,
se tu ne vedi alcun degno di nota;
che' solo a cio` la mia mente rifiede>>.
Allor mi disse: <<Quel che da la gota
porge la barba in su le spalle brune,
fu - quando Grecia fu di maschi vota,
si` ch'a pena rimaser per le cune augure, e diede 'l punto con Calcanta
in Aulide a tagliar la prima fune.
Euripilo ebbe nome, e cosi` 'l canta
l'alta mia tragedia in alcun loco:
ben lo sai tu che la sai tutta quanta.
Quell'altro che ne' fianchi e` cosi` poco,
Michele Scotto fu, che veramente
de le magiche frode seppe 'l gioco.
Vedi Guido Bonatti; vedi Asdente,
ch'avere inteso al cuoio e a lo spago
ora vorrebbe, ma tardi si pente.
Vedi le triste che lasciaron l'ago,
la spuola e 'l fuso, e fecersi 'ndivine;
fecer malie con erbe e con imago.
Ma vienne omai, che' gia` tiene 'l confine
d'amendue li emisperi e tocca l'onda
sotto Sobilia Caino e le spine;
e gia` iernotte fu la luna tonda:
ben ten de' ricordar, che' non ti nocque
alcuna volta per la selva fonda>>.
Si` mi parlava, e andavamo introcque.
CANTO XXI
Cosi` di ponte in ponte, altro parlando
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che la mia comedia cantar non cura,
venimmo; e tenavamo il colmo, quando
restammo per veder l'altra fessura
di Malebolge e li altri pianti vani;
e vidila mirabilmente oscura.
Quale ne l'arzana` de' Viniziani
bolle l'inverno la tenace pece
a rimpalmare i legni lor non sani,
che' navicar non ponno - in quella vece
chi fa suo legno novo e chi ristoppa
le coste a quel che piu` viaggi fece;
chi ribatte da proda e chi da poppa;
altri fa remi e altri volge sarte;
chi terzeruolo e artimon rintoppa -;
tal, non per foco, ma per divin'arte,
bollia la` giuso una pegola spessa,
che 'nviscava la ripa d'ogne parte.
I' vedea lei, ma non vedea in essa
mai che le bolle che 'l bollor levava,
e gonfiar tutta, e riseder compressa.
Mentr'io la` giu` fisamente mirava,
lo duca mio, dicendo <<Guarda, guarda!>>,
mi trasse a se' del loco dov'io stava.
Allor mi volsi come l'uom cui tarda
di veder quel che li convien fuggire
e cui paura subita sgagliarda,
che, per veder, non indugia 'l partire:
e vidi dietro a noi un diavol nero
correndo su per lo scoglio venire.
Ahi quant'elli era ne l'aspetto fero!
e quanto mi parea ne l'atto acerbo,
con l'ali aperte e sovra i pie` leggero!
L'omero suo, ch'era aguto e superbo,
carcava un peccator con ambo l'anche,
e quei tenea de' pie` ghermito 'l nerbo.
Del nostro ponte disse: <<O Malebranche,
ecco un de li anzian di Santa Zita!
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Mettetel sotto, ch'i' torno per anche
a quella terra che n'e` ben fornita:
ogn'uom v'e` barattier, fuor che Bonturo;
del no, per li denar vi si fa ita>>.
La` giu` 'l butto`, e per lo scoglio duro
si volse; e mai non fu mastino sciolto
con tanta fretta a seguitar lo furo.
Quel s'attuffo`, e torno` su` convolto;
ma i demon che del ponte avean coperchio,
gridar: <<Qui non ha loco il Santo Volto:
qui si nuota altrimenti che nel Serchio!
Pero`, se tu non vuo' di nostri graffi,
non far sopra la pegola soverchio>>.
Poi l'addentar con piu` di cento raffi,
disser: <<Coverto convien che qui balli,
si` che, se puoi, nascosamente accaffi>>.
Non altrimenti i cuoci a' lor vassalli
fanno attuffare in mezzo la caldaia
la carne con li uncin, perche' non galli.
Lo buon maestro <<Accio` che non si paia
che tu ci sia>>, mi disse, <<giu` t'acquatta
dopo uno scheggio, ch'alcun schermo t'aia;
e per nulla offension che mi sia fatta,
non temer tu, ch'i' ho le cose conte,
perch'altra volta fui a tal baratta>>.
Poscia passo` di la` dal co del ponte;
e com'el giunse in su la ripa sesta,
mestier li fu d'aver sicura fronte.
Con quel furore e con quella tempesta
ch'escono i cani a dosso al poverello
che di subito chiede ove s'arresta,
usciron quei di sotto al ponticello,
e volser contra lui tutt'i runcigli;
ma el grido`: <<Nessun di voi sia fello!
Innanzi che l'uncin vostro mi pigli,
traggasi avante l'un di voi che m'oda,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e poi d'arruncigliarmi si consigli>>.
Tutti gridaron: <<Vada Malacoda!>>;
per ch'un si mosse - e li altri stetter fermi -,
e venne a lui dicendo: <<Che li approda?>>.
<<Credi tu, Malacoda, qui vedermi
esser venuto>>, disse 'l mio maestro,
<<sicuro gia` da tutti vostri schermi,
sanza voler divino e fato destro?
Lascian'andar, che' nel cielo e` voluto
ch'i' mostri altrui questo cammin silvestro>>.
Allor li fu l'orgoglio si` caduto,
ch'e' si lascio` cascar l'uncino a' piedi,
e disse a li altri: <<Omai non sia feruto>>.
E 'l duca mio a me: <<O tu che siedi
tra li scheggion del ponte quatto quatto,
sicuramente omai a me ti riedi>>.
Per ch'io mi mossi, e a lui venni ratto;
e i diavoli si fecer tutti avanti,
si` ch'io temetti ch'ei tenesser patto;
cosi` vid'io gia` temer li fanti
ch'uscivan patteggiati di Caprona,
veggendo se' tra nemici cotanti.
I' m'accostai con tutta la persona
lungo 'l mio duca, e non torceva li occhi
da la sembianza lor ch'era non buona.
Ei chinavan li raffi e <<Vuo' che 'l tocchi>>,
diceva l'un con l'altro, <<in sul groppone?>>.
E rispondien: <<Si`, fa che gliel'accocchi!>>.
Ma quel demonio che tenea sermone
col duca mio, si volse tutto presto,
e disse: <<Posa, posa, Scarmiglione!>>.
Poi disse a noi: <<Piu` oltre andar per questo
iscoglio non si puo`, pero` che giace
tutto spezzato al fondo l'arco sesto.
E se l'andare avante pur vi piace,
andatevene su per questa grotta;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
presso e` un altro scoglio che via face.
Ier, piu` oltre cinqu'ore che quest'otta,
mille dugento con sessanta sei
anni compie' che qui la via fu rotta.
Io mando verso la` di questi miei
a riguardar s'alcun se ne sciorina;
gite con lor, che non saranno rei>>.
<<Tra'ti avante, Alichino, e Calcabrina>>,
comincio` elli a dire, <<e tu, Cagnazzo;
e Barbariccia guidi la decina.
Libicocco vegn'oltre e Draghignazzo,
Ciriatto sannuto e Graffiacane
e Farfarello e Rubicante pazzo.
Cercate 'ntorno le boglienti pane;
costor sian salvi infino a l'altro scheggio
che tutto intero va sovra le tane>>.
<<Ome`, maestro, che e` quel ch'i' veggio?>>,
diss'io, <<deh, sanza scorta andianci soli,
se tu sa' ir; ch'i' per me non la cheggio.
Se tu se' si` accorto come suoli,
non vedi tu ch'e' digrignan li denti,
e con le ciglia ne minaccian duoli?>>.
Ed elli a me: <<Non vo' che tu paventi;
lasciali digrignar pur a lor senno,
ch'e' fanno cio` per li lessi dolenti>>.
Per l'argine sinistro volta dienno;
ma prima avea ciascun la lingua stretta
coi denti, verso lor duca, per cenno;
ed elli avea del cul fatto trombetta.
CANTO XXII
Io vidi gia` cavalier muover campo,
e cominciare stormo e far lor mostra,
e talvolta partir per loro scampo;
corridor vidi per la terra vostra,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
o Aretini, e vidi gir gualdane,
fedir torneamenti e correr giostra;
quando con trombe, e quando con campane,
con tamburi e con cenni di castella,
e con cose nostrali e con istrane;
ne' gia` con si` diversa cennamella
cavalier vidi muover ne' pedoni,
ne' nave a segno di terra o di stella.
Noi andavam con li diece demoni.
Ahi fiera compagnia! ma ne la chiesa
coi santi, e in taverna coi ghiottoni.
Pur a la pegola era la mia 'ntesa,
per veder de la bolgia ogne contegno
e de la gente ch'entro v'era incesa.
Come i dalfini, quando fanno segno
a' marinar con l'arco de la schiena,
che s'argomentin di campar lor legno,
talor cosi`, ad alleggiar la pena,
mostrav'alcun de' peccatori il dosso
e nascondea in men che non balena.
E come a l'orlo de l'acqua d'un fosso
stanno i ranocchi pur col muso fuori,
si` che celano i piedi e l'altro grosso,
si` stavan d'ogne parte i peccatori;
ma come s'appressava Barbariccia,
cosi` si ritraen sotto i bollori.
I' vidi, e anco il cor me n'accapriccia,
uno aspettar cosi`, com'elli 'ncontra
ch'una rana rimane e l'altra spiccia;
e Graffiacan, che li era piu` di contra,
li arrunciglio` le 'mpegolate chiome
e trassel su`, che mi parve una lontra.
I' sapea gia` di tutti quanti 'l nome,
si` li notai quando fuorono eletti,
e poi ch'e' si chiamaro, attesi come.
<<O Rubicante, fa che tu li metti
li unghioni a dosso, si` che tu lo scuoi!>>,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
gridavan tutti insieme i maladetti.
E io: <<Maestro mio, fa, se tu puoi,
che tu sappi chi e` lo sciagurato
venuto a man de li avversari suoi>>.
Lo duca mio li s'accosto` allato;
domandollo ond'ei fosse, e quei rispuose:
<<I' fui del regno di Navarra nato.
Mia madre a servo d'un segnor mi puose,
che m'avea generato d'un ribaldo,
distruggitor di se' e di sue cose.
Poi fui famiglia del buon re Tebaldo:
quivi mi misi a far baratteria;
di ch'io rendo ragione in questo caldo>>.
E Ciriatto, a cui di bocca uscia
d'ogne parte una sanna come a porco,
li fe' sentir come l'una sdruscia.
Tra male gatte era venuto 'l sorco;
ma Barbariccia il chiuse con le braccia,
e disse: <<State in la`, mentr'io lo 'nforco>>.
E al maestro mio volse la faccia:
<<Domanda>>, disse, <<ancor, se piu` disii
saper da lui, prima ch'altri 'l disfaccia>>.
Lo duca dunque: <<Or di`: de li altri rii
conosci tu alcun che sia latino
sotto la pece?>>. E quelli: <<I' mi partii,
poco e`, da un che fu di la` vicino.
Cosi` foss'io ancor con lui coperto,
ch'i' non temerei unghia ne' uncino!>>.
E Libicocco <<Troppo avem sofferto>>,
disse; e preseli 'l braccio col runciglio,
si` che, stracciando, ne porto` un lacerto.
Draghignazzo anco i volle dar di piglio
giuso a le gambe; onde 'l decurio loro
si volse intorno intorno con mal piglio.
Quand'elli un poco rappaciati fuoro,
a lui, ch'ancor mirava sua ferita,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
domando` 'l duca mio sanza dimoro:
<<Chi fu colui da cui mala partita
di' che facesti per venire a proda?>>.
Ed ei rispuose: <<Fu frate Gomita,
quel di Gallura, vasel d'ogne froda,
ch'ebbe i nemici di suo donno in mano,
e fe' si` lor, che ciascun se ne loda.
Danar si tolse, e lasciolli di piano,
si` com'e' dice; e ne li altri offici anche
barattier fu non picciol, ma sovrano.
Usa con esso donno Michel Zanche
di Logodoro; e a dir di Sardigna
le lingue lor non si sentono stanche.
Ome`, vedete l'altro che digrigna:
i' direi anche, ma i' temo ch'ello
non s'apparecchi a grattarmi la tigna>>.
E 'l gran proposto, volto a Farfarello
che stralunava li occhi per fedire,
disse: <<Fatti 'n costa`, malvagio uccello!>>.
<<Se voi volete vedere o udire>>,
ricomincio` lo spaurato appresso
<<Toschi o Lombardi, io ne faro` venire;
ma stieno i Malebranche un poco in cesso,
si` ch'ei non teman de le lor vendette;
e io, seggendo in questo loco stesso,
per un ch'io son, ne faro` venir sette
quand'io suffolero`, com'e` nostro uso
di fare allor che fori alcun si mette>>.
Cagnazzo a cotal motto levo` 'l muso,
crollando 'l capo, e disse: <<Odi malizia
ch'elli ha pensata per gittarsi giuso!>>.
Ond'ei, ch'avea lacciuoli a gran divizia,
rispuose: <<Malizioso son io troppo,
quand'io procuro a' mia maggior trestizia>>.
Alichin non si tenne e, di rintoppo
a li altri, disse a lui: <<Se tu ti cali,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
io non ti verro` dietro di gualoppo,
ma battero` sovra la pece l'ali.
Lascisi 'l collo, e sia la ripa scudo,
a veder se tu sol piu` di noi vali>>.
O tu che leggi, udirai nuovo ludo:
ciascun da l'altra costa li occhi volse;
quel prima, ch'a cio` fare era piu` crudo.
Lo Navarrese ben suo tempo colse;
fermo` le piante a terra, e in un punto
salto` e dal proposto lor si sciolse.
Di che ciascun di colpa fu compunto,
ma quei piu` che cagion fu del difetto;
pero` si mosse e grido`: <<Tu se' giunto!>>.
Ma poco i valse: che' l'ali al sospetto
non potero avanzar: quelli ando` sotto,
e quei drizzo` volando suso il petto:
non altrimenti l'anitra di botto,
quando 'l falcon s'appressa, giu` s'attuffa,
ed ei ritorna su` crucciato e rotto.
Irato Calcabrina de la buffa,
volando dietro li tenne, invaghito
che quei campasse per aver la zuffa;
e come 'l barattier fu disparito,
cosi` volse li artigli al suo compagno,
e fu con lui sopra 'l fosso ghermito.
Ma l'altro fu bene sparvier grifagno
ad artigliar ben lui, e amendue
cadder nel mezzo del bogliente stagno.
Lo caldo sghermitor subito fue;
ma pero` di levarsi era neente,
si` avieno inviscate l'ali sue.
Barbariccia, con li altri suoi dolente,
quattro ne fe' volar da l'altra costa
con tutt'i raffi, e assai prestamente
di qua, di la` discesero a la posta;
porser li uncini verso li 'mpaniati,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ch'eran gia` cotti dentro da la crosta;
e noi lasciammo lor cosi` 'mpacciati.
CANTO XXIII
Taciti, soli, sanza compagnia
n'andavam l'un dinanzi e l'altro dopo,
come frati minor vanno per via.
Volt'era in su la favola d'Isopo
lo mio pensier per la presente rissa,
dov'el parlo` de la rana e del topo;
che' piu` non si pareggia 'mo' e 'issa'
che l'un con l'altro fa, se ben s'accoppia
principio e fine con la mente fissa.
E come l'un pensier de l'altro scoppia,
cosi` nacque di quello un altro poi,
che la prima paura mi fe' doppia.
Io pensava cosi`: 'Questi per noi
sono scherniti con danno e con beffa
si` fatta, ch'assai credo che lor noi.
Se l'ira sovra 'l mal voler s'aggueffa,
ei ne verranno dietro piu` crudeli
che 'l cane a quella lievre ch'elli acceffa'.
Gia` mi sentia tutti arricciar li peli
de la paura e stava in dietro intento,
quand'io dissi: <<Maestro, se non celi
te e me tostamente, i' ho pavento
d'i Malebranche. Noi li avem gia` dietro;
io li 'magino si`, che gia` li sento>>.
E quei: <<S'i' fossi di piombato vetro,
l'imagine di fuor tua non trarrei
piu` tosto a me, che quella dentro 'mpetro.
Pur mo venieno i tuo' pensier tra ' miei,
con simile atto e con simile faccia,
si` che d'intrambi un sol consiglio fei.
S'elli e` che si` la destra costa giaccia,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che noi possiam ne l'altra bolgia scendere,
noi fuggirem l'imaginata caccia>>.
Gia` non compie' di tal consiglio rendere,
ch'io li vidi venir con l'ali tese
non molto lungi, per volerne prendere.
Lo duca mio di subito mi prese,
come la madre ch'al romore e` desta
e vede presso a se' le fiamme accese,
che prende il figlio e fugge e non s'arresta,
avendo piu` di lui che di se' cura,
tanto che solo una camiscia vesta;
e giu` dal collo de la ripa dura
supin si diede a la pendente roccia,
che l'un de' lati a l'altra bolgia tura.
Non corse mai si` tosto acqua per doccia
a volger ruota di molin terragno,
quand'ella piu` verso le pale approccia,
come 'l maestro mio per quel vivagno,
portandosene me sovra 'l suo petto,
come suo figlio, non come compagno.
A pena fuoro i pie` suoi giunti al letto
del fondo giu`, ch'e' furon in sul colle
sovresso noi; ma non li` era sospetto;
che' l'alta provedenza che lor volle
porre ministri de la fossa quinta,
poder di partirs'indi a tutti tolle.
La` giu` trovammo una gente dipinta
che giva intorno assai con lenti passi,
piangendo e nel sembiante stanca e vinta.
Elli avean cappe con cappucci bassi
dinanzi a li occhi, fatte de la taglia
che in Clugni` per li monaci fassi.
Di fuor dorate son, si` ch'elli abbaglia;
ma dentro tutte piombo, e gravi tanto,
che Federigo le mettea di paglia.
Oh in etterno faticoso manto!
Noi ci volgemmo ancor pur a man manca
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
con loro insieme, intenti al tristo pianto;
ma per lo peso quella gente stanca
venia si` pian, che noi eravam nuovi
di compagnia ad ogne mover d'anca.
Per ch'io al duca mio: <<Fa che tu trovi
alcun ch'al fatto o al nome si conosca,
e li occhi, si` andando, intorno movi>>.
E un che 'ntese la parola tosca,
di retro a noi grido`: <<Tenete i piedi,
voi che correte si` per l'aura fosca!
Forse ch'avrai da me quel che tu chiedi>>.
Onde 'l duca si volse e disse: <<Aspetta
e poi secondo il suo passo procedi>>.
Ristetti, e vidi due mostrar gran fretta
de l'animo, col viso, d'esser meco;
ma tardavali 'l carco e la via stretta.
Quando fuor giunti, assai con l'occhio bieco
mi rimiraron sanza far parola;
poi si volsero in se', e dicean seco:
<<Costui par vivo a l'atto de la gola;
e s'e' son morti, per qual privilegio
vanno scoperti de la grave stola?>>.
Poi disser me: <<O Tosco, ch'al collegio
de l'ipocriti tristi se' venuto,
dir chi tu se' non avere in dispregio>>.
E io a loro: <<I' fui nato e cresciuto
sovra 'l bel fiume d'Arno a la gran villa,
e son col corpo ch'i' ho sempre avuto.
Ma voi chi siete, a cui tanto distilla
quant'i' veggio dolor giu` per le guance?
e che pena e` in voi che si` sfavilla?>>.
E l'un rispuose a me: <<Le cappe rance
son di piombo si` grosse, che li pesi
fan cosi` cigolar le lor bilance.
Frati godenti fummo, e bolognesi;
io Catalano e questi Loderingo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
nomati, e da tua terra insieme presi,
come suole esser tolto un uom solingo,
per conservar sua pace; e fummo tali,
ch'ancor si pare intorno dal Gardingo>>.
Io cominciai: <<O frati, i vostri mali…>>;
ma piu` non dissi, ch'a l'occhio mi corse
un, crucifisso in terra con tre pali.
Quando mi vide, tutto si distorse,
soffiando ne la barba con sospiri;
e 'l frate Catalan, ch'a cio` s'accorse,
mi disse: <<Quel confitto che tu miri,
consiglio` i Farisei che convenia
porre un uom per lo popolo a' martiri.
Attraversato e`, nudo, ne la via,
come tu vedi, ed e` mestier ch'el senta
qualunque passa, come pesa, pria.
E a tal modo il socero si stenta
in questa fossa, e li altri dal concilio
che fu per li Giudei mala sementa>>.
Allor vid'io maravigliar Virgilio
sovra colui ch'era disteso in croce
tanto vilmente ne l'etterno essilio.
Poscia drizzo` al frate cotal voce:
<<Non vi dispiaccia, se vi lece, dirci
s'a la man destra giace alcuna foce
onde noi amendue possiamo uscirci,
sanza costrigner de li angeli neri
che vegnan d'esto fondo a dipartirci>>.
Rispuose adunque: <<Piu` che tu non speri
s'appressa un sasso che de la gran cerchia
si move e varca tutt'i vallon feri,
salvo che 'n questo e` rotto e nol coperchia:
montar potrete su per la ruina,
che giace in costa e nel fondo soperchia>>.
Lo duca stette un poco a testa china;
poi disse: <<Mal contava la bisogna
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
colui che i peccator di qua uncina>>.
E 'l frate: <<Io udi' gia` dire a Bologna
del diavol vizi assai, tra ' quali udi'
ch'elli e` bugiardo, e padre di menzogna>>.
Appresso il duca a gran passi sen gi`,
turbato un poco d'ira nel sembiante;
ond'io da li 'ncarcati mi parti'
dietro a le poste de le care piante.
CANTO XXIV
In quella parte del giovanetto anno
che 'l sole i crin sotto l'Aquario tempra
e gia` le notti al mezzo di` sen vanno,
quando la brina in su la terra assempra
l'imagine di sua sorella bianca,
ma poco dura a la sua penna tempra,
lo villanello a cui la roba manca,
si leva, e guarda, e vede la campagna
biancheggiar tutta; ond'ei si batte l'anca,
ritorna in casa, e qua e la` si lagna,
come 'l tapin che non sa che si faccia;
poi riede, e la speranza ringavagna,
veggendo 'l mondo aver cangiata faccia
in poco d'ora, e prende suo vincastro,
e fuor le pecorelle a pascer caccia.
Cosi` mi fece sbigottir lo mastro
quand'io li vidi si` turbar la fronte,
e cosi` tosto al mal giunse lo 'mpiastro;
che', come noi venimmo al guasto ponte,
lo duca a me si volse con quel piglio
dolce ch'io vidi prima a pie` del monte.
Le braccia aperse, dopo alcun consiglio
eletto seco riguardando prima
ben la ruina, e diedemi di piglio.
E come quei ch'adopera ed estima,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che sempre par che 'nnanzi si proveggia,
cosi`, levando me su` ver la cima
d'un ronchione, avvisava un'altra scheggia
dicendo: <<Sovra quella poi t'aggrappa;
ma tenta pria s'e` tal ch'ella ti reggia>>.
Non era via da vestito di cappa,
che' noi a pena, ei lieve e io sospinto,
potavam su` montar di chiappa in chiappa.
E se non fosse che da quel precinto
piu` che da l'altro era la costa corta,
non so di lui, ma io sarei ben vinto.
Ma perche' Malebolge inver' la porta
del bassissimo pozzo tutta pende,
lo sito di ciascuna valle porta
che l'una costa surge e l'altra scende;
noi pur venimmo al fine in su la punta
onde l'ultima pietra si scoscende.
La lena m'era del polmon si` munta
quand'io fui su`, ch'i' non potea piu` oltre,
anzi m'assisi ne la prima giunta.
<<Omai convien che tu cosi` ti spoltre>>,
disse 'l maestro; <<che', seggendo in piuma,
in fama non si vien, ne' sotto coltre;
sanza la qual chi sua vita consuma,
cotal vestigio in terra di se' lascia,
qual fummo in aere e in acqua la schiuma.
E pero` leva su`: vinci l'ambascia
con l'animo che vince ogne battaglia,
se col suo grave corpo non s'accascia.
Piu` lunga scala convien che si saglia;
non basta da costoro esser partito.
Se tu mi 'ntendi, or fa si` che ti vaglia>>.
Leva'mi allor, mostrandomi fornito
meglio di lena ch'i' non mi sentia;
e dissi: <<Va, ch'i' son forte e ardito>>.
Su per lo scoglio prendemmo la via,
ch'era ronchioso, stretto e malagevole,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ed erto piu` assai che quel di pria.
Parlando andava per non parer fievole;
onde una voce usci` de l'altro fosso,
a parole formar disconvenevole.
Non so che disse, ancor che sovra 'l dosso
fossi de l'arco gia` che varca quivi;
ma chi parlava ad ire parea mosso.
Io era volto in giu`, ma li occhi vivi
non poteano ire al fondo per lo scuro;
per ch'io: <<Maestro, fa che tu arrivi
da l'altro cinghio e dismontiam lo muro;
che', com'i' odo quinci e non intendo,
cosi` giu` veggio e neente affiguro>>.
<<Altra risposta>>, disse, <<non ti rendo
se non lo far; che' la dimanda onesta
si de' seguir con l'opera tacendo>>.
Noi discendemmo il ponte da la testa
dove s'aggiugne con l'ottava ripa,
e poi mi fu la bolgia manifesta:
e vidivi entro terribile stipa
di serpenti, e di si` diversa mena
che la memoria il sangue ancor mi scipa.
Piu` non si vanti Libia con sua rena;
che' se chelidri, iaculi e faree
produce, e cencri con anfisibena,
ne' tante pestilenzie ne' si` ree
mostro` gia` mai con tutta l'Etiopia
ne' con cio` che di sopra al Mar Rosso ee.
Tra questa cruda e tristissima copia
correan genti nude e spaventate,
sanza sperar pertugio o elitropia:
con serpi le man dietro avean legate;
quelle ficcavan per le ren la coda
e 'l capo, ed eran dinanzi aggroppate.
Ed ecco a un ch'era da nostra proda,
s'avvento` un serpente che 'l trafisse
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la` dove 'l collo a le spalle s'annoda.
Ne' O si` tosto mai ne' I si scrisse,
com'el s'accese e arse, e cener tutto
convenne che cascando divenisse;
e poi che fu a terra si` distrutto,
la polver si raccolse per se' stessa,
e 'n quel medesmo ritorno` di butto.
Cosi` per li gran savi si confessa
che la fenice more e poi rinasce,
quando al cinquecentesimo anno appressa;
erba ne' biado in sua vita non pasce,
ma sol d'incenso lagrime e d'amomo,
e nardo e mirra son l'ultime fasce.
E qual e` quel che cade, e non sa como,
per forza di demon ch'a terra il tira,
o d'altra oppilazion che lega l'omo,
quando si leva, che 'ntorno si mira
tutto smarrito de la grande angoscia
ch'elli ha sofferta, e guardando sospira:
tal era il peccator levato poscia.
Oh potenza di Dio, quant'e` severa,
che cotai colpi per vendetta croscia!
Lo duca il domando` poi chi ello era;
per ch'ei rispuose: <<Io piovvi di Toscana,
poco tempo e`, in questa gola fiera.
Vita bestial mi piacque e non umana,
si` come a mul ch'i' fui; son Vanni Fucci
bestia, e Pistoia mi fu degna tana>>.
E io al duca: <<Dilli che non mucci,
e domanda che colpa qua giu` 'l pinse;
ch'io 'l vidi uomo di sangue e di crucci>>.
E 'l peccator, che 'ntese, non s'infinse,
ma drizzo` verso me l'animo e 'l volto,
e di trista vergogna si dipinse;
poi disse: <<Piu` mi duol che tu m'hai colto
ne la miseria dove tu mi vedi,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che quando fui de l'altra vita tolto.
Io non posso negar quel che tu chiedi;
in giu` son messo tanto perch'io fui
ladro a la sagrestia d'i belli arredi,
e falsamente gia` fu apposto altrui.
