Leer Fragmento - Ediciones Ruinas Circulares

Commenti

Transcript

Leer Fragmento - Ediciones Ruinas Circulares
1
Bux, Antonio
23 fragmentos de alguien. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos
Aires : Ruinas Circulares, 2014.
68 p. ; 20x14 cm. - (Iluminaciones / Liliana Díaz Mindurry)
ISBN 978-987-3613-27-2
1. Poesía Italiana. I. Título
CDD 851
Queda hecho el depósito que marca la Ley 11723
SEPTIEMBRE 2014
Diseño institucional de tapa: Florencia Biondo
Imagen de tapa: Fernando Hereñú AKA pulpo
Contacto con el autor: [email protected]
Ediciones Ruinas Circulares
Directora: Patricia Bence Castilla
Aguirre 741 - 7º B
(1414) Buenos Aires
E-mail: [email protected]
www.ruinascirculares.com
2
Antonio Bux
23
(Fragmentos de alguien)
-poesía-
COLECCIÓN ILUMINACIONES
ediciones ruinas circulares
3
a Leopoldo María Panero
(Madrid, 16/06/1948 - Las Palmas
de Gran Canaria, 05/03/2014)
Fallecido el día cinco de marzo de 2014
a las 23 horas.
Scomparso il giorno cinque marzo del 2014
alle ore 23.
4
Esta pequeña colección de poesías ha sido escrita directamente en
castellano y consecuentemente traducida al italiano. Dedico estos
versos a Leopoldo María Panero, y a su aniquilamiento en primer
lugar como hombre, y por fin como poeta. Como en el hundir azul de
una piedra sobre el lecho marino, espero que se quede de estas poesías
el estruendo, aquel agujero en el agua que no lleva hacia ninguna
superficie, pero que rechaza en otro lugar la palabra, allí donde no se
puede ahogar, pero tampoco remontar.
Con toda la poesía del mundo.
Antonio Bux
Questa piccola raccolta di poesie è stata scritta direttamente in
castigliano e poi conseguentemente tradotta in italiano. Dedico questi
versi a Leopoldo María Panero, e al suo annientamento dapprima
come uomo, e infine come poeta. Come nell’azzurro sprofondare
di una pietra sul fondo del mare, spero rimanga di queste poesie il
tonfo, quel buco nell’acqua che non porta verso nessuna superficie,
ma che rigetta la parola altrove, là dove non si può annegare, ma
nemmeno risalire.
Con tutta la poesia del mondo.
Antonio Bux
5
*“Vamos juntos los dos
a ver el sapo
verás cómo niños se abrazan
y juegan a la pelota
a la sombra del sapo
y cómo el ser se rinde
a la sombra del sapo”
“Andiamo insieme noi due
a vedere il rospo
vedrai come bambini si abbracciano
e giocano con la palla
all’ombra del rospo
e come l’essere si arrende
all’ombra del rospo”
*Incluido en “Águila contra el hombre Poemas para un suicidamiento” (2001)
de Leopoldo María Panero, traducción de Antonio Bux.
“Y sabed que vuestro pecado os alcanzará”
(Números 32:23)
“E sappiate che il vostro peccato vi raggiungerà”
(Numeri 32:23)
6
CUANDO EL INFIERNO
En las breves compilaciones de poesía las diferentes
composiciones a menudo se conciben como fragmentos
discontinuos de un canto único, como sucede en estas 23
manera de no decir nada, que van desde la palabra “cuando” a
la palabra “infierno”: cuando el espejo del día, en la noche, se
fragmenta, en el pensamiento se abre una vorágine de la cual
brotan vibraciones indistinguibles entre memoria, expectativas
y terror claustrofóbico a la vanidad de todo. El oxímoron del
título es tan sólo aparente, es natural, en tanto para no decir
nada es suficiente permanecer en silencio y no escribir. Por el
contrario, es precisamente a esa gigantesca nada (que asumirá,
hacia final, la forma de monstruo) aquello a lo que Antonio
Bux lanza su desafío. Siguiendo la enseñanza del poeta
Leopoldo María Panero, dedicatorio del libro, también Bux
concibe la poesía justamente como ese arte capaz de arrancar
algún fragmento al misterio de la existencia, a ese “abismo” de
anulación que nos asusta tanto y que, al mismo tiempo, nos
empuja con fuerza a subir la ladera y a salir a ver la luz. Las
poesías que encontrarán en el interior del libro, por lo tanto, no
serán poesías que hablen de algo; más bien, intentan ser, ellas
mismas, algo, es decir, la palma de la victoria de una lucha contra