Ma perche' di tal vista tu non godi,
se mai sarai di fuor da' luoghi bui,
apri li orecchi al mio annunzio, e odi:
Pistoia in pria d'i Neri si dimagra;
poi Fiorenza rinova gente e modi.
Tragge Marte vapor di Val di Magra
ch'e` di torbidi nuvoli involuto;
e con tempesta impetuosa e agra
sovra Campo Picen fia combattuto;
ond'ei repente spezzera` la nebbia,
si` ch'ogne Bianco ne sara` feruto.
E detto l'ho perche' doler ti debbia!>>.
CANTO XXV
Al fine de le sue parole il ladro
le mani alzo` con amendue le fiche,
gridando: <<Togli, Dio, ch'a te le squadro!>>.
Da indi in qua mi fuor le serpi amiche,
perch'una li s'avvolse allora al collo,
come dicesse 'Non vo' che piu` diche';
e un'altra a le braccia, e rilegollo,
ribadendo se' stessa si` dinanzi,
che non potea con esse dare un crollo.
Ahi Pistoia, Pistoia, che' non stanzi
d'incenerarti si` che piu` non duri,
poi che 'n mal fare il seme tuo avanzi?
Per tutt'i cerchi de lo 'nferno scuri
non vidi spirto in Dio tanto superbo,
non quel che cadde a Tebe giu` da' muri.
El si fuggi` che non parlo` piu` verbo;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e io vidi un centauro pien di rabbia
venir chiamando: <<Ov'e`, ov'e` l'acerbo?>>.
Maremma non cred'io che tante n'abbia,
quante bisce elli avea su per la groppa
infin ove comincia nostra labbia.
Sovra le spalle, dietro da la coppa,
con l'ali aperte li giacea un draco;
e quello affuoca qualunque s'intoppa.
Lo mio maestro disse: <<Questi e` Caco,
che sotto 'l sasso di monte Aventino
di sangue fece spesse volte laco.
Non va co' suoi fratei per un cammino,
per lo furto che frodolente fece
del grande armento ch'elli ebbe a vicino;
onde cessar le sue opere biece
sotto la mazza d'Ercule, che forse
gliene die` cento, e non senti` le diece>>.
Mentre che si` parlava, ed el trascorse
e tre spiriti venner sotto noi,
de' quali ne' io ne' 'l duca mio s'accorse,
se non quando gridar: <<Chi siete voi?>>;
per che nostra novella si ristette,
e intendemmo pur ad essi poi.
Io non li conoscea; ma ei seguette,
come suol seguitar per alcun caso,
che l'un nomar un altro convenette,
dicendo: <<Cianfa dove fia rimaso?>>;
per ch'io, accio` che 'l duca stesse attento,
mi puosi 'l dito su dal mento al naso.
Se tu se' or, lettore, a creder lento
cio` ch'io diro`, non sara` maraviglia,
che' io che 'l vidi, a pena il mi consento.
Com'io tenea levate in lor le ciglia,
e un serpente con sei pie` si lancia
dinanzi a l'uno, e tutto a lui s'appiglia.
Co' pie` di mezzo li avvinse la pancia,
e con li anterior le braccia prese;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
poi li addento` e l'una e l'altra guancia;
li diretani a le cosce distese,
e miseli la coda tra 'mbedue,
e dietro per le ren su` la ritese.
Ellera abbarbicata mai non fue
ad alber si`, come l'orribil fiera
per l'altrui membra avviticchio` le sue.
Poi s'appiccar, come di calda cera
fossero stati, e mischiar lor colore,
ne' l'un ne' l'altro gia` parea quel ch'era:
come procede innanzi da l'ardore,
per lo papiro suso, un color bruno
che non e` nero ancora e 'l bianco more.
Li altri due 'l riguardavano, e ciascuno
gridava: <<Ome`, Agnel, come ti muti!
Vedi che gia` non se' ne' due ne' uno>>.
Gia` eran li due capi un divenuti,
quando n'apparver due figure miste
in una faccia, ov'eran due perduti.
Fersi le braccia due di quattro liste;
le cosce con le gambe e 'l ventre e 'l casso
divenner membra che non fuor mai viste.
Ogne primaio aspetto ivi era casso:
due e nessun l'imagine perversa
parea; e tal sen gio con lento passo.
Come 'l ramarro sotto la gran fersa
dei di` canicular, cangiando sepe,
folgore par se la via attraversa,
si` pareva, venendo verso l'epe
de li altri due, un serpentello acceso,
livido e nero come gran di pepe;
e quella parte onde prima e` preso
nostro alimento, a l'un di lor trafisse;
poi cadde giuso innanzi lui disteso.
Lo trafitto 'l miro`, ma nulla disse;
anzi, co' pie` fermati, sbadigliava
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pur come sonno o febbre l'assalisse.
Elli 'l serpente, e quei lui riguardava;
l'un per la piaga, e l'altro per la bocca
fummavan forte, e 'l fummo si scontrava.
Taccia Lucano ormai la` dove tocca
del misero Sabello e di Nasidio,
e attenda a udir quel ch'or si scocca.
Taccia di Cadmo e d'Aretusa Ovidio;
che' se quello in serpente e quella in fonte
converte poetando, io non lo 'nvidio;
che' due nature mai a fronte a fronte
non trasmuto` si` ch'amendue le forme
a cambiar lor matera fosser pronte.
Insieme si rispuosero a tai norme,
che 'l serpente la coda in forca fesse,
e il feruto ristrinse insieme l'orme.
Le gambe con le cosce seco stesse
s'appiccar si`, che 'n poco la giuntura
non facea segno alcun che si paresse.
Togliea la coda fessa la figura
che si perdeva la`, e la sua pelle
si facea molle, e quella di la` dura.
Io vidi intrar le braccia per l'ascelle,
e i due pie` de la fiera, ch'eran corti,
tanto allungar quanto accorciavan quelle.
Poscia li pie` di retro, insieme attorti,
diventaron lo membro che l'uom cela,
e 'l misero del suo n'avea due porti.
Mentre che 'l fummo l'uno e l'altro vela
di color novo, e genera 'l pel suso
per l'una parte e da l'altra il dipela,
l'un si levo` e l'altro cadde giuso,
non torcendo pero` le lucerne empie,
sotto le quai ciascun cambiava muso.
Quel ch'era dritto, il trasse ver' le tempie,
e di troppa matera ch'in la` venne
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
uscir li orecchi de le gote scempie;
cio` che non corse in dietro e si ritenne
di quel soverchio, fe' naso a la faccia
e le labbra ingrosso` quanto convenne.
Quel che giacea, il muso innanzi caccia,
e li orecchi ritira per la testa
come face le corna la lumaccia;
e la lingua, ch'avea unita e presta
prima a parlar, si fende, e la forcuta
ne l'altro si richiude; e 'l fummo resta.
L'anima ch'era fiera divenuta,
suffolando si fugge per la valle,
e l'altro dietro a lui parlando sputa.
Poscia li volse le novelle spalle,
e disse a l'altro: <<I' vo' che Buoso corra,
com'ho fatt'io, carpon per questo calle>>.
Cosi` vid'io la settima zavorra
mutare e trasmutare; e qui mi scusi
la novita` se fior la penna abborra.
E avvegna che li occhi miei confusi
fossero alquanto e l'animo smagato,
non poter quei fuggirsi tanto chiusi,
ch'i' non scorgessi ben Puccio Sciancato;
ed era quel che sol, di tre compagni
che venner prima, non era mutato;
l'altr'era quel che tu, Gaville, piagni.
CANTO XXVI
Godi, Fiorenza, poi che se' si` grande,
che per mare e per terra batti l'ali,
e per lo 'nferno tuo nome si spande!
Tra li ladron trovai cinque cotali
tuoi cittadini onde mi ven vergogna,
e tu in grande orranza non ne sali.
Ma se presso al mattin del ver si sogna,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tu sentirai di qua da picciol tempo
di quel che Prato, non ch'altri, t'agogna.
E se gia` fosse, non saria per tempo.
Cosi` foss'ei, da che pur esser dee!
che' piu` mi gravera`, com'piu` m'attempo.
Noi ci partimmo, e su per le scalee
che n'avea fatto iborni a scender pria,
rimonto` 'l duca mio e trasse mee;
e proseguendo la solinga via,
tra le schegge e tra ' rocchi de lo scoglio
lo pie` sanza la man non si spedia.
Allor mi dolsi, e ora mi ridoglio
quando drizzo la mente a cio` ch'io vidi,
e piu` lo 'ngegno affreno ch'i' non soglio,
perche' non corra che virtu` nol guidi;
si` che, se stella bona o miglior cosa
m'ha dato 'l ben, ch'io stessi nol m'invidi.
Quante 'l villan ch'al poggio si riposa,
nel tempo che colui che 'l mondo schiara
la faccia sua a noi tien meno ascosa,
come la mosca cede alla zanzara,
vede lucciole giu` per la vallea,
forse cola` dov'e' vendemmia e ara:
di tante fiamme tutta risplendea
l'ottava bolgia, si` com'io m'accorsi
tosto che fui la` 've 'l fondo parea.
E qual colui che si vengio` con li orsi
vide 'l carro d'Elia al dipartire,
quando i cavalli al cielo erti levorsi,
che nol potea si` con li occhi seguire,
ch'el vedesse altro che la fiamma sola,
si` come nuvoletta, in su` salire:
tal si move ciascuna per la gola
del fosso, che' nessuna mostra 'l furto,
e ogne fiamma un peccatore invola.
Io stava sovra 'l ponte a veder surto,
si` che s'io non avessi un ronchion preso,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
caduto sarei giu` sanz'esser urto.
E 'l duca che mi vide tanto atteso,
disse: <<Dentro dai fuochi son li spirti;
catun si fascia di quel ch'elli e` inceso>>.
<<Maestro mio>>, rispuos'io, <<per udirti
son io piu` certo; ma gia` m'era avviso
che cosi` fosse, e gia` voleva dirti:
chi e` 'n quel foco che vien si` diviso
di sopra, che par surger de la pira
dov'Eteocle col fratel fu miso?>>.
Rispuose a me: <<La` dentro si martira
Ulisse e Diomede, e cosi` insieme
a la vendetta vanno come a l'ira;
e dentro da la lor fiamma si geme
l'agguato del caval che fe' la porta
onde usci` de' Romani il gentil seme.
Piangevisi entro l'arte per che, morta,
Deidamia ancor si duol d'Achille,
e del Palladio pena vi si porta>>.
<<S'ei posson dentro da quelle faville
parlar>>, diss'io, <<maestro, assai ten priego
e ripriego, che 'l priego vaglia mille,
che non mi facci de l'attender niego
fin che la fiamma cornuta qua vegna;
vedi che del disio ver' lei mi piego!>>.
Ed elli a me: <<La tua preghiera e` degna
di molta loda, e io pero` l'accetto;
ma fa che la tua lingua si sostegna.
Lascia parlare a me, ch'i' ho concetto
cio` che tu vuoi; ch'ei sarebbero schivi,
perch'e' fuor greci, forse del tuo detto>>.
Poi che la fiamma fu venuta quivi
dove parve al mio duca tempo e loco,
in questa forma lui parlare audivi:
<<O voi che siete due dentro ad un foco,
s'io meritai di voi mentre ch'io vissi,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
s'io meritai di voi assai o poco
quando nel mondo li alti versi scrissi,
non vi movete; ma l'un di voi dica
dove, per lui, perduto a morir gissi>>.
Lo maggior corno de la fiamma antica
comincio` a crollarsi mormorando
pur come quella cui vento affatica;
indi la cima qua e la` menando,
come fosse la lingua che parlasse,
gitto` voce di fuori, e disse: <<Quando
mi diparti' da Circe, che sottrasse
me piu` d'un anno la` presso a Gaeta,
prima che si` Enea la nomasse,
ne' dolcezza di figlio, ne' la pieta
del vecchio padre, ne' 'l debito amore
lo qual dovea Penelope' far lieta,
vincer potero dentro a me l'ardore
ch'i' ebbi a divenir del mondo esperto,
e de li vizi umani e del valore;
ma misi me per l'alto mare aperto
sol con un legno e con quella compagna
picciola da la qual non fui diserto.
L'un lito e l'altro vidi infin la Spagna,
fin nel Morrocco, e l'isola d'i Sardi,
e l'altre che quel mare intorno bagna.
Io e ' compagni eravam vecchi e tardi
quando venimmo a quella foce stretta
dov'Ercule segno` li suoi riguardi,
accio` che l'uom piu` oltre non si metta:
da la man destra mi lasciai Sibilia,
da l'altra gia` m'avea lasciata Setta.
"O frati", dissi "che per cento milia
perigli siete giunti a l'occidente,
a questa tanto picciola vigilia
d'i nostri sensi ch'e` del rimanente,
non vogliate negar l'esperienza,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
di retro al sol, del mondo sanza gente.
Considerate la vostra semenza:
fatti non foste a viver come bruti,
ma per seguir virtute e canoscenza".
Li miei compagni fec'io si` aguti,
con questa orazion picciola, al cammino,
che a pena poscia li avrei ritenuti;
e volta nostra poppa nel mattino,
de' remi facemmo ali al folle volo,
sempre acquistando dal lato mancino.
Tutte le stelle gia` de l'altro polo
vedea la notte e 'l nostro tanto basso,
che non surgea fuor del marin suolo.
Cinque volte racceso e tante casso
lo lume era di sotto da la luna,
poi che 'ntrati eravam ne l'alto passo,
quando n'apparve una montagna, bruna
per la distanza, e parvemi alta tanto
quanto veduta non avea alcuna.
Noi ci allegrammo, e tosto torno` in pianto,
che' de la nova terra un turbo nacque,
e percosse del legno il primo canto.
Tre volte il fe' girar con tutte l'acque;
a la quarta levar la poppa in suso
e la prora ire in giu`, com'altrui piacque,
infin che 'l mar fu sovra noi richiuso>>.
CANTO XXVII
Gia` era dritta in su` la fiamma e queta
per non dir piu`, e gia` da noi sen gia
con la licenza del dolce poeta,
quand'un'altra, che dietro a lei venia,
ne fece volger li occhi a la sua cima
per un confuso suon che fuor n'uscia.
Come 'l bue cicilian che mugghio` prima
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
col pianto di colui, e cio` fu dritto,
che l'avea temperato con sua lima,
mugghiava con la voce de l'afflitto,
si` che, con tutto che fosse di rame,
pur el pareva dal dolor trafitto;
cosi`, per non aver via ne' forame
dal principio nel foco, in suo linguaggio
si convertian le parole grame.
Ma poscia ch'ebber colto lor viaggio
su per la punta, dandole quel guizzo
che dato avea la lingua in lor passaggio,
udimmo dire: <<O tu a cu' io drizzo
la voce e che parlavi mo lombardo,
dicendo "Istra ten va, piu` non t'adizzo",
perch'io sia giunto forse alquanto tardo,
non t'incresca restare a parlar meco;
vedi che non incresce a me, e ardo!
Se tu pur mo in questo mondo cieco
caduto se' di quella dolce terra
latina ond'io mia colpa tutta reco,
dimmi se Romagnuoli han pace o guerra;
ch'io fui d'i monti la` intra Orbino
e 'l giogo di che Tever si diserra>>.
Io era in giuso ancora attento e chino,
quando il mio duca mi tento` di costa,
dicendo: <<Parla tu; questi e` latino>>.
E io, ch'avea gia` pronta la risposta,
sanza indugio a parlare incominciai:
<<O anima che se' la` giu` nascosta,
Romagna tua non e`, e non fu mai,
sanza guerra ne' cuor de' suoi tiranni;
ma 'n palese nessuna or vi lasciai.
Ravenna sta come stata e` molt'anni:
l'aguglia da Polenta la si cova,
si` che Cervia ricuopre co' suoi vanni.
La terra che fe' gia` la lunga prova
e di Franceschi sanguinoso mucchio,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
sotto le branche verdi si ritrova.
E 'l mastin vecchio e 'l nuovo da Verrucchio,
che fecer di Montagna il mal governo,
la` dove soglion fan d'i denti succhio.
Le citta` di Lamone e di Santerno
conduce il lioncel dal nido bianco,
che muta parte da la state al verno.
E quella cu' il Savio bagna il fianco,
cosi` com'ella sie' tra 'l piano e 'l monte
tra tirannia si vive e stato franco.
Ora chi se', ti priego che ne conte;
non esser duro piu` ch'altri sia stato,
se 'l nome tuo nel mondo tegna fronte>>.
Poscia che 'l foco alquanto ebbe rugghiato
al modo suo, l'aguta punta mosse
di qua, di la`, e poi die` cotal fiato:
<<S'i' credesse che mia risposta fosse
a persona che mai tornasse al mondo,
questa fiamma staria sanza piu` scosse;
ma pero` che gia` mai di questo fondo
non torno` vivo alcun, s'i' odo il vero,
sanza tema d'infamia ti rispondo.
Io fui uom d'arme, e poi fui cordigliero,
credendomi, si` cinto, fare ammenda;
e certo il creder mio venia intero,
se non fosse il gran prete, a cui mal prenda!,
che mi rimise ne le prime colpe;
e come e quare, voglio che m'intenda.
Mentre ch'io forma fui d'ossa e di polpe
che la madre mi die`, l'opere mie
non furon leonine, ma di volpe.
Li accorgimenti e le coperte vie
io seppi tutte, e si` menai lor arte,
ch'al fine de la terra il suono uscie.
Quando mi vidi giunto in quella parte
di mia etade ove ciascun dovrebbe
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
calar le vele e raccoglier le sarte,
cio` che pria mi piacea, allor m'increbbe,
e pentuto e confesso mi rendei;
ahi miser lasso! e giovato sarebbe.
Lo principe d'i novi Farisei,
avendo guerra presso a Laterano,
e non con Saracin ne' con Giudei,
che' ciascun suo nimico era cristiano,
e nessun era stato a vincer Acri
ne' mercatante in terra di Soldano;
ne' sommo officio ne' ordini sacri
guardo` in se', ne' in me quel capestro
che solea fare i suoi cinti piu` macri.
Ma come Costantin chiese Silvestro
d'entro Siratti a guerir de la lebbre;
cosi` mi chiese questi per maestro
a guerir de la sua superba febbre:
domandommi consiglio, e io tacetti
perche' le sue parole parver ebbre.
E' poi ridisse: "Tuo cuor non sospetti;
finor t'assolvo, e tu m'insegna fare
si` come Penestrino in terra getti.
Lo ciel poss'io serrare e diserrare,
come tu sai; pero` son due le chiavi
che 'l mio antecessor non ebbe care".
Allor mi pinser li argomenti gravi
la` 've 'l tacer mi fu avviso 'l peggio,
e dissi: "Padre, da che tu mi lavi
di quel peccato ov'io mo cader deggio,
lunga promessa con l'attender corto
ti fara` triunfar ne l'alto seggio".
Francesco venne poi com'io fu' morto,
per me; ma un d'i neri cherubini
li disse: "Non portar: non mi far torto.
Venir se ne dee giu` tra ' miei meschini
perche' diede 'l consiglio frodolente,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
dal quale in qua stato li sono a' crini;
ch'assolver non si puo` chi non si pente,
ne' pentere e volere insieme puossi
per la contradizion che nol consente".
Oh me dolente! come mi riscossi
quando mi prese dicendomi: "Forse
tu non pensavi ch'io loico fossi!".
A Minos mi porto`; e quelli attorse
otto volte la coda al dosso duro;
e poi che per gran rabbia la si morse,
disse: "Questi e` d'i rei del foco furo";
per ch'io la` dove vedi son perduto,
e si` vestito, andando, mi rancuro>>.
Quand'elli ebbe 'l suo dir cosi` compiuto,
la fiamma dolorando si partio,
torcendo e dibattendo 'l corno aguto.
Noi passamm'oltre, e io e 'l duca mio,
su per lo scoglio infino in su l'altr'arco
che cuopre 'l fosso in che si paga il fio
a quei che scommettendo acquistan carco.
CANTO XXVIII
Chi poria mai pur con parole sciolte
dicer del sangue e de le piaghe a pieno
ch'i' ora vidi, per narrar piu` volte?
Ogne lingua per certo verria meno
per lo nostro sermone e per la mente
c'hanno a tanto comprender poco seno.
S'el s'aunasse ancor tutta la gente
che gia` in su la fortunata terra
di Puglia, fu del suo sangue dolente
per li Troiani e per la lunga guerra
che de l'anella fe' si` alte spoglie,
come Livio scrive, che non erra,
con quella che sentio di colpi doglie
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
per contastare a Ruberto Guiscardo;
e l'altra il cui ossame ancor s'accoglie
a Ceperan, la` dove fu bugiardo
ciascun Pugliese, e la` da Tagliacozzo,
dove sanz'arme vinse il vecchio Alardo;
e qual forato suo membro e qual mozzo
mostrasse, d'aequar sarebbe nulla
il modo de la nona bolgia sozzo.
Gia` veggia, per mezzul perdere o lulla,
com'io vidi un, cosi` non si pertugia,
rotto dal mento infin dove si trulla.
Tra le gambe pendevan le minugia;
la corata pareva e 'l tristo sacco
che merda fa di quel che si trangugia.
Mentre che tutto in lui veder m'attacco,
guardommi, e con le man s'aperse il petto,
dicendo: <<Or vedi com'io mi dilacco!
vedi come storpiato e` Maometto!
Dinanzi a me sen va piangendo Ali`,
fesso nel volto dal mento al ciuffetto.
E tutti li altri che tu vedi qui,
seminator di scandalo e di scisma
fuor vivi, e pero` son fessi cosi`.
Un diavolo e` qua dietro che n'accisma
si` crudelmente, al taglio de la spada
rimettendo ciascun di questa risma,
quand'avem volta la dolente strada;
pero` che le ferite son richiuse
prima ch'altri dinanzi li rivada.
Ma tu chi se' che 'n su lo scoglio muse,
forse per indugiar d'ire a la pena
ch'e` giudicata in su le tue accuse?>>.
<<Ne' morte 'l giunse ancor, ne' colpa 'l mena>>,
rispuose 'l mio maestro <<a tormentarlo;
ma per dar lui esperienza piena,
a me, che morto son, convien menarlo
per lo 'nferno qua giu` di giro in giro;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e quest'e` ver cosi` com'io ti parlo>>.
Piu` fuor di cento che, quando l'udiro,
s'arrestaron nel fosso a riguardarmi
per maraviglia obliando il martiro.
<<Or di` a fra Dolcin dunque che s'armi,
tu che forse vedra' il sole in breve,
s'ello non vuol qui tosto seguitarmi,
si` di vivanda, che stretta di neve
non rechi la vittoria al Noarese,
ch'altrimenti acquistar non saria leve>>.
Poi che l'un pie` per girsene sospese,
Maometto mi disse esta parola;
indi a partirsi in terra lo distese.
Un altro, che forata avea la gola
e tronco 'l naso infin sotto le ciglia,
e non avea mai ch'una orecchia sola,
ristato a riguardar per maraviglia
con li altri, innanzi a li altri apri` la canna,
ch'era di fuor d'ogni parte vermiglia,
e disse: <<O tu cui colpa non condanna
e cu' io vidi su in terra latina,
se troppa simiglianza non m'inganna,
rimembriti di Pier da Medicina,
se mai torni a veder lo dolce piano
che da Vercelli a Marcabo` dichina.
E fa saper a' due miglior da Fano,
a messer Guido e anco ad Angiolello,
che, se l'antiveder qui non e` vano,
gittati saran fuor di lor vasello
e mazzerati presso a la Cattolica
per tradimento d'un tiranno fello.
Tra l'isola di Cipri e di Maiolica
non vide mai si` gran fallo Nettuno,
non da pirate, non da gente argolica.
Quel traditor che vede pur con l'uno,
e tien la terra che tale qui meco
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
vorrebbe di vedere esser digiuno,
fara` venirli a parlamento seco;
poi fara` si`, ch'al vento di Focara
non sara` lor mestier voto ne' preco>>.
E io a lui: <<Dimostrami e dichiara,
se vuo' ch'i' porti su` di te novella,
chi e` colui da la veduta amara>>.
Allor puose la mano a la mascella
d'un suo compagno e la bocca li aperse,
gridando: <<Questi e` desso, e non favella.
Questi, scacciato, il dubitar sommerse
in Cesare, affermando che 'l fornito
sempre con danno l'attender sofferse>>.
Oh quanto mi pareva sbigottito
con la lingua tagliata ne la strozza
Curio, ch'a dir fu cosi` ardito!
E un ch'avea l'una e l'altra man mozza,
levando i moncherin per l'aura fosca,
si` che 'l sangue facea la faccia sozza,
grido`: <<Ricordera'ti anche del Mosca,
che disse, lasso!, "Capo ha cosa fatta",
che fu mal seme per la gente tosca>>.
E io li aggiunsi: <<E morte di tua schiatta>>;
per ch'elli, accumulando duol con duolo,
sen gio come persona trista e matta.
Ma io rimasi a riguardar lo stuolo,
e vidi cosa, ch'io avrei paura,
sanza piu` prova, di contarla solo;
se non che coscienza m'assicura,
la buona compagnia che l'uom francheggia
sotto l'asbergo del sentirsi pura.
Io vidi certo, e ancor par ch'io 'l veggia,
un busto sanza capo andar si` come
andavan li altri de la trista greggia;
e 'l capo tronco tenea per le chiome,
pesol con mano a guisa di lanterna;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e quel mirava noi e dicea: <<Oh me!>>.
Di se' facea a se' stesso lucerna,
ed eran due in uno e uno in due:
com'esser puo`, quei sa che si` governa.
Quando diritto al pie` del ponte fue,
levo` 'l braccio alto con tutta la testa,
per appressarne le parole sue,
che fuoro: <<Or vedi la pena molesta
tu che, spirando, vai veggendo i morti:
vedi s'alcuna e` grande come questa.
E perche' tu di me novella porti,
sappi ch'i' son Bertram dal Bornio, quelli
che diedi al re giovane i ma' conforti.
Io feci il padre e 'l figlio in se' ribelli:
Achitofel non fe' piu` d'Absalone
e di David coi malvagi punzelli.
Perch'io parti' cosi` giunte persone,
partito porto il mio cerebro, lasso!,
dal suo principio ch'e` in questo troncone.
Cosi` s'osserva in me lo contrapasso>>.
CANTO XXIX
La molta gente e le diverse piaghe
avean le luci mie si` inebriate,
che de lo stare a piangere eran vaghe.
Ma Virgilio mi disse: <<Che pur guate?
perche' la vista tua pur si soffolge
la` giu` tra l'ombre triste smozzicate?
Tu non hai fatto si` a l'altre bolge;
pensa, se tu annoverar le credi,
che miglia ventidue la valle volge.
E gia` la luna e` sotto i nostri piedi:
lo tempo e` poco omai che n'e` concesso,
e altro e` da veder che tu non vedi>>.
<<Se tu avessi>>, rispuos'io appresso,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
<<atteso a la cagion perch'io guardava,
forse m'avresti ancor lo star dimesso>>.
Parte sen giva, e io retro li andava,
lo duca, gia` faccendo la risposta,
e soggiugnendo: <<Dentro a quella cava
dov'io tenea or li occhi si` a posta,
credo ch'un spirto del mio sangue pianga
la colpa che la` giu` cotanto costa>>.
Allor disse 'l maestro: <<Non si franga
lo tuo pensier da qui innanzi sovr'ello.
Attendi ad altro, ed ei la` si rimanga;
ch'io vidi lui a pie` del ponticello
mostrarti, e minacciar forte, col dito,
e udi' 'l nominar Geri del Bello.
Tu eri allor si` del tutto impedito
sovra colui che gia` tenne Altaforte,
che non guardasti in la`, si` fu partito>>.
<<O duca mio, la violenta morte
che non li e` vendicata ancor>>, diss'io,
<<per alcun che de l'onta sia consorte,
fece lui disdegnoso; ond'el sen gio
sanza parlarmi, si` com'io estimo:
e in cio` m'ha el fatto a se' piu` pio>>.