la dimensión invisible e inescrutable de nuestra existencia, de
la que la palabra poética es una suerte de germinación. Bux se
coloca en el interior de una amplísima y consolidada tradición
que concibe la poesía no como instrumento de comunicación,
sino como una facultad particular del hombre, una verdadera y
precisa forma de experiencia de la que deriva un conocimiento
específico: para el poeta José Ángel Valente (en España uno de
los más importantes en esta dirección), la poesía era una suerte
de big bang en miniatura a través de cuya aparición sobre el
papel se podía tocar con la mano el origen del mundo. No es
casual, por lo tanto, que muchas de las 23 poesías (binarias,
7
dobles) de Bux tengan un carácter meta-poético y hablen de
la palabra, definida aquí como la fuerza incandescente que,
huidiza como un pez, se encuentra entre memoria y deseo:
“cuece a fuego lento / de memoria cuando quema”. Cito este
verso en castellano, no sólo porque así fue escrito, sino también
porque, en un cierto sentido, su traducción es completamente
accidental, casi no deseada: como escribe el mismo en la tercera
poesía, Bux manipula a veces la lengua para liberarse de la voz
propia. ¿Qué significa eso? Que más allá de la libertad de la
imagen al que el autor se remite, quiso realizar en esta ocasión
el salto en una lengua no propia, de manera tal de experimentar
en la hoja un recorrido del todo inédito para sus palabras. No
es esta escritura una escritura automática, no intenta anular la
nada, sino, en todo caso, reducir el fenómeno de la escritura
a un grado más simple para captar con mayor claridad las
fuerzas vivas, con la esperanza de escucharse decir, en esas
palabras completamente nuevas, algo de sí mismo que no se
sabía. La poesía, en efecto, para Bux no es un producto del
pensamiento, sino, al contrario, su alimento, su ocasión: en una
de las imágenes más eficaces del libro, el pensamiento es un
agujero a través del cual las palabras caen de la cabeza hasta la
boca y llegan a la lengua, haciendo visible así -quizá- esa nada
de la que había surgido.
Valerio Nardoni
8
QUANDO L’INFERNO
Nelle brevi raccolte di poesia i vari componimenti sono
spesso concepiti come intervallati frammenti di un canto
unico, come accade per questi 23 modi di non dire nulla, che
vanno dalla parola “cuando” alla parola “infierno”: quando
lo specchio del giorno, nella notte, si spezza, nel pensiero si
apre una voragine da cui sgorgano vibrazioni indistinte tra
memoria, aspettative e claustrofobico terrore della vanità di
tutto. L’ossimoro del titolo è solo apparente, naturalmente,
in quanto per non dire nulla è sufficiente stare zitti e non
scrivere. Antonio Bux, invece, è proprio a quel gigantesco
nulla (avrà forma di mostro verso la fine) che dirige la sua
sfida. Seguendo il magistero del poeta Leopoldo María Panero,
dedicatario del libro, anche Bux concepisce la poesia proprio
come quell’arte capace di strappare qualche frammento al
mistero dell’esistenza, a quell’“abisso” di annullamento
che tanto ci spaventa e che, al tempo stesso, ci spinge con
forza a risalire la china e venirne fuori. Quelle che troverete
all’interno di questo libro, pertanto, non saranno poesie che
parlano di qualcosa; piuttosto, vorrebbero esse stesse essere
qualcosa, cioè la palma della vittoria di una lotta contro la
dimensione invisibile e impescrutabile della nostra esistenza,
di cui la parola poetica è una specie di germinazione.
Bux si colloca all’interno di un’amplissima e consolidata
tradizione che concepisce la poesia non come strumento di
comunicazione, ma come una particolare facoltà dell’uomo,
una vera e propria forma di esperienza da cui deriva una
specifica conoscenza: per il poeta José Ángel Valente (in
Spagna uno dei maggiori in questa direzione), la poesia era
una sorta di big bang in minitatura attraverso la cui comparsa
sul foglio si poteva toccare con mano l’origine del mondo.