Cosi` parlammo infino al loco primo
che de lo scoglio l'altra valle mostra,
se piu` lume vi fosse, tutto ad imo.
Quando noi fummo sor l'ultima chiostra
di Malebolge, si` che i suoi conversi
potean parere a la veduta nostra,
lamenti saettaron me diversi,
che di pieta` ferrati avean li strali;
ond'io li orecchi con le man copersi.
Qual dolor fora, se de li spedali,
di Valdichiana tra 'l luglio e 'l settembre
e di Maremma e di Sardigna i mali
fossero in una fossa tutti 'nsembre,
tal era quivi, e tal puzzo n'usciva
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
qual suol venir de le marcite membre.
Noi discendemmo in su l'ultima riva
del lungo scoglio, pur da man sinistra;
e allor fu la mia vista piu` viva
giu` ver lo fondo, la 've la ministra
de l'alto Sire infallibil giustizia
punisce i falsador che qui registra.
Non credo ch'a veder maggior tristizia
fosse in Egina il popol tutto infermo,
quando fu l'aere si` pien di malizia,
che li animali, infino al picciol vermo,
cascaron tutti, e poi le genti antiche,
secondo che i poeti hanno per fermo,
si ristorar di seme di formiche;
ch'era a veder per quella oscura valle
languir li spirti per diverse biche.
Qual sovra 'l ventre, e qual sovra le spalle
l'un de l'altro giacea, e qual carpone
si trasmutava per lo tristo calle.
Passo passo andavam sanza sermone,
guardando e ascoltando li ammalati,
che non potean levar le lor persone.
Io vidi due sedere a se' poggiati,
com'a scaldar si poggia tegghia a tegghia,
dal capo al pie` di schianze macolati;
e non vidi gia` mai menare stregghia
a ragazzo aspettato dal segnorso,
ne' a colui che mal volontier vegghia,
come ciascun menava spesso il morso
de l'unghie sopra se' per la gran rabbia
del pizzicor, che non ha piu` soccorso;
e si` traevan giu` l'unghie la scabbia,
come coltel di scardova le scaglie
o d'altro pesce che piu` larghe l'abbia.
<<O tu che con le dita ti dismaglie>>,
comincio` 'l duca mio a l'un di loro,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
<<e che fai d'esse talvolta tanaglie,
dinne s'alcun Latino e` tra costoro
che son quinc'entro, se l'unghia ti basti
etternalmente a cotesto lavoro>>.
<<Latin siam noi, che tu vedi si` guasti
qui ambedue>>, rispuose l'un piangendo;
<<ma tu chi se' che di noi dimandasti?>>.
E 'l duca disse: <<I' son un che discendo
con questo vivo giu` di balzo in balzo,
e di mostrar lo 'nferno a lui intendo>>.
Allor si ruppe lo comun rincalzo;
e tremando ciascuno a me si volse
con altri che l'udiron di rimbalzo.
Lo buon maestro a me tutto s'accolse,
dicendo: <<Di` a lor cio` che tu vuoli>>;
e io incominciai, poscia ch'ei volse:
<<Se la vostra memoria non s'imboli
nel primo mondo da l'umane menti,
ma s'ella viva sotto molti soli,
ditemi chi voi siete e di che genti;
la vostra sconcia e fastidiosa pena
di palesarvi a me non vi spaventi>>.
<<Io fui d'Arezzo, e Albero da Siena>>,
rispuose l'un, <<mi fe' mettere al foco;
ma quel per ch'io mori' qui non mi mena.
Vero e` ch'i' dissi lui, parlando a gioco:
"I' mi saprei levar per l'aere a volo";
e quei, ch'avea vaghezza e senno poco,
volle ch'i' li mostrassi l'arte; e solo
perch'io nol feci Dedalo, mi fece
ardere a tal che l'avea per figliuolo.
Ma nell 'ultima bolgia de le diece
me per l'alchimia che nel mondo usai
danno` Minos, a cui fallar non lece>>.
E io dissi al poeta: <<Or fu gia` mai
gente si` vana come la sanese?
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Certo non la francesca si` d'assai!>>.
Onde l'altro lebbroso, che m'intese,
rispuose al detto mio: <<Tra'mene Stricca
che seppe far le temperate spese,
e Niccolo` che la costuma ricca
del garofano prima discoverse
ne l'orto dove tal seme s'appicca;
e tra'ne la brigata in che disperse
Caccia d'Ascian la vigna e la gran fonda,
e l'Abbagliato suo senno proferse.
Ma perche' sappi chi si` ti seconda
contra i Sanesi, aguzza ver me l'occhio,
si` che la faccia mia ben ti risponda:
si` vedrai ch'io son l'ombra di Capocchio,
che falsai li metalli con l'alchimia;
e te dee ricordar, se ben t'adocchio,
com'io fui di natura buona scimia>>.
CANTO XXX
Nel tempo che Iunone era crucciata
per Semele` contra 'l sangue tebano,
come mostro` una e altra fiata,
Atamante divenne tanto insano,
che veggendo la moglie con due figli
andar carcata da ciascuna mano,
grido`: <<Tendiam le reti, si` ch'io pigli
la leonessa e ' leoncini al varco>>;
e poi distese i dispietati artigli,
prendendo l'un ch'avea nome Learco,
e rotollo e percosselo ad un sasso;
e quella s'annego` con l'altro carco.
E quando la fortuna volse in basso
l'altezza de' Troian che tutto ardiva,
si` che 'nsieme col regno il re fu casso,
Ecuba trista, misera e cattiva,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
poscia che vide Polissena morta,
e del suo Polidoro in su la riva
del mar si fu la dolorosa accorta,
forsennata latro` si` come cane;
tanto il dolor le fe' la mente torta.
Ma ne' di Tebe furie ne' troiane
si vider mai in alcun tanto crude,
non punger bestie, nonche' membra umane,
quant'io vidi in due ombre smorte e nude,
che mordendo correvan di quel modo
che 'l porco quando del porcil si schiude.
L'una giunse a Capocchio, e in sul nodo
del collo l'assanno`, si` che, tirando,
grattar li fece il ventre al fondo sodo.
E l'Aretin che rimase, tremando
mi disse: <<Quel folletto e` Gianni Schicchi,
e va rabbioso altrui cosi` conciando>>.
<<Oh!>>, diss'io lui, <<se l'altro non ti ficchi
li denti a dosso, non ti sia fatica
a dir chi e`, pria che di qui si spicchi>>.
Ed elli a me: <<Quell'e` l'anima antica
di Mirra scellerata, che divenne
al padre fuor del dritto amore amica.
Questa a peccar con esso cosi` venne,
falsificando se' in altrui forma,
come l'altro che la` sen va, sostenne,
per guadagnar la donna de la torma,
falsificare in se' Buoso Donati,
testando e dando al testamento norma>>.
E poi che i due rabbiosi fuor passati
sovra cu' io avea l'occhio tenuto,
rivolsilo a guardar li altri mal nati.
Io vidi un, fatto a guisa di leuto,
pur ch'elli avesse avuta l'anguinaia
tronca da l'altro che l'uomo ha forcuto.
La grave idropesi`, che si` dispaia
le membra con l'omor che mal converte,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che 'l viso non risponde a la ventraia,
facea lui tener le labbra aperte
come l'etico fa, che per la sete
l'un verso 'l mento e l'altro in su` rinverte.
<<O voi che sanz'alcuna pena siete,
e non so io perche', nel mondo gramo>>,
diss'elli a noi, <<guardate e attendete
a la miseria del maestro Adamo:
io ebbi vivo assai di quel ch'i' volli,
e ora, lasso!, un gocciol d'acqua bramo.
Li ruscelletti che d'i verdi colli
del Casentin discendon giuso in Arno,
faccendo i lor canali freddi e molli,
sempre mi stanno innanzi, e non indarno,
che' l'imagine lor vie piu` m'asciuga
che 'l male ond'io nel volto mi discarno.
La rigida giustizia che mi fruga
tragge cagion del loco ov'io peccai
a metter piu` li miei sospiri in fuga.
Ivi e` Romena, la` dov'io falsai
la lega suggellata del Batista;
per ch'io il corpo su` arso lasciai.
Ma s'io vedessi qui l'anima trista
di Guido o d'Alessandro o di lor frate,
per Fonte Branda non darei la vista.
Dentro c'e` l'una gia`, se l'arrabbiate
ombre che vanno intorno dicon vero;
ma che mi val, c'ho le membra legate?
S'io fossi pur di tanto ancor leggero
ch'i' potessi in cent'anni andare un'oncia,
io sarei messo gia` per lo sentiero,
cercando lui tra questa gente sconcia,
con tutto ch'ella volge undici miglia,
e men d'un mezzo di traverso non ci ha.
Io son per lor tra si` fatta famiglia:
e' m'indussero a batter li fiorini
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ch'avevan tre carati di mondiglia>>.
E io a lui: <<Chi son li due tapini
che fumman come man bagnate 'l verno,
giacendo stretti a' tuoi destri confini?>>.
<<Qui li trovai - e poi volta non dierno - >>,
rispuose, <<quando piovvi in questo greppo,
e non credo che dieno in sempiterno.
L'una e` la falsa ch'accuso` Gioseppo;
l'altr'e` 'l falso Sinon greco di Troia:
per febbre aguta gittan tanto leppo>>.
E l'un di lor, che si reco` a noia
forse d'esser nomato si` oscuro,
col pugno li percosse l'epa croia.
Quella sono` come fosse un tamburo;
e mastro Adamo li percosse il volto
col braccio suo, che non parve men duro,
dicendo a lui: <<Ancor che mi sia tolto
lo muover per le membra che son gravi,
ho io il braccio a tal mestiere sciolto>>.
Ond'ei rispuose: <<Quando tu andavi
al fuoco, non l'avei tu cosi` presto;
ma si` e piu` l'avei quando coniavi>>.
E l'idropico: <<Tu di' ver di questo:
ma tu non fosti si` ver testimonio
la` 've del ver fosti a Troia richesto>>.
<<S'io dissi falso, e tu falsasti il conio>>,
disse Sinon; <<e son qui per un fallo,
e tu per piu` ch'alcun altro demonio!>>.
<<Ricorditi, spergiuro, del cavallo>>,
rispuose quel ch'avea infiata l'epa;
<<e sieti reo che tutto il mondo sallo!>>.
<<E te sia rea la sete onde ti crepa>>,
disse 'l Greco, <<la lingua, e l'acqua marcia
che 'l ventre innanzi a li occhi si` t'assiepa!>>.
Allora il monetier: <<Cosi` si squarcia
la bocca tua per tuo mal come suole;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che' s'i' ho sete e omor mi rinfarcia,
tu hai l'arsura e 'l capo che ti duole,
e per leccar lo specchio di Narcisso,
non vorresti a 'nvitar molte parole>>.
Ad ascoltarli er'io del tutto fisso,
quando 'l maestro mi disse: <<Or pur mira,
che per poco che teco non mi risso!>>.
Quand'io 'l senti' a me parlar con ira,
volsimi verso lui con tal vergogna,
ch'ancor per la memoria mi si gira.
Qual e` colui che suo dannaggio sogna,
che sognando desidera sognare,
si` che quel ch'e`, come non fosse, agogna,
tal mi fec'io, non possendo parlare,
che disiava scusarmi, e scusava
me tuttavia, e nol mi credea fare.
<<Maggior difetto men vergogna lava>>,
disse 'l maestro, <<che 'l tuo non e` stato;
pero` d'ogne trestizia ti disgrava.
E fa ragion ch'io ti sia sempre allato,
se piu` avvien che fortuna t'accoglia
dove sien genti in simigliante piato:
che' voler cio` udire e` bassa voglia>>.
CANTO XXXI
Una medesma lingua pria mi morse,
si` che mi tinse l'una e l'altra guancia,
e poi la medicina mi riporse;
cosi` od'io che solea far la lancia
d'Achille e del suo padre esser cagione
prima di trista e poi di buona mancia.
Noi demmo il dosso al misero vallone
su per la ripa che 'l cinge dintorno,
attraversando sanza alcun sermone.
Quiv'era men che notte e men che giorno,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
si` che 'l viso m'andava innanzi poco;
ma io senti' sonare un alto corno,
tanto ch'avrebbe ogne tuon fatto fioco,
che, contra se' la sua via seguitando,
dirizzo` li occhi miei tutti ad un loco.
Dopo la dolorosa rotta, quando
Carlo Magno perde' la santa gesta,
non sono` si` terribilmente Orlando.
Poco portai in la` volta la testa,
che me parve veder molte alte torri;
ond'io: <<Maestro, di', che terra e` questa?>>.
Ed elli a me: <<Pero` che tu trascorri
per le tenebre troppo da la lungi,
avvien che poi nel maginare abborri.
Tu vedrai ben, se tu la` ti congiungi,
quanto 'l senso s'inganna di lontano;
pero` alquanto piu` te stesso pungi>>.
Poi caramente mi prese per mano,
e disse: <<Pria che noi siamo piu` avanti,
accio` che 'l fatto men ti paia strano,
sappi che non son torri, ma giganti,
e son nel pozzo intorno da la ripa
da l'umbilico in giuso tutti quanti>>.
Come quando la nebbia si dissipa,
lo sguardo a poco a poco raffigura
cio` che cela 'l vapor che l'aere stipa,
cosi` forando l'aura grossa e scura,
piu` e piu` appressando ver' la sponda,
fuggiemi errore e cresciemi paura;
pero` che come su la cerchia tonda
Montereggion di torri si corona,
cosi` la proda che 'l pozzo circonda
torreggiavan di mezza la persona
li orribili giganti, cui minaccia
Giove del cielo ancora quando tuona.
E io scorgeva gia` d'alcun la faccia,
le spalle e 'l petto e del ventre gran parte,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e per le coste giu` ambo le braccia.
Natura certo, quando lascio` l'arte
di si` fatti animali, assai fe' bene
per torre tali essecutori a Marte.
E s'ella d'elefanti e di balene
non si pente, chi guarda sottilmente,
piu` giusta e piu` discreta la ne tene;
che' dove l'argomento de la mente
s'aggiugne al mal volere e a la possa,
nessun riparo vi puo` far la gente.
La faccia sua mi parea lunga e grossa
come la pina di San Pietro a Roma,
e a sua proporzione eran l'altre ossa;
si` che la ripa, ch'era perizoma
dal mezzo in giu`, ne mostrava ben tanto
di sovra, che di giugnere a la chioma
tre Frison s'averien dato mal vanto;
pero` ch'i' ne vedea trenta gran palmi
dal loco in giu` dov'omo affibbia 'l manto.
<<Raphel mai` ameche zabi` almi>>,
comincio` a gridar la fiera bocca,
cui non si convenia piu` dolci salmi.
E 'l duca mio ver lui: <<Anima sciocca,
tienti col corno, e con quel ti disfoga
quand'ira o altra passion ti tocca!
Cercati al collo, e troverai la soga
che 'l tien legato, o anima confusa,
e vedi lui che 'l gran petto ti doga>>.
Poi disse a me: <<Elli stessi s'accusa;
questi e` Nembrotto per lo cui mal coto
pur un linguaggio nel mondo non s'usa.
Lascianlo stare e non parliamo a voto;
che' cosi` e` a lui ciascun linguaggio
come 'l suo ad altrui, ch'a nullo e` noto>>.
Facemmo adunque piu` lungo viaggio,
volti a sinistra; e al trar d'un balestro,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
trovammo l'altro assai piu` fero e maggio.
A cigner lui qual che fosse 'l maestro,
non so io dir, ma el tenea soccinto
dinanzi l'altro e dietro il braccio destro
d'una catena che 'l tenea avvinto
dal collo in giu`, si` che 'n su lo scoperto
si ravvolgea infino al giro quinto.
<<Questo superbo volle esser esperto
di sua potenza contra 'l sommo Giove>>,
disse 'l mio duca, <<ond'elli ha cotal merto.
Fialte ha nome, e fece le gran prove
quando i giganti fer paura a' dei;
le braccia ch'el meno`, gia` mai non move>>.
E io a lui: <<S'esser puote, io vorrei
che de lo smisurato Briareo
esperienza avesser li occhi miei>>.
Ond'ei rispuose: <<Tu vedrai Anteo
presso di qui che parla ed e` disciolto,
che ne porra` nel fondo d'ogne reo.
Quel che tu vuo' veder, piu` la` e` molto,
ed e` legato e fatto come questo,
salvo che piu` feroce par nel volto>>.
Non fu tremoto gia` tanto rubesto,
che scotesse una torre cosi` forte,
come Fialte a scuotersi fu presto.
Allor temett'io piu` che mai la morte,
e non v'era mestier piu` che la dotta,
s'io non avessi viste le ritorte.
Noi procedemmo piu` avante allotta,
e venimmo ad Anteo, che ben cinque alle,
sanza la testa, uscia fuor de la grotta.
<<O tu che ne la fortunata valle
che fece Scipion di gloria reda,
quand'Anibal co' suoi diede le spalle,
recasti gia` mille leon per preda,
e che, se fossi stato a l'alta guerra
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de'tuoi fratelli, ancor par che si creda
ch'avrebber vinto i figli de la terra;
mettine giu`, e non ten vegna schifo,
dove Cocito la freddura serra.
Non ci fare ire a Tizio ne' a Tifo:
questi puo` dar di quel che qui si brama;
pero` ti china, e non torcer lo grifo.
Ancor ti puo` nel mondo render fama,
ch'el vive, e lunga vita ancor aspetta
se 'nnanzi tempo grazia a se' nol chiama>>.
Cosi` disse 'l maestro; e quelli in fretta
le man distese, e prese 'l duca mio,
ond'Ercule senti` gia` grande stretta.
Virgilio, quando prender si sentio,
disse a me: <<Fatti qua, si` ch'io ti prenda>>;
poi fece si` ch'un fascio era elli e io.
Qual pare a riguardar la Carisenda
sotto 'l chinato, quando un nuvol vada
sovr'essa si`, ched ella incontro penda;
tal parve Anteo a me che stava a bada
di vederlo chinare, e fu tal ora
ch'i' avrei voluto ir per altra strada.
Ma lievemente al fondo che divora
Lucifero con Giuda, ci sposo`;
ne' si` chinato, li` fece dimora,
e come albero in nave si levo`.
CANTO XXXII
S'io avessi le rime aspre e chiocce,
come si converrebbe al tristo buco
sovra 'l qual pontan tutte l'altre rocce,
io premerei di mio concetto il suco
piu` pienamente; ma perch'io non l'abbo,
non sanza tema a dicer mi conduco;
che' non e` impresa da pigliare a gabbo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
discriver fondo a tutto l'universo,
ne' da lingua che chiami mamma o babbo.
Ma quelle donne aiutino il mio verso
ch'aiutaro Anfione a chiuder Tebe,
si` che dal fatto il dir non sia diverso.
Oh sovra tutte mal creata plebe
che stai nel loco onde parlare e` duro,
mei foste state qui pecore o zebe!
Come noi fummo giu` nel pozzo scuro
sotto i pie` del gigante assai piu` bassi,
e io mirava ancora a l'alto muro,
dicere udi'mi: <<Guarda come passi:
va si`, che tu non calchi con le piante
le teste de' fratei miseri lassi>>.
Per ch'io mi volsi, e vidimi davante
e sotto i piedi un lago che per gelo
avea di vetro e non d'acqua sembiante.
Non fece al corso suo si` grosso velo
di verno la Danoia in Osterlicchi,
ne' Tanai la` sotto 'l freddo cielo,
com'era quivi; che se Tambernicchi
vi fosse su` caduto, o Pietrapana,
non avria pur da l'orlo fatto cricchi.
E come a gracidar si sta la rana
col muso fuor de l'acqua, quando sogna
di spigolar sovente la villana;
livide, insin la` dove appar vergogna
eran l'ombre dolenti ne la ghiaccia,
mettendo i denti in nota di cicogna.
Ognuna in giu` tenea volta la faccia;
da bocca il freddo, e da li occhi il cor tristo
tra lor testimonianza si procaccia.
Quand'io m'ebbi dintorno alquanto visto,
volsimi a' piedi, e vidi due si` stretti,
che 'l pel del capo avieno insieme misto.
<<Ditemi, voi che si` strignete i petti>>,
diss'io, <<chi siete?>>. E quei piegaro i colli;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e poi ch'ebber li visi a me eretti,
li occhi lor, ch'eran pria pur dentro molli,
gocciar su per le labbra, e 'l gelo strinse
le lagrime tra essi e riserrolli.
Con legno legno spranga mai non cinse
forte cosi`; ond'ei come due becchi
cozzaro insieme, tanta ira li vinse.
E un ch'avea perduti ambo li orecchi
per la freddura, pur col viso in giue,
disse: <<Perche' cotanto in noi ti specchi?
Se vuoi saper chi son cotesti due,
la valle onde Bisenzo si dichina
del padre loro Alberto e di lor fue.
D'un corpo usciro; e tutta la Caina
potrai cercare, e non troverai ombra
degna piu` d'esser fitta in gelatina;
non quelli a cui fu rotto il petto e l'ombra
con esso un colpo per la man d'Artu`;
non Focaccia; non questi che m'ingombra
col capo si`, ch'i' non veggio oltre piu`,
e fu nomato Sassol Mascheroni;
se tosco se', ben sai omai chi fu.
E perche' non mi metti in piu` sermoni,
sappi ch'i' fu' il Camiscion de' Pazzi;
e aspetto Carlin che mi scagioni>>.
Poscia vid'io mille visi cagnazzi
fatti per freddo; onde mi vien riprezzo,
e verra` sempre, de' gelati guazzi.
E mentre ch'andavamo inver' lo mezzo
al quale ogne gravezza si rauna,
e io tremava ne l'etterno rezzo;
se voler fu o destino o fortuna,
non so; ma, passeggiando tra le teste,
forte percossi 'l pie` nel viso ad una.
Piangendo mi sgrido`: <<Perche' mi peste?
se tu non vieni a crescer la vendetta
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
di Montaperti, perche' mi moleste?>>.
E io: <<Maestro mio, or qui m'aspetta,
si ch'io esca d'un dubbio per costui;
poi mi farai, quantunque vorrai, fretta>>.
Lo duca stette, e io dissi a colui
che bestemmiava duramente ancora:
<<Qual se' tu che cosi` rampogni altrui?>>.
<<Or tu chi se' che vai per l'Antenora,
percotendo>>, rispuose, <<altrui le gote,
si` che, se fossi vivo, troppo fora?>>.
<<Vivo son io, e caro esser ti puote>>,
fu mia risposta, <<se dimandi fama,
ch'io metta il nome tuo tra l'altre note>>.
Ed elli a me: <<Del contrario ho io brama.
Levati quinci e non mi dar piu` lagna,
che' mal sai lusingar per questa lama!>>.
Allor lo presi per la cuticagna,
e dissi: <<El converra` che tu ti nomi,
o che capel qui su` non ti rimagna>>.
Ond'elli a me: <<Perche' tu mi dischiomi,
ne' ti diro` ch'io sia, ne' mosterrolti,
se mille fiate in sul capo mi tomi>>.
Io avea gia` i capelli in mano avvolti,
e tratto glien'avea piu` d'una ciocca,
latrando lui con li occhi in giu` raccolti,
quando un altro grido`: <<Che hai tu, Bocca?
non ti basta sonar con le mascelle,
se tu non latri? qual diavol ti tocca?>>.
<<Omai>>, diss'io, <<non vo' che piu` favelle,
malvagio traditor; ch'a la tua onta
io portero` di te vere novelle>>.
<<Va via>>, rispuose, <<e cio` che tu vuoi conta;
ma non tacer, se tu di qua entro eschi,
di quel ch'ebbe or cosi` la lingua pronta.
El piange qui l'argento de' Franceschi:
"Io vidi", potrai dir, "quel da Duera
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la` dove i peccatori stanno freschi".
Se fossi domandato "Altri chi v'era?",
tu hai dallato quel di Beccheria
di cui sego` Fiorenza la gorgiera.
Gianni de' Soldanier credo che sia
piu` la` con Ganellone e Tebaldello,
ch'apri` Faenza quando si dormia>>.
Noi eravam partiti gia` da ello,
ch'io vidi due ghiacciati in una buca,
si` che l'un capo a l'altro era cappello;
e come 'l pan per fame si manduca,
cosi` 'l sovran li denti a l'altro pose
la` 've 'l cervel s'aggiugne con la nuca:
non altrimenti Tideo si rose
le tempie a Menalippo per disdegno,
che quei faceva il teschio e l'altre cose.
<<O tu che mostri per si` bestial segno
odio sovra colui che tu ti mangi,
dimmi 'l perche'>>, diss'io, <<per tal convegno,
che se tu a ragion di lui ti piangi,
sappiendo chi voi siete e la sua pecca,
nel mondo suso ancora io te ne cangi,
se quella con ch'io parlo non si secca>>.
CANTO XXXIII
La bocca sollevo` dal fiero pasto
quel peccator, forbendola a'capelli
del capo ch'elli avea di retro guasto.
Poi comincio`: <<Tu vuo' ch'io rinovelli
disperato dolor che 'l cor mi preme
gia` pur pensando, pria ch'io ne favelli.
Ma se le mie parole esser dien seme
che frutti infamia al traditor ch'i' rodo,
parlar e lagrimar vedrai insieme.
Io non so chi tu se' ne' per che modo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
venuto se' qua giu`; ma fiorentino
mi sembri veramente quand'io t'odo.
Tu dei saper ch'i' fui conte Ugolino,
e questi e` l'arcivescovo Ruggieri:
or ti diro` perche' i son tal vicino.
Che per l'effetto de' suo' mai pensieri,
fidandomi di lui, io fossi preso
e poscia morto, dir non e` mestieri;
pero` quel che non puoi avere inteso,
cioe` come la morte mia fu cruda,
udirai, e saprai s'e' m'ha offeso.
Breve pertugio dentro da la Muda
la qual per me ha 'l titol de la fame,
e che conviene ancor ch'altrui si chiuda,
m'avea mostrato per lo suo forame
piu` lune gia`, quand'io feci 'l mal sonno
che del futuro mi squarcio` 'l velame.
Questi pareva a me maestro e donno,
cacciando il lupo e ' lupicini al monte
per che i Pisan veder Lucca non ponno.
Con cagne magre, studiose e conte
Gualandi con Sismondi e con Lanfranchi
s'avea messi dinanzi da la fronte.
In picciol corso mi parieno stanchi
lo padre e ' figli, e con l'agute scane
mi parea lor veder fender li fianchi.
Quando fui desto innanzi la dimane,
pianger senti' fra 'l sonno i miei figliuoli
ch'eran con meco, e dimandar del pane.
Ben se' crudel, se tu gia` non ti duoli
pensando cio` che 'l mio cor s'annunziava;
e se non piangi, di che pianger suoli?
Gia` eran desti, e l'ora s'appressava
che 'l cibo ne solea essere addotto,
e per suo sogno ciascun dubitava;
e io senti' chiavar l'uscio di sotto
a l'orribile torre; ond'io guardai
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
nel viso a' mie' figliuoi sanza far motto.
Io non piangea, si` dentro impetrai:
piangevan elli; e Anselmuccio mio
disse: "Tu guardi si`, padre! che hai?".
Percio` non lacrimai ne' rispuos'io
tutto quel giorno ne' la notte appresso,
infin che l'altro sol nel mondo uscio.
Come un poco di raggio si fu messo
nel doloroso carcere, e io scorsi
per quattro visi il mio aspetto stesso,
ambo le man per lo dolor mi morsi;
ed ei, pensando ch'io 'l fessi per voglia
di manicar, di subito levorsi
e disser: "Padre, assai ci fia men doglia
se tu mangi di noi: tu ne vestisti
queste misere carni, e tu le spoglia".
Queta'mi allor per non farli piu` tristi;
lo di` e l'altro stemmo tutti muti;
ahi dura terra, perche' non t'apristi?
Poscia che fummo al quarto di` venuti,
Gaddo mi si gitto` disteso a' piedi,
dicendo: "Padre mio, che' non mi aiuti?".
Quivi mori`; e come tu mi vedi,
vid'io cascar li tre ad uno ad uno
tra 'l quinto di` e 'l sesto; ond'io mi diedi,
gia` cieco, a brancolar sovra ciascuno,
e due di` li chiamai, poi che fur morti.
Poscia, piu` che 'l dolor, pote' 'l digiuno>>.
Quand'ebbe detto cio`, con li occhi torti
riprese 'l teschio misero co'denti,
che furo a l'osso, come d'un can, forti.
Ahi Pisa, vituperio de le genti
del bel paese la` dove 'l si` suona,
poi che i vicini a te punir son lenti,
muovasi la Capraia e la Gorgona,
e faccian siepe ad Arno in su la foce,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
si` ch'elli annieghi in te ogne persona!
Che' se 'l conte Ugolino aveva voce
d'aver tradita te de le castella,
non dovei tu i figliuoi porre a tal croce.
Innocenti facea l'eta` novella,
novella Tebe, Uguiccione e 'l Brigata
e li altri due che 'l canto suso appella.
Noi passammo oltre, la` 've la gelata
ruvidamente un'altra gente fascia,
non volta in giu`, ma tutta riversata.
Lo pianto stesso li` pianger non lascia,
e 'l duol che truova in su li occhi rintoppo,
si volge in entro a far crescer l'ambascia;
che' le lagrime prime fanno groppo,
e si` come visiere di cristallo,
riempion sotto 'l ciglio tutto il coppo.
E avvegna che, si` come d'un callo,
per la freddura ciascun sentimento
cessato avesse del mio viso stallo,
gia` mi parea sentire alquanto vento:
per ch'io: <<Maestro mio, questo chi move?
non e` qua giu` ogne vapore spento?>>.
Ond'elli a me: <<Avaccio sarai dove
di cio` ti fara` l'occhio la risposta,
veggendo la cagion che 'l fiato piove>>.
E un de' tristi de la fredda crosta
grido` a noi: <<O anime crudeli,
tanto che data v'e` l'ultima posta,
levatemi dal viso i duri veli,
si` ch'io sfoghi 'l duol che 'l cor m'impregna,
un poco, pria che 'l pianto si raggeli>>.
Per ch'io a lui: <<Se vuo' ch'i' ti sovvegna,
dimmi chi se', e s'io non ti disbrigo,
al fondo de la ghiaccia ir mi convegna>>.
Rispuose adunque: <<I' son frate Alberigo;
i' son quel da le frutta del mal orto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che qui riprendo dattero per figo>>.
<<Oh!>>, diss'io lui, <<or se' tu ancor morto?>>.
Ed elli a me: <<Come 'l mio corpo stea
nel mondo su`, nulla scienza porto.
Cotal vantaggio ha questa Tolomea,
che spesse volte l'anima ci cade
innanzi ch'Atropos mossa le dea.
E perche' tu piu` volentier mi rade
le 'nvetriate lagrime dal volto,
sappie che, tosto che l'anima trade
come fec'io, il corpo suo l'e` tolto
da un demonio, che poscia il governa
mentre che 'l tempo suo tutto sia volto.
Ella ruina in si` fatta cisterna;
e forse pare ancor lo corpo suso
de l'ombra che di qua dietro mi verna.
Tu 'l dei saper, se tu vien pur mo giuso:
elli e` ser Branca Doria, e son piu` anni
poscia passati ch'el fu si` racchiuso>>.
<<Io credo>>, diss'io lui, <<che tu m'inganni;
che' Branca Doria non mori` unquanche,
e mangia e bee e dorme e veste panni>>.
<<Nel fosso su`>>, diss'el, <<de' Malebranche,
la` dove bolle la tenace pece,
non era ancor giunto Michel Zanche,
che questi lascio` il diavolo in sua vece
nel corpo suo, ed un suo prossimano
che 'l tradimento insieme con lui fece.
Ma distendi oggimai in qua la mano;
aprimi li occhi>>. E io non gliel'apersi;
e cortesia fu lui esser villano.
Ahi Genovesi, uomini diversi
d'ogne costume e pien d'ogne magagna,
perche' non siete voi del mondo spersi?
Che' col peggiore spirto di Romagna
trovai di voi un tal, che per sua opra
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
in anima in Cocito gia` si bagna,
e in corpo par vivo ancor di sopra.
CANTO XXXIV
<<Vexilla regis prodeunt inferni
verso di noi; pero` dinanzi mira>>,
disse 'l maestro mio <<se tu 'l discerni>>.
Come quando una grossa nebbia spira,
o quando l'emisperio nostro annotta,
par di lungi un molin che 'l vento gira,
veder mi parve un tal dificio allotta;
poi per lo vento mi ristrinsi retro
al duca mio; che' non li` era altra grotta.
Gia` era, e con paura il metto in metro,
la` dove l'ombre tutte eran coperte,
e trasparien come festuca in vetro.
Altre sono a giacere; altre stanno erte,
quella col capo e quella con le piante;
altra, com'arco, il volto a' pie` rinverte.
Quando noi fummo fatti tanto avante,
ch'al mio maestro piacque di mostrarmi
la creatura ch'ebbe il bel sembiante,
d'innanzi mi si tolse e fe' restarmi,
<<Ecco Dite>>, dicendo, <<ed ecco il loco
ove convien che di fortezza t'armi>>.
Com'io divenni allor gelato e fioco,
nol dimandar, lettor, ch'i' non lo scrivo,
pero` ch'ogne parlar sarebbe poco.
Io non mori' e non rimasi vivo:
pensa oggimai per te, s'hai fior d'ingegno,
qual io divenni, d'uno e d'altro privo.
Lo 'mperador del doloroso regno
da mezzo 'l petto uscia fuor de la ghiaccia;
e piu` con un gigante io mi convegno,
che i giganti non fan con le sue braccia:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
vedi oggimai quant'esser dee quel tutto
ch'a cosi` fatta parte si confaccia.
S'el fu si` bel com'elli e` ora brutto,
e contra 'l suo fattore alzo` le ciglia,
ben dee da lui proceder ogne lutto.
Oh quanto parve a me gran maraviglia
quand'io vidi tre facce a la sua testa!
L'una dinanzi, e quella era vermiglia;
l'altr'eran due, che s'aggiugnieno a questa
sovresso 'l mezzo di ciascuna spalla,
e se' giugnieno al loco de la cresta:
e la destra parea tra bianca e gialla;
la sinistra a vedere era tal, quali
vegnon di la` onde 'l Nilo s'avvalla.
Sotto ciascuna uscivan due grand'ali,
quanto si convenia a tanto uccello:
vele di mar non vid'io mai cotali.
Non avean penne, ma di vispistrello
era lor modo; e quelle svolazzava,
si` che tre venti si movean da ello:
quindi Cocito tutto s'aggelava.
Con sei occhi piangea, e per tre menti
gocciava 'l pianto e sanguinosa bava.
Da ogne bocca dirompea co' denti
un peccatore, a guisa di maciulla,
si` che tre ne facea cosi` dolenti.
A quel dinanzi il mordere era nulla
verso 'l graffiar, che talvolta la schiena
rimanea de la pelle tutta brulla.
<<Quell'anima la` su` c'ha maggior pena>>,
disse 'l maestro, <<e` Giuda Scariotto,
che 'l capo ha dentro e fuor le gambe mena.
De li altri due c'hanno il capo di sotto,
quel che pende dal nero ceffo e` Bruto:
vedi come si storce, e non fa motto!;
e l'altro e` Cassio che par si` membruto.
Ma la notte risurge, e oramai
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e` da partir, che' tutto avem veduto>>.
Com'a lui piacque, il collo li avvinghiai;
ed el prese di tempo e loco poste,
e quando l'ali fuoro aperte assai,
appiglio` se' a le vellute coste;
di vello in vello giu` discese poscia
tra 'l folto pelo e le gelate croste.
Quando noi fummo la` dove la coscia
si volge, a punto in sul grosso de l'anche,
lo duca, con fatica e con angoscia,
volse la testa ov'elli avea le zanche,
e aggrappossi al pel com'om che sale,
si` che 'n inferno i' credea tornar anche.
<<Attienti ben, che' per cotali scale>>,
disse 'l maestro, ansando com'uom lasso,
<<conviensi dipartir da tanto male>>.
Poi usci` fuor per lo foro d'un sasso,
e puose me in su l'orlo a sedere;
appresso porse a me l'accorto passo.
Io levai li occhi e credetti vedere
Lucifero com'io l'avea lasciato,
e vidili le gambe in su` tenere;
e s'io divenni allora travagliato,
la gente grossa il pensi, che non vede
qual e` quel punto ch'io avea passato.
<<Levati su`>>, disse 'l maestro, <<in piede:
la via e` lunga e 'l cammino e` malvagio,
e gia` il sole a mezza terza riede>>.
Non era camminata di palagio
la` 'v'eravam, ma natural burella
ch'avea mal suolo e di lume disagio.
<<Prima ch'io de l'abisso mi divella,
maestro mio>>, diss'io quando fui dritto,
<<a trarmi d'erro un poco mi favella:
ov'e` la ghiaccia? e questi com'e` fitto
si` sottosopra? e come, in si` poc'ora,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
da sera a mane ha fatto il sol tragitto?>>.
Ed elli a me: <<Tu imagini ancora
d'esser di la` dal centro, ov'io mi presi
al pel del vermo reo che 'l mondo fora.
Di la` fosti cotanto quant'io scesi;
quand'io mi volsi, tu passasti 'l punto
al qual si traggon d'ogne parte i pesi.
E se' or sotto l'emisperio giunto
ch'e` contraposto a quel che la gran secca
coverchia, e sotto 'l cui colmo consunto
fu l'uom che nacque e visse sanza pecca:
tu hai i piedi in su picciola spera
che l'altra faccia fa de la Giudecca.
Qui e` da man, quando di la` e` sera;
e questi, che ne fe' scala col pelo,
fitto e` ancora si` come prim'era.
Da questa parte cadde giu` dal cielo;
e la terra, che pria di qua si sporse,
per paura di lui fe' del mar velo,
e venne a l'emisperio nostro; e forse
per fuggir lui lascio` qui loco voto
quella ch'appar di qua, e su` ricorse>>.
Luogo e` la` giu` da Belzebu` remoto
tanto quanto la tomba si distende,
che non per vista, ma per suono e` noto
d'un ruscelletto che quivi discende
per la buca d'un sasso, ch'elli ha roso,
col corso ch'elli avvolge, e poco pende.
Lo duca e io per quel cammino ascoso
intrammo a ritornar nel chiaro mondo;
e sanza cura aver d'alcun riposo,
salimmo su`, el primo e io secondo,
tanto ch'i' vidi de le cose belle
che porta 'l ciel, per un pertugio tondo.
E quindi uscimmo a riveder le stelle.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
P UR GATOR I O
CANTO I
Per correr miglior acque alza le vele
omai la navicella del mio ingegno,
che lascia dietro a se' mar si` crudele;
e cantero` di quel secondo regno
dove l'umano spirito si purga
e di salire al ciel diventa degno.
Ma qui la morta poesi` resurga,
o sante Muse, poi che vostro sono;
e qui Caliope` alquanto surga,
seguitando il mio canto con quel suono
di cui le Piche misere sentiro
lo colpo tal, che disperar perdono.
Dolce color d'oriental zaffiro,
che s'accoglieva nel sereno aspetto
del mezzo, puro infino al primo giro,
a li occhi miei ricomincio` diletto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tosto ch'io usci' fuor de l'aura morta
che m'avea contristati li occhi e 'l petto.
Lo bel pianeto che d'amar conforta
faceva tutto rider l'oriente,
velando i Pesci ch'erano in sua scorta.
I' mi volsi a man destra, e puosi mente
a l'altro polo, e vidi quattro stelle
non viste mai fuor ch'a la prima gente.
Goder pareva 'l ciel di lor fiammelle:
oh settentrional vedovo sito,
poi che privato se' di mirar quelle!
Com'io da loro sguardo fui partito,
un poco me volgendo a l 'altro polo,
la` onde il Carro gia` era sparito,
vidi presso di me un veglio solo,
degno di tanta reverenza in vista,
che piu` non dee a padre alcun figliuolo.
Lunga la barba e di pel bianco mista
portava, a' suoi capelli simigliante,
de' quai cadeva al petto doppia lista.
Li raggi de le quattro luci sante
fregiavan si` la sua faccia di lume,
ch'i' 'l vedea come 'l sol fosse davante.
<<Chi siete voi che contro al cieco fiume
fuggita avete la pregione etterna?>>,
diss'el, movendo quelle oneste piume.
<<Chi v'ha guidati, o che vi fu lucerna,
uscendo fuor de la profonda notte
che sempre nera fa la valle inferna?
Son le leggi d'abisso cosi` rotte?
o e` mutato in ciel novo consiglio,
che, dannati, venite a le mie grotte?>>.
Lo duca mio allor mi die` di piglio,
e con parole e con mani e con cenni
reverenti mi fe' le gambe e 'l ciglio.
Poscia rispuose lui: <<Da me non venni:
donna scese del ciel, per li cui prieghi
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de la mia compagnia costui sovvenni.
Ma da ch'e` tuo voler che piu` si spieghi
di nostra condizion com'ell'e` vera,
esser non puote il mio che a te si nieghi.
Questi non vide mai l'ultima sera;
ma per la sua follia le fu si` presso,
che molto poco tempo a volger era.
Si` com'io dissi, fui mandato ad esso
per lui campare; e non li` era altra via
che questa per la quale i' mi son messo.
Mostrata ho lui tutta la gente ria;
e ora intendo mostrar quelli spirti
che purgan se' sotto la tua balia.
Com'io l'ho tratto, saria lungo a dirti;
de l'alto scende virtu` che m'aiuta
conducerlo a vederti e a udirti.
Or ti piaccia gradir la sua venuta:
liberta` va cercando, ch'e` si` cara,
come sa chi per lei vita rifiuta.
Tu 'l sai, che' non ti fu per lei amara
in Utica la morte, ove lasciasti
la vesta ch'al gran di` sara` si` chiara.
Non son li editti etterni per noi guasti,
che' questi vive, e Minos me non lega;
ma son del cerchio ove son li occhi casti
di Marzia tua, che 'n vista ancor ti priega,
o santo petto, che per tua la tegni:
per lo suo amore adunque a noi ti piega.
Lasciane andar per li tuoi sette regni;
grazie riportero` di te a lei,
se d'esser mentovato la` giu` degni>>.
<<Marzia piacque tanto a li occhi miei
mentre ch'i' fu' di la`>>, diss'elli allora,
<<che quante grazie volse da me, fei.
Or che di la` dal mal fiume dimora,
piu` muover non mi puo`, per quella legge
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che fatta fu quando me n'usci' fora.
Ma se donna del ciel ti muove e regge,
come tu di', non c'e` mestier lusinghe:
bastisi ben che per lei mi richegge.
Va dunque, e fa che tu costui ricinghe
d'un giunco schietto e che li lavi 'l viso,
si` ch'ogne sucidume quindi stinghe;
che' non si converria, l'occhio sorpriso
d'alcuna nebbia, andar dinanzi al primo
ministro, ch'e` di quei di paradiso.
Questa isoletta intorno ad imo ad imo,
la` giu` cola` dove la batte l'onda,
porta di giunchi sovra 'l molle limo;
null'altra pianta che facesse fronda
o indurasse, vi puote aver vita,
pero` ch'a le percosse non seconda.
Poscia non sia di qua vostra reddita;
lo sol vi mosterra`, che surge omai,
prendere il monte a piu` lieve salita>>.
Cosi` spari`; e io su` mi levai
sanza parlare, e tutto mi ritrassi
al duca mio, e li occhi a lui drizzai.
El comincio`: <<Figliuol, segui i miei passi:
volgianci in dietro, che' di qua dichina
questa pianura a' suoi termini bassi>>.
L'alba vinceva l'ora mattutina
che fuggia innanzi, si` che di lontano
conobbi il tremolar de la marina.
Noi andavam per lo solingo piano
com'om che torna a la perduta strada,
che 'nfino ad essa li pare ire in vano.
Quando noi fummo la` 've la rugiada
pugna col sole, per essere in parte
dove, ad orezza, poco si dirada,
ambo le mani in su l'erbetta sparte
soavemente 'l mio maestro pose:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ond'io, che fui accorto di sua arte,
porsi ver' lui le guance lagrimose:
ivi mi fece tutto discoverto
quel color che l'inferno mi nascose.
Venimmo poi in sul lito diserto,
che mai non vide navicar sue acque
omo, che di tornar sia poscia esperto.
Quivi mi cinse si` com'altrui piacque:
oh maraviglia! che' qual elli scelse
l'umile pianta, cotal si rinacque
subitamente la` onde l'avelse.
CANTO II
Gia` era 'l sole a l'orizzonte giunto
lo cui meridian cerchio coverchia
Ierusalem col suo piu` alto punto;
e la notte, che opposita a lui cerchia,
uscia di Gange fuor con le Bilance,
che le caggion di man quando soverchia;
si` che le bianche e le vermiglie guance,
la` dov'i' era, de la bella Aurora
per troppa etate divenivan rance.
Noi eravam lunghesso mare ancora,
come gente che pensa a suo cammino,
che va col cuore e col corpo dimora.
Ed ecco, qual, sorpreso dal mattino,
per li grossi vapor Marte rosseggia
giu` nel ponente sovra 'l suol marino,
cotal m'apparve, s'io ancor lo veggia,
un lume per lo mar venir si` ratto,
che 'l muover suo nessun volar pareggia.
Dal qual com'io un poco ebbi ritratto
l'occhio per domandar lo duca mio,
rividil piu` lucente e maggior fatto.
Poi d'ogne lato ad esso m'appario
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
un non sapeva che bianco, e di sotto
a poco a poco un altro a lui uscio.
Lo mio maestro ancor non facea motto,
mentre che i primi bianchi apparver ali;
allor che ben conobbe il galeotto,
grido`: <<Fa, fa che le ginocchia cali.
Ecco l'angel di Dio: piega le mani;
omai vedrai di si` fatti officiali.
Vedi che sdegna li argomenti umani,
si` che remo non vuol, ne' altro velo
che l'ali sue, tra liti si` lontani.
Vedi come l'ha dritte verso 'l cielo,
trattando l'aere con l'etterne penne,
che non si mutan come mortal pelo>>.
Poi, come piu` e piu` verso noi venne
l'uccel divino, piu` chiaro appariva:
per che l'occhio da presso nol sostenne,
ma chinail giuso; e quei sen venne a riva
con un vasello snelletto e leggero,
tanto che l'acqua nulla ne 'nghiottiva.
Da poppa stava il celestial nocchiero,
tal che faria beato pur descripto;
e piu` di cento spirti entro sediero.
'In exitu Israel de Aegypto'
cantavan tutti insieme ad una voce
con quanto di quel salmo e` poscia scripto.
Poi fece il segno lor di santa croce;
ond'ei si gittar tutti in su la piaggia;
ed el sen gi`, come venne, veloce.
La turba che rimase li`, selvaggia
parea del loco, rimirando intorno
come colui che nove cose assaggia.
Da tutte parti saettava il giorno
lo sol, ch'avea con le saette conte
di mezzo 'l ciel cacciato Capricorno,
quando la nova gente alzo` la fronte
ver' noi, dicendo a noi: <<Se voi sapete,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
mostratene la via di gire al monte>>.
E Virgilio rispuose: <<Voi credete
forse che siamo esperti d'esto loco;
ma noi siam peregrin come voi siete.
Dianzi venimmo, innanzi a voi un poco,
per altra via, che fu si` aspra e forte,
che lo salire omai ne parra` gioco>>.
L'anime, che si fuor di me accorte,
per lo spirare, ch'i' era ancor vivo,
maravigliando diventaro smorte.
E come a messagger che porta ulivo
tragge la gente per udir novelle,
e di calcar nessun si mostra schivo,
cosi` al viso mio s'affisar quelle
anime fortunate tutte quante,
quasi obliando d'ire a farsi belle.
Io vidi una di lor trarresi avante
per abbracciarmi con si` grande affetto,
che mosse me a far lo somigliante.
Ohi ombre vane, fuor che ne l'aspetto!
tre volte dietro a lei le mani avvinsi,
e tante mi tornai con esse al petto.
Di maraviglia, credo, mi dipinsi;
per che l'ombra sorrise e si ritrasse,
e io, seguendo lei, oltre mi pinsi.
Soavemente disse ch'io posasse;
allor conobbi chi era, e pregai
che, per parlarmi, un poco s'arrestasse.
Rispuosemi: <<Cosi` com'io t'amai
nel mortal corpo, cosi` t'amo sciolta:
pero` m'arresto; ma tu perche' vai?>>.
<<Casella mio, per tornar altra volta
la` dov'io son, fo io questo viaggio>>,
diss'io; <<ma a te com'e` tanta ora tolta?>>.
Ed elli a me: <<Nessun m'e` fatto oltraggio,
se quei che leva quando e cui li piace,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
piu` volte m'ha negato esto passaggio;
che' di giusto voler lo suo si face:
veramente da tre mesi elli ha tolto
chi ha voluto intrar, con tutta pace.
Ond'io, ch'era ora a la marina volto
dove l'acqua di Tevero s'insala,
benignamente fu' da lui ricolto.
A quella foce ha elli or dritta l'ala,
pero` che sempre quivi si ricoglie
qual verso Acheronte non si cala>>.
E io: <<Se nuova legge non ti toglie
memoria o uso a l'amoroso canto
che mi solea quetar tutte mie doglie,
di cio` ti piaccia consolare alquanto
l'anima mia, che, con la sua persona
venendo qui, e` affannata tanto!>>.
'Amor che ne la mente mi ragiona'
comincio` elli allor si` dolcemente,
che la dolcezza ancor dentro mi suona.
Lo mio maestro e io e quella gente
ch'eran con lui parevan si` contenti,
come a nessun toccasse altro la mente.
Noi eravam tutti fissi e attenti
a le sue note; ed ecco il veglio onesto
gridando: <<Che e` cio`, spiriti lenti?
qual negligenza, quale stare e` questo?
Correte al monte a spogliarvi lo scoglio
ch'esser non lascia a voi Dio manifesto>>.
Come quando, cogliendo biado o loglio,
li colombi adunati a la pastura,
queti, sanza mostrar l'usato orgoglio,
se cosa appare ond'elli abbian paura,
subitamente lasciano star l'esca,
perch'assaliti son da maggior cura;
cosi` vid'io quella masnada fresca
lasciar lo canto, e fuggir ver' la costa,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
com'om che va, ne' sa dove riesca:
ne' la nostra partita fu men tosta.
CANTO III
Avvegna che la subitana fuga
dispergesse color per la campagna,
rivolti al monte ove ragion ne fruga,
i' mi ristrinsi a la fida compagna:
e come sare' io sanza lui corso?
chi m'avria tratto su per la montagna?
El mi parea da se' stesso rimorso:
o dignitosa coscienza e netta,
come t'e` picciol fallo amaro morso!
Quando li piedi suoi lasciar la fretta,
che l'onestade ad ogn'atto dismaga,
la mente mia, che prima era ristretta,
lo 'ntento rallargo`, si` come vaga,
e diedi 'l viso mio incontr'al poggio
che 'nverso 'l ciel piu` alto si dislaga.
Lo sol, che dietro fiammeggiava roggio,
rotto m'era dinanzi a la figura,
ch'avea in me de' suoi raggi l'appoggio.
Io mi volsi dallato con paura
d'essere abbandonato, quand'io vidi
solo dinanzi a me la terra oscura;
e 'l mio conforto: <<Perche' pur diffidi?>>,
a dir mi comincio` tutto rivolto;
<<non credi tu me teco e ch'io ti guidi?
Vespero e` gia` cola` dov'e` sepolto
lo corpo dentro al quale io facea ombra:
Napoli l'ha, e da Brandizio e` tolto.
Ora, se innanzi a me nulla s'aombra,
non ti maravigliar piu` che d'i cieli
che l'uno a l'altro raggio non ingombra.
A sofferir tormenti, caldi e geli
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
simili corpi la Virtu` dispone
che, come fa, non vuol ch'a noi si sveli.
Matto e` chi spera che nostra ragione
possa trascorrer la infinita via
che tiene una sustanza in tre persone.
State contenti, umana gente, al quia;
che' se potuto aveste veder tutto,
mestier non era parturir Maria;
e disiar vedeste sanza frutto
tai che sarebbe lor disio quetato,
ch'etternalmente e` dato lor per lutto:
io dico d'Aristotile e di Plato
e di molt'altri>>; e qui chino` la fronte,
e piu` non disse, e rimase turbato.
Noi divenimmo intanto a pie` del monte;
quivi trovammo la roccia si` erta,
che 'ndarno vi sarien le gambe pronte.
Tra Lerice e Turbia la piu` diserta,
la piu` rotta ruina e` una scala,
verso di quella, agevole e aperta.
<<Or chi sa da qual man la costa cala>>,
disse 'l maestro mio fermando 'l passo,
<<si` che possa salir chi va sanz'ala?>>.
E mentre ch'e' tenendo 'l viso basso
essaminava del cammin la mente,
e io mirava suso intorno al sasso,
da man sinistra m'appari` una gente
d'anime, che movieno i pie` ver' noi,
e non pareva, si` venian lente.
<<Leva>>, diss'io, <<maestro, li occhi tuoi:
ecco di qua chi ne dara` consiglio,
se tu da te medesmo aver nol puoi>>.
Guardo` allora, e con libero piglio
rispuose: <<Andiamo in la`, ch'ei vegnon piano;
e tu ferma la spene, dolce figlio>>.
Ancora era quel popol di lontano,
i' dico dopo i nostri mille passi,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
quanto un buon gittator trarria con mano,
quando si strinser tutti ai duri massi
de l'alta ripa, e stetter fermi e stretti
com'a guardar, chi va dubbiando, stassi.
<<O ben finiti, o gia` spiriti eletti>>,
Virgilio incomincio`, <<per quella pace
ch'i' credo che per voi tutti s'aspetti,
ditene dove la montagna giace
si` che possibil sia l'andare in suso;
che' perder tempo a chi piu` sa piu` spiace>>.
Come le pecorelle escon del chiuso
a una, a due, a tre, e l'altre stanno
timidette atterrando l'occhio e 'l muso;
e cio` che fa la prima, e l'altre fanno,
addossandosi a lei, s'ella s'arresta,
semplici e quete, e lo 'mperche' non sanno;
si` vid'io muovere a venir la testa
di quella mandra fortunata allotta,
pudica in faccia e ne l'andare onesta.
Come color dinanzi vider rotta
la luce in terra dal mio destro canto,
si` che l'ombra era da me a la grotta,
restaro, e trasser se' in dietro alquanto,
e tutti li altri che venieno appresso,
non sappiendo 'l perche', fenno altrettanto.
<<Sanza vostra domanda io vi confesso
che questo e` corpo uman che voi vedete;
per che 'l lume del sole in terra e` fesso.
Non vi maravigliate, ma credete
che non sanza virtu` che da ciel vegna
cerchi di soverchiar questa parete>>.
Cosi` 'l maestro; e quella gente degna
<<Tornate>>, disse, <<intrate innanzi dunque>>,
coi dossi de le man faccendo insegna.
E un di loro incomincio`: <<Chiunque
tu se', cosi` andando, volgi 'l viso:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pon mente se di la` mi vedesti unque>>.
Io mi volsi ver lui e guardail fiso:
biondo era e bello e di gentile aspetto,
ma l'un de' cigli un colpo avea diviso.
Quand'io mi fui umilmente disdetto
d'averlo visto mai, el disse: <<Or vedi>>;
e mostrommi una piaga a sommo 'l petto.
Poi sorridendo disse: <<Io son Manfredi,
nepote di Costanza imperadrice;
ond'io ti priego che, quando tu riedi,
vadi a mia bella figlia, genitrice
de l'onor di Cicilia e d'Aragona,
e dichi 'l vero a lei, s'altro si dice.