Non a caso, dunque, molte delle 23 poesie (binarie, doppie)
di Bux hanno carattere metapoetico e parlano della parola,
9
qui definita come quella forza incandescente che, sfuggevole
come un pesce, sta fra memoria e desiderio: “cuece a fuego
lento / de memoria cuando quema”. Cito in spagnolo questo
verso, non solo perché così è stato scritto ma anche perché, in
un certo senso, la sua traduzione è del tutto accidentale, quasi
indesiderata: come scrive lui stesso nella terza poesia, Bux a
volte manipola la lingua per liberarsi della propria voce. Cosa
significa questo? Che oltre alla libertà delle immagini a cui
l’autore si appiglia, questa volta ha voluto fare anche il salto
in una lingua non propria, in modo da poter sperimentare nel
foglio un percorso del tutto inedito per le sue parole. Non è
scrittura automatica questa, non si vuole annullare proprio
nulla, ma semmai ridurre il fenomeno della scrittura ad un
grado più semplice per coglierne con maggiore chiarezza le
forze vive, nella speranza di sentirsi dire, da quelle parole del
tutto nuove, qualcosa di sé che non si sapeva. La poesia, infatti,
per Bux non è un prodotto del pensiero, ma, al contrario,
il suo nutrimento, una sua occasione: in una delle immagini
più efficaci del libro, il pensiero è un buco attraverso il quale
le parole, dalla testa, cadono nella bocca e raggiungono la
lingua, rendendo in questo visibile – chissà – quel nulla da cui
erano venute.
Valerio Nardoni
10
VEINTITRÉS MANERAS
PARA DECIR NADA
(VENTITRÉ MODI
PER DIRE NIENTE)
11
1.
a Valerio “Zonti”
Vivir la tierra con adelanto
significa expulsar cada llanto
hacia el cielo, tan sólo mirando
el espejo común con el ojo de adentro.
Cuando el día quebrado rompe
su costado hacia el abismo
no quedan ya sombras cercanas,
quizá fragmentos de alguien,
perfiles hundiéndose en el humo
que sobrevive a lo infinito del vidrio.
12
1.
a Valerio “Zonti”
Vivere la terra con anticipo
significa espellere ogni strepito
verso il cielo, solamente guardando
lo specchio comune con l’occhio di dentro.
Quando il giorno spaccato rompe
il suo fianco contro l’abisso
non restano che ombre vicine,
chissà frammenti di qualcuno,
profili affondando nel fumo
sopravvissuto all’infinito del vetro.
13
2.
Nunca tuve sueño. Nací ya dormido.
Y se me olvidó cómo descansar.
Por eso, no tengo remedio: y vuelvo
a la noche, sólo para despertar.
A menudo hablar con los demás
provoca silencios todavía más largos
de cuando se habla a solas para decir
que es mejor quedarse callados, sino
el silencio viene para hacernos ruido.
14
2.
Non ho mai avuto sonno. Sono nato addormentato.
E come si riposa l’ho dimenticato.
Per questo, non ho soluzione: e torno alla notte, solo per svegliarmi.
Spesso parlare con gli altri
provoca silenzi ancor più lunghi
di quando si parla da soli per dirsi
che è meglio stare zitti, altrimenti
il silenzio viene a farci rumore.
15
NOTICIAS BIOGRÁFICAS
Antonio Bux, seudónimo de Fernando Antonio Buccelli, nace
en Foggia el 16 de octubre del 1982. Después de terminar los
estudios, cultiva experiencias laborales en varias ciudades
italianas y extranjeras, pero sobre todo en Florencia y en
Barcelona, dónde reside desde 2007. Sus poesías han aparecido
en numerosas antologías y en muchas revistas de poesía tanto
nacionales cuanto internacionales, puesto que muchas de
sus composiciones han sido traducidas al español, al francés,
al catalán, al inglés, al alemán y al serbio. Han hablado y
comentado positivamente sobre su poesía, algunos entre los
más importantes autores y reconocidos críticos del sector. Se
ocupa constantemente de traducción del español de autores
ibéricos y de Latinoamérica. Ha curado la traducción del libro
“Ventanas a ninguna parte” del autor español Javier Vicedo
Alós, más varias traducciones de poesías elegidas de autores
como Leopoldo María Panero, Dário Jaramillo, Álvaro García,
Antonio Cabrera, Jaime Saenz, Julio Cortázar, Pedro Salinas
y muchos más. Es autor de los libros “Disgrafie, Poesie 20002007 e altre poesie”, (Ediciones Oédipus, Salerno-Milán,
2013, ganador en el año 2013 del premio “Città di Minturnae
- poesia giovane Ornella Valerio”); “Trilogía dello zero”,
(Marco Saya Ediciones, Milán, 2012, obra resultada finalista
al premio Lorenzo Montano del 2013) y de “Turritopsis” (Di
Felice Ediciones, Martinsicuro, 2014). Ha ganado el premio
“Iris” de Florencia en el año 2014.
65
68

Documenti analoghi