Poscia ch'io ebbi rotta la persona
di due punte mortali, io mi rendei,
piangendo, a quei che volontier perdona.
Orribil furon li peccati miei;
ma la bonta` infinita ha si` gran braccia,
che prende cio` che si rivolge a lei.
Se 'l pastor di Cosenza, che a la caccia
di me fu messo per Clemente allora,
avesse in Dio ben letta questa faccia,
l'ossa del corpo mio sarieno ancora
in co del ponte presso a Benevento,
sotto la guardia de la grave mora.
Or le bagna la pioggia e move il vento
di fuor dal regno, quasi lungo 'l Verde,
dov'e' le trasmuto` a lume spento.
Per lor maladizion si` non si perde,
che non possa tornar, l'etterno amore,
mentre che la speranza ha fior del verde.
Vero e` che quale in contumacia more
di Santa Chiesa, ancor ch'al fin si penta,
star li convien da questa ripa in fore,
per ognun tempo ch'elli e` stato, trenta,
in sua presunzion, se tal decreto
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
piu` corto per buon prieghi non diventa.
Vedi oggimai se tu mi puoi far lieto,
revelando a la mia buona Costanza
come m'hai visto, e anco esto divieto;
che' qui per quei di la` molto s'avanza>>.
CANTO IV
Quando per dilettanze o ver per doglie,
che alcuna virtu` nostra comprenda
l'anima bene ad essa si raccoglie,
par ch'a nulla potenza piu` intenda;
e questo e` contra quello error che crede
ch'un'anima sovr'altra in noi s'accenda.
E pero`, quando s'ode cosa o vede
che tegna forte a se' l'anima volta,
vassene 'l tempo e l'uom non se n'avvede;
ch'altra potenza e` quella che l'ascolta,
e altra e` quella c'ha l'anima intera:
questa e` quasi legata, e quella e` sciolta.
Di cio` ebb'io esperienza vera,
udendo quello spirto e ammirando;
che' ben cinquanta gradi salito era
lo sole, e io non m'era accorto, quando
venimmo ove quell'anime ad una
gridaro a noi: <<Qui e` vostro dimando>>.
Maggiore aperta molte volte impruna
con una forcatella di sue spine
l'uom de la villa quando l'uva imbruna,
che non era la calla onde saline
lo duca mio, e io appresso, soli,
come da noi la schiera si partine.
Vassi in Sanleo e discendesi in Noli,
montasi su in Bismantova 'n Cacume
con esso i pie`; ma qui convien ch'om voli;
dico con l'ale snelle e con le piume
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
del gran disio, di retro a quel condotto
che speranza mi dava e facea lume.
Noi salavam per entro 'l sasso rotto,
e d'ogne lato ne stringea lo stremo,
e piedi e man volea il suol di sotto.
Poi che noi fummo in su l'orlo suppremo
de l'alta ripa, a la scoperta piaggia,
<<Maestro mio>>, diss'io, <<che via faremo?>>.
Ed elli a me: <<Nessun tuo passo caggia;
pur su al monte dietro a me acquista,
fin che n'appaia alcuna scorta saggia>>.
Lo sommo er'alto che vincea la vista,
e la costa superba piu` assai
che da mezzo quadrante a centro lista.
Io era lasso, quando cominciai:
<<O dolce padre, volgiti, e rimira
com'io rimango sol, se non restai>>.
<<Figliuol mio>>, disse, <<infin quivi ti tira>>,
additandomi un balzo poco in sue
che da quel lato il poggio tutto gira.
Si` mi spronaron le parole sue,
ch'i' mi sforzai carpando appresso lui,
tanto che 'l cinghio sotto i pie` mi fue.
A seder ci ponemmo ivi ambedui
volti a levante ond'eravam saliti,
che suole a riguardar giovare altrui.
Li occhi prima drizzai ai bassi liti;
poscia li alzai al sole, e ammirava
che da sinistra n'eravam feriti.
Ben s'avvide il poeta ch'io stava
stupido tutto al carro de la luce,
ove tra noi e Aquilone intrava.
Ond'elli a me: <<Se Castore e Poluce
fossero in compagnia di quello specchio
che su` e giu` del suo lume conduce,
tu vedresti il Zodiaco rubecchio
ancora a l'Orse piu` stretto rotare,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
se non uscisse fuor del cammin vecchio.
Come cio` sia, se 'l vuoi poter pensare,
dentro raccolto, imagina Sion
con questo monte in su la terra stare
si`, ch'amendue hanno un solo orizzon
e diversi emisperi; onde la strada
che mal non seppe carreggiar Feton,
vedrai come a costui convien che vada
da l'un, quando a colui da l'altro fianco,
se lo 'ntelletto tuo ben chiaro bada>>.
<<Certo, maestro mio,>> diss'io, <<unquanco
non vid'io chiaro si` com'io discerno
la` dove mio ingegno parea manco,
che 'l mezzo cerchio del moto superno,
che si chiama Equatore in alcun'arte,
e che sempre riman tra 'l sole e 'l verno,
per la ragion che di', quinci si parte
verso settentrion, quanto li Ebrei
vedevan lui verso la calda parte.
Ma se a te piace, volontier saprei
quanto avemo ad andar; che' 'l poggio sale
piu` che salir non posson li occhi miei>>.
Ed elli a me: <<Questa montagna e` tale,
che sempre al cominciar di sotto e` grave;
e quant'om piu` va su`, e men fa male.
Pero`, quand'ella ti parra` soave
tanto, che su` andar ti fia leggero
com'a seconda giu` andar per nave,
allor sarai al fin d'esto sentiero;
quivi di riposar l'affanno aspetta.
Piu` non rispondo, e questo so per vero>>.
E com'elli ebbe sua parola detta,
una voce di presso sono`: <<Forse
che di sedere in pria avrai distretta!>>.
Al suon di lei ciascun di noi si torse,
e vedemmo a mancina un gran petrone,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
del qual ne' io ne' ei prima s'accorse.
La` ci traemmo; e ivi eran persone
che si stavano a l'ombra dietro al sasso
come l'uom per negghienza a star si pone.
E un di lor, che mi sembiava lasso,
sedeva e abbracciava le ginocchia,
tenendo 'l viso giu` tra esse basso.
<<O dolce segnor mio>>, diss'io, <<adocchia
colui che mostra se' piu` negligente
che se pigrizia fosse sua serocchia>>.
Allor si volse a noi e puose mente,
movendo 'l viso pur su per la coscia,
e disse: <<Or va tu su`, che se' valente!>>.
Conobbi allor chi era, e quella angoscia
che m'avacciava un poco ancor la lena,
non m'impedi` l'andare a lui; e poscia
ch'a lui fu' giunto, alzo` la testa a pena,
dicendo: <<Hai ben veduto come 'l sole
da l'omero sinistro il carro mena?>>.
Li atti suoi pigri e le corte parole
mosser le labbra mie un poco a riso;
poi cominciai: <<Belacqua, a me non dole
di te omai; ma dimmi: perche' assiso
quiritto se'? attendi tu iscorta,
o pur lo modo usato t'ha' ripriso?>>.
Ed elli: <<O frate, andar in su` che porta?
che' non mi lascerebbe ire a' martiri
l'angel di Dio che siede in su la porta.
Prima convien che tanto il ciel m'aggiri
di fuor da essa, quanto fece in vita,
perch'io 'ndugiai al fine i buon sospiri,
se orazione in prima non m'aita
che surga su` di cuor che in grazia viva;
l'altra che val, che 'n ciel non e` udita?>>.
E gia` il poeta innanzi mi saliva,
e dicea: <<Vienne omai; vedi ch'e` tocco
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
meridian dal sole e a la riva
cuopre la notte gia` col pie` Morrocco>>.
CANTO V
Io era gia` da quell'ombre partito,
e seguitava l'orme del mio duca,
quando di retro a me, drizzando 'l dito,
una grido`: <<Ve' che non par che luca
lo raggio da sinistra a quel di sotto,
e come vivo par che si conduca!>>.
Li occhi rivolsi al suon di questo motto,
e vidile guardar per maraviglia
pur me, pur me, e 'l lume ch'era rotto.
<<Perche' l'animo tuo tanto s'impiglia>>,
disse 'l maestro, <<che l'andare allenti?
che ti fa cio` che quivi si pispiglia?
Vien dietro a me, e lascia dir le genti:
sta come torre ferma, che non crolla
gia` mai la cima per soffiar di venti;
che' sempre l'omo in cui pensier rampolla
sovra pensier, da se' dilunga il segno,
perche' la foga l'un de l'altro insolla>>.
Che potea io ridir, se non <<Io vegno>>?
Dissilo, alquanto del color consperso
che fa l'uom di perdon talvolta degno.
E 'ntanto per la costa di traverso
venivan genti innanzi a noi un poco,
cantando 'Miserere' a verso a verso.
Quando s'accorser ch'i' non dava loco
per lo mio corpo al trapassar d'i raggi,
mutar lor canto in un <<oh!>> lungo e roco;
e due di loro, in forma di messaggi,
corsero incontr'a noi e dimandarne:
<<Di vostra condizion fatene saggi>>.
E 'l mio maestro: <<Voi potete andarne
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e ritrarre a color che vi mandaro
che 'l corpo di costui e` vera carne.
Se per veder la sua ombra restaro,
com'io avviso, assai e` lor risposto:
faccianli onore, ed essere puo` lor caro>>.
Vapori accesi non vid'io si` tosto
di prima notte mai fender sereno,
ne', sol calando, nuvole d'agosto,
che color non tornasser suso in meno;
e, giunti la`, con li altri a noi dier volta
come schiera che scorre sanza freno.
<<Questa gente che preme a noi e` molta,
e vegnonti a pregar>>, disse 'l poeta:
<<pero` pur va, e in andando ascolta>>.
<<O anima che vai per esser lieta
con quelle membra con le quai nascesti>>,
venian gridando, <<un poco il passo queta.
Guarda s'alcun di noi unqua vedesti,
si` che di lui di la` novella porti:
deh, perche' vai? deh, perche' non t'arresti?
Noi fummo tutti gia` per forza morti,
e peccatori infino a l'ultima ora;
quivi lume del ciel ne fece accorti,
si` che, pentendo e perdonando, fora
di vita uscimmo a Dio pacificati,
che del disio di se' veder n'accora>>.
E io: <<Perche' ne' vostri visi guati,
non riconosco alcun; ma s'a voi piace
cosa ch'io possa, spiriti ben nati,
voi dite, e io faro` per quella pace
che, dietro a' piedi di si` fatta guida
di mondo in mondo cercar mi si face>>.
E uno incomincio`: <<Ciascun si fida
del beneficio tuo sanza giurarlo,
pur che 'l voler nonpossa non ricida.
Ond'io, che solo innanzi a li altri parlo,
ti priego, se mai vedi quel paese
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che siede tra Romagna e quel di Carlo,
che tu mi sie di tuoi prieghi cortese
in Fano, si` che ben per me s'adori
pur ch'i' possa purgar le gravi offese.
Quindi fu' io; ma li profondi fori
ond'usci` 'l sangue in sul quale io sedea,
fatti mi fuoro in grembo a li Antenori,
la` dov'io piu` sicuro esser credea:
quel da Esti il fe' far, che m'avea in ira
assai piu` la` che dritto non volea.
Ma s'io fosse fuggito inver' la Mira,
quando fu' sovragiunto ad Oriaco,
ancor sarei di la` dove si spira.
Corsi al palude, e le cannucce e 'l braco
m'impigliar si` ch'i' caddi; e li` vid'io
de le mie vene farsi in terra laco>>.
Poi disse un altro: <<Deh, se quel disio
si compia che ti tragge a l'alto monte,
con buona pietate aiuta il mio!
Io fui di Montefeltro, io son Bonconte;
Giovanna o altri non ha di me cura;
per ch'io vo tra costor con bassa fronte>>.
E io a lui: <<Qual forza o qual ventura
ti travio` si` fuor di Campaldino,
che non si seppe mai tua sepultura?>>.
<<Oh!>>, rispuos'elli, <<a pie` del Casentino
traversa un'acqua c'ha nome l'Archiano,
che sovra l'Ermo nasce in Apennino.
La` 've 'l vocabol suo diventa vano,
arriva' io forato ne la gola,
fuggendo a piede e sanguinando il piano.
Quivi perdei la vista e la parola
nel nome di Maria fini', e quivi
caddi, e rimase la mia carne sola.
Io diro` vero e tu 'l ridi` tra ' vivi:
l'angel di Dio mi prese, e quel d'inferno
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
gridava: "O tu del ciel, perche' mi privi?
Tu te ne porti di costui l'etterno
per una lagrimetta che 'l mi toglie;
ma io faro` de l'altro altro governo!".
Ben sai come ne l'aere si raccoglie
quell'umido vapor che in acqua riede,
tosto che sale dove 'l freddo il coglie.
Giunse quel mal voler che pur mal chiede
con lo 'ntelletto, e mosse il fummo e 'l vento
per la virtu` che sua natura diede.
Indi la valle, come 'l di` fu spento,
da Pratomagno al gran giogo coperse
di nebbia; e 'l ciel di sopra fece intento,
si` che 'l pregno aere in acqua si converse;
la pioggia cadde e a' fossati venne
di lei cio` che la terra non sofferse;
e come ai rivi grandi si convenne,
ver' lo fiume real tanto veloce
si ruino`, che nulla la ritenne.
Lo corpo mio gelato in su la foce
trovo` l'Archian rubesto; e quel sospinse
ne l'Arno, e sciolse al mio petto la croce
ch'i' fe' di me quando 'l dolor mi vinse;
voltommi per le ripe e per lo fondo,
poi di sua preda mi coperse e cinse>>.
<<Deh, quando tu sarai tornato al mondo,
e riposato de la lunga via>>,
seguito` 'l terzo spirito al secondo,
<<ricorditi di me, che son la Pia:
Siena mi fe', disfecemi Maremma:
salsi colui che 'nnanellata pria
disposando m'avea con la sua gemma>>.
CANTO VI
Quando si parte il gioco de la zara,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
colui che perde si riman dolente,
repetendo le volte, e tristo impara;
con l'altro se ne va tutta la gente;
qual va dinanzi, e qual di dietro il prende,
e qual dallato li si reca a mente;
el non s'arresta, e questo e quello intende;
a cui porge la man, piu` non fa pressa;
e cosi` da la calca si difende.
Tal era io in quella turba spessa,
volgendo a loro, e qua e la`, la faccia,
e promettendo mi sciogliea da essa.
Quiv'era l'Aretin che da le braccia
fiere di Ghin di Tacco ebbe la morte,
e l'altro ch'annego` correndo in caccia.
Quivi pregava con le mani sporte
Federigo Novello, e quel da Pisa
che fe' parer lo buon Marzucco forte.
Vidi conte Orso e l'anima divisa
dal corpo suo per astio e per inveggia,
com'e' dicea, non per colpa commisa;
Pier da la Broccia dico; e qui proveggia,
mentr'e` di qua, la donna di Brabante,
si` che pero` non sia di peggior greggia.
Come libero fui da tutte quante
quell'ombre che pregar pur ch'altri prieghi,
si` che s'avacci lor divenir sante,
io cominciai: <<El par che tu mi nieghi,
o luce mia, espresso in alcun testo
che decreto del cielo orazion pieghi;
e questa gente prega pur di questo:
sarebbe dunque loro speme vana,
o non m'e` 'l detto tuo ben manifesto?>>.
Ed elli a me: <<La mia scrittura e` piana;
e la speranza di costor non falla,
se ben si guarda con la mente sana;
che' cima di giudicio non s'avvalla
perche' foco d'amor compia in un punto
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cio` che de' sodisfar chi qui s'astalla;
e la` dov'io fermai cotesto punto,
non s'ammendava, per pregar, difetto,
perche' 'l priego da Dio era disgiunto.
Veramente a cosi` alto sospetto
non ti fermar, se quella nol ti dice
che lume fia tra 'l vero e lo 'ntelletto.
Non so se 'ntendi: io dico di Beatrice;
tu la vedrai di sopra, in su la vetta
di questo monte, ridere e felice>>.
E io: <<Segnore, andiamo a maggior fretta,
che' gia` non m'affatico come dianzi,
e vedi omai che 'l poggio l'ombra getta>>.
<<Noi anderem con questo giorno innanzi>>,
rispuose, <<quanto piu` potremo omai;
ma 'l fatto e` d'altra forma che non stanzi.
Prima che sie la` su`, tornar vedrai
colui che gia` si cuopre de la costa,
si` che ' suoi raggi tu romper non fai.
Ma vedi la` un'anima che, posta
sola soletta, inverso noi riguarda:
quella ne 'nsegnera` la via piu` tosta>>.
Venimmo a lei: o anima lombarda,
come ti stavi altera e disdegnosa
e nel mover de li occhi onesta e tarda!
Ella non ci dicea alcuna cosa,
ma lasciavane gir, solo sguardando
a guisa di leon quando si posa.
Pur Virgilio si trasse a lei, pregando
che ne mostrasse la miglior salita;
e quella non rispuose al suo dimando,
ma di nostro paese e de la vita
ci 'nchiese; e 'l dolce duca incominciava
<<Mantua…>>, e l'ombra, tutta in se' romita,
surse ver' lui del loco ove pria stava,
dicendo: <<O Mantoano, io son Sordello
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
de la tua terra!>>; e l'un l'altro abbracciava.
Ahi serva Italia, di dolore ostello,
nave sanza nocchiere in gran tempesta,
non donna di province, ma bordello!
Quell'anima gentil fu cosi` presta,
sol per lo dolce suon de la sua terra,
di fare al cittadin suo quivi festa;
e ora in te non stanno sanza guerra
li vivi tuoi, e l'un l'altro si rode
di quei ch'un muro e una fossa serra.
Cerca, misera, intorno da le prode
le tue marine, e poi ti guarda in seno,
s'alcuna parte in te di pace gode.
Che val perche' ti racconciasse il freno
Iustiniano, se la sella e` vota?
Sanz'esso fora la vergogna meno.
Ahi gente che dovresti esser devota,
e lasciar seder Cesare in la sella,
se bene intendi cio` che Dio ti nota,
guarda come esta fiera e` fatta fella
per non esser corretta da li sproni,
poi che ponesti mano a la predella.
O Alberto tedesco ch'abbandoni
costei ch'e` fatta indomita e selvaggia,
e dovresti inforcar li suoi arcioni,
giusto giudicio da le stelle caggia
sovra 'l tuo sangue, e sia novo e aperto,
tal che 'l tuo successor temenza n'aggia!
Ch'avete tu e 'l tuo padre sofferto,
per cupidigia di costa` distretti,
che 'l giardin de lo 'mperio sia diserto.
Vieni a veder Montecchi e Cappelletti,
Monaldi e Filippeschi, uom sanza cura:
color gia` tristi, e questi con sospetti!
Vien, crudel, vieni, e vedi la pressura
d'i tuoi gentili, e cura lor magagne;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e vedrai Santafior com'e` oscura!
Vieni a veder la tua Roma che piagne
vedova e sola, e di` e notte chiama:
<<Cesare mio, perche' non m'accompagne?>>.
Vieni a veder la gente quanto s'ama!
e se nulla di noi pieta` ti move,
a vergognar ti vien de la tua fama.
E se licito m'e`, o sommo Giove
che fosti in terra per noi crucifisso,
son li giusti occhi tuoi rivolti altrove?
O e` preparazion che ne l'abisso
del tuo consiglio fai per alcun bene
in tutto de l'accorger nostro scisso?
Che' le citta` d'Italia tutte piene
son di tiranni, e un Marcel diventa
ogne villan che parteggiando viene.
Fiorenza mia, ben puoi esser contenta
di questa digression che non ti tocca,
merce' del popol tuo che si argomenta.
Molti han giustizia in cuore, e tardi scocca
per non venir sanza consiglio a l'arco;
ma il popol tuo l'ha in sommo de la bocca.
Molti rifiutan lo comune incarco;
ma il popol tuo solicito risponde
sanza chiamare, e grida: <<I' mi sobbarco!>>.
Or ti fa lieta, che' tu hai ben onde:
tu ricca, tu con pace, e tu con senno!
S'io dico 'l ver, l'effetto nol nasconde.
Atene e Lacedemona, che fenno
l'antiche leggi e furon si` civili,
fecero al viver bene un picciol cenno
verso di te, che fai tanto sottili
provedimenti, ch'a mezzo novembre
non giugne quel che tu d'ottobre fili.
Quante volte, del tempo che rimembre,
legge, moneta, officio e costume
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
hai tu mutato e rinovate membre!
E se ben ti ricordi e vedi lume,
vedrai te somigliante a quella inferma
che non puo` trovar posa in su le piume,
ma con dar volta suo dolore scherma.
CANTO VII
Poscia che l'accoglienze oneste e liete
furo iterate tre e quattro volte,
Sordel si trasse, e disse: <<Voi, chi siete?>>.
<<Anzi che a questo monte fosser volte
l'anime degne di salire a Dio,
fur l'ossa mie per Ottavian sepolte.
Io son Virgilio; e per null'altro rio
lo ciel perdei che per non aver fe'>>.
Cosi` rispuose allora il duca mio.
Qual e` colui che cosa innanzi se'
subita vede ond'e' si maraviglia,
che crede e non, dicendo <<Ella e`… non e`…>>,
tal parve quelli; e poi chino` le ciglia,
e umilmente ritorno` ver' lui,
e abbracciol la` 've 'l minor s'appiglia.
<<O gloria di Latin>>, disse, <<per cui
mostro` cio` che potea la lingua nostra,
o pregio etterno del loco ond'io fui,
qual merito o qual grazia mi ti mostra?
S'io son d'udir le tue parole degno,
dimmi se vien d'inferno, e di qual chiostra>>.
<<Per tutt'i cerchi del dolente regno>>,
rispuose lui, <<son io di qua venuto;
virtu` del ciel mi mosse, e con lei vegno.
Non per far, ma per non fare ho perduto
a veder l'alto Sol che tu disiri
e che fu tardi per me conosciuto.
Luogo e` la` giu` non tristo di martiri,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ma di tenebre solo, ove i lamenti
non suonan come guai, ma son sospiri.
Quivi sto io coi pargoli innocenti
dai denti morsi de la morte avante
che fosser da l'umana colpa essenti;
quivi sto io con quei che le tre sante
virtu` non si vestiro, e sanza vizio
conobber l'altre e seguir tutte quante.
Ma se tu sai e puoi, alcuno indizio
da` noi per che venir possiam piu` tosto
la` dove purgatorio ha dritto inizio>>.
Rispuose: <<Loco certo non c'e` posto;
licito m'e` andar suso e intorno;
per quanto ir posso, a guida mi t'accosto.
Ma vedi gia` come dichina il giorno,
e andar su` di notte non si puote;
pero` e` buon pensar di bel soggiorno.
Anime sono a destra qua remote:
se mi consenti, io ti merro` ad esse,
e non sanza diletto ti fier note>>.
<<Com'e` cio`?>>, fu risposto. <<Chi volesse
salir di notte, fora elli impedito
d'altrui, o non sarria che' non potesse?>>.
E 'l buon Sordello in terra frego` 'l dito,
dicendo: <<Vedi? sola questa riga
non varcheresti dopo 'l sol partito:
non pero` ch'altra cosa desse briga,
che la notturna tenebra, ad ir suso;
quella col nonpoder la voglia intriga.
Ben si poria con lei tornare in giuso
e passeggiar la costa intorno errando,
mentre che l'orizzonte il di` tien chiuso>>.
Allora il mio segnor, quasi ammirando,
<<Menane>>, disse, <<dunque la` 've dici
ch'aver si puo` diletto dimorando>>.
Poco allungati c'eravam di lici,
quand'io m'accorsi che 'l monte era scemo,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
a guisa che i vallon li sceman quici.
<<Cola`>>, disse quell'ombra, <<n'anderemo
dove la costa face di se' grembo;
e la` il novo giorno attenderemo>>.
Tra erto e piano era un sentiero schembo,
che ne condusse in fianco de la lacca,
la` dove piu` ch'a mezzo muore il lembo.
Oro e argento fine, cocco e biacca,
indaco, legno lucido e sereno,
fresco smeraldo in l'ora che si fiacca,
da l'erba e da li fior, dentr'a quel seno
posti, ciascun saria di color vinto,
come dal suo maggiore e` vinto il meno.
Non avea pur natura ivi dipinto,
ma di soavita` di mille odori
vi facea uno incognito e indistinto.
'Salve, Regina' in sul verde e 'n su' fiori
quindi seder cantando anime vidi,
che per la valle non parean di fuori.
<<Prima che 'l poco sole omai s'annidi>>,
comincio` 'l Mantoan che ci avea volti,
<<tra color non vogliate ch'io vi guidi.
Di questo balzo meglio li atti e ' volti
conoscerete voi di tutti quanti,
che ne la lama giu` tra essi accolti.
Colui che piu` siede alto e fa sembianti
d'aver negletto cio` che far dovea,
e che non move bocca a li altrui canti,
Rodolfo imperador fu, che potea
sanar le piaghe c'hanno Italia morta,
si` che tardi per altri si ricrea.
L'altro che ne la vista lui conforta,
resse la terra dove l'acqua nasce
che Molta in Albia, e Albia in mar ne porta:
Ottacchero ebbe nome, e ne le fasce
fu meglio assai che Vincislao suo figlio
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
barbuto, cui lussuria e ozio pasce.
E quel nasetto che stretto a consiglio
par con colui c'ha si` benigno aspetto,
mori` fuggendo e disfiorando il giglio:
guardate la` come si batte il petto!
L'altro vedete c'ha fatto a la guancia
de la sua palma, sospirando, letto.
Padre e suocero son del mal di Francia:
sanno la vita sua viziata e lorda,
e quindi viene il duol che si` li lancia.
Quel che par si` membruto e che s'accorda,
cantando, con colui dal maschio naso,
d'ogne valor porto` cinta la corda;
e se re dopo lui fosse rimaso
lo giovanetto che retro a lui siede,
ben andava il valor di vaso in vaso,
che non si puote dir de l'altre rede;
Iacomo e Federigo hanno i reami;
del retaggio miglior nessun possiede.
Rade volte risurge per li rami
l'umana probitate; e questo vole
quei che la da`, perche' da lui si chiami.
Anche al nasuto vanno mie parole
non men ch'a l'altro, Pier, che con lui canta,
onde Puglia e Proenza gia` si dole.
Tant'e` del seme suo minor la pianta,
quanto piu` che Beatrice e Margherita,
Costanza di marito ancor si vanta.
Vedete il re de la semplice vita
seder la` solo, Arrigo d'Inghilterra:
questi ha ne' rami suoi migliore uscita.
Quel che piu` basso tra costor s'atterra,
guardando in suso, e` Guiglielmo marchese,
per cui e Alessandria e la sua guerra
fa pianger Monferrato e Canavese>>.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO VIII
Era gia` l'ora che volge il disio
ai navicanti e 'ntenerisce il core
lo di` c'han detto ai dolci amici addio;
e che lo novo peregrin d'amore
punge, se ode squilla di lontano
che paia il giorno pianger che si more;
quand'io incominciai a render vano
l'udire e a mirare una de l'alme
surta, che l'ascoltar chiedea con mano.
Ella giunse e levo` ambo le palme,
ficcando li occhi verso l'oriente,
come dicesse a Dio: 'D'altro non calme'.
'Te lucis ante' si` devotamente
le uscio di bocca e con si` dolci note,
che fece me a me uscir di mente;
e l'altre poi dolcemente e devote
seguitar lei per tutto l'inno intero,
avendo li occhi a le superne rote.
Aguzza qui, lettor, ben li occhi al vero,
che' 'l velo e` ora ben tanto sottile,
certo che 'l trapassar dentro e` leggero.
Io vidi quello essercito gentile
tacito poscia riguardare in sue
quasi aspettando, palido e umile;
e vidi uscir de l'alto e scender giue
due angeli con due spade affocate,
tronche e private de le punte sue.
Verdi come fogliette pur mo nate
erano in veste, che da verdi penne
percosse traean dietro e ventilate.
L'un poco sovra noi a star si venne,
e l'altro scese in l'opposita sponda,
si` che la gente in mezzo si contenne.
Ben discernea in lor la testa bionda;
ma ne la faccia l'occhio si smarria,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
come virtu` ch'a troppo si confonda.
<<Ambo vegnon del grembo di Maria>>,
disse Sordello, <<a guardia de la valle,
per lo serpente che verra` vie via>>.
Ond'io, che non sapeva per qual calle,
mi volsi intorno, e stretto m'accostai,
tutto gelato, a le fidate spalle.
E Sordello anco: <<Or avvalliamo omai
tra le grandi ombre, e parleremo ad esse;
grazioso fia lor vedervi assai>>.
Solo tre passi credo ch'i' scendesse,
e fui di sotto, e vidi un che mirava
pur me, come conoscer mi volesse.
Temp'era gia` che l'aere s'annerava,
ma non si` che tra li occhi suoi e ' miei
non dichiarisse cio` che pria serrava.
Ver' me si fece, e io ver' lui mi fei:
giudice Nin gentil, quanto mi piacque
quando ti vidi non esser tra ' rei!
Nullo bel salutar tra noi si tacque;
poi dimando`: <<Quant'e` che tu venisti
a pie` del monte per le lontane acque?>>.
<<Oh!>>, diss'io lui, <<per entro i luoghi tristi
venni stamane, e sono in prima vita,
ancor che l'altra, si` andando, acquisti>>.
E come fu la mia risposta udita,
Sordello ed elli in dietro si raccolse
come gente di subito smarrita.
L'uno a Virgilio e l'altro a un si volse
che sedea li`, gridando: <<Su`, Currado!
vieni a veder che Dio per grazia volse>>.
Poi, volto a me: <<Per quel singular grado
che tu dei a colui che si` nasconde
lo suo primo perche', che non li` e` guado,
quando sarai di la` da le larghe onde,
di` a Giovanna mia che per me chiami
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la` dove a li 'nnocenti si risponde.
Non credo che la sua madre piu` m'ami,
poscia che trasmuto` le bianche bende,
le quai convien che, misera!, ancor brami.
Per lei assai di lieve si comprende
quanto in femmina foco d'amor dura,
se l'occhio o 'l tatto spesso non l'accende.
Non le fara` si` bella sepultura
la vipera che Melanesi accampa,
com'avria fatto il gallo di Gallura>>.
Cosi` dicea, segnato de la stampa,
nel suo aspetto, di quel dritto zelo
che misuratamente in core avvampa.
Li occhi miei ghiotti andavan pur al cielo,
pur la` dove le stelle son piu` tarde,
si` come rota piu` presso a lo stelo.
E 'l duca mio: <<Figliuol, che la` su` guarde?>>.
E io a lui: <<A quelle tre facelle
di che 'l polo di qua tutto quanto arde>>.
Ond'elli a me: <<Le quattro chiare stelle
che vedevi staman, son di la` basse,
e queste son salite ov'eran quelle>>.
Com'ei parlava, e Sordello a se' il trasse
dicendo: <<Vedi la` 'l nostro avversaro>>;
e drizzo` il dito perche' 'n la` guardasse.
Da quella parte onde non ha riparo
la picciola vallea, era una biscia,
forse qual diede ad Eva il cibo amaro.
Tra l'erba e ' fior venia la mala striscia,
volgendo ad ora ad or la testa, e 'l dosso
leccando come bestia che si liscia.
Io non vidi, e pero` dicer non posso,
come mosser li astor celestiali;
ma vidi bene e l'uno e l'altro mosso.
Sentendo fender l'aere a le verdi ali,
fuggi` 'l serpente, e li angeli dier volta,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
suso a le poste rivolando iguali.
L'ombra che s'era al giudice raccolta
quando chiamo`, per tutto quello assalto
punto non fu da me guardare sciolta.
<<Se la lucerna che ti mena in alto
truovi nel tuo arbitrio tanta cera
quant'e` mestiere infino al sommo smalto>>,
comincio` ella, <<se novella vera
di Val di Magra o di parte vicina
sai, dillo a me, che gia` grande la` era.
Fui chiamato Currado Malaspina;
non son l'antico, ma di lui discesi;
a' miei portai l'amor che qui raffina>>.
<<Oh!>>, diss'io lui, <<per li vostri paesi
gia` mai non fui; ma dove si dimora
per tutta Europa ch'ei non sien palesi?
La fama che la vostra casa onora,
grida i segnori e grida la contrada,
si` che ne sa chi non vi fu ancora;
e io vi giuro, s'io di sopra vada,
che vostra gente onrata non si sfregia
del pregio de la borsa e de la spada.
Uso e natura si` la privilegia,
che, perche' il capo reo il mondo torca,
sola va dritta e 'l mal cammin dispregia>>.
Ed elli: <<Or va; che 'l sol non si ricorca
sette volte nel letto che 'l Montone
con tutti e quattro i pie` cuopre e inforca,
che cotesta cortese oppinione
ti fia chiavata in mezzo de la testa
con maggior chiovi che d'altrui sermone,
se corso di giudicio non s'arresta>>.
CANTO IX
La concubina di Titone antico
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
gia` s'imbiancava al balco d'oriente,
fuor de le braccia del suo dolce amico;
di gemme la sua fronte era lucente,
poste in figura del freddo animale
che con la coda percuote la gente;
e la notte, de' passi con che sale,
fatti avea due nel loco ov'eravamo,
e 'l terzo gia` chinava in giuso l'ale;
quand'io, che meco avea di quel d'Adamo,
vinto dal sonno, in su l'erba inchinai
la` 've gia` tutti e cinque sedavamo.
Ne l'ora che comincia i tristi lai
la rondinella presso a la mattina,
forse a memoria de' suo' primi guai,
e che la mente nostra, peregrina
piu` da la carne e men da' pensier presa,
a le sue vision quasi e` divina,
in sogno mi parea veder sospesa
un'aguglia nel ciel con penne d'oro,
con l'ali aperte e a calare intesa;
ed esser mi parea la` dove fuoro
abbandonati i suoi da Ganimede,
quando fu ratto al sommo consistoro.
Fra me pensava: 'Forse questa fiede
pur qui per uso, e forse d'altro loco
disdegna di portarne suso in piede'.
Poi mi parea che, poi rotata un poco,
terribil come folgor discendesse,
e me rapisse suso infino al foco.
Ivi parea che ella e io ardesse;
e si` lo 'ncendio imaginato cosse,
che convenne che 'l sonno si rompesse.
Non altrimenti Achille si riscosse,
li occhi svegliati rivolgendo in giro
e non sappiendo la` dove si fosse,
quando la madre da Chiron a Schiro
trafuggo` lui dormendo in le sue braccia,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
la` onde poi li Greci il dipartiro;
che mi scoss'io, si` come da la faccia
mi fuggi` 'l sonno, e diventa' ismorto,
come fa l'uom che, spaventato, agghiaccia.
Dallato m'era solo il mio conforto,
e 'l sole er'alto gia` piu` che due ore,
e 'l viso m'era a la marina torto.
<<Non aver tema>>, disse il mio segnore;
<<fatti sicur, che' noi semo a buon punto;
non stringer, ma rallarga ogne vigore.
Tu se' omai al purgatorio giunto:
vedi la` il balzo che 'l chiude dintorno;
vedi l'entrata la` 've par digiunto.
Dianzi, ne l'alba che procede al giorno,
quando l'anima tua dentro dormia,
sovra li fiori ond'e` la` giu` addorno
venne una donna, e disse: "I' son Lucia;
lasciatemi pigliar costui che dorme;
si` l'agevolero` per la sua via".
Sordel rimase e l'altre genti forme;
ella ti tolse, e come 'l di` fu chiaro,
sen venne suso; e io per le sue orme.
Qui ti poso`, ma pria mi dimostraro
li occhi suoi belli quella intrata aperta;
poi ella e 'l sonno ad una se n'andaro>>.
A guisa d'uom che 'n dubbio si raccerta
e che muta in conforto sua paura,
poi che la verita` li e` discoperta,
mi cambia' io; e come sanza cura
vide me 'l duca mio, su per lo balzo
si mosse, e io di rietro inver' l'altura.
Lettor, tu vedi ben com'io innalzo
la mia matera, e pero` con piu` arte
non ti maravigliar s'io la rincalzo.
Noi ci appressammo, ed eravamo in parte,
che la` dove pareami prima rotto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pur come un fesso che muro diparte,
vidi una porta, e tre gradi di sotto
per gire ad essa, di color diversi,
e un portier ch'ancor non facea motto.
E come l'occhio piu` e piu` v'apersi,
vidil seder sovra 'l grado sovrano,
tal ne la faccia ch'io non lo soffersi;
e una spada nuda avea in mano,
che reflettea i raggi si` ver' noi,
ch'io drizzava spesso il viso in vano.
<<Dite costinci: che volete voi?>>,
comincio` elli a dire, <<ov'e` la scorta?
Guardate che 'l venir su` non vi noi>>.
<<Donna del ciel, di queste cose accorta>>,
rispuose 'l mio maestro a lui, <<pur dianzi
ne disse: "Andate la`: quivi e` la porta">>.
<<Ed ella i passi vostri in bene avanzi>>,
ricomincio` il cortese portinaio:
<<Venite dunque a' nostri gradi innanzi>>.
La` ne venimmo; e lo scaglion primaio
bianco marmo era si` pulito e terso,
ch'io mi specchiai in esso qual io paio.
Era il secondo tinto piu` che perso,
d'una petrina ruvida e arsiccia,
crepata per lo lungo e per traverso.
Lo terzo, che di sopra s'ammassiccia,
porfido mi parea, si` fiammeggiante,
come sangue che fuor di vena spiccia.
Sovra questo tenea ambo le piante
l'angel di Dio, sedendo in su la soglia,
che mi sembiava pietra di diamante.
Per li tre gradi su` di buona voglia
mi trasse il duca mio, dicendo: <<Chiedi
umilemente che 'l serrame scioglia>>.
Divoto mi gittai a' santi piedi;
misericordia chiesi e ch'el m'aprisse,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ma tre volte nel petto pria mi diedi.
Sette P ne la fronte mi descrisse
col punton de la spada, e <<Fa che lavi,
quando se' dentro, queste piaghe>>, disse.
Cenere, o terra che secca si cavi,
d'un color fora col suo vestimento;
e di sotto da quel trasse due chiavi.
L'una era d'oro e l'altra era d'argento;
pria con la bianca e poscia con la gialla
fece a la porta si`, ch'i' fu' contento.
<<Quandunque l'una d'este chiavi falla,
che non si volga dritta per la toppa>>,
diss'elli a noi, <<non s'apre questa calla.
Piu` cara e` l'una; ma l'altra vuol troppa
d'arte e d'ingegno avanti che diserri,
perch'ella e` quella che 'l nodo digroppa.
Da Pier le tegno; e dissemi ch'i' erri
anzi ad aprir ch'a tenerla serrata,
pur che la gente a' piedi mi s'atterri>>.
Poi pinse l'uscio a la porta sacrata,
dicendo: <<Intrate; ma facciovi accorti
che di fuor torna chi 'n dietro si guata>>.
E quando fuor ne' cardini distorti
li spigoli di quella regge sacra,
che di metallo son sonanti e forti,
non rugghio` si` ne' si mostro` si` acra
Tarpea, come tolto le fu il buono
Metello, per che poi rimase macra.
Io mi rivolsi attento al primo tuono,
e 'Te Deum laudamus' mi parea
udire in voce mista al dolce suono.
Tale imagine a punto mi rendea
cio` ch'io udiva, qual prender si suole
quando a cantar con organi si stea;
ch'or si` or no s'intendon le parole.
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
CANTO X
Poi fummo dentro al soglio de la porta
che 'l mal amor de l'anime disusa,
perche' fa parer dritta la via torta,
sonando la senti' esser richiusa;
e s'io avesse li occhi volti ad essa,
qual fora stata al fallo degna scusa?
Noi salavam per una pietra fessa,
che si moveva e d'una e d'altra parte,
si` come l'onda che fugge e s'appressa.
<<Qui si conviene usare un poco d'arte>>,
comincio` 'l duca mio, <<in accostarsi
or quinci, or quindi al lato che si parte>>.
E questo fece i nostri passi scarsi,
tanto che pria lo scemo de la luna
rigiunse al letto suo per ricorcarsi,
che noi fossimo fuor di quella cruna;
ma quando fummo liberi e aperti
su` dove il monte in dietro si rauna,
io stancato e amendue incerti
di nostra via, restammo in su un piano
solingo piu` che strade per diserti.
Da la sua sponda, ove confina il vano,
al pie` de l'alta ripa che pur sale,
misurrebbe in tre volte un corpo umano;
e quanto l'occhio mio potea trar d'ale,
or dal sinistro e or dal destro fianco,
questa cornice mi parea cotale.
La` su` non eran mossi i pie` nostri anco,
quand'io conobbi quella ripa intorno
che dritto di salita aveva manco,
esser di marmo candido e addorno
d'intagli si`, che non pur Policleto,
ma la natura li` avrebbe scorno.
L'angel che venne in terra col decreto
de la molt'anni lagrimata pace,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ch'aperse il ciel del suo lungo divieto,
dinanzi a noi pareva si` verace
quivi intagliato in un atto soave,
che non sembiava imagine che tace.
Giurato si saria ch'el dicesse 'Ave!';
perche' iv'era imaginata quella
ch'ad aprir l'alto amor volse la chiave;
e avea in atto impressa esta favella
'Ecce ancilla Dei', propriamente
come figura in cera si suggella.
<<Non tener pur ad un loco la mente>>,
disse 'l dolce maestro, che m'avea
da quella parte onde 'l cuore ha la gente.
Per ch'i' mi mossi col viso, e vedea
di retro da Maria, da quella costa
onde m'era colui che mi movea,
un'altra storia ne la roccia imposta;
per ch'io varcai Virgilio, e fe'mi presso,
accio` che fosse a li occhi miei disposta.
Era intagliato li` nel marmo stesso
lo carro e ' buoi, traendo l'arca santa,
per che si teme officio non commesso.
Dinanzi parea gente; e tutta quanta,
partita in sette cori, a' due mie' sensi
faceva dir l'un <<No>>, l'altro <<Si`, canta>>.
Similemente al fummo de li 'ncensi
che v'era imaginato, li occhi e 'l naso
e al si` e al no discordi fensi.
Li` precedeva al benedetto vaso,
trescando alzato, l'umile salmista,
e piu` e men che re era in quel caso.
Di contra, effigiata ad una vista
d'un gran palazzo, Micol ammirava
si` come donna dispettosa e trista.
I' mossi i pie` del loco dov'io stava,
per avvisar da presso un'altra istoria,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che di dietro a Micol mi biancheggiava.
Quiv'era storiata l'alta gloria
del roman principato, il cui valore
mosse Gregorio a la sua gran vittoria;
i' dico di Traiano imperadore;
e una vedovella li era al freno,
di lagrime atteggiata e di dolore.
Intorno a lui parea calcato e pieno
di cavalieri, e l'aguglie ne l'oro
sovr'essi in vista al vento si movieno.
La miserella intra tutti costoro
pareva dir: <<Segnor, fammi vendetta
di mio figliuol ch'e` morto, ond'io m'accoro>>;
ed elli a lei rispondere: <<Or aspetta
tanto ch'i' torni>>; e quella: <<Segnor mio>>,
come persona in cui dolor s'affretta,
<<se tu non torni?>>; ed ei: <<Chi fia dov'io,
la ti fara`>>; ed ella: <<L'altrui bene
a te che fia, se 'l tuo metti in oblio?>>;
ond'elli: <<Or ti conforta; ch'ei convene
ch'i' solva il mio dovere anzi ch'i' mova:
giustizia vuole e pieta` mi ritene>>.
Colui che mai non vide cosa nova
produsse esto visibile parlare,
novello a noi perche' qui non si trova.
Mentr'io mi dilettava di guardare
l'imagini di tante umilitadi,
e per lo fabbro loro a veder care,
<<Ecco di qua, ma fanno i passi radi>>,
mormorava il poeta, <<molte genti:
questi ne 'nvieranno a li alti gradi>>.
Li occhi miei ch'a mirare eran contenti
per veder novitadi ond'e' son vaghi,
volgendosi ver' lui non furon lenti.
Non vo' pero`, lettor, che tu ti smaghi
di buon proponimento per udire
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
come Dio vuol che 'l debito si paghi.
Non attender la forma del martire:
pensa la succession; pensa ch'al peggio,
oltre la gran sentenza non puo` ire.
Io cominciai: <<Maestro, quel ch'io veggio
muovere a noi, non mi sembian persone,
e non so che, si` nel veder vaneggio>>.
Ed elli a me: <<La grave condizione
di lor tormento a terra li rannicchia,
si` che ' miei occhi pria n'ebber tencione.
Ma guarda fiso la`, e disviticchia
col viso quel che vien sotto a quei sassi:
gia` scorger puoi come ciascun si picchia>>.
O superbi cristian, miseri lassi,
che, de la vista de la mente infermi,
fidanza avete ne' retrosi passi,
non v'accorgete voi che noi siam vermi
nati a formar l'angelica farfalla,
che vola a la giustizia sanza schermi?
Di che l'animo vostro in alto galla,
poi siete quasi antomata in difetto,
si` come vermo in cui formazion falla?
Come per sostentar solaio o tetto,
per mensola talvolta una figura
si vede giugner le ginocchia al petto,
la qual fa del non ver vera rancura
nascere 'n chi la vede; cosi` fatti
vid'io color, quando puosi ben cura.
Vero e` che piu` e meno eran contratti
secondo ch'avien piu` e meno a dosso;
e qual piu` pazienza avea ne li atti,
piangendo parea dicer: 'Piu` non posso'.
CANTO XI
<<O Padre nostro, che ne' cieli stai,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
non circunscritto, ma per piu` amore
ch'ai primi effetti di la` su` tu hai,
laudato sia 'l tuo nome e 'l tuo valore
da ogni creatura, com'e` degno
di render grazie al tuo dolce vapore.
Vegna ver' noi la pace del tuo regno,
che' noi ad essa non potem da noi,
s'ella non vien, con tutto nostro ingegno.
Come del suo voler li angeli tuoi
fan sacrificio a te, cantando osanna,
cosi` facciano li uomini de' suoi.
Da` oggi a noi la cotidiana manna,
sanza la qual per questo aspro diserto
a retro va chi piu` di gir s'affanna.
E come noi lo mal ch'avem sofferto
perdoniamo a ciascuno, e tu perdona
benigno, e non guardar lo nostro merto.
Nostra virtu` che di legger s'adona,
non spermentar con l'antico avversaro,
ma libera da lui che si` la sprona.
Quest'ultima preghiera, segnor caro,
gia` non si fa per noi, che' non bisogna,
ma per color che dietro a noi restaro>>.
Cosi` a se' e noi buona ramogna
quell'ombre orando, andavan sotto 'l pondo,
simile a quel che tal volta si sogna,
disparmente angosciate tutte a tondo
e lasse su per la prima cornice,
purgando la caligine del mondo.
Se di la` sempre ben per noi si dice,
di qua che dire e far per lor si puote
da quei ch'hanno al voler buona radice?
Ben si de' loro atar lavar le note
che portar quinci, si` che, mondi e lievi,
possano uscire a le stellate ruote.
<<Deh, se giustizia e pieta` vi disgrievi
tosto, si` che possiate muover l'ala,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che secondo il disio vostro vi lievi,
mostrate da qual mano inver' la scala
si va piu` corto; e se c'e` piu` d'un varco,
quel ne 'nsegnate che men erto cala;
che' questi che vien meco, per lo 'ncarco
de la carne d'Adamo onde si veste,
al montar su`, contra sua voglia, e` parco>>.
Le lor parole, che rendero a queste
che dette avea colui cu' io seguiva,
non fur da cui venisser manifeste;
ma fu detto: <<A man destra per la riva
con noi venite, e troverete il passo
possibile a salir persona viva.
E s'io non fossi impedito dal sasso
che la cervice mia superba doma,
onde portar convienmi il viso basso,
cotesti, ch'ancor vive e non si noma,
guardere' io, per veder s'i' 'l conosco,
e per farlo pietoso a questa soma.
Io fui latino e nato d'un gran Tosco:
Guiglielmo Aldobrandesco fu mio padre;
non so se 'l nome suo gia` mai fu vosco.
L'antico sangue e l'opere leggiadre
d'i miei maggior mi fer si` arrogante,
che, non pensando a la comune madre,
ogn'uomo ebbi in despetto tanto avante,
ch'io ne mori', come i Sanesi sanno
e sallo in Campagnatico ogne fante.
Io sono Omberto; e non pur a me danno
superbia fa, che' tutti miei consorti
ha ella tratti seco nel malanno.
E qui convien ch'io questo peso porti
per lei, tanto che a Dio si sodisfaccia,
poi ch'io nol fe' tra ' vivi, qui tra ' morti>>.
Ascoltando chinai in giu` la faccia;
e un di lor, non questi che parlava,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
si torse sotto il peso che li 'mpaccia,
e videmi e conobbemi e chiamava,
tenendo li occhi con fatica fisi
a me che tutto chin con loro andava.
<<Oh!>>, diss'io lui, <<non se' tu Oderisi,
l'onor d'Agobbio e l'onor di quell'arte
ch'alluminar chiamata e` in Parisi?>>.
<<Frate>>, diss'elli, <<piu` ridon le carte
che pennelleggia Franco Bolognese;
l'onore e` tutto or suo, e mio in parte.
Ben non sare' io stato si` cortese
mentre ch'io vissi, per lo gran disio
de l'eccellenza ove mio core intese.
Di tal superbia qui si paga il fio;
e ancor non sarei qui, se non fosse
che, possendo peccar, mi volsi a Dio.
Oh vana gloria de l'umane posse!
com'poco verde in su la cima dura,
se non e` giunta da l'etati grosse!
Credette Cimabue ne la pittura
tener lo campo, e ora ha Giotto il grido,
si` che la fama di colui e` scura:
cosi` ha tolto l'uno a l'altro Guido
la gloria de la lingua; e forse e` nato
chi l'uno e l'altro caccera` del nido.
Non e` il mondan romore altro ch'un fiato
di vento, ch'or vien quinci e or vien quindi,
e muta nome perche' muta lato.
Che voce avrai tu piu`, se vecchia scindi
da te la carne, che se fossi morto
anzi che tu lasciassi il 'pappo' e 'l 'dindi',
pria che passin mill'anni? ch'e` piu` corto
spazio a l'etterno, ch'un muover di ciglia
al cerchio che piu` tardi in cielo e` torto.
Colui che del cammin si` poco piglia
dinanzi a me, Toscana sono` tutta;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e ora a pena in Siena sen pispiglia,
ond'era sire quando fu distrutta
la rabbia fiorentina, che superba
fu a quel tempo si` com'ora e` putta.
La vostra nominanza e` color d'erba,
che viene e va, e quei la discolora
per cui ella esce de la terra acerba>>.
E io a lui: <<Tuo vero dir m'incora
bona umilta`, e gran tumor m'appiani;
ma chi e` quei di cui tu parlavi ora?>>.
<<Quelli e`>>, rispuose, <<Provenzan Salvani;
ed e` qui perche' fu presuntuoso
a recar Siena tutta a le sue mani.
Ito e` cosi` e va, sanza riposo,
poi che mori`; cotal moneta rende
a sodisfar chi e` di la` troppo oso>>.
E io: <<Se quello spirito ch'attende,
pria che si penta, l'orlo de la vita,
qua giu` dimora e qua su` non ascende,
se buona orazion lui non aita,
prima che passi tempo quanto visse,
come fu la venuta lui largita?>>.
<<Quando vivea piu` glorioso>>, disse,
<<liberamente nel Campo di Siena,
ogne vergogna diposta, s'affisse;
e li`, per trar l'amico suo di pena
ch'e' sostenea ne la prigion di Carlo,
si condusse a tremar per ogne vena.
Piu` non diro`, e scuro so che parlo;
ma poco tempo andra`, che ' tuoi vicini
faranno si` che tu potrai chiosarlo.
Quest'opera li tolse quei confini>>.
CANTO XII
Di pari, come buoi che vanno a giogo,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
m'andava io con quell'anima carca,
fin che 'l sofferse il dolce pedagogo.
Ma quando disse: <<Lascia lui e varca;
che' qui e` buono con l'ali e coi remi,
quantunque puo`, ciascun pinger sua barca>>;
dritto si` come andar vuolsi rife'mi
con la persona, avvegna che i pensieri
mi rimanessero e chinati e scemi.
Io m'era mosso, e seguia volontieri
del mio maestro i passi, e amendue
gia` mostravam com'eravam leggeri;
ed el mi disse: <<Volgi li occhi in giue:
buon ti sara`, per tranquillar la via,
veder lo letto de le piante tue>>.
Come, perche' di lor memoria sia,
sovra i sepolti le tombe terragne
portan segnato quel ch'elli eran pria,
onde li` molte volte si ripiagne
per la puntura de la rimembranza,
che solo a' pii da` de le calcagne;
si` vid'io li`, ma di miglior sembianza
secondo l'artificio, figurato
quanto per via di fuor del monte avanza.
Vedea colui che fu nobil creato
piu` ch'altra creatura, giu` dal cielo
folgoreggiando scender, da l'un lato.
Vedea Briareo, fitto dal telo
celestial giacer, da l'altra parte,
grave a la terra per lo mortal gelo.
Vedea Timbreo, vedea Pallade e Marte,
armati ancora, intorno al padre loro,
mirar le membra d'i Giganti sparte.
Vedea Nembrot a pie` del gran lavoro
quasi smarrito, e riguardar le genti
che 'n Sennaar con lui superbi fuoro.
O Niobe`, con che occhi dolenti
vedea io te segnata in su la strada,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tra sette e sette tuoi figliuoli spenti!
O Saul, come in su la propria spada
quivi parevi morto in Gelboe`,
che poi non senti` pioggia ne' rugiada!
O folle Aragne, si` vedea io te
gia` mezza ragna, trista in su li stracci
de l'opera che mal per te si fe'.
O Roboam, gia` non par che minacci
quivi 'l tuo segno; ma pien di spavento
nel porta un carro, sanza ch'altri il cacci.
Mostrava ancor lo duro pavimento
come Almeon a sua madre fe' caro
parer lo sventurato addornamento.
Mostrava come i figli si gittaro
sovra Sennacherib dentro dal tempio,
e come, morto lui, quivi il lasciaro.
Mostrava la ruina e 'l crudo scempio
che fe' Tamiri, quando disse a Ciro:
<<Sangue sitisti, e io di sangue t'empio>>.
Mostrava come in rotta si fuggiro
li Assiri, poi che fu morto Oloferne,
e anche le reliquie del martiro.
Vedeva Troia in cenere e in caverne;
o Ilion, come te basso e vile
mostrava il segno che li` si discerne!
Qual di pennel fu maestro o di stile
che ritraesse l'ombre e ' tratti ch'ivi
mirar farieno uno ingegno sottile?
Morti li morti e i vivi parean vivi:
non vide mei di me chi vide il vero,
quant'io calcai, fin che chinato givi.
Or superbite, e via col viso altero,
figliuoli d'Eva, e non chinate il volto
si` che veggiate il vostro mal sentero!
Piu` era gia` per noi del monte volto
e del cammin del sole assai piu` speso
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che non stimava l'animo non sciolto,
quando colui che sempre innanzi atteso
andava, comincio`: <<Drizza la testa;
non e` piu` tempo di gir si` sospeso.
Vedi cola` un angel che s'appresta
per venir verso noi; vedi che torna
dal servigio del di` l'ancella sesta.
Di reverenza il viso e li atti addorna,
si` che i diletti lo 'nviarci in suso;
pensa che questo di` mai non raggiorna!>>.
Io era ben del suo ammonir uso
pur di non perder tempo, si` che 'n quella
materia non potea parlarmi chiuso.
A noi venia la creatura bella,
biancovestito e ne la faccia quale
par tremolando mattutina stella.
Le braccia aperse, e indi aperse l'ale;
disse: <<Venite: qui son presso i gradi,
e agevolemente omai si sale.
A questo invito vegnon molto radi:
o gente umana, per volar su` nata,
perche' a poco vento cosi` cadi?>>.
Menocci ove la roccia era tagliata;
quivi mi batte' l'ali per la fronte;
poi mi promise sicura l'andata.
Come a man destra, per salire al monte
dove siede la chiesa che soggioga
la ben guidata sopra Rubaconte,
si rompe del montar l'ardita foga
per le scalee che si fero ad etade
ch'era sicuro il quaderno e la doga;
cosi` s'allenta la ripa che cade
quivi ben ratta da l'altro girone;
ma quinci e quindi l'alta pietra rade.
Noi volgendo ivi le nostre persone,
'Beati pauperes spiritu!' voci
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cantaron si`, che nol diria sermone.
Ahi quanto son diverse quelle foci
da l'infernali! che' quivi per canti
s'entra, e la` giu` per lamenti feroci.
Gia` montavam su per li scaglion santi,
ed esser mi parea troppo piu` lieve
che per lo pian non mi parea davanti.
Ond'io: <<Maestro, di`, qual cosa greve
levata s'e` da me, che nulla quasi
per me fatica, andando, si riceve?>>.
Rispuose: <<Quando i P che son rimasi
ancor nel volto tuo presso che stinti,
saranno, com'e` l'un, del tutto rasi,
fier li tuoi pie` dal buon voler si` vinti,
che non pur non fatica sentiranno,
ma fia diletto loro esser su` pinti>>.
Allor fec'io come color che vanno
con cosa in capo non da lor saputa,
se non che ' cenni altrui sospecciar fanno;
per che la mano ad accertar s'aiuta,
e cerca e truova e quello officio adempie
che non si puo` fornir per la veduta;
e con le dita de la destra scempie
trovai pur sei le lettere che 'ncise
quel da le chiavi a me sovra le tempie:
a che guardando, il mio duca sorrise.
CANTO XIII
Noi eravamo al sommo de la scala,
dove secondamente si risega
lo monte che salendo altrui dismala.
Ivi cosi` una cornice lega
dintorno il poggio, come la primaia;
se non che l'arco suo piu` tosto piega.
Ombra non li` e` ne' segno che si paia:
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
parsi la ripa e parsi la via schietta
col livido color de la petraia.
<<Se qui per dimandar gente s'aspetta>>,
ragionava il poeta, <<io temo forse
che troppo avra` d'indugio nostra eletta>>.
Poi fisamente al sole li occhi porse;
fece del destro lato a muover centro,
e la sinistra parte di se' torse.
<<O dolce lume a cui fidanza i' entro
per lo novo cammin, tu ne conduci>>,
dicea, <<come condur si vuol quinc'entro.
Tu scaldi il mondo, tu sovr'esso luci;
s'altra ragione in contrario non ponta,
esser dien sempre li tuoi raggi duci>>.
Quanto di qua per un migliaio si conta,
tanto di la` eravam noi gia` iti,
con poco tempo, per la voglia pronta;
e verso noi volar furon sentiti,
non pero` visti, spiriti parlando
a la mensa d'amor cortesi inviti.
La prima voce che passo` volando
'Vinum non habent' altamente disse,
e dietro a noi l'ando` reiterando.
E prima che del tutto non si udisse
per allungarsi, un'altra 'I' sono Oreste'
passo` gridando, e anco non s'affisse.
<<Oh!>>, diss'io, <<padre, che voci son queste?>>.
E com'io domandai, ecco la terza
dicendo: 'Amate da cui male aveste'.
E 'l buon maestro: <<Questo cinghio sferza
la colpa de la invidia, e pero` sono
tratte d'amor le corde de la ferza.
Lo fren vuol esser del contrario suono;
credo che l'udirai, per mio avviso,
prima che giunghi al passo del perdono.
Ma ficca li occhi per l'aere ben fiso,
e vedrai gente innanzi a noi sedersi,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e ciascun e` lungo la grotta assiso>>.
Allora piu` che prima li occhi apersi;
guarda'mi innanzi, e vidi ombre con manti
al color de la pietra non diversi.
E poi che fummo un poco piu` avanti,
udia gridar: 'Maria, ora per noi':
gridar 'Michele' e 'Pietro', e 'Tutti santi'.
Non credo che per terra vada ancoi
omo si` duro, che non fosse punto
per compassion di quel ch'i' vidi poi;
che', quando fui si` presso di lor giunto,
che li atti loro a me venivan certi,
per li occhi fui di grave dolor munto.
Di vil ciliccio mi parean coperti,
e l'un sofferia l'altro con la spalla,
e tutti da la ripa eran sofferti.
Cosi` li ciechi a cui la roba falla
stanno a' perdoni a chieder lor bisogna,
e l'uno il capo sopra l'altro avvalla,
perche' 'n altrui pieta` tosto si pogna,
non pur per lo sonar de le parole,
ma per la vista che non meno agogna.
E come a li orbi non approda il sole,
cosi` a l'ombre quivi, ond'io parlo ora,
luce del ciel di se' largir non vole;
che' a tutti un fil di ferro i cigli fora
e cusce si`, come a sparvier selvaggio
si fa pero` che queto non dimora.
A me pareva, andando, fare oltraggio,
veggendo altrui, non essendo veduto:
per ch'io mi volsi al mio consiglio saggio.
Ben sapev'ei che volea dir lo muto;
e pero` non attese mia dimanda,
ma disse: <<Parla, e sie breve e arguto>>.
Virgilio mi venia da quella banda
de la cornice onde cader si puote,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
perche' da nulla sponda s'inghirlanda;
da l'altra parte m'eran le divote
ombre, che per l'orribile costura
premevan si`, che bagnavan le gote.
Volsimi a loro e <<O gente sicura>>,
incominciai, <<di veder l'alto lume
che 'l disio vostro solo ha in sua cura,
se tosto grazia resolva le schiume
di vostra coscienza si` che chiaro
per essa scenda de la mente il fiume,
ditemi, che' mi fia grazioso e caro,
s'anima e` qui tra voi che sia latina;
e forse lei sara` buon s'i' l'apparo>>.
<<O frate mio, ciascuna e` cittadina
d'una vera citta`; ma tu vuo' dire
che vivesse in Italia peregrina>>.
Questo mi parve per risposta udire
piu` innanzi alquanto che la` dov'io stava,
ond'io mi feci ancor piu` la` sentire.
Tra l'altre vidi un'ombra ch'aspettava
in vista; e se volesse alcun dir 'Come?',
lo mento a guisa d'orbo in su` levava.
<<Spirto>>, diss'io, <<che per salir ti dome,
se tu se' quelli che mi rispondesti,
fammiti conto o per luogo o per nome>>.
<<Io fui sanese>>, rispuose, <<e con questi
altri rimendo qui la vita ria,
lagrimando a colui che se' ne presti.
Savia non fui, avvegna che Sapia
fossi chiamata, e fui de li altrui danni
piu` lieta assai che di ventura mia.
E perche' tu non creda ch'io t'inganni,
odi s'i' fui, com'io ti dico, folle,
gia` discendendo l'arco d'i miei anni.
Eran li cittadin miei presso a Colle
in campo giunti co' loro avversari,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e io pregava Iddio di quel ch'e' volle.
Rotti fuor quivi e volti ne li amari
passi di fuga; e veggendo la caccia,
letizia presi a tutte altre dispari,
tanto ch'io volsi in su` l'ardita faccia,
gridando a Dio: "Omai piu` non ti temo!",
come fe' 'l merlo per poca bonaccia.
Pace volli con Dio in su lo stremo
de la mia vita; e ancor non sarebbe
lo mio dover per penitenza scemo,
se cio` non fosse, ch'a memoria m'ebbe
Pier Pettinaio in sue sante orazioni,
a cui di me per caritate increbbe.
Ma tu chi se', che nostre condizioni
vai dimandando, e porti li occhi sciolti,
si` com'io credo, e spirando ragioni?>>.
<<Li occhi>>, diss'io, <<mi fieno ancor qui tolti,
ma picciol tempo, che' poca e` l'offesa
fatta per esser con invidia volti.
Troppa e` piu` la paura ond'e` sospesa
l'anima mia del tormento di sotto,
che gia` lo 'ncarco di la` giu` mi pesa>>.
Ed ella a me: <<Chi t'ha dunque condotto
qua su` tra noi, se giu` ritornar credi?>>.
E io: <<Costui ch'e` meco e non fa motto.
E vivo sono; e pero` mi richiedi,
spirito eletto, se tu vuo' ch'i' mova
di la` per te ancor li mortai piedi>>.
<<Oh, questa e` a udir si` cosa nuova>>,
rispuose, <<che gran segno e` che Dio t'ami;
pero` col priego tuo talor mi giova.
E cheggioti, per quel che tu piu` brami,
se mai calchi la terra di Toscana,
che a' miei propinqui tu ben mi rinfami.
Tu li vedrai tra quella gente vana
che spera in Talamone, e perderagli
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
piu` di speranza ch'a trovar la Diana;
ma piu` vi perderanno li ammiragli>>.
CANTO XIV
<<Chi e` costui che 'l nostro monte cerchia
prima che morte li abbia dato il volo,
e apre li occhi a sua voglia e coverchia?>>.
<<Non so chi sia, ma so ch'e' non e` solo:
domandal tu che piu` li t'avvicini,
e dolcemente, si` che parli, acco'lo>>.
Cosi` due spirti, l'uno a l'altro chini,
ragionavan di me ivi a man dritta;
poi fer li visi, per dirmi, supini;
e disse l'uno: <<O anima che fitta
nel corpo ancora inver' lo ciel ten vai,
per carita` ne consola e ne ditta
onde vieni e chi se'; che' tu ne fai
tanto maravigliar de la tua grazia,
quanto vuol cosa che non fu piu` mai>>.
E io: <<Per mezza Toscana si spazia
un fiumicel che nasce in Falterona,
e cento miglia di corso nol sazia.
Di sovr'esso rech'io questa persona:
dirvi ch'i' sia, saria parlare indarno,
che' 'l nome mio ancor molto non suona>>.
<<Se ben lo 'ntendimento tuo accarno
con lo 'ntelletto>>, allora mi rispuose
quei che diceva pria, <<tu parli d'Arno>>.
E l'altro disse lui: <<Perche' nascose
questi il vocabol di quella riviera,
pur com'om fa de l'orribili cose?>>.
E l'ombra che di cio` domandata era,
si sdebito` cosi`: <<Non so; ma degno
ben e` che 'l nome di tal valle pera;
che' dal principio suo, ov'e` si` pregno
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
l'alpestro monte ond'e` tronco Peloro,
che 'n pochi luoghi passa oltra quel segno,
infin la` 've si rende per ristoro
di quel che 'l ciel de la marina asciuga,
ond'hanno i fiumi cio` che va con loro,
vertu` cosi` per nimica si fuga
da tutti come biscia, o per sventura
del luogo, o per mal uso che li fruga:
ond'hanno si` mutata lor natura
li abitator de la misera valle,
che par che Circe li avesse in pastura.
Tra brutti porci, piu` degni di galle
che d'altro cibo fatto in uman uso,
dirizza prima il suo povero calle.
Botoli trova poi, venendo giuso,
ringhiosi piu` che non chiede lor possa,
e da lor disdegnosa torce il muso.
Vassi caggendo; e quant'ella piu` 'ngrossa,
tanto piu` trova di can farsi lupi
la maladetta e sventurata fossa.
Discesa poi per piu` pelaghi cupi,
trova le volpi si` piene di froda,
che non temono ingegno che le occupi.
Ne' lascero` di dir perch'altri m'oda;
e buon sara` costui, s'ancor s'ammenta
di cio` che vero spirto mi disnoda.
Io veggio tuo nepote che diventa
cacciator di quei lupi in su la riva
del fiero fiume, e tutti li sgomenta.
Vende la carne loro essendo viva;
poscia li ancide come antica belva;
molti di vita e se' di pregio priva.
Sanguinoso esce de la trista selva;
lasciala tal, che di qui a mille anni
ne lo stato primaio non si rinselva>>.
Com'a l'annunzio di dogliosi danni
si turba il viso di colui ch'ascolta,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
da qual che parte il periglio l'assanni,
cosi` vid'io l'altr'anima, che volta
stava a udir, turbarsi e farsi trista,
poi ch'ebbe la parola a se' raccolta.
Lo dir de l'una e de l'altra la vista
mi fer voglioso di saper lor nomi,
e dimanda ne fei con prieghi mista;
per che lo spirto che di pria parlomi
ricomincio`: <<Tu vuo' ch'io mi deduca
nel fare a te cio` che tu far non vuo'mi.
Ma da che Dio in te vuol che traluca
tanto sua grazia, non ti saro` scarso;
pero` sappi ch'io fui Guido del Duca.
Fu il sangue mio d'invidia si` riarso,
che se veduto avesse uom farsi lieto,
visto m'avresti di livore sparso.
Di mia semente cotal paglia mieto;
o gente umana, perche' poni 'l core
la` 'v'e` mestier di consorte divieto?
Questi e` Rinier; questi e` 'l pregio e l'onore
de la casa da Calboli, ove nullo
fatto s'e` reda poi del suo valore.
E non pur lo suo sangue e` fatto brullo,
tra 'l Po e 'l monte e la marina e 'l Reno,
del ben richesto al vero e al trastullo;
che' dentro a questi termini e` ripieno
di venenosi sterpi, si` che tardi
per coltivare omai verrebber meno.
Ov'e` 'l buon Lizio e Arrigo Mainardi?
Pier Traversaro e Guido di Carpigna?
Oh Romagnuoli tornati in bastardi!
Quando in Bologna un Fabbro si ralligna?
quando in Faenza un Bernardin di Fosco,
verga gentil di picciola gramigna?
Non ti maravigliar s'io piango, Tosco,
quando rimembro con Guido da Prata,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Ugolin d'Azzo che vivette nosco,
Federigo Tignoso e sua brigata,
la casa Traversara e li Anastagi
(e l'una gente e l'altra e` diretata),
le donne e ' cavalier, li affanni e li agi
che ne 'nvogliava amore e cortesia
la` dove i cuor son fatti si` malvagi.
O Bretinoro, che' non fuggi via,
poi che gita se n'e` la tua famiglia
e molta gente per non esser ria?
Ben fa Bagnacaval, che non rifiglia;
e mal fa Castrocaro, e peggio Conio,
che di figliar tai conti piu` s'impiglia.
Ben faranno i Pagan, da che 'l demonio
lor sen gira`; ma non pero` che puro
gia` mai rimagna d'essi testimonio.
O Ugolin de' Fantolin, sicuro
e` il nome tuo, da che piu` non s'aspetta
chi far lo possa, tralignando, scuro.
Ma va via, Tosco, omai; ch'or mi diletta
troppo di pianger piu` che di parlare,
si` m'ha nostra ragion la mente stretta>>.
Noi sapavam che quell'anime care
ci sentivano andar; pero`, tacendo,
facean noi del cammin confidare.
Poi fummo fatti soli procedendo,
folgore parve quando l'aere fende,
voce che giunse di contra dicendo:
'Anciderammi qualunque m'apprende';
e fuggi` come tuon che si dilegua,
se subito la nuvola scoscende.
Come da lei l'udir nostro ebbe triegua,
ed ecco l'altra con si` gran fracasso,
che somiglio` tonar che tosto segua:
<<Io sono Aglauro che divenni sasso>>;
e allor, per ristrignermi al poeta,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
in destro feci e non innanzi il passo.
Gia` era l'aura d'ogne parte queta;
ed el mi disse: <<Quel fu 'l duro camo
che dovria l'uom tener dentro a sua meta.
Ma voi prendete l'esca, si` che l'amo
de l'antico avversaro a se' vi tira;
e pero` poco val freno o richiamo.
Chiamavi 'l cielo e 'ntorno vi si gira,
mostrandovi le sue bellezze etterne,
e l'occhio vostro pur a terra mira;
onde vi batte chi tutto discerne>>.
CANTO XV
Quanto tra l'ultimar de l'ora terza
e 'l principio del di` par de la spera
che sempre a guisa di fanciullo scherza,
tanto pareva gia` inver' la sera
essere al sol del suo corso rimaso;
vespero la`, e qui mezza notte era.
E i raggi ne ferien per mezzo 'l naso,
perche' per noi girato era si` 'l monte,
che gia` dritti andavamo inver' l'occaso,
quand'io senti' a me gravar la fronte
a lo splendore assai piu` che di prima,
e stupor m'eran le cose non conte;
ond'io levai le mani inver' la cima
de le mie ciglia, e fecimi 'l solecchio,
che del soverchio visibile lima.
Come quando da l'acqua o da lo specchio
salta lo raggio a l'opposita parte,
salendo su per lo modo parecchio
a quel che scende, e tanto si diparte
dal cader de la pietra in igual tratta,
si` come mostra esperienza e arte;
cosi` mi parve da luce rifratta
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
quivi dinanzi a me esser percosso;
per che a fuggir la mia vista fu ratta.
<<Che e` quel, dolce padre, a che non posso
schermar lo viso tanto che mi vaglia>>,
diss'io, <<e pare inver' noi esser mosso?>>.
<<Non ti maravigliar s'ancor t'abbaglia
la famiglia del cielo>>, a me rispuose:
<<messo e` che viene ad invitar ch'om saglia.
Tosto sara` ch'a veder queste cose
non ti fia grave, ma fieti diletto
quanto natura a sentir ti dispuose>>.
Poi giunti fummo a l'angel benedetto,
con lieta voce disse: <<Intrate quinci
ad un scaleo vie men che li altri eretto>>.
Noi montavam, gia` partiti di linci,
e 'Beati misericordes!' fue
cantato retro, e 'Godi tu che vinci!'.
Lo mio maestro e io soli amendue
suso andavamo; e io pensai, andando,
prode acquistar ne le parole sue;
e dirizza'mi a lui si` dimandando:
<<Che volse dir lo spirto di Romagna,
e 'divieto' e 'consorte' menzionando?>>.
Per ch'elli a me: <<Di sua maggior magagna
conosce il danno; e pero` non s'ammiri
se ne riprende perche' men si piagna.
Perche' s'appuntano i vostri disiri
dove per compagnia parte si scema,
invidia move il mantaco a' sospiri.
Ma se l'amor de la spera supprema
torcesse in suso il disiderio vostro,
non vi sarebbe al petto quella tema;
che', per quanti si dice piu` li` 'nostro',
tanto possiede piu` di ben ciascuno,
e piu` di caritate arde in quel chiostro>>.
<<Io son d'esser contento piu` digiuno>>,
diss'io, <<che se mi fosse pria taciuto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e piu` di dubbio ne la mente aduno.
Com'esser puote ch'un ben, distributo
in piu` posseditor, faccia piu` ricchi
di se', che se da pochi e` posseduto?>>.
Ed elli a me: <<Pero` che tu rificchi
la mente pur a le cose terrene,
di vera luce tenebre dispicchi.
Quello infinito e ineffabil bene
che la` su` e`, cosi` corre ad amore
com'a lucido corpo raggio vene.
Tanto si da` quanto trova d'ardore;
si` che, quantunque carita` si stende,
cresce sovr'essa l'etterno valore.
E quanta gente piu` la` su` s'intende,
piu` v'e` da bene amare, e piu` vi s'ama,
e come specchio l'uno a l'altro rende.
E se la mia ragion non ti disfama,
vedrai Beatrice, ed ella pienamente
ti torra` questa e ciascun'altra brama.
Procaccia pur che tosto sieno spente,
come son gia` le due, le cinque piaghe,
che si richiudon per esser dolente>>.
Com'io voleva dicer 'Tu m'appaghe',
vidimi giunto in su l'altro girone,
si` che tacer mi fer le luci vaghe.
Ivi mi parve in una visione
estatica di subito esser tratto,
e vedere in un tempio piu` persone;
e una donna, in su l'entrar, con atto
dolce di madre dicer: <<Figliuol mio
perche' hai tu cosi` verso noi fatto?
Ecco, dolenti, lo tuo padre e io
ti cercavamo>>. E come qui si tacque,
cio` che pareva prima, dispario.
Indi m'apparve un'altra con quell'acque
giu` per le gote che 'l dolor distilla
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
quando di gran dispetto in altrui nacque,
e dir: <<Se tu se' sire de la villa
del cui nome ne' dei fu tanta lite,
e onde ogni scienza disfavilla,
vendica te di quelle braccia ardite
ch'abbracciar nostra figlia, o Pisistrato>>.
E 'l segnor mi parea, benigno e mite,
risponder lei con viso temperato:
<<Che farem noi a chi mal ne disira,
se quei che ci ama e` per noi condannato?>>,
Poi vidi genti accese in foco d'ira
con pietre un giovinetto ancider, forte
gridando a se' pur: <<Martira, martira!>>.
E lui vedea chinarsi, per la morte
che l'aggravava gia`, inver' la terra,
ma de li occhi facea sempre al ciel porte,
orando a l'alto Sire, in tanta guerra,
che perdonasse a' suoi persecutori,
con quello aspetto che pieta` diserra.
Quando l'anima mia torno` di fori
a le cose che son fuor di lei vere,
io riconobbi i miei non falsi errori.
Lo duca mio, che mi potea vedere
far si` com'om che dal sonno si slega,
disse: <<Che hai che non ti puoi tenere,
ma se' venuto piu` che mezza lega
velando li occhi e con le gambe avvolte,
a guisa di cui vino o sonno piega?>>.
<<O dolce padre mio, se tu m'ascolte,
io ti diro`>>, diss'io, <<cio` che m'apparve
quando le gambe mi furon si` tolte>>.
Ed ei: <<Se tu avessi cento larve
sovra la faccia, non mi sarian chiuse
le tue cogitazion, quantunque parve.
Cio` che vedesti fu perche' non scuse
d'aprir lo core a l'acque de la pace
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che da l'etterno fonte son diffuse.
Non dimandai "Che hai?" per quel che face
chi guarda pur con l'occhio che non vede,
quando disanimato il corpo giace;
ma dimandai per darti forza al piede:
cosi` frugar conviensi i pigri, lenti
ad usar lor vigilia quando riede>>.
Noi andavam per lo vespero, attenti
oltre quanto potean li occhi allungarsi
contra i raggi serotini e lucenti.
Ed ecco a poco a poco un fummo farsi
verso di noi come la notte oscuro;
ne' da quello era loco da cansarsi.
Questo ne tolse li occhi e l'aere puro.
CANTO XVI
Buio d'inferno e di notte privata
d'ogne pianeto, sotto pover cielo,
quant'esser puo` di nuvol tenebrata,
non fece al viso mio si` grosso velo
come quel fummo ch'ivi ci coperse,
ne' a sentir di cosi` aspro pelo,
che l'occhio stare aperto non sofferse;
onde la scorta mia saputa e fida
mi s'accosto` e l'omero m'offerse.
Si` come cieco va dietro a sua guida
per non smarrirsi e per non dar di cozzo
in cosa che 'l molesti, o forse ancida,
m'andava io per l'aere amaro e sozzo,
ascoltando il mio duca che diceva
pur: <<Guarda che da me tu non sia mozzo>>.
Io sentia voci, e ciascuna pareva
pregar per pace e per misericordia
l'Agnel di Dio che le peccata leva.
Pur 'Agnus Dei' eran le loro essordia;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
una parola in tutte era e un modo,
si` che parea tra esse ogne concordia.
<<Quei sono spirti, maestro, ch'i' odo?>>,
diss'io. Ed elli a me: <<Tu vero apprendi,
e d'iracundia van solvendo il nodo>>.
<<Or tu chi se' che 'l nostro fummo fendi,
e di noi parli pur come se tue
partissi ancor lo tempo per calendi?>>.
Cosi` per una voce detto fue;
onde 'l maestro mio disse: <<Rispondi,
e domanda se quinci si va sue>>.
E io: <<O creatura che ti mondi
per tornar bella a colui che ti fece,
maraviglia udirai, se mi secondi>>.
<<Io ti seguitero` quanto mi lece>>,
rispuose; <<e se veder fummo non lascia,
l'udir ci terra` giunti in quella vece>>.
Allora incominciai: <<Con quella fascia
che la morte dissolve men vo suso,
e venni qui per l'infernale ambascia.
E se Dio m'ha in sua grazia rinchiuso,
tanto che vuol ch'i' veggia la sua corte
per modo tutto fuor del moderno uso,
non mi celar chi fosti anzi la morte,
ma dilmi, e dimmi s'i' vo bene al varco;
e tue parole fier le nostre scorte>>.
<<Lombardo fui, e fu' chiamato Marco;
del mondo seppi, e quel valore amai
al quale ha or ciascun disteso l'arco.
Per montar su` dirittamente vai>>.
Cosi` rispuose, e soggiunse: <<I' ti prego
che per me prieghi quando su` sarai>>.
E io a lui: <<Per fede mi ti lego
di far cio` che mi chiedi; ma io scoppio
dentro ad un dubbio, s'io non me ne spiego.
Prima era scempio, e ora e` fatto doppio
ne la sentenza tua, che mi fa certo
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
qui, e altrove, quello ov'io l'accoppio.
Lo mondo e` ben cosi` tutto diserto
d'ogne virtute, come tu mi sone,
e di malizia gravido e coverto;
ma priego che m'addite la cagione,
si` ch'i' la veggia e ch'i' la mostri altrui;
che' nel cielo uno, e un qua giu` la pone>>.
Alto sospir, che duolo strinse in <<uhi!>>,
mise fuor prima; e poi comincio`: <<Frate,
lo mondo e` cieco, e tu vien ben da lui.
Voi che vivete ogne cagion recate
pur suso al cielo, pur come se tutto
movesse seco di necessitate.
Se cosi` fosse, in voi fora distrutto
libero arbitrio, e non fora giustizia
per ben letizia, e per male aver lutto.
Lo cielo i vostri movimenti inizia;
non dico tutti, ma, posto ch'i' 'l dica,
lume v'e` dato a bene e a malizia,
e libero voler; che, se fatica
ne le prime battaglie col ciel dura,
poi vince tutto, se ben si notrica.
A maggior forza e a miglior natura
liberi soggiacete; e quella cria
la mente in voi, che 'l ciel non ha in sua cura.
Pero`, se 'l mondo presente disvia,
in voi e` la cagione, in voi si cheggia;
e io te ne saro` or vera spia.
Esce di mano a lui che la vagheggia
prima che sia, a guisa di fanciulla
che piangendo e ridendo pargoleggia,
l'anima semplicetta che sa nulla,
salvo che, mossa da lieto fattore,
volontier torna a cio` che la trastulla.
Di picciol bene in pria sente sapore;
quivi s'inganna, e dietro ad esso corre,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
se guida o fren non torce suo amore.
Onde convenne legge per fren porre;
convenne rege aver che discernesse
de la vera cittade almen la torre.
Le leggi son, ma chi pon mano ad esse?
Nullo, pero` che 'l pastor che procede,
rugumar puo`, ma non ha l'unghie fesse;
per che la gente, che sua guida vede
pur a quel ben fedire ond'ella e` ghiotta,
di quel si pasce, e piu` oltre non chiede.
Ben puoi veder che la mala condotta
e` la cagion che 'l mondo ha fatto reo,
e non natura che 'n voi sia corrotta.
Soleva Roma, che 'l buon mondo feo,
due soli aver, che l'una e l'altra strada
facean vedere, e del mondo e di Deo.
L'un l'altro ha spento; ed e` giunta la spada
col pasturale, e l'un con l'altro insieme
per viva forza mal convien che vada;
pero` che, giunti, l'un l'altro non teme:
se non mi credi, pon mente a la spiga,
ch'ogn'erba si conosce per lo seme.
In sul paese ch'Adice e Po riga,
solea valore e cortesia trovarsi,
prima che Federigo avesse briga;
or puo` sicuramente indi passarsi
per qualunque lasciasse, per vergogna
di ragionar coi buoni o d'appressarsi.
Ben v'en tre vecchi ancora in cui rampogna
l'antica eta` la nova, e par lor tardo
che Dio a miglior vita li ripogna:
Currado da Palazzo e 'l buon Gherardo
e Guido da Castel, che mei si noma
francescamente, il semplice Lombardo.
Di` oggimai che la Chiesa di Roma,
per confondere in se' due reggimenti,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cade nel fango e se' brutta e la soma>>.
<<O Marco mio>>, diss'io, <<bene argomenti;
e or discerno perche' dal retaggio
li figli di Levi` furono essenti.
Ma qual Gherardo e` quel che tu per saggio
di' ch'e` rimaso de la gente spenta,
in rimprovero del secol selvaggio?>>.
<<O tuo parlar m'inganna, o el mi tenta>>,
rispuose a me; <<che', parlandomi tosco,
par che del buon Gherardo nulla senta.
Per altro sopranome io nol conosco,
s'io nol togliessi da sua figlia Gaia.
Dio sia con voi, che' piu` non vegno vosco.
Vedi l'albor che per lo fummo raia
gia` biancheggiare, e me convien partirmi
(l'angelo e` ivi) prima ch'io li paia>>.
Cosi` torno`, e piu` non volle udirmi.
CANTO XVII
Ricorditi, lettor, se mai ne l'alpe
ti colse nebbia per la qual vedessi
non altrimenti che per pelle talpe,
come, quando i vapori umidi e spessi
a diradar cominciansi, la spera
del sol debilemente entra per essi;
e fia la tua imagine leggera
in giugnere a veder com'io rividi
lo sole in pria, che gia` nel corcar era.
Si`, pareggiando i miei co' passi fidi
del mio maestro, usci' fuor di tal nube
ai raggi morti gia` ne' bassi lidi.
O imaginativa che ne rube
talvolta si` di fuor, ch'om non s'accorge
perche' dintorno suonin mille tube,
chi move te, se 'l senso non ti porge?
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
Moveti lume che nel ciel s'informa,
per se' o per voler che giu` lo scorge.
De l'empiezza di lei che muto` forma
ne l'uccel ch'a cantar piu` si diletta,
ne l'imagine mia apparve l'orma;
e qui fu la mia mente si` ristretta
dentro da se', che di fuor non venia
cosa che fosse allor da lei ricetta.
Poi piovve dentro a l'alta fantasia
un crucifisso dispettoso e fero
ne la sua vista, e cotal si moria;
intorno ad esso era il grande Assuero,
Ester sua sposa e 'l giusto Mardoceo,
che fu al dire e al far cosi` intero.
E come questa imagine rompeo
se' per se' stessa, a guisa d'una bulla
cui manca l'acqua sotto qual si feo,
surse in mia visione una fanciulla
piangendo forte, e dicea: <<O regina,
perche' per ira hai voluto esser nulla?
Ancisa t'hai per non perder Lavina;
or m'hai perduta! Io son essa che lutto,
madre, a la tua pria ch'a l'altrui ruina>>.
Come si frange il sonno ove di butto
nova luce percuote il viso chiuso,
che fratto guizza pria che muoia tutto;
cosi` l'imaginar mio cadde giuso
tosto che lume il volto mi percosse,
maggior assai che quel ch'e` in nostro uso.
I' mi volgea per veder ov'io fosse,
quando una voce disse <<Qui si monta>>,
che da ogne altro intento mi rimosse;
e fece la mia voglia tanto pronta
di riguardar chi era che parlava,
che mai non posa, se non si raffronta.
Ma come al sol che nostra vista grava
e per soverchio sua figura vela,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cosi` la mia virtu` quivi mancava.
<<Questo e` divino spirito, che ne la
via da ir su` ne drizza sanza prego,
e col suo lume se' medesmo cela.
Si` fa con noi, come l'uom si fa sego;
che' quale aspetta prego e l'uopo vede,
malignamente gia` si mette al nego.
Or accordiamo a tanto invito il piede;
procacciam di salir pria che s'abbui,
che' poi non si poria, se 'l di` non riede>>.
Cosi` disse il mio duca, e io con lui
volgemmo i nostri passi ad una scala;
e tosto ch'io al primo grado fui,
senti'mi presso quasi un muover d'ala
e ventarmi nel viso e dir: 'Beati
pacifici, che son sanz'ira mala!'.
Gia` eran sovra noi tanto levati
li ultimi raggi che la notte segue,
che le stelle apparivan da piu` lati.
'O virtu` mia, perche' si` ti dilegue?',
fra me stesso dicea, che' mi sentiva
la possa de le gambe posta in triegue.
Noi eravam dove piu` non saliva
la scala su`, ed eravamo affissi,
pur come nave ch'a la piaggia arriva.
E io attesi un poco, s'io udissi
alcuna cosa nel novo girone;
poi mi volsi al maestro mio, e dissi:
<<Dolce mio padre, di`, quale offensione
si purga qui nel giro dove semo?
Se i pie` si stanno, non stea tuo sermone>>.
Ed elli a me: <<L'amor del bene, scemo
del suo dover, quiritta si ristora;
qui si ribatte il mal tardato remo.
Ma perche' piu` aperto intendi ancora,
volgi la mente a me, e prenderai
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
alcun buon frutto di nostra dimora>>.
<<Ne' creator ne' creatura mai>>,
comincio` el, <<figliuol, fu sanza amore,
o naturale o d'animo; e tu 'l sai.
Lo naturale e` sempre sanza errore,
ma l'altro puote errar per malo obietto
o per troppo o per poco di vigore.
Mentre ch'elli e` nel primo ben diretto,
e ne' secondi se' stesso misura,
esser non puo` cagion di mal diletto;
ma quando al mal si torce, o con piu` cura
o con men che non dee corre nel bene,
contra 'l fattore adovra sua fattura.
Quinci comprender puoi ch'esser convene
amor sementa in voi d'ogne virtute
e d'ogne operazion che merta pene.
Or, perche' mai non puo` da la salute
amor del suo subietto volger viso,
da l'odio proprio son le cose tute;
e perche' intender non si puo` diviso,
e per se' stante, alcuno esser dal primo,
da quello odiare ogne effetto e` deciso.
Resta, se dividendo bene stimo,
che 'l mal che s'ama e` del prossimo; ed esso
amor nasce in tre modi in vostro limo.
E' chi, per esser suo vicin soppresso,
spera eccellenza, e sol per questo brama
ch'el sia di sua grandezza in basso messo;
e` chi podere, grazia, onore e fama
teme di perder perch'altri sormonti,
onde s'attrista si` che 'l contrario ama;
ed e` chi per ingiuria par ch'aonti,
si` che si fa de la vendetta ghiotto,
e tal convien che 'l male altrui impronti.
Questo triforme amor qua giu` di sotto
si piange; or vo' che tu de l'altro intende,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
che corre al ben con ordine corrotto.
Ciascun confusamente un bene apprende
nel qual si queti l'animo, e disira;
per che di giugner lui ciascun contende.
Se lento amore a lui veder vi tira
o a lui acquistar, questa cornice,
dopo giusto penter, ve ne martira.
Altro ben e` che non fa l'uom felice;
non e` felicita`, non e` la buona
essenza, d'ogne ben frutto e radice.
L'amor ch'ad esso troppo s'abbandona,
di sovr'a noi si piange per tre cerchi;
ma come tripartito si ragiona,
tacciolo, accio` che tu per te ne cerchi>>.
CANTO XVIII
Posto avea fine al suo ragionamento
l'alto dottore, e attento guardava
ne la mia vista s'io parea contento;
e io, cui nova sete ancor frugava,
di fuor tacea, e dentro dicea: 'Forse
lo troppo dimandar ch'io fo li grava'.
Ma quel padre verace, che s'accorse
del timido voler che non s'apriva,
parlando, di parlare ardir mi porse.
Ond'io: <<Maestro, il mio veder s'avviva
si` nel tuo lume, ch'io discerno chiaro
quanto la tua ragion parta o descriva.
Pero` ti prego, dolce padre caro,
che mi dimostri amore, a cui reduci
ogne buono operare e 'l suo contraro>>.
<<Drizza>>, disse, <<ver' me l'agute luci
de lo 'ntelletto, e fieti manifesto
l'error de' ciechi che si fanno duci.
L'animo, ch'e` creato ad amar presto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ad ogne cosa e` mobile che piace,
tosto che dal piacere in atto e` desto.
Vostra apprensiva da esser verace
tragge intenzione, e dentro a voi la spiega,
si` che l'animo ad essa volger face;
e se, rivolto, inver' di lei si piega,
quel piegare e` amor, quell'e` natura
che per piacer di novo in voi si lega.
Poi, come 'l foco movesi in altura
per la sua forma ch'e` nata a salire
la` dove piu` in sua matera dura,
cosi` l'animo preso entra in disire,
ch'e` moto spiritale, e mai non posa
fin che la cosa amata il fa gioire.
Or ti puote apparer quant'e` nascosa
la veritate a la gente ch'avvera
ciascun amore in se' laudabil cosa;
pero` che forse appar la sua matera
sempre esser buona, ma non ciascun segno
e` buono, ancor che buona sia la cera>>.
<<Le tue parole e 'l mio seguace ingegno>>,
rispuos'io lui, <<m'hanno amor discoverto,
ma cio` m'ha fatto di dubbiar piu` pregno;
che', s'amore e` di fuori a noi offerto,
e l'anima non va con altro piede,
se dritta o torta va, non e` suo merto>>.
Ed elli a me: <<Quanto ragion qui vede,
dir ti poss'io; da indi in la` t'aspetta
pur a Beatrice, ch'e` opra di fede.
Ogne forma sustanzial, che setta
e` da matera ed e` con lei unita,
specifica vertute ha in se' colletta,
la qual sanza operar non e` sentita,
ne' si dimostra mai che per effetto,
come per verdi fronde in pianta vita.
Pero`, la` onde vegna lo 'ntelletto
de le prime notizie, omo non sape,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e de' primi appetibili l'affetto,
che sono in voi si` come studio in ape
di far lo mele; e questa prima voglia
merto di lode o di biasmo non cape.
Or perche' a questa ogn'altra si raccoglia,
innata v'e` la virtu` che consiglia,
e de l'assenso de' tener la soglia.
Quest'e` 'l principio la` onde si piglia
ragion di meritare in voi, secondo
che buoni e rei amori accoglie e viglia.
Color che ragionando andaro al fondo,
s'accorser d'esta innata libertate;
pero` moralita` lasciaro al mondo.
Onde, poniam che di necessitate
surga ogne amor che dentro a voi s'accende,
di ritenerlo e` in voi la podestate.
La nobile virtu` Beatrice intende
per lo libero arbitrio, e pero` guarda
che l'abbi a mente, s'a parlar ten prende>>.
La luna, quasi a mezza notte tarda,
facea le stelle a noi parer piu` rade,
fatta com'un secchion che tuttor arda;
e correa contro 'l ciel per quelle strade
che 'l sole infiamma allor che quel da Roma
tra Sardi e ' Corsi il vede quando cade.
E quell'ombra gentil per cui si noma
Pietola piu` che villa mantoana,
del mio carcar diposta avea la soma;
per ch'io, che la ragione aperta e piana
sovra le mie quistioni avea ricolta,
stava com'om che sonnolento vana.
Ma questa sonnolenza mi fu tolta
subitamente da gente che dopo
le nostre spalle a noi era gia` volta.
E quale Ismeno gia` vide e Asopo
lungo di se` di notte furia e calca,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
pur che i Teban di Bacco avesser uopo,
cotal per quel giron suo passo falca,
per quel ch'io vidi di color, venendo,
cui buon volere e giusto amor cavalca.
Tosto fur sovr'a noi, perche' correndo
si movea tutta quella turba magna;
e due dinanzi gridavan piangendo:
<<Maria corse con fretta a la montagna;
e Cesare, per soggiogare Ilerda,
punse Marsilia e poi corse in Ispagna>>.
<<Ratto, ratto, che 'l tempo non si perda
per poco amor>>, gridavan li altri appresso,
<<che studio di ben far grazia rinverda>>.
<<O gente in cui fervore aguto adesso
ricompie forse negligenza e indugio
da voi per tepidezza in ben far messo,
questi che vive, e certo i' non vi bugio,
vuole andar su`, pur che 'l sol ne riluca;
pero` ne dite ond'e` presso il pertugio>>.
Parole furon queste del mio duca;
e un di quelli spirti disse: <<Vieni
di retro a noi, e troverai la buca.
Noi siam di voglia a muoverci si` pieni,
che restar non potem; pero` perdona,
se villania nostra giustizia tieni.
Io fui abate in San Zeno a Verona
sotto lo 'mperio del buon Barbarossa,
di cui dolente ancor Milan ragiona.
E tale ha gia` l'un pie` dentro la fossa,
che tosto piangera` quel monastero,
e tristo fia d'avere avuta possa;
perche' suo figlio, mal del corpo intero,
e de la mente peggio, e che mal nacque,
ha posto in loco di suo pastor vero>>.
Io non so se piu` disse o s'ei si tacque,
tant'era gia` di la` da noi trascorso;
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
ma questo intesi, e ritener mi piacque.
E quei che m'era ad ogne uopo soccorso
disse: <<Volgiti qua: vedine due
venir dando a l'accidia di morso>>.
Di retro a tutti dicean: <<Prima fue
morta la gente a cui il mar s'aperse,
che vedesse Iordan le rede sue.
E quella che l'affanno non sofferse
fino a la fine col figlio d'Anchise,
se' stessa a vita sanza gloria offerse>>.
Poi quando fuor da noi tanto divise
quell'ombre, che veder piu` non potiersi,
novo pensiero dentro a me si mise,
del qual piu` altri nacquero e diversi;
e tanto d'uno in altro vaneggiai,
che li occhi per vaghezza ricopersi,
e 'l pensamento in sogno trasmutai.
CANTO XIX
Ne l'ora che non puo` 'l calor diurno
intepidar piu` 'l freddo de la luna,
vinto da terra, e talor da Saturno
- quando i geomanti lor Maggior Fortuna
veggiono in oriiente, innanzi a l'alba,
surger per via che poco le sta bruna -,
mi venne in sogno una femmina balba,
ne li occhi guercia, e sovra i pie` distorta,
con le man monche, e di colore scialba.
Io la mirava; e come 'l sol conforta
le fredde membra che la notte aggrava,
cosi` lo sguardo mio le facea scorta
la lingua, e poscia tutta la drizzava
in poco d'ora, e lo smarrito volto,
com' amor vuol, cosi` le colorava.
Poi ch'ell' avea 'l parlar cosi` disciolto,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
cominciava a cantar si`, che con pena
da lei avrei mio intento rivolto.
<<Io son>>, cantava, <<io son dolce serena,
che' marinari in mezzo mar dismago;
tanto son di piacere a sentir piena!
Io volsi Ulisse del suo cammin vago
al canto mio; e qual meco s'ausa,
rado sen parte; si` tutto l'appago!>>.
Ancor non era sua bocca richiusa,
quand' una donna apparve santa e presta
lunghesso me per far colei confusa.
<<O Virgilio, Virgilio, chi e` questa?>>,
fieramente dicea; ed el venia
con li occhi fitti pur in quella onesta.
L'altra prendea, e dinanzi l'apria
fendendo i drappi, e mostravami 'l ventre;
quel mi sveglio` col puzzo che n'uscia.
Io mossi li occhi, e 'l buon maestro: <<Almen tre
voci t'ho messe!>>, dicea, <<Surgi e vieni;
troviam l'aperta per la qual tu entre>>.
Su` mi levai, e tutti eran gia` pieni
de l'alto di` i giron del sacro monte,
e andavam col sol novo a le reni.
Seguendo lui, portava la mia fronte
come colui che l'ha di pensier carca,
che fa di se' un mezzo arco di ponte;
quand' io udi' <<Venite; qui si varca>>
parlare in modo soave e benigno,
qual non si sente in questa mortal marca.
Con l'ali aperte, che parean di cigno,
volseci in su` colui che si` parlonne
tra due pareti del duro macigno.
Mosse le penne poi e ventilonne,
'Qui lugent' affermando esser beati,
ch'avran di consolar l'anime donne.
<<Che hai che pur inver' la terra guati?>>,
la guida mia incomincio` a dirmi,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
poco amendue da l'angel sormontati.
E io: <<Con tanta sospeccion fa irmi
novella visiion ch'a se' mi piega,
si` ch'io non posso dal pensar partirmi>>.
<<Vedesti>>, disse, <<quell'antica strega
che sola sovr' a noi omai si piagne;
vedesti come l'uom da lei si slega.
Bastiti, e batti a terra le calcagne;
li occhi rivolgi al logoro che gira
lo rege etterno con le rote magne>>.
Quale 'l falcon, che prima a' pie' si mira,
indi si volge al grido e si protende
per lo disio del pasto che la` il tira,
tal mi fec' io; e tal, quanto si fende
la roccia per dar via a chi va suso,
n'andai infin dove 'l cerchiar si prende.
Com'io nel quinto giro fui dischiuso,
vidi gente per esso che piangea,
giacendo a terra tutta volta in giuso.
'Adhaesit pavimento anima mea'
sentia dir lor con si` alti sospiri,
che la parola a pena s'intendea.
<<O eletti di Dio, li cui soffriri
e giustizia e speranza fa men duri,
drizzate noi verso li alti saliri>>.
<<Se voi venite dal giacer sicuri,
e volete trovar la via piu` tosto,
le vostre destre sien sempre di fori>>.
Cosi` prego` 'l poeta, e si` risposto
poco dinanzi a noi ne fu; per ch'io
nel parlare avvisai l'altro nascosto,
e volsi li occhi a li occhi al segnor mio:
ond' elli m'assenti` con lieto cenno
cio` che chiedea la vista del disio.
Poi ch'io potei di me fare a mio senno,
trassimi sovra quella creatura
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
le cui parole pria notar mi fenno,
dicendo: <<Spirto in cui pianger matura
quel sanza 'l quale a Dio tornar non possi,
sosta un poco per me tua maggior cura.
Chi fosti e perche' volti avete i dossi
al su`, mi di`, e se vuo' ch'io t'impetri
cosa di la` ond' io vivendo mossi>>.
Ed elli a me: <<Perche' i nostri diretri
rivolga il cielo a se', saprai; ma prima
scias quod ego fui successor Petri.
Intra Siiestri e Chiaveri s'adima
una fiumana bella, e del suo nome
lo titol del mio sangue fa sua cima.
Un mese e` poco piu` prova' io come
pesa il gran manto a chi dal fango il guarda,
che piuma sembran tutte l'altre some.
La mia conversiione, ome`!, fu tarda;
ma, come fatto fui roman pastore,
cosi` scopersi la vita bugiarda.
Vidi che li` non s'acquetava il core,
ne' piu` salir potiesi in quella vita;
er che di questa in me s'accese amore.
Fino a quel punto misera e partita
da Dio anima fui, del tutto avara;
or, come vedi, qui ne son punita.
Quel ch'avarizia fa, qui si dichiara
in purgazion de l'anime converse;
e nulla pena il monte ha piu` amara.
Si` come l'occhio nostro non s'aderse
in alto, fisso a le cose terrene,
cosi` giustizia qui a terra il merse.
Come avarizia spense a ciascun bene
lo nostro amore, onde operar perdesi,
cosi` giustizia qui stretti ne tene,
ne' piedi e ne le man legati e presi;
e quanto fia piacer del giusto Sire,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
tanto staremo immobili e distesi>>.
Io m'era inginocchiato e volea dire;
ma com' io cominciai ed el s'accorse,
solo ascoltando, del mio reverire,
<<Qual cagion>>, disse, <<in giu` cosi` ti torse?>>.
E io a lui: <<Per vostra dignitate
mia cosciienza dritto mi rimorse>>.
<<Drizza le gambe, levati su`, frate!>>,
rispuose; <<non errar: conservo sono
teco e con li altri ad una podestate.
Se mai quel santo evangelico suono
che dice 'Neque nubent' intendesti,
ben puoi veder perch'io cosi` ragiono.
Vattene omai: non vo' che piu` t'arresti;
che' la tua stanza mio pianger disagia,
col qual maturo cio` che tu dicesti.
Nepote ho io di la` c'ha nome Alagia,
buona da se', pur che la nostra casa
non faccia lei per essempro malvagia;
e questa sola di la` m'e` rimasa>>.
CANTO XX
Contra miglior voler voler mal pugna;
onde contra 'l piacer mio, per piacerli,
trassi de l'acqua non sazia la spugna.
Mossimi; e 'l duca mio si mosse per li
luoghi spediti pur lungo la roccia,
come si va per muro stretto a' merli;
che' la gente che fonde a goccia a goccia
per li occhi il mal che tutto 'l mondo occupa,
da l'altra parte in fuor troppo s'approccia.
Maladetta sie tu, antica lupa,
che piu` che tutte l'altre bestie hai preda
per la tua fame sanza fine cupa!
O ciel, nel cui girar par che si creda
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
le condizion di qua giu` trasmutarsi,
quando verra` per cui questa disceda?
Noi andavam con passi lenti e scarsi,
e io attento a l'ombre, ch'i' sentia
pietosamente piangere e lagnarsi;
e per ventura udi' <<Dolce Maria!>>
dinanzi a noi chiamar cosi` nel pianto
come fa donna che in parturir sia;
e seguitar: <<Povera fosti tanto,
quanto veder si puo` per quello ospizio
dove sponesti il tuo portato santo>>.
Seguentemente intesi: <<O buon Fabrizio,
con poverta` volesti anzi virtute
che gran ricchezza posseder con vizio>>.
Queste parole m'eran si` piaciute,
ch'io mi trassi oltre per aver contezza
di quello spirto onde parean venute.
Esso parlava ancor de la larghezza
che fece Niccolo` a le pulcelle,
per condurre ad onor lor giovinezza.
<<O anima che tanto ben favelle,
dimmi chi fosti>>, dissi, <<e perche' sola
tu queste degne lode rinovelle.
Non fia sanza merce' la tua parola,
s'io ritorno a compier lo cammin corto
di quella vita ch'al termine vola>>.
Ed elli: <<Io ti diro`, non per conforto
ch'io attenda di la`, ma perche' tanta
grazia in te luce prima che sie morto.
Io fui radice de la mala pianta
che la terra cristiana tutta aduggia,
si` che buon frutto rado se ne schianta.
Ma se Doagio, Lilla, Guanto e Bruggia
potesser, tosto ne saria vendetta;
e io la cheggio a lui che tutto giuggia.
Chiamato fui di la` Ugo Ciappetta;
di me son nati i Filippi e i Luigi
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
per cui novellamente e` Francia retta.
Figliuol fu' io d'un beccaio di Parigi:
quando li regi antichi venner meno
tutti, fuor ch'un renduto in panni bigi,
trova'mi stretto ne le mani il freno
del governo del regno, e tanta possa
di nuovo acquisto, e si` d'amici pieno,
ch'a la corona vedova promossa
la testa di mio figlio fu, dal quale
cominciar di costor le sacrate ossa.
Mentre che la gran dota provenzale
al sangue mio non tolse la vergogna,
poco valea, ma pur non facea male.
Li` comincio` con forza e con menzogna
la sua rapina; e poscia, per ammenda,
Ponti` e Normandia prese e Guascogna.
Carlo venne in Italia e, per ammenda,
vittima fe' di Curradino; e poi
ripinse al ciel Tommaso, per ammenda.
Tempo vegg'io, non molto dopo ancoi,
che tragge un altro Carlo fuor di Francia,
per far conoscer meglio e se' e ' suoi.
Sanz'arme n'esce e solo con la lancia
con la qual giostro` Giuda, e quella ponta
si` ch'a Fiorenza fa scoppiar la pancia.
Quindi non terra, ma peccato e onta
guadagnera`, per se' tanto piu` grave,
quanto piu` lieve simil danno conta.
L'altro, che gia` usci` preso di nave,
veggio vender sua figlia e patteggiarne
come fanno i corsar de l'altre schiave.
O avarizia, che puoi tu piu` farne,
poscia c'ha' il mio sangue a te si` tratto,
che non si cura de la propria carne?
Perche' men paia il mal futuro e 'l fatto,
veggio in Alagna intrar lo fiordaliso,
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
e nel vicario suo Cristo esser catto.
Veggiolo un'altra volta esser deriso;
veggio rinovellar l'aceto e 'l fiele,
e tra vivi ladroni esser anciso.
Veggio il novo Pilato si` crudele,
che cio` nol sazia, ma sanza decreto
portar nel Tempio le cupide vele.
O Segnor mio, quando saro` io lieto
a veder la vendetta che, nascosa,
fa dolce l'ira tua nel tuo secreto?
Cio` ch'io dicea di quell'unica sposa
de lo Spirito Santo e che ti fece
verso me volger per alcuna chiosa,
tanto e` risposto a tutte nostre prece
quanto 'l di` dura; ma com'el s'annotta,
contrario suon prendemo in quella vece.
Noi repetiam Pigmalion allotta,
cui traditore e ladro e paricida
fece la voglia sua de l'oro ghiotta;
e la miseria de l'avaro Mida,
che segui` a la sua dimanda gorda,
per la qual sempre convien che si rida.
Del folle Acan ciascun poi si ricorda,
come furo` le spoglie, si` che l'ira
di Iosue` qui par ch'ancor lo morda.
Indi accusiam col marito Saffira;
lodiam i calci ch'ebbe Eliodoro;
e in infamia tutto 'l monte gira
Polinestor ch'ancise Polidoro;
ultimamente ci si grida: "Crasso,
dilci, che 'l sai: di che sapore e` l'oro?".
Talor parla l'uno alto e l'altro basso,
secondo l'affezion ch'ad ir ci sprona
ora a maggiore e ora a minor passo:
pero` al ben che 'l di` ci si ragiona,
dianzi non era io sol; ma qui da presso
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
non alzava la voce altra persona>>.
Noi eravam partiti gia` da esso,
e brigavam di soverchiar la strada
tanto quanto al poder n'era permesso,
quand'io senti', come cosa che cada,
tremar lo monte; onde mi prese un gelo
qual prender suol colui ch'a morte vada.
Certo non si scoteo si` forte Delo,
pria che Latona in lei facesse 'l nido
a parturir li due occhi del cielo.
Poi comincio` da tutte parti un grido
tal, che 'l maestro inverso me si feo,
dicendo: <<Non dubbiar, mentr'io ti guido>>.
'Gloria in excelsis' tutti 'Deo'
dicean, per quel ch'io da' vicin compresi,
onde intender lo grido si poteo.
No' istavamo immobili e sospesi
come i pastor che prima udir quel canto,
fin che 'l tremar cesso` ed el compiesi.
Poi ripigliammo nostro cammin santo,
guardando l'ombre che giacean per terra,
tornate gia` in su l'usato pianto.
Nulla ignoranza mai con tanta guerra
mi fe' desideroso di sapere,
se la memoria mia in cio` non erra,
quanta pareami allor, pensando, avere;
ne' per la fretta dimandare er'oso,
ne' per me li` potea cosa vedere:
cosi` m'andava timido e pensoso.
CANTO XXI
a sete natural che mai non sazia
se non con l'acqua onde la femminetta
samaritana domando` la grazia,
mi travagliava, e pungeami la fretta
DIVINA COMEDIA
www.ladeliteratura.com.uy
per la 'mpacciata via dietro al mio duca,
e condoleami a la giusta vendetta.
Ed ecco, si` come ne scrive Luca
che Cristo apparve a' due ch'erano in via,
gia` surto fuor de la sepulcral buca,
ci apparve un'ombra, e dietro a noi venia,
dal pie` guardando la turba che giace;
ne' ci addemmo di lei, si` parlo` pria,
dicendo; <<O frati miei, Dio vi dea pace&